La vida no es que siga igual, es que cada día empeora decisivamente

 La vida es una lucha a muerte que sólo cesa cuando ésta se apodera totalmente de nosotros y el reino de la nada se nos impone definitivamente.

 Mientras, tenemos que luchar contra una serie de acontecimiento que se nos imponen con una exigencia imposible de evitar.

 Corazón rojo, la más antigua de todas mis amigas, que siempre está ahí, y que yo lo sé, de tal manera que todo lo que escribo tiene siempre por objeto final a ella, ha aparecido preguntando el por qué de mi silencio, porque ella sabe que hasta que pierda mi batalla final contra la parca, siempre volveré por aquí a luchar abiertamente contra todo lo que sucede en el mundo que no me guste que es, por desgracia, casi todo.

 Efectivamente, corazón rojo, si no escribía aquí era por algo, mi lucha se concreta ahora, sobre todo, en lo que le está ocurriendo a mi mujer, su enfermedad avanza a pasos agigantados y cada día supone lo que en otras épocas de su vida eran años. Su hundimiento psíquico y físico es avasallador y lo peor es, qué ironía, que se da cuenta de todo, de como día que pasa supone un paso más, y rápido, hacia un fin no sólo inevitable sino también terrible, su propia desaparición como persona porque está perdiendo el habla a minutos y se da cuenta de ello perfectamente.

 Esto, por sí sólo, sería capaz de hundirme en la peor de las miserias pero el resto de mi vida colabora activamente en esta tarea de derrotarme: el asqueroso ayuntamiento que gobierna en este pueblo de borregos, formado por padres, hijos, hermanos y cónyuges de militares, ha aparecido en mi vida decididamente con la intención, parece, de acabar conmigo: todos los días me entra por correo certificado una multa de tráfico de 80 euros por aparcar mal, todos los días repito, porque este asqueroso ayuntamiento cree que ha encontrado una fisura por la que meterle mano a mis finanzas, 1485 euros mensuales de pensión por lo que las 16 multas que se me han notificado hasta la fecha importan 16X80=1.280 euros de modo que me restan 205 euros este mes para sobrevivir.

 De modo que he tenido que desempolvar la toga y comenzar a pleitear con ellos, sabiendo como sé que va a ser una batalla inútil porque el jodido ayuntamiento, en este caso, es juez y parte en el asunto.

 Y, al propio tiempo de estas incidencias personales, veo como a mi alrededor el mundo sigue hundiéndose inexorablemente a una velocidad desalentadora: lo que debería de ser la justicia, algo sin lo cual no puede haber vida que merezca llamarse tal, se hunde miserablemente en sí misma con la complicidad total de ese partido que se autotitula de izquierdas, el Psoe, y no es sino la justificación de todo lo que hace ese otro partido nazi fascista integral que poco a poco va apoderándose de todos nosotros:

 A) el máximo órgano de gobierno de los jueces, el CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL, el que nombra y designa para cada puesto a todos los jueces, después de la dimisión de Dívar,  ha caído en manos ni más ni menos que del tal De Rosa, un hombre que es creación de Camps, el infame ex presidente de la Generalitat valenciana, de manera que ahora todos los juzgados de España están, cómo deben de refocilarse todos los del PP que tengan cuentas pendientes con la justicia, si es que ya no lo hacían, en manos de los que gobiernan a los jueces que, ahora más que nunca, son del PP;

 B) pero es que en el Tribunal Constitucional, han entrado a formar parte del mismo 2 miembros de número del susodicho PP, uno de ellos, el tal Ollero era, creo, el enemigo número uno de Educación para la ciudadanía,y el otro, dale que te pego, el tipo que ha intentado cargarse la ley de matrimonios homosexuales, mientra que “progresistas”, así, entre comillas, han entrado una señora profesora de Derecho Civil, por parte de Ciu, que es un partido aún más de derechas que el PP, y otro que parece que es socialista a secas, de modo que, sin querer queriendo, esa mierda del partido socialista ha permitido que, tal como sucedió cuando Dívar llegó a la presidencia del CGPJ, penetren en 2 instituciones fundamentales de nuestro ordenamiento jurídico más miembros de la carcundia que inclinen aún más hacia la canallesca derecha el sesgo total de nuestra vida política; 

 C) ítem más, como director de programación de la Tv española ha sido designado ni más ni menos que el rector de los destinos de la peor de todas las TVs del mundo, Telemadrid, de modo que, a partir de ahora, todo lo que se le va a servir al pueblo español como alimento informativo principal va a ser la misma bazofia incomestible que le daba la cólera de Dios, la Aguirre.

 Y ante todo esto, ¿qué hace el partido de la oposición? Palmas con las orejas, afianzando así, apalancando así, las actuaciones de este régimen nazi fascista franquista que nos oprime, no por nada, porque espera pacientemente que, cuando las circunstancias económicopolíticas lo requieran, esta sociedad podrida que constituye este país, le elija a él, al Psoe, “democráticamente” para sustituir al PP, cumpliéndose así el turno superdemocrático de partidos en el poder.

 Y es que no debemos de olvidar que el Psoe, en estos momentos, está regido en su cúpula suprema por un tipo que entre sus muchas condiciones envidiables tiene la de ser ni más ni menos que feroz partidario del Real Madrid, con todo lo que eso supone respecto a la honradez y credibilidad social, ¿qué se pude esperar de un tipo así?