Otra definición del infierno: tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos

Decía yo, apenas ayer, algo que, por cierto, sabe todo el mundo, que PP y Psoe la misma mierda es, que no hay 2 partidos sino uno sólo y con una férrea ideología: el liberalismo, porque no nos engañemos o, si ustedes lo prefieren, no dejemos que nos engañen: sólo hay 2 ideologías en el mundo: o liberalismo, “laisser faire, laisser passer”, dejar hacer, dejar pasar, porque la larga mano del jodido mercado, al final, lo arreglará todo, o marxismo.

 –Pero, entonces”, me preguntan: ¿por qué luchan como perro y gato todos los días, a todas horas, coño?

 No es verdad que luchen ni un sólo minuto, efectivamente, son el perro y el gato y como perro y gato viven bajo el mismo techo y se alimentan, se nutren de la misma teta.

 Lo que los diferencia, si es que algo lo hace, es el tipo de administración que practican, pequeñísimos detalles que últimamente se han hecho imperceptibles: si se paga o no un tanto por receta médica, si hay que privatizar hasta el aire, etc. etc.

Esto ya lo predijo, a su manera, ese genio de la Historia que fue Marx, el liberalismo y su secuela esencial, el capitalismo, funcionan a base de ciclos, ciclos de bonanza y ciclos de escasez, sucediéndose férreamente aunque su periodicidad no sea predecible matemáticamente, los siete años de abundancia egipcios seguidos de otros siete de escasez fueron seguramente una anomalía económica.

 Pero mientras este liberalismo crepuscular rija la historia las cosas no sólo son así sino que tienen que ser así porque es el instinto depredador del hombre el que gobierna el mundo, un mundo al que quiere explotar hasta la última gota, DE SANGRE, porque es de sangre de la que se alimentan estos antropófagos.

 -Pero, oiga-se me dirá-a cambio de esto, v., ¿qué es lo que ofrece?

 -Cuba, Venezuela, los países emergentes y, sobre todo, China.

 -¿China y Cuba? V. está completamente loco y no pienso seguir discutiendo un minuto más con un chiflado. Cuba, pero si llevan ya casi un siglo muriéndose de hambre y China no es sino un inmenso campo de concentración laboral en el que las contradicciones del capitalismo se exasperan.

 -Comenzando por la última, China. Los dirigentes chinos admiten el mercado pero lo vigilan, lo fiscalizan, su economía está profunda y exhaustivamente superdirigida, no se mueve una suela tuerca en sus fábricas ni una sola brizna de hierba en sus campos sin que ellos lo controlen. Es todo lo contrario de lo que propugnaron Reagan y Thatcher, que afirmaban que el Estado no es la solución sino precisamente el problema.

 Sin la mano tutelar el Estado ya estamos viendo lo que sucede en el mundo capitalista, que el 1 por un millón se enriquece exponencialmente a costa del sudor, de la sangre y las lágrimas del resto.

 Esto ¿es el desideratum?

 A mi, mi espiritu de justicia, en principio, me impele a inclinarme decididamente por ella, si hay hambre, que la haya para todos, a mi no me gustaría, como decía González, morir de una puñalada en el Metro de N. York antes que de hambre en Moscú, primero, porque en Moscú, “in illo tempore”, nadie se moría de hambre pero tampoco se hacían esas fortunas gigantescas que se acumulan ahora, tipo Abramoviz, el jodido dueño del Chelsea, segundo, porque las muertes importantes que origina el imperio usaniano no se producían ni se producen en el famoso Metro, sino en las lejanas tierras de otras naciones, a las que ELLOS llevan sus modernas guerras de conquista convenientemente disfrazadas de humanitarias.

 -¿Y en Cuba?

 -Es verdaderamente cínico hablar de Cuba desde las lujosas playas de Miami. Cuba vive mal porque, a un tiro de cañón, está Miami, “qué pena,  tan lejos de Dios y tan cerca de los EE.UU”, que ha hecho, hace y hará hasta lo imposible por estrangular al heroico pueblo cubano. Sí, es cierto que algunos cubanos huyen de la isla en cuanto pueden pero eso está implícito en lo más hondo del alma humana y se llama egoísmo. Pero todavía no ha encontrado nadie en todo el mundo, una sola cuenta corriente a nombre de Fidel.

 

 

17 comentarios en “Otra definición del infierno: tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos

  1. CAT/CAT
    Ramón Cotarelo
    http://cotarelo.blogspot.com.es/2014/02/catcat.html
    A estas alturas nadie ignora que España está embarcada en una involución profunda en todos los órdenes. Rajoy parece decidido a agotar la legislatura al mando del navío y atravesando cabos, contra todo uso y convención democráticos. No porque los mandatos no deban agotarse por sistema sino porque no deben cuando quienes los ejercen están por debajo de toda sospecha y cuentan con un índice abrumador de rechazo de la opinión pública. Al cabo de sus cuatro años será cierto lo de que a España no la reconocerá “ni la madre que la parió”, en frase célebre que ha quedado como símbolo de la fanfarronería de la izquierda y abrumadora realidad de la derecha.

    El debate sobre el estado de la Nación ha sido la enésima prueba de que el sistema político de la segunda restauración está vacío de contenido y es una caricatura de sí mismo. Las instituciones no funcionan; los “frenos y contrapesos” brillan por ausencia; el gobierno es autoritario, se mueve por decreto, no rinde cuentas ni acepta responsabilidades políticas de ningún tipo, por garrafales y/o inhumanas que sean sus pifias; los medios -salvo escasísimas excepciones concentradas en el ciberespacio- están tan amordazados como el ministro del Interior trata de tener a los ciudadanos.

    El Estado del bienestar, que Rajoy pone sobre su cabeza, está siendo desmantelado; los servicios públicos, privatizados, descapitalizados, suprimidos. Solo lo que está sucediendo con la educación probaría de sobra el proceso involutivo. Es obvio que el futuro de un país está en su ciencia, en el fomento de la investigación y el desarrrollo. Reducirlo, apagarlo, suprimirlo, es condenarlo al atraso y la subalternidad. Subalternidad científica, industrial, económica. Pero también política. El gobierno ha suprimido por ukase la justicia universal en un acto de sumisión y vasallaje a la arbitrariedad de las potencias. Pero luego va por ahí trompeteando que España es una gran nación. Una gran nación no puede estar corroída, como lo está esta, por la corrupción. Y seguirá estándolo pues quienes debieran atajarla son sus principales responsables y beneficiarios.

    Me permito resumir la postración de España en esa fórmula de CAT/CAT. De un lado, el catolicismo; del otro, Cataluña.

    CAT 1.- El catolicismo, mejor dicho, el nacionalcatolicismo es el principal abanderado, artífice y aprovechado de la involución. Es un declarado propósito de retornar a la esencia católica como esencia nacional de España. ¿Laicidad? ¿Separación de la iglesia y el Estado? Vamos, vamos. El gobierno tiene línea directa con las potencias celestiales, trata de tú a tú a las vírgenes (la del Rocío, la del Pilar, la del Amor), las tiene de becarias y también las condecora. El presidente del Tribunal Supremo, al frente de una delegación ha ido a un acto religioso en el Vaticano, sosteniendo, al parecer, que va en acto de representación del Estado ante otro Estado. O sea, no es una cosa de rezos y via crucis, de creencias religiosas, sino de vuelo diplomático. Ser presidente del Supremo (y del CGPJ) y embajador al mismo tiempo es lo que se llama pluriempleo ostentoso.

    Pero esto es lo anecdótico, el ridículo habitual de esta derecha analfabeta, estúpida y criminógena. El CAT 1 muerde a fondo. Ha vuelto a apoderarse de la educación, de forma que, por unas u otras vías, los niños españoles saldrán católicos, como corresponde a su condición de españoles. La ley en contra del aborto es la manifestación más palpable de la involución nacionalcatólica. Se queja la oposición de este atropello y pide se retire. Sin esperanza alguna. La ley contra las mujeres va adelante y ya veremos qué pasa con los matrimonios homosexuales y hasta con el divorcio.

    Es la España nacionalcatólica más oscura, tradicional, retardataria que ahora ha de enfrentarse a un reto del otro CAT, el catalán, frente al cual no tiene respuesta alguna salvo la negativa cerrada.

    CAT 2.- Cat es la abreviatura que suele aparecer en las URLs catalanas. No .es, sino .cat. La muy competente Anabel Díez dictamina en El País que Cataluña protagoniza la última jornada del debate de la nación y Juan Antonio Blay en Público.es diceLa consulta en Catalunya divide al Congreso en tres bandos. No estoy inventándomelo. Cataluña está ahi. Mostrando no el problema catalán, sino el problema español, ese que España no quiere ver. Los tres bandos de Blay (alguno, incluso, más parece una banda), están claros: la derecha, la izquierda y los catalanistas. La derecha tiene un NO rotundo, integral, universal. No a todo. A la consulta, al diálogo, a la negociación, a la reforma de la Constitución. A todo. Fuera del NO, todo lo más que se oye son confusas amenazas.

