Como dijo Michael Robinson en su entrevista de El País, el Madrid no es un club de asesinos sino sólo de francotiradores


 http://www.ramoncalderon.org/sincategorizar/carta-abierta-al-juez-sanz-altozano-de-los-hijos-de-ramon-calderon/  Éste es el enlace de testo de la carta que los hijos de Ramón Mendoza, ex presdiente del Real Madrid, y ex dircctivo con Florentino Pérez han publicado en la prensa.

 Sigo con mis viejas manías de viejo maníaco: el Real Madrid, RM, Florentino Pérez y el Único, el Gran Mourinho, Mou, para los amigos y los enemigos.

Tenía que ser aquí, no podía ser en otro sitio sino aquí, porque este tipo tan único ha estado por otros países, éstos sí, civilizados, y allí, al principio, despertó cierta curiosidad pero, luego, su fuego fatuo se apagó como se extinguen esos fuegos en los cementerios porque ésa es otra de sus características, cuando se va el tipo éste, todo queda como un erial, como un espantoso cementerio bajo la luna, veanse, si no, el Inter y el Chelsea.

Pero España es otra cosa, quizá sea el país ideal para estos estúpidos fantoches lusitanos que ni siquiera en su país alcanzan el triunfo que aquí, porque lo que hay por estos lares es imposible encontrarlo en otros lugares del mundo, tanta corrupción, tanta prepotencia, tanta canallesca afición al macarrismo, tanta chulería, tanto descaro, tanto nazifascismo, tanto franquismo, y todo atado y bien atado, de tal manera que esto no sólo es el Reino de Alibabá y sus cuarenta mil ladrones sino que hay así, a ojo de buen cubero, muchos, muchísimos más.

Patrick Bateman me ha traído hoy, él me conoce muy bien, un excelente alimento para mi viejo apetito. Voy a proferir una blasfemia y no lo siento, si a mí me dieran a elegir entre que desapareciera del mapa Rajoy o Florentino, elegiría, sin dudarlo, a éste último, y si entre el PP o el RM, también sería el último el elegido.

Y no es tan disparatada la blasfemia como parece.

Rajoy, Fraga, Aznar, Aguirre, Gallardon, Rato, y toda esa serie de canallas semejantes hay muchos, tantos que he tenido que cortar para no hacer la lista interminable, y partidos políticos de honda raigambre fascista hay tantos que ni siquiera intento enumerarlos, en cambio, Florentinos y Reales Madriles sólo hay unos y a ti te encontré en la calle.

Dicen los hijos de Ramón Mendoza, antiguo presidente del Madrid, a cuya presidencia accedió después de pertenecer a una directiva con el propio Florentino, que su padre ha sufrido una encarnizada persecución por parte de Flo, caracterizada por procedimientos esencialmente mafiosos. 

Si a esto unimos aquello que el padre dijo de que temía incluso por su vida, lo que coincidía con lo que Del Bosque dejó entrever cuando le entrevistó De la Morena y le preguntó si tenía miedo a lo que le pudiera hacer el presidente del RM y dio la callada por respuesta, no cabe la menor duda de que nos hallamos ante uno de los personajes más peligrosos del mundo, según dos tipos que le conocen muy bien, tan bien que durante mucho tiempo fueron íntimos colaboradores suyos.

Pero esto ¿qué es en país que vota para que dirijan la nación ni más ni menos que a nazifascistas tan declarados como el propio Rajoy que, en las únicas disquisiciones teóricas sobre política que ha realizado, porque no da para más, ha dicho cosas tales como que la igualdad entre los hombres tiene la culpa de todos los males del mundo?

Si la igualdad es una condición no sólo a perseguir sino también a extirpar porque sólo es un perverso efecto de la envidia, no cabe duda de que todas las ventajas que tanto las personas físicas como las jurídicas puedan obtener de cualquier modo y manera no sólo son lícitas sino también obligatorias.

