El binomio de Newton o los Reyes Católicos

LE APRETÓ PARA QUE CRITICARA A LOS ÁRBITROS Y EL FRANCÉS NO QUISO HACERLORSS Liga BBVA

Mourinho se carga a Zidane

El divorcio ya se ha consumado. Mourinho se ha cobrado una nueva víctima y Zidane será relegado en el club. Sport, 23-06-12
 ¿Quién manda más en el RM, flo o mou?

 Flo es algo más que un dictador, yo no sé lo que es. A lo peor lo que él se pretende, un dios. De modo que no iría tan descaminado esa especie de ángel de Murillo que es Butragueño cuando lo definió como un Ser Superior.

 Efectivamente, flo no está para ocuparse de algo tan rutinario y fatigoso como es el día a día de un club de fútbol, para eso están los demás, los que ni siquiera tienen de superiores el alias.

 Flo está para las grandes decisiones, ésas que imprimen carácter.Durante mucho años, el club apostó por eso del señorío, dentro de lo que cabe en una entidad que siempre se ha caracterizado por una especie de maquiavelismo de vía estrecha. Mucho hablar de que son, de que eran, un club señor pero si había que hacer trampas de la clase que fueran políticas, económicas o legales, se hacían y en paz.

 Pero, de repente se dieron de bruces con el triste hecho de que su enemigo mortal, el jodido y asqueroso Barça, por una especie de milagro totalmente inmerecido, se había encontrado con una de esas generaciones de futbolistas que resultaban desgraciadamente invencibles, no había manera normal y legal de vencer a un equipo que parecía tocado por la manos de Dios o del Diablo, vaya v. a saber, el caso es que no había manera de ganarle.
 Pero como dijo una de sus más preclaras mentes, un partido, una liga, cualquier clase de contienda futbolística se puede ganar por lo civil, o sea, sin echar mano a las armas de guerra, o por lo criminal, o sea empleando medios cuanto más sangrientos, mejor.

 Pero un ingeniero de caminos, el más ilustre de ellos, el señor de los anillos, el empresario más laureado de España, el hombre que es, en realidad, el más poderoso del país, no puede rebajarse a cometer ciertas canalladas no porque le repugnen, que no es el caso, sino porque eso resulta incluso feo.

 Se trataba por tanto de encontrar a un tipo más bien patibulario que no tuviera inconveniente alguno en mancharse las manos no ya de mierda sino incluso de sangre.

 Y lo había, esta clase de tipo andaba por ahí, de país en país, logrando una serie de éxitos, o sea, de resultados efectivos que, si bien eran empañados por el modo en que se lograban, no podían ser discutidos desde el punto de vista estadístico: había ganado 3 ligas en 3 países distintos, y 2 copas de Europa en 2 naciones diferentes, que lo hubiera hecho echando mano de todo lo contrario a lo que se conoce como “fair play” o deportividad era lo de menos, sólo se trataba para esta especie de pirata sin ninguna clase de escrúpulos de ganar, sea como fuera.

 De modo que éste era el hombre, importaba poco que acabara de ganar, con las malas artes de siempre, la Champión League, y que estuviera a punto de subir al avión con su equipo para regresar a Milán, Flo lo abordó sobre la marcha, se lo llevó a cenar y le ofreció 2 cheques en blanco, uno económico y otro moral, para que abandonara el barco interista y se fuera con él.

 Y este increíble tipo incapaz de guardar agradecimiento y solidaridad con el equipo que le había ganado la Copa de Europa, engrosando así su palmarés, tan ficticio como inmoral, ni siquiera tuvo la decencia de subir al avión con su entonces presidente y sus jugadores, volver a Milán, celebrar la victoria con su hinchada en el campo como es obligado, retirarse a su casa a dormir y, al día siguiente, retomar su contacto con el RM.

