La luz que viene

 Ultimamente, he sufrido ¿o recibido? porque no ha sido en modo alguno doloroso, 3 grandes deslumbramientos, no de Sartre, Foucault, Derrida, Negri, Jürgen Habermas, Umberto Eco, Gianni Vattimo y demás englobados dentro de la rúbrica del pensamiento débil, sino de gentes que salen todos los días a la calle, como yo, con el alma herida por todos estos ultrajes que los hombres y mujeres de mi país están recibiendo de una serie de criminales sinvergüenzas, me refiero a Xavier Traité, Alberto Garzón y Rafael Narbona, por orden cronológico de mi conocimiento.
 Son gente joven, muy joven, casi, si se comparan conmigo, adolescentes pero con una profunda experiencia vital que les ha llevado adonde ahora se encuentran.
 Los 3 han nacido para la expresión, quiero decir que dominan de una manera casi milagrosa el arte de expresarse, de comunicarse, de transmitir lo que sienten y piensan con una facilidad inaudita.
 Cuando leí por 1ª vez a Traité quedé asombrado, por su conocimiento vivo de la historia, por la profundidad de sus análisis y por la facilidad increíble con la que comunicaba lo que pensaba y sentía.
 También, claro está, porque lo que él piensa y siente es lo que pienso y siento yo. 
 Su análisis de la historia, con mucho más conocimiento de causa, la historia es, si no su profesión, sí su vocación, es paralelo al que yo hago, excepto en el punto final de su razonamiento, de su discurso: él piensa que este caos vertiginoso de corrupción, criminalidad y canallería tendrá su propia solución interna, por el propio desgaste de las fuerzas canallescas que lo impulsan; opina, creo, que la Historia es una especie de “ritornello”, se desenvuelve en una serie de ciclos temporales que son, en sí mismos, efímeros, algo parecido a lo que explicó hace ya tantos años, el primero de mis maestros, Aristóteles, cuando nos relataba la forzosa evolución de las formas de gobierno, a través de la Historia: monarquía, tiranía, aristocracia, oligarquía, democracia,  demagogia.
 Aunque no siempre, en la evolución de las formas de gobierno, se siguen inexorablemente todos los eslabones de la cadena, lo cierto es que, a grandes rasgos, las cosas históricamente parece que suceden más o menos así.
Y esta idea, sigo creyendo yo, es la que motiva el optimismo histórico de Xavier Traité. En España las cosas se van a solucionar casi automáticamente porque no puede ser de otra manera, los canallas corruptos que nos desgobiernan, acabarán ellos solitos por irse a la mierda precisamente por eso porque, como no acabarán nunca de saciar su inextinguible avaricia, provocarán el hartazgo del pueblo que o votará en masa a otras fuerzas menos corruptas y canallescas o iniciará una revolución.
 Alberto Garzón, además de profesor universitario, es político profesional y está encuadrado en el partido del que yo formo, espiritualmente, parte desde hace muchos, muchísimos años. Es marxista comunista porque la gente buena e inteligente, si además es honesta, no puede ser otra cosa. El otro día, yo lo llamaba por aquí, sin ninguna originalidad, la gran esperanza no sólo roja sino general de esta hermosa gente española, que tanto está sufriendo con esta canalla que nos desgobierna.
 Alberto Garzón da un paso más no sólo en el pensamiento sino también en la estrategia; para él, la evolución de la forma de gobierno en este desdichado país no sólo va a tener transición política pacífica sino que es inevitable, por lo que él se ha posicionado ya de una manera clara a la expectativa de que se produzca este cambio.
 Y, por último, ha aparecido por aquí, por mi mundo, Rafael Narbona.
 Es, como Alberto, también profesor, en este caso de filosofía, aquél lo es de economía, tal vez la diferencia de las ciencias que profesan sea la que ha marcado inexorablemente su distinta posición ante las historia.
 Narbona piensa como yo, creo, que la evolución de las formas políticas nunca es en realidad pacífica, entre otras cosas, porque los que tienen el poder nunca lo ceden voluntariamente, y todo esto de las elecciones no es sino la forma que la ultraderecha ultrafascista y mafiosa que es dueña del mundo ha adoptado para cumplir el canallesco axioma de lampedusa: es preciso que todo cambie para que todo siga igual, porque de esta manera se  despojará a la izquierda de la última bandera que le resta.
Si hay que decir que somos demócratas, se dice; si hay que vender la moto de que creemos que todos los individuos somos iguales ante la Ley, se afirma y ya está (el engendro que ahora ocupa la jefatura del gobierno, sólo es eso, un engendro, una excrescencia maligna y monstruosa que incluso se permite el lujo de predicar y defender la desigualdad, tildando a la aspiración de todo ser humano a la igualdad de una pretensión envidiosa); se hace todo lo que sea preciso para conservar ese poder absolutamente perverso que está empujando al mundo hacia su propia destrucción puesto que llegará, indefectiblemente, el momento en que las masas irredentas tengan también acceso al armamento nuclear y se rebelarán  necesariamente contra esta dominación tan injusta como intolerable.

