la más hermosa palabra del mundo

La más hermosa palabra del mundo
 De vez en cuando, esos intelectuales dilettantes abren, en las páginas de las revistas literarias, una especie de concurso sobre cuál es la palabra más hermosa del mundo.
 Como no soy intelectual y creo que tampoco dilettante nunca participé en estas controversias que no son ni mucho menos gratuitas, si se enfocan bien.
 Y eso lo sabían hasta la saciedad no sólo los teólogos cristianos que eligieron esa prodigiosa sentencia que reza en un principio era el verbo, sino los mucho más científicos Wittgestein y la llamada escuela de la palabra, modernísima, que afirman, con muchísimos matices, que la realidad es como la conforman nuestras propias proposiciones linguísticas.
 El mundo se ha cubierto en toda su extensión de pretendidos filósofos políticos en busca de la palabra mágica que abra el arcano de todos los quehaceres en este sentido.
 Y hacen bien.  Porque, si la encontramos, habremos resuelto simultáneamente no sólo el problema del correcto funcionamiento de los Estados modernos sino también, y lo que es mucho mejor aún, el de la convivencia dentro de los pequeños grupos familiares.
 Tarde o temprano, lo aseguro, todos y cada uno de los hombres nos enfrentamos a nuestro propio calvario que no siempre asume la forma sangrienta de aquel que ha hecho famosa esta palabra, que no es, me apresuro a decirlo, la que yo ando buscando.
 Yo, ahora, estoy apurando hasta las últimas esencias el mío.
 Y el otro día, no pudiendo ya aguantar más tanto sufrimiento, en tanta soledad, lancé por aquí, por mis 2 posts, el más desgarrado de los gritos de auxilio.
 Y surtió efecto, mi dolor, a veces, insoportable, lo aseguro también, encontró el maravilloso lenitivo de vuestra solidaridad, casi todas las personas a las que he conocido por aquí por este mundo cabalístico de internet, respondieron a mi desesperada llamada con el maravilloso bálsamo de su compasión.
 Hela aquí, humilde pero también grandiosa, la que para mi es la mejor palabra del mundo: compasión.
 Su etimología nos lo dice todo: “cum”, con, y “patere”, sufrir, sufrir con otro, os lo aseguro, es absolutamente sublime.
  Y ahora no tengo más remedio que acudir, una vez más, a los mejores filósofos: el hombre es un zoon politikon, un animal político, social, de tal modo, decía Aristóteles, que el hombre que no es social o es un dios o es una bestia. 
 Si esta maravillosa palabra imperara en todas nuestras relaciones, el mundo sería no sólo distinto sino también mucho mejor.
 Si Rajoy y los suyos, en lugar de por esa avaricia de poder y dinero que los esclaviza, se dejaran llevar, como vosotros habéis hecho conmigo, por la compasión, en lugar de apretar, cada día la argolla que ciñe nuestro cuello, abrirían la mano para que un torrente de ese amor fraternal, de auténtico amor entre hermanos, coño, que es lo que somos todos los nacidos de mujer, nos hiciera un poco más felices en lugar de esos desesperados desgraciados que buscan todos los días en el suicidio la única salida posible a sus infiernos.
 De modo que todos ellos habrían tenido un futbolín que les hubiera dicho:  Futbolín…”Un abrazo José”; o un Patrick Bateman:..”@Don José,Un abrazo muy fuerte y muchísimo ánimo y fuerza para seguir adelante y no rendirse.Lo admiro muchísimo,es usted una gran persona y un referente para mí.No se deje vencer,tenemos que ver todos juntos caer a toda esta gentuza que nos rodea antes de que acaben con nosotros. Focalice la ira en quiénes se la merecen y plásmela como siempre hace en los textos.Le ayudará a tener la mente clara como siempre ha tenido. Esa maldita enfermedad daño a lo que más ama.No puede derrotarlo a usted también,hágalo por ella”; o el corazón más rojo de la tierra: “Querido y admirado eutiquio. Tu dolor personal se percibe en tus escritos y te digo lo mismo que Patrick, vuelca tu rabia contra tanta basura que nos rodea. Ten ánimo para que sigamos aprendiendo y luchando, por ti y junto a ti”; o a Severiano Bocanegra, diciendo: “No puedo aconsejar a una mente prodigiosa de 83 años,en su dolor.Es tan racional e inevitable ese dolor que sufre,que me resultaría “hipócrita” mi comentario.A veces cuando las personas pierden su mente y sus funciones vegetativas resulta más razonable el descanso final y apagar la perrilla de la vida.José quien convive con un enferm@ de alzheimer se contagia algo del ser querido que lo sufre.Luego se puede recuperar y aunque resulta doloroso la pérdida ,uno llega a entender que es lo mejor para la persona que lo padece y sinceramente lo mejor para quien la está cuidando.La vida deja un respiro vivencial cuando termina la enfermedad.Duele la pérdida pero se abre un espacio de paz y sosiego.Sobre todo para quien ha amado a esa persona enferma.Aunque haya sido una vida entera.Alguien que padeció el alzheimer de su madre,durante 3 años y medio..”; “Mucho animo D. Jose”, nos dice eddie…..
 Echo mucho de menos, los mensajes de gente como Lucía M. Mur, Fernando Mora, bemsalgado, joan martí, Adrián Massanet y Javier Traité.
 Estoy seguro que si no han compartido conmigo este insoportable dolor que me aflige es porque no han tenido noticia de él.
 A todos, incluso a éstos últimos, cuya compasión presumo, os doy las gracias de todo corazón.