 No creo que haya en toda la historia del fútbol internacional un episodio que pueda compararse a éste, en el que no se sabe qué despreciar más si la conducta de esta especie de matón profesional, de asesino a sueldo totalmente infalible, o la del capo mafioso que lo contrata para que asesine a su enemigo mortal.

 -Yo le prometo a v. y no sólo lo prometo sino que se lo garantizo que, al 2º año de mi estancia en el RM, éste lo ganará todo, de tal modo que firmo una cláusula de que si no es así yo me voy sin cobrar ni un euro.

Porque verá v. sr. presidente, para ganar con toda seguridad la competición en la que participemos no hay que fichar a los mejores  jugadores del mundo, que por supuesto no sobran, ni al mejor entrenador del mundo, o sea, a mí, no, lo que hay que hacer es acojonar de tal manera a los árbitros, a los jueces, no comprarlos ni seducirlos, sino amenazarlos de tal manera y convencerlos efectivamente de que si no favorecen de una manera absolutamente decisiva al RM, más les vale la pena de morirse ¿comprende?

 Si conseguimos esto, y yo sé cómo hacerlo porque llevo haciéndolo toda mi vida, pero necesito un año entero para conseguirlo, yo le aseguro que ganaremos todas las competiciones locales en las que participemos, porque los árbitros harán no ya todo lo posible sino incluso lo imposible también para que nosotros ganemos en todo aquello en lo que participemos porque en ello, y le aseguro que no es una bravata, les irá a todos ellos no sólo su propia vida sino la de todos los suyos y éste es un precio demasiado elevado yo diría que insuperable que ningún ser humano es capaz de rechazar por mucha ética que tenga.

 Y esto sin hablar de las correspondientes campañas de prensa, en eso también, yo y mi equipo, somos superespecialistas, llevaremos a la conciencia popular el convencimiento de que está sucediendo todo lo contrario de lo que, en realidad, va a suceder. O sea que robaremos un partido y convenceremos a la masa de que lo hemos logrado a pesar de la firme oposición del colegiado. Esto es no sólo posible sino incluso muy fácil. La chusma está deseando creer aquello que favorece a sus cochinos intereses. 

 Y v., se lo aseguro, no es que no tendrá que mojarse nunca, es que ni siquiera se enterará aunque quiera hacerlo. Eso, sí, necesito la más absoluta carta blanca, que no haya por ahí revoloteando alguna especie de esos jilipollas que hacen como que se la cogen con papel de fumar, aquí vamos a hacer todas las trampas posibles y llegará un momento, al tercer año, que ya incluso el Barça asumirá su derrota en este aspecto y ni protestará, a lo mejor, se van a jugar otra liga, no lo creo porque eso les hundiría económicamente, pero asumirán resignadamente su papel de eternos segundones y todo volverá a ser como debe de ser. 

 Hemos visto en ese espejo de la vida que es el cine, como había padrinos allí, en las mafias que operaban en Usa, que daban la orden de asesinar a uno de sus capos contrarios, mientras pasaban devotamente las cuentas de un rosario por su vetustas manos. Qué les voy yo a contar a vdes. Que se han educado, como yo, en las catequesis católicas: el fin justifica absolutamente todos los medios y además, al final de todo está el sacramento de la confesión, de modo que todo se puede lavar incluso lo más terrible, lo realmente inconfesable.

 Flo quizá no fuera totalmente consciente de lo que le concedía realmente a esta especie de “condottiero”, pero pronto lo comprendió, cuando el tal mou apenas si tardó un año en pedirle la cabeza del hombre que hasta ese momento era el rostro emblemático del RM, Valdano, esto supuso la implantación del régimen del más absoluto de los terrores en la morada del antiguo señorío.

 Si la voz acaramelada, dulzona, meliflua del argentino, si la faz que representaba en todos los ámbitos al RM era brutalmente destrozada de un golpe absolutamente brutal, ¿qué no le podía suceder a cualquier otro individuo que no se apresurara a dar al puto amo, como lo llamó Guardiola, el culto de irresistible de latría o vergonzosa adoración que el fantoche lusitano exigía?

