El palo y la zanahoria

 

Ayer, leí en la prensa que Pablo Iglesias había ido a Grecia a entrevistarse con el líder de Syriza, Alexis Tsipras, lo que demuestra que además de un gran teórico, es profesor universitario de Ciencia política, sabe que una cosa es la teoría y otra, totalmente distinta, es  la práctica, sobre todo si se trata de la puta política que, como dijo el estagirita, no es sino el arte de lo posible.

Hace ya algunos días, leí también en la prensa que el 2º de a bordo de Podemos había tenido serios problemas en las asambleas que se realizaron para determinar el rumbo inmediato de la formación después de su triunfo casi arrollador en las elecciones europeas.

Se trataba, sobre todo, de elegir una especie de comité central, o algo así, que llevara las riendas reales del movimiento en cuestión. Y la asamblea fue tan dura que no sólo se llegó a los insultos sino también a las amenazas de dimisión y expulsión.

Esto, seguramente, encendió todas las alarmas en las mentes de Iglesias y Monedero, que es el que asistió a la asamblea porque el otro estaba no sé dónde.

El caso es que ahora Iglesias va a Grecia a que Alexis Tsipras, que lleva ya lidiando un montón de años con estos mismos problemas iniciales, les ilumine. No es mala solución porque lo que ahora le espera a Podemos es lo más duro del que ha de ser su camino.

Durante 30 años yo fui elegido por votación universal, directa y secreta Decano Presidente del Colegio de Procuradores de los Tribunales de Cartagena. O sea que, a un nivel ínfimo, tuve que luchar cada 4 años con una durísima oposición dentro del grupo a la mayoría del cual no les agradaba en absoluto mi manera de actuar democrática, independiente de los poderes judiciales y, sobre todo, justa, tan justa y democrática era mi actuación ante los propios órganos judiciales que, todos los años, en la comida de navidad yo era agraciado con el premio limón de tanto como me querían los funcionarios judiciales, pequeños sátrapas donde los haya, que exigían a los procuradores para hacer lo que éstos les solicitaban lo que se llamaba entonces “las astillas”, o sea, los sobornos.

Todo grupo social, en el que no se impone un orden sea el que sea y como sea, es una especie de gallinero en el que los que mandan realmente son los gallos que tienen el kikirikí más potente y desprejuiciado, quiero decir que en todo grupo que comienza su andadura de esa manera superdemocrática que son las asambleas decisorias, a poco que se descuiden sus componentes acaba como dicen que acababa el rosario de la aurora, cada uno por su puñetero sitio.

Este es el puto cáncer que sufren inevitablemente todos los procesos que quieren ser rigurosamente democráticos SIEMPRE, desde la base.

Las masas, ahora lo hemos podido comprobar en el jodido balompié, no se pueden poner de acuerdo sobre quién es el mejor jugador de ese canallesco deporte, teniendo como elementos esenciales para establecerlo infinidad de datos estadísticos que lo demuestran, porque no hay peor ciego, ni peor sordo que aquel que no quiere ver ni oír.

De modo que el viaje a Grecia para Iglesias no es sino su imprescindible viaje a Ítaca, en el que tiene que aprender todo lo aprendible, porque, si no, su andadura está destinada a un fracaso como el de los 15M y DRY.

O sea que tendrá que renunciar a tener las manos limpias y la mente pura porque eso es absolutamente imposible en la batalla política, tendrá muchas veces que bajar a los infiernos y pactar cosas que le repugnarán profundamente pero que serán absolutamente inevitables para llegar al triunfo político, eso que él llama gobernar, porque es imposible, totalmente imposible encaramarse a la cúspide de la pirámide si no no se utiliza simultáneamente el palo y la zanahoria, porque no hay, desgraciadamente, otra manera de manejar a esa basura podrida e infecta que hemos dado en llamar “el hombre”.

