El factor humano o una derrota puntual del capitalismo

De vez en cuando, en esta puta vida tan amarga por la que uno transita, suceden cosas que le reconcilian con la puñetera realidad.

 Vengo siglos luchando contra esa jauría de hienas, porque son hienas carroñeras de la misma manera que las gaviotas son aves carroñeras también, que dicen que el fútbol no sólo no es política pura sino que ni siquiera tiene nada que ver con ella.

 Lo jodido de todo esto es que los “maestros”, entre comillas, que le han sorbido el seso a este asqueroso pueblo en el que nos insertamos, son gentuza de la talla intelectual de aquel eximio caudillo que nos torturó y estropeó para siempre como tal nación, que se cuidaba muy mucho de exigirle a los ministros que nombraba con ese índice que, luego, heredaría el genial Aznar: “Fulanito, una última cosa, lo 1º que tiene que hacer u., tal como hago yo, es no meterse nunca en política”.

 Es este cínico sinvergüenza que nunca en su vida leyó un libro que no le fuera necesario para ingresar en la Academia Militar de Zaragoza, el quicio angular sobre el que gira todo el pensamiento de la ultraderecha nazifranquista que nos gobierna con esa férrea “omertá” que siempre ha distinguido a las buenas mafias.

 La 1ª de sus normas de conducta es actuar con la más absoluta hipocresía, “que tu mano derecha no sepa nunca lo que hace tu izquierda”, creo que es del evangelista Mateo, algún día alguien hará un prontuario de todas esas frases que, buscando aparentemente la virtud, han sido el fundamento de los peores vicios de los hombres.

 He dicho ya muchas veces que el Ser Superior es la perfecta encarnación física del mejor de los obispos, no es ya su aire casi papal, sino todo en él lo que respira una austeridad monacal, pero sobre todo su voz y su entonación. Yo no sé cómo sus fervientes seguidores no vomitan cuando le oyen hablar. Lo hace siempre como si una voz superior le obligara a relatar cuanto dice. Es la mejor manera de dejar claro que, luego, pase lo que ocurra, él no es el culpable en absoluto de nada.

 Si Cajamadrid, su férreo asidero de siempre, acaba quebrando a pesar de nutrirse con la sangre no sólo de los madrileños sino de todos los españoles, él pone cara de San Antonio, como si no tuviera nada que ver en el asunto. Si su entrenador preferido va por ahí dando tales disgustos a sus colegas que éstos no tienen más remedio que morirse de un infarto, él, desde luego, no tiene nada que ver ni siquiera cuando dice, desde la más alta de las tribunas del club, que eso, precisamente eso, es el señorío y el madridismo. Exactamente lo mismo que cuando el tío macarra cruza treinta metros, absolutamente impávido, para meterle salvajamente el dedo en el ojo al entrenador contrario ni más ni menos que ante 400 millones de telespectadores. Esto es precisamente el señorío y el  madridismo, según el más superior de todos los seres. Y, claro, este pensamiento, excelso, ha concluido por crear escuela y sus jugadores agreden a fondo, ante un número parecido de espectadores, a todos aquellos otros compañeros a los que se enfrentan. Y, luego, cuando se les entrevista, dicen que eso, precisamente, eso, es el fútbol, una continua agresión porque ¿no es acaso un deporte de hombres? 

 Esta canallesca gentuza no sólo trata de comprarlo todo sino que hace lo imposible para que, cuando fracasa en su canallesca pretensión, nadie pueda afirmar que intentó semejante canallada.

 Comenzaba este post diciendo que, a veces, muy pocas, la vida nos reconcilia con esta asquerosa realidad. 

 Hace ya muchos años, Graham Greene, escribió una de sus mejores novelas en la que nos narra cómo un funcionario del espionaje inglés que es, en realidad, un topo del servicio de espionaje soviético, y que le presta al mundo en general magníficos servicios en su lucha contra el jodido imperio usanianobritánico, se da cuenta de que ha sido descubierto pero logra que el serivicio de contraespionaje ruso lo saque indemne del país de la Thatcher.

 Greene intentó decirnos, a su magistral manera, que el capitalismo lo puede ganar todo, incluso el adormecimiento eterno de la conciencia general humana que admite paladinamente que no hay, no puede haber otro mundo que este asqueroso y jodido universo capitalista en que sobrevivimos apenas entre la mierda, pero que siempre habrá, gracias sean dadas al Altísimo, gente como Maurice Castle, ese doble espía que tiene a su mujer y a su hijo por encima de cualquier ideología o convención política, que siente que su verdadera fidelidad no está con Inglaterra y su imperio sino con aquel otro espacio en el que se ser humano se halla por encima de todo el dinero del mundo.

 Aunque no lo parezca, estoy escribiendo de Neymar.

