Carta abierta a Lucía Lisístrata M. Mur.

En uno de mis posts de Wodpress, mi amiga Lucía escribe:

“1. Lucía M. 

abril 28, 2013 at 9:31 pm Editar 

¿Por qué hasta los insultos están cargados de ideología?. O mejor, ¿nos damos cuenta de que cada vez que insultamos a un hombre, directa o indirectamente insultamos a una mujer? Supongo que sí, pero no tenemos otras palabras ofensivas, de forma que utilizamos las “rudimentarias” y conocidas. Son hábitos que nadie está dispuesto a cuestionar y que emponzoñan la vida de los hombres, algo así viene a decir Sloterdijk sobre las costumbres. Deberíamos de ser mas creativos con el léxico ofensivo.”.

Mi querida amiga Lucía: Discrepamos, que es de lo más sano intelectualmente.

Dices que casi siempre en los insultos proferidos contra los hombres va implícito  uno contra la mujer. Puede ser en otros casos, no, en el mío.

Cuando he tratado de establecer la genealogía de la hiioputez de Rajoy he tenido especial cuidado en situar a salvo la honestidad de su madre, poniendo incluso en juego la de mi madre y la de mi mujer. Y no por otra cosa sino porque creo firmemente que un tío puede ser el más perfecto de los hijoputas sin culpa alguna de su santa madre.

Pero es que hay algo más absolutamente decisivo en el asunto, en ningún momento, he pretendido insultar a Rajoy, sólo he pretendido interpretarlo, definirlo. Aborrezco, detesto, insultar a la gente, creo que el que insulta es un incapaz, que, al no poder, defender sus ideas de otra manera recurre, a algo tan inhumano, tan descalificante  respecto a sí mismo, como el insulto, que es, además, una clara muestra de falta de imaginación.

 Tengo por ahí escritos un par de posts relativos al asunto, uno de ellos creo recordar se titulaba “teoría general del insulto”  y en él mostraba toda la repugnancia que me inspira aquel que utiliza el insulto como sistema de confrontación dialéctica.

 Y niego también la mayor. Si me hubieras leído desde siempre y no tan recientemente como lo has hecho, sabrías que abomino del lenguaje porque lo considero esencialmente anfibológico, no por otra cosa sino porque está concebido sobre todo para engañar. Le he dedicado un par de posts al tema, basándome en el libro que sobre la mentira escribió ese maravilloso filósofo que fue Castilla del Pino.

 Consciente de ello, hago todo lo posible por ser creativo en el uso de la palabra, tanto que creo que me excedo en ello, pero me da igual, hago siempre todo lo que puedo para ser más convincente y ni siquiera recurrí al insulto cuando en el  chat de Saco se utilizaba éste ́única y exclusivamente para rebatirme, tan consciente de ello soy que, sabiendo la connotación peyorativa de la expresión,  he estado a punto de renunciar a ella, tal como digo al principio del post, pero no lo he hecho porque creo sinceramente que ello hubiera empobrecido decisivamente mi intento de la mayor y mejor comunicación.

 En la medida de mis fuerzas y conocimientos actuales, no encontraba yo una mejor definición de la actitud actual de Rajoy que la de calificarlo de hijo de puta, haciendo como hice una suficiente defensa, por otro lado absolutamente debida, de la total e indudable honestidad de su madre comparándola con la de mi madre y la de mi mujer, porque un hijo de puta, además de un bastardo es un resentido integral, alguien que se considera ofendido no sólo por la suerte sino también, y esencialmente, por la jodida vida y que, por ello, se considera autorizado para cometer todo tipo de tropelías contra los demás sin desdeñar el latrocinio y el asesinato.

 Si bien te fijas, observarás que en la genealogía de Rajoy, que, forzosamente por requerimientos de tiempo y espacio, no podía ser tan prolija como debiera, sólo he hablado de su padre, el magistrado que dirigió el juicio sobre aquel formidable escándalo del aceite de Redondela, al que, por cierto, se unieron una serie de muertes extrañas, después, de su período de reflexión sociopolítica que se concretó, seguramente porque no daba para más, en sus 2 celebérrimos articulos de El Faro de Vigo, propugnando la desigualdad esencial de todos los hombres, y, por último, de su actuación en una de las tragedias marítimas más graves de la historia que él sintetizó y resolvió diciendo que aquello sólo eran unos hilillos de plastilina.

 Esto, repito, sólo es un estudio genealógico del personaje, que posteriormente culmina su actuación sumiendo a este desdichado país en la peor de las crisis de su historia y que, además, tiene el santo valor no sólo de no reconocerlo sino de afirmar que está haciendo todo  lo que se debe hacer, mientras la gente se muere a chorros, avergonzada, en las puertas de los dispensarios de Cáritas, se cuelga por el cuello o se tira por la ventana, y, cuando un loco periodista se atreve a decir que lo aprobado en el último consejo de ministros, si no es un acto de la peor y más clara de las demencias, es la hijoputez más grande de la historia, el tío va y en plan chulo se arranca y dice, a través de su presidenta, que no le molesten más con eso de que la cifra de parados sube y baja porque va a seguir subiendo hasta el final de la legislatura.

 Es por esto, mi querida amiga, por lo que yo, buscando desesperadamente, no he hallado una expresión mejor para describir esta conducta que la que he utilizado y que, por lo tanto, no es calificativa sino eminentemente interpretativa y descriptiva.

 Te juro por mis muertos que no he tenido, no tengo y creo que nunca tendré la menor intención de insultar a Rajoy ni a ninguno de sus secuaces porque yo no pertenezco a su estirpe, a esa especie de jauría hambrienta de dolor y de sangre que cuando se aprueba llevar el horror de la guerra a Irak irrumpe en la más clamorosa de las ovaciones y que cuando se pone de manifiesto el inmenso cúmulo de sufrimiento que con sus polìticas están infligiendo a la población española, la hija de Fabrae, el pretor que el César imperator gallego mantiene a sangre y fuego en Castellón, dice lo que todos ellos sienten de verdad: “que se jodan, coño, que se jodan”.

 Como verá, Andrea Fabra, también es partidaria, como yo, de utilizar el idioma con el mayor vigor posible.