6 comentarios en “La luz que viene

  1. 1) http://www.voltairenet.org/article182311.html
    ¿Washington puede derrocar 3 gobiernos a la vez? Thierry Meyssan

    2)En el extranjero siguen alucinando de Caspaña….
    La CIV subraya que no existe precedente en el que una oferta de desarme no reciba un aval positivo
    http://www.kaosenlared.net/component/k2/item/81571-la-civ-subraya-que-no-existe-precedente-en-el-que-una-oferta-de-desarme-no-reciba-un-aval-positivo.html

    3)Siguiendo con lo anterior, una explicación más global de esta podredumbre..(y este no es ningún radical)
    http://www.vnavarro.org/?p=10464

    4)Interesante entrevista a Alfredo Grimaldos, otro proscrito..

    http://canariassemanal.org/not/12111/grimaldos___el_23f_le_salio_redondo_al_rey_para_trincar_durante_todos_estos_anos_/

    5) 2 enlaces interesantes sobre el golpe en Ucrania

    http://jmalvarezblog.blogspot.com.es/2014/02/clinton-pintchuk-connection.html

    http://www.eldiario.es/internacional/juego-Ucrania_0_232376778.html

  2. 1) Sobre el penúltimo golpe de estado, un análisis frío
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=181259

    2)Sobre el temita Neymar que conste que comparto plenamente lo que dice don José respecto a las connotaciones politicas, pero añado que en clave interna culé la actual directiva está destrozando a este club estandarte del deporte mundial. Siempre he considerado a esa juntuza como compinches del conseguidor, algunos intimos como el turbio Vilarrubi o el propio Rosell. Es como las elites catalanas(Cerdanyaberg) ,tradicionales aliadas del establishment español y torpedeadoras del proceso soberanista.
    En fin, pienso que al Barca lo están jodiendo desde fuera y desde dentro

    http://forumfcb.com/neymar-el-di-stefano-del-s-xxi/

  3. VENEZUELA, DEL PROCESO DEMOCRÁTICO A LA DESESTABILIZACIÓN
    El autor desmonta los pasos de la estrategia diseñada en Venezuela por una oposición incapaz de aceptar los resultados electorales con el objetivo de ganar a través de la desestabilización lo que perdió democráticamente en las urnas
    Marcos Roitman
    Avance del diario.es
    ——————————————————

