La prensa canallesca (II)

Estos días me he dedicado con suma atención a leer todo lo que me ha llegado respecto a la defenestración de Pedro J. del diario El Mundo y no he hallado ni un sólo artículo que le haya sacado al tema todo el jugo, que lo tiene y mucho.

 Porque es el signo, el síntoma, el más claro ejemplo de lo que es la prensa.

 Llevamos siglos diciendo que la prensa, toda la prensa, incluso Público y eldiario.es, es, por lo menos, de derechas, porque para publicarse todos los diarios del mundo necesitan una base importante de financiación, incluso los que se publican sólo en internet. Y, ahora, mientras escribo esto, me viene a la memoria el único que seguramente sí que lo es y que no representaría sino esa excepciòn que confirma la regla general, elplural.com.

 A Pedro J. lo ha defenestrado un conjunto de circunstancias, entre las cuales se halla esa lucha a muerte intestina entre todos los elementos que confluyen en la encarnación del poder: Rajoy nunca ha sido santo de su devoción, él tenía otros caballos favoritos dentro del PP, Aznar y la Cólera de Dios; pero conforme se ha ido asentando el registrador en el poder, se han ido debilitando los apoyos de Pedro J. dentro de dicho partido; pero es que, además, llevado por su impulso de considerarse superior incluso a los poderes políticos, a los que presumía de manejarlos a su antojo, avivó el incendió del caso Bárcenas de una manera absolutamente decisiva llegando incluso a realizarle una entrevista en exclusiva.

 Rajoy o no es nada o es un tipo esencialmente rencoroso. En su irresistible ascensión hasta el poder ha ido dejando un semillero de cadáveres. Los primeros fueron Mayor Oreja y Rodrigo Rato. Posee una astucia sin límites, superior, tal vez, incluso a la que tenía Franco, que es su auténtico maestro y no Fraga, como se suele decir. 

 A Fraga no acababa de gustarle por esas peculiaridades tan suyas de ser un solterón de apariencias sexuales un tanto equívocas. Por eso le reprendió tan severamente cuando le dijo que se dejara ya de tonterías y se casara de una puñetera vez. Y Rajoy le hizo caso porque sabía que, si no, quedaría fuera de la carrera hacia la presidencia.

 De modo que Pedro J. pisó muchas veces los callos de uno de los tipos más peligrosos del mundo porque, como todos los acomplejados, su odio es inextinguible hacia aquellos que lo han menospreciado alguna vez. De modo que el registrador esperó pacientemente, sabiendo que la ocasión acabaría por presentársele.

 Y se le presentó. El Mundo entró en pérdidas insoportables para la sociedad que lo editaba. Había que elegir entre su desaparición o un cambio completo de escenario porque el gobierno rajoyano le había retirado el oxígeno que supone la publicidad institucional.

 Y Rajoy se fue a Roma, donde reside la sociedad editora, no sólo con su ira sino también con la de nuestro monarca, al que Pedro le había hurgado en los genitales publicitando sus locuras cinegéticas y sexuales.

 Terminados sus actos protocolarios con su colega Letta, Rajoy, estoy seguro que se entrevistó con los mandamases de la editora de El Mundo y les dijo: “Estos son mis poderes, si este hombre sigue dirigiendo el diario, no recibirán ustedes ni un euro más del gobierno español, es más, le pondremos todos los obstáculos que podamos. Ustedes verán”. Y los italianos vieron.

 Llevamos también siglos diciendo que la prensa no es que sea el cuarto poder sino que es el primero, no lo parece, pero lo es.

 Pedro J., Ansón, Sebastián “et alteri” decidieron un día cargarse a ese estúpido engreído que afirmaba sentir que iba a morir de éxito y lo tumbaron en un momento.

 Y consiguieron, además, que lo sustituyera uno de los tíos más impresentables que nunca hayan nacido en este desdichado país, lo que éste agradeció concediéndole al 2º una cabecera de diario y al 1º todo lo que éste le pidió, además de su amistad que se cimentó en los semanales partidos de padel.

 Pero Pedro J. se equivocó dramáticamente creyendo que Aznar seguía mandando en el PP, un error increíble en un tío tan pillo y con tanta experiencia, en España el que manda realmente es el que tiene la llave del Boletín Oficial del Estado, que todo lo que publica se convierte automaticamente en Ley, de modo que el PP es propiedad ahora de aquel oscuro registrador que apenas si ha pisado un registro pero que tiene uno de los mejores de todo el país, esperando que pase su gloria en el mundo.

 Por ahora, su principal misión, al menos, para él, es un ajuste de cuentas con todos los que le han menospreciado, entre los que se cuentan Mayor Oreja, Rodrigo Rato y ese político catalán afónico que ahora mismo no recuerdo como se llama y algunos otros que ahora no se me ocurren.

 Que se preparen porque este hombre, como buen mafioso, no perdona porque sabe que en su capacidad de “vendetta” reside en realidad toda su fuerza.

 

13 comentarios en “La prensa canallesca (II)

  1. http://canarias-semanal.org/not/11816/_si_el_ejercito_interviene_en_cataluna_habra_guerra_civil_/

    No se me alarme el personal pero no creo que les descubra nada nuevo si les digo que este año que acabamos de comenzar va a ser especialmente dramático para todos los que habitamos en esta vieja piel de toro ibérica, y el que viene seguramente será peor. Sí, sí, después de décadas de dictadura franquista consentida (con la paz de los cementerios imperando en el país después de una monstruosa guerra civil) y después de otras más (casi cuatro) de creernos estúpidamente, babeando tras la capa de armiño de un rey acomodaticio y banal, que la diosa democracia, el águila de la libertad y la balanza de oro de la justicia habían recalado por fin entre nosotros…ahora nos toca arremangarnos a todos, jóvenes y viejos, y todavía con el hambre físico estampado en la cara de millones de nosotros, tratar de encontrar la solución del endiablado puzzle político que tenemos delante y que, ostensiblemente, nuestros indocumentados y corruptos políticos actuales no parecen estar en condiciones de poder resolver. Solución urgente que nos puede costar a todos los españoles, en el corto, cortísimo plazo, no sé si sangre (seríamos totalmente ineptos y descerebrados si lo consintiéramos) pero desde luego mucho sudor y bastantes lágrimas.

