Replicando a anónimo, Lucía y futbolín

 

    Senatus Populusque Romanus

    El Senado y el pueblo Romano

 Juro por mi Dios, que no es ni mucho menos el de la católica iglesia con la que yo escandalizo a algunos que me rodean llamándola organización criminal, que es uno de los días más felices de mi vida, en lo que se refiere al aspecto intelectual.

 Porque yo tenía mi complejo de espantapájaros, de tío que sí, que ve las cosas de otra manera, al que el tempranísimo descubrimiento de todo lo malo que encierra una relación conyugal en España, al propio tiempo que haber sufrido que mis primos y amigos me ataran las manos a la espalda e hicieran un simulacro de juicio, el mismo día que a mi padre, “el conde”, lo juzgaba un consejo de guerra, en el que el fiscal solicitaba la pena de muerte, por haber dirigido una obra de teatro para recaudar fondos para el Socorro Rojo Internacional, algo así como la Cruz Roja, sólo que en comunista, también abrió quizá prematuramente los ojos ante la jodida y cotidiana realidad política, estoy hablando de un tipo de 10 años, decía que un tipo así al que la jodida vida se había encargado de abrir los ojos definitivamente para ver las cosas de otra manera, fallaba estrepitosamente como comunicador puesto que no conseguía de ninguna manera interesar a la gente respecto a lo que él pensaba y escribía.

 Y, de pronto, heme aquí, que dos personas de extraordinaria capacidad no sólo intelectual sino también expresiva acuden a mis blogs y exponen con la necesaria extensión y también con una encomiable dureza sus opiniones sobre lo que yo pienso y digo, o sea, sobre lo que yo soy:

 -Según un anómimo, qué lástima que haya tanta gente que no se atreva a hablar a cara descubierta, no sé, nunca lo entenderé, porque creo que el miedo nos hace mucho más mal que cualquier otra cosa, creo que fue Churchil el que dijo aquello de que lo peor del mundo era precisamente el miedo. O algo así. Aquella degeneración de la memoria que el neurólogo que atiende a mi mujer me diagnosticó cada día aumenta su dureza, por ejemplo, ayer, no recordaba el camino para ir a La Manga, el lugar en el que veraneo desde hace 60 años y que he estado haciendo 30 veces al mes durante 4 de éstos cada uno de aquéllos.

 Pero iba diciendo que un anónimo, ayer, me dijo que yo era:

 Es autoritario, conservador y catolico apostolico romano.

Lo has analizado perfectamente Lucia.

Es por esto por lo que no debes marcharte de aqui, nos abres los ojos y las respuestas del sr Palazon lo confirman en lo que es, un conservadorisimo con mala suerte que ha tenido las mujeres a su servicio toda la vida”.

Y, por si fuera poco, el 2 de julio de 2013 07:49 

 Futbolín dijo…

“No le des mas vueltas, Lucía por mas razón que puedas tener te ha ocurrido como a un tal Futbolín cuyo verdadero nombre es Carlos Bengoa, que confundió también el culo con las témporas y no te vayas a pensar que alguien pueda estar mas a la izquierda ni las ideas mas claras que D. José, sus afirmaciones son inapelables y fruto de una experiencia brutal que no admite parangón en todo el mundo mundial y si el gran SUPERMAN postea sobre Superwomans no “semos” nosotros simples humanos quienes para cuestionar nothing de nothing”.

Por fin, me ocurre a mí, lo que a otros webmaster, creo que se llaman así los propietarios de un blog, que se hartan de discutir bizarramente con sus visitantes mientras que yo no me como nunca una rosca.

 Seguramente es porque, como dice el anónimo, soy autoritario, conservador y católico romano.

 Seguramente, seguramente. Soy tan autoritario que no he mandado nunca a nadie, he tratado de convencer, como ahora, e incluso he suplicado, como también hago ahora, para que 3 magníficos comentaristas de mis blogs, no se cansen nunca de hablar con un tipo como yo, no se aburran o no se asusten.

 No soy tan fiero como ellos me ven, por mucho que diga, o escriba, siempre lo que pienso, por lo que mi mujer decía siempre que yo no soy sincero sino grosero.

 Soy tan poco fiero que tolero mansamente que un desconocido me diga, desde su anonimato, que soy autoritario, conservador y católico romano, sin molestarse un momento en intentar demostrarlo, porque eso, afirmar las cosas, denostar a otro, sin intentar siquiera demostrarlo es el “summum” de la democracia, el progresismo y el agnosticismo.

 A los que me conocen bien, los que vienen leyendo lo que escribo por aquí desde hace 4 años, nunca se les hubiera ocurrido decir de mi tales cosas, porque son miles, eh, miles de veces las que yo he demostrado lo autoritario que soy, promoviendo que imperase, como norma universal de convivencia, la máxima volteriana de: odio a muerte todo lo que usted dice pero daría mi vida para que usted pudiera seguir diciéndolo. No pongo comillas porque no sé si la cita es exacta y yo no me tomo jamás el trabajo de compulsar las citas porque no tengo tiempo.

 Que yo soy conservador todo el mundo, que venga de vez en cuando por aquí, también lo sabe porque también creo que son miles de veces las que he tratado de convencer a todos de que así como una de las cumbres de la filosofía universal , Kant, escribió su imperativo categórico: “obra de tal manera que puedas aspirar a que tu norma de  conducta sea universal”, asimismo yo propugno, una y otra vez, no me canso nunca de hacerlo, aquellas máximas marxistas de: a la sociedad todo lo que puedas dar, de la sociedad lo estrictamente necesario para la subsistencia tuya y de los tuyos, y no sólo eso sino que me atrevo a denominarlo imperativo sociopolítico. O sea que mi ideología es, como se ve, eminentemente conservadora puesto que excita a la gente a no trabajar para los demás y a atesorar salvajemente todo lo que se gana.

 Y, por último, católico, sí, también creo que sí. No sé si hace un mes que dije por aquí que la sicar era una asociación de criminales puesto que propugnan a rajatabla que la gente africana no use el preservativo aunque eso suponga, prácticamente, su propia extinción por mor del sida pero esto, bien leído, no cabe duda de que es el mejor piropo que nunca se haya escrito a favor de la iglesia católica.

 De modo, mi querido anónimo, y te digo querido porque lo siento de verdad, porque no sólo me lees sino que además vienes a aquí y dices lo que piensas sinceramente, gracias.

—————————

En cuanto a Lucía, no sé verdaderamente lo que hacer. Porque es muy posible, comienzo a creerlo, que ella tenga toda la razón y yo no sea más que un canallesco machista que en su etapa de Telefónica haya tenido a su mando centenares de mujeres y nunca una sola de ellas haya protestado a mi superioridad contra mí, sí que ha sucedido todo lo contrario, la susodicha superioridad me ha devuelto mis informes periódicos sobre mis subordinadas diciendo que era imposible que todas ellas fueran tan buenas profesionalmente como yo aseguraba en ellos.

 Pero, insisto, puedo muy bien estar equivocado, y esa manera mía de enjuiciar a las mujeres que prestaban sus servicios a Telefónica en los centros de trabajo que yo dirigí, puede muy bien no ser otra cosa que la más palmaria demostración de mi paternalismo hacia ellas.

 Que eso, y otras muchas cosas, me granjeara que en mi ficha personal de dicha compañía, en el apartado de ideología, se consignara “comunista”, no es sino un error de apreciación de todos los jefes que allí tuve.

 -“Perdone D. José, pero Vd. no es víctima sino hacedor de estereotipos. Relea su post y encontrará frases que son estereotipos y clichés de un rancio olor a sacristía y derecha reaccionaria, eso sí dicho con una prosa exquisita: “porque su inmenso corazón la obliga a actuar siempre dentro de sus límites sin más proyecto, sin más ambición que el de hacer felices a los suyos, hacer, por lo menos, que nazcan, que vivan, que sigan viviendo…”

 Es decir, que nuestro sitio es el hogar y la reproducción cuando la Iglesia, el Estado y el varón quieran”.

 Respuesta:

 Deducir así, por las buenas, que el hecho de decir que las mujeres tienen tan inmenso el corazón y son tan buena gente como animales naturales que lo que la mayoría de ellas hace es actuar siempre dentro de sus límites, sin más ambición, sin más proyecto, fundamentalmente [efectivamente, este adverbio lo escribo sólo ahora], sin más ambición que el de hacer felices a los suyos, hacer, por lo menos, que nazcan, que vivan, que sigan viviendo, es equivalente a afirmar que “nuestro sitio es el hogar y la reproducción cuando la Iglesia, el Estado y el varón quieran” es una puta falacia porque no es ésa la intención que subyace en una frase que efectivamente puede estar mal o deficientemente construida.

Lo que yo intentaba decir, lo que sigo intentando decir, aunque continuo teniendo la sensación de que no lo digo bien, es que yo creo, pienso, según mi experiencia personal basada, en la conducta de las mujeres que han convivido conmigo, es que la mayoría de ellas, puestas en el el trance de elegir entre ser madres y vivir para que sus hijos sigan viviendo, y ser una de las mejores informáticas del mundo, elegirían lo primero, lo que no significa, por supuesto, que una cosa tenga forzosamente que excluir a la otra, que es lo que Lucía dice que es lo que yo digo sacando una conclusión aberrante de una frase en la que no puede fundamentarse de ninguna manera la conclusión de su razonamiento.

 Verás, Lucía, me sorprende extraordinariamente que una mujer con grandes conocimientos informáticos, como tú misma dices que eres, cometa el error de detraer de un corolario como el que acabo de citar esa conclusión que también inserto.

En ese razonamiento que yo hago sobre “mis” mujeres, que no son distintas al resto de las que yo he conocido, no estoy estableciendo, de ninguna manera, un juicio sobre cuál es realmente su idoneidad profesional, sino tan sólo, descubriendo, o intentándolo, por lo menos, cuál es la esencia misma de su naturaleza, como sexo o como genero.

