“Excusatio non petita, accusatio manifesta”.

El Real Madrid, RM; no puede con un Barça afligido por la desgracia más contumaz: se le enferman los miembros más importantes de su plantilla, el mejor de sus defensas y el más alto, el entrenador, ambos con esa enfermedad tan terrible que hemos dado en llamar cáncer, su nuevo entrenador, para congraciarse con la plantilla actual, dice que no necesita refuerzos y se opone a que se fichen elementos imprescindibles, una mano NEGRA le dice a la Fifa que el increíble nivel de juego demostrado por el Barça no puede ser natural y el equipo odiado a muerte en la capital recibe a los vampiros un día sí y el otro, también, mientras al RM, equipo del que sí que obra en autos un recibo de honorarios pagado religiosamente del famoso doctor Eufemiano Fuentes, no le toca nadie porque si lo toca corre peligro de muerte y esto no es una exageración sino que lo dijo el anterior presidente del RM y uno de sus entrenadores anteriores, cuando de la Morena en su programa le preguntó: ¿tiene v. miedo a represalias y hasta qué punto cree que pueden llegar éstas?, contestó: sí, y creo que no hay límite de hasta dónde pueden llegar.

Desde el enemigo implacable del Barça, B, se comienza pensar que éste es un equipo realmente invencible, en las largas carreras, porque no sólo tiene, ahora mismo los mejores jugadores del mundo, Messi, Iniesta, Xavi, sino porque, además, ha montado una fábrica que parece inexorable de echar grandes futbolistas por un tubo.

Entonces, ¿qué se puede hacer desde el RM para resolver esta situación?

Sus expertos jurídicos, los mejores y más espléndidamente pagados el mundo, no en balde se dispone del Erario público español para todo lo que haga falta, se ponen en marcha: se trata de acosar al Barça por todos lados, absolutamente, de modo que el acoso le impida sobrevivir.

Son estrategas curtidos en millones del batallas que han llevado a su presidente a hacerse con el mercado mundial de la construcción y, a partir de ahí, con todo lo que se le antoja, sea lo que fuere, aunque se trate de un proyecto de almacenamiento subterráneo de gas que ponga en peligro la vida y la seguridad de millones de personas que viven en la zona elegida, en la que las primeras pruebas desataron una serie ininterrumpida de terremotos de una intensidad intolerable que obligó a parar las obras.

¿Fracaso de El Conseguidor? Nada de eso, si éste no logra llevar a cabo ese ingente proyecto, muera quien muera, será indemnizado por el Estado español, o sea, por todos nosotros, con una cantidad superior a la que hubiera ganado con su mortal proyecto.

¿Qué es lo que sucede este país? ¿Por qué este hombre consigue que se le otorgue una concesión administrativa de una gran parte del subsuelo español para un negocio particular que sólo a él beneficiaría, por lo menos teóricamente, véase la foto de él y del Rey, en el famoso palco del Bernabéu, riéndose ¿de quién, de todos nosotros? y que tiene como inevitable contrapartida ni más ni menos que la muerte y el pánico de una zona bastante extensa del territorio nacional.

Esto es tan inconcebible que si no lo estuviéramos comprobando en nuestras propias carnes no nos lo creeríamos.

Si este hombre puede hacer esto en una asunto que afecta a la salud y al orden público de una extensísima parte del territorio nacional, imaginense ustedes lo que puede hacer cuando sólo se trate de manejar un simple juego, como es el fútbol.

En este caso, no es que hace todo lo que quiere y escapa al azar sino que ha conseguido manejar todos los hilos que mueven el teatrillo, cosa para él tan fácil como un juego de niños.

Se trata de ir situando a sus hombres y mujeres en todos los órganos de decisión de manera que no se mueva ni una brizna de hierba sin su consentimiento.

