Una demostración matemática

 Hay un error muy común que consiste en considerar que las matemáticas sólo son un juego de números.
Yo creo que matemático es todo razonamiento en el que cada párrafo es consecuencia lógica del párrafo anterior, algo que demostró el sabio esquizofrénico John Forbes Nash con 6 folios manuscritos sobre la teoría de los juegos y el dilema del prisionero, por lo que, luego, la Academía Sueca le otorgo su Nóbel.
El futbol, dicen los que está interesados en él, no sólo debe estar fuera de la política sino que lo está
Iturraspe dice “urbi et orbe” que casi todos los árbitros son del Madrid
Es unánime la opinión de que a Pedro J. lo ha echado de El Mundo la amenaza de Rajoy de retirar toda la publicidad gubernamental de sus páginas, porque sin la publicidad ningún periódico puede sobrevivir.
Florentino Pérez, presidente del RM, es directa o indirectamente, el puto amo o el mejor cliente de todas las empresas importantes de España y algunas del extranjero, luego todas las empresas periodísticas españolas dependen de que él les dé o no la publicidad de las mismas, lo que además pone en sus manos a todos los políticos de derecha o de izquierda que también dependen de sus relaciones con él, es famosa su conversación con Matilde Fernández promujer del Psoe a la que dijo que si se oponía a que el Ayuntamiento de Madrid, del que ella era concejal, le otorgara la licencia para construir las famosas 4 torres, le echaría encima no sólo a todos los millones de aficionados del Madrid, sino a toda la prensa española. Y las 4 torres están ahí para vergüenza de todos los españoles.
 De manera que si los presidentes de los clubs de futbol españoles no quieren tener serios problemas con las autoridades de sus localidades deben asumir que su jefe natural es El Conseguidor.
 De modo que si los árbitros no quieren ser machacados implacablemente por todos los periódicos españoles ya lo saben: pitar siempre a favor del RM.
 Pues bien, ayer,  As publicaba en primera página, a todo su ancho, una foto del palco del Beranbeu y titulaba que el RM exige la destitución inmediata de la cúpula arbitral española y declaraba la guerra a muerte contra la Federación Española de Fútbol!!!
 “Así, así, así gana el Madrid”, los alemanes han llamado a esto “volkgeist”, el espíritu del pueblo, España entera sabe, porque lo ha sufrido en sus propias carnes, que el Madrid tiene el más escandaloso trato de favor por parte de todas las autoridades deportivas y ordinarias.
 Pero resulta que, muy de vez en cuanto, uno de esos pobres hombres, los árbitros, que tienen que pitar un partido al Real Madrid, por muy presionados que estén, por muy madridistas que sean, como saben que el mundo entero los está viendo por televisión, no tienen más remedio que pitar algo, por muy poco que sea, contra el RM.
 Porque como los jugadores madridistas saben ya de memoria todo esto, no hacen otra cosa que, de salida, ir a por el jugador clave del equipo contrario, machacándolo a patadas, codazos y pisotones, e incluso sonándose los mocos encima, primero, para amedrentarlo y, segundo, para obligarle a reaccionar sabiendo que, entonces, como él no tiene bula, será amonestado por estos acojonados jueces deportivos, que saben, además, que hagan lo que hagan la prensa cavernaria madridista los va a destrozar.
Vean, si no, esta noticia publicada hoy en As: “La Cadena Cope adelantó este miércoles que el Comité Técnico de Árbitros ha sancionado a Ayza Gámez con un mes en la nevera después de la actuación del colegiado valenciano en San Mamés, donde expulsó a Cristiano Ronaldo con tarjeta roja directa. Además, la Cope avanzó que Ayza Gámez no arbitrará más al Real Madrid esta temporada y que es serio candidato al descenso de categoría”.
De modo que Ayza Gámez no volverá jamas a pitarle algo importante al RM porque se juega su carrera, por lo menos, y así “ad infinitum”.
Pero lo que ha llenado de asombro a todo el mundo mundial es que la cúpula madridista, como decíamos al principio, ha pedido la cabeza de los rectores del grupo arbitral y han declarado formalmente, con toda la publicidad del mundo, la guerra a la Federación Española de Fútbol, que, como todo el mundo sabe, está integrada, desde el conserje del edificio hasta el último de sus dirigentes, por antiguos jugadores o entrenadores del propio RM.
 Y es que lo que el RM pretende es arbitrar él también directamente, sin ninguna clase de intermediario, sus partidos de fútbol.