    La izquierda aparece pillada en una situación incómoda pues está en el NO (a la consulta) y el SÍ (al diálogo y la negociación), pero no tiene claro cómo articular ninguna de las dos propuestas. Y eso en parte se debe a que carece de una idea aproximada del alcance, el significado del soberanismo catalán, en parte por ignorancia y en parte por prepotencia. Su nacionalismo español a la vieja usanza, que lo aproxima al de la derecha, no le deja ver los aspectos nuevos del catalán y la consecuencia de su impacto en España. Quiera el PSOE o no ese soberanismo es un revulsivo para el Estado español y la propia idea de la nación española que ya no puede mantenerse por el socorrido procedimiento del palo y tentetieso. Si cabe refundar la nación española en un marco distinto de convivencia, plurinacional es, ciertamente, cosa que está por ver pero ¿es eso suficiente para negarse intentarlo y conformarse con la ya visto que no funciona?

    Desde luego, lo peor será que haya un conflicto entre CAT 1 y CAT 2. Porque no es -insisto, se trata de lo más importante- un conflicto territorial sino de modelo de sociedad. Sin duda, la derecha catalana es ante todo derecha y también tiene sus más y sus menos con la corrupción. Pero, salvo en los casos de los empresarios españolistas, supongo, es cien veces más avanzada que la española, tan intransigente, cavernícola e inmoral como siempre. Del resto no hace falta hablar.

  2. ¿TERMINO LA GLOBALIZACION?
    http://www.cuartopoder.es/tribuna/cuando-comprenderemos-que-la-llamada-globalizacion-termino/5544
    No duró demasiado. La llamada globalización fue siempre un proyecto político ligado estructuralmente a la hegemonía de los EEUU: fue el intento apenas consumado por consolidar un nuevo orden internacional basado en su indiscutible dominio y, lo decisivo, que impidiese la emergencia de una potencia o de un conjunto de ellas que lo pusiese en cuestión. Un mundo ordenado de tal modo que la hiperpotencia norteamericana nunca tuviera realmente que compartir su poder.

    La globalización fue también una ideología mistificadora y encubridora de la realidad. Algunos la confundieron con un Imperio que dejaba atrás al sistema imperialista, liquidaba las arcaicas relaciones Centro-Periferia, ponía fin al Estado Nación y creaba una “multitud” esclarecida capaz de cambiar el mundo de base. El ensueño no duró históricamente casi nada. Los diversos conflictos bélicos, las recurrentes crisis financieras y la “gran recesión” del 2008 pusieron de manifiesto que estamos entrando en un proceso de bifurcación histórica y que de nuevo la hegemonía norteamericana se cuestionaba radicalmente y con ella la globalización capitalista.

    Lo que está emergiendo ante nuestros ojos es un mundo que vive una decisiva redistribución de poder, el surgimiento de nuevas y la reaparición de viejas potencias que discuten el orden existente y que reclaman un régimen internacional diferente que reconozca las nuevas realidades económicas, culturales y político-militares. Retorna la geopolítica, los intereses estratégicos de los Estados, la competencia entre ellos y los durísimos conflictos para ganar influencia y ocupar espacios. Retorna la razón de la fuerza convertida en la fuerza de los Estados. La verdad es que nunca se fueron y no será fácil situarse bien ante lo que viene, sobre todo, para los que estamos del lado de las clases subalternas y de la liberación de los pueblos. No hay que olvidar, lo ha señalado recientemente Jean-Pierre Chevènement, que el fracaso de la anterior globalización capitalista costó una guerra de 30 años y millones de muertos. El mercado autorregulado capitalista, en contextos imperialistas, genera monstruos que siempre llevan consigo desolación y muerte, inmensos sufrimientos para las personas y los pueblos.

    Nada explica mejor esta nueva dinámica política internacional que los conflictos que sufren Ucrania y Venezuela. Cada uno de estos estados vive enfrentamientos internos durísimos, determinados, en gran medida, por los intereses estratégicos de las grandes potencias en su lucha permanente por ganar influencia y poder, por recursos y espacios en disputa, por ganar ventaja y desgatar al adversario e imponer sus reglas y mercados para los negocios de sus empresas. A esto se le ha llamado desde hace tiempo imperialismo.

    La primera cosa que sorprende y que asemeja ambas situaciones es que son “revoluciones buenas”: tienen el apoyo unánime de los medios de comunicación y sus protagonistas son presentados como valientes y dignos combatientes por la libertad. Los gobiernos no son solo “malos” son algo peor: el “enemigo”. Poco importa que estos gobiernos sean legales y hasta legítimos según los criterios normalizados por el Occidente “democrático y liberal”. La demonización es tal que lo único posible es su derrocamiento. En un país como el nuestro, donde tanto se usa y se abusa del consenso como modo normal de resolver la contienda y el conflicto político (la Transición es la luz de nuestro mundo) se defiende casi siempre, para ambos conflictos, la solución de “masas e insurreccional “.

    Si algo queda claro de los “papeles de Wikileaks” o del “asunto Snowden” es que el “complejo integrado” comunicacional es un arma de guerra que engarza sólidamente a los poderes políticos, económicos, servicios secretos, los medios en versión completa, y los pone a disposición de las opciones estratégicas de las grandes potencias. Los EEUU han llegado a tal sofisticación, a tal capacidad de actuar en diversos planos y espacios, que convierten al mencionado complejo en un instrumento de poder solo comparable con el dispositivo político-militar.

    La segunda cuestión que a nadie debiera extrañar es que Ucrania y Venezuela son objetivos geopolíticos de grandes dimensiones. Ucrania era el segundo Estado en importancia de la extinta URRS, zona de frontera y de tránsito de gas ruso, espacio en disputa entre Rusia y una Unión Europea cada vez más alemana, donde los intereses estratégicos norteamericanos están presentes con enorme fuerza. Contener a una Rusia recuperada, que empieza a ser de nuevo determinante en conflictos armados (Siria), en un Oriente Próximo en permanente ebullición (Irán) y donde las “primaveras” árabes se han ido convirtiendo en fríos inviernos de restauración. Más allá, el verdadero peligro: una alianza estratégica ruso-china ampliada a las ex repúblicas soviéticas, a Irán, desarrollando y ampliando la Organización de cooperación de Shangai hasta convertirla en una alternativa a la OTAN.

    Las conversaciones, filtradas, de la secretaria de Estado adjunta para Europa de los EEUU con su embajador en Kiev muestran bien a las claras que han sido y son actores “internos” del conflicto, que lo financian generosamente y que forman parte del Estado Mayor de la insurgencia. Es más, cuando dicen aquello tan ocurrente de que “se joda la Unión Europea” lo que realmente expresan es que esta es una aliada subalterna y que también aquí la administración norteamericana es determinante, sobre todo, cuando se enfrentan a la vieja Rusia. ¿Para qué sirve sino la OTAN?

    Los intereses estratégicos de EEUU sobre Venezuela son tan conocidos y evidentes que casi no merece mucho detenerse en ellos. Solo insistir que el fundamento último de su poder imperial reside en su capacidad para controlar América Latina y sus ingentes recursos naturales de todo tipo, especialmente los energéticos. Venezuela es el país con las mayores reservas de petróleo reconocidas del mundo, representa el esfuerzo más consistente para superar las políticas neoliberales y es un eje fundamental en la vertebración unitaria de la región, dirigida a conquistar la independencia del vecino del Norte.

    Ucrania y Venezuela son sociedades muy polarizadas y con una institucionalidad débil. En un caso (Ucrania) hay una polarización étnica y racial; en otro (Venezuela) es predominantemente social y de clase. Hay dos ucranias claramente diferenciadas, una es fuertemente nacionalista y anti rusa, xenófoba y antisemita, que ha sido capaz en estos años de independencia de crear un imaginario social basado en el odio a Rusia pero, sobre todo, el odio a los rusos de “dentro”, es decir, a la mitad de la población del país. La otra Ucrania es la industrializada, la obrera, la minera que se considera por lengua, cultura e identidad próxima a Rusia y que se siente crecientemente excluida del país.

    La polarización de Venezuela es básicamente social y de clase. Con el chavismo emergen los excluidos económicos, sociales y, sobre todo, políticos. La polarización existía ya antes, ahora es visible y movilizada en nombre de un proyecto del país que le da voz, protagonismo y que busca su bienestar. El eje exclusión-inclusión es decisivo desde el punto de vista político y marca toda la fase. Desde el primer día se le combatió sistemáticamente; se usó de todo contra el nuevo régimen: huelgas económicas, boicot, golpes de estado y cualquier tipo de provocaciones. Todo eso después de 18 elecciones ganadas, las últimas hace unos pocos meses.

    La clave, en uno u otro caso, es la presencia de una oposición social y política férreamente unida, que nunca da tregua al gobierno salido de las urnas y que busca permanentemente la confrontación. Lo decisivo es la presencia de una minoría organizada, militante, muy cohesionada ideológicamente y con gran capacidad de mantener el cuestionamiento de la legitimidad del gobierno. El centro del discurso: construir el enemigo y organizar el mal en torno a él. El racismo siempre funciona, bien como el “otro”, bien como el pobre que nos quita el sueño ante su creciente libertad y protagonismo, las clases peligrosas como enemigas.

