Por qué soy marxista


 Si a mi alguien me dijera que propusiera  los hombres más importantes de la historia, elegiría concretamente a dos: Marx y Jesucristo, y precisamente por ese orden.

 De Jesucristo, hoy, no voy a escribir una sola palabra, de Marx, sólo algunas.

 Los precursores de Marx fueron 2 economistas clásicos, Adam Smith y David Ricardo.

 El 1º es conocidísimo por una de sus obras, “La riqueza de las naciones”, en la que nos viene a decir que es el hombre, el jodido, el canallesco, el egoísta, el avaricioso animal que llamamos hombre, el que, al buscar su máximo enriquecimiento, por las jodidas leyes del mercado, provoca la riqueza general. O sea que es la puñetera, la demencial, la criminal, avaricia del hombre la que provoca la creación y la progresión de la jodida humanidad.

 Coño, es como para darse de baja, que paren un momento este asqueroso mundo, que yo quiero apearme de él.

 Si bien se piensa, es de una lógica aplastante, coño. Es aquella jodida hormiguita que construyó una silla para poder sentarse un rato y al que su vecino le pidió que le hiciera otra igual, que se la hizo y se la cobró, y al que al pedirle otras todos los puñeteros vecinos del pueblo, enseñó a otros a construir sillas y se las vendió a todos sus convecinos y luego hizo lo propio con las mesas y las camas y, cuando se descuidó, el tío tenía una jodida fábrica de muebles al por mayor con la que inundó con sus productos, primero, al pueblo, luego, al país y, por último, al jodido, al puñetero, al canallesco mundo y no sé si fue y le puso el nombre Ikea o algo parecido.

 Y luego fue David Ricardo, otro viejo economista, el que se dio cuenta de que los obreros de su pueblo siempre tenían, los muy jodidos, el mismo nivel de vida, que sólo es una manera de hablar porque aquello no era vida ni Cristo que lo fundó, y entonces formuló su famosa Ley de bronce de los salarios pues comprobó, seguramente realizando a su manera las primeras estadísticas laborales de la historia, que los obreros, según iban ascendiendo en la fábrica y aumentando su sueldo, tenían más hijos, de manera que el salario que percibían, dividido por su número de hijos, hacía que la percepción por cabeza fuera siempre la misma.

O sea que a Marx casi se lo dieron hecho. La riqueza, el capital, no es más que puñetero trabajo, o sea, la plusvalía que el empresario obtiene vendiendo los productos de su industria no al precio de coste sino al que resulta de acumular a los gastos fijos de su empresa el sobrevalor que supone la demanda que estos obtienen en el mercado.

De modo que el canallesco, el criminal capital no es sino la acumulación de dichas plusvalías, o sea un ingente montón de esfuerzo, sangre, hambre, frío, miseria, sudor y lágrimas, coño, pero que asco deberían de producirnos los ricos en lugar de esa perruna admiración.

 Y el jodido judío alemán, que pasó toda su vida estudiando en todas las inhóspitas bibliotecas que encontró, después de devorar y digerir las geniales conclusiones de Hegel, formuló unas conclusiones, a mi entender, absolutamente decisivas: el mundo, la vida, la ciencia, el derecho, la religión, el arte, la filosofía, todo, en fin, no es sino el resultado de una evolución de la materia, materialismo histórico, que, convenientemente manejada por los hombres han provocado su evolución desde aquella simple materia orgánica hasta el propio animal humano que, a su vez, ha conformado la historia mediante un procedimiento interactivo, materialismo dialéctico, que, por el momento, ha propiciado la actual concreción de las colectividades sociales, en un proceso de siglos que no sólo no ha terminado sino que no acabará nunca.

 Dicho de otra manera: “…en la producción social de su vida los hombres establecen determinadas relaciones necesarias e independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una fase determinada de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de estas relaciones de producción forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política y a la que corresponden determinadas formas de conciencia social. El modo de producción de la vida material condiciona el proceso de la vida social política y espiritual en general. No es la conciencia del hombre la que determina su ser sino, por el contrario, el ser social es lo que determina su conciencia”. Karl Marx, Prólogo a la Contribución a la Crítica de la Economía Política (1859).

 Pero lo que ha contribuido a hacerme a mi esencialmente marxista es el que yo llamo “imperativo categórico marxista”: todo a la sociedad según tus capacidades, para que ésta te entregue a ti lo que precisen tus necesidades, o algo así, que ya sabéis que no tengo tiempo, fuerzas ni ganas de comprobar la exactitud de mis citas.

