Guardiola (II)

http://www.mundodeportivo.com/20130712/fc-barcelona/guardiola-es-un-adversario_54377456370.html

 Por su singular conexión con el texto que hemos publicado hoy bajo el título de “Guardiola”, no tenemos más remedio que traer ahora a colación el publicado hoy también por el director de MUNDO DEPORTIVO.

 Santi Nolla null 12/07/2013 08:29

No debería ser un enemigo, pero es un rival. Guardiola defiende ahora los colores del Bayern, no los del Barça. Es un adversario. Con cariño, pero enfrente. Y quiere incorporar a Thiago, jugador de la cantera del Barça. Y habló con el padre de Neymar para ficharlo y se dio cuenta, a los cinco minutos, que estaba comprometido con el club blaugrana. Es lógico que defienda los intereses del club que le paga. Eso forma parte del oficio de entrenador.

Fue sorprendente que Rummenigge, presidente del Bayern, explicara el día de la presentación que todo empezó en una Audi Cup, hace dos años cuando Pep era entrenador del Barça y tomaron un café juntos, con Hoennes. “Guardiola tenía interés por el Bayern y desde aquel entonces quedamos que estaríamos en contacto”, dijo. Resulta evidente que antes de irse del Camp Nou ya sabía donde iría.

En su día citó al padre de Neymar en Nueva York para intentar ficharlo. “A los cinco minutos ya me dí cuenta y le comenté 20 veces que fuera al Barça”, declaró ayer Pep. Resulta evidente que el padre le cerró la puerta. Luego, directivos del Bayern dijeron que no acostumbraban a fichar ese tipo de futbolistas.

Sin embargo, ayer Guardiola confirmó que van a por Thiago Alcántara. Un fichaje que no ha sido improvisado. La historia arranca cuando se negocia la renovación del jugador, cuando tenía una cláusula de diez millones de euros. Pere Guardiola, hermano de Pep, es el representante de Thiago y, en aquella ocasión, negoció no moverse ni un ápice de una cláusula de 18 millones. El Barça logró arrancar que si el futbolista jugaba una serie de minutos, esa cantidad pasara a ser de 90 millones. Pero eso no se le dice a Tito, para que no se vea presionado a la hora de hacer una alineación por un contrato.

Guardiola conoce la cláusula de Thiago y va a por él y lo convence. En medio aparece una presunta oferta del Manchester, que no existe, ya que el United lo quería el año pasado pero no para la temporada que viene. Fichar a Thiago ha sido todo un proceso, que aún debe acabar, pero que ha seguido los pasos tópicos, el primero, convencer al jugador, en lo que Guardiola ha participado de forma activa.

Pero el día que Pep admite que quiere fichar a un jugador del Barça con contrato, también carga contra la Junta, con lo que el hecho negativo de llevarse a un futbolista del Barça pasa a ser una noticia menor y su ataque contra la Directiva, una mayor. Pep siempre ha sido (y sigue siendo) un excelente estratega en el terreno de juego y fuera de él.

Así, los hechos son: Guardiola contactó con el Bayern cuando era entrenador del FC Barcelona; habló con el padre de Neymar para incorporarlo y a los cinco minutos vio que no había opción; convence a Thiago para que fiche por el Bayern, después de que su hermano negociara una cláusula a la baja condicionada a un número de partidos jugados y ahora carga contra la Directiva, sin que exista ninguna alusión pública notoria sobre él, en sentido negativo, por parte del presidente o algún miembro de la Junta. Todo han sido elogios.

Dice que lo dejen en paz, pero quien ficha a Thiago es él. Comenta que no perdona que utilicen la enfermedad de Tito para hacerle daño cuando el Barça no ha dicho nada sobre esta cuestión, como tampoco ha comentado que fuera a comer con Cruyff. Guardiola utiliza ‘la guerra de Pep’ como cortina de humo para el fichaje de Thiago, para ajustar cuentas pendientes, enmarañar el ambiente del barcelonismo y dejarse puertas abiertas de futuro. Un entrenador que va a otro equipo es un adversario y no puede ir contra su antiguo club si quiere volver algún día, pero sí puede colocarse si carga contra la Directiva. Eso intenta abrir una guerra y no favorece la unidad. Aunque para que haya una guerra es necesario que dos quieran pelearse.

El actual entrenador del Bayern no mantiene una buena relación con esta Directiva ni con Tito, pero sólo le interesa cargar contra la Junta, porque si entra con Tito es impopular y Guardiola es un impresionante entrenador, pero por encima de todo es un comunicador fuera de serie.

El ataque era innecesario. La Directiva se ha comportado siempre bien públicamente con Pep. Pocas veces se monta un homenaje como el que el club le dedicó a Guardiola el día que se marchó. Totalmente justo y merecido por ser el mejor de siempre, pero tuvo lo que otros a lo largo de la historia no han tenido, a pesar de haber merecido una porción de gloria. Otra cuestión es que en privado se tiren los platos a la cabeza, unos y otros. Más o menos al mismo nivel. Pero el Barça, la institución, está por encima de las personas y en los clubs se sabe que lo más importante es lavar la ropa sucia en casa. Ayer, Pep, no hizo caso de esa máxima. Hoy el barcelonismo se levantará más aturdido, pero lo importante seguirá siendo lo mismo: el Barça.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s