No hay solución

                            John Forbes Nash, jr. Nobel de economía 1.996, por 7 folios sobre la teoría de los juegos y protagonista de Una mente maravillosa.
 Como se ve, estoy en plena racha pesimista, ayer decía que estamos todos castrados y hoy afirmo que no hay solución y lo peor es que tanto ayer como hoy tenía razón.
John Forbes Nash, protagonista de Una mente maravillosa,  ganó el Nobel de economía con un trabajo de apenas 7  folios sobre la teoría de los juegos, imponiéndose a autores de obras con miles de páginas. Pero es que Nash era un prodigioso matemático, esquizofrénico perdido, pero un gran matemático, quizá las matemáticas, en este mundo de hoy, sean el camino más rápido y seguro hacia la esquizofrenia.
Hoy, yo, también, voy a escribir de pura matemática.
La doctrina democrática tal vez se haya impuesto ya para siempre.
Desde el punto de vista de la ética política y, sobre todo, de la moral social, parece realmente irrebatible eso de que todos somos iguales, aunque le pese al fariseo Rajoy, de tal modo que, políticamente, cada hombre es igual a un voto y la mayoría de los votantes determina inexorablemente quién debe de gobernar.
Ay, amigos, que aquí está precisamente el origen de todos nuestros males. Si Rajoy, el apóstol, el profeta, el mesías de la desigualdad gobierna hoy en España es porque nadie ha leído, con la suficiente atención, sus teorías expuestas en El Faro de Vigo. De haberlo hecho, nadie, seguramente, hubiera ido a votar porque resulta realmente el más grande de los sacrilegios que el voto de él, de Rajoy, seguramente uno de los hombre más serios e inteligentes del mundo si es realmente cierto eso de que sólo lee el Marca, valga exactamente igual, políticamente hablando, que el de un patán de esos que sólo sabe destripar terrones, aunque también su única lectura sea el jodido Marca, cuando lo puede leer, si es que sabe, en la jodida tasca a la que va a emborracharse, por la noche, cuando deja de cavar. 
Es absolutamente canallesco, es para maldecir al cielo o a quien sea, en cualquier idioma, coño, incluso en arameo, que el más jodido de los tíos que no creen en la igualdad de los hombres, el canallesco apóstol, el mesías de la desigualdad, ahora nos gobierne a todos, como borregos, precisamente por eso, porque las jodidas leyes que nos impuso su padre intelectual, aquel maldito Fraga que le ordenó que para triunfar políticamente como lo ha hecho, se casara ya, de una puñetera vez, para acabar con los rumores, lo han permitido, estableciendo una normas electorales que impiden al pueblo votar a quien realmente le representa.
Pero el hecho decisivo, fundamental, ni siquiera es éste. Me duelen ya los dedos de tanto escribirlo: el hombre no es que sea un puñetero ser desfalleciente como nos decía ni más ni menos que el Doctor Angélico, ni tampoco ese lobo para el hombre que propugnaba Hobbes, ni el animal político de Aristóteles, sino lo que yo vengo diciendo ya tanto tiempo sin ningún éxito quizá porque suena muy mal y huele mucho peor: una puñetera mierda seca pinchada en un palo.
Si el hombre no fuera una mierda no se dejaría engañar miserablemente por todos esos jodidos, por falsos, flautistas de Hamelin, que dirigen todos los medios de comunicación del mundo, por gentes tan absolutamente despreciables como los Murdoch, Berlusconis, Laras, Condes de Godo, y el canallesco tipo ése de Intereconomía que, ahora mismo, no recuerdo como se llama, 
Y no votarían en masa, que no es sino echarse de cabeza al río exactamente igual como los niños que seguían al siniestro flautista,a  esos canallas y cínicos individuos que los van a llevar directamente al hambre, la miseria, la desesperación y la muerte.
Pero lo es, es una puñetera mierda, que no sabe realmente leer ni oír, que no es capaz de discernir a un hombre honrado de un jodido y detestable mentiroso, que, en su suprema ignorancia, no enteramente culpable porque en las escuelas, los colegios y las universidades en lugar de aclararle el alma se la han emponzoñado con las peores ideas del mundo, los auténticos dueños del cotarro, esos que tienen como por castigo, los miles de millones que se necesitan para lanzar al aire una emisora de radio o tv, o editar uno de esos canallescos diarios que sólo se proponen engañarnos a todos y que lo consiguen con la mayoría, y contra los que no se puede luchar porque los miserables, los parias de la Tierra, la famélica legión, si no tiene siquiera para comer, cómo va a tener nunca para editar un diario.
O sea, que, matemáticamente, no hay solución, otra solución que no sea la de quemarse a lo bonzo, o tirarse por un cejo, como decía la santa de mi madre.
Y estoy seguro que por esto que acabo de escribir a mí no me van a dar ningún premio Nobel ni siquiera éste que le acaban de dar al inicuo Vargas Llosa, aquél al que tuvo los cojones de renunciar Sartre.