11 comentarios en “Por qué soy marxista

  1. Las prioridades de Rajoy el 1 de mayo están en Venezuela
    Publicado el 1 mayo, 2013 por Juan Carlos Monedero

    http://www.comiendotierra.es/2013/05/01/las-prioridades-de-rajoy-el-1-de-mayo-estan-en-venezuela/
    Primero de mayo. Millones en las calles del Reino de España (cuando la relación entre protesta y parados y entre enfado y sufrimiento sean directamentes proporcionales, otro gallo cantará en esta demediada democracia). Pero el Gobierno de Rajoy vuelve a la carga contra Venezuela, esta vez en boca del verboso Margallo. Dice que quiere ir a mediar en las elecciones en el país caribeño. ¿Pero no quedamos en que ya habían reconocido, como el 100% de la comunidad internacional -salvo los Estados Unidos de Guantánamo-, el resultado electoral? En Venezuela celebran el Primero de mayo anunciando subidas salariales -que siempre están por encima de la problemática inflación en curso-. En el Reino de España, hablando de otros países.
    Una de dos: o el shock del PP por los últimos resultados de empleo -el PP que ganó las elecciones prometiendo solventar el paro- les lleva a crear cortinas de humo cada vez más turbias y rasgadas, o el Ministro de Asuntos Exteriores, acostumbrado a hablar con un ser inmaterial que vive desde antes de los tiempos y creyente fiel, además, de que una paloma preñó a una señora sin desflorarla -luego hacen chistes con el pajarito de Maduro-, va por libre, escucha más al Opus Dei que a la prima de riesgo y hace comentarios contrarios a los que les han exigido algunos de sus jefes (REPSOL, BBVA, Telefónica).
    En cualquier caso, otra vez el bochorno de que un jefe de otro Estado -en este caso el Presidente Nicolás Maduro- tenga que afearle a España su comportamiento injerencista. Parece que Rajoy no ha entendido -¿o lo ha entendido perfectamente?- que la oposición venezolana está creando un clima de golpe de Estado que se parece demasiado al Chile de 1973 y a la situación que ya vivieron los venezolanos en 2002.
    Este martes, la oposición ha organizado una trifulca en el Parlamento (ha impedido la sesión, han lanzado sillas, ha golpeado a diputados, han lanzado escaleras abajo a una diputada chavista). Eso sí, pese a la evidencia de que han sido ellos los que han empezado el zafarrancho (uno de ellos hasta se puso un casco de moto antes de que comenzara el remolino), los medios de comunicación, otra vez, le echan la culpa al Gobierno de Maduro. Los diputados se niegan a reconocer al Presidente constitucional y el Presidente de la Asamblea no les deja hablar. Les recomiendo, señores y señoras de la oposición, que en vez de repetir las maneras propias del fascismo -qué cansados son ustedes- usen la muletilla “por imperativo legal” mientras no sean capaces de ganar las elecciones y cambiar la Constitución. En España, si no cumples las reglas del juego, tampoco te dejan ser parlamentario.
    Aunque lo relevante no es esa exigencia legal. Lo sustancial es que están creando un clima propicio a una situación golpista, que no tiene ninguna posibilidad de triunfar, pero que dificulta la tarea de gobierno. Y es ahí donde, otra vez, el Partido Popular está colaborando. Bien por Rajoy: incumple las promesas electorales, aumenta el paro, reprime a universitarios y desempleados, cierra hospitales y escuelas, degrada los servicios públicos, defiende a los bancos ladrones que le roban a la gente la casa y el alma, recibe sobresueldos en sobres lacrados con mierda y el sello del anillo de oro de Aznar, sostiene a una monarquía bajo sospecha, dispara la tasa de suicidios…pero su corazón está en la defensa de la derecha venezolana y de la amenazada democracia Venezolana.