 Ha habido un período de carencia, la navajas portuguesas han guardado unos meses de silencio después de semejante ejecución, que, en otro país, hubiera levantado oleadas de indignación en toda la prensa y no sólo deportiva, pero éste es un país, ya lo hemos dicho muchas veces, sin ninguna clase de vergüenza ni decencia.

 Ahora, las campanas han comenzado a tocar por otra de las mayores glorias del madridismo, se trata ni más ni menos que de Zidane. A este soldado de fortuna que es mou le excitan los retos cuanto más arduos, mejor, Valdano era una parte interesante de la historia madridista, pero no una de las 2 figuras más señeras del madridismo, además de Di Stefano. Si se carga a Zidane, ya no le quedará otra estatua que derribar que la de don Alfredo y esto es algo que, vistos los antecedentes del sujeto, yo no descarto porque parece que el tipo además de un insuperable soberbio es también un demente, que no puede resistirse a los desafíos.

 Pero ¿qué es lo que ha hecho Zidane para que mou lo coloque en su lista negra? Dicen los periodistas que haberse negado a secundar aquella batalla contra los árbitros de los partidos contra el Villarreal y el Málaga que se atrevieron a señalar un libre indirecto contra el RM en el tiempo de descuento, cuando ya no le quedaba tiempo a esos mismos árbitros para arreglar el desperfecto, que supusieron aquellos 2 goles encajados por el Madrid y que pusieron en peligro la conquista de la liga por éste.

 Mou exigió a todo el mundo, incluso hasta los recojepelotas del Bernabéu, que protestaran airadamente contra nunca mejor dicho tamaña arbitrariedad, contra el RM, no sólo hay que estarse todo un año, 365 días sin señalarle un penalti a esa corte celestial de angelitos que son los Pepe, Ramos, Marcelo, Albeloa, Alonso, Kedira “et alteri”, sino que tampoco puede nadie atreverse a señalar un libre indirecto porque uno de estos angelicales individuos le peque un buen leñazo a un jugador contrario ¿acaso no tiene éstos licencia para matar concedida por los jefes de los árbitros y los miembros de los comités que rigen el fútbol español?

 A Zidane, que, por fortuna para él, no es español, que ha vivido la mayor parte de su existencia en Francia, esta descomunal, absolutamente incalificable exigencia le pareció inasumible, él no estaba dispuesto a aceptar mansamente hacer el ridículo ante todo el universo deportivo, diciendo que los árbitros habían perjudicado al RM en un partido en que las tvs nos mostraron cómo Arbeloa agarraba reiteradamente dentro del área chica a un jugador del Villarreal, mientras el árbitro decía que sí, que bueno, que aquello era efectivamente penalti pero no cuando el infractor fuera un jugador del RM, y, viendo, luego, cuando acabó el partido, a CR pasearse ante las cámaras de tv diciendo a voz en grito: “esto es robar, robar y robar” al propio tiempo que hacía el gesto de rapiña una y otra vez hasta el infinito, cuando apenas unos días  el presidente de loa árbitros había intentado desesperadamente que Antiviolencia actuara contra Piqué por decir de la manera más educada posible que el árbitro que lo había expulsado lo había hecho premeditadamente.

 Pues, bien, atentos todos a la pantalla, porque ahora vamos a ver si a mou hay alguien realmente capaz de decirle que no a algo. Aunque lo que haya pedido es la cabeza de la 2ª de las glorias deportivas del RM.

Foucault y el poder (IV)

Poderes formales y poderes materiales

La alienación como la base de todo.

El poder material es el poder verdadero. ¿Cuando descubre Florentino esta verdad? No lo sé, no consta en acta, lo que sí que consta es cuando lo pone en ejercicio: Flo, ayudado en las bandas ni más ni menos que por Aznar y Gallardón, está muñendo construir 4 grandes torres en la zona noble de Madrid, en el propio centro, zonas verdes, absolutamente inedificables, para con el producto de su venta pagar la deuda astronómica que el Real Madrid, RM, tiene y que lo está acogotando, amenazando incluso con su desaparición.

