Verdades absolutas (III)

 

Escenario: Plató de AL ROJO VIVO, Presenta y dirige Antonio García Ferreras.

García Ferreras es el hombre fuerte de La Sexta, la Tv que el Régimen, porque esto es un Régimen, le regaló a Lara, el dueño de editorial Planeta y propietario también del diario La Razón, periódico que Aznar incluyó en el mismo lote de La Sexta.

Para que los que no lo sepan se hagan una idea de qué va la cosa, este Lara que queda es el hijo tonto del Lara que creó Planeta y la hizo la editora más famosa de España, el otro hijo, el listo del Lara padre se mató en un accidente automovilistico de modo que el tonto no tuvo más remedio que hacserse cargo del negocio. 

Los negocios en España, incluso los editoriales, funcionan siempre, aunque la gente no lea nunca nada porque llevan siempre anexos una serie de prebendas y exclusivas, como en este caso que a lo del Planeta, el premio literario más famoso de España, acabó agregándosele ni más ni menos que el diario más facha del país y una de las televisiones más hipócritas que presume de progresista siendo como es esencialmente reaccionaria.

García Ferreras es el cerebro más brillante de la casa. Tanto que se ha hecho aceptar como izquierdista siendo tan profundamente reaccionario que ha llegado a ser el cerebro pensante del Real Madrid.

Llevo miles de folios escritos intentando demostrar que no se puede ser de izquierdas y del Real Madrid porque esto es un ejemplo de la famosa contradictio in terminis.

Veamos.

La izquierda, tampoco me cansaré nunca de decirlo, es amor a la verdad y servicio hasta la muerte de la justicia.

¿Ha defendico alguna vez en su historia el RM la verdad?

¿Ha evitado nunca una siquiera de los miles de injusticias que se le proponen?

García Ferreras ha sido llamado varias veces por el Ser Superior al RM porque éste lo considera un maestro en el arte de urdir las peores trampas dialécticas.

O sea que G. Ferrerass no sólo no es de izquierdas sino que ni siquiera lo parece porque no puede parecerlo, es absolutamente imposible.

En AL ROJO VIVO juega a intelectual progresista pero se le ve su trabajoso andamiaje.

Tomemos por ejemplo, el programa de hoy. El plato fuerte ha sido la transcripción tantas veces como él lo ha considerado necesario para que el mensaje calara hasta el fondo del telespectador de un pasaje de Monedero, el 2º de a bordo de Podemos, en el que éste dice algo más o menos así:

-Los etarras comenzaron a matar a traficantes de droga porque pensaron que éstos formaban parte de un plan urdido por las fuerzas de seguridad para hundir moralmente y pervertir a los jóvenes con tendencias progresistas. Como siempre, más o menos, pero éste es el sentido exacto de la frase.

Y, perfila el apunte, diciendo que esto, que promovían las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, acabó practicándose también en Cataluña, Valencia y Madrid, intentando destruir a los jóvenes más inquietos y revolucionarios, que son también los más propensos a practicar los extremos.

Esto que Monedero dice que los etarras pensaban del auge del tráfico de drogas en estos semilleros de jóvenes rebeldes no es ni más ni menos que lo que el gran ideólogo de la represión de la izquierda teórica planteara con todo el rigor que una mente capaz de asumir la canallesca tarea de la CIA puede planear.

 Lo he dicho mil veces: no creo en los científicos, que venden su alma al Diablo por un jodido plato de lentejas, no creo en los sacerdotes que drogan a los pueblos, ni a los juristas que dictan leyes que sólo tienden a su esclavitud, sería de locos hacerlo en los militares, meros asesinos vocacionales, o en los políticos, la estupidez más grande de toda la Historia.

 Sólo creo en los poetas, que buscan la verdad a través de sus corazones heridos.

 Hace ya no sé cuántos miles de años que Eugene O’Neill escribió El emperados Jones, con un Obama sangriento huyendo de la memoria de sus crímenes, al propio tiempo que Albert Camus El extranjero, La Peste, El estado de sitio y Los justos, mientras Arthur Miller creaba Las Brujas de Salem y nos mostraba la inmensa tortura del hombre moderno con La muerte de un viajante, contemplando el Panorama desde el puente, lo que llevó a Sartre a experimentar  La náusea.

 Pero, de vez en cuanto, los juristas, sin querer, aprietan la tecla adecuada y erigen como principio inderogable para averiguar la verdad el ¿”cui prodest”?, ¿a quién aprovecha?, que nada menos que Séneca utilizó en el primer acto de su Medea para establecer indubitablemente quiénes eran los autores de los crímenes: “cui prodest  scelus, is facit”, al que aprovecha el crimen es quien lo ha cometido.