    Ya sabemos cómo ha terminado Ucrania. Ahora desaparecerá de los medios. Nada o poco sabremos. Veremos cuál es la solidaridad real de la Unión Europea con el pueblo ucraniano y veremos lo que dan de sí las próximas elecciones. No será así con Venezuela, continuará la híper visualización de los conflictos, se contarán con pelos y señales los desórdenes públicos y nunca se dirá cual es la política real que se hace en ese país. ¿Hasta cuándo? Hasta que consigan poner fin al gobierno democrático venezolano.

  3. http://insurgente.org/index.php/mas-noticias/ultimas-noticias/item/9800-la-teocracia-que-nos-gobierna-en-la-sombra
    La ofensiva inquisitorial de la Iglesia española (católica, apostólica y romana) contra el aborto libre ha recuperado al primer plano el carácter tridentino del régimen surgido de la Transición. El nacional-catolicismo militante no ha muerto, forma parte inseparable del legado franquista asumido por la monarquía constitucional. Aquel “atado y bien atado” de la soga dictatorial no solo se refería a colocar en la jefatura del Estado a un Rey designado por “el Caudillo” que a su vez blandiera el bastón de mando del Ejército. Con idéntica contumacia perseguía entronizar en el nuevo marco político el sesgo teocrático que animó la Cruzada del 18 de Julio. Aunque a menudo, por obvio, esto se olvida.

    Topar con la Iglesia ha sido una de las tradiciones culturales de nuestra política. Por eso a la hora de plantear una mayor democratización social no basta con atender a los frentes ideológicos clásicos. Es preciso, además, encarar esos agentes retrógrados que históricamente han escoltado a la rancia derecha nacional para preservar los intereses de los poderosos. Antaño los cómplices eran el llamado “partido militar” y el “bando de las sotanas”. Hoy el primero está en un discreto segundo plano, aunque la fiera aún colea. Mientras, por el contrario, la curía ha logrado un plus de representatividad insólito en una democracia europea. Seguramente porque el podio que disfruta formó parte del gran apaño de la Transición entre los poderes fácticos y las cúpulas de la izquierda franquiciada (PSOE y PCE).

    De ahí su influencia “urbi et orbi”, evidenciada en una pertinaz beligerancia pública contra todo lo que perciba como una amenaza (aborto libre, matrimonio homosexual, liberación femenina, etc.). En buena lid, debemos reconocerlo, ya que han sido las propias instituciones democráticas quienes han favorecido a la Iglesia con todo tipo de prebendas. Desde sufragar su extensa nómina de personal hasta subvencionar los centros educativos bajo su batuta, pasando por exenciones fiscales “gratis total” en aspectos como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), en una especie de protectorado económico-fiscal a la carta. Todo ello fruto del Concordato suscrito entre España y el Vaticano (la “Santa Sede”) que regula incluso “la asistencia religiosa en las Fuerzas Armadas”. Una especie de Estado dentro del Estado que la izquierda en el poder ensalza y fomenta cuando sus ministros juran y prometen el cargo delante de una biblia y un crucifijo. En esas condiciones, parece claro que cualquier cambio político en profundidad exige reubicar a la jerarquía católica en la estricta intimidad de su fe y lo más lejos posible del BOE.

    Eso significa quebrar el trágala consensual que va del “atado y bien atado” del franquismo al referéndum de 1978 que validó mediante una constitución (Carta Magna, en realidad) de corte democrático una monarquía hereditaria que ostenta a perpetuidad la jefatura del Ejército. El tracto sucesorio, que decía el fallecido Javier Pradera, antigua eminencia gris del diario El País para golosinar a una oposición que, declarándose republicanas de espíritu, aceptó los arcanos de la legalidad borbónica. El propio ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero acaba de poner en valor el principio monárquico desde puesto en el Consejo de Estado al lograr que ese organismo pida al gobierno mantener en los tratados internacionales el término “Reino de España” que el Ejecutivo del PP proyectaba sustituir por el de “España”. De esta forma, y a petición de la izquierda fetén, hemos recuperado en el siglo XXI la denominación que Franco dispuso para aquel régimen en la Ley Orgánica del Estado 1967 (“El Estado español, constituido en reino, es la suprema institución de la comunidad nacional”, Título 1º, artículo 1º). Lo que en realidad, mutatis mutandis, supone asumir de nuevo un cierto origen divino del poder.

    Ese nudo gordinano jerárquico-descendente, sin embargo, es lo que ahora está saltando por los aires al revelarse la patraña de una Transición presentada como consentimiento del pueblo soberano. Y con ella va ese “atado y bien atado” que ha gobernado en la sombra el país durante estos tres últimos largos decenios. Expresión, que vista su procedencia evangélica (“cuanto atares en la tierra será atado en los cielos”, San Mateo XIV. 18-19), inspiraba el ingrediente teocrático de la Monarquía del 18 Julio. De aquel “Caudillo por la gracia de Dios” inscrito en las monedas de curso legal al vigente “rey inviolable y no sujeto a responsabilidad” de la presente Constitución (Artículo 56,3) solo hay un pispas y la misma irracional “infabilidad”. Porque contra lo que pudiera pensarse, el que algunos en su delirio propagandístico llegaron a calificar “Rey de los republicanos”, tuvo también su “coronación” a divinis. Que es la fórmula consuetudinaria con que la litúrgica feudal expresaba que el monarca lo era por “designación de Dios”. O en palabras del medievalista Walter Ullmann, “la ceremonia por la que se creaba al rey teorcrático” y el acto por el que “el rey era elevado por encima del pueblo”.

    Maquillada bajo el palio de “Misa de Espíritu Santo”, la ceremonia de la “coronación” de Juan Carlos como Rey tuvo lugar en 27 de noviembre de 1975 en la Iglesia de San Jerónimo el Real y fue oficiada por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón. Una unción que el “arzobispo rojo” puso de manifiesto con todo el boato que requería la ocasión a lo largo y ancho de su homilía. Desde la cruz a la fecha. Comenzó el prelado afirmando: “Habéis querido, Majestad, que invoquemos con Vos al Espíritu Santo en el momento en que accedéis al Trono de España. Vuestro deseo corresponde a una antigua y amplia tradición: la que a lo largo de la historia busca la luz y el apoyo del Espíritu de sabiduría en la coronación de los Papas y de los Reyes”. Y concluyó con idéntica prosopopeya: “Esta es la oración, Señor, que, a través de mi boca, eleva hoy la Iglesia por Vos y por España. Es una oración transida de alegre esperanza. Porque estamos seguros de los altos designios de Dios y de la fe inquebrantable que anida en Vuestro joven corazón para emprender ese camino. Que el Padre de la bondad y de la misericordia ponga su bendición sobre Vuestra Augusta persona y sobre todos nuestros esfuerzos”. De un Caudillo-Dictador por la gracia de Dios a un Rey-Demócrata por la gracia de Dios. Trono y Altar.

    De esta forma, y antes de que un referéndum validara constitucionalmente al jefe de Estado, el católico Rey Juan Carlos de Borbón juraba los Principios Fundamentales del Movimiento y era coronado Majestad por la Iglesia que había bendecido la sangrienta Cruzada. Así, el Rey era “Soberano” por partida doble, gracias a Franco y gracias a Dios, y los españoles simples súbditos. De ahí que la soberanía nacional que la C.E. residencia en el pueblo español “del que emanan todos sus poderes” (Art. 2) sea una impostura, ya que los privilegios exclusivos y excluyentes de que goza el Monarca, su adhesión a las normas antidemocráticas de la dictadura y la previa tutela eclesiástica dejan a los españoles en condición de menores en edad y gobierno. Esa es la explicación por la que la jerarquía eclesiástica se atreve, en plena refriega sobre la reaccionaria Ley Gallardón de interrupción del embarazo, a amenazar con la “excomunión ipso facto” a quienes colaboren en un aborto.

    El turno del pueblo significa, pues, retomar la soberanía en el mismo punto en que los pactos de la Transición la hollaron. Pero sería un error ignorar lo históricamente vivido y reproducir los mismos esquemas organizativos de antaño que nos llevaron de la nada al tampoco. Una cosa es saber que en el caso concreto de España la ruptura de la alianza entre el Trono y el Altar pasa por la III República, recuperando el espíritu de plena separación entre Iglesia y Estado inserto en el Artículo 26 de aquella Constitución, y otra cosa muy distinta creer que la forma republicana de Estado en sí misma goza de poderes taumatúrgicos. Es posibilismo republicano es estrictamente funcional, como medio para romper el “atado y bien atado” que dio continuidad al franquismo en la monarquía tutelada por la Iglesia de la Cruzada. Remover esa losa es la primera etapa de un camino que debe abrir horizontes de auténtica emancipación y democracia. Un suma y sigue, nunca un punto final. Y desde luego, sin que sirva para que quienes en la Transición abrazaron la Monarquía del 18 de Julio (PSOE y PCE) a fin de obtener una posición en esa corte, renegando olímpicamente de la legalidad republicana, se pongan al frente de la manifestación como si nada hubiera pasado. Sin rencor: gracias por venir.