Si yo fuera tan católico como el anónimo me juzga, diría simplemente que fue que Dios quiso hacerla así cuanto la conformó sobre una costilla del hombre, pero como soy el más jodido de todos los materialistas que conozco, como creo, como Darwin, que la materia, por sí misma, ha ido conformando a cada animal y a cada órgano de acuerdo con la función que iba a desempeñar, creo que la mujer es por naturaleza como es porque, si no, la especie humana hubiera desaparecido ya de este asqueroso mundo.

¿He de desarrollar tan extensamente este pensamiento para demostrarlo inexorablemente aunque resulte un tocho de 600 páginas que, luego, no leería nadie?

Ni Dios ni leches, coño, la jodida, la puta naturaleza, o sea, la puñetera materia de los jodidos marxistas, es la que ha hecho a la mujer así, tal como es, y no sé si es por eso, también, y juro por todos mis muertos que es verdad que no lo sé, que es precisamente por eso que es mejor que el hombre como género o sexo.

Esto que acabo de escribir, querido anónimo y mi querida Lucía, ¿es catolicismo o marxismo?

Por escribir cosas como éstas, Galileo, Copernico, y el tipo éste, coño, que ahora no recuerdo que descubrió la circulación de la sangre, ah, sí, coño, el puñetero Servet, hubieron de sufrir el más riguroso de los “anatema sit”, queridísimo anónimo, tan anatemizados fueron, leche, que la sicar intentó quemarlos en la puta hoguera. Pero yo, a pesar de esto, sigo siendo católico, apostólico y romano, no te jode.

———————–

En cuanto a ti, Futbolín, ¿qué quieres que te diga? Yo he tenido en mi  vida sólo tres amigos: uno, Félix Mata, un navarro que arriesgó su vida por mi, cuando hacíamos la milicia universitaria, otro, Herbert Bruno Fredesdor, director de la película Largo es el camino, y otro, coño, el  otro, pero qué jodido, eres tú, tú, si, coño.

Porque me has demostrado que te importa un pijo, hablando así, en murciano salvaje que es como yo experimento los sentimientos y trato de expresarlos de la misma manera, que yo dijera que  eres listo pero no inteligente, para seguir tratando y cuidando a la pobre de mi hija enferma como si fuera tuya, coño. Y eso vale más que todos los razonamientos, que todos los teoremas, que todas las ecuaciones del mundo.

 Verás, Carlos, decía Niestzche que los hombres se miden por la cantidad de soledad que pueden soportar. Yo, creo que lo sabes, porque has venido a verme, a casa, vivo en una soledad total que otros pueden considerar espantosa y es esta soledad la que me hace apreciar sobremanera tu presencia y no sólo que estés sino que también actúes haciendo de mi, supliéndome junto a una de mis hijas que sufre una enfermedad terrible que parece también incurable.

 Que tú, con una generosidad de espíritu que nunca he visto yo en otra persona, estés haciendo todo lo posible para que este episodio de la vida de mi hija sea transitable, es algo que todos nosotros, el resto de la familia, nunca te lo agradeceremos bastante.

 Es por eso que este salvaje murciano que soy yo no tiene inconveniente ni temor alguno en decirte cosas tales como que una vez confundiste el culo con las témporas pensando que yo era socialista porque afirmaba a rajatabla que en la última peripecia electoral todos debimos votar psoe a fin de evitar que el mismísimo diablo se hiciera con el poder porque muy bien podría hacerlo para siempre.

 Tú pensabas que yo decía esto con el corazón, y no, sólo era con la puñetera, con la jodida cabeza, que, usando la dialéctica hegeliana y marxista que, luego, tan bien usaran Lenin y Stalin, había llegado a la conclusión de  que había que impedir como fuera que el PP ganara porque, si lo hacía, a lo peor,se quedaba allí, en el poder político, el único que le faltaba, para siempre, o sea, el culo, coño, el culo, y tú pensabas que yo era del mismo partido que Felipe González, al que no me he cansado de denigrar aqui, las témporas,[a propósito, Lucía, ¿cómo casa esto con eso que tú dices de que yo estoy intentando atraer, en esta polémica que tú tienes conmigo, el aprecio de los comentaristas de mi blog, tú crees que decirle todo esto a Futbolín, es una manera de halagarlo, de convencerlo, para que traicione lo que piensa y se venga conmigo?].

 Pero ya me he ido, como siempre, a Úbeda, yo citaba antes a Niestzche sólo para combatirlo: los hombres no se miden por la cantidad de soledad que pueden soportar sino por la cantidad de felicidad que pueden aportar o, por lo menos, por la cantidad de dolor que pueden aliviar.

 Tal vez sea verdad que soy tan soberbio que yo crea que mi inteligencia dialéctica es mayor que la tuya, pero de lo que sí que estoy absolutamente seguro es de que lo importante, en esto como en tantas otras cosas, no es la cantidad sino la calidad, tu inteligencia emocional, tus sentimientos generales, o sea hacia todo el mundo, es mucho mayor que la mía.

 Y esto es, créeme, lo que cuenta, lo que vale. Yo no sería nunca capaz de hacer por una extraña todo el bien que tú estás haciendo con mi hija y tú y yo sabemos lo importante que es realmente tu labor tratándose de un caso como del que se trata.

 

13 comentarios en “Replicando a anónimo, Lucía y futbolín

  1. http://blogs.publico.es/vicenc-navarro/2013/07/02/la-silenciada-lucha-de-clases/

    Pensamiento crítico
    Vicenç Navarro
    La silenciada lucha de clases

    ¿Existe la lucha de clases? En realidad, muchos se preguntarán incluso si existen clases sociales. Algunos columnistas ultraliberales que gozan de grandes cajas de resonancia en los medios públicos y privados de Catalunya incluso han llegado a ridiculizar el mero concepto de clase social. En realidad, términos como burguesía, pequeña burguesía o clase trabajadora casi nunca aparecen en las páginas de los medios de mayor difusión. El único término que se utiliza en tales medios es el de clase media, donde, por lo visto, la mayoría de la ciudadanía se encuentra. En esa estructura social, la población se divide en ricos, clase media y pobres. Esta definición de la estructura social refleja, por cierto, la enorme influencia en España de la cultura dominante en EEUU, donde términos como burguesía o clase trabajadora nunca se utilizan. Son parte del lenguaje prohibido. En aquel país, el término clase media se utiliza para definir clase trabajadora. La americanización de la cultura política y mediática de España (fenómeno masivo que considero muy preocupante) se traduce, así, en la americanización del lenguaje.

    Y en este nuevo lenguaje, el concepto de lucha de clases aparece también en España como anticuado. Ya nadie lo utiliza. ¿Por qué? Por la misma razón por la que está en la práctica prohibido en EEUU. La enorme influencia de la clase dominante, es decir, de la clase capitalista (término que es considerado más que anticuado; se define casi como blasfemo) aparece en una cultura en la que el lenguaje de clases y lucha de clases no existe. Este es uno de los mayores indicadores de aquel dominio de clase. El mero concepto de clase desaparece. Y esto es lo que está ocurriendo en nuestro país.

    Y, sin embargo, continúa existiendo lo que Noam Chomsky, en la introducción al libro Hay alternativas. Propuestas para crear empleo y bienestar en España (de Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón) ha definido acertadamente como la guerra de clases unilateral, es decir, la agresividad que se ve y se palpa en bases diarias de la clase capitalista en contra de la clase trabajadora y de las clases medias, que juntas suman la gran mayoría de la población, las clases populares. Es lo que en lenguaje anglosajón radical (del Occupy Wall Street Movement) se llama la lucha del 1% de la población (los súper ricos, que junto con otro 9% constituyen los establishments financieros, empresariales -de las grandes corporaciones-, mediáticos y políticos que dominan las instituciones mal llamadas representativas del país) contra la gran mayoría de la población. En esta “guerra de clases”, la lucha de la burguesía en contra de la clase obrera se ha ampliado y redefinido para pasar a ser la lucha de una minoría –las elites financieras y de las grandes corporaciones que controlan la actividad económica del país- ayudada por las elites mediáticas y políticas, frente a la gran mayoría de la población (el 90%).

    No hay manera más fácil de demostrar que España tiene clases sociales que mirar a nuestro alrededor, observando dónde vive la gente, cómo vive y cuándo muere. Cojan ustedes un taxi y conduzcan por los barrios de Barcelona. Verán ustedes que hay claramente barrios burgueses, barrios pequeño burgueses, barrios de clase media y barrios de clase trabajadora, que a su vez pueden diferenciarse entre clase trabajadora cualificada y clase trabajadora no cualificada. Verán fácilmente que no es cierto que todos los barceloneses vivamos en barrios de clase media. Y verán también como el tipo de comercio va orientado a distintas clases sociales. Y si miran las tasas de mortalidad verán que siguen un gradiente según su clase social, de manera que en España un burgués, como promedio, vive diez años más (sí, diez años más) que un trabajador no cualificado en paro crónico.

    ¿Existe lucha de clases?

    Una manera fácil de verlo es analizar la distribución de las rentas en el Estado español hoy. Estas, las rentas del país, derivan bien de poseer capital (tal como acciones bancarias u otros bienes que generan dinero) o del trabajo, es decir, de los salarios y otras rentas asociadas al trabajo. La gran mayoría de la ciudadanía consigue sus rentas a partir de su trabajo. Solo una minoría (muy minoría) deriva sus rentas del capital.