 Y ahora, si me lo permites, voy a hacer algo que muy pocas veces he hecho: presumir de mi feminismo. Y lo he hecho tan poco porque no me gusta a hacerlo.

 Suelo decir que soy el tío más de izquierdas que conozco, también soy el más feminista que he hallado en mi deambular por este río que nos lleva. Toda la felicidad de mi vida siempre se ha debido a una mujer.

Mi madre, mi tía y mi esposa han hecho siempre todo lo posible para que yo fuera feliz. No lo han logrado porque ser feliz en esta puñetera vida es realmente imposible, pero lo han intentado con todas sus fuerzas. Tal vez alguien diga que yo lo que soy es un jodido interesado, y, a lo peor, es verdad, pero yo siempre que puedo tengo cerca de mí a una mujer porque lo que he hallado siempre en ellas nunca lo he encontrado ni en el mejor de los amigos.

 Un beso,

12 comentarios en “Carta abierta a Lucía Lisístrata M. Mur.

  1. Confirmado, la madre de Naniano es una Santa, Iker Jimenez estudia el misterio de como la Trotona de Pontevedra ha podido salir tan Hijo de la Gran Alemania y tan solo superado por el Asno de su mentor, y en la Nave del Misterio han llegado a una conclusión: Es el conocido fruto del Franquismo y la Iglesia Nacional Católica, los filósofos consideran que por enésima vez se ha vuelto a descubrir el Mediterraneo. (venimos de donde venimos y vamos siempre hacia allí en un bucle casposo).Lo siento, ya se que me llamarán cruel, pero en este pueblo debemos sufrir porque nos lo hemos ganado a pulso, como colectivo. Sin sufrimiento no hay redención, con sufrimiento tampoco, lo que hay que hacer es pensar y pensar cansa, pensar agota……….

  2. Fantastico, fubolín, insuperable, creo que ya empiezas, si es que no has estado siempre allí, a entrar en ese proceloso mundo del relativismo en el que no se cree en nada; es difícil vivir en él porque el hombre está tan desvalido que precisa continuamente algo donde apoyarse y si no se cree en nada en donde coño te vas a apoyar.

    De cualquier manera, bienvenido a esta oscura morada de donde una vez que se entra es muy difícil por no decir imposible salir.

    Un abrazo, hermano,

    1. Gracias D. José por la bienvenida a la oscura morada de la que no es que sea imposible salir, de hecho yo suelo salir y volver a entrar varias veces por semana, lo que cuesta es no volver a entrar, es lo que tienen los jodidos bucles. Un abrazo

  3. UN SÁDICO EN LA MONCLOA
    Juan Carlos Escudier
    Después de que nuestras lumbreras económicas de cabecera nos explicaran el viernes cómo agonizaremos en los próximos años, y de que el presidente confirmara ayer que el Gobierno se había puesto en lo peor sólo para inspirar confianza, tirios, troyanos y hasta algún macedonio que pasaba por allí se han puesto inusualmente de acuerdo en darle a Rajoy hasta en el cielo de la boca, aunque sin muchas esperanzas de que, finalmente, acabe cantando flamenco.
    A Rajoy le teníamos por un indolente entregado a la molicie y se nos está revelando como un sádico de mucho cuidado, capaz de pedir paciencia a más de seis millones de parados y alabar a un tiempo el “pundonor y coraje” de sus ministros, gente que lo está pasando muy mal y que, si resiste, sólo es por su entrega al servicio público, al bien común y al coche oficial. El Gobierno, nos ha dicho el presidente, sabe adónde va, y eso ha desazonado mucho a izquierda y derecha porque la inmensa mayoría tiene por fin claro, adónde nos lleva este hombre.
    Si no le hemos entendido mal, la estrategia del gallego es pintar un cuadro muy oscuro para que hasta la más minima cana de su barba resalte en el negro zaino y sea apreciada como un éxito inconmensurable. Así, el único objetivo visible que se plantea el Gobierno es demostrar que sus previsiones están equivocadas, algo que, de ocurrir, sería bien por casualidad, bien por la intercesión de la Virgen de Rocío, a la que la ministra Báñez se encomendó agarrada a sus varales para que las cifras del paro fueran buenas sin percatarse de que, fuera de temporada, la Blanca Paloma curra menos que el ángel de la guarda.
    Según de Guindos, la prueba evidente de que el futuro es esperanzador tiene mucho que ver con el actual equilibrio de la balanza de pagos, algo que indicaría la próxima recuperación de la economía. No deja de ser una verdad a medias porque ello se ha producido a costa del hundimiento del consumo interno y de una caída generalizada de los salarios. Gracias a una devaluación interna sin precedentes, se exporta más, aunque ello podría cambiar rápidamente por la recesión a la que se ha abocado a Europa, el principal mercado de las ventas al exterior. Quizás confíe el ministro en que sean los emigrantes y sus remesas los que nos salven.
    Ahora bien, el coraje ministerial es incuestionable. Por su país, el propio De Guindos permite que le cojan del cuello en las reuniones del Eurogrupo; Montoro ha dejado de decir aquello de “que caiga España que ya la levantaremos nosotros” y ahora anda centrado en la primera parte de la frase; Ana Mato ya distingue el Audi en el que se desplaza del Jaguar de su garaje, y tiene aborrecido el confeti de las fiestas infantiles; Gallardón está empeñado en reflotar Iberia a costa de que miles de mujeres vayan cada año a abortar a Londres; Báñez sabe que los 7 millones de parados están a su alcance y planea nuevas reformas para conseguirlo; Wert, ese toro bravo que se crece con el castigo, está a punto de acabar con el independentismo de tanto españolizar a los niños catalanes; y Arias Cañete, poniendo en riesgo su propia vida, se come los yogures caducados y se harta de duchas frías. Todo por España.
    Ante tal despliegue de agallas, es normal que Rajoy no quiera prescindir de ninguno de ellos y que en su compañía se disponga a agotar la paciencia que nos pide, el único objetivo que ha superado con nota. Estamos muy dispuestos a aceptar que no sobra ningún ministro a cambio de que se nos reconozca que lo que falta es un presidente. Ya hay, incluso, quien ha empezado a añorar a Zapatero. No les digo más.
    http://blogs.publico.es/escudier/2013/04/un-sadico-en-la-moncloa/

  4. El leguaje a veces solo sirve para no entendernos. Yo creo que no estamos en discrepancia porque casi siempre estoy fundamentalmente de acuerdo con todos sus comentarios.

