Verdades absolutas (IV)

El sadismo como justificación de la vida.

En qué consiste el placer que proporciona el poder.

¿Cómo y por qué se disfruta del poder?

Hoy es, sin duda, el día más triste de mi vida, tanto que podría muy bien justificar mi suicidio.

Porque he descubierto, creo, qué es esto que hemos dado en llamar “vida”.

Tengo una fuerte anemia, además de mi bradicardia de siempre, estoy recientemente operado de un cáncer grado 4 y me siento fatal constantemente, desfallecido, no tengo fuerzas para nada y me he desmayado ya 6 veces.

Entonces, tengo que echarme en la cama continuamente y quedarme allí, quieto, hasta que me repongo un poco, lo suficiente para seguir viviendo de alguna manera.

Y aprovecho estos momentos para hablar con mi hija Aurora que sufre desde hace mucho una depresión maior crónica.

Decía la pobre de mi madre, que Dios la tenga en su gloria, que yo era muy docilico, seguramente quería decir que soy irremediablemente una buena persona.

El caso es que pienso muy bien de los demás y los alabo continuamente, lo que disgusta sobremanera a mi hija Aurora, Llolly,  familiarmente.

De modo que cuando yo comencé a decir que mi hermano Jesús es el mejor de todos nosotros, ella protestó airadamente diciendo “¿pero cómo puedes decir eso si la última vez que hablé con él me dijo que tú eras un canalla, que habías intentado robarle a tu otro hermano, Rafael, que murió en una asilo el pasado 10 de diciembre, lo último que al pobre le quedaba, su piso?”.

¿Por qué mi hermano Jesús, que siguió paso a paso todo el proceso por el que yo evité que le subastara el piso la caja de ahorros por su hipoteca, que me vio llorar de rabia porque me veía obligado a invertir todos los ahorros de mi vida, quedandome indefenso prácticamente, que contempló la bronca que le eché a mi hermana porque me obligó a ello contándome lo que pasaba a Rafael, era capaz de olvidar todo esto que vivió tan en 1ª persona como yo y se cebaba a mis espaldas conmigo criticándome lo más duramente que podía sólo porque me había visto obligado a invertir mis ahorros en impedir que mi otro hermano perdiera todo lo que había en su piso?

Se puede ser una buena persona como yo lo soy, en realidad un perfecto imbécil, un ingenuo, que no sólo no se esconde cuando lo buscan para que le resuelva un problema terrible a un hermano, cuando el otro hermano está en mejor situación que yo y hace como que no se entera de nada y, luego, cuando ve que el hipotecado muere y el piso acaba siendo mío contra mi voluntad, se dedica a ir por todo el pueblo diciendo que qué canalla que soy, que engañé a mi hermano pagándole a su banco el importe íntegro de la hipoteca que no es sino el importe total del piso.

O sea que el de Aquino tenía, tiene razón, que el asqueroso ser humano no es más que un canallesco animal que él, que no en balde es llamado el Doctor Angélico, llama benévolamente “desfalleciente”, pero que el otro genio filosófico no tan seráfico, Hobbes, en lugar de desfalleciente lo denomina mucho más justamente “lobo para el otro hombre” y que ese tío tan cojonudo que, cuando le dieron el jodido premio Nobel, tuvo los santos cojones de rechazarlo, Jean Paul Sartre, padre de toda la filosofía moderna, dijo ni más ni menos que todos nosotros, los canallescos hombres no somo sino el mismo y puñetero, puto infierno, para los demás, en esa maravilla que es “Huis Closs”, La alcantarilla.

Entonces, ¿qué coño es lo que pasa aquí?

Que el jodido Sartre tiene toda la razón del mundo, que le sobra, que nosotros, todos, no somos sino los demonios entripaos que le hacemos la vida imposible a todos los demás, que mi hermano Jesús, al que he dedicado toda mi vida a ensalzarlo continuamente, diciendo de él que no sólo es el más inteligente del mundo, sino la mejor persona que he conocido, mientras que él se dedica a sacarme la piel diciendo a los 4 vientos que yo le he robado su piso a mi otro hermano, algo que él, qué jodido también pudo hacer pero no hizo, porque el negocio fue, es y ha sido absolutamente calamitoso ya que he perdido no sólo mi buena fama como persona sino el dinero, o sea que sigo con mi cantinela de siempre, no somos más que una puñetera mierda seca pinchada en un palo, el jodido y puñetero fango o barro aunque nos llamemos miguel, y que el odio y la envidia a los demás es lo único que, a nuestro juicio, justifica nuestras canallescas vidas por eso vamos como locos detrás del poder que no es sino la única manera de joder pero bien a los demás a los que odiamos y envidiamos a muerte.

