Sobre dioses, tumbas, jueces….(III)

 Cuando, hoy, he leído dos noticias, han acudido a mi cabeza dos de esas frases lapidarias, “consumatum est”, todo se ha acabado, “lasciate ogni esperanza”, abandonad toda esperanza, lo que Cristo dijo antes de morir en la cruz y la frase que el Dante hizo figurar a la entrada de su infierno, y las noticias eran que la extrema derecha ha tomado por asalto el Tribunal Constitucional y que los fiscales van a sustituir a los jueces en la instrucción de los procedimiento penales.

 Son noticias que para los legos en la materia, es decir, para aquellos que no tienen idea de lo que es realmente la justicia española son, seguramente, dos noticias más y, por desgracia, no es así, ambas noticias son el certificado de defunción de cualquier atisbo de justicia en la sociedad española.

 Y los no legos, o sea, todos aquellos que sí que tienen una idea más o menos aproximada de la injusticia que reina en nuestra sociedad, me dirán “pero, coño, Pepe, ¿qué dices, es que hay en nuestra sociedad actual el menor atisbo de de justicia?”.

 Titulaba yo uno de mis posts, estos últimos días, “Montesquieu, el embustero”, o algo más o menos así. Y me basada en que el tío sabía aún mejor que yo que en los Estados modernos no existen tres poderes equivalentes sino uno sólo, que todo eso de legislativo, judicial y ejecutivo no es sino el cuento de la buena pipa.

 Si un poder tiene el privilegio de pagarle a los funcionarios que constituyen los otros su estipendio, no cabe hablar, en buena lógica económica, de ninguna clase de independencia.

 Y esto sin tener siquiera que recurrir al principio básico del marxismo: todo es economía sino tan sólo al menos común de los sentidos.

 Y esto, que sólo son elucubraciones más o menos metafísicas, en este jodido país de todos nuestros pecados, es una evidencia palmaria.

 Como decía ayer o antes de ayer un magistrado en Barcelona en un congreso o simposio jurisdiccional, sólo el 10% de los jueces españoles son demócratas, relativamente, con esa democracia que un juez, como funcionario especialísimo, puede asumir, del resto, la mitad pertenece al Opus Dei y los otros, decía, todavía son aún más conservadores.

 O sea que justicia, lo que se dice justicia, como nos decía Ulpiano, eso de dar a cada uno lo suyo, es matemáticamente imposible aquí,  porque para los del Opus, lo suyo es de Dios, y todos los demás, a joderse, como decía la cachorra de Fabra, y en cuanto a los falangistas confesos y franquistas practicantes, lo suyo es lo de ellos, en particular, o sea que toda España les pertenece como lo que realmente es, su puto cortijo.

Pero quedaba una pequeña, infinitésima esperanza, de que entre tanto  juez ultraderechista se filtrara una sentencia justa que pugnara con los intereses de la ultraderecha: que tu jodido pleito le cayera por reparto a uno de aquellos jueces del 10 por ciento de cuasi demócratas y que, luego, cuando los fascistas del carajo, vencidos en las instancia ordinarias, recurrieran al Tribunal Constitucional, le tocara como ponente uno de sus componentes no ultraderechistas.

 Ahora, con la invasión de este altísimo tribunal por los fascistas, esa remotísima posibilidad ha desaparecido y, por si fuera poco, a partir de la próxima reforma legislativa de la jurisdicción penal, la instrucción de esta clase de procedimientos corresponderá al fiscal, y ustedes, señores legos en la materia, ¿saben lo que es el ministerio fiscal? 

 Por si no lo saben, yo se lo digo: el ministerio fiscal es el brazo armado del ministerio de justicia, o sea, del jodido Gallardón, ese ministerio que cesó fulminantemente al fiscal jefe de Catalunya sólo porque dijo que a él le parecía tolerable que hubiera gente catalana que quisiera  tener el derecho a decidir sobre la independencia.