 Neymar dicen, los que entienden de esto,  que es futuro Messi del fútbol. No lo sé, lo que sí que sé es que, como personaje, merece toda la admiración de este jodido y asqueroso tiempo porque, frente a los 140 millones de euros que le daba el Madrid, con 11 limpios anuales para él, ha preferido ir al Barça porque dice que él lo que quiere es jugar en el mejor equipo del mundo y al lado de Messi, Xavi e Iniesta, o sea que, por referirme a otra novela de Greene, ha preferido la gloria al poder,  lo que lo eleva a la categoría indiscutible de un héroe moderno.

 Frente a esto, la inmensa y demoledora máquina de prensa canallesca del imperialismo económico ha hecho 2 cosas:

 1º) afirmar que Neymar no sólo no es tan bueno como dicen sino que

 2º) además, ellos, el Madrid, no han intentado nunca ficharlo, después de haberlo tenido entre sus alevines y , hace 2 años, haberle hecho firmar un contrato y pasar la pertinente revisión médica, enviando un doctor especial a Brasil con este objeto.

 Y, probablemente, ésta sea la verdad-mentira que acabe por imponerse porque es la que, a partir de ahora, toda la canalllesca prensa capitalista mundial va a difundir.

 Pero algunos de nosotros sabemos que sólo se trata de que a los capitalistas les ha fallado, en este caso, como en el de aquellos 5 espías ingleses que colaboraron con la KGB, el puñetero factor humano, que es lo que, entre otras cosas, impide que algunas de las pocas personas decentes que vamos quedando en este mundo no hayamos seguido, muertos de asco, la senda de los Koestler, Ganivet, Larra, Zweizt y Walter Benajamin.

 

 

2 comentarios en “El factor humano o una derrota puntual del capitalismo

  1. http://www.mundodeportivo.com/20130527/fc-barcelona/walter-ribeiro-admite-neymar-eligio-barca-corazon_54374892505.html

    Neymar pidió jugar en el Barça por ser el club de su corazón”

    Wagner Ribeiro habló en el programa Mesa Redonda de TV Gazeta sobre el nuevo fichaje del FC Barcelona y frustrado del Real Madrid: Neymar. “Va a ganar menos de lo que gana Messi, pero con un salario parecido al que Kaká tiene hoy en el Madrid. Será el tercer cuarto salario del Barcelona”, dijo.

    “Ese chico creció y no eligió el dinero. Pidió jugar en el Barcelona por ser el club de su corazón. Florentino Pérez está enamorado de Neymar, es un apasionado de él. Estuvo hablando 15 minutos conmigo por teléfono y agradeciendo porque sabe que nunca me escondí: si hubiese sido mi hijo, me hubiese gustado que jugase en el Real Madrid”, dijo el agente.

    “Para Neymar, era la hora de la salida. Él está satisfecho de lo que hizo aquí y ahora es tiempo de otros retos para él. Jugará la Champions League y creo que le puede ir bien”. “El Santos luchó por él hasta el último momento. Odilio Rodrigues quería que el jugador estuviese hasta 2016 en el Barcelona y le hizo una propuesta fabulosa, con patrocinadores y todo para que se quedase”.

  2. LA CLASE MEDIA ARDERÁ . José Luis Forneo
    http://www.diario-octubre.com/2013/05/27/la-clase-media-ardera/

    Si hay algo que asegura en los países desarrollados la dominación capitalista es la imposición de su ideología entre los trabajadores. Por eso, ninguna revolución será posible mientras estos no se enfrenten primero consigo mismos, con los deseos burgueses que comparten con sus amos, con las verdades que asienten a sus patronos, con el orden del mundo que se inyectan a través de los medios de propaganda del sistema.

    Movimientos “ciudadanistas” como el 15M, como los Afectados por la Hipoteca, o la mayoría de expresiones con diferente cara de los indignados, no cuestionan realmente el sistema, como tampoco lo hacían cuando las cosas iban bien y podían comprarse un piso con dinero prestado de los bancos, un coche o ir de vacaciones varias veces al año, aunque fuera a costa de la explotación, el saqueo y la violencia sobre los demás, fueran estos otros trabajadores por pagados, inmigrantes o locales, o pueblos de lejanos continentes.

    Hoy que la crisis ha afectado a los bolsillos de todos (menos a los que también antes vivían de la apropiación de la riqueza producida por los de aquí y los de allí), la gente protesta. Pero protesta por motivos burgueses, individualistas, sin rastro apenas de solidaridad proletaria o, ni mucho menos, dignidad de clase trabajadora. Si la crisis pasará mañana, las protestas se acabarían, y cada cual volvería a creer formar parte de esa patraña que se suele llamar clase media, y que esta formada por trabajadores a los que los grandes ladrones y parásitos les reparten una porción un poco mas grande de su botín.