Y así vemos cómo, no ya sólo en el terreno exclusivo del fútbol, que no es ni más ni menos, en esencia, que un juego, sino en todos los órdenes de la vida, poder legislativo, ej. la famosa Ley Florentino, poder ejecutivo, ese caso del almacén subterráneo de gas, del que acabamos de hablar, poder judicial, todos esos casos judiciales que se le están abriendo al Barça por todos los lados: caso neymar, caso Masía, etc. cuyo afloramiento se va produciendo escalonadamente a medida que sea más conveniente para los intereses el RM. 

-Bueno, se me dirá, todo eso no es más que pura teoría, demuestre con pruebas evidentes que todo es como u. lo expone.

¿Teoría que una cascada de hechos, hechos, eh, absolutamente incontestables se produzcan siempre, siempre, a favor del presidente del RM, que todos, absolutamente todos los miembros del organigrama de la Federación Española de Fútbol sean antiguos jugadores o entrenadores del RM, que lo mismo suceda con los miembros de todas las comisiones arbitrales y jurídicas que entienden de los conflictos que se producen en dicho ámbito, que ahora descubramos que uno de los miembros de uno de los organismos de la Fifa, decisivo en la imposición de la sanción de la Fifa al Barça que lo dejará absolutamente indefenso ante el RM, al impedirle fichar a jugadores absolutamente imprescindibles para que pueda seguir ocupando su actual posición hegemónica en el fútbol mundial, aparte del enorme desprestigio que los casos Neymar y éste de ahora de los menores de  La Masía, le habrán infligido al honor y a la buena fama que había adquirido en los últimos años y que le habían situado por encima del RM, sea ni más ni menos que vicepresidente del RM, ingeniero de caminos, como Floren, y miembro también de sus empresas mercantiles?

Cuántas casualidades se dan en este puñetero mundo, eh.

Y, por si fuera poco, llega el susodicho y dice: eh, señores, que sí, que yo soy vicepresidente del RM y miembro de otras muchas empresas de Florentino, pero ni yo ni el Madrid tenemos nada que ver con esto que ahora, hemos tenido dormido aquí, en la Fifa par que estalle ahora, en el momento más oportuno a los intereses del RM.

Hay un aforismo que se cita muchísimo en las contiendas judiciales: “excusatio non petita, accusatio manifesta”, excusa no pedida, acusación manifiesta, que en mi jodido pueblo traducen: el que se pica, ajos come.

O sea que el Barça todavía no ha acusado al Real Madrid de nada, pero éste se defiende vigorosamente a través de todas sus terminales mediáticas. Lo dicho: el que se pica, ajos come.

Pero hay algo más decisivo aún. en la entrevista que le hicieron a Floren en Salvados, el tío, espontáneamente, va y suelta esta 1ª noticia, absolutamente exclusiva mundial: “No es seguro que Víctor Valdes se vaya del Barcelona. Yo creo que no se va a ir”.

¿Por qué? Porque Florentino sabe ya, porque se lo ha dicho su alter ego en la Comisión  que va a empaquetar,  al Barça que a éste se le va a prohibir hacer fichajes durante 2 años y piensa que sería una canallada que VV se fuera del equipo que lo ha hecho  lo que es, en estas condiciones, estando como está sin portero.

¿Por qué dice esto, sabiendo, como sabe que le puede incriminar en la cuestión? 

Porque su soberbia le pide poner su firma al pie de la faena y como buen torero no puede resistirse a ello.

Juzguen ustedes mismos.

 

10 comentarios en ““Excusatio non petita, accusatio manifesta”.