 Imaginense ustedes a unos tipos de esta clase instruyendo los procesos penales: cuando el encausado sea  uno de ellos, como ahora sucede con el tal Blesa, el presidente de la Caja de Ahorros de Madrid, que hizo siempre con el dinero de todos los españoles lo que le salía de los cojones ya que para eso lo había nombrado su compañero de pupitre y de oposición, Aznar, es el puñetero fiscal que teóricamente debería de llevar la acusación, no sólo el que pide que lo absuelvan sino que le mete al juez que lo imputa una querella por prevaricación, o sea que el tal Elpidio José Silva ha iniciado ya el viacrucis que antes recorriera el ínclito Garzón y yo apuesto con ustedes todo lo que quieran que acabará como él, fuera de la carrera judicial.

 Se lo aseguro a ustedes, en mis 50 años de ejercicio ante los tribunales, no sólo no vi nunca nada semejante sino que creo que nunca nadie se hubiera atrevido siquiera a pensarlo: ¡un fiscal defendiendo y, por si fuera poco, querellándose además contra el juez por prevaricación!

Lo nunca visto, señores, que los perros comiencen a comer perro. Todo sea a la mayor gloria de Dios y de Franco.

 Y cuando el imputado sea un currito de a pie, leña al mono, coño, que es de goma.

 

5 comentarios en “Sobre dioses, tumbas, jueces….(III)

  1. EL VOTO FAVORABLE DE CC.OO. AL INFORME SOBRE LAS PENSIONES
    http://lucasleonsimon.wordpress.com/2013/06/08/el-voto-favorable-de-cc-oo-al-informe-sobre-las-pensiones/
    El voto favorable de Miguel Ángel García, teórico representante de CC.OOO en el comité de expertos para la reforma de la pensiones, ha sacado a la luz una situación larvada y existente en el sindicato desde hace mucho tiempo.

    García es un representante de una corriente dentro del sindicato cuyo máximo exponente es su mentor, José María Fidalgo, algo que en el argot sindical se conoce como el “entrismo”. Es decir una estrategia elaborada y concreta que ha permitido a personas con una clara orientación derechista y conservadora ocupar puestos de dirección, y representación en instituciones y entidades de crédito.

    El asunto se inicia en 1987 en el IV Congreso Confederal que elige a Antonio Gutiérrez como secretario general y en cuyo programa figura una abierta ruptura con el PCE, una sumisión a la estrategia del PSOE, bajo la apariencia de la “unidad de acción con la UGT” y la captación por todos sus afines de cargos de representación del sindicato en organismos e instituciones.

    Durante 14 años y cuatro congresos, el sindicato ”pacta todo”, con la aseveración oficial de que era la entrada en el “sindicalismo moderno” y la consolidación económica y como sindicato de servicios. Una auténtica baratija mental, sindical y política.

    Esta política tiene su máxima manifestación en el VII Congreso cuando “El Guti” solicitó la entrada de la policía para desalojar del mismo a un grupo de congresistas discordantes, Marcelino Camacho entre ellos.

    Los siguientes mandatos, con José María Fidalgo al frente, no son sino la continuación llevada al paroxismo de la misma política, y si con Gutiérrez la última palabra del sindicato la tenía el PSOE, este le enmienda la plana y es el PP es que manda, en la sombra y en el sol.

    El propio Fidalgo participa activamente en la FAES y rinde, siempre que tiene ocasión, tributo de admiración a Aznar, Rajoy o a ambos a la vez. Su nombre figuró como muy posible candidato a Ministro de Trabajo en el actual gobierno de Rajoy.

    Si para observadores pocos especializados CC.OO era un sindicato de clase y de izquierdas, de puertas para adentro, muchos sabíamos que no era así.

