Navidades de pedernal

Todo empezó con el asesinato de mi hermano, porque a este pobre hombre, chico, porque nunca acabó de crecer, lo asesinaron, ¿lo asesinamos?, de mala manera unos días, unos meses, unos años antes de Navidad, la Navidad o no es nada o sólo es un estado de ánimo porque el tiempo,  aporías aparte, no es que sea al propio tiempo finito e infinito sino que ni siquiera existe, porque un instante, un segundo ¿qué puñetera cosa es? nada, coño, nada, creo que fue Donoso el que dijo aquello de que cuando lo quieres detener, para contar, para cronometrarlo, ya ha pasado, se ha ido, se ha esfumado, pero es posible que el segundo, el instante, se haya ido dios sabe adonde pero yo, nosotros, nos quedamos aquí, contando otro segundo y otro y otro y otro, de modo que seguimos siendo, existiendo, pensando, sintiendo, viviendo, sufriendo, coño porque esto es lo único que de verdad hacemos, sufrir, de manera que mi hermano Rafael me dolió con todo el dolor del mundo muriéndose, dejándome una herida que es como un hoyo, un pozo, un socavón tan profundo que yo no puedo llenar con nada, al contrario, el jodido pozo crece cada vez más y se hace más hondo y más negro, porque sobre su cabeza, sus ojos hinchados y cansados, llorosos de tanto y tanto sufrir, a pesar de las gotas oftálmicas, pero sobre todo su corazón, golpearon, machacaron, insultaron, vejaron y escupieron todos ellos, coño, pero sobre todo su mujer que le puso los cuernos, accedió al divorcio y, luego, cuando se dio cuenta de que acababa de perder la pensión, fue y le convenció para que se volviera a casar con ella entre capullazo y capullazo con el jodido maromo rumano.

 O sea que no fue sólo la indignidad, que era por supuesto bastante, ni tampoco el oprobio, ni siquiera el recochineo de que ella se limpiara el coño con el paño higiénico y luego fuera y se lo restregara a chiquillo inmaduro que siempre fue mi hermano, por la cara, no, no sólo era eso, sino el desprecio mezclado con el odio que la jodida puta sentía hacia aquel chiquillo que si bien fue capaz de engendrarle un hijo en el canallesco fondo de su despreciable barriga nunca la consideró su igual sino tan sólo la hija del Modrogo, aquella mezcla de borracho y drogata, que iba por las calles del pueblo, haciendo lo que él mismo llamaba “el remolino” o sea una especie de continua contorsión de las caderas y el culo, semejando la labor que un pobre y triste locotonto sexual hacia cuando se tiraba a su triste pareja, otro degradado animal que las autoridades del pueblo permitían que viviera y se acostara con él, en las faldas de la colina que ascendía hasta le inmensa mole del castillo.

 (Si puedo, continuará)

 

 

16 comentarios en “Navidades de pedernal

  1. ¿Y POR QUÉ EL PSOE NO PREGUNTA SOBRE BLESA?
    (Esta oposición es todo un chollo para el partido en el Gobierno que, aunque les caiga la “bomba atómica” encima, salen siempre vivos. Al menos a nivel parlamentario.)
    Manuel Sánchez se hace esta pregunta en El Diario.es y los lectores le contestan presurosos……
    Toolatemotiv nos dice:

