El poder de la prensa

 

 

 Los 2 gigantes periodisticos españoles, El Mundo y El País, han cesado, o cambiado, como ustedes prefieran, a sus directores, a poco de publicar ambos los papeles de Bárcenas, y la gestión de los ceses ha sido muy sencilla: Rajoy llama a los jerifaltes de ambas empresas y les dice: o cesan ustedes a estos señores o despidanse de volver a recibir un sólo céntimo de publicidad institucional y los 2 grandes directores, a la mierda.

Pues, bien, Florentino Pérez controla directa o indirectamente a casi todas las empresas importantes de España y puede canalizar la publicidad de las mismas, ¿ustedes creen que no ha llamado uno por uno, como hizo Aznar cuando el 11M, a todos los dueños de los periódicos españoles y les ha dicho, como hizo con Matilde Fernández concejal del ayuntamiento madrileño y antigua ministra, si v. se opone a que el ayuntamiento siga regalándome lo que yo necesite como presidente del Real Madrid, no sólo le echaré encima a los millones de madridistas sino a toda la prensa nacional, y la exministra se calló para siempre?

Es por eso que todo un país consiente todo lo que le hacen cotidianamente porque era mentira todo lo que aquel aristócrata francés, Montesquieu, escribió en su “L’esprit des lois”, El espíritu de las leyes, sobre la división de los poderes del Estado, en ejecutivo, legislativo y judicial, porque no es posible que el legislativo y el judicial sean independientes del ejecutivo si éste se reserva la facultad no sólo de establecer los mecanismos de acceso a las cámaras legislativas sino también a los tribunales y, lo que es mucho peor aún, la de pagarles sus emolumentos.

De modo que, pese a Montesquieu, del que Alfonso Guerra dijo que había pasado a mejor vida, no hay por todas partes más que ejecutivo y todo lo demás son pamplinas de charlatanes sacamuelas.

Y en el ejecutivo ¿quién manda?

Los que tienen en sus manos el verdadero poder: los plutócratas.

Coño, acabamos de tropezarnos, como no, con el jodido Marx y su axioma absolutamente indiscutible: todo no es sino jodida, puñetera y asquerosa economía.

Porque, para ganar unas elecciones generales, hoy y aquí, tiene que darte el Visto Bueno la prensa. ¿O no?

Y la prensa, que pierde, si atendemos al negocio en sí mismo, miles de millones cada año, no la pueden publicar sino los plutócratas, Murdock, Berlusconi, Godó, Lara “et alteri”.

Pero es que estos gastos estos canallas los cargan, y contablemente hacen lo correcto, a la cuenta de Pérdidas y Ganancias , como uno de los gastos más productivos de sus inmensos y canallescos negocios.

 De modo que, al final, quien realmente manda en la geopolítica mundial es la prensa, que no es sino ese instrumento que los canallescos políticos se han sacado de la manga para embaucar a los pueblos, al jodido, al no menos canallesco “demos”.

 Y todo esto a propósito de cómo el gobierno español está atacando por todos los frentes a ese pueblo que quiere recuperar su soberanía, el catalán, y uno de dichos frentes, tal vez, el más sensible para la masa, sea precisamente su club de fútbol.

 Como decíamos ayer, primero, fue Messi, después, Rosell y, ahora, ya sin tapujos van a por el club directamente, el Barça.

 La cosa sería de risa si no fuera al propio tiempo tan seria, porque ahora quieren desprestigiar al santo y seña de la mayor parte de los catalanes diciendo que su venerado club le ha hurtado a la Hacienda española 9 millones y pico, coño, pero ¿no le deben cerca de tres mil millones los clubes a Hacienda cómo iban a ser tan torpes los directivos del Barça para correr este riesgo por unos cuantos cochinos euros más?

 Como se ve, si se profundiza un poco en el tema, todo el castillo de naipes se desmorona, pero como también dijo el ínclito Goebbels, una mentira, una ristra de mentiras, una detrás de otra, acaban creando un estado general de opinión: el Barça, el club representativo de Catalunya, es una puñetera mierda y toda la prensa española como una sola persona a aplaudir y a decir: al fin, lo hemos conseguido.

 

“J’accuse” o algunas pocas cosas por las que los catalanes quieren irse de España

 Como decíamos ayer o antes de ayer, la Justicia oficial, orgánica, estatal es algo que se han sacado de la manga los poderosos para oprimir aún mejor a los débiles.

 Porque yo quiero escribir hoy, si puedo, se me dejan mis escasas fuerzas. de unos delitos que ocupan, o que deberían ocupar, las 1ªs páginas de todos los diarios.

 Se preguntaba Hamlet, en su famoso monólogo ¿qué es mejor para el alma sufrir con paciencia las injurias o adversidades del prójimo o tomando armas contra ellas, acabar con ellas?