  2. Y LUEGO PACTAMOS
    Sólo merece ser apoyado un pacto que revise y desande las políticas que se nos han impuesto desde que se declaró, más bien nos declararon, la crisis. Si no es así, hay que apoyar las protestas contra esas políticas.
    • Suso de Toro
    Salvo en un caso de destrucción creado por una guerra, las sociedades, como todos los seres vivos, buscan su autoconservación y por eso escapan de la incertidumbre y temen al caos. Caos que algunos creen ser partero de nuevos mundos mejores. Las revoluciones políticas habidas, sea la francesa, soviética, china…, triunfaron merced a desarrollarse en medio de una guerra entre naciones.
    La revolución, que es una guerra civil, solo triunfa en medio de una guerra internacional, sea ésta un conflicto entre potencias o una guerra de liberación antiimperialista. Las sociedades son conservadoras, si pueden conseguir una reforma de lo que existe no apostarán por una ruptura. Del mismo modo que los enfermos prefieren curar sus males con medicinas antes de entrar en un quirófano a cuerpo abierto. Tememos justamente ver nuestro cuerpo abierto y las vísceras al aire.
    Si concluimos que los países evitan las revoluciones salvo en un trance de vida o muerte, podremos acercarnos a comprender, aunque nos siga resultando chocante, que la ciudadanía islandesa opte por que vuelvan a gobernar los partidos que la condujeron al desastre. Aceptemos que ésa sea la interpretación del resultado de estas últimas elecciones, la Islandia que hemos mitificado hace unos meses, “un país rebelde a las consignas del capital internacional, etc.”, votó nuevamente a la misma derecha de antes. No, no existen los países revolucionarios.
    Quienes hoy son jóvenes no deben ignorar que alrededor de la muerte de Franco, las tensiones sociales y políticas eran mucho mayores y más violentas de las que, por ahora, estamos viviendo. Y no fuimos capaces de juzgar a Franco y a los suyos ni de conseguir una ruptura democrática con el Régimen. Tuvimos que tragar lo único que fue posible, ese pacto con el franquismo que fue la Transición.
    La situación social, económica y política española es casi indescriptible y delirante, las desgracias sociales que vive buena parte de la población aumentarán, habrá más sufrimiento y escucharemos y leeremos más cosas monstruosamente estúpidas y crueles pero, con muchísima seguridad, no habrá revolución alguna. Siempre habrá jóvenes, la mejor parte de nosotros, que sueñen con una catástrofe purificadora pero eso es proyectar su energía, las propias ansias y frustraciones sobre la realidad. Los parados y las personas que están siendo abandonadas por el estado, arrojadas a la marginación por una política clasista y despiadada, lo que quieren es ver soluciones a sus problemas, quieren trabajo, salarios que les permitan vivir dignamente, cobertura social, oportunidades para sus hijos. Y sus hijos mayoritariamente quieren lo mismo, legítimamente oportunidades para realizar sus planes de vida.
    Ese individuo que en Roma disparó contra dos policías y una mujer que paseaba y que explicó que lo hizo porque odiaba a “los políticos” o bien está loco y merece nuestra compasión y que le ayuden o bien es un canalla que maneja pistolas por algún motivo que sólo él sabe y se permite despacharse a gusto.
    No es violencia redentora ni cosa por el estilo y, si le buscamos una explicación más allá de sus circunstancias personales, más bien imaginamos alguien que forme parte de las tramas de los servicios secretos o es utilizado por ellos. Ahora bien, dada esta política antisocial y la desesperación de muchas personas, nos podemos preguntar que ocurriría si se repitiesen actuaciones terroristas como las que conocimos tanto en España como en otros estados.
    Hemos vivido ese chantaje cuando ETA secuestró y asesinó a Miguel Ángel Blanco, el sentimiento de la sociedad fue un rechazo unánime en el conjunto del estado y también abrumadoramente mayoritario en Euskadi, pero ¿qué ocurriría si un grupo terrorista secuestrase a un responsable de estas políticas y amenazase con asesinarlo si no se cambiase la ley de desahucios o se anulasen los recortes sociales? Qué sentimientos contradictorios no se darían en muchos hogares agobiados por la miseria y la injusticia. Sí, éste es un momento muy delicado, con unas heridas de considerable profundidad.
    Ahora bien, aunque la sociedad busque siempre los caminos menos cruentos y más pacíficos, eso no significa que todo vaya a seguir igual. Y no debe de seguir así. La única salida que merece ser apoyada tiene que partir de un ajuste de cuentas con el sistema político y económico vigente. Leemos que propuestas de pactos entre los dos grandes partidos estatales y declaraciones de apoyo de organizaciones empresariales, sindicales, etc. ¿Pactar, qué? Están haciendo un fetiche de los pactos en si mismos: “España necesita un pacto de estado”, “gran acuerdo nacional”…¿Qué pacto, qué acuerdo? Sólo merece ser apoyado un pacto que revise y desande las políticas que se nos han impuesto desde que se declaró, más bien nos declararon, la crisis. Si no es así, hay que apoyar las protestas contra esas políticas. Que nos devuelvan la educación y la sanidad robada, la protección social, el dinero ingresado a la banca…Y luego pactamos.
    http://www.eldiario.es/zonacritica/luego-pactamos_6_127447266.html

  3. PALABRAS CACAHUETE
    José María Calleja
    Anda el PP tirándonos palabras a los españoles como quien echa cacahuetes a un mono encerrado en una jaula.
    Lo mismo nos tira un papeles apócrifos de Bárcenas, que no se podrá demostrar que no es inocente, que nos hace tragar con una ley de desindexación de la economía española, que encubra más recortes a las pensiones, o nos avisa para que no nos dejemos cegar por la devastadora cifra del paro. Nos lanza indemnización simulada, diferida, fragmentada, quiere que mastiquemos que no hay impuestos el viernes y nos entretiene con que se trata de un recargo temporal de solidaridad y no de una subida de impuestos que se queda a vivir.
    Nos dice que no es que haya más gente sin trabajo que nunca, es que el paro flexiona (no quiero pensar la que se puede armar cuando el paro empiece a hacer abdominales).
    Sabiendo que las palabras describen la realidad, pero, sobre todo, la crean, el PP, así en el Gobierno como en el partido, presididos ambos por Mariano I, el Ausente, nos alimenta con palabras cacahuete con la idea de que aplaudamos con las manos homínidas y celebremos como se ríen al vernos atraparlos y llevárnoslos a la boca.
    Tienen un saco que es posible que les dure hasta el final de la legislatura pues, comentan en su tramoya, casi textualmente: tranquilos, que pase lo que pase, aquí estaremos cuatro años, que para eso tenemos mayoría absoluta.
    El Ausente ha dicho que no ha cumplido sus promesas electorales, pero sí con su deber, frase que debería ahorrarnos cualquier otro análisis sobre la catadura moral del sujeto, y pide paciencia en medio del destrozo, cuando en realidad piensa como su diputada: “Que se jodan”.
    También nos ha explicado que la culpa de que no haya cumplido sus promesas la tiene la realidad, de ahí, quizás, su afán por construirnos otra a base de sus palabras estranguladas.
    En tiempos de Franco, los obreros eran productores y los sindicalistas clandestinos, enlaces. El 1º de Mayo era la fiesta de San José Artesano, y cuando un policía disparaba al aire siempre le daba a un manifestante que corría por la terrenal calzada. España era una unidad de destino en lo universal, antes muerta que sencilla(mente) roja o rota.
    Ya decía el filólogo alemán Victor Klemperer, judío y comunista, que las palabras pueden actuar como dosis ínfimas de arsénico: uno las traga sin darse cuenta, parecen no surtir efecto alguno, y al cabo de un tiempo se produce el efecto tóxico. Se refería Klemperer al uso persistente de la palabra fanático como sinónimo de heroico o virtuoso en la neolengua que se inventaron en Alemania hace casi un siglo
    Uno toma las palabras que quiere que creen la realidad, las vacía de su contenido original, las repite con el nuevo hasta la saciedad y ¡chas!, se produce el efecto deseado: sustituir lo obvio por un cacahuete.
    Nos pide el Ausente paciencia, que viene de sufrir, soportar, aguantar.
    ¿Aguantaremos los españoles sufriendo hasta el final de esta insoportable la legislatura?
    http://www.eldiario.es/zonacritica/Palabras-cacahuete_6_127447265.html