Porque ¿en qué consiste el placer que proporciona el poder?

En destrozar con nuestras propias manos a los otros, coño.

Es el puto sadismo lo que justifica nuestras vidas, porque el hombre carece de la capacidad positiva de gozar de nada pero sí que disfruta y cómo, negativamente de todo el dolor que inflige.

Qué otra explicación tiene si no, el formidable placer que Blatter obtiene del calvario a que ha sometido a Luis Suárez y el todavía más orgiástico que el presidente del Real Madrid ha obtenido arruinando y matando consecuentemente del disgusto a ese hombre que decía adorar, Di Stefano, según testifica la enamorada de éste.

 

La fila 0 del sorteo clasificatorio de la Champión

 

Florentino Pérez, presidente efectivo del Real Madrid, RM, Michel Platini, presidente de la Uefa, Unión Europea de fútbol asociación, José María Villar, presidente de la Real Ferderación Española de Fútbol, y un oscuro y abotagado individuo que dicen que es el “alter ego” de Florentino en todos los comités de la Fifa y de la Uefa en los que se concreta el poder disciplinario de ambas instituciones que manejan con una mano tan férrea este cotarro que, para hallar algo parangonable, habría que remontarse al período más oscuro de nuestra historia y hallarnos frente a aquel maravilloso engendro que hizo exclamar al más eximio de todos los reaccionarios del mundo, Joseph de Maistre, aquello de que no hay nada en el universo que pueda compararse ni de lejos a un juez español y si a esa cualidad unimos la del sacerdocio católico tendremos lo más excelso que ha producido el hombre: el Tribunal de la Santa Inquisición española. (Como siempre cito de memoria).

¿Es posible una foto como ésta desde el despacho de Rothschild, Rockefeller, Morgan, o cualquier otro magnate del establishment en Nueva York?

No. Porque Michel Foucault, el hombre que más se ha aproximado en el análisis filosófico al concepto del auténtico poder dejó escrito indeleblemente que el auténtico poder, o sea, el poder absoluto nadie sabe quién lo tiene ni dónde está, porque en el momento en que se sepan ambas cosas ya no será ni tan poderoso ni tan absoluto.

Lo que estoy tratando de decir pero no sé si lo consigo es que cuando repasamos, uno a uno todos y cada uno de los siniestros personajes que hoy a las 17’45 se sentaban en la fila O de ese Coliseo monegasco en el que se celebraba la gala del sorteo de la Champions, no constatamos la presencia del poder futbolístico en su grado máximo sino un poder tan vicario como ostensible.

Porque no podemos olvidarnos de Foucault, a pesar de que así nos lo aconsejara, envidioso, Baudrillard, en su famoso “Olvidad a Foucalt”.

Al gran Michel no podríamos olvidarlo aunque quisiéramos porque no es posible saltarse a una de las cimas más respetables del pensamiento humano.

Estos chamarileros andrajosos que tratan de ocultar bajo sus ostentosos harapos su indigente miseria moral no son sino una especie de polichinelas que aquellos grandes y desconocidos magnates que ostentan realmente el poder manejan a su antojo desde muy lejos pero con una férrea disciplina que es, en todo caso, inmisericorde de tal manera que si uno de ellos se equivoca en lo más mínimo cae inmediatamente en el más oscuro pozo de la miseria humana.

Es por eso que estos tipos ejercen su vicario poder con tanta saña tratando no sé si inútilmente de ejemplarizar de tal modo con sus absurdas sanciones que traspasan todos los límites, incurriendo así, por puro miedo en el error imperdonable como lo han hecho con Luis Suárez, tratando desesperadamente de contentar a quienes piensan que son tan mentecatos como ellos mismos.

Es lo que han hecho, pero en positivo, con la divinizaciòn de ese mequetrefe con pendientes que es Cristiano Ronaldo.