  4. Para los progres incautos que siguen mamando de falsimedia.
    http://blogs.publico.es/puntoyseguido/1414/eeuu-y-la-otan-planean-desmantelar-la-federacion-rusa/?pos=4&src=blogs
    EEUU Y LA OTAN PLANEAN DESMANTELAR LA FEDERACION RUSA .Nazanin Armanian
    La Revolución Gris de hoy en Ucrania tiene el objetivo de culminar el objetivo de la fallida movida Naranja de 2008: convertir el país en la plataforma donde poder completar el cerco alrededor de Rusia y provocar la desintegración de la Federación. No es por casualidad lanzar la consigna “Ayer Kiev, mañana Moscú” en las protestas del Maidan (plaza, en árabe).

    Aprovechando las justas exigencias de la población en cuanto a empleo, sanidad, transparencia y una vida digna, los grupos ultraderechistas, respaldados por EEUU y la Unión Europea, intentan llevar adelante su propia agenda (ver Ucrania y la gran ofensiva de EEUU contra Rusia). Según la propuesta de Zbigniew Brzezinski, para “liberar” los ingentes recursos naturales del país más grande del mundo hay que dividirlo en tres estados: una república Rusia europea, otra siberiana, y una tercera del Lejano Oriente.

    Para ello, deben reducir su zona de influencia en el espacio ex soviético, rodearlo con bases militares, intimidarlo y humillarlo. Dicho y hecho:

    EEUU sigue desplegando sistemas de defensa antimisil en Europa, desde Rumania a Polonia pasando por Turquía, Israel y ahora España, bajo el pretexto de disuadir a Irán, pero apuntando a Moscú. ¿Está forzando a Rusia a abandonar el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START)?

    En noviembre pasado la OTAN organizó la maniobra Jazz Steadfast en Letonia y Polonia, frontera rusa, el mayor ejercicio militar de la década, con efectivos de 28 naciones, incluidas Ucrania y Georgia.

    En medio de los disturbios en Ucrania, Barak Obama recibió al primer ministro de Georgia en la Casa Blanca para ultimar el ingreso del país en la Alianza. Es increíble: los soldados georgianos que antes morían por la URSS en Afganistán, ahora mueren allí por EEUU.

    Desde la caída de la URSS, la alianza militar más grande y peligrosa del planeta, ha absorbido a casi todos los miembros del bloque socialista: Polonia, Chequia, Hungría, Estonia, Letonia, Lituania, Bulgaria, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia, Croacia y Albania, sin contar la destrucción de la República Federal de Yugoslavia (ver Yugoslavia: ensayo de la “guerra humanitaria”), miembro fundador de Los Países No Alineados.

    El próximo destino es…

    Los dos países de suma importancia que faltaban, eran Ucrania y Georgia. Viktor Yanukovich mantuvo vigente el Plan de Acción OTAN-Ucrania, participó en las maniobras y seguía enviando a los oficiales del ejército a las escuelas de la Alianza dentro y fuera del país. Si todo va bien, el Pentágono la integrará en su estructura militar con un “decreto exprés”. Para presionar a Rusia, Washington necesita tener a Ucrania, del mismo modo que el camino de contener a Irán pasa por dominar Siria (o eso cree).

    A Washington le da igual que Ucrania se incorpore o no a la UE, mucho menos si sus gentes van a vivir en una democracia occidental o real. Lo que busca es despojar a Rusia de un aliado estratégico y poder instalar allí sus misiles.

    En diciembre de este año EEUU debe recoger sus bártulos y salir de Afganistán de cara a la opinión pública; otra cosa es que va a mantener un mínimo de 10.000 militares y 11 bases, aunque para la “guerra perpetua” necesita otros escenarios, para mantener caliente el motor y también el negocio de guerra. Y Ucrania puede ser una oportunidad. Le ataca a Rusia en su “profundidad estratégica”, clave para la seguridad nacional del país, con el objetivo de convertirlo en el tacón de Aquiles del equipo de Putin. Además, tras los fracasos en las últimas intervenciones militares, los americanos se morían de ganas por asestar un golpe a los rusos.

    Demonizar a Rusia (más allá de la naturaleza de su régimen) forma parte de la propaganda de la peligrosa guerra que están cocinando. Dedicar horas en los medios de comunicación a las chicas de Pussy-Riot y ni un minuto a los continuos bombardeos de la aviación de EEUU de Afganistán, Pakistán, Yemen, Mali, o a la desastrosa y trágica situación que han dejado en Irak o Libia, forma parte de la Propaganda de Guerra.

    El al-Qaeda eslavo

    En Ucrania, al igual que en otros países donde EEUU aplica su plan de desestabilización, grupos “descontrolados” aparecen de repente y empiezan a asaltar la sede de los partidos democráticos y sindicatos y derriban estatuas. Las fuerzas de izquierda siempre son sus primeras víctimas. En Kiev, tras incendiar la sede del Partido Comunista, los neo-nazis fueron a destruir la vivienda del líder del partido, Piotr Simonenko.

    ¿De dónde han surgido varios miles de cabeza-rapados y fascios? Stay-behind (los que se quedaron atrás, en inglés) es el nombre dado a los agentes nazis que, después de la Segunda Guerra Mundial, fueron recogidos por la CIA (¡la santa unión anticomunista!) para realizar operaciones de sabotaje, infiltraciones, asesinatos, etc. , haciendo de Quinta Columna con el objetivo final de aumentar la influencia de EEUU allá donde operaban. Muchos de estos chavales son hijos de aquellos miles de nazis que cambiaron de chaqueta para seguir sembrando odio hacia “el otro”.

    Según el periodista Israel Sahmir, en la sociedad eslava hay jóvenes parecidos a los integrantes de los grupos salafistas y terroristas suicidas; jóvenes cuyos deseo de acción y sacrificio no puede ser satisfecho en una sociedad convencional. Cebos perfectos para los grupos fascistas en todo el mundo.

    Moscú reacciona

    Después de una semana de silencio, los líderes rusos, aturdidos al ver cómo MacCain hacía fotos en Kiev con unos encapuchados armados, se han desperezado: Rusia no puede perder a Ucrania, mantendrá, al menos, el control sobre Crimea, que es la única salida al Mar Negro que tiene. Y no piensa anexionarla a su territorio: ¿Quedarse con 300.000 musulmanes tártaros? ¡No, gracias! Le preocupan los actos de la Unión de Jóvenes Tártaros y el Movimiento Azatlyk (libertad, en persa), ambos conectados con los Hermanos Musulmanes de Turquía. Decenas de sus militantes han regresado de hacer la Yihad en Siria, acompañados por los veteranos chechenos.

    El Kremlin, además ha enviado consejeros militares a Siria para entrenar al ejército ante los rumores de que EEUU ultima un plan para acabar con Bashar Al Asad.

    Por otra parte, a Occidente no le interesa la división del país, pues la parte occidental que es menos desarrollada se integraría en la UE, mientras el sector industrial y las costas del Mar Negro se mantendrían bajo la influencia rusa.

    ¿Dónde se ubica China?

    En diciembre pasado, Pekín firmó un acuerdo con Kiev, su socio estratégico, para invertir 8.000 millones de dólares en el país y entregarle un préstamo de 10.000 millones a cambio del alquiler de tres millones de hectáreas de las fértiles tierras ucranianas para los próximos 50 años. De paso, estudiaba la solicitud de Yuschenko de ingresar a la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS). Por si estos acuerdos no fueran suficientes para preocupar a la UE y EEUU, los BRICS estrechaban lazos con esta tierra de grandes reservas de gas y campos de cereales.

    El reciente encuentro de Obama con el tibetano Dalai Lama y el atentado terrorista que ha dejado unas 150 víctimas entre muertos y heridos en China, posiblemente por un grupo separatista musulmán Uigur, son señales del uso de las cuestiones étnico-religiosas para presionar a Pekín.

    Contener el avance de la superpotencia asiática es como la obsesión de los escaladores a subir a Everest: tarea suicida, nacida del complejo de querer estar por encima de todos.

    Los problemas étnico-religiosos y económico-sociales (el desempleo, el impago de los salarios y pensiones y el colapso de los centros de salud, la inflación y el aumento de la pobreza), se han quedado sepultados bajo los escombros de la lucha entre las élites capitalistas nacionales y mundiales por los recursos del país.

    Y parece que lo peor para el pueblo ucraniano aún está por llegar.

  5. Saludos.
    Disculpas, porque hace muchísimo tiempo que no subo nada al blog. (Aunque lo sigo leyendo). un abrazo al autor y a los colaboradores.

    Adjunto una interesante y extensa entrevista al Elpidio José Silva.

    #################################

    http://www.finanzas.com/noticias/economia/20140303/elpidio-jose-silva-gurtel-2614752.html

    El juez Silva, suspendido por supuesta prevaricación en el caso Blesa, acaba de publicar un libro, “La justicia desahuciada”, en el que insinúa muchas cosas: la posibilidad de que haya muchas cosas que ocultar en Miami y la ligazón de Caja Madrid con la trama Gürtel. Intentamos tirar de esos hilos, de aquéllos que también debería tirar la justicia con mayor celeridad. Porque, como dice Elpidio José Silva, los españoles necesitamos un relato de la crisis, una explicación de por qué el país se empobrece a marchas forzadas.