    Pues bien, analicemos cómo han ido evolucionando estos dos tipos de rentas en España. Si las rentas estuvieran distribuidas proporcionalmente a como se distribuye la población, las rentas del capital serían un porcentaje del total de rentas muy bajo, pues los capitalistas –que obtienen sus rentas de la propiedad del capital- son un sector muy pequeño de la población. Pero en realidad, debido a la mala distribución de las rentas a favor del capital (es decir, de los capitalistas) a costa del mundo del trabajo (incluido usted lector y yo, puesto que deduzco que los capitalistas no me leen), observamos como las rentas del capital alcanzaron más del 40% de las rentas totales. Y las rentas del trabajo oscilaron alrededor de un 50% (hay un 10% que procede de otras fuentes) durante los últimos treinta años.

    Esta cifra ya le da a usted una idea de quién tiene más poder en España. Por cierto, que España es uno de los países de la UE-15 donde las rentas del capital son más altas, y por lo tanto donde las rentas del trabajo son más bajas. El poder del capital sobre el Estado explica que las rentas del capital se gravaran mucho menos que las rentas del trabajo. Incluso el Banco Central Europeo (que es una institución de las más conservadoras que hay en el establishment conservador que gobierna la Eurozona) ha indicado que los beneficios de las grandes empresas en España son demasiado altos en comparación con otros países de la Eurozona.

    Pero, por si fuera poco, las políticas neoliberales (que son las políticas promovidas por el capital en los medios y en las instituciones llamadas democráticas) han ido acentuando todavía más esa polarización, de manera que este año las rentas del capital, por primera vez desde que se recogen datos sobre la distribución de las rentas, han sido mayores (46%) que las rentas del trabajo (45%). La situación no podía haber ido mejor para los capitalistas. Aunque usted no lo sabrá puesto que no aparecerá en los medios de mayor difusión, donde usar la palabra “capitalista” es anticuado, y hablar de “lucha de clases” es “demagógico”.

    ¿Se da cuenta usted, lector, del significado que tiene que a un lenguaje se le fuerce y margine para que aparezca como anticuado? Y mientras tanto la lucha de clases ha alcanzado un nivel de hostilidad sin precedentes. Excepto en la mal llamada Guerra Civil, que fue una lucha de clases de primera magnitud, realizada por medios militares, no habíamos visto una lucha con semejante agresividad. Llevada a cabo ahora por el gobierno más reaccionario que España (ver “El gobierno Rajoy, el más reaccionario de la eurozona”, El Plural, 01.07.13) ha tenido desde el establecimiento de la democracia, se están recortando derechos laborales, sociales, civiles y políticos con una hostilidad que justifica la definición de “guerra de clases” que utiliza Chomsky. La única alternativa a esta situación es que esta guerra sea bilateral y que la mayoría de la ciudadanía, que deriva sus rentas del trabajo, se rebele por todos medios (siempre y cuando no sean violentos) a fin de parar/revertir aquella agresividad. Nunca olvidemos lo que se nos quiere hacer olvidar: que Franco murió en la cama pero la dictadura murió en la calle. Hoy estamos al final del periodo que se inició con aquella Transición de la dictadura a la democracia, una Transición profundamente inmodélica que nos dio una democracia profundamente limitada y un bienestar sumamente insuficiente. Hoy se requiere una segunda Transición que permita el paso a una democracia completa y a un bienestar social que responda a las necesidades de las clases populares (que son la gran mayoría de la ciudadanía), revirtiendo y cambiando la enorme concentración de las rentas y de la riqueza en España que están corrompiendo la democracia subdesarrollada que existe en este país.

  2. ¿ESTÁ ECHADA LA SUERTE?
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=170535

    “Se fracasa en la vida desde el momento en que se muere”. Pierre y Eve son dos personajes soñados por Jean-Paul Sartre en la trama de La suerte está echada. El argumento es una ficción sencilla, mueren el mismo día a la misma hora y sus almas se conocen -ya etéreas e inmateriales- en un imaginario estado paralelo a la realidad tangible. Serán testigos de todo lo que pasa en el enloquecido mundo de los vivos sin poder intervenir. Espectadores omniscientes, pero espectadores muertos después de todo. Millones de almas muertas vagabundean por el relato, sin inmutarse de lo que sucede a su alrededor en el mundo verdadero al cual ya no pertenecen, contemplando el devenir de los siglos con un nihilismo que se burla de los afanes, las angustias, las alegrías, las esperanzas y los desvelos de los vivos: esos pobres ingenuos, no dimensionan que algún día, también morirán.

    Pierre era obrero y conspirador. Llevaba años preparando una insurrección contra la autoridad militar. Se entera muerto que en realidad fue asesinado a traición. También se entera que todos sus compañeros serán atrapados al día siguiente, más ¿de qué sirve saberlo ahora, si acabarán, más tarde o más temprano, en el reino impotente de los muertos? Eve se da cuenta, mientras observa la escena de su propia muerte, que su esposo la envenenó para apropiarse una herencia y seducir a su hermana ¿valdría la pena prevenirla, si también acabará un día su existencia y caerá al limbo insustancial de las almas muertas? Y acaso si valiera la pena, tampoco sería posible.

    Los personajes muertos contemplan a los vivos, mundo al que ya no pertenecen, con mezcla de ironía, cinismo y desazón: son producto del desencanto, que nace de la omnisciencia que lo revela todo, junto a la impotencia que lo prohíbe todo. Incluso ante la posibilidad de actuar, el resultado final será siempre el mismo: la muerte inevitable. En contraste los personajes vivos se apasionan, se juegan la existencia hasta sus últimas consecuencias y habitan una turbulencia incesante, un desvelo continuo por las cosas vanas o las causas minúsculas: se hacen matar por una mujer. Se dedican a conspirar o soñar. Se lo arriesgan todo en una revolución. Se enamoran. Se entristecen. Se insultan. Se llenan de odio. Dilapidan días y minutos valiosos, irreemplazables, tocando el acordeón en la calle a cambio de unas sucias monedas.

    Sartre escenifica con sencillez el dilema existencial del ser humano. Además, aborda el tema de la omnisciencia desde una perspectiva preocupante: ¿cuál es el resultado de conocerlo todo sin poseer los medios o la voluntad con que transformarlo? Nos enfrenta a dos caminos: la impotencia o el cinismo.

    En el cuento Los Inmortales Jorge Luis Borges imagina una situación análoga. Los seres que encontraron la inmortalidad alcanzan una situación tal de postración, de ausencia de conflicto, que su única motivación vital se convierte en buscar lo que perdieron: la posibilidad de morirse. Los inmortales buscan con todo su empeño la muerte, porque de lo contrario no tendrían ningún motivo para vivir. Agria paradoja.

    Como los muertos de Sartre y los inmortales de Borges, nuestra civilización alcanza un punto estéril, de postración absoluta, donde la suerte está echada. Lo sabemos todo, o casi todo. ¿Sirve para algo?

    Somos espectadores de un juego macabro de poderes económicos y militares, de los que se sabe que tienen la capacidad de arrasar la civilización humana en pocos segundos. Ulrich Beck creía que tener conciencia de ello nos convertía de facto en una sociedad del riesgo. Nos enteramos que nos espían, nos graban y monitorean, nos escuchan, nos observan, nos persiguen, con la misma naturalidad que sabemos que mañana amanecerá. Conocemos a precisión el impacto de nuestra huella ecológica e incluso calculamos las emisiones de gases de invernadero que hacen del planeta en un lugar insostenible para el equilibrio natural. O sabemos con certeza cuántas miles de hectáreas de bosque desaparecen de la superficie terrestre cada día, incluso cada minuto. Podemos llevar estadísticas de las especies naturales que se extinguen sin remedio, de los peces que mueren en los océanos, de la erosión de suelos antes fértiles. Computamos las cifras de los 1.000 millones de humanos que pasan hambre, hasta las discriminamos por países, por edades, por regiones geográficas, por etnias o por sus causas inmediatas: la sequía, la especulación con alimentos, el desempleo, la guerra, la ruina de los agricultores. Contabilizamos con la mayor exactitud posible las víctimas de inagotables conflictos armados en todo el globo, fabricados a la medida de las necesidades de nuestra civilización derrochadora. Podemos asistir como espectadores a esos conflictos, con el ojo cómplice y criminal de las cámaras. Tenemos la capacidad, única en la historia humana, de registrar en directo el colapso del planeta, para luego retransmitirlo. Basta un televisor, un iPhone o una conexión a internet. ¿Sirve para algo?

    Cualquier análisis serio y desapasionado de las lógicas actuales de funcionamiento de la sociedad conduce a la misma conclusión obvia: la humanidad, tal como se organiza hoy, es insostenible en las próximas décadas. Sé sabe bien hacia dónde vamos, de continuar con la vorágine. Para hablar sólo de una brecha infranqueable, la dilapidación irracional de recursos energéticos y naturales, imposibles de reponer a corto plazo. La operatividad del modelo económico, que ha permitido los estándares cómodos de vida de nuestra sociedad, así como el crecimiento exponencial de la población mundial, se basa en la disponibilidad de fuentes de energía, agua y recursos biológicos que se agotan aceleradamente, o se derrochan de mil modos absurdos.

    ¿Sirve para algo saberlo?

    He aquí la impotencia o el cinismo. No hablo de las masas drogadas en esa otra realidad ficticia de los medios de comunicación o en los afanes de la supervivencia diaria. No hablo de los millones de almas que ya están muertas en vida, soportando miles de yugos. Hablo de quienes son espectadores conscientes -pero mudos- de este desastre. Cínicos son los intelectuales, académicos, líderes, pensadores, que evitan asumir estos hechos cuando están a la vista. Eligen mirar para otro lado. Doblemente cínicos los que predican que el mundo puede seguir igual. Impotentes los que ante la angustia o desazón, no encuentran los medios de cambio. Es la paradoja: la civilización humana alcanza unos niveles de conocimiento tan grandes, que nunca había tenido más claros sus riesgos y amenazas, pero tampoco había sido más incapaz como ahora de hacerles frente. La actitud moral de nuestra sociedad, su espíritu, es la generalización del desencanto.