    El pasado sábado día 25 de enero se representó en Barcelona, por parte del aparato político y mediático del bunkerizado partido político ultraderechista que en estos momentos dirige el país mientras baila frenéticamente la danza de la muerte que le tocan sus más alocados militantes, un esperpento, orgía, mitin u orgasmo patriotero (como quieran ustedes llamarlo) que, aunque a algunos que todavía disponemos de información sensible procedente de altas esferas del poder fáctico uniformado (ya me entienden) no nos ha pillado nada por sorpresa pues sabíamos que la cosa se estaba cociendo a fuego más bien rápido en los asustados despachos políticos del sistema y más pronto que tarde se iba a producir, sí ha causado un monumental revulsivo (social y mediático sobre todo) en amplias capas de la sociedad española y, no digamos, catalana. Espectacular teatro patriotero montado en “campo enemigo” por un inepto y cobarde Ejecutivo que trata de darse ánimos de puertas para adentro vociferando juntos trasnochadas consignas, que me ha llevado (a pesar de que me lo he estado pensando algún tiempo y todavía no sé si será bueno) a coger el teclado del ordenador para hacerle llegar al desinformado españolito de a pie (que a diario, y a pesar del repetitivo cuento de la lechera monclovita de la recuperación, se las ve y se las desea para dar de comer a sus hijos) de qué va la cosa, qué es lo que se está cociendo en las entrañas subterráneas del Estado y en particular de sus poderes fácticos (que haberlos, todavía los hay) y con qué se puede encontrar el día menos pensado.

    Pues sí, el pasado sábado en Barcelona el estático, el indolente, el indeciso presidente del Gobierno, señor Rajoy, teatralizó con nota su supina debilidad y acosado como está (en especial en los últimos meses) por el flanco más ultraderechista de su propio partido, por la plana mayor del frente mediático reaccionario que todavía le obedece pero que cada día que pasa le pide más, por un monarquismo zarzuelero residual y acomplejado que solo se atreve a moverse entre bambalinas para tratar de sobrevivir como sea, por el poder hasta ahora omnímodo de una Iglesia desconcertada por los nuevos aires aperturistas del papa criollo que sabe que el tiempo se le acaba y quiere recuperar terreno antes de que la izquierda tome de nuevo las riendas del poder, y sobre todo, y aquí esta la madre del cordero del insólito espectáculo berbenero del pasado día 25, por una parte no muy importante pero sí significativa de la cúpula militar actual, reaccionaria y patriotera, que escondida y sumisa durante años por la presión democrática del momento parece resurgir ahora con cierta fuerza en las Fuerzas Armadas españolas haciéndole llegar al Gobierno del débil Rajoy acuciantes mensajes catastrofistas del tenor de éstos: “El Ejército no permitirá la secesión de España”, “La patria está por encima de todo, incluida la democracia” y “El Ejército está obligado a cumplir el Artículo 8º.1 de la Constitución española y, en consecuencia, a defender la integridad territorial de España”… hace ya algunas semanas que ha decidido abrazar (e incluso presume de ello en los medios) un muy peligroso “Plan Secreto contra la rebelión catalana”, cuyos apartados operativos más importantes y decisivos han sido redactados ¡ojo! Por ultras de uniforme, con entorchados y todo. Por cierto, un artículo octavo punto uno de la Carta Magna española, muy sensible para los militares españoles porque es de su particular cosecha ya que lo introdujo en su día en dicho texto legal la propia cúpula militar franquista de 1975. Que mandaba, y mucho…

    Pues sí, amigos, Rajoy, empujado por las fuerzas fácticas y derechotas de este sistema político corrupto que huele su fin, ha decidido por fin iniciar una operación ofensiva de gran calado para desmontar de raíz la apuesta soberanista de una gran mayoría del pueblo catalán (que en medios castrenses ultras de las FAS españolas han rebautizado últimamente y sin mucha imaginación como “rebelión catalana”) y, de paso, intentar darle la vuelta a la desastrosa situación de su partido que afronta, el próximo 25 de mayo, su primer test electoral. Y eligió el pasado sábado 25 de enero como día “D” de esta guerra (su guerra) impuesta por terceros con fines, de momento, mediáticos, políticos y sociales pero que si la cosa va a más (y Más no retrocede) puede devenir, y los planes operativos están ya ultimados, en otro tipo de confrontación en el que los “políticos corruptos” deberán dar paso a los “militares patriotas”.

    Pero ¡cuidado! Que esta gran ofensiva del señor Rajoy y sus muchachos (valientes ministros, según él mismo), aunque se haya materializado mediáticamente en el Palu de Congressos barcelonés el pasado 25 de enero, lleva en realidad ya algunas semanas de operatividad encubierta con objetivos a batir muy concretos del frente independentista catalán. ¿Quieren que les mencione uno? Pues sí, hombre sí ¡faltaría más! Mismamente, que diría aquél, la llamada “Operación Neymar” para intentar destrozar, aniquilar, destruir, hundir, “neutralizar” según el argot castrense… el bastión deportivo, y algo más, del Barça. Y aquí yo mismo, parafraseando aquella conocida frase de raíces galas (“chercher la femme”) que hacía siempre responsable a la mujer de todos los desaguisados políticos, económicos, sociales, empresariales, hasta militares, que en el mundo eran, recomendaría a los dirigentes del citado club de fútbol y, desde luego, a los de la Generalitat, que busquen con ahinco, no a la mujer, no, aunque alguna puede estar metida en el ajo, sino al espía o espías (por supuesto, del CNI) que han ejecutado en silencio, con premeditación y alevosía, los planes de alcantarilla estatal redactados por sus altos jefes. Seguro que los encuentran, como asimismo les hubiera resultado muy fácil en su día a Mario Conde o Ruiz Mateos, defenestrados por el poder de turno, encontrar a los sicarios económicos o fiscales que los destruyeron.