O sea que el RM, Flo y Mou no sólo hacen lo que deben cuando presionan y extorsionan irresistiblemente a los árbitros para que favorezcan al Madrid cuando pitan en cualquiera de los partidos del mundo, de manera que éste no sufre ni un sólo penalti en contra durante todo el último año, mientras Flo obtiene, una tras otra, las concesiones administrativas que solicita para enriquecer al RM al propio tiempo que se perjudican seriamente los intereses y derechos de todos los españoles, y el chulesco macarra portugués no sólo le mete del dedo en el ojo al entrenador del equipo rival después de haber intentado pisarle la cabeza a un jugador del mismo sino que, luego, acude al parking de los árbitros para ajustarle las cuentas a aquellos cuyo trabajo piensa él que no les ha favorecido demasiado.

En fin, esto es sólo parte de lo que tenemos que no es sino algo de lo que nos merecemos por ser como pueblo lo que realmente somos.

El color de la verdad

Alguien filosóficamente muy capaz definió la verdad como “adequatio rei et intellectus” , o sea como la adecuación de la inteligencia a la cosa, de tal modo que podemos afirmar, sin temor alguno a error, que toda persona inteligente es capaz por sí misma de alcanzar la verdad, el problema, el verdadero problema es no sólo alcanzar la verdad sino atreverse a decirla. Porque la verdad tiene casi siempre un color que la hace muy difícil de exponer.

 O sea, dicho de otro modo, es mucho más difícil encontrar a alguien con el valor suficiente para decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad porque existen los que se ha dado en llamar macarras intelectuales que son capaces de demandarte ante los tribunales por un quítame allá esas pajas del derecho a la propia imagen.

 O sea que hay tipos con el talento suficiente para enjuiciar debidamente lo que ha ocurrido con Florentino, Mou, el Real Madrid, RM, el Barça, Guardiola y Rosell pero que les ha faltado, les falta y les faltará el valor suficiente para decir de qué color era el caballo blanco de Santiago.

 Pero hay otros que sí que lo han tenido y de esos es precisamente de los que yo quiero hablar aquí y ahora, bajo este título que puede parecer tan chocante del color de la verdad.

 Zeman y Michel Robinson son 2 tipos especiales porque han puesto por encina de cualquier otra cosa la aspiración a ser ellos mismos.

 Zeman es seguramente el entrenador más atípico del mundo, le importa un carajo la fama, la falsa notoriedad y lo que es mucho más asombroso, el dinero, él es lo que es y eso es todo lo que quiere ser.

No ha ganado dinero, ni probablemente lo ganará nunca porque va por este jodido mundo con la verdad por delante y así dinero, lo que se dice dinero no vas a ganar nunca mucho.

 Como se dedica a esto de entrenar equipos de fútbol era absolutamente inevitable que al encargarle dirigir a la Roma, los periodistas le preguntaran qué opinaba de Mourinho y el tío jodido va y les dice precisamente lo mismo que pienso yo: mourinho es un tío tan inteligente que ha conseguido esconder, camuflar, disimular que es un muy mediocre entrenador de fútbol.

 Coño, la respuesta vale un tesoro porque estamos hablando del que se ha hecho acreedor ni más ni menos que a su definición como “the special one”, que yo, que no sé inglés, traduzco como “el uno especial”, o sea que el mundo del fútbol piensa seriamente que Mou no sólo es el número uno sino que, además, es especial.

 No se puede decir más, ¿o sí?  Porque Zeman lo ha dicho, mereciendo la fulminante reacción de Mou, que ha preguntado lo que inquiere siempre: ¿cuántos títulos ha ganado ese Zeman?, porque éste ha dicho la más grande de las verdades sobre él: futbolisticamente hablando, Mou es un mediocre, no ha aportado nada, no aportará nunca nada al fútbol en sí mismo, porque no sabe, porque no puede, porque no quiere.

 Y en esa interrogante está precisamente el meollo de la cuestión, para Mou, el quid de todo está en lo que se gana, o sea, es un jodido resultadista, un puñetero materialista, pero, además, es un asqueroso macarra, si entendemos por esto el clásico matón de barra de bar, que vive a expensas de una profesión “non sancta”, que no recula siquiera ante la probable muerte de los que se le enfrentan, porque para él lo importante, lo absolutamente decisivo es el resultado.