    Para que la necesaria revolución llegue es necesario que los trabajadores vuelvan a creer, como sus antepasados, que es injusta la explotación del hombre por el hombre y de unos pueblos sobre otros, y que la única manera de construir un mundo sin injusticia es la organización de los trabajadores para acabar con la clase capitalista y parásita.

    Por supuesto que el capital hace todo lo que esta en su mano para que eso no ocurra, por lo que hace grandes esfuerzos para que los obreros de los países capitalistas sigan aspirando a ser algún día, eso que llaman clase media, y que los obreros de los países colonizados y saqueados sueñen con entrar en el paraíso del primer mundo, e invierte gran parte del producto de su beneficio en fomentar la falsa ilusión del sumiso y crédulo trabajador. Ademas es esencial para conseguir esto coaptar a sindicatos y partidos políticos, teóricamente del lado de la clase obrera, en la ideología burguesa, evitando por todos los medios toda organización y solidaridad de los productores que pueda hacer que usen el sentido común y la razón para llegar a la conclusión de que solo acabando con los privilegios de la clase parásita será posible un mundo justo.

    Lamentablemente, y aunque suene a derrotismo, hoy la justicia no pesa demasiado en las conciencias de los trabajadores, y la mayoría sigue prefiriendo, como proyectos permanentemente frustrados de burgués, una vivienda cara, un coche ultimo modelo, y un móvil de ultima generación, y si toca, ir de turismo al tercer mundo para aprovecharse de los precios baratos y de las necesidades de los trabajadores locales, sin darse cuenta que otros hacen lo mismo exactamente con ellos.

    No es derrotismo, pues el mundo es afortunadamente muy grande como para que el logro del sueño de un mundo sin explotación no dependa de los trabajadores sometidos a la dictadura del capital. De hecho hay revoluciones en marcha que están poniendo en jaque a países que se suelen denominar en terminología capitalista como “emergentes”, aunque el 90% de su población sea extremadamente pobre, como India, donde la disyuntiva no es revolución o cómprame un BMW, o guerra popular o cobrar el paro (un concepto que en las democracias socialistas ni siquiera existe), sino revolución o morirse de hambre. Una situación que, si todo sigue igual, con vuelta de tuerca sobre vuelta de tuerca al antiguamente denominado “bienestar” (que nunca fue), puede que suframos también en las metrópolis capitalistas en unos años, y entonces, eso si, ya no habrá zanahoria de la clase media que valga.

    En resumen, y como describe certeramente el poema de Antonio Orihuela que podemos leer a continuación, solo “el día que queramos luchar contra nosotros mismos”, el sueño de “la clase media arderá”, y con él los creadores de ese mito, los capitalistas:

    La clase media enciende el televisor
    y los ricos se frotan las manos.

    Un viejo cierra la puerta de su casa para dejarse morir
    y los ricos se frotan las manos.

    Un hombre entra en la consulta del psicólogo
    y los ricos se frotan las manos.

    Una mujer busca en el cajón sus ansiolíticos
    y los ricos se frotan las manos.

    Una chica solicita en la biblioteca libros de autoayuda
    y los ricos se frotan las manos.

    El paro, la angustia y la hipoteca
    son violencia cotidiana, doméstica,
    y los ricos se frotan las manos.

    Los políticos y los sindicaleros hablan de diálogo social
    y los ricos se frotan las manos.

    La selección mete un gol, dos, tres,
    y los ricos se frotan las manos.

    Las calles, las barriadas obreras, los coches
    se llenan de banderas españolas,
    y los ricos se frotan las manos.

    II

    Los ricos se frotan las manos
    y de ellas sale el despido arbitrario, barato, subvencionado,
    salen millones de parados,
    recortes de salarios,
    congelación de pensiones,
    expansión de ETT’s,
    bancarización de las cajas,
    privatización de correos y loterías,
    cobro por consulta médica.

    Los ricos se frotan las manos
    y de ellas sale el miedo, la indefensión, la conformidad,
    la calma, la abulia, la mansedumbre,

    el silencio

    solo roto por el grito de gol.

    III

    Gol tras gol

    hasta que las calles, las barriadas obreras, los coches
    se llenan de banderas con un mismo lema

    I LOVE CAPITALISMO

    porque nadie quiere vivir fuera de lo obvio,
    de lo real, del sentido común,

    porque todos queremos ser apacibles burgueses,
    esclavos de la hipoteca
    abonados a la religión del individualismo propietario,

    porque nadie quiere ser otra cosa,

    nadie quiere luchar consigo mismo

    porque
    el día que queramos luchar contra nosotros mismos,

    ese día
    la clase media

    arderá.
    (Antonio Orihuela)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s