  1. DEFENDER A CATALUNYA EN INTERÉS DE TODOS
    La ciudadanía catalana nos plantea a todos un dilema democrático. Nos hacen un favor a todos, ya es hora de hablar de lo que es verdaderamente la democracia y la libertad
    Suso de Toro (el diario.es)
    http://www.eldiario.es/zonacritica/Defender-Catalunya-interes_6_245385496.html
    El último funeral de estado, por la muerte de Suárez, fue oficiado por un político franquista. Político pues Rouco Varela no le habló a sus fieles sino a España, e invocó a la Guerra Civil como amenaza para que Catalunya se dé por vencida.
    España como sociedad, España como nación y España como estado están viviendo una crisis profunda y vendrá inevitablemente una reforma de lo que existe. Los poderes en juego ya están actuando, por un lado blindando la corona y, por otro, cerrando filas frente a Catalunya, como muestran los medios de comunicación españoles. Si no es el Gobierno es Botín o es Rouco. Debemos ser muy conscientes de ello pues todos estamos implicados y tendremos que tener una opinión.
    La crisis económica tuvo graves consecuencias en las vidas de la mayor parte de las personas pero es la política de la derecha la que conduce a una quiebra de los pactos sociales. Los recortes en la cobertura pública van acompañados del robo de lo cortado y como eso se hace obscenamente en público, tal prepotencia produce humillación y desesperación impotente. Pero las respuestas sociales a esas políticas, desgraciadamente, no llegan a tener la fuerza de parar siquiera los sucesivos golpes del Gobierno a la sociedad. Pero tampoco las protestas contra el recorte de libertades y la deriva autoritaria del estado son capaces por si mismas de cuestionar esa política.
    Lo que está planteando una crisis del estado tal como está configurado son dos cuestiones, por una parte, la desnudez de la Corona, que es vista con gran distancia, cuando no hostilidad, por un número creciente de ciudadanos, especialmente en Euskadi y Catalunya (el monarca sabe que el peor público de una Copa del Rey es el de Bilbao y Barcelona). Y, por otra parte, que la sociedad catalana viene teniendo desde hace unos años un debate abierto y ha expresado con mucha claridad que quiere poder votar para decidir su futuro como país.
    Rouco es franquista y brutal pero no tonto. La cuestión nacional es lo que está inmediatamente sobre la mesa, y las decisiones que tomen los políticos nos van implicar a todos.
    Para comprender hasta qué punto el debate que vive la sociedad catalana es democrático conviene recordar que aproximadamente entre el setenta y el ochenta por ciento de los encuestados está a favor de poder celebrar un referéndum o una consulta. Pero es aún más significativo el dato de que el 87,3% aceptaría el resultado de la votación. Es decir existe tal voluntad de convivencia entre los catalanes, tal conciencia y sentir que forman un mismo país que solo uno de cada diez encuestados se excluye del acuerdo. Ese tanto por ciento de personas que no es partidaria de la consulta y sin embargo aceptaría su resultado es lo que marca la diferencia de un país con una envidiable calidad democrática.
    Podemos comparar esas actitudes con las que ofrecen la inmensa mayoría de los medios de comunicación españoles. O, francamente, podemos abrir los oídos y mirar a los lados y comprobar como lo más característico de la cultura civil española es la imposibilidad de discutir sobre ese asunto sin bramar, insultar y amenazar con el Ejército. Pero ése es otro tema.