    En el mío intentaba aclarar una práctica que siempre me ha chirriado. Yo también, y todo el mundo usamos esa expresión, hijoputa, las intenciones, cada uno las suyas. En ningún momento quería criticarle por usarla sino reflexionar sobre lo injusto de las expresiones hechas.

    Por otro lado es imposible que ni Vd. ni yo ni nadie pueda insultar a Rajoy, porque es él quien insulta a nuestra inteligencia, en diferido y con pantallas de plasma de por medio.

    También es verdad que siempre que se dice hdp a continuación o previamente se menciona la santidad de la madre. Pero yo voy mas lejos y digo, ¿que sucede? ¿es que ser puta es tan perverso como para hacer de ese nombre el insulto universal? ¿Acaso el matrimonio no es un contrato sexual? ¿por qué los hombres vituperan aquello que buscaron?

    Como decía Sor Juana Inés de la Cruz: “Y quien es mas de culpar /aunque cualquiera mal haga, / el que peca por la paga / o el que paga por pecar.”

    En cuanto a la creatividad en el lenguaje podríamos cambiar en honor a Sor Juana el HdP dirigido al insidioso presidente por “hijo de putero”.

    Genial Futbolin con su comentario burlesco y lleno de doble sentido.

    Un beso.

  5. UN DIA CUALQUIERA EN LA “EZPAÑA INMORTAL “

    UNA PREGUNTA AL AIRE

    -¿Qué vas a tomar?

    -Una Alhambra especial.

    -Por favor, dos Alhambras especiales.

    -Oye, ¡cuánto tiempo sin vernos!

    -Sí, ya era hora que echáramos unas cervezas y charláramos.

    -¿Cómo te va?

    -No me puedo quejar. Sigo aún con el taller en el pueblo. ¿Y tú?

    -Bueno, pasé por el tribunal médico y me dieron la invalidez gracias a Juan Sola, el abogado del pueblo, pero sigo atendiendo el negocio con mi mujer aquí en la capital.

    -Has hecho bien porque está muy jodida la situación. Yo tenía a tres trabajadores contratados en el taller, pero hablé con ellos y llegamos a un acuerdo de despido, pero siguen trabajando.

    -¿Están despedidos y siguen trabajando?

    -Sí. Nos viene bien a todos: yo me ahorro los seguros sociales, que son altísimos, y ellos cobran el paro y el sueldo, pero claro les pago menos que cuando tenían contrato. Todos contentos: ellos ganan más y yo también.

    -¿Y si te enganchan?

    -¿Quién va a pasar por el pueblo? Además, los tres talleres del pueblo hacemos lo mismo y no nos vamos a denunciar unos a otros porque nos perjudicaríamos.

    -Ah, vale. A nosotros, en el negocio, un día nos visitó un inspector de trabajo y, por suerte, yo me encontraba en la puerta del local, fumando un cigarrillo.

    -¿Pero estaría tu mujer?

    -No, qué va, el negocio en realidad lo llevo yo, pero le dije que lo regentaba mi mujer, que es la que aparece en los papeles, y que yo estaba allí ocasionalmente porque ella había salido un minuto a un asunto urgente. Suerte que el ‘panchito’ que tengo allí sin contrato estaba ese día en el médico.

    -¿Y se lo tragó?

    -Al parecer sí. De hecho se fue y no ha vuelto más. Pero sí, me acojoné un poco ya que si el inspector no se traga aquello nos multa y a lo mejor hubiera perdido yo la paga. Al menos eso me dijo Juan Sola.

    -La verdad es que estos inspectores son unos crédulos o a lo mejor es que están desmotivados porque ganan menos. Total, para lo que hacen, mucho ganan aún. Hablando de inspecciones, mi hija pequeña estuvo a punto de perder la beca porque alguien fue por ahí contando que el taller no estaba declarado y nos daba muchos ingresos y tal. Desde ese día le he prohibido que vaya con su BMW y su iPhone 5 a clase.

    -¿Y qué pasó?

    -No, nada, no se pudo demostrar lo que decía el cabrón anónimo ya que lo tengo bien atado. La niña sigue cobrando todos los años la beca máxima, unos 5000 euros, que son para ella solita.

    (Irrumpe un tono de teléfono móvil: ¡¡Por mi hija maaaaato!!)

    -Tío, que me he llevado un repullo con ese tono de la tipa esa de la tele, ¿cómo se llama…?

    -Sí, la Esteban, esa sí que es lista, jeje, perdona, que es un proveedor. ¡Oye, que significa esa factura con IVA del otro día! ¿Cómo? Nada de eso. Me la emites de nuevo sin IVA o no cobras… sí, hasta las seis estoy allí. Hasta luego.

    -¿Te quieren meter el IVA?

    -Sí, se lo he dicho al tío de las pizzas mil veces y sigue dale que te pego con el IVA de los.., y para colmo ahora lo han subido los chorizos estos del Gobierno.

    -Sí, vaya mierda de país, con tantos impuestos.

    -Por cierto, sabes que me he comprado un Audi.

    -¿Sí? ¿Cuál?

    -El Q7

    -Joder ¡el que llevan los futbolistas!, qué pedazo máquina… te habrá costado un pastón.

    -Sí, es caro, pero me he ahorrado una pasta. Si quieres te digo cómo.

    -Dime, dime…

    -¿Tienes a algún minusválido en tu familia o a alguien de confianza que lo sea?

    -Pues no sé, tendría que verlo…

    -Yo lo he puesto a nombre de mi padre que, como sabes, tiene una gran minusvalía. Me he ahorrado el Impuesto de Matriculación, me han hecho una rebaja en el concesionario, no pagaré jamás el Impuesto de Vehículos al Ayuntamiento y, para colmo, aparcaré donde me salga de los güevos, en cualquier plaza de aparcamiento reservada para minusválidos ¿Por qué te crees que hay tanto coche de gran cilindrada con el cartel de minusválido en las calles?