    Pero bueno que me estoy desviando del tema y no me gustaría frivolizar en algo de tanta importancia y con tantos y nefastos efectos secundarios. Hace un momento les decía que el presidente del Gobierno, azuzado por los suyos y a punto de hundirse electoralmente, ha decidido huir hacia delante y plantarle cara, caiga quien caiga, cueste lo que cueste, y se corran los riesgos que se corran (pasando incluso por encima de la línea roja de la intervención militar) al independentismo catalán. Lo que, desde luego, abre un escenario inédito, nuevo, muy peligroso y hasta suicida, en todos estos años de democracia discapacitada que sufrimos los ciudadanos españoles ya que puede abrir una nueva y letal vía de agua emponzoñada en la frágil nave del Estado español. Por ello, y sin remilgos de ninguna clase, me atrevo a afirmar (y afirmo) que en las altas esferas de las Fuerzas Armadas españolas (JEMAD, Jefe del Estado Mayor de la Defensa; JEME, Jefe del Estado Mayor del Ejército; JEMA, Jefe del Estado Mayor del Aire y AJEMA, Almirante Jefe del Estado Mayor de la Armada) existen ya planes elaborados, con el conocimiento y la total complacencia del Ejecutivo del señor Rajoy, para intervenir con rapidez, contundencia, nocturnidad y desprecio absoluto por las formas democráticas, en Cataluña si llegado el mes de octubre del presente año la plana mayor del independentismo catalán no ha dado marcha atrás en sus propuestas de separarse de España y siguen con su idea de celebrar un referéndum a primeros de Noviembre.

    Los planes, según los datos de que dispongo provenientes de fuentes castrenses de toda solvencia, pasarían por ocupar, no más tarde del 20 de octubre de 2014, por sorpresa, de noche y a cargo de unidades de elite del Ejército español (Paracaidistas y Legión), todos los centros del poder político y partidario tanto en Barcelona como en el resto de capitales de provincia de la Comunidad catalana, al tiempo que se decretaba el estado de excepción en toda Cataluña y se dejaba fuera de la ley al actual Gobierno de la Generalitat. El Gobierno del señor Rajoy, una vez terminada la operación nocturna (sobre las ocho de la mañana del día “D+1”) daría cuenta urgente al Congreso en una sesión Plenaria de las Cortes españolas, facilitando toda clase de explicaciones al pueblo español y prometiendo una rápida y “democrática” salida al conflicto.

    Peligroso plan secreto del verborréico y hasta ahora indeciso, señor Rajoy, verdad, amigos, muy peligroso, por mucho que su Ejecutivo, si llegara a ponerse en práctica, se afanara (y está claro que lo intentaría) por dar una pátina de democracia y legalidad a tamaño ex abrupto castrense. Pero bueno, no adelantemos acontecimientos, como él dice, que no quiero asustarles más por mucho que me haya creído en la obligatoriedad de ponerles al tanto de este planificado salto en el vacío que espero nunca llegue a materializarse. Eso sí, les diré que este plan demencial y peligroso está siendo recibido en los escasos estamentos del poder que han tenido acceso a él no diré que con regocijo, pero sí con amplias muestras de apoyo, conformidad y desahogo patriótico.

    Esta gente, evidentemente, no sabe lo que hace ni con quien se juega los cuartos. ¿Saben ustedes, conciudadanos y sufrientes españoles, como terminaría, si empezara, esta descerebrada apuesta nacionalista española para ganarle la guerra a su “amada” Cataluña? Pues mal, muy mal, fatal. Lo del “rosario de la aurora” se quedaría en un cariñoso juego de niños. Terminaría, lisa y llanamente, en una cruel y despiadada (como todas) guerra civil. Ni el Ejército español está capacitado para controlar Cataluña a largo plazo ni los centenares de miles de patriotas catalanes arrojarían al mar su estelada a las primeras de cambio ¡Por favor, que alguien pare antes de que sea demasiado tarde a este nuevo y belicoso Rajoy y a sus “valientes” pero nefastos mariachis!

    Fdo. Amadeo Martínez Inglés Coronel. Escritor. Historiador.

  2. Si estais de buen ánimo , con estómago ,Caspaña en estado puro, Tv publica (Teledeporte anoche), RM, Camela y lo que haga falta…atado y bien atado

  3. Más Caspaña en estado puro
    http://canarias-semanal.org/not/11864/_por_que__billy_el_nino__no_sera_juzgado___video_/
    Tal y como se esperaba, la fiscalía de la Audiencia Nacional española, una jurisdicción especial heredera del antiguo Tribunal de Orden Público de la Dictadura, se opuso terminantemente a la extradición a Argentina del conocido policía de la brigada politico-social Antonio González Pacheco, conocido en los ambientes antifranquistas de los años 60 y 70 del siglo pasado como “Billy el Niño”.

    “Billy el niño” fue protagonista de numerosísimos casos de tortura que sufrieron miembros de la oposición que durante aquellas décadas luchaban contra la autocracia del régimen de Franco.

    Como se recordará, la jueza argentina Servini de Cubría había reclamado su extradición a ese país a las autoridades españolas. Sin embargo, el fiscal Pedro Martínez estimó que la cuestión era de exclusiva competencia de la justicia española, ya que los hechos “habían sido cometidos en territorio español, contra ciudadanos españoles y, además, las víctimas son nacionales igualmente españoles”.