    Es evidente que la sociedad catalana es más que un espacio lingüístico y cultural, es un proyecto cívico común y un sujeto político soberano. Con independencia de lo que digamos cualquiera o lo que diga el estado español, está claro que la sociedad catalana se considera a sí misma una nación. El significado hoy día de la palabra “nación” es discutible pero constatamos que los catalanes ya existen en el mundo y en la historia por ellos mismos, eso es una realidad pues la ideología es una de las realidades más potentes. Lo único que les impide existir como lo que comúnmente se llama nación es que el estado español se lo niega. ¿Tiene derecho a hacerlo? ¿Es justo y democrático? O, dicho de otro modo, ¿tenemos derecho a hacerlo y actuamos así con justicia y democráticamente? Yo digo que no. Nadie tiene derecho a mantener sometido por la fuerza a un país, como dicen ser masivamente los catalanes.
    Sería España contra Catalunya. Si la derecha nacionalista española consigue que su postura sea aceptada por la mayor parte de la población que vivimos fuera de Euskadi y Catalunya entonces sí que se habrá consumado la ruptura nacional de España, serían dos naciones enfrentadas sin posibilidad de pactos. España contra Catalunya.
    Sería el Estado contra Catalunya. El PP pretende que el Congreso vote contra la voluntad explícita de la sociedad catalana. Si el PSOE se abraza al PP en esa maniobra ya no sería el Gobierno de un partido con mayoría absoluta sino los dos grandes partidos estatales que definen los límites del régimen político español. Sería el estado español contra Catalunya.
    No fue el PSOE quien recogió firmas contra Catalunya, tampoco fue precisamente quien recurrió el estatuto al Constitucional. No tendría por qué apoyar ahora las consecuencias de esas irresponsabilidades, pero en este momento es un partido del que podemos esperar cualquier cosa. Incluso el suicidio político.
    En el caso de que el estado español se posicionase contra la voluntad de Catalunya, ¿qué caminos le quedarían a los catalanes si no quieren suicidarse como ciudadanos? Alguien tendrá que hacerse esa pregunta.
    La sociedad catalana necesita y va a necesitar en los próximos tiempos que quienes, sin ser catalanes, vivimos en España y deseamos verdaderamente vivir en democracia y libertad apoyemos su demanda. O seremos cómplices por asentimiento de unos políticos ignorantes, ciegos y locos. Tan ignorantes como para desconocer la sociedad catalana, tan ciegos como para no ver que no es un capricho de políticos aventureros sino una demanda firmemente asentada en toda esa sociedad y tan locos como para estar instalados en la idea de que, si es necesario, se sacarán los tanques en las ciudades y se detendrá a los dirigentes de un país. Es un sueño delirante en Europa, ¿no? Sin embargo, esa fantasía violenta es alimentada día a día desde medios de comunicación españoles.
    La ideología franquista, como toda ideología totalitaria, actúa sobre la sociedad dividiendo, como entendía Carl Schmitt, entre amigos y enemigos, delimita por fuerza dos campos ideológicos y, que nadie olvide que una parte clave de la defensa de la democracia en España fue, es y será el reconocimiento de la diversidad nacional. Posicionarse contra Catalunya hoy es cerrar filas con la derecha nacionalista española y configurar una España definitivamente no democrática.
    Y defender a Catalunya es defender la democracia y la libertad. Por ellos y por los demás ojalá el Gobierno se vea forzado a cambiar de actitud y, tras la sentencia del Constitucional, se abra a un diálogo político y legal que permita la consulta. Si no es así, parece lo previsible, le deseamos lo mejor a los catalanes y entendemos que tenemos el deber de apoyarles del modo que podamos.
    La ciudadanía catalana nos plantea a todos un dilema democrático, y como tal dilema hay que escoger. Nos hacen un favor a todos, ya es hora de hablar de lo que es verdaderamente la democracia y la libertad. Sin miedo.