    No pueden preguntar porque en todos los consejos de las cajas ellos tenían representación y por tanto fueron cómplices directos de un despilfarro que nos ha llevado a la ruina. Y esto puede extenderse al mapa político general, desde la subvención estatal a los sindicatos al apoyo a la ley hipotecaria y los desahucios, de la inoperancia de la justicia a los paños calientes en la corrupción, de la burbuja inmobiliaria a los mismos mecanismos de clientelismo y caciquismo en sus correspondientes comunidades, de la “otra” financiación ilegal vía condonación de deudas por parte de los bancos y los banqueros indultados… y por encima de todo a la falta de reacción para refundar no solo su propio partido en plena debacle de intención de votos sino la propia democracia sobre bases éticas, un clamor popular y una medida imprescindible para recuperar la fe en el país y salir realmente de la crisis. Como en los consejos de las cajas arruinadas, son cómplices directos de la ruina moral que precede y explica la ruina económica, cómplices directos en la crisis catalana y la ruptura de España como proyecto (el independentismo sin duda sería atajado con la reforma ética de la democracia a la que me refiero), culpables de la vergüenza que los ciudadanos sentimos de pertencer a un país subdesarrollado y podrido en el contexto europeo, culpables del desaliento que bloquea la reacción social. Sin el autosacrificio del Psoe para limpiar la casa y empezar desde cero, el Psoe será tan culpable como el PP de los peores pecados cometidos por estos. De la derechona hispánica no puede esperarse sino esto, en el fondo es pura coherencia histórica, pero la colaboración necesaria del Psoe (y de IU en su porcentaje correspondiente) para permitirle este expolio con total impunidad convierte a este partido en un enemigo aún más peligroso para la democracia que la propia derecha. Una vez más, solo queda inundar la calle de forma masiva para forzar este cambio de rumbo. La responsabilidad ya es solo nuestra.

    Por su parte Juanan añade:
    Cuando se tiene el techo de cristal muy frágil no se puede tirar piedras al techado ajeno porque si las devuelven te rompen el tuyo. La realidad es que el PPSOE está muy pillado y pringado. Reforma constitucional con el PP, apoyo a los bancos con indulto a banquero incluido y a las preferentes vía Julio Segura y Mafo quien tanto se preocupaba de los sueldos de los trabajadores y de las condiciones del mercado laboral, gobierno con el apoyo del PP en el País y Vasco y etc. hasta la náusea. Pero eh tranquilos que el PSOE es de izquierdas, que sí, que sí y el vino peleón es Ribera de Duero. Que lo dice la etiqueta. Ya ya.

    El amigo Kleiber lo ve así:
    La corrupción en la clase política es un mal generalizado y no entiende de siglas. Si algo queda claro en los correos es que el Sr. Blesa atendía peticiones de favores que le llegaban de todos los flancos. Por eso la oposición se muestra timorata y no quiere revolver mucho la mierda no vaya a salpicarles. Estamos en manos de auténticos chorizos, ambiciosos, sin moral ni ética alguna y esa lacra se ha extendido como el chapapote a todas las instituciones. La crisis ha vaciado el pantano de la opulencia y ha dejado al descubierto todas las miserias que había en el fondo. Habría que limpiarlo bien y llenarlo con agua limpia, si es que queda.

    Y el Sr. Macove disculpa en parte a la ciudadanía:

    Esa es una buena pregunta. Tan buena como obvia es la respuesta: No interesa. No interesa ni al PSOE, ni a IU, UPyD,… A ninguno de los componentes del arco parlamentario les conviene el destape. Les pillaría a todos con los calzoncillos bajados y al aire sus suciedades. Nuestra confianza en que los que fueran portaestandartes de las libertades, en tiempos de la transición, eran gente honrada a carta cabal, nos ha llevado a dejarles hacer… Sin preguntas.
    Este ha sido nuestro error: la fe y la confianza. (Lastre de años oscuros como sotanas de cura). Pero, veamos. La fe en los hechos en la tierra, no es una fe canónica. Es más bien el deseo de que quienes se iban a hacer cargo de la transición y de la democracia en representación de nuestros votos serían personas rectas, (no santos varones), capaces y en sintonía con el ansia de libertad, igualdad y justicia que reza en la Constitución.
    Que no haya sido así; que nos hayan engañado vilmente; que se estén riendo de nosotros en su corralito blindado por leyes, policía y barreras, (solo faltan las concertinas), no ha sido culpa del pueblo de España. La buena fe no se puede considerar una panacea para hacer lo que le viene en gana al gobierno de turno. No da para que, mediante leyes se sortee la Constitución desvirtuándola hasta convertirla en papel mojado.
    Todos sabemos lo que han sido capaces de hacer nuestros políticos: construir un castillo con todo tipo de defensas, incluida la contratación de mercenarios sin cuento. El pueblo vive, como en el medievo en las inmediaciones de la fortaleza a la espera de las migajas que, esporádicamente, lancen por las troneras los señores feudales.
    Tal vez tengan más raigambre medieval los representantes de la derecha, pero, hoy día, el Cid cabalga de nuevo con nombre de partido político con representación parlamentaria. ¿Alguien cree que seremos capaces, sin usar el garrote, de arrumbar a los señores? No. Pasaran muchos años para que las leyes actuales se desmonten de una en una. Y aún quedan dos años de ensañamiento…