    No obstante, la decisión del fiscal, lejos de ser considerada como expresión de los propósitos de las autoridades judiciales españolas de perseguir a los torturadores y a sus cómplices, se ha interpretada en la Argentina como una argucia destinada a impedir que los miembros del aparato represor franquista puedan ser sometidos a juicios en España o en cualquier otra parte del mundo.

    Los asesinos y torturadores de la última etapa del franquismo y de la Transición están protegidos por una “Ley de Amnistía” que impide “ad infinitum”, el procesamiento de aquéllos que provocaron derramamiento de sangre durante el régimen del general Franco. La impunidad de estos malhechores fue el resultado de un pacto suscrito entre los políticos provenientes del período franquista y las direcciones del PSOE y del PCE durante los años de la llamada “Transición” democrática.

    MARTIN VILLA

    En los medios judiciales argentinos se intentó, igualmente, solicitar la extradición de Rodolfo Martín Villa. Martín Villa ostentó durante años altos cargo en la jerarquía de Falange española y de las JONS, ocupando posteriormente la cartera de Interior en varios gobiernos de la monarquía juancarlista. Durante ese periodo, Rodolfo Martín ejerció con suma violencia la represión estatal durante sus mandatos en el Ministerio de la Gobernación, que provocaron decenas de muertos en las calles de las ciudades españolas. Martín Villa había sido Jefe Nacional del Sindicato Español Universitario (1962-1964), Gobernador Civil y Jefe Provincial del Movimiento en Barcelona (1974), Ministro de Relaciones Sindicales (1975), finalmente, se encargó durante los gobiernos de Suárez de estrangular a aquellas organizaciones y movimientos que se resistían a pasar por el aro de los acuerdos concertados por los artífices de la “fórmula transicional”.

    En la actualidad, Martín Villa no sólo se encuentra blindado por la protección de la antigua Administración franquista, todavía pervivente en áreas importantes del aparato del Estado español. Ocupa, además, cargos de alto rango en importantes empresas vinculadas al grupo Prisa, propietario del periódico “El País”.

    Junto con el difunto fundador del PP, Manuel Fraga Iribarne, Rodolfo Martín Villa fue el responsable político de la aún impune matanza de Vitoria, acaecida el 3 de marzo de 1976, en la que las fuerzas policiales asesinaron a cinco personas e hirieron de bala a otras cien durante una asamblea de trabajadores.

    [Img #25081]

    Fue también durante su etapa de ministro de la Gobernación en la “Transición”, cuando la policía asesinó, el 8 de julio de 1978, a Germán Rodríguez en la plaza de toros de Pamplona, por haber desplegado una pancarta en los Sanfermines. En aquella ocasión, la represión policial provocó más de cien heridos, diez de ellos de bala. Se le considera igualmente responsable del atentado cometido contra el líder independentista canario Antonio Cubillo, en Argel. Al respecto, el Tribunal Supremo hace tan sólo unas fechas procedió a su exoneración por considerar que el movimiento del canario Antonio Cubillo era una organización “terrorista”.

    Durante su etapa como Ministro de la Gobernación, miembros de las fuerzas de seguridad muy vinculados a su ministerio se vieron implicados en la organización de varios atentados terroristas contra movimientos revolucionarios.

    UTRERA MOLINA

    Otro de los antiguos funcionarios de la Dictadura que la juez Servini quiere sentar en el banquillo a declarar es José Utrera Molina. Utrera pronto cumplirá 90 años. Pero se mantiene, no obstante, lúcido y extraordinariamente locuaz. Su hija está casada con el actual ministro de justicia español Alberto Ruiz Gallardón. Que Ruiz Gallardón contrajera matrimonio con la hija de un falangista insigne y ex ministro de Franco no es una casualidad. Los integrantes de la gran derecha española, de la derecha histórica, están vinculados no sólo por intereses económicos, sino también por sus relaciones de proximidad y hasta por el árbol genealógico al que pertenecen. En la querella iniciada en la Argentina contra los crímenes del franquismo, Utrera se encuentra imputado por su pertenencia al gabinete gubernamental presidido por Franco que sentenció a muerte al joven catalán Salvador Puig Antich, ejecutado en 1974 con el procedimiento medieval del garrote vil.

    Utrera Molina no muestra en la actualidad la má leve señal de arrepentimiento en relación con su colaboración con la pasada dictadura franquista. En un artículo necrológico que publicó en el periódico monárquico ABC, con motivo de la reciente muerte del dirigente fascista Blas Piñar, dijo en relación con su historia:

    “Blas era el prototipo de una España ya desconocida que pasó a la Historia, pero que un día volverá con resplandores, con canciones y con himnos a alegrar un poco nuestro corazón entumecido”.

    UN RÉGIMEN POLITICO NO SE LLEVA NUNCA A SÍ MISMO AL BANQUILLO

    Someter a juicio personajes como Utrera y Martín Villa equivaldría un disparatado suicidio po parte del régimen político existente. Desencadenaría una tormenta social de tal magnitud que pondría a la vista del conjunto de la sociedad la falsificación sobre la que se construyó la farsa de la denominada “Transición pacifica a la democracia”.

    El sistema monárquico no se puede condenar a sí mismo. La colaboración criminal con la Dictadura no ha sido solamente un delito del que han sido partícipes personajes de primera o segunda fila. No pocas veces hay quienes olvidan que el propio Jefe del Estado fue nombrado sucesor por el propio Dictador y que sus compromisos con la autocracia no fueron menores que la de aquellos otros que ocuparon cargos de primer orden. ¿Por qué razón es más responsable un miembro de los equipos gubernamentales que presidieron la sangrienta “Transición pacifica” que el propio jefe del Estado? ¿Alguien puede creer todavía que el monarca solo se ocupaba de las alegres singladuras en su yate “Bribón” y dejaba en manos de sus subalternos la marcha de la nave del Estado?