El “alter ego” de Florentino piensa erróneamente que cuanto más divinicen a este manojo de músculos, tanto más agradarán a los desconocidos poderes, siendo así que, inteligentemente, sucede precisamente lo contrario, el poder inteligente aborrece, sobre todo, la estupidez, ésa que se concreta en impedir al uruguayo no ya sólo entrenarse para no perder sus condiciones atléticas sino provocar la compasión misericordiosa del pueblo al cebarse inicuamente con su víctima, algo que ya deberían  haber aprendido estos descerebrados.

El caso es que en esa mascarada que es el simulacro del sorteo, el falso poder se excede de tal modo en su inicuo papel que incluso incita a la total repulsión del pueblo provocando, de rechazo, todo el desdén de aquellos desconocidos poderes auténticos.

No sé si esta espantosa pantomima merece siquiera la atención de aquellos a quienes el economista de cabecera de los Kennedy atribuyó la condición de ser constituyentes del sistema en sí mismo. No creo y este detalle será indudablemente el que salvará a los ocupantes de esta fila O de pasar a la historia como autores de lo que realmente han hecho, el más perfecto de todos los ridículos, precisamente por su acumulación de excesos.

 

Algunos fallos de un gran polemista

 

 

 

Durante mis 50 años de ejercicio profesional ante los tribunales de justicia españoles, quieras que no, he tenido que aprender una serie de reglas, no me atrevo a llamarlas normas, que son fundamentales a la hora de lograr el asentimiento de las personas que nos escuchan

1) Una de ellas es no trates de vencer sino de convencer, quien quiere vencer en una polémica  no aparece como una personal normal sino como un prepotente y provoca naturalmente la antipatía de quienes le escuchan; Pablo perdió ostensiblemente ese total autodominio que le caracteriza cuando ese tipejo, el tal Inda, insistió una y otra vez en tratar de demostrar la que es la principal acusación de todos los enemigos que el de Podemos tiene que son muchísimos y muy poderosos, de que este grupo se halla financiado ni más ni menos que por el nuevo Estado bolivariano de Venezuela, del que indudablemente ellos, Podemos, y yo somos fervientes admiradores; el tal Inda, el mismo tío que cuando era director de Marca dijo aquello de que a Messi había que pararlo por lo civil o por lo criminal, se empeñó en este caso en hacer como que demostraba su afirmación blandiendo un papel en el que él decía que constaba la percepción por Pablo de unos 320.000 dólares procedentes del gobierno venezolano y cuando Pablo le respondió que el papel que el referido tío esgrimía lo que hacía no era sino indemnizar en concepto de dietas los días que él, Pablo y su equipo habían permanecido en aquel país dando unas clases, el susodicho Inda se fue por los cerros de Úbeda, sabedor como sabe, porque es uno de los fieles seguidores del ministro de Prensa y Propaganda de Hitler, Joseph Goebbels, de que una mentira que se repite y se mantiene a capa y espada hasta el final, por lo menos siembra dudas sobre su posible veracidad; entonces, Pablo, perdiò los nervios y dijo que aquello era algo rastrero, lo que siendo absolutamente verdad no puede decirse en una controversia dialectica.

2) Otra, no utilices nunca la amenaza, éste no sólo es también el recurso de un prepotente sino también de un tío que lo que pretende es reducir al silencio a sus contrincantes, como hacen continuamente Aznar y Florentino que afirman “urbi et orbi” que llevarán a los tribunales , y los llevan,  a todos los que se atrevan a decir algo  contra ellos, y así lo están haciendo lo que explicaría esa ominosa losa de silencio que hasta ahora los está protegiendo. Según acabo de leer en no sé qué periódico, Pablo ha amenazado con hacer lo mismo que estos individuos.

 3) Otra más, no seas nunca evasivo, no digas, por ejemplo, cuando te pregunten algo muy duro de responder, “éste no es el momento de plantearse esa cuestión”, como hiciste el otro día cuando te preguntaron si ibas o no a renunciar a tu escaño en el Parlamento europeo, ya que, efectivamente, es una artimaña utilizar tu atractivo personal, tu glamour ante las cámaras para ayudar a ganar escaños en unas elecciones cuyos resultados tú, personalmente, no piensas cumplir.                 

4) No insultes nunca porque, en ese preciso momento, perderás toda la razón que tengas. No estuvo bien que ante las cámaras le llamaras “rastrero” a Inda por mucho que todos estemos convencidos de que lo es.