  2. JULIO ANGUITA: LAS SANGUIJUELAS Y EL CAPITALISMO DE AMIGOTES
    En nuestro país, de larga tradición picaresca, se ha venido desarrollando desde la Restauración canovista lo que podríamos llamar capitalismo de amigotes y compadres en francachelas y, sobre todo prácticas que más que de rapiña hay que motejar de propias de sanguijuelas.
    El denostado Estado, la criticada administración púbica y las vituperadas, por lentas, garantías administrativas de que el procedimiento esté conforme con la Ley sirven como patente de corso para entrar a saco en los fondos públicos. El ejemplo más notorio de todo esto es el rescate de las autopistas de peaje que conlleva una sangría para el erario público, unos 2.400 millones de euros.
    ¿Quiénes son los propietarios de estos pozos sin fondo? Las constructoras con un 48%, otras sociedades inmobiliarias con un 16%, algunas AAPP con un 13% y el resto bancos y cajas de ahorros. El timo hunde sus raíces en una forma de entender la política muy ligada a intereses inconfesables en su mayoría. Los políticos implicados actúan entre otras motivaciones por la magnitud de las inversiones más allá de la utilidad de las mismas.
    Una filosofía que, a su vez, está compelida por la necesidad de cortar cintas de inauguración antes de que acabe el mandato y así iniciar una brillante campaña electoral de reelección. Como además tiran con pólvora ajena, no tienen inconveniente en acelerar los procesos expropiatorios aunque sea pagando el terreno a precio de milla de oro. Unos precios que además de dañar a las administraciones por dilapidación de caudales, terminan beneficiando a algún que otro amigo o socio en la operación.
    Al fin y a la postre estamos ante un caso más de socializar las pérdidas de negocios ruinosos, hechos sin previsión y sin solvencia alguna. La respuesta a estos nuevos casos de corrupción no es otra que los tribunales de justicia y la posterior sanción en las urnas. Esto último, claro está, siempre que haya memoria.
    http://www.eleconomista.es/firmas/noticias/5679543/04/14/Las-sanguijuelas.html#.Kku82m25xGDVw2h