    Como en una historia atroz imaginada por Sartre, multitudes completas de muertos en vida fungen de coro espectador a los hechos trascendentales de su propia historia, sin poder ni querer mover un dedo para cambiar el rumbo de los acontecimientos. Saben para donde van y no hacen nada.

    Al otro lado están quienes se hacen matar por un hombre o una mujer, se juegan la vida escribiendo un verso, se dejan la sangre recogiendo un fruto, lo arriesgan todo por salvar un río que corre o se empeñan en decir no. De ambos lados, la suerte está echada.

  3. http://www.librered.net/?p=27861

    “Estados Unidos no respeta a nadie, ni a sus supuestos aliados, que lo acompañaron en las últimas incursiones guerreristas en Irak, Libia y Siria”, aseguró el presidente de la República, Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.

    De acuerdo con datos de la NSA, información develada por Snowden, Alemania fue clasificado como “socio de tercera clase”, con un tipo de vigilancia no solo superior al de cualquier otro país de la Unión Europea (UE), sino equiparable al de China, Irak y Arabia Saudita, mientras la embajada de Francia estaba entre las 38 representaciones diplomáticas tanto de adversarios como de aliados calificadas de “objetivos”.

    En septiembre de 2010 la inteligencia estadounidense ‘hackeó’ la red interna de las sedes diplomáticas de la UE.

    Los servicios de inteligencia están detrás de escuchas descubiertas hace cinco años en la sede del Consejo de Ministros de la UE y el Consejo Europeo en Bruselas.

    Maduro aseguró no haber recibido una solicitud oficial de asilo político por parte del ex agente de la NSA, pero llamó al mundo entero a brindar protección a este ciudadano norteamericano por lo que calificó una acción heroica.

    “La humanidad, la juventud, tú, yo y nosotros, tenemos que agradecerle a ese joven que haya salido con dignidad y rebeldía a decirle al mundo que la elite que gobierna los Estados Unidos tiene mecanismo que pretenden controlar la información, que pretenden espiar al mundo entero.”

    El jefe de Estado, durante una entrevista en el canal Rusia Today, desde la capital de Rusia, Moscú, prefirió brindar una respuesta oficial una vez recibida la solicitud antes de fijar posición sobre la posibilidad de brindar asilo en territorio venezolano.

    Queda en la opinión pública mundial -apuntó- reaccionar en solidaridad con Snowden o dejarlo a merced del imperio, “qué delito cometió, qué ley del mundo violó, cuántos misiles lanzó Snowden y cuántos personas mató

  4. A ellos, con todos mis respetos, que, sin dudas, en su inmensa mayoría, son buenas gentes que desean y necesitan que el mundo, en general, sea más justo, solidario, habitable, hay que recordarles con cariño y comprensión que tomar plazas un día tras otro no es suficiente para tumbar una tiranía, sobre todo cuando ésta está monitoreada y conducida por Washington hasta límites a estas alturas ya poco insospechables.

    Lo imprescindible es muchísima organización popular, habilidad en la detección del enemigo interior a las órdenes del de fuera, y sobrada astucia para comprender que las apariencias “liberadoras” representadas por determinados cuerpos, fuerzas y estamentos no son la clave para dar inicio a un verdadero proceso revolucionario, proceso de consecución de independencia, soberanía y fundamental socialismo. Y para eso, o se es antiimperialista o no se es nada.

    El compañero y amigo JM Álvarez (jmalvarezblog.blogspot.com.es) resume lo antedicho de un modo más directo y certero. Dejo acá transcrito su más reciente entrada sobre el tema que ahora nos ocupa. No todo va a ser raciones de Snowden, claro está.

    EEUU ha quitado del gobierno a su hijo de puta, Morsi. Pese a que ese animal barbado se portaba bien, el negrito de la Casa Blanca, por órdenes del oligarca blanco, ha decidido arrestarlo y hasta lo tiene incomunicado.

    ¿Qué dirá El Califa mañana? Morsi, llegó al poder a través de las urnas, gracias al dinero americano.

    ¿A quién pondrá Washington ahora “democráticamente”? Esto es como jugar a la loteria.

    Yo apuesto por Mohamed El Baradei. Si Morsi era el hijo de puta americano, El Baradei es el grandísimo hijo de puta americano. El problema es que ya casi no quedan recambios.

    Democracia “made in U.S.A.” le llaman a eso. Yo es que me parto de risa.

    KISSINGER SOBRE LAS REVUELTAS DE EGIPTO

  5. LA VIGILANCIA UNIVERSAL
    http://insurgente.org/index.php/2012-04-11-10-03-53/imperio/item/6140-la-vigilancia-universal

    Ese tipo de acciones, de violación de la privacidad, basadas en el dominio de los espacios aéreos, radioeléctricos y electrónicos, con sus innegables adelantos tecnológicos, no tienen límite de tiempo ni de acción.

    Así lo dio a conocer el licenciado en computación Luigino Bracci, quien además indica que el hegemónico Gobierno estadounidense, bajo la justificación de proteger a los ciudadanos de ese país, ha extendido sus redes de inteligencia, con la CIA y el FBI para controlar todos los países del mundo.

    Explica Luigino Bracci que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos tiene un sistema perfeccionado de espionaje desde hace mucho tiempo que acaba de ser develado, con lujo de detalles, con las declaraciones del exagente de seguridad de ese país, ahora asilado en Rusia, Edward Snowden, quien conoce todo el entramado tecnológico que tiene a su disposición el gobierno del presidente Barack Obama, a los fines de controlar un cúmulo informativo de todo tipo, que garantiza más poder.

    EL NEGOCIO DE LA INFORMACIÓN

    Asegura el experto en redes, que los sistemas de facebook, gmail y otros tantos, sirven a los canales de inteligencia para tener acceso a informaciones muy precisas en torno a las personas de todo el mundo, con la finalidad de estructurar perfiles completos que van desde los gustos más banales hasta información privada más delicada y estratégica, utilizada para múltiples propósitos.

    “El objetivo central es orientar estrategias de mercado que permiten acierto en la puesta en el mercado de productos que van a ser consumidos, de acuerdo con los resultados de las investigaciones que se basan en las informaciones recaudadas en los medios de acceso como facebook, por ejemplo”, detalló Bracci.

    No obstante, la cosa rebasa lo netamente comercial, según explica Bracci, quien agrega que “extender los tentáculos económicos con seguro acierto aumenta el poderío mundial. Más importa a la potencia norteña seguir sembrando sus raíces políticas, en el manejo de los recursos naturales donde el petróleo, el gas y el agua son factores de primera importancia. Y esa información es manejada por la NSA gracias a sus comprobados mecanismos ilegales de espionaje”.

    ESTADO CONTROLADOR

    Cuando George Orwell publicó su crítica novela 1984, y colocó como personaje central al Big Brother, para representar a un Estado controlador, represivo y violatorio de todo derecho a privacidad, estaba adelantando la historia que hoy revive la NSA al tener acceso a la información del mundo en el lugar que se encuentre el objetivo y en tiempo real.

    El Washington Post acaba de informar que el motivo de las filtraciones del exagente era destapar el “estado de vigilancia” existente en Estados Unidos. Snowden aseguró que no podía permitir a su gobierno “destruir la privacidad, la libertad en internet y las libertades básicas de la gente del mundo con esta gigantesca máquina de vigilancia que están construyendo en secreto”. Hoy, gracias a múltiples denuncias, afortunadamente, ese secreto, es un secreto descubierto.

    Agregó Snowden que “no quiero vivir en un mundo donde se registra todo lo que hago y digo. Es algo que no estoy dispuesto a apoyar o admitir”.

    Además, el exagente de seguridad declaró a los diarios The Guardian y The Washington Post no tener intención de esconder quién es porque sabe que no ha hecho nada malo, contrario a lo que considera la NSA.

    EL CASO DE PRISM

    Como es lógico, desde que se filtraron al público los métodos y maneras que la NSA utiliza para vulnerar la privacidad de todos los habitantes del planeta, no han cesado las reacciones.

    Se estima que este ha sido el punto para reabrir investigaciones sobre casos ya denunciados, pero hábilmente tirados al olvido, y que hoy vuelven a la palestra.

    Un caso relacionado con PRISM acaba de ver nuevamente la luz.

    “PRISM es el programa de la NSA para acceder directamente a los servidores de los proveedores como Google, Microsoft, o Facebook. Su principal característica es que, después de que la compañía se una al programa, los agentes del gobierno pueden acceder directamente a sus servidores sin que ésta lo sepa, permitiendo a los mandamases lanzar mensajes de tranquilidad a sus usuarios afirmando que no dan su información al primero que se la pide”, según se reseña en el link:http://www.omicrono.com/2013/06/boundless-informant.

    Según varios portales de la web, PRISM está diseñado para que las propias empresas no sepan cuándo ni por qué están aportando datos a la NSA. Cuando la agencia quiere información de un usuario, no contacta con la compañía, sino que va directamente a los servidores donde están los datos que quiere. Así, los representantes de las compañías pueden decir honestamente que no han proporcionado información, ya que ha sido la propia NSA la que se ha conectado con sus servidores y obtiene la información sin avisarles.

    El diario The Guardian publicó que existe una nueva pieza llamada Boundless Informant (informante sin límites) y se trata de una herramienta que utilizan los agentes y altos miembros de la NSA para tener una visión clara de dónde proviene su información.

    Asegura Bracci que “el programa muestra en un mapa la cantidad de registros obtenidos por países y está diseñada para averiguar en tiempo real la cantidad bruta de información que se recibe en un lugar determinado y permite seleccionar un país en particular para saber a ciencia cierta qué cantidad de información y de qué tipo se tiene sobre ese país determinado. Hemos visto cómo muestran gran interés por los países árabes donde existen recursos naturales y fuentes energéticas, lo cual nos incluye en la lista de países de interés para el Imperio, porque tenemos petróleo, gas y agua”, explicó el especialista.