5) Esfuerzate en no parecer obsesionado con un tema o con un argumento sino que debes dar en todo momento la impresión de ser una persona con un gran flexibilidad: No puedes andar todo el tiempo llamando “casta” a todo lo que se te ponga por delante cuando la conducta que acabamos de describir en el número 3 es representativa de lo que hacen todos esos tipos que se presentan a las elecciones europeas para luego no cumplir con su obligación si salen elegidos, como vas a hacer tú también.

6) Sé generoso hasta el infinito con tus adversarios dialécticos ello no sólo te hará más elegante sino que también propiciará tu buena apariencia  ante los que te escuchen.

7) Ten especial cuidado en no contradecirte nunca porque ello acabaría radicalmente con tu credibilidad.

    Dicho todo esto, he de manifestar que nunca en mis 85 años de vida social me había encontrado jamás con un dialéctico más hábil que el nuevo Pablo Iglesias.

Se nota no sólo su formación rigurosamente universitaria donde no hay más remedio que manejar las artes de la controversia para afrontar cotidianamente las posibles discrepancias del auditorio al que te diriges sino que seguramente habrás de haber estudiado a fondo no sólo las reglas de la lógica sino también de la dialéctica.

Ya sé que algunos de mis mejores amigos no admiten esta clase de razonamiento sino que son acérrimos partidarios de la sentencia: “quod natura non dat, Salamantica non praestat”, lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta, pero el caso es que la realidad es más o menos así.

Todo esto, a propósito de ese fenómeno de masas que ha resultado ser el nuevo Pablo Iglesias.

Todas las actuaciones que he tenido el placer de seguirle me han convencido absolutamente, a primera vista.

Después, no sé cómo, han comenzado a plantearseme ciertas dudas sobre la idoneidad de algunas de sus posturas.

“Excusatio non petita, accusatio manifesta”.

El Real Madrid, RM; no puede con un Barça afligido por la desgracia más contumaz: se le enferman los miembros más importantes de su plantilla, el mejor de sus defensas y el más alto, el entrenador, ambos con esa enfermedad tan terrible que hemos dado en llamar cáncer, su nuevo entrenador, para congraciarse con la plantilla actual, dice que no necesita refuerzos y se opone a que se fichen elementos imprescindibles, una mano NEGRA le dice a la Fifa que el increíble nivel de juego demostrado por el Barça no puede ser natural y el equipo odiado a muerte en la capital recibe a los vampiros un día sí y el otro, también, mientras al RM, equipo del que sí que obra en autos un recibo de honorarios pagado religiosamente del famoso doctor Eufemiano Fuentes, no le toca nadie porque si lo toca corre peligro de muerte y esto no es una exageración sino que lo dijo el anterior presidente del RM y uno de sus entrenadores anteriores, cuando de la Morena en su programa le preguntó: ¿tiene v. miedo a represalias y hasta qué punto cree que pueden llegar éstas?, contestó: sí, y creo que no hay límite de hasta dónde pueden llegar.

Desde el enemigo implacable del Barça, B, se comienza pensar que éste es un equipo realmente invencible, en las largas carreras, porque no sólo tiene, ahora mismo los mejores jugadores del mundo, Messi, Iniesta, Xavi, sino porque, además, ha montado una fábrica que parece inexorable de echar grandes futbolistas por un tubo.

Entonces, ¿qué se puede hacer desde el RM para resolver esta situación?

Sus expertos jurídicos, los mejores y más espléndidamente pagados el mundo, no en balde se dispone del Erario público español para todo lo que haga falta, se ponen en marcha: se trata de acosar al Barça por todos lados, absolutamente, de modo que el acoso le impida sobrevivir.

Son estrategas curtidos en millones del batallas que han llevado a su presidente a hacerse con el mercado mundial de la construcción y, a partir de ahí, con todo lo que se le antoja, sea lo que fuere, aunque se trate de un proyecto de almacenamiento subterráneo de gas que ponga en peligro la vida y la seguridad de millones de personas que viven en la zona elegida, en la que las primeras pruebas desataron una serie ininterrumpida de terremotos de una intensidad intolerable que obligó a parar las obras.

¿Fracaso de El Conseguidor? Nada de eso, si éste no logra llevar a cabo ese ingente proyecto, muera quien muera, será indemnizado por el Estado español, o sea, por todos nosotros, con una cantidad superior a la que hubiera ganado con su mortal proyecto.