    ¿A qué atribuye el informe elaborado por el Banco de España a propósito de la compra de banco de Miami?

    El informe de la OCC, la Office of the Controller of the Currency, que supervisa la situación financiera de las entidades federales, emitió un informe demoledor. Primero porque la OCC no hace este tipo de informes; segundo, porque lo hace de “motu propio”. Y se lo larga al Banco de España. El Banco de España, a su vez, sin que yo se lo pida, me lo mandó. Esto es muy importante. Esto quiere decir que al Banco de España le “quemaba” este informe. Y como le quemaba, pues dijo: vamos a mandarle esto al juez, a ver si va a parecer que estamos escondiendo datos. Entonces manda ese informe.

    El informe no tiene desperdicio porque revela que la operación quebranta los principios sagrados de la compra de un banco. Y respecto a esto se ha hecho mala información. Y es que he leído por ahí que se puede comprar algo más caro y no pasa nada. ¿Cómo no va a pasar nada? ¿Es que el supervisor americano andaba despistado cuando lo denunció?

    Si se compra un banco un 100 por cien más caro de lo que vale, habrá que dar muchas explicaciones. Sobre todo si la compra tiene lugar cuando se está hundiendo todo el sistema financiero, cuando se está hundiendo todo el sistema de las subprime. Ocurre todo eso y compra un banco “boutique”, que se dedicaba a dar créditos inmobiliarios. Esto es exactamente igual que si alguien compra una hamburguesería en un país en el que se va a prohibir el consumo de hamburguesas. Eso no tiene ni pies ni cabeza.

    Si uno examina además el colateral, lo que llamamos en derecho las actividades precontractuales, es que todavía es mayor el sinsentido. No solamente el “due dilligence”, sino la forma en que, a nivel de organigrama y de se realiza la operación.

    Además, la operación se hace a espaldas de la Comunidad de Madrid…

    Y si además resulta que uno compra sin la autorización de quien tiene el control, que es la Comunidad de Madrid. Porque no hay que olvidar que las cajas eran fundaciones y que estaban bajo mandato de las Comunidades autónomas, en este caso, la de Madrid.

    Esto es igual que si alguien me da a mí un poder como apoderado general de su patrimonio. Y en el poder pone que le tengo que pedir autorización para una serie de cosas, como para las ventas de sus fincas. Y entonces yo me salto esa condición y actúo sin autorización. ¿Por qué? Porque el propietario me dice que la autorización la tengo que pedir cuando la compra supere el valor de 80. Entonces, yo secciono la compra en partes para no pedirlo permiso. Eso es una estafa. Y si además usted se entera de que he comprado una cosa por el doble de precio que vale, ¿qué me va a hacer? ¡Me va a denunciar por estafa! No hay más.

    Eso fue lo que hizo Caja Madrid con la Comunidad Autónoma de Madrid: seccionó la operación en un 83-17. Y la operación que se monta en el 17% final es absolutamente delictiva. Porque se realiza con una “put-call” absolutamente falsa. El “put-call” es un contrato que funciona como una garantía para yo comprador exigirle a usted que me venda o yo exigirle a usted que me compre. Esa es la garantía. Pero en este caso la pactan los dos a la vez. Eso no tiene sentido. Y tiene un coste de dos millones de euros. Esos dos millones de euros ya constituyen un delito societario. Porque, para defraudar a la Comunidad Autónoma de Madrid, porque eso es defraudarla para no tener que pedir el permiso, monta un put/call falso, un contrato de garantía falsa, que le cuesta dos millones de euros.

    Entonces, la Comunidad de Madrid tendría que haber denunciado a Caja Madrid…

    – Yo entiendo que sí, que debería haber denunciado. Pero no es la única que puede hacerlo. El delito societario, al afectar a intereses generales, se puede viabilizar mediante la acusación popular. No sólo pudo haberlo denunciado la Comunidad Autónoma de Madrid, sino Manos Limpias, como lo ha hecho, o el propio ministerio fiscal.

    Dice que Blesa podría haberse librado fácilmente de la imputación…

    Si usted es inocente de algo, ¿qué es lo que quiere? Probar rápidamente su inocencia. Y Blesa no ha presentado ni un solo papel. No ha hecho nada, no ha pedido nada. ¿Por qué? Porque parece que no tiene nada que probar en cuanto a su inocencia. Es verdad que la inocencia no la tiene que probar él, porque se le presume inocente. Pero si no tiene nada en su descargo y su opción de descargo es que lo ha hecho todo bien, que me traiga documentos, que me traiga un “due dilligence” bien montado, que me explique por qué compró un banco por el doble de precio, por qué compró un banco cuando se hundía el sistema inmobiliario, no sé, que me dé alguna explicación. Esto no lo digo yo. Esto lo dicen los diputados de la Comisión de Economía, lo dice Alberto Garzón, lo dice el del PNV, lo dice UPyD… Lo dice todo el mundo. Yo no soy el único que está escandalizado.

    Visto con perspectiva… ¿cree que se extralimitó metiendo a Blesa en la cárcel?, ¿se arrepiente de no haber sido más cauto, de no haberse andado con pies de plomo?

    ¡Qué va! Había que ir rápido. Precisamente por ir rápido ahora sabemos lo que sabemos. Si yo no hubiera ido rápido, no sabríamos nada.

    Desde antes de meterlo en la cárcel ya sufría la presión…

    Sí, comienzan desde que reabro el caso materialmente, desde que se publica la noticia falsa, denigrante y patética en diciembre del año de que a mí me habían desahuciado. Eso es mentira. A mí nunca me han desahuciado nunca de ningún sitio. Aunque si me hubieran desahuciado tampoco pasaría nada. Pero es mentira. Después también se anuncia una inspección en mi Juzgado que no correspondía absolutamente para nada. Piense que mi juzgado se había inspeccionado un año antes con un resultado notable, muy satisfactorio. Y en menos de un año se volvía a inspeccionar, cuando hay juzgados en Plaza de Castilla que no se han inspeccionado en veinte años. Y después se me abrió unl expediente disciplinario absolutamente de locos, totalmente falso, desajustado, sin asiento en nada y bajo reproches que echarían de la carrera judicial a todos los jueces de España. Pero posiblemente también de fuera.

    ¿Se siente perseguido?

    En general, no. Yo lo que siento es que hay una serie de individuos, de corruptos, de elementos perniciosos que están contra el sistema, que viven del sistema y que se dedican a perjudicar a los demás jueces que actuamos decentemente.

    ¿Quién le presionó? ¿La fiscalía? ¿El ministro Ruiz Gallardón? ¿El propio Blesa y su red de poder?

    Está denunciado. Está presentada una querella por acoso institucional. Lea el amparo.

    Yo no sé qué intervención tiene Gallardón. Lo que sí sé es que en el escrito de amparo se menciona a un montón de gente. Esas personas, al intervenir, se han aliado y ellas tendrán que explicar con quién y por qué para apartar a un juez indebidamente de un cargo, que eso no se puede hacer ni en Nigeria. En un país tercermundista, como Nigeria, la fiscalía no puede hacer esto con un juez, no puede apartarlo de una causa.

    ¿En el juzgado nadie le defendió? ¿Ha sentido la solidaridad de la profesión?

    Yo no estaba apoyado por la judicatura que en el libro califico de ortodoxa, colaboracionista, que forma parte del problema, ni por las asociaciones que son sociedades creadas para trepar y escalar cargos. Por el juez de a pie, claro que sí. Hay compañeros que me han saludado en un reconocimiento que creo que es inmerecido. Por la calle. Por todos los sitios.

    En algún momento dice que estando Díaz Ferrán en la cárcel y Marsans quebrada y siendo Marsans la garantía de un crédito otorgado por Caja Madrid… ese sería un indicio que incriminaría a Blesa.

    Díaz Ferrán está en la cárcel por insolvencia punible, es otro tema. No tiene nada que ver. Aunque habría que investigarlo, es evidente. Habría que investigar las garantías que aportó Díaz Ferrán, para ver si eran manifiestamente falsas y si lo conocía la entidad que, probablemente, lo sabía.

    ¿Qué ocurre en Miami? ¿Dice que su investigación no prosperó porque tocó intereses allí?

    Hay que investigar.

    Apunta a Mas Canosa, por ejemplo, su amistad con Aznar…

    Hay que estudiar todo el concierto de intereses. Han comprado un banco en Miami. Por eso lo primero que yo tendría que saber es por qué han comprado en Miami y por qué no en Delaware, Nebraska o Chicago, por qué se compra un banco federal, por qué no se empieza con un banco que no tenga espectro federal.

    ¿Por qué incide en el carácter federal del banco de Miami?, ¿por qué es eso importante?

    Porque este tipo de entidades estadounidenses pueden mover transferencias al exterior. Esto es muy importante. Si el banco es local, no puede transferir al exterior.