  2. Mis mejores deseos para todos en estas fechas y buena salud para el terrible añito que pronto comenzará, lo resistiremos seguro, así que muchos ánimos y un fuerte abrazo para todos los que participáis o que nos puedan leer en alguna ocasión y en especial para Pepe, que como un jabato, con todo lo que tiene encima, sigue al pie del cañón prestándonos su blog como un agradable punto de encuentro.y reflexión.

  3. MONARQUÍA FUN FUN FUN
    Juan Carlos Monedero
    Como cada año, el rey va a felicitarnos las navidades. Con cara de Borbón, que todo va en el apellido.
    Con gesto de circunstancias, el rey Juan Carlos I, va a felicitarnos las fiestas. A todos. Sin distinciones. Incluidos los seis millones de parados, los casi dos millones de hogares en donde no entra ni un euro, los cientos de miles de jóvenes que se han tenido que ir del Reino de España porque aquí no han encontrado trabajo -”Queridos españoles y españolas, en estas fechas señaladas…”-; a los cientos de miles de desahuciados, a los que pasan hambre en la cuarta economía del euro, a los estudiantes que ya no lo son porque no han podido pagar las tasas, a las mujeres a las que se las condena a parir hijos que no han querido y que ven como, de golpe, la historia retrocede 30 años – “La Reina y yo y los príncipes de Asturias queremos desearos en familia…”-; a los erasmus que se van a quedar con las ganas ,a los que no van a poder manifestarse porque los multan o los detienen, a los inmigrantes que se curan de las heridas de las cuchillas en la verja. Va a felicitarle las fiestas al que pasa un año en la cárcel por romper un parquímetro, al que paga cuatro años de cárcel por estampar una tarta en una política imputada por corrupción, al político vasco que está en la cárcel por llevar a ETA fuera del tiro en la nuca, y al político indultado porque ha tenido el gusto de robar por todo lo alto, a la Ministra que se encuentra un jaguar en el garaje, a la secretaria general que ve como su marido gana cada vez más y más dinero; va a felicitar a los compañeros de Murcia detenidos por defender la democracia y a la dirigencia del PP a la que un juez les ha tenido que intervenir la sede porque no entregaban los papeles. Da tranquilidad que el rey nos felicite a todos. Así, todos juntos, es que se hace patria -”Desde la Casa Real queremos felicitaros estas entrañables fiestas…”-.
    Un rey amigo de actrices, de cupletistas, de Corinna zu sayn-wittgenstein , de 40 años de dossieres escondidos, diciéndonos que tenemos que comportarnos según los cánones de la iglesia católica, que para eso es un rey sancionado por la iglesia y por Franco porque nosotros no lo hemos votado nunca (y que para eso la reina, enemiga de las mujeres, consiente en silencio con su escarnio). Un rey asiduo de la compañía de delincuentes juzgados y encarcelados hablándonos de las bondades de la honestidad. Un rey padre y yerno de muy presuntos ladrones contándonos que, pese a las dificultades, tenemos que actuar conforme a las leyes, al igual que haríamos si nos sobrara el dinero. Un rey que llegó a España pobre y que ahora es una de las grandes fortunas del reino, contándonos, con la excusa del Cristo que nació pobre en un pesebre, que aguantemos los rigores de la crisis. Un rey que es lobbista y que cobra por hacer gestiones económicas gracia al cargo de rey que es de todos nosotros -¿no nos merecemos una parte?-, hablándonos de solidaridad, de humildad, de austeridad. Un rey que quiso colocar a su sospechoso yerno en Telefónica, fuera de España, diciéndonos, como cada Nochebuena, que seamos pacientes. Un rey que no reprocha al PP la red Gürtel ni al PSOE y al PP la reforma del artículo 135 de la Constitución ni a CiU el saqueo del Liceo o la financiación del 3% de los partidos de orden, pero que ve con preocupación el enfado de los ciudadanos. No vaya a ser que, de paso, digamos que tampoco nos gusta la monarquía. Un rey que mintió a todos los españoles diciendo que le dolía la crisis mientras estaba mantando elefantes en Botswana y que tan impune se siente que le bastó decir: “Lo siento, me he equivocado, no volverá a ocurrir” para que todos sus pecados fueran perdonados. ¿Tendremos alguna vez los demás mortales tan regio privilegio? Un rey amigo de sátrapas, de dictadores, de encarceladores de sus pueblos, de sojuzgadores de las mujeres. Un rey familiar de las dictaduras árabes que se atrevió a decirle a unPresidente legítimo de América Latina que se callara o que no tuvo el coraje de salir a defender a otro Presidente, también suramericano, cuando EEUU lo secuestró en un avión mientras buscaba a Snowden.
    Es un trágala tener una monarquía en 2013 sobre la que no nos hemos pronunciado, un trágala que no se nos haya reconocido la madurez democrática como para decidir la forma del Estado, un trágala tener que comernos con impotencia el sainete corrupto que rodea ahora mismo a la Casa Real. Y como si no bastara, la noche del 24 toca el discurso del rey. Quizá mereciera la pena si aprovechara el monarca la ocasión para anunciar su abdicación y la apertura de un proceso constituyente para debatir la forma futura del Estado.
    Pero sabemos que no es así. Que la monarquía forma parte de esta democracia demediada que sufrimos y que, hasta que no hagamos algo en contra, la merecemos. En Nochebuena siempre ha sido facil opinar al respecto: son las 21:00 y se apagaban buena parte de las televisiones. Fun fun fun.
    http://www.comiendotierra.es/2013/12/24/monarquia-fun-fun-fun/#comment-55737