He escrito por aquí ya, muchas veces, que no creo en los sacerdotes, ni en los médicos, ni en los jueces, ni en los militares, ni siquiera en los científicos, que sólo creo en los poetas, y uno de ellos dijo con esa maravillosa poesía que sólo él supo usar: “me llamo barro aunque miguel me llame, barro es mi vocación y mi destino que mancha con su lengua cuanto lame”.

9 comentarios en “El palo y la zanahoria

  1. Si las clases medias siguen acercándose a Podemos vamos a terminar todos en la cárcel“, se quejó, medio en broma medio en serio, un senador del PP a un grupo de periodistas durante los fastos de coronación de Felipe VI. La propia formación política ha aleccionado a sus “círculos” para que durante este año que queda hasta las municipales y autonómicaspongan su énfasis en acercarse a la población con estudios universitarios y moderadamente progresista y demócrata, además de organizarse operativamente con funciones y estructura local. “Hemos hecho un estudio y al menos un millón de votos que obtuvimos en las europeas procede sobre todo de losprofesionales y ciudadanos con titulación universitaria que, en un índice de 0 a 10, se sitúan en un centro izquierda (3 o 4, el 5 sería el centro puro)“. Y es que gracias a ministros como Jorge Fernández o Cristóbal Montoro, y altos cargos como Ignacio Cosidó, la sociedad civil española está realizando un curso acelerado de educación, principios y organización política para defenderse de la “casta” que la está esquilmando a base de corrupción.

    http://www.espiaenelcongreso.com/2014/06/21/tenia-que-llegar-interior-identifica-coap-y-caph-como-nuevos-grupos-de-terrorismo-anarquista-en-espana/

  2. MUY FAN DE…Gallardón
    RAQUEL MARTOS
    (Infolibre)
    Dicen que lo difícil no es alcanzar la fama sino mantenerse. Y si alguien tiene la habilidad de permanecer en lo alto del estrellato, así pasen los años, ese eres tú, Alberto. Desde que saliste del armario modelo “verso suelto presuntamente progresista” y te mostraste en toda tu mismidad como el conservador recalcitrante que eres, no paras de sumar puntos. Con el indulto a ese guardia civil –bochorno del cuerpo y de la sociedad entera– ya sí que lo has petado del todo. Aplausos. Muy fan.

    Que no era suficiente tu Anteproyecto de ley sobre el aborto, ese hitbautizado como: “Ley de Protección de la vida del concebido y de la mujer embarazada” como eufemismo de: “Ley para anular la capacidad de decisión de las mujeres sobre su maternidad en particular y su vida en general”.

    Que no tenías bastante con la eliminación del principio de Justicia universal aprobado en plan Juan Palomo –con el único voto del PP y la oposición del resto de partidos– y por la vía de urgencia –con lectura única y sin debate en comisión– un “yo me lo guiso y yo me lo como” con la rapidez de la Thermomix. No fuera a ser que el Gobierno chino se chinara…

    Que no te habías quedado a gusto con esas tasas judiciales que disuaden a algunos ciudadanos –entre un 25% y un 35% según el presidente del Consejo General de la Abogacía en Española– de poner una demanda, porque no pueden pagarlas y porque en el caso de que pudieran o pudiesen hacer el esfuerzo, saben que no las recuperaránmanqueganen.

    Tú siempre puedes ir más allá. Cuando estábamos tan entretenidos entre abdicaciones y coronaciones, comprando cervezas y aceitunas para ver como echaban a la Roja del Mundial, nos enteramos de tu última hazaña: el indulto a un guardia civil condenado por presenciar una agresión sexual que no solamente no impidió, sino que se entretuvo en grabar con el teléfono móvil, entre risas.

    ¿Qué gracioso, verdad? ¿En qué se basó la defensa del indulto sobre el que deliberásteis en el Consejo de Ministros –y Ministras–? ¿En la filosofía de Gila: “Si una mujer no aguanta una broma que se baje del tren”? Ah, no, en los informes favorables –de la Fiscalía y el tribunal sentenciador– y en la no oposición de la víctima a la “medida de gracia” en el culo, añadiría yo.