  Y, ahora, invoco otro de los grandes principios jurídicos: hay que creer aquello que una de las partes en el litigio expone espontáneamente:

 Veamos lo que nos dice libremente ese elegantes “gentleman” que fue Allen Wels Dulles, el dilecto hermano del gran John Foster Dulles, el cerebro que dirigió la política del general Eisenhower cuando fue presidente de los Usa:

«Sembrando el caos en la Unión Soviética sustituiremos sus valores, sin que sea percibido, por otros falsos, y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreductible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible extinción de su autoconciencia. De la literatura y el arte, por ejemplo, haremos desaparecer su carga social. Deshabituaremos a los artistas, les quitaremos las ganas de dedicarse al arte, a la investigación de los procesos que se desarrollan en el interior de la sociedad. Literatura, cine, teatro, deberán reflejar y enaltecer los más bajos sentimientos humanos. Apoyaremos y encumbraremos por todos los medios a los denominados artistas que comenzarán a sembrar e inculcar en la conciencia humana el culto del sexo, de la violencia, el sadismo, la traición. En una palabra: cualquier tipo de inmoralidad. En la dirección del Estado crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas [como] innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado. El descaro, la insolencia, el engaño y la mentira, el alcoholismo [y] la drogadicción, el miedo irracional entre semejantes, la traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos y, ante todo, el odio al pueblo ruso; todo esto es lo que vamos a cultivar hábilmente hasta que reviente como el capullo de una flor.

Sólo unos pocos acertarán a sospechar e incluso comprender lo que realmente sucede. Pero a esa gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándolos, encontrando la manera de calumniarlos, desacreditarlos y señalarlos como desechos de la sociedad. Haremos parecer chabacanos los fundamentos de la moralidad, destruyéndolos. Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos, pervertiremos (…)».

Allen Wels Dulles

Extracto del libro The Craft of Intelligence (El arte de la Inteligencia, 1963).

Dulles fue director de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) entre 1953 y 1961.

¿Por qué García Ferreras no ha hecho como yo, cuando la asociación de ideas se imponía necesariamente, y ha yuxtapuesto al párrafo de Monedero el mucho más completo y explícito de Dulles, cuando eso hubiera hecho que todo el mundo comprendiera forzosamente que la idea no era de Monedero sino precisamente del ideólogo original de esta táctica tan repugnante y que se cumple a rajatabla en todos los casos en los que los intereses de la ultraderecha pugnan con los de la  izquierda?

A mi me daba un poco de vergüenza ajena contemplar a toda esta leva de inteligencias tan desinteresadas arrimar el ascua de la ocasión a una sardina realmente pestilente: lo canallesco, lo inapropiado no es lo que decía Monedero, sino las instrucciones, en realidad, órdenes,  que el jefe e ideólogo mayor de la CIA impartía a sus legiones que prácticamente tienen invadido todo el universo.

Lo creáis o no, mis queridos amigos, sólo nos queda una esperanza, China

Tengo, desde hace mucho tiempo, la bien fundamentada sospecha, de que la mayor parte de los que me leen creen que soy un viejo loco y chocho, porque sostengo teorías en cuyo centro siempre, siempre, siempre, se haya, como figura señera del futuro desarrollo del mundo, China.

Yo estaría escribiendo sobre esto todos los días, pero no lo hago porque tengo, también muy fundamentada la sospecha, de que mis ideas al respecto no son compartidas por la mayoría de mis amigos que vienen por aquí y sería una estupidez soberana por mi parte andar todo el tiempo molestándoles.

Cuando, ya hace 4 largos años, comencé mi ensayo inconcluso Progreso y regresión, la base de mi trabajo consistía en intentar demostrar que el actual paradigma económico neoliberal capitalista fascista, estaba totalmente superado, ahí están las grandes miserias de su mundo, para demostrarlo, y que el nuevo paradigma era el funcionamiento de la economía china.

Porque, sí, está muy bien, entre Podemos, Compromis, Cup, IU, Bildu, el Bloque nacionalista gallego “et alteri”, un día que, a lo peor, yo ya no veré, ganemos a esa derecha tan unida en las urnas y, entonces, ¿qué?

Habrá que hacer algo para que el pueblo llano no piense que con los otros, sean como fueren, estaban mejor y ese algo ¿qué va a ser?

Todos los cochinos días de nuestra puta vida nos los pasamos pensando lo que la ultraderecha mundial quiere que pensemos: que vivimos en el mejor de los mundos posibles como ya hace tanto que proclamara Pangloss.

Y es que, como ya he repetido hasta la saciedad, los medios de comunicación, todos, sin excepción, están en manos de los que tienen esos capitalazos que son necesarios para que todos los día vengan a  adoctrinarnos.