  4. LA TRAICION Y EL ENGAÑO DE LA DEUDA . Carlos Martinez
    http://www.attac.es/2013/05/01/la-traicion-y-el-engano-de-la-deuda/

    La principal causa del PARO es el pago de la mal llamada deuda pública. La deuda española que supone ya un 90% del PIB es impagable. Pero a nosotras y nosotros nos estafan y roban para pagar a los bancos privados los intereses de la deuda. La deuda es su negocio y su arma para destruir el bienestar; ese es su verdadero objetivo, mientras tanto y a nuestra costa generar intereses que engorden los beneficios de los bancos y los ricos.

    Si quieres saber quién es de izquierdas, quién desea cambiar las cosas y quién no, preguntadle su posición ante la llamada deuda.
    Preguntadle a Madina y a Rubalcaba ¿Por qué votaron hace poco en el Parlamento contra la auditoría de la deuda y no pagar la deuda ilegítima?
    La deuda hay que dejar de pagarla y entonces volverá el empleo y los derechos.

    Necesitamos un gobierno valiente, del pueblo y por el pueblo y patriótico es decir no vendido al capital financiero y a la derecha alemana.

    El negocio de la deuda pública es su plan secreto contra el bienestar. El pago de la deuda es su principal beneficio.

    El pulpo capitalista del que habla el maestro Lafontaine ha envuelto y engullido con esa mentira a los partidos dinásticos y sistémicos que reformaron la Constitución solo para garantizar el beneficio de la banca privada. Pero también a mucha gente engañada por los medios de comunicación, los chulos y mentirosos señoritos del PP y los liberales que dominan todo el espectro político del régimen.

    Hay que decir alto y claro, que la única solución pasa por negarse a seguir pagando la deuda y auditarla PUES ESTAMOS PAGANDO LOS PUFOS DE LOS CAPITALISTAS y de las grandes fortunas ladrilleras y especuladoras.

  5. ¿DÓNDE ESTÁS REVOLUCION QUE NO TE VEO? Armando B. Ginés. Insurgente

    ¿Cómo detectar el punto de inflexión que nos indica de modo fehaciente e inequívoco que la revolución está al caer? Se ha escrito hasta la saciedad sobre ello, pero no existe ningún manual infalible que nos permita seguir paso a paso y reconocer cada instante de un proceso revolucionario desde su presunto inicio a su desenlace, ya acabe éste en derrota o triunfo para los actores de la transformación radical de la sociedad.

    Marx venía a decir de una forma sencilla, a la vez que paradójicamente críptica, que el antagonismo de clase crítico entre capitalistas y obreros sería el pistoletazo de salida de la revolución hacia una sociedad comunista. Que solo había que dejar hervir a fuego lento la realidad para que la historia alumbrara la buena nueva. Bien es cierto que habría que ayudarla un poco en el parto, con la voluntad política de la clase trabajadora, que en la lucha diaria por emanciparse de la dictadura del empresario iría elevando su conciencia de sí como colectivo explotado hasta cotas suficientes para emprender la aventura de alcanzar una sociedad comunista de iguales, de plena libertad que diera a cada cual según sus capacidades y a cada quien según sus necesidades.

    La historia nos ha mostrado que esa maduración burguesa no nos llevó a una sociedad sin clases, antes al contrario el capitalismo se reinventó a sí mismo para continuar siendo la estructura básica social y económica de casi todo el mundo. Y contra lo que teorizó Marx, países atrasados con una fuerte presencia rural, Rusia y China principalmente, hicieron sus revoluciones nacionales saltándose párrafos de la ortodoxia marxista. La voluntad humana se burló del materialismo histórico y dialéctico. ¿Podía detenerse la revolución en marcha porque no coincidiese con las etapas diseñadas mentalmente?

