Jueces y jueces, pero también abogados/as del Estado y un registrador

 Ahora ya sabemos, los que queremos saber, por qué Wert está siendo tan duro con los becarios pobres: se trata de situar para siempre todo lo lejos que se pueda a los hijos de los pobres de los estudios univesitarios para que ninguno de ellos pueda ser nunca juez, abogado del Estado o registrador y acceder, así, luego, a los puestos de poder.
 Esta gente es tan descaradamente sinvergüenza que ha apartado de un violento manotazo el axioma de Lampedusa: es preciso que todo cambie para que todo siga igual, esta gente no quiere, porque piensa que ya no lo necesita, guardar las apariencias. 
 ¿Para qué, si ya nadie que no sea de los nuestros va a tener a partir de ahora acceso a ninguna clase de prensa, porque ésta es ya toda de nosotros?
 Ayer fue un día increíble. Por la mañana, muy temprano, fui a un registro de la propiedad y le pregunté a un amigo, que sustituye al registrador, si yo había pecado por exceso cuando dije aquello de que un registrador ganaba tres millones de pesetas mensuales y el me contestó: no, has pecado por defecto. 
 O sea que un registrador ganaba más de 3 millones de pesetas mencuales, o sea, más de 36 millones de pesetas anuales, o sea, que Margallo tenía toda la razón del mundo cuando afirmaba que Rajoy estaba perdiendo muchísimo dinero dedicándose a la política en lugar de seguir ejerciendo su honorable profesión de registrador de la propiedad.
 No sé si algún día tendré tiempo y ganas de glosar por qué la de registrador de la propiedad es la profesión jurídica mejor remunerada de todas las que existen en España. Creo que merece la pena.
 Por eso Wert no quiere que estudie Derecho y pueda ser, luego, registrador de la propiedad, el hijo de ninguno de esos zarrapastrosos pobres que, a lo peor, incluso es un jodido marxista. Y él va a hacer, está haciendo todo lo que está en sus manos para que ninguno de ellos tenga acceso a la jodida, puñetera universidad.
 Es su particular manera de ganar la guerra, impedir que exista siquiera el enemigo.
 Porque todos los universitarios que estudien Derecho no van a ser como esa terrible superwoman de la juez Alaya que pretende encarcelar a todos los miembros prominentes del partido socialista para que así no puedan concurrir a las próximas elecciones en Andalucía y el PP pueda, al fin, ganar las elecciones generales allí con la mayoría suficiente para que no palie su derrota pactando con ese diabólico partido que es IU, abarrotado en su totalidad por íncubos y súcubos.
 Mientras, el juez Ruz hace como que no oye las declaraciones de Bárcenas en las que éste no se cansa de decirle que el PP durante los últimos 20 años ha sido una máquina de cohechar a la que iban todas las grandes empresas inmobiliarias de España, con una increíble periodicidad, a hacer sus óbolos para que éste ganara las elecciones y ellos, los propietarios de las mismas, siguieran ganando todos los concursos en los que se adjudicaban todas las obras pùblicas y todos los servicios del Estado, una figura que el Código penal recoge como delito de cohecho o, por lo menos de tráfico de influencias.
 La caja B del PP era una máquina de recibir donativos no a fondo perdido sino a cambio de ajudicaciones de obras o servicios públicos de las distintas administraciones públicas regidas por el PP, desde la Administración central del Estado a la de las distintas comunidades autónomas.
 Es así como Bárcenas que no era en sí mismo ninguna clase de autoridad pública hacía llegar a los que sí lo eran las gratificaciones necesarias y suficientes para que éstos adjudicaran siempre en los concursos públicos las obras y servicios a las empresas donantes.
 ¿Cohecho, tráfico de influencias?
 Doctores tiene la Iglesia, quiero decir jueces, pero ¿qué se puede esperar de jueces, del último de los jueces, el presidente del Tribunal Constitucional que ejerce su cargo con el carnet del PP en la cartera y que pagaba hasta ayer mismo sus cuotas como militante del partido,que tire piedras contra el partido que lo ha colocado allí?
 Esto va contra la esencia de la naturaleza humana.
Pero hay algo en la declaración de Bárcenas ante el juez Ruz que acaba de publicar la prensa que a mí me ha estremecido hasta lo más hondo: cuenta este hombre que un día, después de repartir todo lo recaudado entre los prohombres del PP, a él, a Bárcenas, le sobraban unos 6.000 euros y le preguntó a su asesor áulico Javier Arenas qué hacía con ellas, y Arenas le contestó: cógelos, mételos en un sobre y mándaselos a Rajoy.
  