    En 1998, Venezuela –un país petrolero por excelencia, aliado natural de Estados Unidos, cuyos gobernantes respondían a un acuerdo bipartidista entre la democracia cristiana y la socialdemocracia, liderados por figuras carismáticas desde 1958– sufría un terremoto político. Entraba en escena un militar cuya popularidad devenía del frustrado golpe militar contra el presidente Carlos Andrés Pérez el 4 de febrero de 1992.
    Se trataba del comandante Hugo Chávez Frías, detenido, juzgado, encarcelado y amnistiado el 26 de marzo de 1994. Desde su puesta en libertad, fue gestando una alternativa popular en los extramuros del sistema: el Movimiento Bolivariano Revolucionario 200. Aunó voluntades y luchó –hasta conseguirlo– por cambiar la imagen de ser un “golpista-gorila”.
    Sus actos venían precedidos de un gran apoyo popular y, sobre todo, de un liderazgo carismático. El 2 de febrero de 1999 prestó por primera vez juramento como presidente ante el Congreso Pleno, y sus palabras fueron contundentes: “Juro ante Dios, ante la patria y ante mi pueblo, sobre esta moribunda Constitución , que haré cumplir e impulsaré las reformas democráticas necesarias para que la república nueva haga una Carta Magna adecuada a los tiempos”.
    Y así fue hasta su muerte. Sin embargo, desde ese mismo instante el Gobierno sufrirá los embates de una oposición que no acepta la derrota ni las reglas del juego democrático cuando pierde en unas elecciones limpias, trasparentes y sin pucherazo. Desde 1999, la oposición pierde todas las presidenciales, más un referéndum revocatorio, y tan sólo obtiene triunfos parciales, sin quebrar la voluntad popular de hacer de la República Bolivariana de Venezuela un proyecto de nación incluyente, democrática, participativa, generadora de justicia e igualdad social.
    Durante 14 años, la derecha, los viejos partidos hegemónicos y sus aliados internacionales han centrado sus esfuerzos políticos en una dirección: acabar con la experiencia bolivariana, sea al precio que sea, sin importar las vidas humanas ni el coste económico de la operación.
    Derrocar Gobiernos democráticos, al menos en América latina, requiere un elaborado plan en el que se busca deslegitimar las políticas populares bajo el argumento de ser portadoras de odio social e ideologías ajenas a la idiosincrasia nacional, identificándolas con el marxismo, el comunismo o el socialismo.
    Dichas ideologías atentarían contra la propiedad privada, la paz, la familia cristiana, la religión católica o la libertad individual, poniendo el peligro la unidad de la patria. Los responsables serían los partidos de izquierda al querer instaurar un orden totalitario cuyo propósito sería aniquilar la oposición y amordazar a la prensa. Así, se desarrolla el lenguaje de la desestabilización y urde la trama del golpe de Estado.
    El postulado es maniqueo. La patria está secuestrada en manos de revolucionarios, sin principios ni moral. Es necesario su rescate. Por consiguiente, se llama a movilizarse, tomar la calle, protestar y rebelarse contra el Gobierno legítimo. Invirtiendo las tornas, los conspiradores se apropian del discurso democrático y comienzan a practicar la violencia callejera, la descalificación política y la provocación.
    sigue….