¿Qué es lo que sucede este país? ¿Por qué este hombre consigue que se le otorgue una concesión administrativa de una gran parte del subsuelo español para un negocio particular que sólo a él beneficiaría, por lo menos teóricamente, véase la foto de él y del Rey, en el famoso palco del Bernabéu, riéndose ¿de quién, de todos nosotros? y que tiene como inevitable contrapartida ni más ni menos que la muerte y el pánico de una zona bastante extensa del territorio nacional.

Esto es tan inconcebible que si no lo estuviéramos comprobando en nuestras propias carnes no nos lo creeríamos.

Si este hombre puede hacer esto en una asunto que afecta a la salud y al orden público de una extensísima parte del territorio nacional, imaginense ustedes lo que puede hacer cuando sólo se trate de manejar un simple juego, como es el fútbol.

En este caso, no es que hace todo lo que quiere y escapa al azar sino que ha conseguido manejar todos los hilos que mueven el teatrillo, cosa para él tan fácil como un juego de niños.

Se trata de ir situando a sus hombres y mujeres en todos los órganos de decisión de manera que no se mueva ni una brizna de hierba sin su consentimiento.

Y así vemos cómo, no ya sólo en el terreno exclusivo del fútbol, que no es ni más ni menos, en esencia, que un juego, sino en todos los órdenes de la vida, poder legislativo, ej. la famosa Ley Florentino, poder ejecutivo, ese caso del almacén subterráneo de gas, del que acabamos de hablar, poder judicial, todos esos casos judiciales que se le están abriendo al Barça por todos los lados: caso neymar, caso Masía, etc. cuyo afloramiento se va produciendo escalonadamente a medida que sea más conveniente para los intereses el RM. 

-Bueno, se me dirá, todo eso no es más que pura teoría, demuestre con pruebas evidentes que todo es como u. lo expone.

¿Teoría que una cascada de hechos, hechos, eh, absolutamente incontestables se produzcan siempre, siempre, a favor del presidente del RM, que todos, absolutamente todos los miembros del organigrama de la Federación Española de Fútbol sean antiguos jugadores o entrenadores del RM, que lo mismo suceda con los miembros de todas las comisiones arbitrales y jurídicas que entienden de los conflictos que se producen en dicho ámbito, que ahora descubramos que uno de los miembros de uno de los organismos de la Fifa, decisivo en la imposición de la sanción de la Fifa al Barça que lo dejará absolutamente indefenso ante el RM, al impedirle fichar a jugadores absolutamente imprescindibles para que pueda seguir ocupando su actual posición hegemónica en el fútbol mundial, aparte del enorme desprestigio que los casos Neymar y éste de ahora de los menores de  La Masía, le habrán infligido al honor y a la buena fama que había adquirido en los últimos años y que le habían situado por encima del RM, sea ni más ni menos que vicepresidente del RM, ingeniero de caminos, como Floren, y miembro también de sus empresas mercantiles?

Cuántas casualidades se dan en este puñetero mundo, eh.

Y, por si fuera poco, llega el susodicho y dice: eh, señores, que sí, que yo soy vicepresidente del RM y miembro de otras muchas empresas de Florentino, pero ni yo ni el Madrid tenemos nada que ver con esto que ahora, hemos tenido dormido aquí, en la Fifa par que estalle ahora, en el momento más oportuno a los intereses del RM.

Hay un aforismo que se cita muchísimo en las contiendas judiciales: “excusatio non petita, accusatio manifesta”, excusa no pedida, acusación manifiesta, que en mi jodido pueblo traducen: el que se pica, ajos come.

O sea que el Barça todavía no ha acusado al Real Madrid de nada, pero éste se defiende vigorosamente a través de todas sus terminales mediáticas. Lo dicho: el que se pica, ajos come.

Pero hay algo más decisivo aún. en la entrevista que le hicieron a Floren en Salvados, el tío, espontáneamente, va y suelta esta 1ª noticia, absolutamente exclusiva mundial: “No es seguro que Víctor Valdes se vaya del Barcelona. Yo creo que no se va a ir”.

¿Por qué? Porque Florentino sabe ya, porque se lo ha dicho su alter ego en la Comisión  que va a empaquetar,  al Barça que a éste se le va a prohibir hacer fichajes durante 2 años y piensa que sería una canallada que VV se fuera del equipo que lo ha hecho  lo que es, en estas condiciones, estando como está sin portero.