    Insinúa la relación de Caja Madrid con la trama Gürtel. ¿Una hipótesis o tiene indicios?

    Sí hay indicios, claro. Hay correos que ponen de manifiesto que se pagaban facturas de Gürtel a través de Caja Madrid. Hay un Gürtel 3: el caso Blesa.

    ¿Tiene indicios de que lo de Blesa es un delito continuado? ¿Fue eso lo que llevó a la quiebra a Bankia?

    Hay indicios manifiestos de criminalidad corporativa continuada y organizada. Crimen organizado corporativo.

    ¿En el resto de entidades financieras también? De las rescatadas, decimos…

    ¿Las siete? ¿Las del SIP? Tendríamos que ver cómo llegaron las siete a la constitución del SIP, es que no lo sé.

    No sólo las que luego formaron Bankia. Me refieron también a CaixaCataluña, las cajas gallegas…

    Habría que investigarlo. No conozco las particularidades de cada una de estas entidades. Aquí el problema es que el sector de las cajas era más del 50 por ciento del sector financiero. Ésa es una irresponsabilidad político-financiero-institucional impresionante. ¡Cómo puedes permitir que unas entidades tan controladas por políticos sean más del 50% del sector financiero español! Ya con eso…

    ¿Es responsable Blesa o los políticos que mangoneaban (o lo intentaban) en la entidad, como se ha demostrado en los correos electrónicos filtrados?

    Habría que determinar el grado de intervención de los políticos que aparecen por ahí. Pero responde todo el círculo indiciario de sus colaboradores: Barcoj (Ildefonso Sánchez Barcoj, ex director financiero de Bankia), miembros del comité de riesgos, del comité de dirección… Hipotéticamente, a nivel indiciario. Hay que seguir investigando.

    ¿A qué atribuye que se pueda investigar Bankia y no Caja Madrid? ¿Está siendo más prudente el juez Andreu que usted? ¿Por qué quienes están abriendo causas contra Caixa Catalunya, Caixa Galicia, incluso Bankia y la venta fraudulenta de las preferentes no están encontrando los obstáculos con que usted se topó?, ¿están haciendo las cosas mejor que usted?

    Caixa Catalunya es una entidad mucho más pequeña. Son dimensiones corporativas muy distintas. Caixa Catalunya, comparada con Caja Madrid, no es nada. Además ahí ha habido apropiación indebida.

    ¿Es sólo por cuestiones de dimensión? ¿O por quienes son los imputados?

    Es cuestión de dimensión, a que las imputaciones no afectan tanto al Gobierno de la nación, a que no involucran a tantos políticos. En el caso de Caja Madrid afectaba a todos los políticos: al PSOE menos que a IU y a IU menos que al PP. Hay muchísimos implicados y es la causa que determina el rescate. El de Caixa Catalunya no lo determina en ningún caso, no tiene timbre sistémico.

    ¿Y también tiene que ver con las causas? La apropiación indebida, que apuntaba, y el tema de las preferentes, que quizás no ataca al corazón de la actividad bancaria, la concesión de préstamos…

    Las preferentes sí tienen que ver, por cómo las montan las entidades financieras: “Como no tenemos nada, vamos a por los depósitos”. Habría que ver qué conexión tiene.

    ¿Qué cree que va a pasar con la causa del juez Andreu?

    Es que Andreu va a esa velocidad… con la que uno nunca llega. Usted quiere ir a París, pero en un triciclo a cien metros a la hora, le digo yo que no va. Si sigue así, no va a ninguna parte.

    Pero, ¿por qué dejan investigar Bankia y no Caja Madrid, que es el origen de todo? De eso se queja en el libro. De que por cambiar el nombre se asumiera que son entidades diferentes…

    Ya la Audiencia Nacional me ha dado la razón y solicitado a Andreu a que se ponga a investigar lo de antes. Otra cosa no tendría sentido.

    Habla de gestión bancaria criminalizada, de que si en un país quiebran entidades financieras, habrá que enterarse de qué pasa, de por qué ocurre… ¿Quién debe tener la responsabilidad de elaborar el relato de la crisis económica? ¿Los políticos? ¿Los jueces?

    Yo creo que todos: ustedes también. Usted está construyendo un relato ahora mismo: usted me hace una entrevista, lo publica y participa también de este relato. Los medios de comunicación, lo que se escriba a través de libros, películas, políticos y en el ámbito judicial, todos participan del relato colectivo.

    A los españoles hay que explicarles una cosa muy clara: ahora mismo somos uno de los países más pobres del mundo. Ahora mismo debemos más dinero que nuestro PIB. Eso es tan brutal, es tan brutal… ¿Cómo nos hemos metido en una historia así?

    Nosotros hablábamos de países tercermundistas en los años noventa cuando debían el 70% el 80% de su PIB. Nosotros debemos una cantidad superior a la de nuestro PIB. Y nuestro PIB no crece anualmente a una tasa que permita pagar los intereses de esa deuda. Eso significa que no la vamos a poder pagar. O se produce un milagro o no la pagamos. Y milagros no hay a la vista. Por eso, no la vamos a poder pagar.
    Estamos empobrecidos hasta un nivel que alguien tendrá que explicar qué relación tiene este empobrecimiento con la crisis bancaria, qué relación tiene la crisis bancaria con el hundimiento de Caja Madrid y qué relación tiene el hundimiento de Caja Madrid con la mala gestión corporativa. Hay que preguntar eso.

    ¿Procede una causa general contra los que provocaron la crisis bancaria que desembocó en el rescate?

    Causa general, explico en el libro, vale a nivel novelístico contra Joseph K., en la novela El Proceso, de Kafka. Causa general, no. Si yo le digo: “Usted hizo algo malo hace siete años”, se me quedará mirando y me dirá: “Pero qué hice”. Le podría responder: “Malo, no, muy malo. Y varias cosas”. Eso no vale. Las causas penales tienen que tener un título de imputación concreta: “Usted, hace siete años, cuando montó en un vuelo de avión a Jamaica, cogió a un niño pequeño, lo metió en un baño y lo intentó matar, el niño es éste…”. Le tengo que decir todo. De lo contrario, no se podrá defender. Causas generales no valen a nivel penal. Ni a nivel de prevención administrativa. Ni siquiera la Dirección General del Tesoro puede lanzar imputaciones generales sobre los bancos.

    Hay que investigar la gestión bancaria arrancando de supuestos concretos, como yo lo he hecho: el crédito de Díaz Ferrán; la compra del banco de Miami; después vamos a ver créditos a otros consejeros; a continuación, los créditos de cuantía similar… Hay que investigarlo poquito a poco, crédito a crédito. Y vamos a ir tejiendo eso que yo llamo “el hilo de Ariadna”.

    ¿Se siente el primer artífice del ajuste de cuentas de la sociedad a los responsables de la crisis española?

    Puede ser.

    Si los créditos se han otorgado de manera irregular… ¿Podría basarse en ello la elaboración de una auditoría de la deuda y la declaración de que parte de ella es deuda odiosa?

    Operación por operación, habría que demostrar delito continuado. Habría que hacer una auditoría muy seria, aplicada sobre el volumen de negocio, para ver la repercusión económica. Lo podrían hacer peritos. Lo teníamos organizado para que así ocurriera.

    El precio de la deuda soberana española incorpora la responsabilidad política, institucional, de imagen, del país. Al punto al que hemos llegado de compromiso con esa deuda soberana, que ahora dijéramos, a estas alturas, que esa deuda soberana está generada por un ámbito delincuencial, a mí me parecería poco serio, porque cualquier institución exterior nos diría: “Y ha tardado cinco años en ponerse las pilas. Además, tenía usted el Banco de España, no podía haberlo visto antes del Decreto de Salgado del año 2010, ahora me viene con esto”. Desde el punto de vista institucional, sería ilegítimo. Ahora, lo que sí hay que hacer es perseguir a los culpables hasta el final. Pero no llegar al punto al que nosotros pudiéramos decir que no pagamos la deuda soberana. Uf, creo España ya va muy tocada, ¿eh?

    A veces comparamos a España con Islandia. Eso no es justo. Islandia no tiene el mismo tamaño. Islandia es un país muy pequeño. Islandia es un país más pequeño que Cádiz. Islandia no es nada. España es un país de los grandes. Yo no estoy de acuerdo con lo que hizo Salgado. Es una aberración. Y me parece una ingenuidad decir: van a venir aquí 30.000 millones de euros a salvarnos. Pero, ¿de dónde van a venir? La comunidad internacional sabe lo que sucede aquí. Los grandes actores internacionales leen lo que publica cierta prensa nacional sobre Caja Madrid y ven que es una gran mentira, porque se quiere esconder lo que sucede. Y se esconde lo que ocurre porque va mal. En esas circunstancias, ¿quién te va a venir aquí a salvar? No te va a salvar nadie. Ese anuncio que hizo con esa ingenuidad fue un error.

    Y con Caja Madrid se tenía que haber hecho lo mismo que con el Prestige: dejarla que se hundiera, llevarla a un atraque aparte y dejar que se hundiera ahí. Rescatar a Caja Madrid ha sido un error brutal.