  3. CON PODEMOS, PARTICIPAMOS. PARTICIPANDO, PODEMOS
    JESÚS MONTERO
    EX SECRETARIO GENERAL DE LA UNIÓN DE JUVENTUDES COMUNISTAS DE ESPAÑA DE 1984 A 1989
    http://blogs.publico.es/otrasmiradas/2047/con-podemos-participamos-participando-podemos/
    Durante las pasadas fiestas del solsticio de invierno dos amigos de Santander me hablaron por separado de Pablo Iglesias. Ellos no sabían que yo le conocía y los tres ignorábamos que veinte días después se presentaría la iniciativa Podemos. En una cena de viejos camaradas, uno de mis amigos, veterano luchador antifranquista, dirigente de las izquierdas en la democracia y miembro de los equipos del gobierno bipartito cántabro, me dice “Jesús, Pablo Iglesias es un prepotente”. El otro, amigo del barrio desde la infancia, de la misma generación y padre de familia como yo, trabajador de la construcción y en paro desde hace cuatro años, mientras hablábamos del sufrimiento ocasionado por la catástrofe neoliberal y el consecuente estrago social, de repente me dice “Jesús, yo al que votaría si se presentara es a Pablo Iglesias”. Tan dispares reacciones de mis viejos amigos  me hicieron reflexionar desde entonces y, en parte, explican mi gradual compromiso con la candidatura popular y ciudadana de Podemos. Contribuir a hacer realidad el deseo de mi amigo parado de ser representado por Pablo es, si se quiere, una razón sentimental, pero si el profesor Iglesias resulta incomodo al statu quo de la política establecida, entonces, será que, políticamente, es necesario hacer real el deseo de mi amigo parado.
    Ni me sorprende ni me preocupa que el liderazgo sea la principal objeción que se esgrime contra Podemos. Estoy curado de espanto a este respecto. Durante años asistí a estrategias de demonización o ridiculización de los liderazgos de IU por parte de los gurús electorales del PSOE, y la propia IU fue poco cuidadosa con esta cuestión. En 1988 viví cómo se forzó un cambio en el liderazgo de IU porque quien lo ejercía “no vendía”, “no comunicaba”. Cuando le sucedió un líder que “sí vendía y comunicaba” asistí a la lucha contra su liderazgo, por bastantes de quienes más habían hecho por el nuevo liderazgo. El problema no son los líderes políticos. Calígula podía estar loco, pero quienes nombraron senador a su caballo fueron los “equilibrados” senadores romanos.
    Tanto por arriba como por abajo la democracia se disuelve dentro de los partidos.Cuando el colectivo de dirección renuncia a su función de control del liderazgo, el monstruo del caudillismo se adueña de la organización, pervirtiendo su naturaleza democrática. Cuando un ciudadano decide dar el paso de incorporarse a una organización política asistimos a un acto de madurez política, pero paradójicamente el nuevo militante es tratado como menor de edad, como un cliente fiel, como unconsumidor de la razón dirigente, que por elevación es la razón del máximo dirigente, propagada por la cuadrilla que lo alienta, susurrando a su oído, “has estado sembrado, Jefe”. Es como si la democracia se suspendiera dentro del local político. La solución, por tanto, no es menos liderazgo, sino más democracia, más participación, más control de la representación, dentro y fuera de los partidos políticos.
    Acusar de personalismo a Podemos persigue negar sin decirlo la oportunidad de esta iniciativa para democratizar la política y cambiar el país, cuando ambas metas, necesarias, requieren para ser alcanzadas de la tarea estratégica de tener y confiar en nuevos liderazgos orientados, precisamente, a la democracia y al cambio. Contar con un liderazgo joven y sobradamente preparado —como su generación— es un atributo de solvencia y fortaleza de la nueva voluntad de poder y, por eso, atacan este flanco porque necesitan combatir la emergencia de una nueva subjetividad política, minando otros liderazgos posibles. Nada nuevo bajo el sol de la lucha política. No es la primera vez ni será la última. ¿Cuál es el pecado de Pablo Iglesias? ¿Haber convertido los medios de comunicación en arena política? ¿Haber dado voz a los sin voz en las tertulias políticas uniformes? ¿Haber levantado un programa de debate político desde la periferia, desde TeleK, hace ya más de tres años? Pues bienvenida sea esta nueva militancia, el activista de medios. Otros deberán preguntarse qué han hecho —o mejor qué no han hecho— para democratizar la comunicación en una “sociedad del espectáculo” como la Europa americanizada, de la que hablaba Antonio Gramsci. Y, para más inri, en un país como España, con una cultura política dañada por el inconsciente franquista y no curado durante la hegemonía socialdemócrata porque daba rédito el paternal lema de “no meterse en política”. Ese ha sido en nuestro país el funcional consenso pasivo de votar y callar, cuyas brasas represivas inflama la derecha española cada vez que puede, incapaz de hacer la reconciliación nacional, con el sempiterno tic de la guerra, ayer, y de la represión, hoy, en su hacer político.
    No obstante lo anterior, ciertamente es clave cómo cuide Podemos la cuestión estratégica de su liderazgo, cómo cuide en la práctica Pablo Iglesias su función de  representación ahora que ha sido elegido cabeza de la candidatura al Parlamento europeo. Cómo ejerza Podemos también un liderazgo “de nuevo tipo” constituye el factor de sostenibilidad de la iniciativa y un indicador del logro real de otra forma de hacer política, de participar en el ejercicio del poder y de su representación popular.