  4. FELIZ NAVIDAD, PRESUNTA DEMOCRACIA . Armando B. Gines
    http://www.diario-octubre.com/2013/12/24/feliz-navidad-presunta-democracia/
    Son las palabras de moda: presunto, presunta, presuntamente. Aunque las evidencias sean concluyentes y la abrumadora cantidad de ellas devengan en certeza cualitativa, todo es presunto cuando se refiere a delitos, faltas o conductas en las que se ven inmersos personajes políticos, ejecutivos de las finanzas o grandes empresarios. Más todavía si son personajes-símbolo de la cruz y de la corona.

    La indefensión es absoluta, en cambio, cuando uno solo es consumidor, ciudadano de a pie o trabajador. Hay innumerables barreras para que la inocencia salga a flote en estos casos: despidos directos y de saldo, tasas judiciales prohibitivas, sanidad y educación más caras y elitistas, presión y amenazas constantes para ejercer el derecho de manifestación y crítica… Y, ahora, la restrictiva ley de aborto.

    El sistema se ha convertido en presunta democracia para la inmensa mayoría. Todo se encuentra mediatizado por una telaraña que sirve de frontera insalvable para hacer valer derechos fundamentales: la libertad efectiva, un trabajo digno, una casa decente, una sanidad gratuita y eficaz y una educación laica y accesible.