    Fui militante de CC.OO desde la clandestinidad hasta que mi hígado dijo basta. Desde 1983 hasta el pasado año, (29 años) he estado fuera del mismo. En la actualidad y por un imperativo categórico de creer en el sindicalismo, aunque sea malo, soy afiliado, que no participante en ningún debate ni representación ni toma de decisión.

    Larga factura le va a pasar a Comisiones el voto del fidalguiano Miguel Ángel García. Habría que mirar a fondo porque aún hay más.

  2. Las grandes alimañas en uno de sus temas favoritos…
    PENSIONES , ¿DEMOGRAFIA O LUCHA DE CLASES?Juan Torres
    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=169408

    Los bancos y las grandes compañías de seguros (cuyos representantes tienen amplia mayoría en el grupo de sabios que creó el gobierno para que proporcionara las claves de la nueva reforma) llevan muchos años tratando de gestionar en provecho propio el gran volumen de fondos que mueven las pensiones públicas. Con tanta liquidez como la que maneja la seguridad social se pueden obtener grandes ganancias en unos mercados financieros como los de hoy día, en donde las nuevas tecnologías permiten invertir con rentabilidad a una velocidad de 250 millones de dólares por segundo.

    Pero las pensiones públicas son un derecho muy querido por la población y un instrumento que la gente sabe que es el más eficaz para evitar la pobreza de la mayor parte de nuestros mayores: ¿cuántas personas ganan lo suficiente como para ahorrar con su solo sueldo mientras trabajan lo suficiente para vivir con dignidad cuando se jubilan?

    Por eso les resulta tan complicado a bancos y seguros conseguir directamente la opción a la que realmente aspiran, privatizar las pensiones públicas para gestionarlas por entero. Y por eso es por lo que han tenido que elegir un camino intermedio, debilitar progresivamente al sistema público para que la gente, temerosa de que sea insuficiente para garantizarle una vejez decente, trate de cubrirse las espaldas (quienes pueden) ahorrando en planes privados.

    Para conseguirlo, la estrategia seguida por los bancos y por los que defienden sus intereses ha sido muy clara: asustar constantemente a la población diciéndole que dentro de unos años no se podrán financiar las pensiones públicas, así que lo más razonable y previsor es justamente eso, ahorrar en planes privados. Y la convicción se ha conseguido divulgando hasta la saciedad un argumento que aparentemente es indiscutible: como cada vez vivimos más y hay más personas jubiladas resulta que la factura a pagar por las pensiones públicas será tan cara en un futuro próximo que el sistema será materialmente insostenible.

    Con el fin de convencer a la gente de esa idea los bancos y compañías de seguros vienen financiando generosamente a un buen número de economistas que periódicamente presentan sus previsiones siempre de la misma forma. Con gran cobertura mediática informan a los cuatro vientos de que dentro de tantos o cuantos años la seguridad social tendrá un déficit insuperable y que eso colapsará el sistema público de pensiones así que hay que rebajarlas, atrasar la edad de jubilación y, en suma, hacer más difícil que realmente sirva de protección suficiente en la vejez.

    Es muy significativo que ninguno de ellos (he dicho bien, ninguno) haya acertado nunca. Algo normal porque sus modelos son muy sofisticados pero concebidos a propósito para “demostrar” lo que estaba establecido de antemano para asustar: que habría déficit en 1990, en 1995, en 2000, 2005, 2010, 2030, 2060…. Y es verdaderamente sorprendente que los bancos y compañías de seguros hayan seguido pagando buena cantidad de millones a esos mismos autores a pesar de que no acertaban nunca en las previsiones para los años a los que ya se ha llegado. Un caso único en los anales de la historia: nunca los bancos han mirado tan mal por su dinero gastándolo en economistas que no aciertan nunca en las previsiones que se le piden.

    Muy sorprendente salvo, claro está, que no busquen argumentos científicos y rigurosos sino excusas para presionar y sacar adelante su estrategia.