    La marca natalicia del régimen monárquico actual es indeleble. Su alumbramiento no fue el resultado de una ruptura política en la que el pasado quedara definitivamente saldado. Solo fue la expresión de un compromiso alrededor del cual las fuerzas políticas y económicas provenientes del franquismo y aquellas otras que habían luchado contra él, se comprometieron en el mantenimiento de un status quo, mediante el cual los rubricantes acordaban no traspasar la frontera de determinadas líneas. Entre ellas se encontraba el “olvido” del asesinato, el terror y la tortura.

    A cambio, las direcciones de las organizaciones políticas y sindicales que combatieron a la Dictadura recibieron todo tipo de prebendas y privilegios de los que hoy todavía disfrutan. Precisamente por ello, ni unos ni otros han estado interesados en que se den pasos que contribuyan a establecer la verdad histórica. Sólo una auténtica ruptura política con los restos de la Dictadura que todavía perviven en la actual monarquía, y autentico proceso democrático y constituyente podrá restituir la memoria de aquellos que perdieron su vida defendiendo la libertad y la democracia a lo largo de siete décadas. Lo demás son batallas politicas que hay que necesariamente librar, pero sobre cuyos resultados no conviene hacerse ilusiones.

  4. Siguen las “roboluciones de colores”
    http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article63603
    Andan estos días las cosas revueltas por Ucrania. El color naranja-orina ha vuelto a las calles de mano de EEUU, sus organizaciones delincuentes disfrazadas de humanitarias y algún que otro indisimulado parlamentario europeo convertido en alborotador-vándalo callejero. Ucrania es, de nuevo, el objetivo de los terroristas financieros, tras el fiasco de hace unos años. Bajo el institucional, relamido y mafioso discurso de “avanzar en la democracia en el Este” EEUU y Europa han montado, a través de sus peones en Ucrania, otro circo expansionista involutivo. Ucrania es, de momento, el lugar de la última parada y fonda de los gángsters americano-europeos mientras mantienen su línea de acoso hacia Bielorrusia, otro rebelde con el Nuevo Orden mundial.

    En Ucrania y Bielorrusia no tardaron Obama, Merkel y la OTAN en sacarse de la chistera a dos víctimas de diseño: eligieron a la ucraniana delincuente-corrupta rubia platino Yulia Timoshenko, mientras que en Bielorrusia escogieron a su particular marioneta de paja: Ales Beliatsky, un compulsivo defraudador al fisco bielorruso, pero que va de campeón de los derechos humanos en su país. Esta gente son los encargados de llevar la democracia a Ucrania y Bielorrusia, respectivamente….del brazo (armado) de la OTAN. Son el tipo de personajes que les encantan a la Troika Comunitaria y a la Casa Blanca, “defensores de los derechos humanos” fabricados en las cloacas de la CIA. Claro…¡cómo si no supiéramos que son de su mismo palo! El de ser estafadores profesionales y expertos en saquear-desplumar a sus ciudadanos.

    El caso de Beliatsky es especialmente significativo. Este bandido defraudó más de 500 mil euros a las arcas de su país, fondos que procedían la mayor parte de sospechosa financiación exterior. Eso sí, este mártir del capital y los mercados fue premiado por el Departamento de Estado de EEUU y, de rebote, se llevó otro premio, que titulan Vaclav Havel (en honor a aquel mercenario checo neocon de la extrema derecha estadounidense). En Bielorrusia se dejaron de chorradas, aplicaron la ley y talegando al Beliatsky, que es gerundio. El icono Beliatsky ya estaba, de todas formas, modelado y servido en el altar de la ortodoxia capitalista, al igual que el de la recauchutada ucraniana Timoshenko. Falsimedia haría el resto, publicitando a dos trileros a sueldo del FMI como víctimas de dos ogros ex soviéticos.

    ¿Cómo se gestan todo este tipo de movimientos con aroma a injerencia imperialista? Pues con lo más fácil del mundo: dinero. Es una forma más suave y menos “traumática” que si Occidente se dedicase a organizar atentados terroristas o infiltrar mercenarios criminales como en Siria, donde tienen a sus “soldados” salafistas, dispuestos a todo y sin compromiso alguno (aunque en Chechenia ya han intentado una reedición de la AlQaeda afgana). Terrorismo de baja (y alta) intensidad con aroma a naranja, a orines y a mierda bajo la atenta mirada de Merkel y Obama. Con la vista puesta en el escudo anti-misiles (o antiruso), la amenaza atlantista y cercando con púas y concertinas (cuchillas made in Israel, of course) al Kremlin.

    Una organización a la que Vladimir Putin pegó una oportuna patada en el culo echándola recientemente de Rusia es la USAID (Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional), tristemente conocida por ser una de las pantallas “humanitarias” de la CIA. La “ayuda” que facilita esta organización sirve para promover, primero, el expansionismo económico y luego el militar de EEUU. Es una suerte de cabeza de puente menos invasiva que la intervención armada directa propiamente dicha. La CIA es quien maneja los hilos de la USAID (al igual que el NED, la Fundación Nacional para la “democracia”), descargando en esta agencia proyectos no militares para desestabilizar aquellos gobiernos que son “hostiles” al imperio, ayudando económicamente a instituciones o partidos políticos próximos a Washington o bien penetrando ideológicamente en países de gobiernos que ya son amigos. De este modo, organizaciones políticas antigubernamentales de Bielorrusia y Ucrania han recibido más de 2000 mil millones de dólares en los últimos años, por las agencias paralelas de la CIA, para estas operaciones de desestabilización, propaganda y derrocamiento de líderes políticos mediante golpes de Estado “blandos”.