    Por cierto, leo en El Mundo que la víctima no se manifestó en contra del indulto al individuo –ese que respondió con dejación a su vejación y encima se lo pasó pipa– para evitar que perdiera su puesto en la Guardia Civil porque “no quería destrozarle la vida”. Esto vendría a desmontar el principio de que “todos somos iguales”. Evidentemente la calidad humana nos distingue a los unos de los otros.

    Y ya para rematar tu semana fantástica, cuando toda España asistía con cierto asombro a esa extremada urgencia en preparar el fuero especial para el rey –una vez perdida la inviolabilidad propia de su excargo– aparece tu hijo presuntamente desaforado en su buga, colisiona con otro vehículo y se da a la fuga. Según los testigos parecía ebrio, iba en sentido contrario y huyó conduciendo en zig zag –un tres por uno, qué guay– para acabar refugiándose en el hogar paterno al grito de ¡Casa!.

    Ay, los hijos, no hacemos más que dar disgustos a los papis. En vez de poner en práctica el dicho de “quien a los suyos se parece, honra merece” se marca un “A la fuga” para honrar a la Esperanza que tantas veces te desesperó. Qué ingratitud filial.

    Pero no pasa nada, Alberto, todo está en su sitio. El chico malo de la Benemérita paga una multita –de 500 euros– porque está feo que alguien del cuerpo se ría del cuerpo ajeno y hala, a seguir cumpliendo con esa función que dicta el artículo 104 de la Constitución: “La misión primordial de proteger el libre ejercicio de los derechos y libertades de los españoles y garantizar la seguridad ciudadana, bajo la dependencia del Gobierno de la Nación”, de coña.

  3. EL SISTEMA QUE QUIERE DESTRUIR PODEMOS

    (resumen del excelente artículo de Rosa María Artal en eldiario.es)

    Nada ha concitado más unánime odio y miedo en los últimos tiempos que el triunfo electoral de Podemos. Mentes preclaras como las de los populares Floriano, Aguirre o Cifuentes han liderado los exabruptos a la formación que consiguió 5 escaños en los comicios europeos cuando ellos no lo esperaban. Las jóvenes apuestas rubalcabistas del PSOE andan en parecida zozobra, lo mismo que viejos ideólogos de la desnortada socialdemocracia española. El cabeza de lista, Pablo Iglesias, es el enemigo a abatir en las altas esferas políticas y mediáticas. Expurgan su vida presente y pasada como lo harían fuerzas especiales conjuntas del MOSSAD, la CIA y la KGB. Le están adiestrando en resistencia al acoso ejercido con las peores artes de la mala calaña a niveles de la Esparta de Leónidas. Si lo supera, estará preparado para afrontar cualquier eventualidad. De momento, han decretado una pausa en su pasión acribilladora por Ada Colau, pero volverá, con seguridad. Con cualquiera que amenace su privilegiado estatus.
    Fue la ilustre pensadora Cristina Cifuentes la que dio en la diana: Podemos “dañaría la credibilidad de España”. Y su compañero de cátedra Carlos Floriano culminó el enunciado: aprovechan el dolor de la gente utilizando falsas promesas que no se puedenaplicar. Sí, eso está feísimo, el PP jamás lo haría.

    ¿De qué credibilidad habla Cifuentes y en qué círculos se vería dañada? No hay duda alguna: en quienes manejan el cotarro tanto aquí como fuera. Ese 1% que ha basado su estrategia en acumular dinero y poder exprimiendo y atenazando al resto, al otro 99%. Por primera vez en la historia no ejercen ni de dueños del cortijo. La supervivencia de este cortijo o el otro les da igual, si pueden sacar provecho. Se trasladan con sus maletas y sus cuentas corrientes. Punto. Con el egoísmo como motor político. Con la ley del embudo como modelo. Con ningún escrúpulo.