Los vasos comunicantes de la España irredenta

 Cuando se oculta tan maliciosamente la verdad es porque ésta no puede saberse sin provocar una irresistible reacción.
 Corre el rumor de que el fichaje de Cristiano Ronaldo por el Real Madrid, RM, lo pagó Caja Madrid, hoy, Bankia.
 Hoy, Bankia, o sea, Cajamadrid, la estamos pagando todos los españoles a escote, o sea que Cristiano Ronaldo se lo hemos pagado al RM todos los españoles, incluso sus acérrimos enemigos, los socios del Barça y lo que es mucho peor aún, todos esos equipitos de Valladolid, Vigo, Málaga e incluso el Sevilla, cuyo presidente tanto protesta, a los que el equipo capitalilno visita y hunde en la miseria con la insuperable ayuda de los árbitros, que ésa es otra.
 Como antes, las 4 torres que se pueden contemplar desde un despacho, y que alguien identifica con Figo, Zidane, Beckham y Ronaldo, las pagó porque el Ayuntamiento de la capitalísima otorgó las licencias urbanísticas para que se construyeran en zonas no urbanizables de Madrid, 4 torres que son la mayor de las ofensas no sólo a ese sentido común del que tanto habla el ínclito Rajoy, furibundo madridista, sino también a todas las leyes no sólo humanas sino también divinas.
 Como insistiría reiteradamente su manager, ¿por qué, por qué, por qué todos los jodidos españoles tenemos que sufragar desde nuestra desolación, nuestro desamparo y nuestro hambre que el canallesco Nerón de turno erija y perfeccione su gigantesco Coliseum en la más céntrica e importante de las lujosas avenidas de nuestra metrópoli? 
 Porque la tiranía invertebrada ha dicho ya que va ampliar y cubrir ese inmenso circo romano que deshonra a todo el país puesto que representa la humillación de todos a mayor gloria de los pretorianos del poder.
 Y aunque ha buscado ya la nueva y falsa excusa de que lo va a hacer emitiendo 250 millones de euros en bonos no debe caber duda alguna de que esos bonos los vamos a pagar también todos nosotros. ¿Cómo? Yo todavía no lo sé pero estoy seguro de que será así.
 Hay una figura jurídicomercantil por ahí que se llama competencia ilícita e incurren en ella todos aquellos desaprensivos, por llamarlos de alguna manera, que hacen todo lo posible para evitar que los que concurren con ellos en una actividad puedan defenderse de sus briosos ataques en igualdad de condiciones en el mercado, coño, la divina palabra para los nazifascistas franquistas neoliberal capitalistas.
 Yo tenía un amigo, digo “tenía” porque dejó de serlo inmediatamente, que se dedica a eso de la construcción, los materiales, que vino un día y me dijo: “Venga, coño, te invito a comer en Larvi, he comprado un millón de grifos a 25 pesetas y los he vendido a 1.000 o sea que he ganado 975.000.0000 de pesetas”. 
 España entera está llena de tipos como éste. De gente que gana todos los días millones sin hacer realmente en absoluto nada productivo, todo lo contrario, abusando del pobre currito que trata de ganarse la vida construyendo en una calle perdida del barrio de Vallecas un edificio de 4 pisos, piso por planta, y que le paga a esta especie de vampiros que le suministran los materiales, probablemente a crédito,  mil veces su puñetero valor, de manera que, al final de la obra, lo más probable es que no sólo no haya ganado un sólo euro sino que haya trabajado fieramente de balde para enriquecer al tío que celebra las ventas que le hace en los mejores resataurantes.
 Son los que yo llamo vasos comunicantes: el valor, el rendimiento del trabajo de los más humildes, se produce por su jodido trabajo en jornadas interminables que tratan de arañarle una mierda de euro a un presupuesto ajustado al céntimo, pasa a las manos manchadas de sangre de ese canallesco tipo que compra a 25′- y vende a 1.000′- y que seguramente es socio de esos grandes clubes cuyos bonos para ampliar sus estadios van a suscribir alegremente.
 Vasos comunicantes, coño, que unen los nuevos graderíos del formidable estadio con las venas sangrantes de esta pobre gente que trabaja en los suburbios de la agreste capital del imperio, y a la que no le salen las cuentas porque no les pueden salir.