    Mientras tanto, en las calles ucranianas, la CIA y sus acólitos (incluido el senador fascista estadounidense John McCain) escenifican payasadas como el derribo de una estatua de Lenin y movilizan a sus fantoches europeístas-otanianos para liquidar la supuesta “represión dictadorial” de esos países. En cambio, otros muchos seguimos pensando que aquí se está ventilando, de nuevo, una robolución impuesta desde el exterior por los dictadores financieros, por Wall Street, por la OTAN-Gladio, en contra de países que son opuestos a los intereses de los oligarcas neocoloniales europeo y americano. Lo de siempre, para no variar.

    ACTUALIZACIÓN (26-ENERO-2014): Aquí podemos ver la esencia democrática de los manifestantes opositores ucranianos que los medios de desinformación y la CIA cobijan. EEUU y la UE alentando y financiando la guerra civil en Ucrania.

    222222222222222

    00-kiev-riots-01-23-01-14-jpeg-w800h425

    eSM2KY

    Cuando el pueblo se levanta contra los terroristas financieros y sus brazos políticos (Gamonal, Burgos; 15-m) son violentos y están fuera de la ley…Cuando los violentos en Ucrania sacan, incluso, armas de fuego para disparar contra la policía…sólo existe, surrealistamente, violencia policial mortal contra esas bandas fascistas ucranianas…que tanto admiran en el ABC, ELPAIS, ELMUNDO y demás detritus mediáticos del planeta.

    Tomado de http://uraniaenberlin.com/2013/12/1

  5. VICTIMAS OCULTADAS (sin contar cierres de medios, ilegalizaciones, prohibiciones..)
    http://www.izaronews.info/euskadi/2014/opinion/20494
    Xabier Makazaga, (Investigador del terrorismo de Estado).- Conocemos muy bien a esos “demócratas” de boquilla que clasifican a las víctimas en tres categorías. Para ellos, tan sólo las de ETA son víctimas de primera. Las de la guerra sucia son víctimas de segunda, y las de “abusos policiales”, de tercera. Encima, durante décadas han ocultado a decenas de miles de víctimas; sobre todo, las de la tortura. Las han ocultado negándoles toda verdad, sin la que son imposibles la justicia y reparación,con garantías de no repetición, que tanto necesitan.

    Esos “demócratas” han reprochado a la sociedad vasca no haber mostrado la suficiente empatía con las víctimas de ETA durante los años en que dicha organización causó la mayoría de sus víctimas, finales de los setenta y principios de los ochenta. Sin embargo, ocultan deliberadamente la actitud que tuvieron ellos en aquellos años.

    Basta con repasar la hemeroteca para darse cuenta de que durante los “años de plomo” no tenían, ni mucho menos, el interés que después tuvieron por hablar tanto de las víctimas, salvo en casos especiales. Entonces, les interesaba minimizar el alcance de los atentados, a la mayoría de los cuales los grandes media prestaban bien poca atención. Una actitud que tuvo no poco que ver con el sentimiento de abandono y soledad de muchas víctimas de ETA en aquella época.

    Véase, por ejemplo, el testimonio de la viuda de Francisco Berlanga, policía armada muerto en atentado en Iruña en 1979. Afirma que lo primero que le dijeron los altos mandos de la Policía fue que «por favor no hablara», y añade dolorida que «teníamos que reventar, guardarnos nuestro llanto, nuestra pena».

    Según el general Andrés Cassinello, «1980 fue el año de mayor debilidad del Estado respecto a ETA. Fue el año de la desilusión y del desencanto». No es nada de extrañar, porque fue un año en que ETA causó casi cien víctimas mortales y venía precedido de otros dos similares. Después, la media anual de víctimas fue mucho menor, y fue entonces cuando empezaron a dar un tratamiento bien diferente a los atentados, y sobre todo a las víctimas.

    Fue entonces cuando empezaron a seguir unas directrices que nada tenían que ver con las que siguieron durante los “años de plomo”. Unas directrices que dibujaron por primera vez en el famoso Plan ZEN y fueron después, año tras año, afinando y perfeccionando:

    1. Máxima difusión informativa de los atentados; sobre todo, si había víctimas civiles.
    2. Insistir en la inocencia de las víctimas, fueran o no civiles.
    3. Hacer todo lo posible para que la gente las sintiera muy próximas, dando datos sobre sus familias etc.

    No cabe duda que esas directrices han sido muy adecuadas para que, año tras año, se acrecentara la empatía por dichas víctimas. Por eso, si hubieran querido conseguir otro tanto con las víctimas de la tortura habrían hecho lo mismo en su caso, pero es obvio que han aplicado unas directrices totalmente opuestas:

    1. Ocultar las denuncias de torturas, y cuando en casos muy graves no sea posible, difundir mentiras, como la de “los manuales de ETA para denunciar falsas torturas”, para contrarrestarlas.

    2. Recalcar la culpabilidad de quienes denuncian torturas, imputándoles graves delitos.

    3. Deshumanizarlos, no dando difusión a sus testimonios personales y no hablando de su familia, amigos, etc.

    En su trabajo “Sobre la tortura: perspectiva ética y propuesta pedagógica“, el Catedrático de Ética de la Universidad de Deusto Xabier Etxeberria explicó muy bien la importancia de esos factores que funcionan igual para todo tipo de víctimas. Dependiendo de ellos sentimos mayor o menor empatía por ellas. Los cómplices de los torturadores han sido siempre muy conscientes de ello y por eso han actuado tan diferentemente en los casos de las víctimas de ETA, por un lado, y las de torturas por otro.

    En el caso de la tortura, han aplicado las directrices antes mencionadas para conseguir que la sociedad española no reaccione ante dicha lacra ni muestra empatía alguna con los torturados. Algo que han conseguido con creces, tal y como denunció el añorado periodista Javier Ortiz quien afirmó que dicha sociedad prefiere no saber nada de la tortura, «porque le viene muy bien no saber nada de la tortura».

    Ortiz apuntó muy certeramente que ello se debía a la actitud bien humana de no querer saber nada de ningún mal que no se esté en condiciones de afrontar, de remediar. Somos muy propensos a aceptar sin mayores dificultades las buenas excusas que nos sirven para persuadirnos de que no existen los males que no nos conviene que existan.