    -Estás en todo, macho, pero ¿se tragarán que tu padre conducirá eso con 80 años siendo minusválido?

    -Estos del Ayuntamiento se lo tragan todo. Por cierto, hablando del Ayuntamiento, ¿te has enterado lo del alcalde del pueblo? ¡Qué cabrón! ¡Qué bien amañado lo tenía todo! ¡Qué poca ética! A mí me extrañaba que la recogida de basura siempre la ganara la misma empresa.

    -Sí, ¡qué cantidad de corruptos nos gobiernan! Y para colmo hay que sostenerlos a todos. ¿Y el asunto de ese que era presidente de la Junta, dándole un pastón a la empresa de la hija?, por no hablar de las comisiones del niño… qué maná de corruptos, ¡vaya mierda de país!

    -Ni que lo digas, vaya país de sinvergüenzas y corruptos nos gobiernan. No hay que votar a ninguno, que son todos iguales. Van a lo que van.

    -Oye, ¿quieres otra cerveza?

    -Sí, sí, vale. Pero disculpa un segundo, que voy a asomarme a ver el coche, que está en segunda fila.

    Solo se trata de una conversación ficticia, pero ¿se nos hace ajeno?, ¿en algún momento lo hemos visto u oído en nuestro alrededor?.
    Los políticos son los responsables y no podemos olvidarlo, pero muchas “culpas” están repartidas.
    ¿Tenemos los políticos y gobernantes que nos merecemos? Una pregunta al aire.
    http://kokotaraino.wordpress.com/2013/04/28/una-pregunta-al-aire/

  6. La ‘especulación’ de las grandes farmacéuticas mata a enfermos de cáncer. Insurgente

    Un grupo de médicos ha advertido que los precios astronómicos que cobran las compañías farmacéuticas por los medicamentos condenan a algunos pacientes de cáncer a la muerte.

    Más de 100 reconocidos especialistas en la investigación del cáncer de todo el mundo acusan en un artículo a la industria farmacéutica de ‘especular’ con enfermos de cáncer de la misma manera que la industria alimentaria eleva el precio de los alimentos básicos después de un desastre natural.

    Los autores del artículo, publicado en la revista ‘Blood’, son especialistas en la lucha contra el cáncer de sangre -como la leucemia- cuyos pacientes han respondido de manera positiva a los medicamentos contra esta enfermedad.

    Afirman que entienden que las compañías farmacéuticas deben obtener beneficios, pero añaden que estos deberían estar más en consonancia con el dinero invertido. Asimismo, insisten en que la industria no debería aprovecharse de personas con graves problemas de salud.

    Uno de los medicamentos más famosos de los desarrollados en la última década es el Imatinib, conocido popularmente con el nombre de su fabricante, Glivec, que ha demostrado ser muy eficaz en el tratamiento de la leucemia mieloide crónica.

    Cuando Glivec salió al mercado en 2001 costaba unos 28.000 dólares por paciente en el Reino Unido. El precio se ha elevado hasta unos 32.500 dólares, mientras que en EE.UU. el precio se ha disparado de 30.000 dólares a 92.000 dólares, pese a que todos los gastos de investigación se recuperaron en dos años. El año pasado, los ingresos anuales por la venta del medicamento alcanzaron los 4.700 millones de dólares.

    “Los enfermos se han convertido en víctimas financieras del éxito del tratamiento, ya que se ven obligados a pagar cada año un precio muy elevado para mantenerse con vida”, afirman los especialistas en el estudio.

    URUGUAY

    Pacientes pelean en la Justicia medicamentos que el Fondo Nacional de Recursos (Salud Pública) no les da

    El informativo de Canal 10 de Montevideo, Uruguay (Subrayado) emitió un informe especial sobre pacientes que necesitan medicamentos para vivir o sobrevivir y el Estado se los niega.

    Alrededor de 20 medicamentos están registrados ante el Ministerio de Salud Pública, pero no reciben cobertura del Fondo Nacional de Recursos (FNR).

    Los pacientes que tienen indicado recibirlos, deben recurrir a la Justicia para reclamar, porque en algunos casos se trata de medicamentos muy costosos.

    Florencia Cornú, abogada de pacientes que reclaman ante el FNR el suministro del medicamento oncológico Cetuximab, exige una modificación en el funcionamiento del sistema y mayor rapidez en la actualización del registro de medicamentos que son financiados por el Estado.

    La oncóloga Lucía Delgado, por su parte, afirmó que los criterios para decidir si financiar o no un medicamento deberían ser tres:

    1) Sl el medicamento cura, darlo

    2) Si el medicamento no cura pero da una sobrevida mediana, también otorgarlo

    3) Si no cura y la sobrevida es escasa, evaluar caso a caso.

  7. EL F.B.I. Y LA C.I.A., PRINCIPALES INSTIGADORES DEL TERRORISMO EN EE.UU. Y EL RESTO DEL MUNDO

    http://tenacarlos.wordpress.com/2013/04/30/el-f-b-i-y-la-c-i-a-principales-instigadores-del-terrorismo-en-ee-uu-y-el-resto-del-mundo/

    Testimonios de la inteligencia rusa, y de un ex traductor del FBI aseguran que uno de los hermanos chechenos acusados del atentado en Boston, era en realidad agentes infiltrados.

    En la investigación del atentado con explosivos durante la maratón de Boston atribuidos a los dos hermanos chechenos, Tamerlan Y Dzhokhar Tsarnaev, aparecen cada vez más comprometidos el FBI y la CIA, porque el abatido Tamerlan figuraba desde hace más de 15 meses en las listas de sospechosos que debían ser vigilados, pero fueron protegidos por los servicios de inteligencia que les usaban como agentes en las redes islamistas, e incluso les llevaron a participar en un taller-seminario para el reclutamiento de terroristas chechenos, organizado por la CIA.

    Tras varios desmentidos que resultaron incriminatorios, el FBI tuvo que admitir que llevaba al menos dos años investigando a Tamerlan Tsarnaev.

