MP2

 En las declaraciones de ayer de Martínez Pujalte, MP, había una pregunta latente y otra expresa.
 Ayer mismo, tratamos de contestar a la pregunta latente, ¿dónde coño, Bárcenas, has puesto todo mi dinero?, hoy, vamos a intentar responder a la pregunta expresa ¿de donde coño has sacado tanto dinero, mi querido Luis?
 Y ésta sí que es una pregunta interesante, la más interesante que puede hacerse, porque 50 millones de euros, por ahora, que se sepa, son muchos millones y no salen de cualquier parte.
 El, Bárcenas, ha dicho que tan colosal fortuna la ha obtenido jugando  en la Bolsa.
 ¿Plausible? En absoluto, porque en la Bolsa, todo este tiempo, nadie, absolutamente nadie ha ganado porque todos los valores sin excepción se han hundido, luego nadie ha podido ganar.
 Pero es que, además, hay una manera fácil de probarlo, mostrar las copias de las órdenes a sus Bancos para comprar y vender los valores.
 O sea, que no, que no van por ahí los tiros.
 Es la tercera vez, que recuerde, que le hago, al amigo Luis, la cuenta.
 Sólo hay dos posibilidades: o Bárcenas se lo llevaba crudo, como ahora se dice, o sea, se llevaba limpiamente todo lo que entraba en Caja, o sea, como decíamos ayer, las cuentas del inefable Cantinflas, “de diez me lleno una, pero como se va a notar, me llevo, las diez” y de ahí las indignadas protestas de M. Pujalte, o el tesorero infiel le aplicaba a su empresa una comisión por las ganancias que generaba, tal como yo hacía cuando trabajaba en Telefónica, aquí, la comisión era del 15% de toda la publicidad en la Guías telefónicas que yo contrataba.
 Si aceptamos como buena esta última hipótesis, El Cabrón, tal como sus propios compañeros le llamaban, si amasó una fortuna que, por ahora, asciende a 50 millones de euros, que se sepa, fue porque:
si a 100 le corresponden 15
es porque a x le corresponde 50.000.000 euros, 
de donde x es igual a 50.000.000. multiplicados por 100, 5.000.000.000 euros que dividido por 15=3.333 millones de euros, salvo error u omisión.
Yo no sé, nunca fuera de él lo sabre nadie, los millones de euros que atesora el PP, lo que sí que sé es la ira furibunda que todo el PP siente por este Cabrón, según ellos, que los está poniendo en tal evidencia que ti estos tipos tuvieran sólo un átomo de vergüenza se habrían ido todos, cogidos de la mano, a un sitio en el que nadie supiera nada de sus andanzas.
 Pero no se irán porque vergüenza no es que no la tienen sino que ni siquiera saben qué es.
 Lo que sí que harán es lo que ya están haciendo: preguntar desaforadamente a todo el mundo qué hay de lo suyo tal como está haciendo en tal Pujalte, porque lo suyo es el resultado de la mayor rapiña que partido alguno haya hecho en ningún sitio a través de la historia.
 Y ahora tratarán, cada uno de ellos en su parcela, de recobrar lo que el tal Bárcenas les debe y como no se sabe, todavía,  donde está el resto ni como van a poder ellos echarle mano, se afanarán todavía más, si es que es posible, en rapiñar todo lo que puedan a fin de compensar este desfalco que el hombre de su mayor confianza ha realizado, como hubiera hecho cualquier otro de ellos, en el mismo caso.

15 comentarios en “MP2

  1. Aunque sea casi insignificante,con lo que está cayendo y por caer.
    Ha comenzado la liga de fútbol.Y la vida sigue igual.El Barça jugando y el Mafias robando.España nunca decepciona en eso,valor seguro.

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=172592&titular=el-inefable-rajoy-

    Rajoy ha dado una vuelta de tuerca a la máxima lampedusiana de cambiar para que nada cambie

    Ha transcurrido la mitad del mandato político de Mariano Rajoy, y este periodo ha sido suficiente para convencer a buena parte de los españoles que cualquier tiempo pasado fue mejor, incluso el de su predecesor, Rodríguez Zapatero.