    Como observamos, teoría y realidad no suelen ir de la mano casi nunca, si bien hay que advertir que el materialismo dialéctico, e incluso la biología y la astronomía, nos previene y advierte contra este desajuste obvio: lo real siempre está en movimiento y ambos factores se influyen mutuamente. La historia no son momentos quietos que se puedan diseccionar y de los que sacar conclusiones definitivas. La historia es proceso, la vida siempre fluye.

    A pesar de lo expuesto a grandes rasgos, sí se pueden aislar siquiera sea como instrumento útil de estudio instantes del proceso que nos ayuden a extraer resultados provisionales para aproximarnos a lo real de manera más fideligna.Marx no estaba equivocado en sus apreciaciones. Las condiciones materiales de la existencia forman un corpus de interpretación político denominado ideología. Pensamos lo que comemos y regurgitamos nuestras ideas a partir de cómo producimos mediante el trabajo humano obligado y cotidiano. Eso se llama conciencia de clase, pero también los capitalistas tienen sus propios intereses y su ideología original. Sucede que la clase dominante extiende a toda la sociedad sus valores confundiendo al trabajador en su esfuerzo diario por interpretar lo más fielmente posible el mundo que habita.

    Cuando la conciencia de clase colectiva de los obreros se sitúa en su punto álgido, podría ser ese el momento exacto del salto adelante. El termómetro vital marcaría la ebullición social y política a través de huelgas y movilizaciones constantes que supusieran una ruptura con el sistema precedente. Hablamos de revolución, no de evolución natural de las cosas, que en la realidad no se da tal cual porque el ser humano es un ente cultural, dueño de sus iniciativas, errores y progresos intelectuales y tecnológicos.

    Fácil parece el asunto, pero no lo es bajo ningún aspecto. La realidad histórica demuestra situaciones bien distintas y dispares. Ni en los países más industrializados y más cultos se han producido revoluciones socialistas o comunistas ni tampoco en los países más empobrecidos. Quedan pocas excepciones que merecerían explicaciones ad hoc más profundas y detalladas: Cuba, Corea del Norte, la China estajanovista, posmoderna y poscomunista… Poco más. Cuba representaría un caso positivo digno de estudio y conocimiento; Corea del Norte una farsa ahistórica; y China una perversión sádica de capitalismo estatal con mimbres confucionistas y maoístas, una mutación de síntesis muy diversas… Y Venezuela, un oasis peculiar merecedor de todo elogio, donde las estructuras capitalistas se están tocando levemente con políticas progresistas eficientes y discursos ideológicos populistas cercanos al sentir del pueblo llano. Parece una paradoja pero es lo mismo que sucede en el desarrollado Occidente: nadie gana unas elecciones con proclamas de derechas genuinas sin vetear sus discursos con ideas latentes de izquierda. Las reformas laborales no se anuncian a bombo y platillo ni los recortes ni la subida injusta y desigual de impuestos ni las amnistías fiscales ni los indultos a banqueros ladrones o policías maltratadores: se llevan a efecto de golpe y porrazo. Sin más aditamentos.

    Cuando ya la revolución parecía un espantajo fuera de contexto y de siglo, vuelve por sus fueros merced a algunos pensadores heterodoxos. Por ejemplo, Verstrynge, un viaje singular del fascismo a la izquierda extrema, estética o funcional, no viene a cuento sellar juicios inapelables. Tiene mérito su singladura. Dice el profesor Verstrynge que la austeridad y la pobreza subsiguiente nos llevarán a la revolución. Varias cuestiones al respecto se nos ocurren. ¿Sin sujeto histórico? No da la sensación que los sindicatos y los partidos políticos de la izquierda plural e institucional estén por la labor revolucionaria, más bien son agentes que frenan, lastran y reconducen las reivindicaciones y el grito de la calle a sendas contractualistas y de negociación clásica con las patronales y los poderes fácticos de turno. Se resisten a dar pasos audaces. La audacia reside en movimientos sociales espontáneos que luchan por problemas muy concretos sin un programa político elaborado que otorgue credibilidad y coherencia a los gritos dispersos en mil batallas. Cierto resulta que las condiciones materiales de existencia se están deteriorando a lo bruto, creándose bolsas de escombros humanos muy próximas a la indigencia absoluta. Cada vez se recorta más el futuro de todos. Pero, ¿quién le pone el cascabel al gato capitalista? Verstrynge realiza un análisis meramente socioeconómico de la actualidad, muy acertado en su perspectiva y conclusiones, pero al que le falta el elemento humano, el sujeto colectivo que emprenda el camino de esa revolución mítica muchas veces anunciada y pocas veces vista por estos lares occidentales de neoliberalismo a ultranza y globalización predadora. Es la voluntad de Verstrynge, la del intelectual comprometido emocionalmente con la realidad, la que le transporta a lugares de pensamiento demasiado idealizados.

