Irse de España no es la solución

 xrigaru dijo…
 “……..Cuando yo era joven había futbol, ahora solo hay ‘partidos del siglo’, ‘del año’, ‘de la historia’, es decir, partidos basura en que el resultado suele estar decantado en los despachos.
 Guardiola, aún admitiendo su aseveración de que es flojo, no tiene otro remedio que marcharse. Porque si conoce algo es el carácter de los españoles de cebarse siempre con el ídolo caído, y los catalanes no son muy diferentes a este respecto. Efectivamente, Guardiola ha detectado claramente (ya lo había identificado hace un año probablemente) que el ciclo del Barca esta llegando a su final y ha preferido marcharse y dejar un hueco.
La opción que Vd. indica, permanecer y luchar, es estéril, porque la guerra ya está decidida y no quiere terminar como Leónidas y sus 300.
 Un saludo,
27 de mayo de 2012 11:26″.  

 Se nota que es v. un hombre mayor por su tranquila clarividencia.

 Su comentario yo lo suscribiría plenamente si no fuera por su resignación ante los acontecimientos.

 Verá, yo nací en el 1.929, de modo que hasta bien entrados los cuarenta no hice otra cosa que pasar las peores calamidades del mundo: hambre, frío, miseria a manta, piojos por todos sitios, por la cabeza, negros y por el cuerpo, blancos y translúcidos, mostrando la sangre que nos acababan de chupar.

 Pero, a mi alrededor, no todo el mundo sufría lo mismo, los había que vivían como este Rey nuestro de ahora, manejaban el dinero a paladas gracias a un invento canalla que se denominó el estraperlo, que consistía en vendernos lo indispensable para comer a precio de oro.

Este fue el inicio de muchas de nuestras actuales superfortunas.

 En aquellos años, llegué a estar tan hambriento, cansado, humillado y desesperado que pensé seriamente tomar ese consejo que acuñó Albert Camus cuando afirmó que, para un hombre cabal, la única salida digna en este mundo es el suicidio: El hombre rebelde. Iba a escribir que sólo Dios sabe por qué no lo hice pero yo también lo sé.

 Para matarse hay que tener un valor incalculable. Y me viene a colación el inefable Freud, la jodida pulsión de Eros es infinitamente superior a la de Tánatos. También andan por ahí los libros sagrados: hay un tiempo para vivir y otro para morir. Y ahora ya sé que es un profundo error abandonar en medio del camino, aunque lo hayan hecho gentes a las que admiro como Walter Benjamin, Stefan Zweig, Arthur Koestler, Larra y Ganivet.

 Salvadas las distancia, no tantas como a 1ª vista parece, ahora sucede algo parecido lo que ocurre es que a v. y a mí, esta vez nos ha cogido en el buen lado del muro.

 No me considero con el conocimiento real suficiente, no me cortan ya la luz como entonces, no tengo que ir a comer aquella infecta comida que nos daban en los comedores del Auxilio Social, no duermo en habitaciones sin cristales en las ventanas, tapándome con mantas desechadas por los animales. Pero estoy completamente seguro de que hay millones de semejantes nuestros que incluso sufren peores condiciones que aquéllas que soporté yo.

 De modo que no sólo no puedo conformarme, es que no me resigno. Porque, entonces, en mi suprema ignorancia, ni siquiera sospechaba que todo aquello que yo sufría era el matemático resultado del enriquecimiento de los otros, que estaban en el machito.

 Ahora, lo sé, ahora, sé que, para que existan esos millones y millones de parados hambrientos, de millones de niños muriéndose de hambre,  tiene que haber gente como Florentino Pérez, que el año pasado pagó 50 euros a Hacienda, Esperanza Aguirre y Rodrigo Rato para los que el dinero es una especie de maldición que cae sobre ellos, hagan lo que hagan, incluso llevando a la ruina todo lo que tocan, sólo porque les ha tocado estar a este lado del muro que es mucho peor que aquel tan famoso de Berlín.

 Cojamos Bankia: para cuya salvación le van a insuflar ni más ni menos que 30.000 millones de euros, cinco mil cien BILLONES de pesetas, la cifra es tan astronómica que tengo la impresión de que me he equivocado en su cálculo.

