Foucault y el poder (IV)

Poderes formales y poderes materiales

La alienación como la base de todo.

El poder material es el poder verdadero. ¿Cuando descubre Florentino esta verdad? No lo sé, no consta en acta, lo que sí que consta es cuando lo pone en ejercicio: Flo, ayudado en las bandas ni más ni menos que por Aznar y Gallardón, está muñendo construir 4 grandes torres en la zona noble de Madrid, en el propio centro, zonas verdes, absolutamente inedificables, para con el producto de su venta pagar la deuda astronómica que el Real Madrid, RM, tiene y que lo está acogotando, amenazando incluso con su desaparición.

Sólo hay un obstáculo: el partido socialista, representado en el Ayuntamiento de Madrid, como concejal, por la guerrista Matilde Fernández, reciente ex ministra, se opone con todas sus fuerzas y amenaza con hacer una campaña universal que saque al aire la trama.

Flo, el poder material, llama a su despacho a la sra. Fernández, ex ministra de no sé qué y cabeza de filas de los concejales del Psoe en el Ayuntamiento de Madrid y le dice: “Mañana, a las 12 horas, la espero a v. en mi despacho”.

No va él, Flo, al despacho de la jefa de filas del Psoe en el Ayuntamiento de Madrid, como sería lo obligado, atendiendo al protocolo, no, le ordena a la ex ministra que vaya a rendirle pleitesía  a él, en su despacho, de señor particular que, eso, sí, da la puñetera casualidad que es el presidente del RM.

Y cuando la tiene allí, como una mansa corderita, le dice:

 -Si continúa usted oponiéndose a la concesión de la licencia para que el RM construya sus 4 torres en la zona más prohibida de Madrid, le juro a v. por todos mis muertos que les achucharé a todos los madridistas que, según mis últimas encuestas, son más de 20 millones, contra ustedes, los socialistas.

Y la exministro concejal salió corriendo,fue al Ayuntamiento y ordenó a todos sus conejales que votaran sí al proyecto de las 4 torres madridistas y el RM no sólo salió de apuros económicos sino que se convirtió en el club de fútbol más rico del mundo.

 O sea que el poder formal, los concejales del Psoe, cedió ante el poder material del RM, en virtud de una figura sociopolítica que se llama ALIENACIÓN.

Pero ¿qué coño es la alienación? Alienación es sinónimo de enajenación que es el acto o fenómeno social en virtud del cual una clase social vende su poder sociopolítico para conseguir una puñetera mierda.

Es un truco tan viejo como la humanidad, desde que el hombre se reconoce como tal viene utilizando este procedimiento para engañar a las masas.

Si los emperadores romanos necesitaban más impuestos para pagar a sus carísimas legiones que dominaban el mundo, organizaban unos buenos juegos circenses, con maravillosos gladiadores traídos desde los más lejano confines, los Messis y Ronaldos de entonces, y a aquel estúpido populacho romano le daba igual que aquellos repugnantes demagogos que eran los emperadores, los oprimieran de tal modo que ya no les quedaba siquiera para comer antes de acudir al circo.

Ésta es la 1ª enajenación, alienación, social de la que se tiene cumplida memoria. Desde entonces, “nihil novum sub sole”, cada vez que los tiranos han necesitado engañar al pueblo han echado mano de los juegos circenses, algo que ahora llamamos fútbol, y el Espartaco de hoy se llama Messi o Ronaldo. Sólo que aquellos gladiadores romanos tuvieron siempre más conciencia social que estos repugnantes fantoches de ahora.

De modo que Flo no ha inventado nada, no tiene la suficiente imaginación, se ha limitado a copiar al pie de la letra las egregias lecciones de los emperadores romanos y ha dedicado lo mejor de su actividad a cuidar las finanzas y los intereses de cualquier clase del RM.

Y esto no ha gustado nada a sus mentores, los March, que han visto como sus intereses empresariales de ACS y subordinadas se han visto pospuestos a los del RM y el divorcio, que parecía imposible, se ha producido.

¿Será capaz Flo, de pilotar él sólo, esa inmensa nave que representa el RM, el portaaviones que asume y representa todo el poder real de España?

La empresa es fascinante y a ella va a dedicar ahora la mejor parte de sus esfuerzos este diabólico taumaturgo que es Flo.