    CÓMO VIOLAN LA PRIVACIDAD INFORMATIVA

    El ingeniero en telecomunicaciones Gregory Crespo hace un breve esquema acerca de cómo funciona la paradoja del acceso a la información sin que la persona emisora o receptora autorice a las grandes empresas para acceder a ella.

    “Existen varios mecanismos de intercepción y manejo de la información. Un ejemplo: los aviones espías no tripulados, desde donde se monitorea el espacio aéreo para cercar la información que esté en su rango de acción. Puede ser desde conversaciones interpersonales o llamadas telefónicas hasta mensajes de internet. La información recaudada se sube al respectivo satélite, donde se procesa. Las voces se filtran por frecuencia para determinar si el tono corresponde al objetivo del espionaje. De allí se envía a un centro de archivo y se le da el destino que el interceptor desea”, expone claramente el ingeniero, quien asegura que con ese tipo de control se determina la ubicación, la acción y los movimientos de la persona que es víctima del espionaje. Cree que el país es muy vulnerable ante esos modernos sistemas.

    Control de llamadas

    La Agencia Nacional de Seguridad de EEUU está recopilando los datos de todas las llamadas realizadas a través de la operadora Verizon. Poco después de que saliese a la luz esta información, la NBC aseguró que, ni el espionaje era exclusivo de Verizon, ni llevaba tan poco tiempo en funcionamiento. En realidad, la NSA lleva recopilando datos de todas las llamadas realizadas en territorio estadounidense al menos en los últimos siete años. Por ahora, la reacción del Gobierno de EEUU ante estas informaciones ha sido usar la palabra mágica que siempre les saca de cualquier desaguisado: “terrorismo“.

    Venezuela en la mira

    De acuerdo con Luigino Bracci y Gregory Crespo, expertos en redes y telecomunicaciones, y por la importancia geoestratégica de nuestro país para la economía mundial, y su papel en el cambio de geometría del poder y del nuevo orden mundial, habiéndose comprobado que sí pudieron espiar al Comandante Eterno, no hay dudas de que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro debe reforzar los mecanismos de seguridad electrónica; sobre todo en lo referente a los recursos naturales, su uso y su papel en el fortalecimiento del polo de poder en el sur, ya que Venezuela puede estar en la mira de la NSA.

  6. ¿QUIÉN PROMUEVE LA BAJADA DE SALARIOS?

    http://www.vnavarro.org/?p=9217

    Existe una avalancha ideológica, procedente de los mayores centros de reflexión próximos a la banca privada y a la gran patronal (tales como Fedea, financiada por grandes bancos y grandes empresas) que están presionando para que bajen los salarios como medida para incrementar la competitividad de la economía española, favoreciendo las exportaciones cuyo crecimiento sacará a España de la recesión. Este es también el mensaje que están promoviendo el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y, como no, el Banco Central Europeo y el Banco de España. Dicho mensaje es, predeciblemente, reproducido por los mayores medios de información del país, tanto públicos como privados, tanto orales como escritos.

    Y también, como era de esperar, se reproduce en círculos económicos próximos a la socialdemocracia, aun cuando su presentación y narrativa tiende a variar. En estos círculos el mensaje que se transmite es que hay que ser valiente y atreverse a hacer las reformas que el canciller socialdemócrata Schröder hizo en Alemania, que permitieron a la economía alemana salir de su crisis a partir del aumento de sus exportaciones. El economista en esta órbita socialdemócrata que más ha enfatizado este mensaje es el profesor Josep Oliver, aunque no ha sido el único. En realidad, son muchos en esta órbita que lo piensan pero muchos no se atreven a decirlo.

    Las consecuencias de esta política

    He escrito críticamente y extensamente sobre las reformas que Schröder realizó en contra del parecer de su Ministro de Economía y Finanzas, el Sr. Oskar Lafontaine, quien (en contra de la postura adoptada por el primero, que quería basar la recuperación de la economía alemana en el crecimiento de las exportaciones) quería basar dicha recuperación en el aumento de la demanda doméstica. Perdió Lafontaine y ganó Schröder, el cual hizo unas reformas encaminadas a reducir los salarios, diluir la protección social y debilitar a los sindicatos. Las consecuencias en el bienestar de las clases populares fue devastador. Una cifra recoge esta situación: alrededor de la mitad de hogares alemanes no pagan impuestos sobre la renta por ser demasiado pobres para hacerlo. El mercado de trabajo alemán está claramente deteriorado. Y esto es lo que se está proponiendo para España, con el agravante (de una enorme importancia) de que los sindicatos en España son más débiles que los sindicatos alemanes, y como consecuencia no hay en España un sistema de cogestión en las empresas como el que ha jugado un papel determinante en el bajo desempleo en aquel país, resultado de la distribución y reducción del tiempo del trabajo, en lugar del despido.

    Los supuestos que apoyan esta postura

    Fedea y los que sostienen la necesidad de bajar los salarios para aumentar la competitividad de la economía española y aumentar las exportaciones asumen que para que el consumidor alemán compre, por ejemplo, más vino o aceite español, hay que bajar el precio de estos productos a base de reducir los salarios de los trabajadores que los producen. Veamos la evidencia que apoya esta tesis.

    En primer lugar, el hecho de que haya habido una bajada de consumo de vino y aceite español en Alemania podría deberse a que ha bajado el poder adquisitivo de la población alemana, resultado, por ejemplo, de la reducción de los salarios en relación a su productividad. En este aspecto, el incremento de las exportaciones a base de una reducción de las rentas del trabajo (que son las mayores determinantes de la demanda), que ha ocurrido también en Alemania, explicaría esta reducción del consumo de aceite y vino español. En esta situación, el nivel salarial español no tendría nada que ver con el descenso de las exportaciones de esos productos.

    Pero existe otro factor no considerado en la tesis de que los salarios altos son el problema, de lo cual se concluye que hay que bajarlos. El precio de un producto depende de muchos otros factores, además de los salarios. Depende, por ejemplo, también de la productividad del capital, y no sólo de la productividad del trabajo. Y depende también, no sólo de las rentas del trabajo, sino también de las rentas del capital, incluyendo los beneficios. Pues bien, Fedea y Co. no tocan ninguno de estos factores. ¿Por qué no proponen que en lugar de bajar los salarios para disminuir los precios, reduzcan los beneficios de las grandes empresas vinícolas y aceituneras? ¿O por qué no proponen aumentar la productividad del capital, aumentando las inversiones que incrementen la productividad de este sector. En realidad, la baja productividad del sector agrícola se basa en la superabundancia de la mano de obra, resultado de que por cada puesto de trabajo haya veinte aspirantes a ocuparlo, la mayoría inmigrantes. Si el empresario tuviera dificultades en encontrar trabajadores, entonces aumentaría su inversión y mecanización de la vendimia, incrementándose así su productividad. Los bajos salarios facilitan la continuación de una economía de baja productividad. Basar la economía, como Fedea y Co. están proponiendo, en bajos salarios es condenar a España a una economía de baja productividad. Y este ha sido el drama del sur de Europa. Los países del norte de Europa tienen una gran productividad y eficiencia económica, y ello consecuencia de que no se permitieran bajos salarios (situación que está cambiando en Suecia, resultado de las políticas neoliberales del gobierno conservador-liberal sueco).

    ¿Cuál es la causa de la escasa productividad?

    Esto me lleva al punto central del porqué existe baja productividad y baja competitividad en España, y que no tiene nada (repito, nada) que ver con el nivel salarial. En realidad los bajos salarios contribuyen a esta baja productividad. Y no es al revés como constantemente se acentúa.

    La baja productividad se basa en la estructura productiva del país, una situación que se reproduce en todos los países mediterráneos y que se debe a la estructura del poder financiero y económico en estos países. Cuando se desagrega la economía española en sus diferentes componentes, puede verse que, estandarizando por sector, España compara favorablemente en productividad con Alemania (si, con Alemania). Bela Galgoczi acaba de publicar un excelente artículo en Social Policy Journal (07/06/2013) titulado “European Social Model or European Stability Mechanism”, que compara la productividad laboral, los costes de producción y la contribución salarial a estos costes, y la productividad ajustada al salario (Apparent labour productivity, Average Personel Costs, y wage adjusted productivity) y muestra como en el sector manufacturero (el sector de salarios más elevados dentro de la fuerza laboral) la productividad y los costes salariales no difieren en gran medida de los alemanes en el mismo sector, concluyendo de que “no existe un problema de falta de competitividad en los costes salariales en la producción de la manufactura”. El problema es que este sector es pequeño dentro de toda la economía, y que son los sectores de baja productividad, como la construcción, los que dominan la economía. De nuevo, situación que tiene muy poco que ver (en realidad nada) con los salarios y mucho que ver con las políticas estatales claramente dominadas por las instituciones (y muy en especial, financieras) que ahora están financiando Fedea y están pidiendo que bajen los salarios. Políticas estatales que están también promovidas por las mismas instituciones europeas (la Comisión Europea y el Banco Central Europeo) y los mismos gobiernos (como el alemán) que están pidiendo que se bajen los salarios.

    Me estoy refiriendo al boom inmobiliario en España, que determinó que la construcción fuera el motor de la economía, absorbiendo una enorme cantidad de recursos (el 15% del PIB) que habría podido ser invertido en otras actividades de mayor productividad. Y este boom fue creado y diseñado por el maridaje banca privada – sector inmobiliario – industria de la construcción, facilitado y estimulado por la importación de dinero procedente primordialmente de la banca alemana. Y todo ello con la bendición y apoyo del gobierno español, el establishment europeo, el BCE y el Banco de España, todos ellos ahora promotores de la necesidad de bajar los salarios. Creo que no hace falta añadir ningún otro comentario. Se necesita osadía (la gente llana lo definiría como “cara dura”) para que estas instituciones ahora estén culpabilizando de la crisis a los supuestos elevados salarios de los trabajadores españoles. En realidad, los salarios son de los más bajos de la UE-15.