    La retórica democrática al uso está colonizada por instrumentos fetiche o tabú vacíos de contenido al servicio de la ideología dominante de consumir compulsivamente y ser explotado sin rechistar. Los discursos son retóricos, repetitivos, banales y emocionalistas. Solo persiguen que en la ceremonia de la confusión, la gente se aleje de la realidad por hastío y piense únicamente en salvar los muebles privados, lo mío en disputa competitiva con lo tuyo.

    El problema es endémico, consustancial al capitalismo. Ni desde la izquierda institucional ni desde los autodenominados sindicatos de clase se proponen políticas globales que enfrenten la situación de una manera totalizadora: únicamente esgrimen medidas técnicas parciales, abundando en los términos capitalistas de siempre con estructuras mentales bien arraigadas en el sistema. No van más allá, no ponen en cuestión los cimientos sobre los que se asienta el modelo de sociedad en vigor. Van a rastras de la actualidad: una crítica coyuntural aquí, un impulso ético allí y un análisis sociológico o declaración formal, estético y ocasional por allá cuando se precisa dar de comer al imaginario tradicional de sus huestes más radicales heridas por las enésimas renuncias ideológicas en aras de una conciliación técnica y posibilista a la defensiva.

    Enfrente, populismo a tope, grandilocuencia mítica y teatro del absurdo clásico con un actor coral fácilmente moldeable, la clase media. Todo el bagaje populista tiende a un fin exclusivo: inducir actitudes y respuestas automáticas en ese concepto tan mediático e ideológico para eludir las tensiones y los conflictos reales que subyacen al sistema de producción capitalista.

    No hay discurso público, político y sindical que no abra solícitamente un hueco en sus programas y proclamas a la, también presunta, clase media. Sentirse parte de ella es ingresar en un no lugar sin residencia concreta donde las contradicciones han dejado de existir. Todo lo que allí sucede es evanescente, natural, inaprensible para el pensamiento. Ocurre, sucede con sospechosa naturalidad y resignación. En la mitad de la nada, no existen antagonismos apreciables, todo es un remanso de paz y armonía superficial porque el adversario se ha difuminado del pensamiento crítico o se ha transformado en un fantasma invisible.

    El principal enemigo de la clase media es el pánico escénico: miedo a caer en la marginalidad, a perder su posición y estatus, a que le sustraigan la etiqueta de mérito de ser lo que es por encima de sus posibilidades y por debajo de su autoestima de cartón piedra. Con ese pánico inducido a dosis adecuadas, la clase hegemónica hace con ella lo que quiere, manejando su instinto de supervivencia, su individualismo de fachada y su egoísmo utilitarista a placer. El otro, el próximo, el que es igual pero parece diferente por el color de la piel, vestimenta, acento o urgencia de su hambre, es el enemigo tangible y acérrimo que acecha su bienestar inestable. Esta perspectiva inmediata, distorsionada por la ideología elitista, esconde o solapa la lucha de clases y las relaciones de poder de modo muy eficaz.

    Salir del escaparate surtido de supercherías fugaces en que se ha convertido la democracia no es fácil. Antes que nada habría que asumir esa presunción como real y dejar en la cuneta el falso decorado y estatus de clase media que inhibe nuestra capacidad de crítica global del sistema capitalista. Muchos dirigentes políticos y sindicales de la izquierda están atrapados en esa red psicológica que les sugiere lo que tienen que decir sin que lo que digan entre en colisión con lo que espera el sistema de ellos y sin ofender la sensibilidad del monstruo devorador de cambios profundos llamado clase media. Engordar el yo de la clase media es impedir la llegada de un futuro diferente y más solidario.