    Rajoy ha dado una vuelta de tuerca a la máxima lampedusiana de cambiar para que nada cambie. Esto es, cambiar para que empeore. Ello, porque ha pauperizado, como nunca antes en democracia, a la sociedad española, a través de medidas de ajuste y austeridad, que no han tenido otra inspiración que el desmantelamiento del Estado de Bienestar, con base en la desregulación, la privatización y la supresión. Además, ha desvirtuado tres de los componentes clave sobre los que se construye toda democracia: primero, el principio de confianza legítima de la ciudadanía, al incumplir la mayor parte de su programa electoral; segundo, erigiéndose incapaz de afrontar una situación como la del “Caso Bárcenas”, que representa un ejemplo de corrupción sin precedentes; y tercero, ha contribuido a socavar dos principios indefectibles de la democracia como son la transparencia y la rendición de cuentas. A todo ello, Rajoy ha respondido con un oscurantismo distante.

    Dos conclusiones al respecto. La primera, bastante pobre, pasa por pensar que el gobierno de Rodríguez Zapatero es el que, desgraciadamente, pone el mayor listón de un gobierno democrático en España; sobre todo si se atiende al pasado, más corrupto si cabe, del Partido Socialista en los años ochenta bajo el gobierno de González; el bochornoso mandato político de Aznar, convencido todavía de que los atentados del 11-M fueron obra de ETA y no de Al-Qaeda, y que entre sus muchas hazañas quedará para el recuerdo la abyecta invención de armas de destrucción masiva en Iraq. Del gobierno de Rajoy queda todo dicho.

    La segunda, la necesidad de repensar el sistema político español. Un sistema secuestrado por elites políticas al servicio del clientelismo y de la connivencia interesada y perversa con el gran capital privado. La experiencia reciente de la política española nos brinda muchos ejemplos de este binomio indisociable.

    Sería deseable un sistema en el que la presencia y protagonismo de la sociedad civil disponga de los instrumentos suficientes para relegar un gobierno que se preste tan inefable como el actual; tal como por ejemplo recoge la Constitución venezolana, que a mitad de mandato permite convocar un referendo revocatorio para cambiar a su presidente y que, por desgracia, a día de hoy, no es más que utopía en el colapsado sistema político español.

    Jerónimo Ríos Sierra. Investigador Doctorando en Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid.

  2. (Hasta en el País se dan cuenta de que con este PP$OE no vamos a ninguna parte.)
    COSPEDAL,
    Enrique Gil
    http://politica.elpais.com/politica/2013/08/18/actualidad/1376845470_146722.html
    Una vez más, el mes de agosto está teniendo un trasfondo político mucho más interesante de lo que se esperaba. Es verdad que el nivel del interés mediático no ha llegado al extremo del año pasado, cuando la prima de riesgo reptaba desbocada por encima de los 500 puntos creando una crisis de ansiedad, mientras que ahora se aletarga perezosamente casi por la mitad. Pero a cambio en este agosto también han surgido otras cuestiones no menos críticas, que superan con creces la convencional serpiente de verano para erigirse en monstruosas criaturas auténticamente terroríficas. Es el caso de la nueva crisis del Peñón por antonomasia, y también el de las masacres perpetradas por los pretorianos egipcios, asuntos estos que no comentaré aquí por salirse de mi competencia. Y sí lo haré con el tercer lugar en el top ten de agosto, ocupado por las declaraciones como testigos de Páez, Cascos, Arenas y Cospedal ante el juez que investiga el caso Bárcenas.

    La cosa no prometía mucho porque todo parecía indicar que los testigos citados a declarar seguirían la táctica de Mas o Rajoy: culpar de todo al tesorero infiel y negar bajo juramento cualquier responsabilidad personal y partidaria. Es lo que hicieron, en efecto, Cascos y Arenas, que siguieron al pie de la letra el guion previsto por Moncloa y Génova. Pero desmintiendo tales expectativas, al final surgió la noticia. En contra de lo que se esperaba, y a juzgar por los comentarios de los abogados personados en la causa, las declaraciones de Páez y Cospedal resultaron ser particularmente jugosas, erigiéndoles casi en auténticos testigos de cargo. Y ello hasta el punto de que a partir de ellas deberían producirse, si así lo decidiera el juez instructor, apasionantes careos judiciales entre los principales protagonistas del drama.