    No es nueva la actitud visionaria de Verstrynge en la historia hacia una sociedad de cuño comunista. En instancias intelectuales han germinado muchos liderazgos románticos que han querido ver atisbos de una revolución inminente. Su voz carismática ha servido para intentar acelerar el tiempo y empujar a las masas en la dirección correcta, pero casi siempre se han dado de bruces con la ideología omnicomprensiva del capitalismo en sus diferentes versiones históricas. Los pobres imbuidos de su sola precariedad han preferido aferrarse a sus culturas existenciales ligadas al capitalismo antes que romper las cadenas que les ataban a una vida de explotación y repetición constantes. Soltar amarras de la cultura dominante requiere hacer añicos esquemas mentales muy solidificados en la idiosincrasia de las personas. Las costumbres no se vencen tan solo con voluntarismo y riegos frecuentes de ética marxista y evangelio libertario. Salir fuera de lo que se es obliga a esfuerzos tremendos y desgarradores. Un esclavo recién liberado necesita adaptación para entender la nueva realidad en la que vive. No se cuecen de la noche a la mañana conceptos grandes como libertad e igualdad.

    El líder camboyano de los Jemeres Rojos Pol Pot y el jefe supremo de los guerrilleros peruanos de Sendero Luminoso Abimael Guzmán son ejemplos históricos de finales del siglo XX por haber promovido soluciones intelectuales inmediatas para provocar, traer e instalar una nueva sociedad de corte más igualitario o justo, socialista o comunista. Intentaron imprimir velocidad a ambas sociedades donde la extrema pobreza alcanzaba cotas muy altas. Los pobres nada tenían que perder pero también poco o nada que ganar desde sus presupuestos ideológicos. Sus gritos desharrapados eran verdad absoluta pero era imposible que sus entrañables semillas pudieran brotar en mitad de un desierto capitalista plagado de bombas culturales consuetudinarias y tradicionales que como maleza crecían y se reproducían sin cesar en la vieja sociedad a la que reclamaban un apoyo masivo y entusiasta.Camboya terminó vencida por sus excesos idealistas y Sendero Luminoso por sus credos utópicos. Las inercias ideológicas del capitalismos son vigorosas aun en horas bajas.

    Lo mismo se puede decir de la realidad social de hoy en día. El neoliberalismo está dejando en puro hueso explotable a la clase trabajadora. La pobreza enseña sus voraces dientes. Todo ello es cierto y también es verdad que la movilización y el cabreo aumentan a ritmo exponencial. Se detectan millones de gritos pero no se otea en el horizonte ningún sujeto histórico digno de tal nombre. El intelectual ve y puede desear la revolución desde sus premisas sociológicas y sus análisis teóricos. Está en su pleno derecho de hacerlo. Ahora bien, preguntemos a las gentes que se manifiestan un día sí y otro también: ¿qué queréis con sinceridad, volver a las andadas locas del consumismo compulsivo y del estado del bienestar que solapa la lucha de clases o tal vez pretendéis una sociedad nueva donde reine la igualdad, la libertad y la fraternidad? Hemos soslayado la palabra comunista para no sesgar en demasía la respuesta. En cualquier caso, ¿qué otro significado podría tener una sociedad de personales iguales, libres y fraternas? ¿Economía social de mercado? ¿Capitalismos social? Estas hipotéticas respuestas se inscribirían de lleno en las varias formulaciones habilitadas ex profeso por la academia oficial para camuflar y entender el régimen capitalista desde otras caras más amables y embaucadoras.

    La revolución precisa unas condiciones materiales mínimas, un deterioro de las relaciones sociales y de los modos de producción muy acusados. Y también necesita la voluntad de poder y querer de Nietzsche. Ni poder implica querer ni viceversa. Solo se unen en un proceso dialéctico complejo y contradictorio. La realidad objetiva otorga poder al sujeto, mas ¿dónde está ese sujeto que empezaría la revolución que viene? Profesor Verstrynge, tiene la palabra.

  6. Severiano Bocanegra no se corta
    http://severianobocanegra.wordpress.com/2013/04/18/los-amos-del-planeta-la-tierra/

    Heads of The World Order: 1) Lord Jacob de Rothschild. 2) His son Nathaniel. 3) Baron John de Rothschild 4) Sir Evelyn de Rothschild 5) David Rockefeller 6) Nathan Warburg 7) Henry Kissinger 8) George Soros 9) Paul Volcker 10) Larry Summers 11) Lloyd Blankfein 12) Ben Shalom

    Mientras sean “los beneficios”lo que mueva la economía de un país y no sean el bien común de todas las personas,ese país que anda tras miles de zanahorias minúsculas va cagando excrementos de pobreza a su alrededor, es un país atrasado un país que cultiva la desigualdad y va dejando pobres atarugados e inutilizados por sus arrabales y parques de ocio,un país en donde las masas pretenden ser todas empresarias y banqueras si pudieran y no ciudadanos colaboradoras en un bien común,aunque sea llevando un botijo al filósofo creador ,un país donde los bancos surgen como hongos de otoño y explotan como setas nucleares dejando trozos de entrañas sanguinolentas en forma de deudas y de pobres mirando basuras que comer.