De como un blog puede llegar a ser el mejor instrumento de conocimiento

Mapa de internet. Wikipedia.
 El principal problema que tenemos es que, en lugar de estar debidamente informados, estamos sometidos a un profundo proceso de desinformación que yo no me canso de denunciar ni un sólo momento en mis blogs.

 No es sólo que nos estén engañando con lo que pasa verdaderamente con el Real Madrid, RM, eso sólo es una ínfima gota de agua en medio del inmenso océano de la pavorosa desinformación a la que estamos sometidos.

 Lo he dicho ya tantas veces que me repugna incluso repetirlo: hasta la aparición de Internet, toda, absolutamente toda, la prensa no es que sea de ultraderecha, es que es esencialmente fascista porque es el fascio más intransigente el que la publica: Murdoch, Berlusconi, Lara, Godó, Pedro J. Ramírez, Luca de Tena, etc., todos ellos no es que sean tipos interesados en engañarnos a todos, es que no saben, no pueden, no quieren hacer otra cosa, no ya sólo porque sus situaciones personales les empujan a ello, sino porque si trataran de hacer otra cosa, las propias falanges fascistas que ellos tanto han contribuido a crear se levantarían, éstas, sí, como un solo hombre y los desplazarían de sus sitiales.

Y la doctrina “científica”, permitanme que entrecomillándola utilice una expresión que trata de hacer entendible parte de los que escribo,  no sólo bendice sino que santifica la táctica: una mentira mil veces repetida se convierte en una verdad absolutamente indiscutible (Goebbels, el ideólogo nazi de una corriente doctrinal dentro del campo de la manipulación de masas que se ha impuesto definitivamente) y el mucho más cínico y genial Dulles, jefe de la Cía, que decidió prescindir de la máscara para que se le entendiera mejor: hay que atacar al “enemigo” con medios tanto más perversos cuanto son más eficaces.

Venir ahora a un propietario, o director de un medio de comunicación, y pedirle un mínimo de honradez es como pedirle al Diablo que se confiese con un cura de esos de la Iglesia católica. Risible.

Entonces, emitir juicios, aunque sólo sean para el consumo interno, de uno mismo, es una palmaria gilipollez.

Por sistema, yo creo siempre en lo contrario de lo que sostienen nuestros medios de comunicación, como medida de legítima defensa.

Y esta vieja idea mía me ha sido confirmada, hoy, por un artículo que Lucía/Lisistrata me ha inducido a leer en un medio de información de la otra orilla:  http://www.voltairenet.org/Disparos-rusos-de-advertencia y que yo les exijo a ustedes leer con todas mis energías porque cambiarán instantáneamente su manera de ver uno de los problema actuales de la política geoestratégica mundial y que es, en realidad, el que ha motivado todo este comentario mío que precede.

Quiero aprovechar la ocasión para decirles lo contento que estoy con la transformación que se ha producido en mis 2 blogs.

Cuando los inicié, lo hice por una afán explorador que siempre tuvo respecto a todo lo que se halla de alguna manera relacionado con la escritura, y, una vez puestos en marcha, me quedé contemplando esas primera páginas en banco que parecían desafiarme desde la pantalla  del ordenador. 

Ni por un instante pensé, me atreví a pensar que yo sería capaz de escribir allí algo que interesara a nadie, de modo que dejé aquello recién creado, creyendo que iba a perderse en ese infinito de la red, como sucedió con otras tentativas como la 1ª web que una amiga de mi hija, la doctora en informática, me ayudó a crear en la entonces incipiente terra.es.

Pero me puse a navegar y a leer otros blogs y a interesarme relativamente, es cierto, por las gentes que acudían a algunos de ellos, y, un día, sin darme cuenta, comencé a participar y, luego, cuando me fueron echando de todos ellos, de unos por excesivamente rojo y de otros, por todo lo contrario, no tuve más remedio que comenzar a escribir aquí, pensando, con bastante acierto, que no iba a leerme mucha gente.