    Según el periodista Dave Lindorff, “habían interrogado ya a Tamerlan en su casa, le habían advertido de que estaban registrando cuanto comía, qué páginas visitaba en su computadora. Sabían que había ido a Rusia, Daguestán y Chechenia”, escribe Lindorff, quien a renglón seguido se pregunta “si este horrendo atentado fue otra de la larga cadena de operaciones encubiertas del FBI que quizá salió mal”.

    LAS TRAMAS URDIDAS POR FBI Y CIA SON AÚN MÁS SINIESTRAS QUE LAS REFLEJADAS EN EL CINE

    O peor aún, ¿fue esto, en realidad, como los padres de los Tsarnaev, ahora divorciados y viviendo por separado en Daguestán, están sugiriendo, un montaje de “bandera falsa” de las agencias de inteligencia estadounidenses?.

    En este caso plagado de contradicciones, la primera incongruencia es la forma de vida de los hermanos chechenos. Los dos presuntos terroristas usaban ropa cara y conducían un costoso Mercedes Benz, que es bastante costoso de mantener. Además, ¿de dónde provenía el dinero para financiar un viaje de seis meses al Cáucaso?

    Evidentemente, Tamerlan no financiaba sus actividades a través de su trabajo como repartidor de pizza. Se ha dicho que la mujer de Tamerlan, una artista, estaba manteniendo a la familia trabajando de 60 a 80 horas a la semana como auxiliar sanitaria a domicilio, uno de los trabajos peor pagados en los EE.UU., con lo que podría deducirse que el checheno estaba en la nómina de alguna de las agencias de inteligencia estadounidenses.

    Este miércoles, el periódico ruso Izvestia cita documentos que demuestran que Tamerlam asistió a un seminario patrocinado por una ONG estadounidense –vinculada a la CIA–, que se dedicaba a reclutar a residentes del norte del Cáucaso, para trabajar en favor de los intereses de Estados Unidos y Georgia.

    Así como en su momento los EE.UU. apoyaron a Osama Bin Laden para luchar contra los soviéticos, ahora están apoyando a los terroristas chechenos con el fin de desestabilizar a Rusia.

    EN ESTA FUNDACIÓN, FINANCIADA POR LA C.I.A., SE IMPARTIERON TALLERES PARA JÓVENES DEL CAÚCASO

    De acuerdo con los informes del jefe de la Dirección de Contrainteligencia del Ministerio del Interior de Georgia, coronel Gregory Chanturia, el Fondo Europeo, en colaboración con la Fundación Jamestown, organizó en el verano de 2012 una serie de talleres y seminarios para jóvenes del Cáucaso. Uno de los asistentes fue Tamerlan Tsarnaev, quien se encontraba en Rusia, de enero a julio de 2012.

    El Fondo Europeo, escribe el jefe de los espías georgianos, se creó en noviembre de 2008, justo después del conflicto entre Georgia y Osetia del Sur, con el objetivo de controlar los procesos que tienen lugar en la región del Cáucaso Norte.

    La Fundación Jamestown –patrocinadora del seminario– se financió con la ayuda del director de la CIA, William Casey, y mantiene amplios vínculos con las agencias de espionaje de EE.UU. y organismos de defensa.

    El diario Izvestia confirma que el gobierno ruso contactó varias veces con la Casa Blanca para advertirles acerca de Tamerlan Tsarnaev, que estaba tratando de vincularse con los grupos armados en del Caúcaso.

    Por su parte, el FBI argumenta que solicitó de los rusos una ivestigación a fondo de los hermanos Tsarnaev, pero que no recibieron pruebas incriminatorias.

    SYBEL EDMONDS, PERIODISTA Y TRADUCTORA, APORTÓ DATOS NUEVOS SOBRE LA CONSPIRACIÓN

    Sin embargo, una ex-traductora del FBI, llamada Sybel Edmonds, aportó un testimonio clave para armar este extraño rompecabezas: en una extensa entrevista, Edmonds explicó que varias de las advertencias de los investigadores rusos al FBI fueron ignoradas por la CIA, porque –con toda probabilidad–, Tamerlan Tsarnaev era un agente infiltrado, cuya misión consistía en establecer contacto con insurgentes del Caúcaso respaldados por Estados Unidos.

    La secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, declaró ante el Congreso que cuando Tsarnaev dejó los EE.UU. para un viaje de seis meses hasta aquella región, en enero de 2012, su viaje activó una alerta, pero que cuando regresó nadie se dio cuenta debido a que la investigación sobre sus actividades había caducado.

    La madre de los dos hermanos -que ahora fue incluida en la lista negra del FBI, lo que le impide ingresar a EE.UU-, contradice la versión de la agencia, y asegura que Tamerlan estuvo en contacto contínuo con el FBI durante un período que oscila entre tres y cinco años y que la agencia controlaba cada uno de sus pasos.

    Lo cierto es que no hay muchas explicaciones posibles de cómo alguien sometido a una investigación del FBI como presunto militante islamista, podría llevar a cabo un atentado en el corazón de una ciudad de EE.UU.. Tampoco está en claro el presunto móvil y la reivindicación del atentado, si es que éste realmente fue consumado por los chechenos.

    La maratón de este año contaba con un inusual despliegue de seguridad que incluía a guardias privados de una empresa llamada Craft, que usaban zapatillas deportivas y mochilas muy similares a las de los presuntos terroristas.

    Pero lo más extraño es que los perros rastreadores de explosivos no hubieran detectado a dos aficionados, que supuestamente prepararon dos grandes ollas a presión llenas de pólvora negra y clavos, que colocaron en las mochilas y que iban caminando entre la multitud en la línea de llegada. La pólvora negra tiene un fuerte olor reconocible y es muy difícil manejarla de forma limpia.

    Teniendo en cuenta el perverso historial del FBI a la hora de orquestar y financiar complots terroristas, para después explotarlos tanto para mejorar su propia imagen como para aterrorizar a la gente, la última organización que debería encargarse de interrogar a Dzhokhar Tsarnaev en el hospital, y de investigar todo lo relativo al atentado, es el FBI. La agencia de Quantico tiene mucho que explicar sobre sí misma en este extraño caso.