    Las fechas navideñas se prestan aún más a acentuar el ego ya subido de tono de los miembros numerarios y supernumerarios de la clase media. Imbuidos de un espíritu consumista feroz, sus anhelantes miradas se quedan en la cortedad de sus propios ombligos. Se trata de un huracán de costumbres y tradiciones seculares que barren, censuran y autoliquidan cualquier iniciativa de solidaridad real y compromiso social con el prójimo. La tregua acaba pronto. Volver a empezar es duro e inminente: bolsillos exhaustos y nadería existencial nos trasladan a la realidad de sopetón, a seguir alimentando al régimen capitalista que nos mueve en un tiovivo absurdo e interminable. El sentido de la Navidad no es más que un alto en el camino en la estación de servicio de una presunta ilusión infantil creada por el ser humano para escapar de la realidad a golpe de sentimentalismo capitalista en comunión o ágape familiar, inundando el cuarto de estar de mercancías que no necesitamos. No obstante, valga la paradoja, feliz Navidad.

  5. Nunca es tarde para la represión, si la gente no lucha y usa las herramientas denodadamente, antes fue la imprenta, la fotocopiadora etc etc, pero las mentes han de cambiar y querer ser dueñas de su destino en entornos colaborativos y no solo competitivos.

    Manuel Castells: «Los políticos suprimirían Internet si pudieran, pero ya es muy tarde»

    Manuel Castells (Hellín, Albacete, 1942), es uno de los cinco sociólogos más citados del mundo y una referencia en el estudio de los cambios que ha producido la revolución tecnológica de Internet en la política, la cultura y la sociedad. Su análisis se basa en el conocimiento empírico de la realidad. En noviembre, le dieron uno de los galardones más importantes del mundo académico, el premio Balzan, que otorga la fundación del mismo nombre.
    http://www.lavozdegalicia.es/noticia/espana/2013/12/15/manuel-castells-politicos-suprimirian-internet-pudieran-tarde/0003_201312G15P26991.htm

  6. http://www.publico.es/dinero/491332/la-fiscalia-no-ve-delito-en-los-correos-de-blesa-pero-si-en-su-filtracion
    Matar al mensajero. El fiscal Manuel Moix, que se ha querellado contra el juez Elpidio José Silva por encarcelar al exbanquero Miguel Blesa, no aprecia delitos en el contenido de los correos electrónicos del expresidente de Caja Madrid, que ha calificado como “nulos” e “inexistentes jurídicamente”, pero ha añadido que lo que le preocupa es que se estén filtrando a la prensa porque ello puede constituir un delito de revelación de secretos.

    La Fiscalía de Madrid, según Moix, no puede abrir una investigación sobre el contenido de los correos electrónicos del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa porque esos documentos han sido declarados “nulos” por la Audiencia Provincial de Madrid.

    En declaraciones a Efe, el fiscal superior de Madrid, Manuel Moix, ha mostrado su preocupación por las filtraciones a los medios de comunicación de los correos electrónicos de Blesa.

    Moix ha explicado que los 8.777 correos que figuran en la causa abierta por el juez Elpidio José Silva contra Blesa han sido declarados “nulos” por la Audiencia Provincial de Madrid porque Silva los obtuvo “ilícitamente” vulnerando los derechos fundamentales del expresidente de Caja Madrid.

    La Fiscalía de Madrid no puede utilizar esos correos para abrir ningún tipo de investigación sobre su contenido porque son “inexistentes jurídicamente”, ha subrayado.

    “No es que no queramos, sino que no podemos investigar el contenido de esos correos”, ha precisado el fiscal superior de Madrid, quien ha destacado: “De lo poco que he leído, no se desprende ningún hecho ilícito ahí”.

    Moix ha señalado además que no está claro que esos correos sean los “reales”, ya que no se sabe si quien está filtrando esos correos los está manipulando, con lo cual ha avisado de que “hay que andarse con cuidado”.

    Quien está filtrando esos correos puede estar cometiendo “un delito de revelación de secretos”, porque esos documentos forman parte de un procedimiento judicial del Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid, ha resaltado el fiscal superior de Madrid.

    “No se puede revelar una actuación que está en fase de instrucción, que es secreta para todos, menos para las partes” personadas en el procedimiento, ha indicado Moix.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s