 De los 3, de Zeman, Robinson y él, Mou, porbablemente el más inteligente sea él porque ha comprendido y aceptado una de las verdades absolutas del momento, se trata de utilizar a fondo, eso que se ha dado en llamar la inteligencia emocional, que comprende el manejo  de las emociones sin atenerse para nada a la moral, a eso que, a veces, llamamos ética, eso que dicen que todas las profesiones la tienen pero que la mayor parte de las veces brilla por su ausencia.

 Mou es seguramente un más que mediocre entrenador de fútbol pero es probablemente el mejor de todos los psicólogos del mundo en el manejo de las masas.

 Hay que serlo, y a fondo, para lograr que una enorme masa de personas que cotidianamente se comportan como normales adoren a un tipo que no sólo es un macarra sino que se porta al límite como tal, que va por ahí, por todos los campos de fútbol del mundo, chantajeando, agrediendo, coaccionando a todo el mundo, interpretando en cada momento el papel más asqueroso pero a la vez el que más conviene a sus intereses que son bastante bastardos, o sea, que es el más eficaz.

 Cuando Mou le mete el dedo en el ojo a Vilanova, ante más de 400 millones de espectadores, sabe perfectamente lo que está haciendo: le está diciendo a todos los árbitros españoles: “cuidado conmigo, eh, que yo no me paro en barras, que si tengo que desafiar al mundo entero para lograr mis propósitos, lo hago, y en paz, mucho cuidado conmigo porque yo soy muy peligroso, si tengo que cargarme no ya ese jodido tipo el tal Tito o Pito,”(él sabía perfectamente como se llamaba el otro porque incluso trabajó con el cuando Mou estaba de recojepelotas en el Barça, esquivando el hambre gracias a la generosidad de un loco como Gaspart),”como a todo ese jodido estamento arbitral, me lo cargo”,  porque ése, precisamente ése, era el mensaje, la obra maestra de un genio indudable de la comunicación: acojonar a los árbitros, porque él, Mou, sabe, como lo sabe cualquier persona que haya ido al fútbol más de 3 veces que ni el mejor equipo del mundo, de la historia, del Cielo o del Infierno, ganaría nunca un partido si el árbitro no quiere, como ningún pleito se gana si no quiere el juez, porque es éste, precisamente, el que pone las sentencias.

 Aquí, reside la suprema sabiduría del “the special one”: haber comprendido que, en el fútbol, los auténticos protagonistas no son los jugadores sino los puñeteros, los jodidos árbitros, ésos, que han transmitido al mundo también su gran mensaje: “ojo, con nosotros, que vdes. pueden ser el mejor equipo del mundo, incluso el mejor, como se dice, de la historia, pero que, si nosotros no queremos, no volverán ustedes a ganar NADA”.

 Y en esta tan evidente verdad se basa el método mourinho: “si yo, si nosotros, todo el conjunto de eso que se llama “el madridismo”, prensa goebbelsiana, AS, Marca, etc., conseguimos aterrorizar a los árbitros, que éstos comprendan que fuera del terreno que nosotros les marcamos no hay ninguna posibilidad de vida, en el sentido más estricto, si hacemos penetrar en sus locas cabecitas que si no pitan siempre, siempre, siempre no sólo en los partidos del RM sino también en los del Barça a favor de aquél están absolutamente perdidos: no sólo perderán la honra, el honor, la buena fama o como coño quieran ustedes llamarle, es que pueden ustedes, e incluso sus familiares más queridos, perder la vida, coño, mucho cuidado con nosotros porque les estamos echando encima a toda la afición incontrolable de un país”.  A ver quién coño es el jodido árbitro que se atreve a desafiar este inmenso poder.

Y los árbitros, que no tienen pelo de tontos, han captado el mensaje a la perfección: un año, 365 días, seguidos, no le han pitado un sólo penalti a tipos como ese asesino potencial que es Pepe, ese macarra sevillano, ultrafascista de Sergio Ramos, que cree, ¿o sabe?, que por ser falangista en España tiene derecho a todo, a Marcelo, ese niño bonito brasileiro que tan bien le ha caído al Bernabeu, Albeloa, Alonso, Carvalho, Kedira, etc. y, EN CAMBIO, SÍ que le han pitado todos los que han podido y más a favor, de modo que ellos, los jugadores madridistas han comprendido la gran verdad de la liga española que ellos tienen libertad absoluta para matar, y matan.