 Si dividimos 5.100.000.000.000. de pesetas por los 40.000.000 de habitantes, comprobamos que cada uno de los españoles quedará gravado hasta Dios sabe cuándo con con 510.000 pesetas, todo ello para que Esperanza, Rato y Florentino hayan amasado unas fortunas tan incalculables que ni siquiera ellos saben realmente cuánto tienen y, para que vdes. se den una perfecta idea, del único del que se conocen los datos fiscales, Florentino Pérez, la declaración de la renta le ha salido positiva, o sea, a pagar, la terrible cantidad de 50´-euros. Es verdaderamente escandaloso, es para irnos de aquí, de este asqueroso país echando pestes. No en balde le contestó Rato a un diputado del Psoe que le dijo que la  ley que presentaba como ministro al Congreso para su aprobación, no tenía otro objetivo que el de que su amigos no pagaran impuestos: “Pero qué mal informado esta v., señoría, mis amigos hace ya mucho que no pagan impuestos”. Y el ínclito Floren seguirá fichando figuras como la de Cristiano Ronaldo porque sabe que se las vamos a pagar a escote todos los españoles. 

 Sí, creo sinceramente que Albert Camus tenía toda la razón, en un mundo como éste la única salida digna es el suicidio.

 Para que esta gigantesca cifra se haya producido ha sido necesario que TODA, absolutamente TODA la cúpula nacional del PP, con algunas incrustaciones del Psoe a título justificativo, se incluyera en su abultada e insuperable nómina y además que todas absolutamente todas las instituciones fascistas, neofranquistas, mafiosas del país hayan mamado también de la misma teta.

 Esto es un escándalo de tales proporciones que, en un mundo normal, casi decente, en el que todos, absolutamente todos, los Estados nacionales no tuvieran también tanto que tapar, el resto de las naciones nos hubieran expulsado de todas las organizaciones en las que, como Estados decentes, participáramos, pero no lo han hecho.

 Porque este increíble y espantoso aquelarre, en el que todo el que tiene la más pequeña responsabilidad se halla involucrado, es universal porque se basa en los principios en los que se asientan todos los sistemas sociopolíticos de nuestro mundo, de manera que nadie puede tirar la 1ª piedra porque todos ellos están involucrados.

 -“Coño”-, me dirá v.-“y todo esto porque yo he dicho que Guardiola ha hecho bien yéndose”. 

 Pues, sí, exactamente por eso. Lo decía yo literalmente en uno de estos posts, vivimos en un estado de guerra total, pero no de cualquier guerra sino de una guerra mortal que sólo acabará cuando uno de los 2 combatientes desaparezca totalmente de la faz de la Tierra.
 A v. y a otros muchos, tal vez, esto le parezca apocalíptico pero es la jodida, la puñetera verdad.

 Lo están haciendo con una gradualidad tan exquisita que casi no se nota. Hoy, nos quitan una cosa que, además, parece muy pequeña, que paguemos un euro, por ejemplo, por cada receta, pero esto sólo es el principio de un inmenso camino que no tiene realmente fin, hasta llegar adonde ellos realmente pretenden: la desaparición total de la seguridad social porque entonces todos tendremos que ir a morirnos, si tenemos dinero para pagarlo, a sus condenados hospitales particulares, privados.

 Y esto lo están haciendo como pensaron sus maravillosos e inteligentísimos  maestros, entre los cuales no me canso nunca de citar a Lampedusa y Goebbels, que dijeron coas tan inteligentes como que es preciso que todo cambie para que todo siga igual y que una mentira mil veces repetida se convierte en una verdad incuestionable, de modo que la SS no sólo no es efectiva sino totalmente insostenible, pero su supresión hay que hacerla de tal manera que sean precisamente sus beneficiarios los que la pidan a gritos.

 Y, en todo esto, tiene que ver y mucho el inefable G., el hombre del pico de oro que, además, mea colonia porque ha marcado la senda del más justificado de los escapismos: “me voy porque estoy muy cansado, realmente, vacío, de modo que, si me quedara, sería una rémora intolerable, que sólo serviría para incrementar nuestra tragedia”. A mí, esto me parece un insuperable acto de cinismo.

 Y usted, mi querido amigo no sólo lo admite sino que también lo aplaude pero yo, como Raimon, grito NO, coño, No, hay que quedarse por aquí haciendo todo lo que se pueda, ya sea escribiendo posts como éste, en los que se incita a la más jodida de las rebeliones, pero de verdad, de esas que sólo avanzan a sangre y fuego, ya sea convenciendo a toda la masa azulgrana de que es mejor irse de aquí, a otra liga con más decencia aunque inicialmente se pierdan miles de millones de euros, que quedarse aquí para que toda esa gentuza fascista, mafiosa, franquista siga aparentando ante todo el mundo que son precisamente todo lo contrario: “miren, si no, como el teóricamente perjudicado por esa conspiración que vdes. denuncian no sólo calla sino que, además, se conforma y no rompe la baraja y se va, sino que se queda aquí y encima nos felicita por lo bien que los estamos aplastando”.
 NO, NO, NO y mil veces, NO.

 Y lo siento. Una sola cosa más, lamentaría mucho que v. se sintiera ofendido de alguna manera.