  8. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=167468

    UN STREPTEASE DE LA POST-HISTORIA . Pepe Escobar(excelente radiografía de la actualidad geopolitica mundial)

    Qué cómodo sería convocar al retro-espíritu de Burt Bacharach para definir nuestro futuro geopolítico y comenzar a cantar: “Lo que el mundo necesita ahora / es amor, dulce amor”.

    Perdonen que raye el vinilo. Interrumpimos este exceso amoroso para presentar las últimas noticias. Habéis sido catapultados a la era del nuevo “héroe” hobbesiano digital y virtual así como físico.

    El capitalismo de casino –también conocido como neoliberalismo súper potente– está destruyendo los últimos vestigios del estado de bienestar y el consenso igualitario en Occidente industrializado, posiblemente con una que otra excepción escandinava. Ha establecido un “Nuevo” consenso “Normal”, entrometiéndose en las vidas privadas, dominando el debate político e institucionalizando para siempre la mercantilización de la vida en sí, el acto final de feroz explotación corporativa de los recursos naturales, la tierra y la mano de obra barata.

    La integración, la socialización y el multiculturalismo están siendo corroídos por la desintegración, la segregación y la de-socialización generalizada, una consecuencia directa de la noción acuñada por David Harvey de “desacumulación” (la sociedad devorando a los suyos).

    Este estado de cosas es lo que el filósofo flamenco e historiador de arte Lieven De Cauter, en su libro Entropic Empire [Imperio entrópico], llama “la fase Mad Max de la globalización”.

    Es un mundo hobbesiano, una latente guerra civil global, una guerra de todos contra todos; los que tienen y no tienen nada en la economía; wahabíes intolerantes contra chiíes “apóstatas”; los hijos de la Ilustración contra todo tipo de fundamentalistas; la militarización de África por el Pentágono contra el mercantilismo chino.

    La desintegración y balcanización de Iraq, detonada por la Conmoción y Pavor del Pentágono hace 10 años, fue una especie de preludio del Nuevo Desorden Feliz. La visión del mundo neoconservador de 2001 a 2008, propuso por todas partes el proyecto con su ideología de Terminemos con el Estado; una vez más Iraq fue el mejor ejemplo. Pero de bombardear una nación soberana hasta devolverla a la Edad de Piedra, el proyecto pasó a la generación de la guerra civil, como en Libia, y si tienen éxito los perpetradores, en Siria.

    Cuando tenemos analistas de salón, influyentes o no, pagados por acaudaladas fundaciones –usualmente en EE.UU. pero también en Europa occidental– pontificando sobre “caos y anarquía”, solo están reforzando una profecía que se autorrealiza. Si “caos y anarquía” los excita, es porque solo reflejan la economía libidinal predominante, de la TV reality a todo tipo de lo que De Cauter describe como “juegos psicóticos”, dentro de una habitación, dentro de un octágono, dentro de una isla o virtualmente dentro de una caja digital.

    Por lo tanto, bienvenidos a la geopolítica del joven Siglo XXI: una era de guerra sin fin (virtual o no), polarización extrema y una acumulación de catástrofes.

    Después de Hegel, Marx y ese mediocre funcionario del Imperio, Fukuyama; pero también después de brillantes deconstrucciones de Gianni Vattimo, Baudrillard o Giorgio Agamben, es lo que se nos ofrece.

    Para Marx el fin de la historia fue una sociedad sin clases. ¡Qué romántico! En su lugar, en la segunda mitad del Siglo XX, el capitalismo esposó la democracia liberal occidental hasta que la muerte los separe. Bueno, ahora les ha llegado la hora de la muerte a ambos. El Dragón Rojo, como en China, se ha sumado a la fiesta y llegó con un nuevo juguete: el neoliberalismo de partido único.

    Un consumidor individualista, desenfrenado, pasivo, fácilmente controlable se ahogó en una forma deforme de democracia que básicamente favorece a los que cuentan con información privilegiada y a protagonistas muy acaudalados; ¿cómo podrá ser un ideal humanista algo semejante? Pero las relaciones públicas fueron tan buenas que a eso aspiran legiones en Asia, África, Medio Oriente y Suramérica. Pero todavía no es suficiente para los Amos del Universo geoeconómico.

    La post-historia es el reality show definitivo. Y el neoliberalismo bélico es su arma favorita.

    Elige tu campo

    Ahora estamos familiarizados con el paradigma del estado de emergencia –o estado de excepción– de Giorgio Agamben. El ejemplo máximo, hasta mediados del Siglo XX, fue el campo de concentración. Pero la post-historia es más creativa.

    Tenemos el campo de concentración solo para musulmanes, como Guantánamo. Tenemos el simulacro de un campo de concentración, como Palestina, que está virtualmente amurallada y bajo vigilancia día y noche y donde “la ley” es dictada por una potencia ocupante. Y tenemos lo que ocurrió –como una sesión de práctica– la semana pasada en Boston; el eufemístico “encerramiento”, que es una suspensión de la ley en beneficio de la ley marcial; ninguna libertad de movimiento, ninguna red de teléfonos celulares, y pueden dispararte si vas al negocio de la esquina a comprar una gaseosa. Toda una ciudad del Norte industrializado convertida en un campo de concentración de alta tecnología.

    Agamben habló del estado de excepción como un exceso de soberanía desde arriba, y del estado de la naturaleza –como en Hobbes– como una ausencia de soberanía desde abajo. Después de la Guerra Global contra el Terror (GWOT, por sus siglas en inglés), que a pesar de todo lo que diga el Pentágono es ciertamente eterna (o la Guerra Prolongada, como se definió en 2002 y parte de la doctrina de Dominio Completo del Pentágono), podemos hablar de una fusión.