Las carcajadas de Fraga (II) Los cortijos

 Los genios son los genios, perdón por la tautología, pero el problema, su problema, es que, la mayor parte de las veces, no son lo suficientemente explícitos, de modo que, detrás de ellos, tenemos que venir los picapedreros o sea los jodidos escribidores.
Digo esto a propósito de Miguel Delibes y sus “santos inocentes”, novela en la que reflejó hasta la saciedad cómo es y cómo se comporta esta mierda que es la sociedad española.
Pero comencé hablando de Fraga. Si España es un inmenso cortijo, dividido en otros, un poco más pequeños, el cortijero mayor del Reino fue aquel supremo canalla que hizo siempre en defensa del dueño del inmenso cortijo, el señorito Franco, todo lo que hubo que hacer, tanto en vida del supremo asesino, como después, siendo el más perfecto de los albaceas testamentarios.
Si hubo que intoxicar a la opinión pública, se la intoxicaba, si había que firmar sentencias de muerte a chiquillos que pedían libertad, se firmaban, si había que emplear a esbirros asesinos para que abortaran manifestaciones como la de Montejurra, se empleaban, si había que bañarse con un meyba espantoso en Palomares para demostrar que las bombas atómicas que los americanos habían dejado caer por allí, no eran sino una especie de regalo, se bañaba el tío, acompañado de un par de palafreneros, si había que pergeñar un asqueroso remedo de las constituciones de nuestro entorno, se pergeñaba, cuidando, eso, sí, de que ninguna de las conquistas aparentes que en ella se reseñaban pudiera nunca llevarse a la práctica, si había que fundar un remedo de partido político para que participara en nombre de todos los canallas de España, se fundaba, si había que elegir a los tipos capaces de ser como él mismo era, o todavía peores, se elegían.
Fue por eso que este genio maléfico creó un slogan que justificara para siempre todas las tropelías que no sólo se estaban cometiendo sino que siempre se iban a cometer: “spain is different”.
 Si España era diferente, él y sus secuaces, y los hijos de los hijos de todos ellos estarían siempre justificados cometieran las tropelías que les viniera en gana, perpetraran las peores canalladas. Y en eso estamos.
Y este país, esencialmente diferente, se llena de aeropuertos sin aviones, trenes superrápidos sin viajeros, con estaciones en fincas que pertenecen a ellos mismos, en las que sólo una vez de cada mil, uno de los miembros de la familia de la presidenta madrileña lo tomará.
 Porque éste, además de un país diferente, es también, y sobre todo, un país de cornudos, de perfectos cabrones a los que les gusta sobremanera ser apaleados.
 Y, así, mientras en Usa, un jodido presidente tuvo que irse del cargo por atreverse a espiar a otro partido contrario; y en Alemania, una todavía más jodida vicepresidenta o no sé qué, hubo de dimitir porque se descubrió que, cuando era estudiante, copió parte de su tesis de una compañera; o en Inglaterra, coño, en Inglaterra, el país de la Thatcher y de Cameron, han tenido que dimitir de sus cargos en el Parlamento varios diputados por intentar utilizar dinero público para gastos privados, aquí, coño, en el gran cortijo francofascista, además de cometer estos mismos y jodidos actos que acabamos de describir, tenemos un presidente que no se recata de escribir sms en los que reconoce que no sólo está protegiendo a un peligrosísimo y devastador delincuente, según ellos mismos, sino que, además, le promete que si es bueno y no habla, su mujer no irá a acompañarle a él a la cárcel, sino que, además, echará de su poltrona al ministro de justicia que no ha sido lo suficientemente diligente para no protegerle de los malvados fiscales, que dependen directamente de él, y, lo que es absolutamente decisivo, reconoce por escrito, los sms lo son, que su caso se irá a la mierda por un defecto de forma en su tramitación, como sucedió con el caso Naseiro.
 O sea que el puñetero presidente del Gobierno se atreve a decir por escrito, “erga omnes”, lo que todos sabemos, que en España eso de la división de poderes, jajaja, que los jueces superfrancofascistas, acabarán como en aquel otro caso, echando sobre el caso Bárcenas mucho más tierra aún que la que echaron en el de su amigo y predecesor Naseiro.
 Y, entonces, va el jodido Bárcenas y nos lo cuenta todo, y salen los cipayos de Rajoy y nos dicen, que si, que todo está muy bien, pero que el presidente no sólo no dimitirá sino que aspirará con un par de cojones a la reelección, porque “spain is different”, como ya nos lo dijo el padre putativo de todo esto, el inefable, el inconmensurable Fraga, aquel tipo del que el no menos inefable e inconmensurable Felipe González dijo aquello de que le cabía todo el Estado en la cabeza y todo el inmenso patrimonio nacional en sus inmensos bolsillos.

