Apuntes de derecho procesal penal

Comencemos por el principio que es como está mandado.

El Jefe del Estado, en su alocución, navideña se cuidó muy mucho de asegurar el principio de que todos los ciudadanos españoles son iguales ante la Ley, y se creyó obligado a ello porque su hija Cristina estaba siendo objeto de indagación judicial con motivo de los presuntos delitos cometidos por se yerno Undargarín.

 Y, en efecto, por la personal actitud de un juez que ha resistido a pie firme todas la presiones imaginables para que no la imputara, la infanta ha tenido que comparecer como imputada ante dicho magistrado.

 Pero la pregunta se me impone inmediatamente: ¿qué es más importante para el país que se impute a una infanta o que se persiga penalmente al Real Madrid?

 La infanta es la mujer de Undargarín y estaba recibiendo un trato desigual respecto a la mujer del otro imputado en el caso Noos, la señora Torres.

 Y la presión sobre la institución judicial ha sido lo suficientemente fuerte para que una fuera tratada igualitariamente con la otra, pero hay ahora mismo, en España otro caso flagrante en el que ante dos situaciones iguales el trato judicial recibido es absolutamente diferente, los fichajes de Neymar y de Bale.

 Ya sé que los seguidores del Real Madrid, RM, van a salir gritando, “eh, que nadie se ha querellado contra Florentino ni contra el RM por el fichaje de Bale mientras que en el caso de Neymar fue precisamente un socio del Barça el que abrió la caja de los truenos”.

 Habría mucho que hablar sobre los motivos reales del tal sr. Cases y sobre si éste no era plenamente consciente de los efectos que iba a tener su apertura de la Caja de Pandora.

Este es un país de una incultura insuperable. Dejando aparte la existencia de ese querellante universal que actúa contra todos aquellos posibles querellados que huelan un poco a progresistas, Manos Limpias, un sindicato sin sindicalistas y sin actividad sindical, resulta que existen, en la propia Ley, que ellos están encargados no sólo a defender sino también a ejecutar, dos órganos de la administración de justicia española que están obligados a actuar de oficio, es decir, sin mediar ninguna clase de excitación de parte, en los delitos de los que tengan conocimiento y que se hayan cometido dentro del territorio de su jurisdicción, los jueces de instrucción y los fiscales.

 O sea que si una vez que el llamado socio del Barça da marcha atrás en su querella, el fiscal dice que naranjas de la China, que a él plín porque duerme en Pikolín, o dicho de otra manera mucho más tecnicojurídica, que una vez iniciada la acción penal, al tener conocimiento de ella, ni él, el fiscal, ni el juez pueden apartarse de la persecución del delito, en virtud de ese principio de persecución o indagación universal de los delitos.

 De modo que para un madridista está muy bien que se persiga ese posible delito de apropiación indebida, de falsedad en documentos públicos y privados, y de defraudación a Hacienda, cometidos con ocasión del fichaje de Neymar, pero, ojo, ni por un momento, se le ocurra a ningún juez ni a ningún fiscal iniciar esas acciones penales a las que se hayan obligados en el caso de tener noticia de la posible comisión de delitos, en el fichaje de Bale, existiendo como existen indicios racionales, aún màs que en el caso Neymar, de que una cosa es lo que dice el RM, 91 millones y otra, la que dice el Totenham, 105,  siendo así que los indicios de la posible comisión de delito eran los mismos en uno y otro caso con la circunstancia agravante de que en el caso de Bale, los millones en cuestión son muchos más y no se sabe de dónde han salido para pagar a tocateja, como exigía el Totennham, siendo como es que no del bolsillo del RM que debe, según el As 500 y pico millones de euros y tiene que pagar todos los meses miles de millones de esta moneda a sus carísimos jugadores. El Ser Superior afirma que esta vez no ha sido Caja  Madrid o sea Bankia la autora del delito pero no dice quién, seguramente porque no puede decir que ha sido el propio ministro de Hacienda o Gallardón, como ya hizo otras muchas  veces, el caso es que es seguro que han sido las arcas del Estado español, o sea todos nosotros, los que hemos corrido con los gastos. Esto es evidente, pero ni el juez Ruz ni el fiscal han considerado conveniente indagar de donde ha salido ese dinero y no sólo podían sino que también debían hacerlo. O sea que, en el caso de Bale, concurre un delito más, ¿prevaricación?

 Como diría un indignado Mourinho, ¿por qué, por qué, por qué, se persigue tan sañudamente a un club y ni siquiera se toca con la más leve de las plumas del ala de un ángel a otro? ¿Porque el Rey, Rajoy, el presidente del TS y del Consejo General del Poder judicial, el Ministro de Justicia, el Fiscal General del Estado e incluso el propio el juez instructor, Ruz, son madridistas, y no están dispuestos a perdonar ni a permitir para supuestos y futuros casos que el Barça le quite al RM un fichaje que ya estaba hecho?

 Tonterías-me dicen-, lo que realmente subyace en el fondo de todo este asunto es una clara advertencia a todos los catalanes: si por una cosa tan trivial como el fútbol hemos organizado este follón, imaginad, si sois capaces de hacerlo, la que vamos a montar si intentáis iros de aquí,  donde tanto os queremos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s