Por eso, casi todos mis entrañables amigos, que son, seguro, más comunistas que yo, aunque algunos de ellos todavía no lo saben, creen a pie juntillas que China es un inmenso, inacabable campo de concentración laboral, en el que están haciendo su agosto todas las multinacionales del mundo.

¿Y qué coño puedo hacer yo para convencerles de todo lo contrario?

Ya he publicado por aquí varias veces aquellas diabólicas instrucciones que el entonces Jefe de la Cia daba a sus subordinados, el canallesco Dulles, que creo que ya no es necesario volver al repetir aquí: ¿recordar que hace 2 años los chinos compraron ni más ni menos que 15 millones de automóviles nuevos, más que en los Usa y que la proliferación de nuevas viviendas está amenazando a China con 2 graves fenómenos, el de que se produzca allí también una burbuja inmobiliaria y que el nivel de contaminación de sus ciudades llegue a ser insoportable?

¿De dónde sacan los chinitos tanto dinero para comprar más automóviles nuevos que en los Usa y tantos pisos que ya tienen serios problemas de contaminación en casi todas sus ciudades?

Nosotros, lo que vivimos en plena libertad, fuera de la férrea disciplina de un comunismo salvaje, decía la vieja filosofía “nihil volitur que precognitur”, no se puede querer sin conocer, aunque a mi me gusta más traducirlo como sólo se puede querer lo que previamente se conoce, pensamos, todos, con apenas la escasísima excepción de tipos que, como yo, que no sólo somos insoportablemente viejos sino que, además, estamos irremediablemente chochos, de que China es el mismísimo, el puñetero infierno, por eso, quizá no podamos comprender en toda su extensión qué coño es lo que pretenden todos esos países que se revuelven indignados contra los centuriones del nuevo imperio y cuando se reúnen en número de 133 para hablar del modo de resolver sus ingentes problemas no se les ocurre otra cosa que llamar a China, sí, como lo leen:

“133 países y China se reúnen para buscar un nuevo equilibrio en el planeta

Representan dos tercios de las naciones y acordarán una agenda para erradicar la pobreza extrema, la desigualdad y el desarrollo sostenible. El anfitrión, Evo Morales, reclamó la desaparición del Consejo de Seguridad de la ONU. Ban Ki-moon pidió respeto derechos humanos

Inauguración de la cumbre de jefes de Estado del G77 y China que se celebra en Bolivia.

Inauguración de la cumbre de jefes de Estado del G77 y China que se celebra en Bolivia.

“Los únicos arquitectos capaces de construir su futuro son los propios pueblos”. De esta manera, el presidente de Bolivia, Evo Morales, destacó en su discurso inaugural el nuevo paradigma de desarrollo que los países del llamado G-77 aspiran a lograr. Este nuevo paradigma agrupa alternativas que se negocian este domingo en Santa Cruz (Bolivia).

Dos tercios del planeta se encuentran representados en esta cumbre y que cuenta como invitada a China. Representan el 60% de la población mundial.

Morales resumió así el nuevo paradigma: “el Desarrollo Integral por el Vivir Bien es una visión distinta, que significa generar desarrollo por igual para todos. Ningún desarrollo es sustentable si la producción destruye la Madre Tierra”.

En la agenda de este encuentro con China como invitada se discute el desarrollo mundial a partir de 2015 y se abordarán asuntos como la erradicación de la pobreza, la lucha contra la desigualdad, el hambre en el Sur, la seguridad alimentaria, el desarrollo equilibrado con la Madre Tierra, el cambio climático, una nueva arquitectura financiera, el comercio justo y la cooperación y la integración de los pueblos.

La inauguración de la cumbre corrió a cargo del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien reclamó respeto a los derechos humanos ante los líderes de dos tercios de los países de la ONU, entre los que estaban gobernantes acusados de violarlos como el de Zimbabue, Robert Mugabe, o el Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang. El acto fue cerrado por Evo Morales.

“Los países no pueden alcanzar el desarrollo sostenible mientras se libran conflictos, se violan los derechos humanos, se descuidan la buena gobernanza y el Estado de derecho y mientras la desigualdad y la injusticia alimentan la inestabilidad”, afirmó Ban en la inauguración.

Ban apeló a la importancia de equilibrar “las necesidades de la población y las del planeta” y confió en que el bloque aporte “ideas nuevas, enfoques negociadores flexibles y creativos y propuestas prácticas y equilibradas” a la que será la agenda de desarrollo mundial a partir de 2015, que se discute en esta cumbre.

El contrapunto al discurso de Ban lo puso el presidente anfitrión, Evo Morales, quien planteó la desaparición del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas porque considera que no promueve la paz, y abogó por que Rusia se sume al G77 y China.