Y, ahora, me encuentro con que me lee gente absolutamente increíble que no sólo está de acuerdo con el fondo de lo que yo he pensado siempre, sino que va mucho más allá y me abre campos de información que están cambiando a toda prisa mi manera de entender el mundo.

Es una pena que esto me haya sucedido cuando ya, tal vez, sea demasiado tarde.

Foucault y el poder (IV)

Poderes formales y poderes materiales

La alienación como la base de todo.

El poder material es el poder verdadero. ¿Cuando descubre Florentino esta verdad? No lo sé, no consta en acta, lo que sí que consta es cuando lo pone en ejercicio: Flo, ayudado en las bandas ni más ni menos que por Aznar y Gallardón, está muñendo construir 4 grandes torres en la zona noble de Madrid, en el propio centro, zonas verdes, absolutamente inedificables, para con el producto de su venta pagar la deuda astronómica que el Real Madrid, RM, tiene y que lo está acogotando, amenazando incluso con su desaparición.

Sólo hay un obstáculo: el partido socialista, representado en el Ayuntamiento de Madrid, como concejal, por la guerrista Matilde Fernández, reciente ex ministra, se opone con todas sus fuerzas y amenaza con hacer una campaña universal que saque al aire la trama.

Flo, el poder material, llama a su despacho a la sra. Fernández, ex ministra de no sé qué y cabeza de filas de los concejales del Psoe en el Ayuntamiento de Madrid y le dice: “Mañana, a las 12 horas, la espero a v. en mi despacho”.

No va él, Flo, al despacho de la jefa de filas del Psoe en el Ayuntamiento de Madrid, como sería lo obligado, atendiendo al protocolo, no, le ordena a la ex ministra que vaya a rendirle pleitesía  a él, en su despacho, de señor particular que, eso, sí, da la puñetera casualidad que es el presidente del RM.

Y cuando la tiene allí, como una mansa corderita, le dice:

 -Si continúa usted oponiéndose a la concesión de la licencia para que el RM construya sus 4 torres en la zona más prohibida de Madrid, le juro a v. por todos mis muertos que les achucharé a todos los madridistas que, según mis últimas encuestas, son más de 20 millones, contra ustedes, los socialistas.

Y la exministro concejal salió corriendo,fue al Ayuntamiento y ordenó a todos sus conejales que votaran sí al proyecto de las 4 torres madridistas y el RM no sólo salió de apuros económicos sino que se convirtió en el club de fútbol más rico del mundo.

 O sea que el poder formal, los concejales del Psoe, cedió ante el poder material del RM, en virtud de una figura sociopolítica que se llama ALIENACIÓN.

Pero ¿qué coño es la alienación? Alienación es sinónimo de enajenación que es el acto o fenómeno social en virtud del cual una clase social vende su poder sociopolítico para conseguir una puñetera mierda.

Es un truco tan viejo como la humanidad, desde que el hombre se reconoce como tal viene utilizando este procedimiento para engañar a las masas.

Si los emperadores romanos necesitaban más impuestos para pagar a sus carísimas legiones que dominaban el mundo, organizaban unos buenos juegos circenses, con maravillosos gladiadores traídos desde los más lejano confines, los Messis y Ronaldos de entonces, y a aquel estúpido populacho romano le daba igual que aquellos repugnantes demagogos que eran los emperadores, los oprimieran de tal modo que ya no les quedaba siquiera para comer antes de acudir al circo.

Ésta es la 1ª enajenación, alienación, social de la que se tiene cumplida memoria. Desde entonces, “nihil novum sub sole”, cada vez que los tiranos han necesitado engañar al pueblo han echado mano de los juegos circenses, algo que ahora llamamos fútbol, y el Espartaco de hoy se llama Messi o Ronaldo. Sólo que aquellos gladiadores romanos tuvieron siempre más conciencia social que estos repugnantes fantoches de ahora.

De modo que Flo no ha inventado nada, no tiene la suficiente imaginación, se ha limitado a copiar al pie de la letra las egregias lecciones de los emperadores romanos y ha dedicado lo mejor de su actividad a cuidar las finanzas y los intereses de cualquier clase del RM.

Y esto no ha gustado nada a sus mentores, los March, que han visto como sus intereses empresariales de ACS y subordinadas se han visto pospuestos a los del RM y el divorcio, que parecía imposible, se ha producido.

¿Será capaz Flo, de pilotar él sólo, esa inmensa nave que representa el RM, el portaaviones que asume y representa todo el poder real de España?

La empresa es fascinante y a ella va a dedicar ahora la mejor parte de sus esfuerzos este diabólico taumaturgo que es Flo.