    ¿España paga una prima de riesgo superior por la impunidad de la que disfrutan los corruptos?

    Eso es evidente. Le voy a hacer la comparativa exacta: Italia tiene aproximadamente deuda pública de 20 o 30 puntos por encima de España. Teniendo esa deuda pública, ¿por qué paga lo mismo a nivel de prima de riesgo por la deuda soberana? Ahí tiene el diferencial. ¿Y sabe qué es eso? La sanidad. Esos 20 o 30 puntos son la sanidad. La manera de gestionar todo este desastre nos ha costado desmantelar una parte casi sagrada del Estado del Bienestar.

    Y eso se paga porque hay una especie de prima de riesgo no valorada de inseguridad jurídica y corrupción. Lo acaba de decir Iberdrola y es verdad, se cabree quien se cabree. Tenemos un nivel de inseguridad jurídica en este país que se paga. Que la prima de riesgo de inseguridad jurídica esté sin valorar no quiere decir que no cueste dinero. Nuestra prima de riesgo sin valorar toma forma en la subasta a la baja, que es cuando hay que comprar algo español y se hace a la baja o no se compra.

    Este diferencial se llama también tasa de integridad en el derecho internacional. En unos términos más concretos, es una prima de riesgo sin valorar de inseguridad jurídica.

    Esa sensación de impunidad de los corruptos quizás tenga que ver con la debilidad que en España muestra el derecho penal económico… ¿tiene recursos suficientes?

    No. Hay que crear juzgados de lo penal económico, como los hay en Francia. Hay que crear juzgados especializados. No sólo en la Audiciencia Nacional, sino en las ciudades clave: Valencia, Bilbao, Zaragoza, Sevilla, Las Palmas, Palma de Mallorca, en Madrid… Y hay que modificar la ley. Hay que crear una ley en la que haya unos marcos temporales para investigar, que la instrucción esté protegida de recursos de los abogados hasta que no termine… Lo que ya se ha hecho. Es copiar, ¿eh? Copiar. Nosotros tenemos que llegar al modelo francés. Es muy ventajoso porque marca tiempos para la instrucción, reserva la penal para casos realmente importantes, para delitos con penas superiores a los cinco años.

    Todo lo que ha pasado aquí, con medios, se averigua en un año trabajando con un equipo de treinta o cuarenta personas.

    Porque parece que este tipo de investigaciones parte del voluntarismo de ciertos jueces…

    No, lo que ocurre es que hay un esfuerzo interpretativo que al final es difícil de llevar a la práctica. Voluntarismo, no, pero las condiciones legislativas son paupérrimas.

    ¿Qué otras reformas legales tendrían que acometerse?

    La fiscalía, o la quitamos, o la hacemos independiente. Porque los fiscales lo que no pueden ser es un ejército acaudillado por el Fiscal General del Estado bajo un principio jerárquico caduco e ineficaz. La fiscalía le está saliendo muy cara a los ciudadanos para que al final las grandes causas penales las lleve adelante Manos Limpias. Para eso, quitamos la fiscalía y dejamos que actúe Manos Limpias.

    Hablando de Manos Limpias, ¿tiene alguna vinculación con ellos?

    Nada de nada. No los conozco de nada. Es la primera vez que he tenido una causa con ellos. Ideológicamente no estamos en el mismo patrón. No estar en el mismo patrón ideológico no quiere decir que después no acabemos en el mismo sitio. Los patrones ideológicos no lo explican todo.

    Dice que la vista gorda del Banco de España debería engordar la pena de los gestores porque éstos actuaban a sabiendas de su impunidad. ¿De verdad no tiene que asumir responsabilidades este regulador o la CNMV?

    Es una teoría mía, pero en el derecho penal no está muy aceptada. La CNMV, con el diseño de las preferentes, y el Banco de España, con la ausencia de control eficaz, están al borde de la incriminación penal. Al límite. Al borde de la responsabilidad penal. Eso habría que investigarlo seriamente.

    En el libro habla también del proceso de privatizaciones. Y, en cierta manera, lo pone en cuestión. Destaca, además, el diferente nivel de “pulcritud” del proceso en manos del PP y del PSOE. ¿También se debería?

    La filosofía de PP y PSOE era algo diferente. Aunque, en realidad, tampoco tan diferente, porque el objetivo era entrar en Europa, hacer lo posible para entrar en Europa. Aunque siempre justito y patético, en plan español. Creo que hubo un mayor esfuerzo de racionalización y de pulcritud por parte del PSOE que por parte del PP. El PP puso a sus amiguetes al frente, mientras que el PSOE puso a gente de prestigio y perfil profesional, que enumero en el libro, porque merecía la pena.

    Cuando llega en esa última cuarta parte de privatizaciones, el capitalismo popular de Aznar, éste coloca a sus amigos de toda la vida. Con esa práctica, José María Aznar llega a ostentar más poder político-económico real que Franco. Franco no llegó a poner a sus amigos al frente de estas sociedades estatales.

    Esto ha generado rémoras: pagamos la telefonía más mala y más cara de Europa. ¿Qué pasa aquí con la luz, qué pasa con el agua, qué pasa con los servicios bancarios? ¿Qué pasó con Argentaria, con BBVA? ¿Qué es todo esto?

    Dice que hay que investigarlo y, también, cómo se financiaron esas operaciones…

    Sí, habría que ver qué había detrás de todo esto a nivel personal. Y, sobre todo, lo que a mí me interesa destacar es cómo no se aprovechó ese esfuerzo de racionalización para hacer lo mismo con las cajas. Sobre todo en ese momento en que además Italia estaba racionalizando, con la ley Amato; cuando Alemania está cercando a las cajas, porque las cajas alemanas son corruptas, pero su dimensión es muy reducida, son locales, nunca han tenido peligro sistémico, porque son más pequeñas que nuestras cajas rurales. Caja Madrid llegó a ser la tercera entidad financiera en un país que es la octava potencia mundial.

    Está suspendido. ¿Cuánto tiempo durará la suspensión?

    No lo sabemos. Está pendiente de una querella que he presentado con 200.000 firmas.

    Entonces, ¿cuál es su futuro?

    Es incierto.

    ¿Confía en que la querella saldrá adelante?

    Sí, confío. Mis abogados y 200.000 ciudadanos. Si pudiera reincorporarme ya a mi puesto, lo haría.

    ¿Teme que continúen los ataques?

    Los corruptos en las instituciones actúan como el diablo, 24 horas al día.

    Una confesión, permítamelo: en su lugar, yo no hubiera incluido la última parte del libro en la que relata los problemas que ha tenido en los juzgados por los que ha pasado. Invita a desconfiar, a pensar que, quizás, usted estaría mejor fuera de la carrera judicial.

    Todo acabó en nada. Lo describo. No había ningún fundamento en ninguna de las causas. Pero cuando un juez no se adapta al criterio ortodoxo y a la domesticación, tiene problemas.

    ¿No le van a domesticar nunca?

    Nunca he sido un domesticado. Como consecuencia de nuestra pertenencia a sociedades democráticas, nos educamos en la libertad. La libertad es el principal valor ciudadano, por encima de la vida. La libertad es el principal principio de los programas revolucionarios. Yo vivo en la libertad. Libertad con responsabilidad, sin domesticación.

  6. Otro enlace, ahora futbolero. Pero también un buen ejemplo de los sentidos opuestos que a veces toman la ley y la justicia. (Ojo al dato, el Eibar no ha debido un duro en toda su historia como sociedad anónima deportiva. Caso único) ¿A quién molesta un club así?

    http://www.eldiario.es/norte/euskadi/Sociedad-Deportiva-Eibar-club-pueblo_0_234827147.html

    ¿Se puede bajar a Segunda B en los despachos después de hacer conseguido subir a Primera en el campo de fútbol? Sí. ¿Se puede obligar a descender por motivos económicos a un club que cerró el pasado ejercicio con 500.000 euros de superávit y que dispone de casi otro millón en fondos propios en el banco? De nuevo la respuesta es que sí, a pesar de lo contradictorio que pueda parecer. Y es que esta es la paradoja a la que se enfrenta la Sociedad Deportiva Eibar, un club modesto, pero modélico en su gestión deportiva y, sobre todo, económica. Un club del pueblo (cuenta con 3.000 socios, el 10% de los eibarreses) y para el pueblo (cuenta con 1.300 accionistas, todos eibarreses y con el capital repartido de manera casi equitativa entre todos).

    El Consejo Superior de Deportes (CSD) comunicó hace unas semanas al Eibar que debe disponer de un capital social de 2,1 millones de euros para poder seguir compitiendo en el fútbol profesional. Es lo que marca la ley de sociedades anónimas deportivas. En la actualidad, el Eibar posee un capital social de 422.253 euros, es decir, que necesita ampliarlo en 1,7 millones. Y el plazo finaliza el próximo 6 de agosto.