Morales abogó por la desaparición de”Consejo de inseguridad e invasión imperial”  de la ONU “Se requieren organismos internacionales que fomenten la paz, que eliminen las jerarquías mundiales y que promuevan la igualdad entre los Estados”, dijo Morales, quien acusó a ese organismo de promover la guerra, lo llamó “Consejo de inseguridad e invasión imperial” y afirmó que promueve que las potencias se apoderen de los recursos naturales de otras naciones.

Morales llamó también la atención sobre el hecho de que el G77 no cuente con una “institución propia” y planteó la creación del “Instituto de Descolonización y Promoción Sur-Sur” con sede en Bolivia.

A estos contundentes discursos se sumó, en el preámbulo de la cumbre, el mensaje de varios presidentes latinoamericanos que escenificaron su respaldo al mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, ante la crisis que ha dejado en ese país 42 muertos, más de 800 heridos y casi 3.000 detenidos en cuatro meses.

Durante un acto con movimientos sociales afines al Gobierno boliviano, el cubano Raúl Castro tachó a los representantes del “imperialismo” y a los “oligarcas” de intentar derrocar a Maduro, por lo que pidió el “más resuelto apoyo a este país” porque -dijo- “defendiendo a Venezuela defendemos a Bolivia y a toda nuestra América”.

Castro fue secundado por el ecuatoriano Rafael Correa, quien alertó de una estrategia de “restauración conservadora” por parte de la derecha nacional e internacional, mientras que Morales advirtió que EEUU vivirá “un segundo Vietnam”, si insiste en sus agresiones al Gobierno venezolano.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, denunció que su país enfrenta “una conspiración” que pretende dividirlo para apoderarse de las reservas petrolíferas y aseguró que “la voz genuina” de Venezuela “repudia el intervencionismo y exige respeto a la soberanía, a la voz y a la vida” de la nación.

En su apoyo, Morales expresó durante su discurso de cierre del acto inaugural de la cumbre que “el tiempo de los imperios, de las jerarquías coloniales y las oligarquías financieras se está terminando” y que los pueblos del mundo demandan su protagonismo en la historia.

Maduro denunció que Venezuela enfrenta “una conspiración” para dividirla y apoderarse de petróleo

 A Santa Cruz llegaron durante la jornada otros presidentes latinoamericanos, como el salvadoreño Salvador Sánchez, la argentina Cristina Fernández y el paraguayo Horacio Cartes.

Entre ellos y entre las decenas de delegaciones de otros países del bloque, figuraban personalidades como el vicepresidente iraní Eshaq Yahanguiri y la activista indígena y Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchu, ambos con mensajes en favor de la unidad de los pueblos para afrontar los desafíos del mundo actual.

Los mandatarios y altos funcionarios celebrarán este domingo la sesión plenaria del evento, que ya cuenta con una declaración consensuada sobre temas como la lucha contra la pobreza y la desigualdad, la protección del medio ambiente, la soberanía alimentaria, el comercio justo, la transferencia tecnológica y la integración de los pueblos, entre otros.

China, socio en América Latina

La cumbre que se celebra en Bolivia conmemora los 50 años del nacimiento de este bloque de cooperación entre países en desarrollo iniciado el 15 de junio de 1964 con 77 países. Es la mayor organización intergubernamental de naciones en desarrollo de la ONU.

En la agenda de este encuentro con China como invitada. No es miembro del G77, pero asiste dentro de una política de acercamiento a América Latina, ya que su expansión comercial la ha convertido en uno de los principales socios de muchos países de la región.China necesita que América Latina desarrolle sus infraestructuras para mantener su crecimiento, para lo cual está dispuesta a invertir. A la cumbre no asiste el presidente chino, Xi Jinping.

Objetivos de desarrollo a partir de 2015

La declaración final de la cumbre G77+China está consensuada y será leida este domingo. Constituirá “el primer borrador de la agenda post-Objetivos del Milenio”, según reveló el vicepresidente boliviano, Álvaro García Liner.

Las Naciones Unidas tienen definidos ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Son metas como reducir a la mitad el número de personas que viven en la extrema pobreza, con menos de un dólar al día, y las que sufren hambre en el mundo antes de finales de 2015, objetivo éste que la ONU ha reconocido que se está lejos de alcanzar.

Otros objetivos de Desarrollo del Milenio que se definieron son: lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad entre los sexos, reducir la mortalidad infantil y maternal, combatir enfermedades como el sida y la malaria, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar una alianza mundial para el desarrollo”.

El gran teatro del mundo

 Llevo siglos diciendo que el que manda realmente no es el siniestro Obama, que no es ni más ni menos que una especie de aquel emperador Jones que creara O’Neill y que han puesto ahí como una treta más para engañarnos, como por estos lares sería un error mortal pensar que quien manda es el siniestro registrador que apenas si es capaz de deglutir el Marca, no, el o los que mandan realmente nunca sabremos quienes son como hace ya algún tiempo que demostrara Foucault.