 Pero el que más mata es, lógicamente, el padre de la idea. Su guerra es tan integral que no se limita ni mucho menos a los árbitros, con ser éstos no ya importantes sino decisivos, sino que se realiza también sobre todos los estamentos del fútbol español, entre ellos, como no, los otros entrenadores, a los que les echa encima, o les echaba, porque y a no lo necesita puesto que ha obtenido la plena victoria, toda la presión del mundo diciendo que ante el Barça, ellos se dejaban ganar, alineando a los reservas, o sea, que se vendían como viejas prostitutas, esto, para un tipo tan honrado como Manuel Preciado ha podido ser mortal, su cabreo fue tal cuando se enteró de que Mou le acusaba de haberse vendido así al Barça que no dudó un momento en llamarle canalla, pero este desahogo no le libró de llevarse seguramente el que fue peor y mayor disgusto de su vida que pudo ser el principio de ese fin que lo ha mandado al otro mundo a través de un infarto.

 Es por eso que Robinson, en una entrevista genial, dice de Mou que es un francotirador y que no se atreve a llamarle asesino a sueldo, yo, tampoco, pero a lo mejor Florentino, sí que puede creer que lo es y precisamente por eso, a lo peor, lo contrató porque pensaba que Mou, es un tipo capaz de hacerlo todo, absolutamente todo , por ganar un partido, no digamos por ganar una liga de fútbol.

El binomio de Newton o los Reyes Católicos

LE APRETÓ PARA QUE CRITICARA A LOS ÁRBITROS Y EL FRANCÉS NO QUISO HACERLORSS Liga BBVA

Mourinho se carga a Zidane

El divorcio ya se ha consumado. Mourinho se ha cobrado una nueva víctima y Zidane será relegado en el club. Sport, 23-06-12
 ¿Quién manda más en el RM, flo o mou?

 Flo es algo más que un dictador, yo no sé lo que es. A lo peor lo que él se pretende, un dios. De modo que no iría tan descaminado esa especie de ángel de Murillo que es Butragueño cuando lo definió como un Ser Superior.

 Efectivamente, flo no está para ocuparse de algo tan rutinario y fatigoso como es el día a día de un club de fútbol, para eso están los demás, los que ni siquiera tienen de superiores el alias.

 Flo está para las grandes decisiones, ésas que imprimen carácter.Durante mucho años, el club apostó por eso del señorío, dentro de lo que cabe en una entidad que siempre se ha caracterizado por una especie de maquiavelismo de vía estrecha. Mucho hablar de que son, de que eran, un club señor pero si había que hacer trampas de la clase que fueran políticas, económicas o legales, se hacían y en paz.

 Pero, de repente se dieron de bruces con el triste hecho de que su enemigo mortal, el jodido y asqueroso Barça, por una especie de milagro totalmente inmerecido, se había encontrado con una de esas generaciones de futbolistas que resultaban desgraciadamente invencibles, no había manera normal y legal de vencer a un equipo que parecía tocado por la manos de Dios o del Diablo, vaya v. a saber, el caso es que no había manera de ganarle.
 Pero como dijo una de sus más preclaras mentes, un partido, una liga, cualquier clase de contienda futbolística se puede ganar por lo civil, o sea, sin echar mano a las armas de guerra, o por lo criminal, o sea empleando medios cuanto más sangrientos, mejor.

 Pero un ingeniero de caminos, el más ilustre de ellos, el señor de los anillos, el empresario más laureado de España, el hombre que es, en realidad, el más poderoso del país, no puede rebajarse a cometer ciertas canalladas no porque le repugnen, que no es el caso, sino porque eso resulta incluso feo.

 Se trataba por tanto de encontrar a un tipo más bien patibulario que no tuviera inconveniente alguno en mancharse las manos no ya de mierda sino incluso de sangre.

 Y lo había, esta clase de tipo andaba por ahí, de país en país, logrando una serie de éxitos, o sea, de resultados efectivos que, si bien eran empañados por el modo en que se lograban, no podían ser discutidos desde el punto de vista estadístico: había ganado 3 ligas en 3 países distintos, y 2 copas de Europa en 2 naciones diferentes, que lo hubiera hecho echando mano de todo lo contrario a lo que se conoce como “fair play” o deportividad era lo de menos, sólo se trataba para esta especie de pirata sin ninguna clase de escrúpulos de ganar, sea como fuera.