    En todos esos informes los argumentos que dan para asustar a la gente y lograr que el mayor número posible de personas salga corriendo a suscribir planes de ahorro privados son aparentemente muy sofisticados y se presentan como el último grito del conocimiento científico. Pero en realidad son una manipulación grosera de los hechos y de lo que de verdad sabemos sobre las pensiones y la evolución de los sistemas de seguridad social.

    En el libro que Vicenç Navarro y yo acabamos de publicar (Lo que debes saber para que no te roben la pensión, publicado por Espasa) explicamos con claridad la falsedad de sus argumentos. Recomiendo vivamente que se lea y difunda para poder explicar a la gente las mentiras que nos están diciendo. Pero ahora simplemente quiero mencionar la falacia sobre la que la mayoría de los sabios convocados por el gobierno están basando sus conclusiones acerca de la sostenibilidad del sistema.

    Parten de una idea también aparentemente indiscutible: hay que lograr que el sistema de pensiones públicas sea sostenible, es decir, que sus gastos no superen a los ingresos porque si no se vendría abajo. Y, para ello, como he dicho, lo único que se les ocurre es rebajar la cuantía de las pensiones. Una falacia porque equivale a decir que para que no bajen las pensiones en el futuro lo que hay que hacer es que bajen ya, desde ahora.

    Podemos afirmar que este tipo de argumentos son falsos porque, suponiendo que lo adecuado sea lograr la sostenibilidad equilibrando ingresos y gastos (en muchos países se financian a través de los Presupuestos del Estado), no podemos actuar solo sobre los gastos sino también sobre los ingresos.

    Y resulta que es falso que los ingresos del sistema de pensiones públicas dependan solo de variables demográficas y particularmente de la mayor esperanza de vida (un concepto que, como explicamos en el libro, utilizan erróneamente). También dependen de otras variables, algunas de las cuales nunca se mencionan.

    Una de ellas es el empleo, otra el nivel de salario y, por tanto, la desigualdad.

    Pongamos un ejemplo muy fácil.

    Supongamos que financiar las pensiones públicas cuesta 7 euros, que los ingresos totales de una sociedad son de 40 euros que se reparten al 50% entre los propietarios del capital y los asalariados y que éstos dedican la mitad de sus salarios a financiar las pensiones, es decir, 10 euros. Por tanto, en este caso, habría 3 euros de superávit (10-7=3) en el sistema de pensiones, dinero de sobra para financiarlas.

    Pero ahora supongamos que se han aplicado políticas muy injustas que disminuyen los salarios en beneficio de las rentas del capital, por ejemplo, haciendo que a éstas últimas le corresponda 30 euros y a los asalariados solo 10 euros. Si aceptamos que la población trabajadora y los pensionistas siguen siendo los mismo, a las pensiones solo irán ahora 5 euros y por tanto, no habría suficiencia para pagar las pensiones, el sistema tendría un déficit de 2 euros (5-7= -2).

    Es fácil comprobar, por tanto, que los ingresos con los que se financian las pensiones públicas se deterioran no solo porque vivamos más y haya menos gente trabajando (incluso esto puede ser un factor poco preocupante si logramos, como suele suceder siempre a lo largo de la historia, que los que trabajan sean más productivos y que menor número de empleados puedan mantener a más número de pensionistas). Como en el ejemplo que acabo de poner, el sistema puede entrar en déficit si la masa salarial disminuye, bien porque haya menos empleo, bien porque los empleados perciban menos salario.

    Por tanto, basar la sostenibilidad del sistema solo en el factor demográfico del envejecimiento (sin hablar nada de la gran concentración de la renta a favor del capital que se viene produciendo) es un truco para rebajar la pensión y lograr lo que he dicho que de verdad persiguen los bancos y compañías de seguro.