Sólo hay un obstáculo: el partido socialista, representado en el Ayuntamiento de Madrid, como concejal, por la guerrista Matilde Fernández, reciente ex ministra, se opone con todas sus fuerzas y amenaza con hacer una campaña universal que saque al aire la trama.

Flo, el poder material, llama a su despacho a la sra. Fernández, ex ministra de no sé qué y cabeza de filas de los concejales del Psoe en el Ayuntamiento de Madrid y le dice: “Mañana, a las 12 horas, la espero a v. en mi despacho”.

No va él, Flo, al despacho de la jefa de filas del Psoe en el Ayuntamiento de Madrid, como sería lo obligado, atendiendo al protocolo, no, le ordena a la ex ministra que vaya a rendirle pleitesía  a él, en su despacho, de señor particular que, eso, sí, da la puñetera casualidad que es el presidente del RM.

Y cuando la tiene allí, como una mansa corderita, le dice:

 -Si continúa usted oponiéndose a la concesión de la licencia para que el RM construya sus 4 torres en la zona más prohibida de Madrid, le juro a v. por todos mis muertos que les achucharé a todos los madridistas que, según mis últimas encuestas, son más de 20 millones, contra ustedes, los socialistas.

Y la exministro concejal salió corriendo,fue al Ayuntamiento y ordenó a todos sus conejales que votaran sí al proyecto de las 4 torres madridistas y el RM no sólo salió de apuros económicos sino que se convirtió en el club de fútbol más rico del mundo.

 O sea que el poder formal, los concejales del Psoe, cedió ante el poder material del RM, en virtud de una figura sociopolítica que se llama ALIENACIÓN.

Pero ¿qué coño es la alienación? Alienación es sinónimo de enajenación que es el acto o fenómeno social en virtud del cual una clase social vende su poder sociopolítico para conseguir una puñetera mierda.

Es un truco tan viejo como la humanidad, desde que el hombre se reconoce como tal viene utilizando este procedimiento para engañar a las masas.

Si los emperadores romanos necesitaban más impuestos para pagar a sus carísimas legiones que dominaban el mundo, organizaban unos buenos juegos circenses, con maravillosos gladiadores traídos desde los más lejano confines, los Messis y Ronaldos de entonces, y a aquel estúpido populacho romano le daba igual que aquellos repugnantes demagogos que eran los emperadores, los oprimieran de tal modo que ya no les quedaba siquiera para comer antes de acudir al circo.

Ésta es la 1ª enajenación, alienación, social de la que se tiene cumplida memoria. Desde entonces, “nihil novum sub sole”, cada vez que los tiranos han necesitado engañar al pueblo han echado mano de los juegos circenses, algo que ahora llamamos fútbol, y el Espartaco de hoy se llama Messi o Ronaldo. Sólo que aquellos gladiadores romanos tuvieron siempre más conciencia social que estos repugnantes fantoches de ahora.

De modo que Flo no ha inventado nada, no tiene la suficiente imaginación, se ha limitado a copiar al pie de la letra las egregias lecciones de los emperadores romanos y ha dedicado lo mejor de su actividad a cuidar las finanzas y los intereses de cualquier clase del RM.

Y esto no ha gustado nada a sus mentores, los March, que han visto como sus intereses empresariales de ACS y subordinadas se han visto pospuestos a los del RM y el divorcio, que parecía imposible, se ha producido.

¿Será capaz Flo, de pilotar él sólo, esa inmensa nave que representa el RM, el portaaviones que asume y representa todo el poder real de España?

La empresa es fascinante y a ella va a dedicar ahora la mejor parte de sus esfuerzos este diabólico taumaturgo que es Flo.