¿Por qué dice esto, sabiendo, como sabe que le puede incriminar en la cuestión? 

Porque su soberbia le pide poner su firma al pie de la faena y como buen torero no puede resistirse a ello.

Juzguen ustedes mismos.

 

Retrato en blanco y negro de El Conseguidor

 Hay una sabiduría subterránea en el pueblo que aflora en esas máximas indiscutibles que son los refranes.

Nunca falla porque se basa en las experiencia comprobada de miles, de millones de casos.

Esta sabiduría popular también aflora en los apodos.

A Florentino Pérez, FP, le ha caído encima un apodo glorioso del que seguramente, en su fuero interno, se siente profundamente orgulloso, El Conseguidor.

No hay nada, que se sepa, que FP se haya propuesto, por muy disparatado que fuera, por muy criminal, que no lo haya conseguido, o sea que el apodo se lo ha ganado a pulso.

El secreto reside en algo elemental, él sabe, como sabemos todos los que pensamos en estos temas, que quien domina a la prensa, es el amo del mundo, algo que ya intentó decirnos hace ya mucho tiempo Orson Welles en su Ciudadano Kane.

FP es un formidable estratega que hace en cada momento lo que mejor conviene a sus intereses, no a los de sus empresas, que son muchas, él anoche lo llamaba “holding”, ni a los del Real Madrid, RM, sino a los suyos personales, porque, como todos los “caudillos” tiene un sentido providencial de su propia vida.

La decisiva influencia de la prensa en el porvenir de cualquier proyecto, FP la descubrió en seguida y, desde entonces, dedica más atención a la de prensa y propaganda del mismo que al proyecto en sí, de modo que lo primero que hizo cuando comenzó a proyectar su inmenso imperio es asegurarse la complicidad de la misma.

No hay un sólo diario, una sola emisora, una sola agencia de prensa que no le sea tributaria porque los cientos, ¿o son miles de empresas?, que dependen de él ya sea de manera directa o indirecta porque todas acaban por prestarles servicios a sus sociedades de cabecera, él mismo presume de ello, respecto a la que es, hoy, la base financiera de toda la prensa, la publicidad.

O sea que si FP quiere una cosa, el gobierno del signo que sea, PP, Psoe, CIU, etc., dice amén porque, si no sabe que le hará lo que le dijo a la ex ministra del Psoe Matilde Fernández, a la sazón concejala del Ayuntamiento de Madrid, cuando se trataba de edificar esas 4 canallescas torres en el centro absoluto de Madrid, saltándose todas las normas urbanísticas del mundo: “usted verá, si se opone a mis proyectos no sólo le echará encima a los millones de simpatizantes del RM sino a toda la prensa”.

De manera que FP llama a Zapatero y le dice: “José Luis, Iberdrola se me resiste, se ampara para no caer en mis manos en esa absurda ley antidemocrática que limita el poder decisorio en las Juntas generales de accionistas de tal modo que yo, con el 30% del capital tengo un límite legal de representación y no puedo hacer lo que me dé la gana allí, de modo que si la la ley cambiara y a mi 30% de acciones le correspondiera el mismo porcentaje en la Junta General, yo podría hacerme con Iberdrola sin ningún problema” y Zapatero envió a las Cortes un proyecto de ley que muy acertadamente se llamo “la ley Florentino”.

 Y sé que algún fanático, que los hay a millones, del RM me argumentará ¿y si es como v. dice por qué el As, publica todos los días en 1ª, una sección que se dedica a combatir a muerte al “Florentinato”?

 Y yo responderé ¿qué quiere v. que le diga, que FP le ha bajado la asignación mensual de publicidad a Relaño Goebbels y éste le presiona para que se la vuelva a poner al mismo nivel, que todo esto no es más que un paripé montado para que el descarado tratamiento de dicho periódico al RM no parezca tan vomitivo?

 Hay un testimonio impagable que no se puede borrar de la historia por mucho dinero e influencia que se tenga y ése está en Youtube, en el que José María García le cuenta a Jordi Évole cómo FP le invitó a cenar y a los postres un amigo que El Conseguidor llevaba le preguntó a García ¿cuánto vale tu silencio?: http://www.youtube.com/watch?v=qVi65oa0Osc

 José María García que está desando volver a trabajar no encuentra un medio que se atreva a proponérselo porque sabe que FP lo hundiría retirándole toda su publicidad.