    Por tanto, lo que en realidad pone en peligro a las pensiones públicas (entre otras cosas que explicamos en el libro) no es que vivamos más años, sino las políticas de austeridad que crean paro, y que por tanto hacen que haya menos cotizantes. Y, sobre todo, la mayor desigualdad de rentas, que es lo que se viene produciendo en los últimos años, porque, como he mostrado en el sencillo ejemplo anterior, con la desigualdad disminuye la masa salarial con la que se financian.

    En definitiva. El problema que amenaza a las pensiones no es de naturaleza demográfica. No. Lo que hay detrás es en realidad un conflicto de intereses entre grupos sociales, entre los de arriba y los de abajo, entre banqueros y financieros y la inmensa mayoría de la población que vive de su salario, entre propietarios del capital y asalariados. Dicho más claramente, es la lucha de clases. Ese conflicto que dicen que ya no existe para hacernos creer que los asuntos sociales son neutros y que solo los pueden arreglar los técnicos mediante fórmulas matemáticas (como las del grupo de sabios del PP) que nadie más que ellos puede entender.

    Lo cierto es todo lo contrario. El futuro de las pensiones públicas no depende de esas fórmulas sino de la fuerza que tengan los asalariados para defender sus derechos y para asegurar que sus ingresos no disminuyan constantemente como viene sucediendo.

  3. Otro tema predilecto que tienen: la vía del despiace…
    La OTAN prepara la mayor operación de intoxicación de la Historia . Thierry Meyssan
    http://insurgente.org/index.php/mas-noticias/ultimas-noticias/item/5772-la-otan-prepara-la-mayor-operación-de-intoxicación-de-la-historia

    Países miembros de la OTAN y del Consejo de Seguridad del Golfo (CCG) están preparando un golpe de Estado y un genocidio sectario en Siria. Si usted desea oponerse a esos crímenes, actúe de inmediato. Haga circular este artículo a través de Internet y póngase en contacto con sus representantes democráticamente electos.

    Dentro de varios días, quizás a partir del mediodía del viernes 15 de junio, los sirios que traten de ver los canales nacionales sólo captarán en sus televisores otros canales creados por la CIA. Imágenes filmadas en estudio mostrarán masacres imputadas al gobierno, manifestaciones populares, ministros y generales dimitiendo, al presidente al-Assad dándose a la fuga, a los rebeldes reuniéndose en pleno centro de las grandes ciudades así como la llegada de un nuevo gobierno al palacio presidencial.

    El objetivo de esa operación, dirigida directamente desde Washington por Ben Rhodes, consejero adjunto de seguridad nacional de Estados Unidos, es desmoralizar a los sirios y permitir así un golpe de Estado. La OTAN, luego de haberse estrellado contra el doble veto de Rusia y China en el Consejo de Seguridad de la ONU, lograría así conquistar Siria sin tener que atacarla ilegalmente. Sea cual sea la opinión de cada cual sobre lo que está sucediendo en Siria, Lo cierto es que un golpe de Estado pondría fin a toda esperanza de democratización.

    De forma totalmente oficial, la Liga Árabe ha solicitado a los operadores de los satélites Arabsat y Nilesat que pongan fin a la retransmisión de los medios sirios, tanto públicos como privados (Syria TV, Al-Ekbariya, Ad-Dounia, Cham TV, etc.). Ya existe un precedente dado que la Liga Árabe impuso anteriormente la censura contra la televisión libia para impedir que los dirigentes de la Yamahiria pudieran comunicarse con su propio pueblo. No existe en Siria ninguna red hertziana en que los canales de televisión se capten exclusivamente vía satélite. Pero este corte no dejará las pantallas en blanco.

    En efecto, esta decisión sólo es la parte visible del iceberg. Según nuestras informaciones, varias reuniones internacionales han tenido lugar esta semana para coordinar la operación de intoxicación. Las dos primeras reuniones, de naturaleza técnica, se desarrollaron en Doha (Qatar). La tercera, de carácter político, tuvo lugar en Riad, (Arabia Saudita).