    Cuando ese García Lorca llegó a Nueva York esa ultrasensibilidad del poeta, le llevó a echarse sus manos a la cara rompiendo a llorar,de ver como las masas cúbicas de hormigón sustituían a las sencillas casas de campo y cómo los guardias sustituían a los cipreses que guardaban y vigilaban las dehesas de su campiña.La frialdad de sus calles sombrías con sus edificios y las gotas de sangre de los millones de patos sacrificados tras los mercados de Wall Street le hizo comprender de inmediato lo lejano que estaba de una sociedad feliz.

    El problema del capitalismo es que es beneficioso para unos pocos no para todos y la esquilmación de la naturaleza para crear ciudades cúbicas sin alma, y que baten tortillas de hombres de negocios de diferentes calañas.A esas minorías les interesa que la vida discurra tras ese sistema del capital.Libertad para el robo sin usar arma de fuego.

    En éstas fétidas sociedades, ejércitos y policías, velan por la seguridad de esos pocos y no por la de todos sus ciudadanos.

    Un país justo sería aquel en donde ejércitos y policías enseñasen sus placas y sus armas cortas ante los salones de diputados ávidos de riquezas y entraría en salones de consejos de administración de banqueros corruptos que tramaban robos preferenciales y anónimos,con orden judicial de juez de justicia.Sin embargo el mundo al revés, las minorías enriquecidas morbosamente y a través del robo del sudor de los demás son protegidas y el apaleo y la fuerza bruta represiva, trabaja contra la mayoría pobre.

    Hoy miles de ineptos,dirigen países bajo la tutela de bancos y magnates.Hoy unos ilusos podridos llamados políticos siembran el desamor y la pobreza a la órden de seres con kipá y bolsones de treinta monedas de plata,incapaces de órden judicial de arresto a quienes someten al planeta Tierra con su poder amparado en el dinero.Seres que pueblan rascacielos bunkerizados en Londres y New York y que ven a sus semejantes como seres inferiores y que envían a sus jóvenes a guerras de ajedrez armado.Seres que no tienen derecho a la vida aunque se diga que todos la tenemos.Seres que sus mentes están nubladas por la obscuridad de su codicia y complejos de superioridad sobre los demás seres humanos.Seres cuyos búnkeres bancarios les protegen de todo mal.Arriba están 12 seres sin piedad,auténticos dirigentes del mundo.Obscuros,siniestros, malvados y psicopatizados.Tomadores de té a las 5 de la tarde tahúres y trileros del dinero mundial.Nuestras vidas están en sus decisiones,y los políticos lo consienten.

    Sí la Banca y sus directores son los enemigos de la humanidad,y luego unos testaferros que dan la cara ante las masas,los políticos que se protegen con jueces de injusticia y en congresos privados a la entrada al público al que dicen que representan.

    Tras Obama,Rajoy,Merkel….están las cortinas,tras las cortinas los “beneficios”, tras los beneficios los banqueros y comerciantes de las vidas de los demás,los de la foto de arriba 12 hombres sin piedad.

    Malditos todos.Vuestro fín llegará.

    Sinverguenzas,sinverguenzas……………………Hijos de la gran puta!!!!!!!!!!!!!!

    Masacrais todo lo que huela a socialismo o se pueda robar sus bienes naturales de ese país.Irak,Afganistán,Libia,Siria,Irán?Venezuela?Corea del Norte?

    FIN AL CAPITAL CORRUPTO.Y JUICIOS EN LA HAYA A LOS ARRIBA INDICADOS

  7. ¿UN BIG BROTHER PARA LOS PARADOS? Rosa MªArtal

    http://rosamariaartal.com/2013/05/01/un-big-brother-para-los-parados/

    Preclaras mentes neoliberales han ideado en el Reino Unido un test “de orientación” a suscribir por los parados que cobran subsidio. Por cierto, tienen 2,5 millones de desempleados, un 7,8%, una de las tasas más bajas de la Unión Europea. Ya se está comprobando que rellenarlo es requisito indispensable para recibirlo.

    Deben responder a 48 cuestiones marcando una casilla entre 4: está muy interesado, me gusta, soy neutral, me desagrada. Por ejemplo sobre si les despierta curiosidad lo que ocurre en el mundo. Con otras opciones más perversas en distintas preguntas que llevan a poder elegir aptitudes como éstas: “Nunca he ido a visitar un museo” o ‘No he creado nada que pueda considerarse bello en el último año”.

    Un equipo de psicólogos y economistas lo ha elaborado. Para los expertos en estas materias es inútil pero, sobre todo, intimidatorio. Siguiendo la amarga advertencia del también británico –pero bien diferente- George Orwell, un Gran Hermano afianza su control para llevar y acrecentar mayor precariedad. Incluso culpabilidad. “No he creado nada bello en el último año”, equivale a soy un negado que no merezco nada si uno admite que no. Estoy segura de que todos los miembros del gobierno responderían orgullosos que sí, con el gran percebe Rajoy a la cabeza, pero el resto de los humanos podríamos tener algunas dudas.