Pero fue precisamente uno de ellos, John Kennet Galbraith, el que en su El nuevo Estado industrial, nos dijo textualmente que el poder real, el poder auténtico está encarnado en las grandes empresas norteamericanas  y que sólo lo marxistas habían tenido una clara consciencia de ello.

Bien.

 Pero ¿cómo se ejercita ese poder?

 Siento arcadas y les juro que es para pasarse todo el día vomitando.

Porque esta gentuza que ejerce el más grande de los poderes que vieron los siglos no se esconde un ápice y hace lo que les sale de los cojones a cara descubierta con el aplauso enfervorecido de una cohorte de mentecatos que suma ya más de siete mil millones de habitantes, o sea de todo este asqueroso mundo.

 Soy plenamente consciente de que todo esto que acabo de exponer lo han dicho ya muchos otros mucho mejor que yo, pero que yo sepa, hasta ahora, nadie ha planteado el conflicto desde el punto de vista jurídico procesal imperante en todos los países civilizados del mundo.

 Para todos los lectores, profanos en los procedimientos que rigen el camino para llegar a la verdad en los conflictos jurídicos, todo lo que voy a escribir seguramente les parecerá no sólo ocioso sino también inútil.

 Pero desde mi punto de vista, de humildísimo jurista, practicante del Derecho, aún hoy día, a mis 85 años, tengo una vista para el 13 de los corrientes ante el Juzgado de lo contencioso-administrativo de Cartagena-1, lo que voy a escribir es tan importante que, si se diera el hipotético caso de un proceso jurídico sobre el tema tratado, la sentencia, creerlo todos, por favor, nos sería enteramente favorable.

Dicho en el lenguaje que más me gusta, el que aprendí golfeando con todos mis amigos jugando en la calle: no tendrían más cojones que darnos la razón.

 En Derecho procesal, se entiende por, y se llama, “confesión implícita de parte” aquellos actos que, sin tener por objeto directo la aceptación de las tesis de la parte contraria, ponen de manifiesto que, en realidad, se está conforme con lo que sostiene ésta.

 El mundo entero, hoy, ahora, parece como que ha abierto un debate entre las ansias imperialistas de Putin y la moderadísima postura de un Obama que, al fin y al cabo, no es ni más ni menos que premio Nobel de la paz.

Dicho de otro modo, todo el mundo mundial está de acuerdo, de una manera absolutamente unánime, en que el problema ético político actual es que, de una parte, se halla un tipo repugnante, antiguo agente del servicio secreto ruso, la tristemente famosa NKVD, que se ha aupado al poder ruso mediante procedimientos asquerosos y, de otra, un arcangélico personaje que, para más “inri”, representa el “summum” de la conjunción de todos los valores éticos del mundo, ni más ni menos que el famoso mestizaje del no menos famoso Henri Levy-Strauss, Obama.

Así, coño, está planteado el dilema.

El Diablo contra el Buen Dios, el Mal contra el Bien.

Y toda la prensa mundial, que yo no me canso de llamar canallesca, de canalla, “(Del it. canaglia). 1. f. coloq. Gente baja, ruin.-3. com. coloq. Persona despreciable y de malos procederes”, ni que decir tiene de parte de quien se ha puesto: de parte de aquel que representa el auténtico poder, o sea, de todos los grandes empresarios del mundo.

Por supuesto que soy plenamente consciente de que todo esto que escribo apenas si lo van a leer unas cuantas, muy pocas, personas, pero es que yo hace mucho tiempo que escribo para aclarar mis propias ideas de tal manera que, luego, tenga muy claro con quién estoy realmente, qué y quién soy, y qué es lo que debo de hacer durante este hálito de vida que apenas me queda.

Yo quería ser filósofo y sólo soy un modestísimo aprendiz de jurista.

Y durante el ejercicio durante 50 años del Derecho ante los tribunales de justicia españoles, sólo he aprendido, esencialmente, una cosa: de lo único que puede estar seguro un buen jurista, es decir, un jurista honesto, es de que sólo es cierto aquello que ha manifestado una de las partes en conflicto, libre y espontáneamente, a lo largo del pleito, y siempre que ello, claro está, le perjudique.

Es la famosa confesión implícita de parte. Si yo, a lo largo de un pleito, afirmo, digo algo, esencialmente importante para la resolución del conflicto, que me perjudica, que es contrario a mis propios intereses,  y lo digo sin que nadie me lo exija, espontánea y voluntariamente, lo que he dicho tiene que admitirse como una verdad indiscutible.