    En la primera reunión participaron los oficiales de guerra sicológica «incrustados» en varias televisiones satelitales, como Al-Arabiya, Al-Jazeera, BBC, CNN, Fox, France24, Future TV y MTV –ya es sabido que desde 1998 oficiales de la United States Army’s Psychological Operations Unit (PSYOP) han sido incorporados a la redacción de la CNN, práctica que la OTAN extendió después a otras estaciones televisivas de importancia estratégica. Estos oficiales redactaron de antemano una serie de noticias falsas, en función de una historia falsa concebida por el equipo de Ben Rhodes, en la Casa Blanca. Se estableció un procedimiento de validación recíproca en el que cada medio debe citar las mentiras de los demás para darles credibilidad a los ojos de los telespectadores. Los participantes decidieron además no limitarse a requisicionar únicamente los canales de la CIA para Siria y el Líbano (Barada, Future TV, MTV, Orient News, Syria Chaab, Syria Alghad), sino también unos 40 canales religiosos wahabitas que exhortarán a desatar masacres confesionales bajo la consigna «¡Los cristianos a Beirut, los alauitas a la tumba!»

    En la segunda reunión participaron ingenieros y realizadores encargados de planificar la fabricación de imágenes de ficción, en las que se mezclan secuencias rodadas en estudios a cielo abierto con imágenes generadas por computadora. En estas últimas semanas se han montado, en Arabia Saudita, varios estudios que imitan los dos palacios presidenciales sirios y las principales plazas de Damasco, de Alepo y de Homs. Ya existían ese tipo de estudios en Doha, pero resultaban insuficientes dada la envergadura de la operación planteada.

    En la tercera reunión participaron el general James B. Smith, embajador de Estados Unidos; un representante del Reino Unido y el príncipe saudita Bandar Bin Sultan, el mismo a quien el presidente George Bush padre designaba como su hijo adoptivo, al extremo que la prensa estadounidense comenzó a llamarlo «Bandar Bush». El objetivo de esta reunión fue coordinar la acción de los medios con la acción del «Ejército Sirio Libre», conformado esencialmente con los mercenarios a sueldo del príncipe Bandar.

    La operación ya venía gestándose desde hace meses, pero el Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos decidió acelerarla después de que el presidente ruso Vladimir Putin notificó a la Casa Blanca que Rusia se opondrá por la fuerza a todo intento ilegal de intervención de la OTAN contra Siria.

    Esta operación comprende dos etapas simultáneas: por un lado, inundar los medios de noticias falsas, y por el otro, censurar o bloquear toda posibilidad de respuesta.

    El hecho de prohibir las televisiones satelitales para desencadenar y dirigir una guerra no es nada nuevo. Bajo la presión de Israel, Estados Unidos y la Unión Europea han prohibido sucesivamente canales de televisión libaneses, palestinos, iraquíes, libios et iraníes. Ningún tipo de censura se ha impuesto contra canales vía satélite provenientes de otras regiones del mundo.

    La difusión de noticias falsas tampoco es nada nuevo. Cuatro pasos significativos en el arte de la propaganda se han dado por vez primera durante el último decenio.
    En 1994, una estación de música pop, la Radio Libre de Mille Collines (RTML) dio la señal que desencadenó el genocidio ruandés al exhortar a «¡Matar a las cucarachas!».
    En 2001, la OTAN utilizó los medios de prensa para imponer una interpretación de los atentados del 11 de septiembre y justificar los ataques contra Afganistán e Irak. Ya en aquella época fue Ben Rhodes el encargado de redactar, por orden de la administración Bush, el informe de la Comisión Kean Hamilton sobre los atentados.
    En 2002, la CIA utilizó 5 canales (Televen, Globovisión, Meridiano, ValeTV y CMT, para hacer creer que enormes manifestaciones habían obligado al presidente democráticamente electo de Venezuela, Hugo Chávez, a renunciar a su cargo, cuando en realidad estaba siendo víctima de un golpe de Estado militar.
    En 2011, France24 desempeñaba de facto el papel de ministerio de Información de Consejo Nacional Libio, al que incluso estaba vinculada por contrato. Durante la batalla de Trípoli, la OTAN hizo filmar en estudio y difundir a través de Al-Jazeera y de Al-Arabiya imágenes que mostraban a los rebeldes libios entrando en la plaza principal de la capital cuando en realidad se encontraban aún lejos de la ciudad, de manera que los habitantes, convencidos de que la guerra estaba perdida, cesaron toda resistencia.