 

El poder de la prensa

 

 

 Los 2 gigantes periodisticos españoles, El Mundo y El País, han cesado, o cambiado, como ustedes prefieran, a sus directores, a poco de publicar ambos los papeles de Bárcenas, y la gestión de los ceses ha sido muy sencilla: Rajoy llama a los jerifaltes de ambas empresas y les dice: o cesan ustedes a estos señores o despidanse de volver a recibir un sólo céntimo de publicidad institucional y los 2 grandes directores, a la mierda.

Pues, bien, Florentino Pérez controla directa o indirectamente a casi todas las empresas importantes de España y puede canalizar la publicidad de las mismas, ¿ustedes creen que no ha llamado uno por uno, como hizo Aznar cuando el 11M, a todos los dueños de los periódicos españoles y les ha dicho, como hizo con Matilde Fernández concejal del ayuntamiento madrileño y antigua ministra, si v. se opone a que el ayuntamiento siga regalándome lo que yo necesite como presidente del Real Madrid, no sólo le echaré encima a los millones de madridistas sino a toda la prensa nacional, y la exministra se calló para siempre?

Es por eso que todo un país consiente todo lo que le hacen cotidianamente porque era mentira todo lo que aquel aristócrata francés, Montesquieu, escribió en su “L’esprit des lois”, El espíritu de las leyes, sobre la división de los poderes del Estado, en ejecutivo, legislativo y judicial, porque no es posible que el legislativo y el judicial sean independientes del ejecutivo si éste se reserva la facultad no sólo de establecer los mecanismos de acceso a las cámaras legislativas sino también a los tribunales y, lo que es mucho peor aún, la de pagarles sus emolumentos.

De modo que, pese a Montesquieu, del que Alfonso Guerra dijo que había pasado a mejor vida, no hay por todas partes más que ejecutivo y todo lo demás son pamplinas de charlatanes sacamuelas.

Y en el ejecutivo ¿quién manda?

Los que tienen en sus manos el verdadero poder: los plutócratas.

Coño, acabamos de tropezarnos, como no, con el jodido Marx y su axioma absolutamente indiscutible: todo no es sino jodida, puñetera y asquerosa economía.

Porque, para ganar unas elecciones generales, hoy y aquí, tiene que darte el Visto Bueno la prensa. ¿O no?

Y la prensa, que pierde, si atendemos al negocio en sí mismo, miles de millones cada año, no la pueden publicar sino los plutócratas, Murdock, Berlusconi, Godó, Lara “et alteri”.

Pero es que estos gastos estos canallas los cargan, y contablemente hacen lo correcto, a la cuenta de Pérdidas y Ganancias , como uno de los gastos más productivos de sus inmensos y canallescos negocios.

 De modo que, al final, quien realmente manda en la geopolítica mundial es la prensa, que no es sino ese instrumento que los canallescos políticos se han sacado de la manga para embaucar a los pueblos, al jodido, al no menos canallesco “demos”.

 Y todo esto a propósito de cómo el gobierno español está atacando por todos los frentes a ese pueblo que quiere recuperar su soberanía, el catalán, y uno de dichos frentes, tal vez, el más sensible para la masa, sea precisamente su club de fútbol.

 Como decíamos ayer, primero, fue Messi, después, Rosell y, ahora, ya sin tapujos van a por el club directamente, el Barça.

 La cosa sería de risa si no fuera al propio tiempo tan seria, porque ahora quieren desprestigiar al santo y seña de la mayor parte de los catalanes diciendo que su venerado club le ha hurtado a la Hacienda española 9 millones y pico, coño, pero ¿no le deben cerca de tres mil millones los clubes a Hacienda cómo iban a ser tan torpes los directivos del Barça para correr este riesgo por unos cuantos cochinos euros más?

 Como se ve, si se profundiza un poco en el tema, todo el castillo de naipes se desmorona, pero como también dijo el ínclito Goebbels, una mentira, una ristra de mentiras, una detrás de otra, acaban creando un estado general de opinión: el Barça, el club representativo de Catalunya, es una puñetera mierda y toda la prensa española como una sola persona a aplaudir y a decir: al fin, lo hemos conseguido.