  4. No se trata de defender derechos que han sido recortados, eliminados o censurados y ejercer la legítima protesta. Se trata de tensar la cuerda y obligar al Gobierno a tomar decisiones antidemocráticas que puedan presentarse ante la opinión pública como parte de la intolerancia y la negativa al diálogo. Buscan cabezas de turco caídas en defensa de la libertad, víctimas de las hordas “chavistas”. Hay que provocar y para ello nada mejor que convocar manifestaciones no autorizadas, desconocer el poder legítimo, practicar el sabotaje, asaltar locales públicos, bloquear calles, paralizar el transporte, poner bombas en centros neurálgicos, etc. Es una técnica cuyo efecto es proyectar una imagen de país violento, ingobernable y a las puertas de una guerra civil.
    En este contexto, la oposición proclama salvaguardar los valores nacionales, ser defensora de la paz, la familia, la libertad individual, la propiedad privada, la libre empresa y la economía de mercado; y sus dirigentes, la avanzadilla de una cruzada contra el “chavismo” y el comunismo marxista, que derrocará al Gobierno del presidente Nicolás Maduro. Se presentan como héroes vilipendiados y mártires redentores. Es el precio a pagar para recuperar la ansiada libertad.
    Revertir el proceso democrático bolivariano conlleva una hoja de ruta en el frente interno e internacional. En el plano exterior, se organizan simposios, conferencias y debates proyectando una imagen de Venezuela sumida en el caos económico, el odio de clases y la ingobernabilidad. Asimismo, se recaudan fondos para la desestabilización. Los opositores realizan visitas a sus aliados, presidentes de Gobierno, congresistas, líderes conservadores o representantes de las internacionales.
    Se busca complicidad, restar apoyos al Gobierno constitucional, frenar inversiones, romper acuerdos o torpedear las relaciones institucionales. Nada se deja al azar. Por ejemplo, el presidente saliente de Chile, Sebastián Piñera, recibió a Henrique Capriles, y la entrante, Michelle Bachelet, se fotografía con Leopoldo López. Mientras tanto, el expresidente colombiano Uribe se muestra solidario con la oposición.
    La prensa y los medios de comunicación también juegan su papel. Desvirtuar al máximo la realidad con el fin de crear una opinión internacional favorable al golpe de Estado, haciéndose eco del discurso desestabilizador. En esta ocasión, como en otras, no importa manipular la información, mostrando material fotográfico o vídeos de archivo correspondientes a la represión en Chile, Grecia o Egipto y ponerlos como aconteciendo en Venezuela. Ya se hizo en 2002, y con las fotos de “un moribundo presidente Chávez que no era”.
    En esta coyuntura, no falta la intervención de los Estados Unidos, gendarme de la zona. Su vicepresidente, Joe Biden, señala su preocupación por los acontecimientos en Venezuela y el secretario de Estado, John Kerry, asiente al concretar que “hacemos un llamado al Gobierno de Venezuela para que proporciones espacio político necesario para un diálogo y para que libere a los manifestantes detenidos”.
    Como en los años ochenta del siglo XX, a quienes desestabilizan los adjetivan de “luchadores por la libertad”, término acuñado por la administración Reagan para nombrar a los mercenarios y a la contra nicaragüense. Asimismo, su embajada alienta y promueve la intervención en asuntos internos, para lo que se vale de sus agregados culturales, militares, etc.
    En el plano interno, políticos, académicos, periodistas, empresarios, comunicadores, instituciones, organizaciones no gubernamentales y movimientos gremialistas constituyen la avanzada. Ellos se convierten en la mano que mece la cuna. Son portavoces y sujetos de la conspiración. Su función es paralizar las actividades productivas, desgastar al Gobierno y boicotear las políticas sociales. Deben crear una imagen sobrecargada de violencia e inseguridad ciudadana.
    sigue….

  5. En esta labor, fabrican rumores que favorecen el acaparamiento de bienes de primera necesidad, fomentando el mercado negro, la desinversión y la especulación. Todo suma en esta campaña destinada a desacreditar al Gobierno del presidente Maduro y provocar la repulsa de la comunidad internacional.
    Profesionales de la comunicación, políticos e intelectuales son la guinda del pastel. Se consideran “disidentes”, víctimas del socialismo del siglo XXI. Hablan de totalitarismo, corrupción y nepotismo. Bien retribuidos, se les da voz y se les pasea por las cadenas de televisión privadas, las radios y los periódicos de todo el mundo. Sus palabras consiguen caricaturizar la realidad y ridiculizar a sus dirigentes, calificándolos de megalómanos, locos o iluminados.
    El siguiente paso de esta estrategia es pedir el retorno al pasado, al capitalismo de usura, y recuperar sus privilegios. Para ello llamarán a la unidad nacional en pro de un golpe de Estado que los legitime y se cubrirán su cuerpo con la bandera bolivariana.
    fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s