Veamos lo que a lo largo de ese contencioso inextinguible entre Usa y todo lo que huela a izquierda (URSS, Rusia, China, Cuba, Venezuela, etc.) han dicho libre y espontáneamente, sin que nadie se lo exigiera, los Estados Unidos de América, USA:

 “Según la propuesta de Zbigniew Brzezinski, para “liberar” los ingentes recursos naturales del país más grande del mundo hay que dividirlo en tres estados: una república Rusia europea, otra siberiana, y una tercera del Lejano Oriente.

 Para ello, deben reducir su zona de influencia en el espacio ex soviético, rodearlo con bases militares, intimidarlo y humillarlo. Dicho y hecho:

 EEUU sigue desplegando sistemas de defensa antimisil en Europa, desde Rumania a Polonia pasando por Turquía, Israel y ahora España, bajo el pretexto de disuadir a Irán, pero apuntando a Moscú. ¿Está forzando a Rusia a abandonar el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START)?

 En noviembre pasado la OTAN organizó la maniobra Jazz Steadfast en Letonia y Polonia, frontera rusa, el mayor ejercicio militar de la década, con efectivos de 28 naciones, incluidas Ucrania y Georgia.

 En medio de los disturbios en Ucrania, Barak Obama recibió al primer ministro de Georgia en la Casa Blanca para ultimar el ingreso del país en la Alianza. Es increíble: los soldados georgianos que antes morían por la URSS en Afganistán, ahora mueren allí por EEUU.

 Desde la caída de la URSS, la alianza militar más grande y peligrosa del planeta, ha absorbido a casi todos los miembros del bloque socialista: Polonia, Chequia, Hungría, Estonia, Letonia, Lituania, Bulgaria, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia y Albania, sin contar la destrucción de la República Federal de Yugoslavia (ver Yugoslavia: ensayo de la “guerra humanitaria”), miembro fundador de Los Países No Alineados.

 El próximo destino es…

 Los dos países de suma importancia que faltaban, eran Ucrania y Georgia. Viktor Yanukovich mantuvo vigente el Plan de Acción OTAN-Ucrania, participó en las maniobras y seguía enviando a los oficiales del ejército a las escuelas de la Alianza dentro y fuera del país. Si todo va bien, el Pentágono la integrará en su estructura militar con un “decreto exprés”. Para presionar a Rusia, Washington necesita tener a Ucrania, del mismo modo que el camino de contener a Irán pasa por dominar Siria (o eso cree).

 A Washington le da igual que Ucrania se incorpore o no a la UE, mucho menos si sus gentes van a vivir en una democracia occidental o real. Lo que busca es despojar a Rusia de un aliado estratégico y poder instalar allí sus misiles.

 En diciembre de este año EEUU debe recoger sus bártulos y salir de Afganistán de cara a la opinión pública; otra cosa es que va a mantener un mínimo de 10.000 militares y 11 bases, aunque para la “guerra perpetua” necesita otros escenarios, para mantener caliente el motor y también el negocio de guerra. Y Ucrania puede ser una oportunidad. Le ataca a Rusia en su “profundidad estratégica”, clave para la seguridad nacional del país, con el objetivo de convertirlo en el talón de Aquiles del equipo de Putin. Además, tras los fracasos en las últimas intervenciones militares, los americanos se morían de ganas por asestar un golpe a los rusos.

 Demonizar a Rusia (más allá de la naturaleza de su régimen) forma parte de la propaganda de la peligrosa guerra que están cocinando. Dedicar horas en los medios de comunicación a las chicas de Pussy-Riot y ni un minuto a los continuos bombardeos de la aviación de EEUU de Afganistán, Pakistán, Yemen, Mali, o a la desastrosa y trágica situación que han dejado en Libia y Siria”: http://blogs.publico.es/puntoyseguido/1414/eeuu-y-la-otan-planean-desmantelar-la-federacion-rusa/?pos=4&src=blogs

Éste es el planteamiento que podríamos llamar estratégico, pero, luego, está el táctico, cómo se va a realizar.

Y aquí es donde interviene un texto que cada vez que lo leo me produce esas arcadas absolutamente irreprimible de que hablaba antes.

 Veamos lo que nos dice libre y espontáneamente y sin que nadie le obligue a ello, ese elegante “gentleman” que fue Allen Wels Dulles, el dilecto hermano del gran John Foster Dulles, el cerebro que dirigió la política del general Eisenhower cuando fue presidente de los Usa:

«Sembrando el caos en la Unión Soviética sustituiremos sus valores, sin que sea percibido, por otros falsos, y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreductible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible extinción de su autoconciencia. De la literatura y el arte, por ejemplo, haremos desaparecer su carga social. Deshabituaremos a los artistas, les quitaremos las ganas de dedicarse al arte, a la investigación de los procesos que se desarrollan en el interior de la sociedad. Literatura, cine, teatro, deberán reflejar y enaltecer los más bajos sentimientos humanos. Apoyaremos y encumbraremos por todos los medios a los denominados artistas que comenzarán a sembrar e inculcar en la conciencia humana el culto del sexo, de la violencia, el sadismo, la traición. En una palabra: cualquier tipo de inmoralidad. En la dirección del Estado crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas [como] innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado. El descaro, la insolencia, el engaño y la mentira, el alcoholismo [y] la drogadicción, el miedo irracional entre semejantes, la traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos y, ante todo, el odio al pueblo ruso; todo esto es lo que vamos a cultivar hábilmente hasta que reviente como el capullo de una flor.