    ¿Y qué sistema destruiría Podemos o cualquier política desde la ciudadanía? El que ha llevado a España a unos niveles de pobreza y exclusión social desconocidos en décadas.El que ha asolado el empleo añadiendo un millón de parados. El que en 2012, primer año de gloria del PP, redujo los salarios de los españoles como nunca antes, de forma que trabajar ya no garantiza poder costearse una vida digna. El que ha agravado la disminución del nivel de vida con recortes y repagos. El que ha hecho crecer el hambre –se dice pronto: el hambre- en España, liderando la desigualdad en Europa. Uno de cada tres niños necesita la comida del colegio para alimentarse, y enfrentan el verano sin saber si la tendrán. 2.226.000 niños vivían en noviembre de 2012 en el umbral de la pobreza, ahora son 2.800.000. Disfruten lo votado.

    Vibren entusiasmados con el sistema que se monta una rebaja fiscal electoralista donde las clases medias terminarán pagando las rebajas a los ricos para no variar. El que ha situado a las universidades españolas entre las más caras de Europa. El que expulsa a los jóvenes. El que penaliza la educación, la cultura, la ciencia y la investigación. ¿Y la sanidad? Los daños son ya de gran calado. No dejo de preguntarme qué ángeles de la muerte cruzaron nuestra tierra para haberla arrasado con tal sadismo. ¿Esto es lo que hay que mantener?

    El maravilloso sistema español a preservar podría definirse hoy perfectamente por la corrupción que envenena el cuerpo esencial del Estado, la impunidad, la confusión de poderes y la manipulación sistemática ejercida por los privilegiados. Los ciudadanos acaban de darle una nota de 1,9 en una encuesta del INE, pero esto es lo cabal, según ellos. Pues mire, igual es preferible probar otro sistema, otros demagogos, otros sátrapas incluso. Se precisa mucha dedicación para llegar a igualar las bajezas y atropellos de incontables próceres del país. Hay que ser muy miserable y estar muy podrido para situarse a la altura de unos cuantos que hoy dirigen el cotarro. Ya procuraremos vigilar y defender, desde el principio que es más fácil, un cambio real.

    En cuanto a los programas de progreso sociales y de fin de los latrocinios y mamandurrias claro que son aplicables. Solo que esta vez quienes pierden algún privilegio, alguno, son los que ahora los detentan en exclusiva, pulverizando los derechos de la mayoría. No les quitan nada suyo, les impiden seguir llevándose lo nuestro.

    Cuando ya el dinero y los recortes amenazan la supervivencia hay poco que perder. Cuando uno teme el desastre que deja a sus hijos, se vence el miedo. Cuando ya el asco por tanto atropello y tanta injusticia no cabe en el estómago, se está para muy pocas bromas. Cualquier cosa es mejor que seguir tragando esta atronadora injusticia servida además con insultante pitorreo. Lo saben. Lo intuyen. Por eso están tan nerviosos. No tengan ninguna duda, esa minoría extirpadora que se lucra a costa de los demás, no verá con buenos ojos una política destinada al bien común de la sociedad –sean quienes sean la que la lideren-, pero buena parte de la ciudadanía se sentirá tan aliviada que igual se anima y sigue el ejemplo. Es lo que les da miedo. Que se les acabe el cuento, su siniestro cuento.

  4. SERÁ LEGAL, PERO ES INFUMABLE
    JESÚS MARAÑA
    Unas cuantas horas después de que infoLibre desvelara que un número indeterminado de europarlamentarios mantienen un fondo de pensiones a través de una sociedad de inversión de capital variable (sicav) en Luxemburgo, han empezado a desencadenarseconsecuencias políticas, aunque no todas las que este sindiós merece. Por si alguien sucumbe a la tentación de escurrir el bulto, procede anticipar algunas consideraciones a la luz de la información contrastada.

    – Será legal que durante más de quince años un montón de eurodiputados (de derechas y de izquierdas, españoles y de otras nacionalidades) hayan acumulado un fondo de pensiones complementario en el que los contribuyentes europeos íbamos poniendo (sin saberlo) un euro por cada dos euros que el o la eurodiputada en cuestión decidía aportar. Pero es infumable.