 De modo que éste era el hombre, importaba poco que acabara de ganar, con las malas artes de siempre, la Champión League, y que estuviera a punto de subir al avión con su equipo para regresar a Milán, Flo lo abordó sobre la marcha, se lo llevó a cenar y le ofreció 2 cheques en blanco, uno económico y otro moral, para que abandonara el barco interista y se fuera con él.

 Y este increíble tipo incapaz de guardar agradecimiento y solidaridad con el equipo que le había ganado la Copa de Europa, engrosando así su palmarés, tan ficticio como inmoral, ni siquiera tuvo la decencia de subir al avión con su entonces presidente y sus jugadores, volver a Milán, celebrar la victoria con su hinchada en el campo como es obligado, retirarse a su casa a dormir y, al día siguiente, retomar su contacto con el RM.

 No creo que haya en toda la historia del fútbol internacional un episodio que pueda compararse a éste, en el que no se sabe qué despreciar más si la conducta de esta especie de matón profesional, de asesino a sueldo totalmente infalible, o la del capo mafioso que lo contrata para que asesine a su enemigo mortal.

 -Yo le prometo a v. y no sólo lo prometo sino que se lo garantizo que, al 2º año de mi estancia en el RM, éste lo ganará todo, de tal modo que firmo una cláusula de que si no es así yo me voy sin cobrar ni un euro.

Porque verá v. sr. presidente, para ganar con toda seguridad la competición en la que participemos no hay que fichar a los mejores  jugadores del mundo, que por supuesto no sobran, ni al mejor entrenador del mundo, o sea, a mí, no, lo que hay que hacer es acojonar de tal manera a los árbitros, a los jueces, no comprarlos ni seducirlos, sino amenazarlos de tal manera y convencerlos efectivamente de que si no favorecen de una manera absolutamente decisiva al RM, más les vale la pena de morirse ¿comprende?

 Si conseguimos esto, y yo sé cómo hacerlo porque llevo haciéndolo toda mi vida, pero necesito un año entero para conseguirlo, yo le aseguro que ganaremos todas las competiciones locales en las que participemos, porque los árbitros harán no ya todo lo posible sino incluso lo imposible también para que nosotros ganemos en todo aquello en lo que participemos porque en ello, y le aseguro que no es una bravata, les irá a todos ellos no sólo su propia vida sino la de todos los suyos y éste es un precio demasiado elevado yo diría que insuperable que ningún ser humano es capaz de rechazar por mucha ética que tenga.

 Y esto sin hablar de las correspondientes campañas de prensa, en eso también, yo y mi equipo, somos superespecialistas, llevaremos a la conciencia popular el convencimiento de que está sucediendo todo lo contrario de lo que, en realidad, va a suceder. O sea que robaremos un partido y convenceremos a la masa de que lo hemos logrado a pesar de la firme oposición del colegiado. Esto es no sólo posible sino incluso muy fácil. La chusma está deseando creer aquello que favorece a sus cochinos intereses. 

 Y v., se lo aseguro, no es que no tendrá que mojarse nunca, es que ni siquiera se enterará aunque quiera hacerlo. Eso, sí, necesito la más absoluta carta blanca, que no haya por ahí revoloteando alguna especie de esos jilipollas que hacen como que se la cogen con papel de fumar, aquí vamos a hacer todas las trampas posibles y llegará un momento, al tercer año, que ya incluso el Barça asumirá su derrota en este aspecto y ni protestará, a lo mejor, se van a jugar otra liga, no lo creo porque eso les hundiría económicamente, pero asumirán resignadamente su papel de eternos segundones y todo volverá a ser como debe de ser. 

 Hemos visto en ese espejo de la vida que es el cine, como había padrinos allí, en las mafias que operaban en Usa, que daban la orden de asesinar a uno de sus capos contrarios, mientras pasaban devotamente las cuentas de un rosario por su vetustas manos. Qué les voy yo a contar a vdes. Que se han educado, como yo, en las catequesis católicas: el fin justifica absolutamente todos los medios y además, al final de todo está el sacramento de la confesión, de modo que todo se puede lavar incluso lo más terrible, lo realmente inconfesable.

