Siria


 No me creo lo suficientemente informado para escribir de una manera definitiva sobre Siria.

 Creo que me sobra información para escribir sobre los Usa.

 Usa está en guerra contra el mundo porque ésta es su forma de vivir.

 Ahora, ha inventado el escudo antimisiles y lo va instalando por todos los rincones del mundo.

 ¿Por qué? Porque espera un ataque, evidentemente, pero ¿por qué esperan los Usa un ataque, y de quién?

 Ellos lo saben mejor que nadie: todo el mundo, absolutamente todo el mundo tiene justos motivos para atacarles.

 ¿Entonces?

 Los imperios son y han sido siempre así.

 Un imperio está constituido por una superpotencia hegemónica que aspira a imponer su poder en todo el mundo y que, emprendida esta gigantesca tarea, ya no puede detenerse ni un minuto porque si lo hace su poder se tambalea, de modo que es el poder más tiránico del que puede hablarse.

 ¿Son los Usa un imperio? ¿Usted que cree?

 Un imperio tiene que cuidar de muchas cosas pero sobre todas de que nadie interfiera en su zona de influencia porque eso puede iniciar la rebelión.

 Una rebelión puede ser abierta o subrepticia. Es muy difícil, hoy, una rebelión abierta contra el imperio americano porque éste la aplastaría inmediatamente de la manera más sangrienta no hay más que ver cómo se comporta cuando cree que alguien está moviéndose alrededor de una de sus zonas de influencia importantes.

 No sólo por razones geoestratégicas sino también comerciales, 2 potencias extrañas a su imperio comenzaron a moverse en la zona africana, especialmente en el norte de dicho continente: China y Rusia.

 La respuesta no se ha hecho esperar y repite siempre la misma puesta en escena, son revoluciones “espontáneas” contra los poderes allí establecidos sean como sean.

 Ellos, los Usa, dicen que actúan siempre defendiendo la libertad, por razones eminentemente democráticas, pero en las satrapías árabes del petróleo pronorteamericanas nunca sucede nada que pueda motivar su intervención por muy tiránicas que sean, por mucho que opriman, por ejemplo, a las mujeres, que también pienso yo que son ciudadanas dignas de la mayor protección.

 Ahora, allí donde China o Rusia sitúan plantas industriales o comerciales con carácter de relativa permanencia, inmediatamente aparecen las rebeliones o revoluciones, eso, sí, eminentemente democráticas e interviene, como no, la Onu, ese instrumento que ellos mismos, los Usa, se sacaron de la manga para santificar sus tropelías.

 No voy a andar todos los días incluyendo por aquí, en mis blogs, aquellas insuperablemente cínicas instrucciones que Dulles, cuando era director de la Cía, impartió a todos sus agentes, no creo que puedan ser “mejoradas” por ningún otro dirigente de los servicios secretos de cualquier otro país.

 Los que no las conozcan pueden encontrarlas, si buscan bien, en Google, después de leerlas y comprobar cómo además han tenido el supremo cinismo de admitir que no sólo las confeccionaron sino que además las pusieron en práctica con todo éxito, la pregunta se impone: ¿puede alguien honradamente pensar que los Usa hacen algo en el mundo desinteresadamente, y más aún, se puede mover en todo este puñetero universo un sola hoja de un árbol sin el permiso explícito o implícito de los Usa?

Entonces, ¿estamos autorizados para pensar que lo que está sucediendo en Siria es algo espontáneo?