    Los negacionistas de la tortura lo saben de sobra y se han dedicado a alimentar dicha actitud aplicando a rajatabla las antes mencionadas directrices. Y también socializando un mensaje tan sencillo como eficaz: «las denuncias de torturas son puras invenciones de los terroristas y sus cómplices». Una mentira goebbelsiana destinada a que los ciudadanos puedan tranquilizar fácilmente sus conciencias y que ha sido muy eficaz a la hora de ocultar a miles de víctimas de la tortura.

    Para esos “demócratas” de boquilla, dichas víctimas ni siquiera llegan a ser de tercera y por eso no les debió de hacer ninguna gracia lo que dijo respecto a la tortura el antes mencionado Xabier Etxeberria que es uno de sus principales referentes intelectuales en lo que respecta al tema de las víctimas de ETA. El Catedrático de Ética afirmó con rotundidad, en su artículo “Sobre las víctimas del terrorismo”, que el terrorismo de Estado «tiene en la tortura su expresión máxima».

    ¿Cuánto tiempo seguirán empeñados en ocultar como sea a esas miles de víctimas del terrorismo de Estado?

  6. El PP o la nada, de Javier Gallego en Zona Crítica de eldiario.es

    Y cuando creíamos que lo habíamos visto todo, Cospedal se pone estupenda en la Convención de su partido y suelta esa frase con tintes hamletianos y existencialistas que suena a sentencia de muerte: “Es el PP o la nada”. Solo le faltó coger una calavera y decir: “PP o no ser, esa es la cuestión”. Solo se puede existir con el PP, fuera del PP, no hay nada, el vacío, la muerte, el silencio, es lo que venía a decir la secretaria general, a la que habría que empezar a llamar secretaria generalísima por máximas maximalistas como esta.
    Seguro que la Generalísima aplaudió al urdidor de tamaña ocurrencia, pero la frasecita se las trae. Tiene un tufo fascista que da miedo, por un lado, y provoca arcadas, por otro. Es una frase excluyente, amenazante, intransigente. Es el PP o la nada. O sea: somos nosotros o el vacío. Estás con nosotros o no estás, no eres, no existes. O estás de mi lado o te hago desaparecer. O estás conmigo o contra mí. Eres de los míos o eres ETA. Conmigo todo, sin mí la nada. Sin mí no eres nada. Son frases de maltratador.
    De ahí al maltrato, va un paso y el PP ya lo ha dado porque realmente piensa que le debemos la vida y que nuestra vida le pertenece. De ahí que pueda disponer de ella, de ahí que disponga de la vida y el cuerpo de las mujeres a su antojo, de ahí la ley del aborto, de ahí que piense que es dueño de nuestra mente y que puede adoctrinar a los más jóvenes, de ahí la ley de educación, de ahí que piense que tiene derecho a ejercer la violencia policial sobre nosotros, de ahí la ley mordaza y de ahí concluye que tiene poder absoluto sobre todos nosotros. Porque el PP es el Todo.
    ¿Pero qué es ese todo del que presume la Generalísima? ¿Qué es el PP? Basta mirar a las cifras del paro conocidas ayer para responder. El PP es 113.097 desempleados y 184.031 afiliados menos a la Seguridad Social en el último mes. El PP es 1 millón de parados más desde que Rajoy llegó al gobierno con la promesa de reducir el paro. El PP es una reforma laboral que ha aumentado el trabajo precario pero no ha dado empleo a los 3,5 millones de parados de larga duración. El PP son 6 millones de parados, miles de los cuales emigran y ya ni se afilian porque han abandonado toda esperanza, como se lee al entrar en el infierno de Dante.
    El PP es un infierno dantesco de recortes en educación, sanidad, investigación, pensiones, prestaciones de desempleo, un infierno para parados, jóvenes y desahuciados. El PP es la mayor desigualdad social de la democracia y una pobreza intolerable. El PP es la subida de impuestos, la amnistía fiscal, el IVA que asfixia a la cultura. El PP es dejar sin ayuda a miles de dependientes, expulsar a los inmigrantes del sistema de salud, obligar a repagar medicamentos incluso a enfermos crónicos, instalar cuchillas antipersona en las vallas fronterizas…
    Y el PP es corrupción por un tubo, es Bárcenas, Gürtel y Blesa, chanchullos judiciales, favores a la monarquía y los amiguetes, mentiras en sede parlamentaria y destrucción de pruebas… El PP es un rescate bancario pagado con nuestro dinero que no recuperaremos, es un rescate a Bankia hundida por los amigos del PP y es un rescate que ha secuestrado nuestro presente y nuestro futuro… ¿Hace falta que siga, señora Cospedal? Ahora se entienden mucho mejor sus palabras. Es el PP o la nada. O sea, es todo para el PP, nada para el resto. Bien lo saben Cospedal y su marido que, presuntamente, cobra de una entidad bancaria por un trabajo que no realiza. Cobra por no hacer nada. El PP cobra por la nada.
    Eso somos los demás para Cospedal, la nada. La nada es la gente que lucha por sus derechos, por la Sanidad universal y gratuita, por la educación pública, por los más desfavorecidos, por evitar que otros pierdan sus casas y sus vidas, por un periodismo libre, por las libertades y el bienestar de todos, por salir adelante, por sacar adelante este país. A esos, a nosotros que nos enfrentamos al PP, la Generalísima nos llama “la nada”. Pues como dirían Los Chunguitos, si me dan a elegir entre el PP y la nada, ay amor, yo me quedo sin dudarlo con la nada. Nuestra nada que hoy lo es todo para nosotros.
    Cospedal debería haber cogido la calavera de alguna de esas personas que se han quitado la vida por culpa de la crisis, el paro o los inclementes desahucios que el gobierno no ha querido detener, y sosteniéndola sobre la mano, decirle entonces: “Es el PP… o la nada”. La calavera le habría devuelto una mirada vacía llena de nada que lo explica todo. Así todos habríamos entendido el verdadero sentido de la frase. No era un dilema. Es una equiparación. Es el PP o lo que es lo mismo: la nada.
    http://www.eldiario.es/zonacritica/PP_6_225787421.html

  7. UN NUEVO PERIODISMO

    EL GRAN WYOMING (INFOLIBRE)

    Un fantasma recorre el mundo del periodismo, el espíritu de Pedro J.