 Flo quizá no fuera totalmente consciente de lo que le concedía realmente a esta especie de “condottiero”, pero pronto lo comprendió, cuando el tal mou apenas si tardó un año en pedirle la cabeza del hombre que hasta ese momento era el rostro emblemático del RM, Valdano, esto supuso la implantación del régimen del más absoluto de los terrores en la morada del antiguo señorío.

 Si la voz acaramelada, dulzona, meliflua del argentino, si la faz que representaba en todos los ámbitos al RM era brutalmente destrozada de un golpe absolutamente brutal, ¿qué no le podía suceder a cualquier otro individuo que no se apresurara a dar al puto amo, como lo llamó Guardiola, el culto de irresistible de latría o vergonzosa adoración que el fantoche lusitano exigía?

 Ha habido un período de carencia, la navajas portuguesas han guardado unos meses de silencio después de semejante ejecución, que, en otro país, hubiera levantado oleadas de indignación en toda la prensa y no sólo deportiva, pero éste es un país, ya lo hemos dicho muchas veces, sin ninguna clase de vergüenza ni decencia.

 Ahora, las campanas han comenzado a tocar por otra de las mayores glorias del madridismo, se trata ni más ni menos que de Zidane. A este soldado de fortuna que es mou le excitan los retos cuanto más arduos, mejor, Valdano era una parte interesante de la historia madridista, pero no una de las 2 figuras más señeras del madridismo, además de Di Stefano. Si se carga a Zidane, ya no le quedará otra estatua que derribar que la de don Alfredo y esto es algo que, vistos los antecedentes del sujeto, yo no descarto porque parece que el tipo además de un insuperable soberbio es también un demente, que no puede resistirse a los desafíos.

 Pero ¿qué es lo que ha hecho Zidane para que mou lo coloque en su lista negra? Dicen los periodistas que haberse negado a secundar aquella batalla contra los árbitros de los partidos contra el Villarreal y el Málaga que se atrevieron a señalar un libre indirecto contra el RM en el tiempo de descuento, cuando ya no le quedaba tiempo a esos mismos árbitros para arreglar el desperfecto, que supusieron aquellos 2 goles encajados por el Madrid y que pusieron en peligro la conquista de la liga por éste.

 Mou exigió a todo el mundo, incluso hasta los recojepelotas del Bernabéu, que protestaran airadamente contra nunca mejor dicho tamaña arbitrariedad, contra el RM, no sólo hay que estarse todo un año, 365 días sin señalarle un penalti a esa corte celestial de angelitos que son los Pepe, Ramos, Marcelo, Albeloa, Alonso, Kedira “et alteri”, sino que tampoco puede nadie atreverse a señalar un libre indirecto porque uno de estos angelicales individuos le peque un buen leñazo a un jugador contrario ¿acaso no tiene éstos licencia para matar concedida por los jefes de los árbitros y los miembros de los comités que rigen el fútbol español?

 A Zidane, que, por fortuna para él, no es español, que ha vivido la mayor parte de su existencia en Francia, esta descomunal, absolutamente incalificable exigencia le pareció inasumible, él no estaba dispuesto a aceptar mansamente hacer el ridículo ante todo el universo deportivo, diciendo que los árbitros habían perjudicado al RM en un partido en que las tvs nos mostraron cómo Arbeloa agarraba reiteradamente dentro del área chica a un jugador del Villarreal, mientras el árbitro decía que sí, que bueno, que aquello era efectivamente penalti pero no cuando el infractor fuera un jugador del RM, y, viendo, luego, cuando acabó el partido, a CR pasearse ante las cámaras de tv diciendo a voz en grito: “esto es robar, robar y robar” al propio tiempo que hacía el gesto de rapiña una y otra vez hasta el infinito, cuando apenas unos días  el presidente de loa árbitros había intentado desesperadamente que Antiviolencia actuara contra Piqué por decir de la manera más educada posible que el árbitro que lo había expulsado lo había hecho premeditadamente.

 Pues, bien, atentos todos a la pantalla, porque ahora vamos a ver si a mou hay alguien realmente capaz de decirle que no a algo. Aunque lo que haya pedido es la cabeza de la 2ª de las glorias deportivas del RM.