Como dijo Michael Robinson en su entrevista de El País, el Madrid no es un club de asesinos sino sólo de francotiradores


 http://www.ramoncalderon.org/sincategorizar/carta-abierta-al-juez-sanz-altozano-de-los-hijos-de-ramon-calderon/  Éste es el enlace de testo de la carta que los hijos de Ramón Mendoza, ex presdiente del Real Madrid, y ex dircctivo con Florentino Pérez han publicado en la prensa.

 Sigo con mis viejas manías de viejo maníaco: el Real Madrid, RM, Florentino Pérez y el Único, el Gran Mourinho, Mou, para los amigos y los enemigos.

Tenía que ser aquí, no podía ser en otro sitio sino aquí, porque este tipo tan único ha estado por otros países, éstos sí, civilizados, y allí, al principio, despertó cierta curiosidad pero, luego, su fuego fatuo se apagó como se extinguen esos fuegos en los cementerios porque ésa es otra de sus características, cuando se va el tipo éste, todo queda como un erial, como un espantoso cementerio bajo la luna, veanse, si no, el Inter y el Chelsea.

Pero España es otra cosa, quizá sea el país ideal para estos estúpidos fantoches lusitanos que ni siquiera en su país alcanzan el triunfo que aquí, porque lo que hay por estos lares es imposible encontrarlo en otros lugares del mundo, tanta corrupción, tanta prepotencia, tanta canallesca afición al macarrismo, tanta chulería, tanto descaro, tanto nazifascismo, tanto franquismo, y todo atado y bien atado, de tal manera que esto no sólo es el Reino de Alibabá y sus cuarenta mil ladrones sino que hay así, a ojo de buen cubero, muchos, muchísimos más.

Patrick Bateman me ha traído hoy, él me conoce muy bien, un excelente alimento para mi viejo apetito. Voy a proferir una blasfemia y no lo siento, si a mí me dieran a elegir entre que desapareciera del mapa Rajoy o Florentino, elegiría, sin dudarlo, a éste último, y si entre el PP o el RM, también sería el último el elegido.

Y no es tan disparatada la blasfemia como parece.

Rajoy, Fraga, Aznar, Aguirre, Gallardon, Rato, y toda esa serie de canallas semejantes hay muchos, tantos que he tenido que cortar para no hacer la lista interminable, y partidos políticos de honda raigambre fascista hay tantos que ni siquiera intento enumerarlos, en cambio, Florentinos y Reales Madriles sólo hay unos y a ti te encontré en la calle.

Dicen los hijos de Ramón Mendoza, antiguo presidente del Madrid, a cuya presidencia accedió después de pertenecer a una directiva con el propio Florentino, que su padre ha sufrido una encarnizada persecución por parte de Flo, caracterizada por procedimientos esencialmente mafiosos. 

Si a esto unimos aquello que el padre dijo de que temía incluso por su vida, lo que coincidía con lo que Del Bosque dejó entrever cuando le entrevistó De la Morena y le preguntó si tenía miedo a lo que le pudiera hacer el presidente del RM y dio la callada por respuesta, no cabe la menor duda de que nos hallamos ante uno de los personajes más peligrosos del mundo, según dos tipos que le conocen muy bien, tan bien que durante mucho tiempo fueron íntimos colaboradores suyos.

Pero esto ¿qué es en país que vota para que dirijan la nación ni más ni menos que a nazifascistas tan declarados como el propio Rajoy que, en las únicas disquisiciones teóricas sobre política que ha realizado, porque no da para más, ha dicho cosas tales como que la igualdad entre los hombres tiene la culpa de todos los males del mundo?

Si la igualdad es una condición no sólo a perseguir sino también a extirpar porque sólo es un perverso efecto de la envidia, no cabe duda de que todas las ventajas que tanto las personas físicas como las jurídicas puedan obtener de cualquier modo y manera no sólo son lícitas sino también obligatorias.

O sea que el RM, Flo y Mou no sólo hacen lo que deben cuando presionan y extorsionan irresistiblemente a los árbitros para que favorezcan al Madrid cuando pitan en cualquiera de los partidos del mundo, de manera que éste no sufre ni un sólo penalti en contra durante todo el último año, mientras Flo obtiene, una tras otra, las concesiones administrativas que solicita para enriquecer al RM al propio tiempo que se perjudican seriamente los intereses y derechos de todos los españoles, y el chulesco macarra portugués no sólo le mete del dedo en el ojo al entrenador del equipo rival después de haber intentado pisarle la cabeza a un jugador del mismo sino que, luego, acude al parking de los árbitros para ajustarle las cuentas a aquellos cuyo trabajo piensa él que no les ha favorecido demasiado.

En fin, esto es sólo parte de lo que tenemos que no es sino algo de lo que nos merecemos por ser como pueblo lo que realmente somos.