    De distintas maneras se celebra o se duele la destitución del que fuera director del diario El Mundo desde su fundación. En todas se recoge su cualidad de periodista por encima de todo, su capacidad para estar siempre en el “ojo del huracán informativo”, como dice el estúpido tópico, su habilidad para resurgir de las cenizas y su carácter indómito, indestructible.

    Astuto como él solo, se rodeó de colaboradores que compensaran la presencia de impresentables mercenarios del periodismo a los que siempre ha hecho sitio en su periódico, convirtiendo así, supuestamente,sus publicaciones en espacios plurales, en plazas de encuentro donde cabe una cosa y su contraria, una opinión y la opuesta, una foto y su negativo. Todo es información, todo es opinión, en esos foros de tinta donde la ética no tiene cabida, donde el fiel de la balanza compensa una mentira con una verdad colocada en el otro platillo, dando resultado cero, la perfecta neutralidad, el centro, la objetividad, la pluralidad.

    Quizá ese fuera su mayor logro, el empeño en pretender estar del lado de la libertad de expresión, al tiempo que siempre ha trabajado para los enemigos de esa libertad, para los verdugos de los derechos de los ciudadanos, para los herederos del espíritu intransigente de aquella guerra que parece no terminar nunca para la España más reaccionaria y cruel.

    Todos reconocen en su haber las denuncias de tramas corruptas o del escandalo de la guerra sucia contra ETA que derivó en el proceso del GAL, a pesar de tener la habilidad de dejar fuera de esas historias a sus allegados, aunque estuvieran metidos en la basura hasta el cuello. Sorprende que se le conceda tanto mérito periodístico a ese supuesto periodismo de investigación y denuncia cuando utilizó su conocimiento del medio, que era mucho, con fines estratégicos al margen del cometido de la mera información.

    Siempre ha trabajado para la causa de la derecha española, esa que aprieta hasta la extenuación, la que exprime hasta la última gota, la que se pone al servicio de la gran empresa y condena a sus súbditos a una pobreza progresiva desde la lucha contra el libertinaje en su día, y con la imposición de reformas estructurales profundas inevitables hoy, porque la crisis nos exige grandes sacrificios para salvar la economía, así, en general, y la de los que mandan, en particular.

    Fue el gran transformador de siniestros personajes en valiosas fuentes de información, a las que se consideraba creíbles mientras trabajaban a favor de sus intereses, para convertirlos en delincuentes cuando dejaban de cobrar y denunciaban ese juego execrable. Ocurrió con Amedo, que dejó de tener interés periodístico y mediático cuando reveló que se entrevistaba con Pedro J. y Álvarez Cascos bajo la batuta de Aznar para resucitar el caso de la guerra sucia, con el fin de montar una conspiración que terminara con la que parecía inexpugnable hegemonía de Felipe González. La cosa valía según la valiosa fuente 30 millones de las antiguas pesetas. La trama dio sus frutos.

    También y por siniestro que pueda parecer utilizó el atentado del 11-M para intentar deslegitimar la victoria de Zapatero en uno de los casos más degradantes y repulsivos de la historia del periodismo español, no sólo por lo ignominioso del caso, sino también por la perseverancia en la fabulación, que estuvo en la portada del periódico durante años con cientos de entregas. Esta conocida conspiración, cuya fabricación parece ser la especialidad del exdirector de El Mundo, contó, en este caso, con la colaboración del confidente Trashorras, que también pasó de ser pieza fundamental en la denuncia de los hechos para llegar a “su verdad”, a un paria sin crédito que cumple condena en prisión. Por cierto, recientemente, ha trasladado su caso a los tribunales europeos reconociendo por primera vez, después de tantos años, su participación en los hechos. Según sus propias palabras, grabadas en una conversación con su padre, cobraba por cada exclusiva que concedía a El Mundo, siempre al dictado de sus pagadores. “Son unos mercenarios, te pagan a ti para que cuentes cuentos”, decía esa fuente, en la que se basaron para elaborar su famosa versión del atentado en la que colaboraron desde el Congreso de los Diputados, dándole más credibilidad a este señor que a los jueces que investigaban el caso, Mariano Rajoy, Ángel Acebes, Martínez Pujalte, Jaime Ignacio del Burgo, Eduardo Zaplana y un largo etcétera…

    Sorprende que, a pesar de que sus excolaboradores recuerden su capacidad para la fabulación y la manipulación, reconozcan en él a un gran periodista. A un lado queda el respeto exigible a un medio de comunicación con sus lectores. No entro a valorar si fueron más sus verdades o sus mentiras. Como otros idiotas que circulan por el mundo sigo creyendo en un periodismo exclusivamente fiel a la verdad, a una verdad, la que legítimamente escoja su línea editorial, con dios o sin él, de derecha, de centro o de izquierda, pero nunca como palanca que desplaza al poder para colocar al colega, como aparato de denuncia al inocente para encubrir al amigo y, menos aún, cuando estas maniobras pasan por encima del dolor y la memoria de las víctimas de atentados a las que se utiliza como pendón que abre la marcha de una estrategia política cuando conviene, que suele ser con demasiada frecuencia.

    Ha creado un nuevo estilo de periodismo, no me sienta bien su consumo.Legitima lo que de chungo tenemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s