    La guerra contra el terror, seductoramente normalizada por el gobierno de Obama, fue y sigue siendo un estado de excepción global, incluso aunque la parafernalia va y viene; la Ley Patriota; tenebrosas órdenes ejecutivas; tortura, un reciente panel bipartidista estadounidense acusó a los máximos funcionarios del gobierno de George W. Bush de tortura, entregas extraordinarias, con las cuales colaboraron aliados seculares de entonces de Occidente como Libia y Siria, para no mencionar a naciones europeas orientales y los acostumbrados títeres árabes, incluyendo a Egipto bajo Mubarak; y el aparato de seguridad interior en plena expansión.

    En cuanto a un verdadero campo de concentración, una vez más basta con observar Guantánamo, que contrariamente a la promesa electoral de Obama seguirá abierto indefinidamente, así como algunas de la vasta red de prisiones “secretas” de la CIA de la era de Bush.

    En todos estos casos, pase lo que pase con la vida social –suspensión, disolución, balcanización, implosión, un estado de emergencia– lo que les pasa a los ciudadanos normales es que la ciudadanía se evapora. Pero las elites gobernantes –políticas, económicas, financieras– no se preocupan por la ciudadanía. Solo les interesan los consumidores pasivos.

    Elige tu distopía

    Todas las distopías del Nuevo Desorden Global se están normalizando. Estamos familiarizados con el terrorismo de Estado, como en la guerra “secreta” de drones de la CIA sobre áreas tribales en Pakistán, en Yemen, Somalia y pronto en otras latitudes africanas. También estamos familiarizados con el terrorismo no estatal, como es aplicado por esa nebulosa que en Occidente describimos como “al Qaida”, con su miríada de franquicias y copiones.

    Tenemos un montón de híper-Estados -como EE.UU., China y Rusia y la UE en su conjunto– y una miríada de infra-Estados o Estados fallidos, algunos intencionalmente (Libia y próximamente Siria), así como Estados satélites, algunos esenciales para el sistema controlado por Occidente como el Club de la Contrarrevolución del Golfo (CCG – Club de Cooperación del Golfo).

    Siempre es ilustrativo lanzar una mirada a la manera en que el Pentágono interpreta este mundo. Encontramos un “núcleo integrado” opuesto a una “brecha no integrada”. El “núcleo” es lo que importa, en este caso Norteamérica y la mayor parte, si no toda, de la UE. Poblaciones agobiadas, pasivas, con una elite consumidora –las rápidas, móviles, elites de la modernidad líquida, descritas por Bauman– y una vasta masa de trabajadores sobrevivientes, una gran parte de ellos desechables (como los millones de víctimas europeas de las políticas de austeridad de la troika que nunca volverán a encontrar un puesto de trabajo decente).

    Para la brecha no integrada es Hobbes de principio a fin. En el caso de África –prácticamente hasta ayer ridiculizada como un agujero negro– hay un tejemaneje geopolítico adicional: cómo contraatacar a la extraordinaria penetración del mercantilismo chino de la última década. La respuesta del Pentágono es desplegar el AFRICOM por doquier; someter a naciones demasiado independientes, como Libia; y en el caso de la elite francesa, que también aprovecha la oportunidad, tratar de recuperar algo de músculo imperial en Malí, aprovechando precisamente la implosión y la balcanización de Libia.

    El aspecto de la post-historia, su ideal estético, es la ciudad como parque temático. Los Ángeles podrá haber sido el arquetipo, pero los mejores ejemplos son Las Vegas, Dubai y Macao. En ausencia de Umberto Eco y Baudrillard, quienes disfrutaron de las contra-imágenes de simulacros, podemos seguir al maestro arquitecto Rem Koolhaas –un agudo observador de la demencia urbana en el sur de China– para saber de qué trata el espacio basura.

    Luego existe la obsesión por la seguridad de ciudades como Londres que se convierten en una versión ampliada del Panóptico de Bentham, al patético striptease ritual en cada aeropuerto, para no mencionar el condominio cerrado o “comunidad”, más parecido a átomos con puertas, como emblema de la civilización capsular. Contraataques de guerrilla, sin embargo, tal vez tan letales como los iraquíes suníes combatiendo a los estadounidenses en el “triángulo de la muerte” a mediados de los años 2000. En Sao Paulo, Brasil –la máxima megalópolis violenta– las pandillas “clonan” coches y patentes, se burlan de la seguridad en las puertas de condominios cerrados, conducen al estacionamiento y proceden a robar sistemáticamente cada apartamento en todos los pisos.

    Eres historia

    Conceptualmente, la post-historia lo simplifica todo. El flujo de la historia se degrada como falso. El simulacro vence a la realidad. Vemos a la historia repitiéndose no como tragedia y farsa sino como una doble farsa; un ejemplo superpuesto son los yihadistas de Siria armados como los antiguos “combatientes por la libertad” de Afganistán en la yihad antisoviética de los años ochenta, combinándose con la banda occidental en el Consejo de Seguridad de la ONU que trata de aplicar a Siria lo que logró en Libia: el cambio de régimen.

    También vemos la historia repitiéndose como clones; neoliberalismo con características chinas que derrota a Occidente en el juego de la industrialización –en términos de velocidad– mientras al mismo tiempo repite los mismos errores, desde los excesos atolondrados de una mentalidad de adquisición a la falta de respeto al medio ambiente.

    Sobra decir que la post-historia entierra la Ilustración al favorecer la emergencia de todo tipo de fundamentalismos. Por lo tanto también tuvo que enterrar el derecho internacional; desde dejar a un lado a la ONU para lanzar una guerra contra Iraq en 2003 al uso de una resolución de la ONU para lanzar una guerra contra Libia en 2011. Y ahora Gran Bretaña y Francia se extralimitan en el intento de soslayar a la ONU o incluso a la propia OTAN para armar a los “rebeldes” de Siria.

    Por lo tanto tenemos un nuevo medievalismo que no puede sino corresponder a la neoteocracia acaudalada como en Arabia Saudí y Catar; porque son aliados, o títeres, de Occidente, internamente pueden seguir siendo medievales. Superpuestas, tenemos las políticas del miedo que esencialmente dominan a la Fortaleza EE.UU. y a la Fortaleza Europa: temor del Otro, que puede ser ocasionalmente asiático pero casi siempre islámico.

    Lo que no tenemos es una visión política/filosófica del futuro. O un programa político histórico; a los partidos políticos solo les preocupa ganar la próxima elección.