    Los medios de prensa ya no se conforman con apoyar la guerra. Ahora hacen la guerra.

    Este dispositivo viola los principios básicos del derecho internacional, empezando por el artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos que estipula el derecho a «recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión». Y lo más importante es que viola las resoluciones de la Asamblea General de la ONU, adoptadas al término de la Segunda Guerra Mundial para prevenir las guerras. Las resoluciones 110, 381 y 819 prohíben «los obstáculos al libre intercambio de informaciones e ideas» (en este caso, el bloqueo de los canales sirios) y «la propaganda tendiente a provocar o estimular cualquier tipo de amenaza contra la paz, de ruptura de la paz o todo acto de agresión». A la luz del derecho, la propaganda a favor de la guerra es un crimen contra la paz. Es incluso el más grave de los crímenes, ya que hace posibles los crímenes de guerra y el genocidio.

  4. Los «Amigos de la Yihad» Pepe Escobar
    http://www.voltairenet.org/article178826.html

    Los políticos occidentales adoran verter masas de lágrimas de cocodrilo sobre «el pueblo sirio» y felicitarse en el marco de los «Amigos de Siria» para defenderlo contra la «tiranía».

    Bueno, el «pueblo sirio» ha hablado. Aproximadamente un 70% apoya al gobierno de Bashar al-Asad. Otro 20% es neutral. Y solo un 10% está alineado con los «rebeldes» apoyados por Occidente, los secuestradores, traga-pulmones, decapitadores del tipo yihadista.

    Los datos fueron suministrados sobre todo por organizaciones independientes de ayuda que trabajan en Siria. La OTAN recibió un informe detallado a finales de mayo pero, predeciblemente, no mostró demasiado interés por publicarlo.

    Como [el diario] Asia Times Online ha estado subrayando durante meses, las clases empresariales suníes en Damasco y Alepo son neutrales o favorables a Asad. Y la mayoría de los suníes consideran ahora que las bandas de [mercenarios extranjeros armados por Catar y la Casa de Saud son mucho más repelentes que Asad.

    Mientras tanto en Gran Bretaña, donde David de Arabia Cameron mantiene su entusiasmo por una zona de exclusión aérea para proteger al «pueblo sirio», solo un 24% de los británicos está a favor de armar aún más a los «rebeldes» (aunque el 58% apoya la ayuda humanitaria).

    Y en un mitin en Doha, la perenne estrella de Al Jazeera e ícono de la Hermandad Musulmana el Jeque Yusuf al-Qaradawi –pontificando ahora en Al-Azhar en El Cairo– ha llamado a una yihad de todos los musulmanes suníes contra Damasco. También calificó a Hizbulá de «partido de Satanás» y condenó a Irán por «enviar armas y hombres para respaldar el régimen «sirio»». En los hechos ha apoyado una yihad de musulmanes contra musulmanes, aunque insistió en que su llamado a combatir contra Hizbulá «no es contra todos los chiíes».

    Además al-Qaradawi también dijo: «¿Cómo podrían 100 millones de chiíes derrotar a 1.700 millones [de suníes]? Sólo porque los musulmanes [suníes] son débiles». Esto dio más que por entendido que los chiíes son el enemigo.