    Ahora bien, Podemos no es Pablo Iglesias. Sin duda es su principal activo pero, en este movimiento de fichas para transformar la indignación en cambio político, no es el único referente, ni en lo organizativo —por la implicación de redes universitarias o de Izquierda Anticapitalista—, ni en lo intelectual por la autoridad moral de Juan Carlos Monedero, Íñigo Errejón, Carolina Bescansa o de Germán Cano. La diversidad de referentes organizativos e intelectuales contribuyen, como en el feminismo, a un liderazgo plural, a una comunidad política en construcción y elaboración colectiva. Y aún faltan por llegar muchos más referentes procedentes de las asambleas populares, de las mareas ciudadanas, de los movimientos sociales, de los frentes cívicos, de los sindicatos, de las fuerzas de la cultura y el pensamiento.
    Confieso que mi confianza en esta  empresa  política ha ido madurando desde la sorpresa y dudas del comienzo hasta mi identificación con la necesidad y oportunidad de esta candidatura en estas elecciones “de segundo orden”, donde nos jugamos la representación del pluralismo y no la conformación de una mayoría de gobierno, y cuyos resultados marcarán el camino para la alternativa o el continuismo en 2015 con las elecciones locales, autonómicas y generales. A este proceso de implicación creciente ha contribuido el cómo se está haciendo, el despliegue de un método desde abajo y en común, que explota todo el mineral, la invisible persona voluntaria y el candidato visible. Haciendo cada uno su labor, cultivando juntos la candidatura.
    La presentación de la iniciativa de Podemos fue avalada por casi 100.000 personas. Según publica su página web, con transparencia mensual, miles de personas han hecho donaciones por valor de 121.056 euros, y otros 35.000 euros se han recogido de microdonaciones para autofinanciar cuatro objetivos de la campaña. La extensión organizativa de sus bases de apoyo alcanza todo el territorio plurinacional, llegando sus Círculos también a los destinos de nuestra nueva generación emigrante en los cinco continentes, además de aquellos Círculos de ámbito sectorial como el de juristas o el de miembros de las fuerzas armadas, entre “otros mundos” del trabajo y de la cultura, y “otras bíopolíticas” como el Círculo feminismos y el de discapacidad. El cara a cara de su organización popular desde abajo se combina con la presencia activa en las redes sociales, teniendo valoraciones tanto Podemos como Pablo Iglesias superiores a líderes y formaciones políticas representativas en la actualidad. Lo digital no anula lo analógico, lo amplifica, como la imaginación no anula la memoria, sino que la repiensa. Tejer “ayeres y mañanas” y usar viejas y nuevas tecnologías políticas, éstas son las poderosas armas de Podemos.
    El último hito en este proceso participativo ha sido la realización de primarias ciudadanaspara elegir a su cabeza de lista y ordenar los 54 puestos de la candidatura paritaria de Podemos el 25 de mayo. Antes, para que pudiera haber primarias, 145 personas dieron el paso adelante de presentar su candidatura y ser avaladas por un círculo. Tras siete días de primarias, bajo la autoridad de AgoraVoting, Fundación Civio y Hackandalus, la plataforma de votación, ha contabilizado la participación de 33.156 ciudadanos y ciudadanas, superando el récord en unas elecciones europeas (Los Verdes Europeos con 22.100 votantes) y a considerable distancia del resto de formaciones, representativas o por representar en nuestro Estado, que han incorporado este recurso de participación en sus procesos electorales: Equo (2.500), Partido X (2.704), Izquierda Abierta (1.182), Compromis (7.321), PSC (8.000), UPyD (1.837) o ICV (1.720).
    Gracias a todo este trabajo desde abajo, mi amigo parado no se abstendrá en las elecciones europeas. Podemos contribuye a incrementar la participación electoral. Con Podemos, participamos, como evidencian todas las traviesas puestas desde que se inició el viaje a principios de enero. Desde luego mi amigo votará para poder ser representado por Pablo Iglesias. Este nuevo voto, que estaba perdido, desencantado, neopasota, justifica, de nuevo, mi compromiso político. Sé que es difícil diseñar el patrón y cortar el traje al mismo tiempo. Sé que no es fácil encontrarse, colaborar, escuchar, participar, aceptar, incluir, unir. Sé qué tiempos vendrán… Tiempo habrá de hablar de todo ello, pero llegados hasta aquí, desde abajo y desde fuera del régimen bipartidista postfranquista, me sabe a poco un sólo eurodiputado. La iniciativa merece más. Hacen falta más europodemos. Hace falta también elegir a Teresa Rodríguez, maestra y feminista, a Carlos Jiménez Villarejo, jubilado y ex fiscal, a Lola Sánchez, joven graduada subempleada, y a Pablo Echenique, investigador del CSIC con una discapacidad del 88%. Por mi voto que no sea. Yo muevo ficha. Yo votaré el 25 de mayo a Podemos. Y mi amigo Juanjo, también. Participando, podemos empoderarnos y hacer posible otra representación del pueblo, una nueva, con nuevos liderazgos y nuevas formas de hacer política.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s