    El caso más atractivo es sin duda el de la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, que exhibe una patente temeridad política camuflada por una oratoria desestructurada. Tras su célebre “que cada palo aguante su vela”, y el epíteto de “cobardes” que lanzó contra los dirigentes que “se desentienden” del caso, ahora parece que señala directamente a Rajoy y Arenas como los contratantes del “finiquito en diferido” destinado a sellar la boca de Bárcenas. Es verdad que al final todo puede quedar en agua de borrajas, pero lo cierto es que de no ser por los aciertos o los errores de Cospedal, quizás hoy no existiría el caso Bárcenas, pues parece haber sido ella, en definitiva, quien defenestró al tesorero infiel, impidiendo el éxito de su chantaje. Así que quizás habría que hacer un monumento a esta mujer. Aunque todo queda pendiente de que se celebren o no los careos de marras.
    sigue…..

  3. En cualquier caso, y sea cual fuere el curso judicial de los acontecimientos, lo cierto es que las declaraciones testificales de agosto han profundizado mucho más agudamente la crisis del partido en el poder. Incluso se dice que en su seno se ha abierto una grave fractura interna, intensificada por la propia actitud de Cospedal, entre quienes desean taparlo todo como hasta ahora con el rodillo parlamentario de su mayoría absoluta y quienes plantean la conveniencia de aprovechar la oportunidad para proceder a renovar en profundidad la cúpula dirigente, sustituyendo por sangre fresca inmaculada a todos los que se han ensuciado las manos o se las han quemado encubriendo a quienes las tenían manchadas. Y sin duda es verdad que hay que proceder por múltiples razones a una limpieza a fondo de la élite que dirige a ambos partidos de poder, lo que incluye tanto a Rajoy y Arenas en el PP como a Rubalcaba y Griñán en el PSOE. Pues si este Gobierno puede hacer oídos sordos impunemente al caso Bárcenas es porque la actual oposición socialista carece de la más mínima credibilidad.

    Pero no es solo cuestión de personas. En realidad, lo que hay que cambiar es el hábitus político que impera en nuestro país: el know how, la manera de hacer las cosas. Y para ello no basta con sustituir al personal por otro nuevo equipo dirigente, que amenaza con incurrir en los mismos vicios del anterior. Véase lo que pasó con Zapatero cuando procedió a una renovación generacional del PSOE que al final se reveló puro efecto Lampedusa (“es preciso que todo cambie para que todo siga igual”). Y lo mismo ocurrió cuando, tras el trauma del 11-M, el equipo de Rajoy sustituyó al equipo de Aznar. Pura continuidad histórica del mismo repertorio de idénticas prácticas procedimentales. No, mientras no cambien las perversas reglas de juego, de nada sirve que se cambien los equipos de jugadores por otros nuevos. Lo que aquí hace falta es una verdadera reforma estructural. Pero no una de esas reformas neoliberales que recomienda el FMI sino una auténtica reforma institucional que regenere las reglas del juego de poder.

  4. LA EVOLUCIÓN DE PAUL KRUGMAN
    Vicenç Navarro,
    http://www.vnavarro.org/?p=9444&lang=CA#more-9444

    Paul Krugman, uno de los economistas más conocidos dentro de la tradición keynesiana, acaba de escribir un artículo en su columna del New York Times (08.08.13), “Phony Fear Factor”, que considero de gran interés y que debería distribuirse ampliamente en España. Señala, con razón, que estamos viendo, durante estos meses, el declive y caída de dogmas económicos que han dominado el pensamiento económico hegemónico en los últimos años y que han sido responsables de la enorme crisis que estamos viviendo. Estos dogmas, según Krugman, incluyen la creencia de que “la política monetaria expansiva creará inflación”, de que “la reducción del déficit público creará ocupación” o de que “la deuda pública por encima del 90% del PIB creará un colapso”. Yo añadiría otros como que “el elevado desempleo es resultado de la rigidez del mercado de trabajo”, que “la reducción del gasto público estimulará el crecimiento económico”, que “los intereses de la deuda pública se deben al excesivo gasto público” o que “la reducción del déficit crea confianza en los mercados financieros” y muchos otros dogmas, sostenidos todavía hoy (a pesar de la enorme evidencia científica que muestra lo contrario) por los establishments financieros, económicos, políticos y mediáticos españoles.