    ¿Quién, entonces, se preocupa de lo que pueda pensar el «pueblo sirio»?
    Los «Amigos de Siria» occidentales no podrían haber encontrado a un chivo expiatorio más dispuesto para promover su acostumbrada jugada autorrealizable «Divide y Vencerás», la división sunita-chií (es como decir entre cátolicos y protestantes ndlr). Siempre es útil tener a disfuncionales petromonarquías del CCG presentándose como «liberadoras» para que Occidente pueda volver a librar una guerra por encargo «dirigiendo desde atrás».

    En otras noticias, ¿dónde está Evelyn Waugh cuando lo necesitamos?
    Es Scoop [1] de nuevo, con Siria que reemplaza una guerra «promisoria» en la República Africana de Ismaelia y cada chapucero en el mundo occidental haciendo un remix de Daily Beast, proclamando la inminente caída de Asad porque, bueno, estamos a favor de los rebeldes y hemos decidido que van a ganar.

    Esos misiles infieles

    Tal como están las cosas, las negociaciones Ginebra II promovidas por Washington y Moscú parecen prácticamente enterradas (aunque se reunirán hoy para definir el marco).

    La Unión Europea ha levantado su embargo de armas contra Siria, una acción que fue esencialmente un delirio franco-británico que no tomó en cuenta a miembros renuentes de la UE. Por cierto, tuvieron que ser Gran Bretaña y Francia, dos antiguas potencias imperiales que hace casi un siglo trazaron una línea en la arena dividiendo el Levante y ahora quieren rediseñarlo.

    Eso significaría, en la práctica, que la UE ha declarado la guerra a Damasco. Bueno, de cierto modo. Según el acuerdo de la UE, las entregas de armas tendrán lugar antes del otoño. Y el beligerante dúo franco-británico tiene que asegurar que las armas se utilizarán solo para proteger a los civiles.
    ¿Quién supervisará esto?, ¿un montón de burócratas de Bruselas en uniforme de faena? Bueno, siempre pueden volver a la solución predeterminada, pedir ayuda a EE.UU. Cada grano de arena del Levante sabe que la CIA «ayuda» a Catar y Arabia Saudí a armar a los «rebeldes».

    Y luego existe la clara posibilidad de que Gran Bretaña puede haber actuado, una vez más, como una Quinta Columna estadounidense dentro de la UE, allanando el camino a una posible intervención al estilo de «todas las opciones están sobre la mesa» del gobierno de Obama.

    El presidente ruso Vladimir Putin dio –de inmediato– jaque y mate a la UE, y a EE.UU. Sí, esos famosos sistemas de misiles S-300 irán a Damasco y pronto. El Ministro Adjunto de Exteriores ruso Sergey Ryabkov dijo que los misiles serán un factor estabilizador en Siria, que ayudará a disuadir a los «fanáticos». También subrayó –correctamente– que tal vez la UE ya haya saboteado las conversaciones planeadas en Ginebra.

    El exgeneral de la Fuerza Aérea rusa Anatoliy Kornukov dijo a Interfax-AVN Online que Damasco necesitará por lo menos 10 batallones de sistemas de misiles de defensa antiaérea S-300 para proteger integralmente su territorio de un posible ataque de la OTAN [2]. En este caso, sería imposible imponer una zona de exclusión aérea –un sueño húmedo franco-británico–.

    Cada sistema de misiles tierra-aire S-300 consiste en un puesto de comando equipado con radar y hasta seis misiles 5Zh15. Sería suficiente un mes de entrenamiento para que los sirios los manejasen. Korbukov dijo: «Nuestros sistemas pueden desplegarse dentro de cinco minutos. Y es casi imposible interferir con ellos».

    ¿Qué van a hacer al respecto los «Amigos de Siria»?
    ¿Convocar otra reunión? Es hora de que al-Qaradawi aparezca en al-Jazeera para actualizar su yihad para que incluya misiles rusos (después de todo son misiles infieles).

    ¿Por qué no establece un ejemplo y se presenta de voluntario en el frente?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s