 Como todas las citas que hago, ésta también es libérrima.

 Lo que no son tan libres son los comentarios que siguen:

 ¿Qué es peor moralmente prostituir menores o evadir impuestos?

 ¿Qué es peor moralmente mentir en los contratos que se hacen para fichar a un futbolista u obtener de la Aministración pública una concesión administrativa para llenar el subsuelo de una región española con ingentes cantidades de gas para la venta, asumiendo el peligro de provocar continuos terremotos y asegurarse las enormes ganancias con la estipulación de una indemnización increible si la “obra” concedida no llega a realizarse?

 Hablábamos el otro día también del concepto de peligrosidad social y ahora queremos incidir en la obligación que tienen todas las autoridades con poder, y con la obligación, de perseguir los delitos en no hacer distinciones cuando de cumplir con esta obligación se trata.

 Porque no se puede ahora, con un Ministro de Justicia, un Fiscal General del Estado y un Magistrado de la Audiencia Nacional convictos y confesos furibundos madridistas, permanecer impasibles mientras persiguen a muerte a un tipo como Messi,al que cuando les conviene llaman idiota, incapaz siquiera de expresarse, por haber, dicen, defraudado a Hacienda, cosa que por cierto hacemos todos, incluso el ministro del Ramo, todos los días cuando le pagamos al fontanero su trabajo y no le pedimos factura con el Iva correspondiente, no admitiendo de ninguna manera que el argentino no supiera nada del asunto, mientras cuidamos muy mucho de no mencionar siquiera que un delantero del RM ha sido procesado porque alguien en la Administración de Justicia francesa lo ha considerado responsable criminalmente ni más ni menos que de participar en un delito de prostitución a menores, delito que incluso tiene relevancia internacional y admitimos, alborozados que el Fiscal haya pedido su absolución porque el madridista no sabía la edad que tenía la chica a la que estaba jodiendo.

 Decíamos también el otro día que el RM había puesto todo su empeño en configurarse como uno de los poderes fácticos más fuertes del mundo, con la posibilidad de que sus tentáculos lleguen a todas partes, el caso es que la impunidad con la que se desenvuelven todos cuantos funcionan bajo su nombre es patente.

 Así un tal Duarte, jefe de ciertos servicios del RM, o sea parte importante de su organigrama, puede permitirse el lujo de decir, más o menos, que lo que había que hacer es darle al nieto mayor del Rey una bomba y que éste la pusiera en la sede de los sindicatos.

 Pero esto no es delito, como tampoco es tal que El Conseguidor y El Faraón se dediquen a venderse uno a otro el mismo terreno pero eso sí, cuando lo vende el Ayuntamiento vale 4 perras y cuando lo hace el RM miles de millones de euros: esto ¿se parece en algo a lo que dicen que ha hecho Rosell en Brasil?

– Pero ¿qué dice v., hombre, es que no conoce  el principio de universal observancia de la libertad contractual? y no me vaya v. a decir que en este caso se estaba dañando los intereses no sólo de los madrileños sino de todos los ciudadanos del Estado español porque eso es simplemente un disparate.

 Cualquiera que haya ido de putas alguna vez en su vida sabe que los o las mercaderes del sexo lo 1º que ponen en valor es la minoría de edad de sus pupilas, cómo es posible que ahora Benzema creyera que se acostaba con una anciana. ¿esto es que no lo sabe el fiscal francés, un fiscal francés, señores, que habrá estudiado Derecho seguramente subalquilado en una casa de lenocinio y que ahora pide la absolución de Benzema porque dice que éste no sabía que la chica a la que estaba jodiendo era una menor, algo así como lo de Berlusconi? Pero a Berlusconi le ha salido caro el caso, estoy seguro que a Benzema, no. Y Berlusconi no era ni más ni menos que el Jefe del Gobierno italiano.

 Yo, que no soy fiscal ni francés, sí que lo sé, como también sé con toda la certeza del mundo que al fiscal francés como a todos estos fiscales españoles que hacen la vista gorda ante los crímenes más lesivos para la salud de la República, perdón, quise escribir Monarquía, mientras se lanzan como lobos hambrientos contra delitos tales, de tanta peligrosidad social, como manifestarse contra los políticos evidentemente culpables del actual estado de cosas, les han dado las instrucciones pertinentes sus jefes, o sea, los Ministros de Justicia, a través de los correspondientes Fiscales Generales del Estado.

 Y a todo esto la prensa, esa prensa tan activa cuando los sujetos activos del delito son los catalanes, ni una palabra, ni un comentario cuando menos una primera plana que  yo creo que todas estas noticias lo merecen si se ponen en relación con las  catalanes que tanto difunden.

 Y ésta sólo es la punta del iceberg por el que los catalanes quieren irse de España cuanto antes y cuando más lejos mejor.