  7. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=170574&titular=el-gobierno-rajoy-el-m%E1s-reaccionario-de-la-eurozona-

    El gobierno Rajoy, el más reaccionario de la eurozona

    Vicenç Navarro
    El Plural

    La transición política de la dictadura a la democracia, mal definida como modélica, se hizo en términos muy favorables a las fuerzas ultraconservadoras que controlaban los aparatos del Estado así como la mayoría de los medios de información. Este dominio determinó que el resultado de dicha transición fuera una democracia muy limitada con un estado del bienestar muy poco desarrollado (ver mi libro Bienestar Insuficiente, Democracia Incompleta. Sobre lo que no se habla en nuestro país). Todavía hoy, treinta y cinco años después de la Transición, el estado del bienestar español está entre los menos desarrollados en la eurozona y en la Unión Europea de los Quince (UE-15). Incluso antes de que se iniciara la crisis, en el año 2007, el gasto público social como porcentaje del PIB era solo de un 20,7% (y solo de un 17,8% en Catalunya), frente al promedio de la UE-15 (26,9%). En Suecia era entonces de un 29,2%. Si en lugar de analizar el gasto público social (que incluye las pensiones y los servicios públicos tales como sanidad, educación, servicios sociales, escuelas de infancia, servicios domiciliarios, transferencias a las familias, vivienda social y prevención de la exclusión social, entre otros) como porcentaje del PIB, estudiamos el porcentaje de la población adulta que trabaja en los servicios del estado del bienestar, vemos que España continua siendo de los países con menos adultos trabajando en ese ámbito. De nuevo, ya en el 2007, veíamos que el porcentaje de la población adulta trabajando en esos servicios era un 10% (y en Catalunya, un 8%), mucho más bajo que el promedio de la UE-15 (un 15%) y mucho, mucho más bajo que en Suecia (24%). Es decir, que mientras en Suecia casi uno de cada cuatro suecos adultos trabajaba en los servicios públicos del estado del bienestar, en España era solo uno de cada diez (y en Catalunya no llegaba ni a esto). Así pues, la imagen promovida por los conservadores y liberales de que el empleo público era y es demasiado extenso (e hipertrofiado) no se correspondía ni se corresponde con los datos. En realidad, estos porcentajes son los más bajos de la UE-15 (solo en Portugal es menor, un 7%).

    El empeoramiento de la España social

    Todas estas cifras se han incluso deteriorado más con los recortes del gasto público que se han realizado como parte de las políticas de austeridad, iniciadas por el gobierno Zapatero y profundizadas, con gusto, y por mucho, por el gobierno Rajoy. Y digo con gusto porque de las declaraciones recientes del Ministro de Hacienda, el Sr. Montoro, parecen desprenderse orgullo y satisfacción de ello. El país que tiene un gasto y empleo público menor de la UE-15 (de lo cual el Sr. Rajoy, en unas declaraciones recientes, parecía también estar orgulloso) tiene unos dirigentes que están orgullosos no solo del bajo gasto y empleo público, sino también de su pretensión de seguir recortándolos. España es el país en el que, proporcionalmente, se está recortando más gasto público y destruyendo más empleo público. En las declaraciones conjuntas con la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría del 21 de junio, el Sr. Montoro declaró con satisfacción que el gobierno del Partido Popular recortará nada menos que 37,62 millones de euros, casi un 4% del PIB en gasto público, lo que pone a España en el tope de la liga de los países que recortan más. Y, por si ello no fuera poco, añadió, junto con la Vicepresidenta, que en lo que va de legislatura se han destruido ya 375000 puestos de trabajo (principalmente en sanidad y educación), a lo cual se añadirán 30000 más cada año.

    Pero lo que es extraordinario (y digo extraordinario porque no conozco ningún otro gobierno que esté orgulloso de los recortes que se está imponiendo a la población) es que la Sra. Soraya Sáenz de Santamaría y el Sr. Cristóbal Montoro añadieran sonriendo y orgullosos que “hemos hecho la mayor reducción de consumo público de la historia de España”. Es probable que otros gobiernos conservadores neoliberales estén orgullosos de su labor de austeridad, pero ninguno lo dice, solo los portavoces del gobierno español lo expresan.

    Ni que decir tiene que la Sra. Soraya y el Sr. Montoro, cuando van al médico, tienen un tiempo de visita no menor de 30 minutos, sin esperas ni colas. Y de ahí que no sientan en sus carnes las consecuencias de los recortes en el tiempo de visita. Y seguro que sus familiares más pequeños van a escuelas con baja densidad de alumnado en sus aulas. Sería interesante que los medios de información hicieran un análisis de cómo las decisiones de austeridad afectan a los políticos que deciden e implementan esas políticas. Toda la evidencia científica existente muestra que los recortes significan un ataque frontal a la sanidad y a la educación pública (utilizadas por las clases populares, que constituyen la mayoría de la población), ataque que por lo visto los llena de orgullo.

    ¿Por qué el Partido Popular no es más impopular?

    Como era de prever, el voto esperado a los partidos gobernantes que llevan a cabo esos recortes ha bajado. Pero es sorprendente que en España no haya bajado mucho más. ¿Por qué?

    La respuesta a nivel de España es fácil. El nacionalismo españolista, heredero de la dictadura, moviliza todavía hoy a millones de personas que claramente votan en contra de sus intereses, a fin de defender a España frente a los que ese españolismo define como rojos, separatistas y anti-Iglesia. Cuarenta años de fascismo y treinta y cuatro de democracia supervisada y vigilada garantizan la continuidad de este rancio franquismo y su cultura nacional-católica. No es por casualidad que gran número de las reformas educativas y culturales tengan como objetivo recuperar este nacionalismo españolista que en ciertas partes de España, la España mesetaria, es todavía muy poderoso. Tanto en su versión casi religiosa –el PP- como en su versión laica -UPyD-, este nacionalismo centralista españolista está movilizando a España. Este nacionalismo, y en menor grado la religión (en España), continúan siendo utilizados para ocultar el ataque más frontal que el escasamente financiado estado del bienestar español ha padecido.

    Vicenç Navarro. Catedrático de Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

  8. MARIANO EN PASAPALABRA
    David Torres
    Mariano ha dado una rueda de prensa que parecía un especial de “Pasapalabra”: una respuesta menos y no caben más preguntas. Se conoce que a estas alturas de julio el presidente ya está adaptado a modalidad veraniega, un estado al que pasa directamente desde las Navidades para hacer juego con el clima madrileño. Antes del flotador y la piscina, Mariano no opina de la corrupción, ni de las acciones judiciales, ni de Evo Morales. Por no opinar, no opina ni siquiera de Bárcenas, un señor por el que antes ponía la mano en el fuego y al que ahora no le da ya ni lumbre.
    Hace no demasiado tiempo que los cuadernos de Bárcenas eran mentira, luego eran casi todo mentira salvo alguna cosa y ahora se van volviendo verdad de arriba abajo excepto el canutillo. Al final los cuadernos de Bárcenas son como los deberes de Vacaciones Santillana, en Génova ya los reparten para septiembre igual que antes repartían sobres. Decía Hemingway que se necesitaban dos años para aprender a hablar y sesenta años para aprender a callar, pero con Bárcenas en el PP han aprendido a callar en diez minutos. Van por los pasillos sordomudos perdidos, como si jugaran al mus, haciendo señas y guiñando los ojos. Incluso Aznar se calla con el tema Bárcenas; el otro día le preguntaron a la salida de una conferencia de la FAES y sonrió con una de esas muecas suyas que parece un desprendimiento de bigote. O de gaviota.
    Cuando le tocó el turno sobre el incidente con Evo Morales, Mariano chutó el balón a la grada y dijo que lo importante era que dentro del avión boliviano no iba Snowden. Más le valdría haberse callado y responder lo mismo que con Bárcenas: “¿Evo Morales? ¿Quién es Evo Morales?” Porque no importaba un carajo si Snowden iba o no iba en el avión sino el hecho de que Austria en particular y la Unión Europea en general traten a todo un señor presidente como a un delincuente de baja estofa (los de alta estofa se pasean por los aeropuertos a sus anchas). Un incidente diplomático que demuestra el repugnante servilismo con que los europeos obedecemos las consignas del enemigo americano, el mismo que nos pincha los teléfonos, nos escanea los ordenadores y nos llena el cielo de vuelos fantasma. Por lo demás, era casi fatal que este sainete le sucediera a Evo Morales en Austria: ya decía Billy Wilder que los austriacos son gente capaz de hacerte creer que Hitler era alemán y Beethoven austriaco. Para pintar una viñeta más de esta historieta xenófoba, el embajador español en Viena casi se sube al avión a por un café en plan Chuck Norris y si llega a acompañarle Mariano les practica un registro de la propiedad como no se le ve desde que sacó las oposiciones.
    En fin, que la culpa de todo la tienen los periodistas, por no hacerle al presidente las preguntas adecuadas, por ejemplo, qué piensa del fichaje de Isco, que rima en consonante con marisco y en asonante con ministro.
    http://blogs.publico.es/davidtorres/2013/07/04/mariano-en-pasapalabra/

  9. EUROPA Y LA PUTA DE BABILONIA . Atilio Borón
    La detención y, en los hechos, el secuestro sufrido por Evo Morales durante 14 horas en Viena en su accidentado viaje de regreso desde Moscú demuestra claramente que los gobiernos europeos, y las clases dominantes a las cuales estos representan y en cuyos intereses actúan, son simples sirvientes del imperio. Toda su hueca fraseología sobre democracia, derechos humanos y libertades se derrumba como un castillo de naipes ante la contundencia de la prohibición que le impedía al presidente boliviano sobrevolar el espacio aéreo de algunos países europeos. Por supuesto, nada de esto debiera sorprendernos porque si de algo han dado prueba los sucesivos gobiernos de Europa desde finales de la Segunda Guerra Mundial ha sido su irresistible vocación por arrodillarse ante el nuevo amo imperial y satisfacer sus menores deseos, aún a costa de su dignidad y su vergüenza. No todos los gobiernos ni todo el tiempo, es cierto, porque hubo algunas excepciones: De Gaulle en Francia, Olof Palme en Suecia, entre los más notables, pero sí la gran mayoría de ellos.