    “El Eibar ha demostrado en los últimos 30 años su impecable gestión económica”, explica Patxi Motiloa, quien fuera primer gerente del Éibar cuando se convirtió en sociedad anónima, en 1992. “Cuando se pide una ampliación de capital es por dos motivos: o para tapar agujeros y seguir adelante, o porque se van a acometer nuevois proyectos y hace falta inversión. En el caso del Eibar no ocurre ni una cosa ni otra. Tiene una economía saneadísima y no prevé ninguna inversión”. En este caso, es la ley “que a veces es la que entiende menos de justicia”. Una ley que ya le apretó las tuercas la temporada pasada al Mirandés (hasta el último minuto no pudo completar la ampliación) y que hizo bajar de categoría al Guadalajara, que, sin comerlo ni beberlo, se encontró con que necesitaba tres millones de euros para seguir en Segunda.

    La intranquilidad y el desasosiego desde que se conoció la exigencia de la ampliación son palpables en el pueblo, aunque la excelente marcha del equipo esta temporada (líder de Segunda y uno de los favoritos al ascenso) los hace más llevaderos. Motiloa insiste en que “esa ley de ampliación de capital se impuso a los clubes para capitalizarse porque había que poner unos mínimos, pero no tiene ni pies ni cabeza para el Eibar”. Ahora, las opciones que se abren es que los accionistas actuales afronten por su cuenta y riesgo la ampliación. “Pero aún y todo no se podrá llegar hasta los 1,7 millones de euros que hacen falta. Habrá que echar manos de soluciones imaginativas”.

    Interiorizados los valores del club

    Para Joseba Combarro, presidente de la peña ‘Eskozia la Brava’, la indignación por la exigencia de ampliación de capital supera a la intranquilidad. “El Eibar es de los socios y así seguirá. No vamos a permitir que ningún jeque ni ningún Piterman de turno (en alusión al que fuera presidente del Alavés) se hagan con el club. El equipo siempre ha mantenido la misma línea y filosofía: no se gasta más de lo que se tiene. No se endeuda. Y todos los gestores que han pasado por la directiva han sido fieles a esa política. Los resultados están ahí, más de 18 años seguidos en Segunda y este año líderes”.

    Por eso, aunque el “momento económico resulta muy complicado”, está seguro de que los accionistas se volcarán. “Tenemos que dejar esto resuelto antes de que finalice la temporada. Aún me acuerdo de lo que le ocurrió el año pasado al Mirandés, a punto de dar las 12 de la noche del último día de plazo y sin la ampliación completada”. Tanto Motiloa como Combarro esperan que lo que con tanto esfuerzo cuesta ganar en el campo no se pierda en los despachos, máxime teniendo en cuenta que no hay ningún club ni en Primera ni en Segunda con unas cuentas tan saneadas, donde todo es superávit y se está al corriente de todos los pagos con Hacienda, con la Seguridad Social y, por supuesto, con todos sus empleados.

  7. Había prometido a Futbolín que vendría por aquí. Es cierto que me gusta su retórica desinhibida y la libertad con que se expresa, pero… no la sustancia, el contenido doctrinal de su alegato.

    Su creencia en que el marxismo es la solución se asemeja a la intolerancia católica con otras religiones. Creo que ya se lo dije en otra ocasión, que el comunismo es una teoría decimonónica fracasada, autoritaria y dictatorial, que Marx no tuvo en cuenta los sentimientos, es decir, la parte anímica de las personas, esa que se vende y se rebela, la misma que se corrompe y fanatiza.

    Estoy con Vd. en que es necesario acabar con este Sistema económico sustentado en la especulación y destructor de los ecosistemas, pero no para sustituirlo por una dictadura del proletariado.

    Vengo silenciosamente a leer sus post, pero cada vez que alude a China y Cuba para alabar sus políticas me entran ganas de marcharme y pegar un portazo.

    En un viaje a Cuba en los años 80 tuve ocasión de ver de cerca el desastre de ese régimen que Vd. tanto admira. Las librerías no tenían mas libros y novelas que aquellas que ensalzaban el marxismo, en la calle había prostitución y drogas pero en la tv y en los larguísimos discursos de Fidel, éstas no existían nada mas que en los países capitalistas. La decadencia y apatía se habían adueñado de todo.

    Creo que una “democracia real”, no tramposa como las que conocemos, y una República presidencialista que favoreciera asociaciones de ciudadanos para proponer necesidades y soluciones, lo que comportaría una nueva Constitución, sería la mejor opción para las sociedades de hoy y del mañana. En realidad solo se requiere trasparencia absoluta en las cuentas públicas y castigos ejemplares para el que meta la mano en la Caja. Una Educación alejada de fanatismos y que forme a los individuos en el respeto a la libertad y a ser críticos con el Poder. Recuperar para la tutela del Estado todas las industrias y servicios estratégicos. Un sistema electoral de listas abiertas. Y posiblemente la salida de esta Europa de los mercaderes de aire y corrupción.

    “Es pura lógica: No hay revolución posible sin una transformación profunda de nuestra psique a nivel individual.
    Porque nuestra mente está programada por el Sistema.
    Y por lo tanto, para cambiar ese Sistema que nos aprisiona, antes debemos desinstalarlo de nuestra mente.”
    http://gazzettadelapocalipsis.com/2014/01/07/por-que-no-estalla-una-revolucion/

    Un beso.

  8. EPIDEMIA DE OCCIDENTALIDAD . David Bollero
    http://blogs.publico.es/david-bollero/2014/03/03/epidemia-de-occidentalidad/
    Somos víctimas de una epidemia que, día a día, se hace más patente. Se trata de la Occidentalidad, cuyas bacterias campan a sus anchas por nuestro organismo y, en lugar de tratar de vacunarnos, nos inyectamos nuevas dosis malignas semana tras semana. Consecuencia directa de esta epidemia es la valoración global que muchas personas realizan de lo que está pasando en Ucrania. Ante la opinión pública y gracias a las visiones simplistas -e interesadas- de la mayor parte de los medios de comunicación, se erige a EEUU y la Unión Europea (UE) como los buenos y a Rusia como los malos… respecto a Ucrania, tan sólo es vista como la pobre desde esa visión lastimera que surge de sentimientos infundados de superioridad.

    Resulta esperpéntico escuchar al secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, decir que “lo que Rusia está haciendo en Ucrania viola los principios de la Carta de las Naciones Unidas” o al secretario de Estado de EEUU, John Kerry, que Rusia “ha decidido invadir otro país sin ningún pretexto”. En primer lugar y aunque sea por una mera cuestión de diplomacia, Rusia no ha invadido nada oficialmente, puesto que los soldados desplegados en Crimea, aún siendo claramente prorusos, no lucen distintivo del ejército ruso alguno.

    En segundo lugar y asumiendo la “invasión rusa”, ¿es necesario poner un pretexto? ¿Hace falta inventar armas de destrucción masiva como hizo EEUU en Irak (en lugar de admitir que iba a por el petróleo) o decir que el objetivo es frenar las hordas terroristas en Malí como hizo Francia (en vez de admitir que lo importante era el uranio)? Puede que Rusia haya violado la soberanía nacional de Ucrania, como acusa Occidente, pero en su favor se puede afirmar que no ha inventado excusas, que cuenta con el apoyo mayoritario del pueblo de Crimea (no se ha disparado un sólo tiro ni se han producido situaciones violentas) y, además, su relación con Crimea es innegable: de hecho, el 60% de su población es rusa. Ya es mucho más de lo que puede decir Occidente de sus últimas intervenciones militares. Mucho más de lo que puede decir quien marca el paso en la Comunidad Internacional, EEUU, que asesina sistemáticamente sin juicio previo a civiles y supuestos terroristas en países como Pakistán sin contar con el permiso de éste. Eso sí que es violar la soberanía de un país y la Carta de las Naciones Unidas.

    Pero aquí, en Europa, instalados en la comodidad de nuestra ignorancia y desinformación, seguimos creyendo que en Ucrania un pueblo ha luchado por su libertad y que Rusia es el demonio. No terminamos de ver que la UE ha apoyado a unas revueltas extremadamente violentas en Kiev -que no tienen por qué representar el sentir del resto del país- entre cuyas filas se encontraban mayoritariamente grupos de extraderecha y neonazis. Hemos visto cómo nuestros líderes europeos legitiman a unos grupos que con que sólo pisaran alguno de sus países, les meterían entre rejas y, de estallar una décima parte del conflicto de Kiev declararían el Estado de excepción.

    Sin embargo, con Ucrania, se tienen otros raseros, unos que permiten legitimar a un nuevo gobierno de Kiev cuyo principal sostén son los grupos de autodefensa en las calles, que se toman la justicia por su mano. Auténticas arenas movedizas en las que camina la UE en un momento en el que, en países incluso como el nuestro, la chispa de una revuelta puede saltar en cualquier momento. De ahí leyes como la de Seguridad Ciudadana, porque aquí no vale lo que defendemos en otros países, en esos que EEUU dicta que han de ingresar en la UE y, sobre todo, en la OTAN para desequilibrar la balanza con Rusia.

    No digo que defiendan a Rusia, pero les aconsejo que se vacunen de esta epidemia de Occidentalidad porque es mortal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s