Sólo unos pocos acertarán a sospechar e incluso comprender lo que realmente sucede. Pero a esa gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándolos, encontrando la manera de calumniarlos, desacreditarlos y señalarlos como desechos de la sociedad. Haremos parecer chabacanos los fundamentos de la moralidad, destruyéndolos. Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos, pervertiremos (…)».

Allen Wels Dulles

Extracto del libro The Craft of Intelligence (El arte de la Inteligencia, 1963).

Dulles fue director de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) entre 1953 y 1961.

 Estos son los auténticos principios que inspiran lo que, en este momento, está sucediendo en Ukrania.

 Pero el auténtico problema que tiene la Humanidad es la insaciabilidad de esta gente. No están contentos con su dominio físico absoluto del mundo, con su poder absolutamente omnipotente, perdón por la cacofonía, como ya no les queda nada de que apoderarse quieren incluso que las víctimas asuman que es absolutamente justa su situación de opresión y no sólo la soporten sino que la bendigan. La infame cachorra de Fabra, el hacedor castellonense de aeropuertos sin aviones al que le toca varias veces al año una lotería a la que no juega,  se revolvía como una fiera en su escaño del Congreso porque las víctimas de su depredación no aceptaban, no bendecían su propia opresión, y les apostrofaba con toda la dureza del mundo, con una rabia hidrófoba, “que se jodan, coño, que se jodan”, les escupía a la cara a los que ya están insuperablemente jodidos.

 Como siempre que intento profundizar hasta el fondo en un tema, acuden en mi ayuda los grandes poetas: “me llamo barro aunque Miguel me llame, barro es mi profesión y mi destino que ensucia con su lengua cuanto lame”, aquí, está expuesta, con la insuperable genialidad del más excelso de todos nuestros poetas, la aspiración canallesca de los otros, de los que lo hicieron morir de tuberculosis y  falta de tratamiento en una cárcel de Alicante, pero también el de nuestra propia miserabilidad, cuáles son los 2 destinos del hombre, del imperdonable ser humano, el de aplastar a los otros con su pie fascista y el de lamer con su lengua el jodido pie que lo aplasta, porque eso es lo que a mi mentalidad rigurosamente lógica, aristotélica, racionalista no le cuadra, que los mamelucos que se mueren literalmente de hambre, que les cortan el agua y la luz, que los desahucian como ahora hace la alcaldesa Botella de esas viviendas de las que disfrutaban en propiedad en Entrevías y Vallecas, los pobres inocentes que llevaban siglos pagando los plazos de las mismas y que de pronto ven cómo los echan a la calle por las buenas, al día siguiente de irse a vivir con el padre, el hermano o el abuelo, buscarán a muerte un bar en el barrio para ver cómo el Madrid realiza, a nivel futbolístico, lo mismo que a él le acaba de hacer Botella.

 ¿Qué pasa, que tenemos ya un nuevo Lutero que, con sus nuevas y poderosas teorías, ha mandado a hacer leches todo ese pretendido orden ético internacional, que se fundamentaba tan falsamente en las teorías seculares del antiguo Papa?

 O sea que es puñetera verdad eso que se dijo de “Roma ya no está en Roma”, es decir que aquella Sociedad de Naciones ha dejado paso a esta nueva Organización de Naciones Unidas, vulgo Onu, que no es más que el trampantojo tras de la que se esconde el poder omnimodo de los Estados Unidos.

 La verdad es que, cuando a mi edad, me pongo a pensar en todo esto, es tal el grado de desánimo que me atenaza que todo esto de escribir y de leer, o al revés, no sólo me parece lo más estúpido del mundo sino que tengo que realizar el más grande de todos mis esfuerzos para seguir haciéndolo, porque ¿qué sentido tiene escribir hoy, y aquí, este post que a lo mejor leen 100 personas, frente a esa ominosa e infinita muralla detrás de la cual se halla no un gigante sino el mundo entero, porque todo el universo se halla dominado, la inmensa parte de él con el mayor de los placeres y, por tanto, del asentimiento, por ese perverso ente que son los Usa?