Canalladas

 Uno es ya demasiado viejo para enorgullecerse de nada porque ha aprendido aquello del “sic transit gloria mundi”, así pasa la gloria del mundo, o, todavía mejor, aquello otro de avive el seso y despierte contemplando como se pasa la vida, como se viene la muerte, tan callando, joder, a estas alturas nada de lo personal tiene ya importancia, lo juro.
 Pero el caso es que creo que en este apenas si rincón del jodido internet, la puñetera web, el 1º que comenzó a escribir como habla y se pronuncia la gente de la calle, la hermosa gente que decía Saroyan, fui yo, que utilicé la palabra mierda sin ningún rastro de escatología y la de canalla y canallesco como lo que son, 2 palabras imprescindibles para describir a algunos sujetos.
 Hoy, el que fuera director de ABC, y hombre de buena cuna y mejores hábitos escriturales, Zarzalejos, me ha sorprendido muy agradablemente titulando su artículo, en El Confidencial, “el patriotismo de los canallas” y, a pesar de alto contenido tautológico que encierra la frase, ya que, para mí, todo el que se titula patriota es un canalla, porque la patria no existe como ser en sí sino que se trata de un embeleco para engañar a los imbéciles, yo lo saludo con mis mayores reverencias.
 Para mi, que Zarzalejos, por un motivo que desconozco, se la tenía jurada a Pedro J. y ha aprovechado la ocasión por los pelos para atizarle temerariamente, porque es una temeridad insultar a Pedro J., una buena andanada al “mejor de los periodistas españoles”.
 Vayamos por partes:
 -1º) es una temeridad meterse con Pedro J. porque éste es muy capaz de hacer lo que sea, que en este jodido país es casi todo, para vengarse de ti, legal o ilegalmente y, si no, que se lo pregunten a Felipe González, al que descabalgó de un caballo del que se creía inexpugnable, recordemos que el gilipollas temía morir de éxito,
 2º) y si Zarzalejos quiere hablar de canalladas en un país como éste lleno hasta la cúspide de la pirámide de los más insignes canallas, mucho mejor hubiera sido emplear sus armas contra otros más peligrosos canallas, Aznar, Rajoy and company.
 Es más, si Zarzalejos me apura, Bárcenas y Pedro J., ahora, como entonces, cuando inició el descabalgamiento de Felipe, lo que hacen ambos no sólo no es malo sino que acaso incluso esté bien, porque en un mundo como éste lleno de mierda hasta la cumbre, según la teoría sartreana, ensuciarse de vez en cuando las manos es imprescindible en política si realmente se pretende obtener buenos resultados, léase, si no, “Les mains sales”.
 Porque no debemos olvidar que lo que Rajoy, Bárcenas, Pedro J., Aguirre y Gallardón y no sé si algún otro más, están jugando es una interminable partida de póker en la que el pote, ¿o es bote?, no es ni más ni menos que derrocar y obtener el gobierno político de España, el otro, el económico, no se juega ni mucho menos en el tapete español.
 Que Pedro J. y Bárcenas hayan ingresado oficialmente en el círculo  de canallas de este ínclito ex director de periódicos que es Zarzalejos a mi, personalmente, me parece una “boutade”, estando por ahí no ya al alcance de su mano sino también de su tenedor, seguramente han comido más de una vez juntos en la misma pocilga,  gente como los ya citados Aznar, entre otras cosas, genocida, Rajoy, tahur fullero y tramposo que se metió en política para conseguir lo que ya ha logrado plenamente, blindar su profesión de registrador de la propiedad hasta hacerla prácticamente invulnerable,etc. etc.