Único

 Claro que es único. Todo lo que se refiere al Real Madrid, RM, es único, porque no hay, no puede haber en el mundo otro caso igual de fascismo irredento, de franquismo atado y bien atado, con unas instituciones ancladas en un pasado ciertamente irreversible, en las que siempre perdurarán si no las personas sí las normas más inflexibles establecidas para que la corrupción y la prepotencia rijan para siempre la vida de este estúpido pueblo que se niega terminantemente a aceptar lo más evidente.

 Algunas veces, algún entrenador inglés se queja de que al United se le ha dado, en un determinado momento, un casi imperceptible trato de favor: un árbitro no he señalado UN penalti ciertamente dudoso en su contra pero es absolutamente inconcebible, totalmente demencial que la sociedad inglesa soportara que el estamento arbitral de alli estuviera TODO UN AÑO, 365 días,  sin señalar una pena máxima en contra del United, de haber sucedido algo semejante, el país entero, incluo los partidarios más furibundos de dicho equipo habrían salido a la calle en una protesta que no hubiera cesado hasta que todo el estamento federativo del fútbol inglés hubiera sido destituido.

 Allí, Ballotelli, un día rozó más o menos intencionadamente la cabeza de un contrario tendido en el suelo, después de un violento choque entre ambos, y el Comité competente, por si acaso, le sancionó con 10  partidos de suspensión. ¿Injusto? Dice una vieja norma jurídicopenal que es más deseable que 100 criminales sean absueltos que un sólo inocente condenado. Yo creo que no. Todo depende de la historia personal del imputado. Ballotelli es un tipo casi tan peligroso como el Pepe madrileño, porque igual no hay. Un tipo que agrede a un contrario hasta derribarlo y que, luego, allí en el suelo, lo ataca con una furiosa serie de patadas a la cabeza que de haber llegado alguna de ellas a su destino hubiera supuesto la muerte de Garnero, creo que se llama el entonces agredido, ha demostrado la peligrosidad suficiente para no permitirle seguir jugando al fútbol porque otro día sí que puede matar a otro compañero de profesión.

 A esta gente tan contumaz en su peligrosidad, hay que retirarlos del ejercicio profesional cuanto antes porque demuestran que su instinto asesino forma parte de una perturbación mental general, o sea que son profesionalmente incapaces, y un mal día los hechos me darán plenamente la razón cuando Pepe o Ballotelli, maten o dañen definitivamente a alguien como ya ha podido pasar con el 1º que le hizo tal entrada a Alves que éste giró como una peonza sobre sí mismo, de tal modo que ahora, Collina, el árbitro elegido por la FIFA para aleccionar a los colegiados internacionales, enseña dicha entrada a sus discípulos como ejemplo del summum de una agresividad desquiciada.

Pero estábamos hablando del RM y de su entrenador actual, Mourinho, que ha dicho de sí mismo que es único ya que nadie ha ganado como él tres grandes Ligas europeas, inglesa, italiana y española como él lo ha hecho.

 Olvida Mou traer a colación lo más importante de los hechos, lo que califica definitivamente un logro no es éste en sí mismo sino el cómo y el cuándo. No es lo mismo alcanzar la cima del Everest, ascendiendo a ella a pie y sin ayuda de medios mecánicos que hacerlo en helicóptero y con bombonas de oxígeno. Como tampoco es hacerlo en verano que en el más riguroso invierno.

 Ganar la Liga en España, dirigiendo al RM, es lo más fácil del mundo, con todos los árbitros pitando en todos los campos, incluso en aquellos en los que el Madrid no juega directamente, a su favor. Y no hablamos de teorías más o menos afortunadas por su elaboración o incluso por su seguimiento, como ésa del Villarato, sino de hechos netos, duros, escuetos, indiscutibles, con la frialdad terrible de los números: un año, 365 días, sin que un sólo árbitro, uno sólo, con todos los que hay, se haya atrevido a señalar un sólo penalti a tipos tales como el psicópata de Pepe, o los no menos desquiciados, Ramos, Albeloa, Marcelo, Alonso, Kedira, etc., cuyas continuas entradas en todos los partidos ponen los pelos de punta.

 El caso ha sido tan escandaloso a nivel mundial, que los colegiados no volverán a cometer tal desatino y este año, sí, este año, a lo mejor le señalan al RM un par de penas máximas como coartada para todos los desafueros que con toda la seguridad del mundo volverán a cometer.

Eso, sí, cuando  ya tengan la Liga plenamente ganada.