    Obedecen ciegamente las órdenes de la Casa Blanca para condenar a Cuba y participar en el criminal bloqueo a que han sometido a la isla por más de cincuenta años; consintieron que Estados Unidos y la OTAN, la mayor organización terrorista internacional, bombardease impunemente el propio territorio europeo, la ex Yugoslavia, sin contar siquiera con el paraguas legal de una decisión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas autorizando esa operación; autorizaron y fueron también cómplices de los vuelos “secretos” de la CIA, en los que trasladaban “detenidos fantasma” (o desaparecidos) de numerosas nacionalidades hacia las cárceles clandestinas donde se podía torturar y asesinar con total impunidad a esto supuestos sospechosos de terrorismo; gobernantes, por último, cómplices de los innumerables crímenes de guerra perpetrados por Washington en locaciones tan diversas como la ex Yugoslavia, Irak, Irán, Afganistán, Libia y Siria, entre los más recientes.

    Gobiernos genuflexos, sin dignidad alguna, que aceptan resignadamente que su amo y señor los espíe y que monitoree las comunicaciones de sus órganos regionales como la Comisión Europea mientras persiguen a Julian Assange y Edward Snowden por el “delito” de haber hecho públicas las masivas violaciones de Estados Unidos a los derechos individuales. En una palabra: la Casa Blanca actúa con esos gobiernos europeos como un siniestro e inescrupuloso patrón lo hace con sus indefensos subordinados. Y los gobiernos de Francia, España, Portugal e Italia, a su vez, actúan como la puta de Babilonia, que según narra la Biblia en el Apocalipsis (2. 17) “con ella fornicaron los reyes de la tierra –léase los “capos” de Washington- y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución.” Por enésima vez esos gobiernos volvieron a prostituirse violando las normas internacionales consuetudinarias que otorgan inmunidad a los jefes de Estado y de Gobierno y a las aeronaves (o cualquier otro vehículo) que los transporte. La Convención de Naciones Unidas sobre Inmunidades de los Estados y sus bienes de 2004 recoge estas normas y las amplía, pero desgraciadamente aún no está en vigencia.

    Sería por ello importante que la Argentina y demás Estados de Unasur la ratifiquen cuanto antes e impulsen su entrada en vigencia, dado que protege las inmunidades soberanas, cada vez más amenazadas por la desenfrenada contraofensiva lanzada por el imperialismo para regresar América Latina y el Caribe a la situación existente antes de la Revolución Cubana. Aunque, ya se sabe, si hay algo que el imperialismo jamás respeta, como lo prueba la historia y lo teoriza Noam Chomsky, es la legalidad internacional, sea esta codificada o no. Los presidentes de Argentina, Cuba, Ecuador, Venezuela, el Secretario General de la Unasur, Alí Rodríguez y, ¡stupor mundi !, el mismísimo Secretario General de la OEA José Miguel Insulza manifestaron su repudio ante la actitud de los gobiernos europeos. El presidente Correa sintetizó la opinión prevaleciente en toda la región cuando tuiteó que “¡Todos somos Bolivia!” Sorprende, en cambio, el mutismo de otros países de la región, empezando por Brasil, siguiendo por Uruguay y, luego, comprensiblemente, por los gobiernos que son los “proxis” regionales del imperio en Sudamérica como Colombia, Perú y Chile.

    En el caso del Perú, país que ejerce la Presidencia pro-témpore de la Unasur, sorprende aún más la pasividad de su gobierno que ante la gravedad de los hechos acaecidos en Europa debió haber convocado una reunión de urgencia para adoptar una política común en defensa del presidente boliviano. La lección que se desprende de este escandaloso incidente es que no tiene sentido alguno avanzar en un tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, habida cuenta de la complicidad de los gobiernos del Viejo Continente para quebrar las normas más elementales del derecho internacional. ¿O es que vamos a creer que si violan sin chistar reglas fundamentales ante la menor señal de Washington van a respetar las otras, mucho menos importantes, que regulan el comercio internacional? Habría que ser muy ingenuos para creer en algo así.

    La verdad: ni en Estados Unidos ni en la Unión Europea existe la “seguridad jurídica” que con tanta vehemencia reclaman de nuestros países. Por lo tanto, reforcemos la unidad de los países de Nuestra América porque si no nos unimos, si no nos defendemos entre nosotros la Roma americana y sus compinches europeos harán cada vez más estragos en esta parte del mundo.

    La detención y, en los hechos, el secuestro sufrido por Evo Morales durante 14 horas en Viena en su accidentado viaje de regreso desde Moscú demuestra claramente que los gobiernos europeos, y las clases dominantes a las cuales estos representan y en cuyos intereses actúan, son simples sirvientes del imperio. Toda su hueca fraseología sobre democracia, derechos humanos y libertades se derrumba como un castillo de naipes ante la contundencia de la prohibición que le impedía al presidente boliviano sobrevolar el espacio aéreo de algunos países europeos. Por supuesto, nada de esto debiera sorprendernos porque si de algo han dado prueba los sucesivos gobiernos de Europa desde finales de la Segunda Guerra Mundial ha sido su irresistible vocación por arrodillarse ante el nuevo amo imperial y satisfacer sus menores deseos, aún a costa de su dignidad y su vergüenza. No todos los gobiernos ni todo el tiempo, es cierto, porque hubo algunas excepciones: De Gaulle en Francia, Olof Palme en Suecia, entre los más notables, pero sí la gran mayoría de ellos.

    Obedecen ciegamente las órdenes de la Casa Blanca para condenar a Cuba y participar en el criminal bloqueo a que han sometido a la isla por más de cincuenta años; consintieron que Estados Unidos y la OTAN, la mayor organización terrorista internacional, bombardease impunemente el propio territorio europeo, la ex Yugoslavia, sin contar siquiera con el paraguas legal de una decisión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas autorizando esa operación; autorizaron y fueron también cómplices de los vuelos “secretos” de la CIA, en los que trasladaban “detenidos fantasma” (o desaparecidos) de numerosas nacionalidades hacia las cárceles clandestinas donde se podía torturar y asesinar con total impunidad a esto supuestos sospechosos de terrorismo; gobernantes, por último, cómplices de los innumerables crímenes de guerra perpetrados por Washington en locaciones tan diversas como la ex Yugoslavia, Irak, Irán, Afganistán, Libia y Siria, entre los más recientes.

    Gobiernos genuflexos, sin dignidad alguna, que aceptan resignadamente que su amo y señor los espíe y que monitoree las comunicaciones de sus órganos regionales como la Comisión Europea mientras persiguen a Julian Assange y Edward Snowden por el “delito” de haber hecho públicas las masivas violaciones de Estados Unidos a los derechos individuales. En una palabra: la Casa Blanca actúa con esos gobiernos europeos como un siniestro e inescrupuloso patrón lo hace con sus indefensos subordinados. Y los gobiernos de Francia, España, Portugal e Italia, a su vez, actúan como la puta de Babilonia, que según narra la Biblia en el Apocalipsis (2. 17) “con ella fornicaron los reyes de la tierra –léase los “capos” de Washington- y los habitantes de la tierra se embriagaron con el vino de su prostitución.” Por enésima vez esos gobiernos volvieron a prostituirse violando las normas internacionales consuetudinarias que otorgan inmunidad a los jefes de Estado y de Gobierno y a las aeronaves (o cualquier otro vehículo) que los transporte. La Convención de Naciones Unidas sobre Inmunidades de los Estados y sus bienes de 2004 recoge estas normas y las amplía, pero desgraciadamente aún no está en vigencia.

    Sería por ello importante que la Argentina y demás Estados de Unasur la ratifiquen cuanto antes e impulsen su entrada en vigencia, dado que protege las inmunidades soberanas, cada vez más amenazadas por la desenfrenada contraofensiva lanzada por el imperialismo para regresar América Latina y el Caribe a la situación existente antes de la Revolución Cubana. Aunque, ya se sabe, si hay algo que el imperialismo jamás respeta, como lo prueba la historia y lo teoriza Noam Chomsky, es la legalidad internacional, sea esta codificada o no. Los presidentes de Argentina, Cuba, Ecuador, Venezuela, el Secretario General de la Unasur, Alí Rodríguez y, ¡stupor mundi !, el mismísimo Secretario General de la OEA José Miguel Insulza manifestaron su repudio ante la actitud de los gobiernos europeos. El presidente Correa sintetizó la opinión prevaleciente en toda la región cuando tuiteó que “¡Todos somos Bolivia!” Sorprende, en cambio, el mutismo de otros países de la región, empezando por Brasil, siguiendo por Uruguay y, luego, comprensiblemente, por los gobiernos que son los “proxis” regionales del imperio en Sudamérica como Colombia, Perú y Chile.

    En el caso del Perú, país que ejerce la Presidencia pro-témpore de la Unasur, sorprende aún más la pasividad de su gobierno que ante la gravedad de los hechos acaecidos en Europa debió haber convocado una reunión de urgencia para adoptar una política común en defensa del presidente boliviano. La lección que se desprende de este escandaloso incidente es que no tiene sentido alguno avanzar en un tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea, habida cuenta de la complicidad de los gobiernos del Viejo Continente para quebrar las normas más elementales del derecho internacional. ¿O es que vamos a creer que si violan sin chistar reglas fundamentales ante la menor señal de Washington van a respetar las otras, mucho menos importantes, que regulan el comercio internacional? Habría que ser muy ingenuos para creer en algo así.