 Pero iba diciendo que Roma ya no está en Roma y que un nuevo Lutero ha derribado a patadas las puertas del Vaticano que representaba toda la filosofía política que trataba de llegar a la instauración de un nuevo Derecho internacional serio y eficiente.

 ¿Ha dicho v. Derecho e internacional?

 Derecho, del latín “directus”, lo recto, lo que tiene como objetivo claro e inderogable llegar sin concesiones, sin limitaciones, sin ninguna trampa ni cartón a la consecución de lo que debe de ser.

 O sea al imperio de la ética en las relaciones no sólo humanas, de hombre a hombre, sino también internacionales, de país a país.

 Era fácil, ¿no? Había que limitarse sólo a hacer en cada caso, en cada momento lo que era o es debido.

 Pero yo, por lo menos, he llegado a la conclusión de que todo lo ético, todo lo que implica someter el ser a lo que debe de ser no sólo no es un sueño imposible sino una especie de espantapájaros del que todos se ríen estrepitosamente, pero eso, sí, poniendo todo el cuidado del mundo en que los de abajo, los del pueblo, esos estúpidos borregos no lo adviertan.

 De ahí la importancia de ese nuevo Lutero que protestara contra una nueva dieta de Worms, o sea que actuara como un nuevo protestante pero que lo hiciera respetando al máximo el axioma lampedusiano.

 Y ¿saben ustedes quién fue el nuevo Lutero, el fundador de ese nuevo protestantismo tan decisivamente arrollador que se ha impuesto de tal manera que el mundo sería de otra forma completamente distinta si su nuevo credo no se hubiera impuesto de una manera tan absoluta?

 Joseph Goebbels.

 Sí, el ministro de Prensa y Propaganda de Hitler.

 Ahora, resulta que los alemanes, “Deustchland, Deustchland, über alles”, Alemania, Alemania, sobre todo, no perdieron la 2ª guerra mundial sino que la ganaron tan subrepticiamente que todavía no nos hemos enterado.

 Hitler se suicidó, aunque su cadáver todavía no ha sido plenamente identificado, pero de lo que no cabe la menor duda es de que su ideario de hacerse con todo el poder de este mundo no sólo subsiste sino que, además, se ha realizado plenamente, lo que ocurre es que lo ha hecho no ya con los argumentos de Clausewizt, el gran ideólogo de la guera, sino con los de Marx, el profeta de la revolución económica.

 Los Usa no sólo dominan el mundo por sus ojivas atómicas, sus misiles intercontinentales, sus aviones supersónicos, sus drones, sus  portaviones y submarinos nucleares, ni porque hayan logrado imponerse como la mayor potencia económica del mundo sino porque han conseguido, increíblemente, imponer su ética, una ética absolutamente deleznable pero profundamente eficaz.

 Y eso lo consiguen mediante eso que han dado en llamar el cuarto poder pero que es indiscutiblemente el primero, la prensa.

 El hombre hecho de cuerpo y alma necesita todos los días alimentar al uno y a la otra.

 Del alimento corporal, qué les voy a decir, del otro, del alimento de espíritu me limitaré a remitir desde aquí, al texto fundamental de la táctica usaniana que acabamos de transcribir y que tan bien expuso ese gentelman  que fue el tal Dulles:

 «Sembrando el caos en la Unión Soviética sustituiremos sus valores, sin que sea percibido, por otros falsos, y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreductible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible extinción de su autoconciencia. De la literatura y el arte, por ejemplo, haremos desaparecer su carga social. Deshabituaremos a los artistas, les quitaremos las ganas de dedicarse al arte, a la investigación de los procesos que se desarrollan en el interior de la sociedad. Literatura, cine, teatro, deberán reflejar y enaltecer los más bajos sentimientos humanos. Apoyaremos y encumbraremos por todos los medios a los denominados artistas que comenzarán a sembrar e inculcar en la conciencia humana el culto del sexo, de la violencia, el sadismo, la traición. En una palabra: cualquier tipo de inmoralidad. En la dirección del Estado crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas [como] innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado. El descaro, la insolencia, el engaño y la mentira, el alcoholismo [y] la drogadicción, el miedo irracional entre semejantes, la traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos y, ante todo, el odio al pueblo ruso; todo esto es lo que vamos a cultivar hábilmente hasta que reviente como el capullo de una flor.

Sólo unos pocos acertarán a sospechar e incluso comprender lo que realmente sucede. Pero a esa gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándolos, encontrando la manera de calumniarlos, desacreditarlos y señalarlos como desechos de la sociedad. Haremos parecer chabacanos los fundamentos de la moralidad, destruyéndolos. Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos, pervertiremos (…)».

 Esto es lo que están haciendo  Usa y sus satélites, frente al resto del mundo que, como auténticos estúpidos, encima les aplauden.