    Porque, sí, imaginemos España con más de 6 millones de parados, y más del 27% de tasa. Nuestros inútiles gobernantes, son infinitamente más eficaces en estas tácticas de amenaza y crueldad. Recordemos que esas bellísimas personas a quienes crujía de forma intolerable Zapatero –los parados- ahora son unos vagos y un molesto gasto. Más aún: un gasto inasumible.

    No creo en modo alguno que Báñez, asesorada por Wert, Montoro o el propio Rajoy, el resto del partido, y sus equipos de “sabios”, prepararan un test similar. No. Jamás preguntarían si están interesados por el mundo que rodea a los parados y todos los demás, no fuera a ser que cayeran en la cuenta de que es un instrumento muy útil para la reflexión. De visitar museos no hablemos que para eso están podando a base de bien sus presupuestos. La cultura en general no es “útil” para el trabajo.

    Me inclino por pensar en otro tipo de cuestiones:

    ¿Cuántas veces ha ido a misa este año?

    ¿Cuánto y a qué vírgenes ha rezado?

    ¿Cree que “sí, se puede” remontar… un resultado adverso en el fútbol porque es Vd. un ser positivo convencido de que con ilusión se logra todo?

    ¿Sabe que las reformas aplicadas por el gobierno nos conducen a la resolución de la crisis “más pronto que tarde”? ¿Es consciente deque está en buenas manos y que este equipo “sabe lo que hace”?

    ¿Está de acuerdo en que las pequeñas corruptelas, avaladas por la picaresca española, son solo presuntas y que “todos lo hacen”?

    ¿Le parece que el franquismo fue una época de extraordinaria placidez y hay que gobernar “como dios manda”?

    Hablando de otra cosa… ¿Qué sentimientos le inspira ser un parásito que cobra el paro a costa de sus semejantes? ¿Le gusta mucho, poco, nada o le es indiferente? Medítelo bien antes de responder.

    ¿Cómo se llama la mujer del presidente del gobierno?, ah, no que esto es para los inmigrantes.

    Bien pensado esto abre una veta insospechada para evaluar la personalidad y estado anímico de los españoles. Así se puede preguntar cómo se sienten a las madres de niños nacidos con graves malformaciones por la gracia de dios y Gallardón. Y a otros muchos colectivos: ¿No ve que Vd. suscribió una hipoteca por su propia voluntad y se está quejando de vicio cuando, en justicia, le apartan delicadamente de su casa por no pagarla? ¿Está de acuerdo en que se “acose” a los políticos? ¿Es la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) ETA? O bien, para los dependientes ¿No tiene Vd un familiar –preferentemente una mujer- que le cuide en lugar de querer ser gravoso para el Estado? O los pensionistas: ¿No le da vergüenza cobrar una pensión con lo mal que está el país? ¿No le gustaría morirse de una vez y dejar de ser una carga? Ya sabe: Muy interesado, poco interesado, nada interesado, indiferente.

    El periodista del diario británico The Guardian que ha dado la voz de alarma en Londres nos brinda un análisis más completo de la brillante idea de los conservadores británicos. Puede ser de gran utilidad a nuestros gobernantes para resolver los problemas que nos aquejan y de los que, como sabemos, no tienen culpa alguna. Todo lo contrario. Están trabajando en ello.

  8. UN POCO DE POESÍA DE CAVAFIS PARA DESINTOXICARNOS

    http://nesiakrenaia-elenafuentescara.blogspot.com.es/?showComment=1367439999640

    Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca,
    pide que tu camino sea largo,
    rico en experiencias, en conocimiento.
    A Lestrigones y a Cíclopes,
    o al airado Poseidón nunca temas,
    no hallarás tales seres en tu ruta,
    si alto es tu pensamiento y limpia
    la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
    A Lestrigones y a Cíclopes,
    ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
    si no los llevas dentro de tu alma,
    si no es tu alma quien ante ti los pone.

    Pide que el camino sea largo.
    Que numerosas sean las mañanas de verano
    en que con placer, felizmente
    arribes a bahías nunca vistas;
    detente en los emporios de Fenicia
    y adquiere hermosas mercancías,
    madreperla y coral, y ámbar y ébano,
    perfumes deliciosos y diversos,
    cuanto puedas invierte en voluptuosos y delicados perfumes;
    visita muchas ciudades de Egipto
    y con avidez aprende de sus sabios.

    Ten siempre a Ítaca en la memoria.
    Llegar allí es tu meta.
    Mas no apresures el viaje.
    Mejor que se extienda largos años;
    y en tu vejez arribes a la isla
    con cuanto hayas ganado en el camino,
    sin esperar que Ítaca te enriquezca.

    Ítaca te regaló un hermoso viaje.
    Sin ella el camino no hubieras emprendido.
    Mas ninguna otra cosa puede darte.

    Aunque pobre la encuentres, no te engañará Ítaca.
    Rico en saber y en vida, como has vuelto,
    comprendes ya qué significan las Ítacas.

    C. P. Cavafis. Poesías completas. Editorial Hiperión, Madrid, 2009.
    Traducción de José María Álvarez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s