    Este artículo, que, como indiqué, merecería una amplia difusión, muestra, sin embargo, otro hecho de interés que ha pasado desapercibido. Y me refiero a la propia evolución de Paul Krugman. Este indica que la primera vez que leyó a Kalecki (el economista marxista polaco) le pareció que estaba errando en su interpretación del capitalismo. La gran contribución de Kalecki, una de las mentes más claras en economía, fue la de combinar Keynes con Marx. Para entender las crisis económicas, decía Kalecki, uno tiene que leer a Keynes, pero también a Marx. Y esto me parece obvio en el contexto de la crisis actual. El problema mayor de la economía hoy –tal como señalan los keynesianos- es la escasez de una demanda que estimule la economía, interpretación correcta de la causa de la Gran Recesión, casi Depresión, que estamos viviendo en la eurozona. Pero lo que Kalecki nos exigía era ir más allá y preguntarnos de dónde viene esta escasez de la demanda, y la evidencia muestra claramente que viene de la disminución de las rentas del trabajo, resultado de las políticas públicas llevadas a cabo durante el periodo neoliberal, iniciadas en la década de los años ochenta por el Presidente Reagan y la Sra. Thatcher y más tarde generalizadas a la mayoría de países capitalistas desarrollados. Esta disminución de las rentas del trabajo se impuso a la población (causando un gran daño al bienestar de las clases populares) para el gran beneficio del capital, como muestra el gran aumento de la participación en el PIB de las rentas del capital a costa de la reducción de la de las rentas del trabajo.

    Pues bien, la evolución de la realidad económica ha hecho también evolucionar a Krugman, de manera que en el citado artículo termina indicando que Kalecki es el que mejor podría haber explicado la crisis actual, que representa el triunfo del capital a costa del mundo del trabajo. Es lo que solía llamarse lucha de clases, término desaparecido, cuando no vetado, en los mayores medios de comunicación. Y ello a pesar de que los datos que confirman que esta supuestamente desaparecida lucha de clases continúa viva y es central para entender lo que nos está ocurriendo son abrumadores. Nunca antes, en el periodo democrático en España, las rentas del capital habían sido mayores a las rentas del trabajo, con un gran aumento de las tasas de beneficios de las grandes empresas, a costa del descenso salarial. Y todo ello con la ayuda de la supuesta “ciencia económica”, financiada por los grandes bancos y las grandes corporaciones (un caso claro es el de Fedea) que continúan aferradas a creencias y dogmas que han perdido toda credibilidad.

  5. Fragmento:
    D. Pablo se pone estupendo valiente y reivindicativo, debió de comer algo muy fuerte….
    MARGALLO, LA OTAN Y GIBRALTAR
    pablo sebastián
    http://www.republica.com/2013/08/20/margallo-la-otan-y-gibraltar_691557/
    El ministro de Asuntos Exteriores García-Margallo habla mucho y no hace nada. Y lo que es peor: nos tememos que practica, en el caso de Gibraltar, una política de ‘mucho ruido y pocas nueces’ para no tener que dar los pasos que hay que dar. Porque lo de pedir a la UE que investigue el ‘blanqueo de capitales’ en la Roca sin aportar pruebas, documentos y testimonios al respecto es sólo una cortina de humo para aparentar que el Gobierno hace algo y no da marcha atrás frente a los continuos desafíos y desprecios de Inglaterra. Si hay blanqueo de capitales en la Roca España a quien se debe dirigir no es a la Comisión de la UE sino a la Interpol.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s