    La verdad: ni en Estados Unidos ni en la Unión Europea existe la “seguridad jurídica” que con tanta vehemencia reclaman de nuestros países. Por lo tanto, reforcemos la unidad de los países de Nuestra América porque si no nos unimos, si no nos defendemos entre nosotros la Roma americana y sus compinches europeos harán cada vez más estragos en esta parte del mundo.

  10. EL REINO BANANERO DE ESPAÑA . Juan Carlos Monedero

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=170654

    El primer encontronazo del Presidente Chávez con Bill Clinton tuvo lugar precisamente por culpa del espacio aéreo. Clinton agradecía a Chavez que, en nombre de la amistad entre los pueblos venezolano y norteamericano, y en virtud del Plan Colombia, autorizara a la fuerza aérea gringa sobrevolar territorio venezolano. A lo que Chávez contestó: nada que agradecer Presidente, porque el pueblo venezolano reconoce igualmente la amistad del pueblo norteamericano que en virtud de las relaciones entre ambos pueblos y en aras del Plan Colombia permite a la fuerza aérea venezolana sobrevolar territorio norteamericano. Y hasta ahí podíamos llegar, pensó Clinton. Estos países bananeros…

    Pero es que América Latina ya es otra. Decía el Che que la Organización de Estados Americanos era el Ministerio de Colonias norteamericano. Y por eso, con el impulso del corajudo Chávez, decidieron dotarse de instituciones regionales soberanas: UNASUR, CELAC, ALBA. Y hacía ahí camina ese continente. En el caso de Bolivia con la decisión de Evo Morales, quien no ha dudado en expulsar de su país a los norteamericanos realizando labores de espionaje. Como en Europa, vamos. Un continente soberano, digno, decente. Todo lo contrario de esta decadente Europa que, al tiempo que descubre que su amigo Estados Unidos tenía micrófonos hasta en los baños del Parlamento Europeo, le dice quién puede y quién no sobrevolar su propia espacio aéreo.

    Somos una colonia norteamericana. ¿Será mejor asumirlo de una vez por todas? Lo entendió muy bien José María Aznar: ya que somos rehenes de los norteamericanos, hágamonos uno de ellos. Alguna migaja te cae de su banquete. Y mientras Europa se convierte de facto en una estrella más de la bandera, como Puerto Rico, si hablo con acento tejano y señalo hacia las montañas con el dedo mientras digo arrobado “Mountains, Mountains”, por lo menos me dejan poner los pies encima de la mesa y eructar como los de Kansas después de beberme una Coca-Cola.

    América Latina ha empezado a ser librándose de las tutelas. Algo que no hemos hecho en Europa y, mucho menos, en España. Contamos con lengua de serpiente que la liberación de Europa de los nazis comenzó en el desembarco de Normandía, y ya se encargargó Hollywood de hacerlo cierto. Pero la verdad es que la derrota del fascismo empezó con la debacle del 6º Ejército alemán en Stalingrado. Fue el ejército rojo el que liberó Europa. Claro está, salvo en España. Que Franco se quedaría para siempre. Para eso nos pusieron las bases de Torrejón, Rota, Morón y Zaragoza. Donde, seguramente, almacenan los micrófonos que luego siembran por Europa, su amiga, para espiarla.

    Si España tiene un valor añadido es América Latina. Nos llamamos hermanos. Pero no dejamos que el hermano Evo Morales, Presidente Constitucional de Bolivia, sobrevuele territorio español. Lo detenemos como si fuera un delincuente. Lo registramos. Lo convertimos en sospechoso. Al final, de manera vergonzante, autorizamos el vuelo. Al igual que con las elecciones en Venezuela que ganó Maduro. Al final, como a la fuerza ahorcan, terminamos asumiento lo que teníamos que haber hecho desde el principio. Quedamos con todo el mundo como gente de poco fiar. ¿Será verdad que nos parecemos a nuestros gobernantes?

    El primer viaje que hizo Juan Carlos de Borbón después de sustituir a Franco en la jefatura del Estado fue a los Estados Unidos. Seguimos tutelados. Somos un vergonzoso Reino bananero. En el próximo viaje del monarca, su familia o el gobierno a la América del Sur, cuando los brindis y las palabras huecas de amistad entre los pueblos, alguien hará sonar una copa con una cucharilla, les interrumpirá y les recordará este gesto de inamistad, de vejación, de falta de soberanía. Igual al Rey lo más que se le ocurre es decir, achispado, ¿por qué no te callas? Ignorando que ese continente, a diferencia del nuestro, ha aprendido ya a hablar sin pedir permiso.

    No sirve de mucho, pero otra España os pide disculpas.

  11. Sobre el caso Morales/Snowden. Salim Lamrani

    http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article54476

    El caso Edward Snowden estuvo al origen de un grave incidente diplomático entre Bolivia y varios países europeos. Tras una orden de Washington, Francia, Italia, España y Portugal le prohibieron al avión presidencial de Evo Morales sobrevolar su territorio.

    1. Tras un viaje oficial a Rusia para asistir a una cumbre de países productores de gas, el Presidente Evo Morales tomó su avión para regresar a Bolivia.

    2. Estados Unidos, pensando que Edward Snowden, ex agente de la CIA y de la NSA autor de las revelaciones sobre las operaciones de espionaje de su país se encontraba en el avión presidencial, ordenó a cuatro países europeos, Francia, Italia, España y Portugal, que le prohibiera el sobrevuelo de su espacio aéreo a Evo Morales.

    3. París cumplió inmediatamente la orden procedente de Washington y canceló la autorización de sobrevuelo de su territorio que había otorgado a Bolivia el 27 de julio de 2013, mientras que el avión presidencial se encontraba a apenas unos kilómetros de las fronteras francesas.

    4. Así, París puso en peligro la vida del Presidente boliviano, el cual tuvo que aterrizar en emergencia en Austria, por falta de combustible.

    5. Desde 1945, ninguna nación del mundo ha impedido a un avión presidencial sobrevolar su territorio.

    6. París, además de desatar una crisis de una extrema gravedad, violó el derecho internacional y la inmunidad diplomática absoluta del cual goza todo Jefe de Estado.

    7. El gobierno socialista de François Hollande atentó gravemente al prestigio de la nación. Francia aparece ante los ojos del mundo como un país servil y dócil que no vacila un solo instante en obedecer a las órdenes de Washington, contra sus propios intereses.

    8. Al tomar semejante decisión, Hollande desprestigió la voz de Francia en la escena internacional.

    9. París también se vuelve objeto de risa en el mundo entero. Las revelaciones hechas por Edward Snowden permitieron descubrir que Estados Unidos espiaba a varios países de la Unión Europea, entre los cuales Francia. Tras esas revelaciones, François Hollande pidió pública y firmemente a Washington que parar esos actos hostiles. No obstante, en entresijos, el Palacio del Elysée siguió fielmente las órdenes de la Casa Blanca.

    10. Tras descubrir que se trataba de una información falsa y que Snowden no se encontraba en el avión, París decidió anular la prohibición.

    11. Italia, España y Portugal también siguieron las órdenes de Washington y prohibieron a Evo Morales el sobrevuelo de su territorio, antes de cambiar de opinión tras enterarse de que la información no era verídica y permitir al Presidente boliviano seguir su ruta.

    12. Antes de ello, España hasta exigió revisar el avión presidencial en violación de todas las normas legales internacionales. “Esto es un chantaje; no lo vamos a permitir por una cuestión de dignidad. Vamos a esperar todo el tiempo necesario”, replicó la Presidencia boliviano. “No soy un criminal”, declaró Evo Morales.

    13. Bolivia denunció un atentado contra su soberanía y contra la inmunidad de su presidente. “Se trata de una instrucción del gobierno de Estados Unidos”, según La Paz.

    14. América Latina condenó unánimemente la actitud de Francia, España, Italia y Portugal.

    15. La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) convocó en urgencia una reunión extraordinaria tras este escándalo internacional y expresó su “indignación” mediante la voz de su Secretario General Ali Rodríguez.

    16. Venezuela y Ecuador condenaron “la ofensa” y “el atentado” contra el Presidente Evo Morales.

    17. El Presidente Nicolás Maduro de Venezuela condenó “una agresión grosera, brutal, inadecuada y no civilizada”.

    18. El Presidente ecuatoriano Rafael Correa expresó su indignación: “¡Nuestra América no puede tolerar tanto abuso!”

    19. Nicaragua denunció una “acción criminal y bárbara”.

    20. La Habana fustigó “acto inadmisible, infundado y arbitrario que ofende a toda la América Latina y el Caribe”.

    21. La Presidenta argentina Cristina Fernández expresó su consternación: “Definitivamente están todos locos. Jefe de Estado y su avión tiene inmunidad total. No puede ser este grado de impunidad”.

    22. Mediante la voz de su Secretario General José Miguel Insulza, la Organización de Estados Americanos (OEA) condenó la decisión de los países europeos: “No existe circunstancia alguna para cometer tales acciones en detrimento del presidente de Bolivia. Los países involucrados deben dar una explicación de las razones por las cuales tomaron esta decisión, particularmente porque ello puso en riesgo la vida del primer mandatario de un País Miembro de la OEA”.

    23. La Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) denunció “una flagrante discriminación y amenaza a la inmunidad diplomática de un Jefe de Estado”.

    24. En vez de otorgar el asilo político a la persona que le permitió descubrir que era víctima de espionaje hostil, Europa, particularmente Francia, no vacila en crear una grave crisis diplomática con el objetivo de entregar a Edward Snowden a Estados Unidos.

    25. Este caso ilustra que si la Unión Europea es una potencia económica, es un enano político y diplomático incapaz de adoptar una postura independiente hacia Estados Unidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s