    ¿Cómo sería un sistema post-Estado? Las mentes independientes no confían en bloques gigantescos, asimétricos, inestables como la UE o el G-20, o incluso en aspirantes a multipolares como los BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica que todavía no representan una alternativa real al sistema controlado por Occidente). Nadie piensa en términos de una mutación estructural del sistema. Marx tenía más que razón al respecto: lo que determina la historia son procesos objetivos, concretos, palpables –algunos de ellos muy complejos– que afectan la infraestructura económica y tecnológica.

    Lo que es posible concluir es que desde ahora el verdadero sujeto histórico es la tecnología –como Jean-Francois Lyotard y Paul Virilio ya conceptualuzaron en los años 80 y 90-. La tecnología seguirá avanzando mucho más allá del sistema capitalista. La tecnociencia ocupa el asiento del conductor de la historia. Pero eso también significa guerra.

    La guerra y la tecnología son gemelas siamesas; virtualmente toda la tecnología se inicia como tecnología militar. El mejor ejemplo es la forma en que Internet ha cambiado completamente nuestras vidas, con inmensas ramificaciones geoeconómicas y políticas; Pekín, en un libro blanco de 2010, puede haber saludado Internet como una “cristalización de la sabiduría humana”, pero ningún Estado filtra más información en Internet que China. Llevando el escenario a un límite distópico, Erich Schmidt de Google arguye, correctamente, que pronto, con una acción de un interruptor, todo un país podría llegar a desaparecer de Internet.

    Por lo tanto, esencialmente podríamos olvidar una regresión utópica al estado del nómade tribal, por mucho que nos fascine, esté en África o en el corredor Wakhan en Tayikistán. Si estudiamos el paisaje geopolítico desde la Zona Cero a Boston los únicos “modelos” son declinaciones de entropía.

    Encuentro con el Adán neoliberal

    Ahora, hablando del arma favorita de la post-historia: el neoliberalismo de guerra. El mejor análisis de los últimos años hasta ahora se puede encontrar en el libro del geoestratega francés Alain Joxe Les Guerres de L’Empire Global.

    Joxe lo mezcla todo, porque todo está interconectado –la eurocrisis, la crisis de la deuda europea, las ocupaciones y las guerras, la restricción de las libertades civiles, elites totalmente corruptas– para desenmascarar el proyecto del Imperio Global del Neoliberalismo, que va mucho más allá del Imperio Estadounidense.

    El máximo objetivo de la financialización es la acumulación ilimitada de los beneficios, un sistema en el cual los ricos se enriquecen mucho más y los pobres no reciben literalmente nada (o, en el mejor de los casos, austeridad). Los Amos del Universo en la vida real son una clase desnacionalizada de rentistas, ni siquiera es posible llamarlos nobleza, porque en general su falta de gusto y su sentido crítico son horrendos, como los proveedores de jerga desenfadada. Lo que hacen es en beneficio de las corporaciones, en lugar de las funciones protectoras de los Estados. En este estado de cosas las aventuras militares se convierten en doctrina policial. Y una nueva tecnología de la información –de drones a municiones “especiales”– puede utilizarse contra los movimientos populares, no solo en el Sur sino también en el Norte.

    Joxe muestra de qué forma una revolución tecnológica condujo al mismo tiempo a la administración de la TI, de esa diosa, El Mercado, así como a la robotización de la guerra. Por lo tanto estamos ante una mezcla de mutaciones económicas, militares y tecnológicas, en paralelo, que conducen a una aceleración de decisiones que pulverizan totalmente el largo alcance de la política, generando un sistema incapaz de regular las finanzas o la violencia. Entre la dictadura de los “mercados” y la socialdemocracia, adivinad quién gana de forma aplastante.

    De hecho, Slavoj Zizek ya había planteado la pregunta clave, por lo menos en términos de la Decadencia de Occidente. El vencedor (encubierto) es en realidad el “capitalismo con valores asiáticos” que, por supuesto, no tiene nada que ver con la gente asiática y todo que ver con la clara y presente tendencia del capitalismo contemporáneo de limitar o incluso eliminar la democracia” ( Vea aquí .)

    El filósofo francés Jean Claude Michea lleva más lejos el análisis político. Argumenta que la política post moderna se ha convertido de hecho en un arte negativo que define la sociedad menos mala posible. Es cómo el liberalismo –que conformó la civilización occidental moderna– se convirtió en “la política del mal menor”. Bueno, “el mal menor” para el que posee el control, por supuesto, y al diablo con el resto.

    En otro libro crucial, Michea presenta la deliciosa metáfora del Adán neoliberal como el nuevo Orfeo, condenado a escalar el camino del Progreso sin autorización para mirar hacia atrás.

    No hay muchos pensadores contemporáneos que estén equipados para golpear a Izquierda y Derecha en una medida igualmente devastadora. Michea nos dice que tanto la Izquierda como la Derecha se han sometido al mito original del pensamiento capitalista; esa “antropología negra” que convierte al Hombre en un egoísta por naturaleza. Y pregunta cómo podía haber abandonado la Izquierda institucionalizada la ambición de una sociedad justa, decente, o cómo el lobo neoliberal ha causado estragos entre las ovejas socialistas.

    Más allá del neoliberalismo y/o de un deseo de socialdemocracia, lo que nos dice el reality show es que estamos ante una guerra civil global de destrucción recíproca, la hipótesis que exploré en mi libro de 2007 Globalistan. Cuando mezclamos el pivote de Washington hacia Asia; la obsesión con el cambio de régimen en Irán; el temor de las elites occidentales ante el ascenso de China; la verdadera Primavera Árabe, que ni siquiera ha comenzado, a través de generaciones jóvenes que quieren participación política pero sin ser limitadas por el fundamentalismo religioso; el resentimiento musulmán contra lo que perciben como una Nueva Cruzada contra ellos; el crecimiento del neofascismo en Europa y el avanzado empobrecimiento de la clase media occidental, cuesta pensar en el amor.

    Y a pesar de todo –Burt Bacharach al rescate– eso es exactamente lo que mundo necesita ahora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s