    – Será “absolutamente legal”, como afirma el Parlamento Europeo en una nota oficial este martes noche, que la fórmula escogida para este fondo complementario y semipúblico sea una sicav, es decir una sociedad con una tributación absolutamente ventajosa para grandes capitales y fuera del alcance de la inmensa mayoría de los ciudadanos/contribuyentes/mortales. Pero es infumable.

    – Será legal que esa sicav fuera creada en Luxemburgo con el argumento de que allí está la sede de la Secretaría General del Parlamento Europeo, pero lo cierto es que si una sicav tributa en España al muy cuestionado y minúsculo gravamen del 1%, en Luxemburgo lo hace al 0,01% de sus activos netos. El Gran Ducado de Luxemburgo es el país con mayor renta per cápita del planeta (104.000 dólares) y las enormes ventajas competitivas de su sector financiero lo convierten de facto en un paraíso fiscal. Que un europarlamentario participe en un fondo de pensiones (con la fórmula que le plazca) en Luxemburgo será legal, pero es políticamente infumable.

    – Será legal que la Mesa del Parlamento Europeo, presidido entonces por el español Enrique Barón, decidiera en 1990 colaborar con un fondo de pensiones ideado y gestionado de forma privada y opaca por eurodiputados concretos, primero británicos y luego de distintas nacionalidades. Pero es institucionalmente infumable.

    – Será legal que el Parlamento Europeo se niegue a facilitar la lista de los y las europarlamentarias que mantienen ese fondo de pensiones que sólo pueden ir rescatando cuando cumplan 63 años. Pero esa falta de transparencia es absolutamente infumable.

    – Será legal que un eurodiputado como Miguel Arias Cañete pudiera ser al mismo tiempo administrador de una sicav radicada en Luxemburgo. (En infoLibre ya sorprende muy poco cualquier conexión del exministro y aún posible comisario o hasta vicepresidente de la Comisión Europeacon sociedades ubicadas en paraísos fiscales). Pero sigue siendo infumable.

    – Será posible (el hombre llegó a la luna) que algunos, varios o muchos de los participantes en ese fondo complementario de pensiones se enteraran hace unas horas por infoLibre de que estaba gestionado a través de una sicav desde Luxemburgo. Pero se trata de servidores públicos que en sus decisiones privadas asumen una responsabilidad y una ejemplaridad. Así que la falta de conocimiento también es infumable.

    – Será legal presentarse a unas elecciones con un discurso y un programa político que se compromete a luchar desde el Parlamento Europeo contra los paraísos fiscales. Pero si se descubre que el elegido ha aprovechado fondos públicos para una pensión complementaria gestionada por una sicav en Luxemburgo… tiene que renunciar al acta de europarlamentario ipso facto, porque seguir en el puesto es infumable.

    – Será legal, como sostiene el Parlamento Europeo, que sus titulares no puedan hacer nada con ese fondo hasta que cumplan los 63 años (por cierto una edad de jubilación temprana para lo que el discurso único sobre el futuro de las pensiones acostumbra). Pero los eurodiputados podrían, con el mismo “carácter voluntario” con el que abrieron ese fondo, devolver hasta el último euro aportado por los contribuyentes. No compensar las ventajas fiscales que disfrutan respecto de sus electoressería infumable.

    Asuntos tan vergonzantes como este son los que abonan el descrédito de la política, y además reflejan uno de los mayores peligros para el futuro de las fuerzas progresistas si no reaccionan rápida y honestamente. Arias Cañete no se va a sonrojar por que conozcamos una más de sus hazañas. Por algo desde el PP sostienen que todos los participantes en la sicav sabían perfectamente lo que hacían. Utilizar una sicav daña más a la izquierda. Quienes se dedican a crear impuestos sobre las indemnizaciones de los parados no van a mostrar escrúpulos a la hora de apañar su propia jubilación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s