Cuba, China, Venezuela. Por qué soy comunista (II)

 Paulus, comentando mi post de ayer en WordPress, titulado “Cuba, China, Venezuela. Por qué soy comunista (I)”,noviembre 17, 2012 en 1:48 am, dice:
“Quizá me confundo, pero no logro entender del todo la relación entre el título y el post. Supongo que habrá que esperar a una segunda (o tercera parte). No creo en lo de Cuba, no por comunismo sino porque no tengo claro si realmente la gente lo que quiere es igualdad (como tampoco creo que sea la felicidad lo que realmente la gente quiere y busca). Y para que hubiera igualdad en realidad tampoco haría falta un Estado que la generase, si realmente hubiera vocación de igualdad en la gente, sería la misma gente quien practicaría esa igualdad, sin necesidad de que un Estado duramente coactivo la forzase. El comunismo quizá estaría más acertado si no pusiera al margen ciertas dinámicas humanas”.
 Bueno, al fin, alguien, que yo recuerde, pierdo memoria a pasos tan agigantados que, a veces, no recuerdo lo que acabo de escribir y otras no sé si es mañana o tarde o si he comido o he cenado. Pero esto no parece todavía demasiado grave, entra decididamente en el fondo de un de mis jodidos post, lo que me obliga repensarlo.
 Amigo Paulus, claro que no te confundes, pero sí que lo haces también.
 Mi manera de escribir es así, absolutamente anárquica. Cuando ayer comencé a hacerlo, pensaba pergeñar una especie de “Tractatus cuasi philosophicus”, a la manera de Wittgestein, sobre cómo Cuba, China y Venezuela practican, han practicado y practicarán el comunismo, cada una de ellas a su manera, porque lo que induce a error a todos los comentaristas anticomunistas, la mayor parte de ellos absolutamente interesados en arrimar el ascua a sus sardinas, es que el comunismo, como el cristianismo, es una ideología absolutamente dogmática, cerrada, hermética, pasando por alto la evidencia de que estas 3 concreciones históricas, perfectamente comunistas, marxistas, son tan distintas entre si como un huevo, una castaña o una de mis propias gónadas. “E pur si mouve”.
 Dilucidar aquí, en 2 folios, cómo y por qué se puede afirmar categóricamente que Cuba, China y Venezuela son regímenes absolutamente comunistas sería un intento tan enajenado como inútil si yo no estuviera tan loco como, por lo menos. intentarlo.
 Vaya por delante que soy el comunista más atípico del que tengo noticia. A veces, pienso si no será que no soy comunista sino el creador de una nueva secta política que se podría llamar palazonista.
 El caso es que, para mí, lo que determina la esencia de los regímenes políticos es lo que quieren conseguir no los métodos pragmáticos con los que quieren conseguirlo.
 Por eso incluía como abrupta introducción en mi post anterior sobre este mismo tema lo que yo llamo “imperativo categórico marxista”, lo repito: “ da todo lo mejor de ti mismo a la comunidad y sólo recibe de ella lo suficiente para atender a tus necesidades”.
 Castro, los emperadores marxistas de China y el jodido Chávez, si yo tuviera que elegir forzosamente uno, me quedaría con éste, son tan comunistas como yo pero sus circunstancias, coño, Ortega, les han obligado a ellos a intentar cumplir el imperativo categórico marxista de distinta manera.
 No es lo mismo practicar el comunismo casi a un tiro de piedra del canallesco Washington, con un bloqueo de mil pares de cojones y para unos poquísimos millones de personas, que hacerlo para 1.500 millones poblando un puñetero continente con toda clase de condiciones territoriales, étnicas y sociales, que hacerlo con un maná petrolífero cayendo del cielo a tutiplén todos los puñeteros días.
 Algún día, dentro de unos cientos de años, cuando se escriba una historia verídica de lo que ahora está ocurriendo, y ya no sean los Usa los titulares del imperio, o sea, que se pueda escribir contra ellos con absoluta libertad, la gente no podrá creer lo que ha hecho Castro porque parece absolutamente imposible, es el más grande de los milagros, muy superior a aquel de los panes y los peces, que Cuba esté ahí, tan lejos de Dios y tan cerca de los EE.UU., y pueda todavía contarlo.
 En cuanto a los jodidos emperadores chinos, ¿qué se puede decir?
Si es difícil sobrevivir a un canallesco imperio, capaz de hacerlo todo absolutamente todo y que te odia a muerte desde el otro lado de un pequeño charco, ¿qué se puede decir de unos tipos amarillos que a mí me parecen todos exactamente iguales y que tienen que alimentar y albergar ni más ni menos que a 1.500 millones de bocas hambrientas?
1.500 millones de bocas, se dice pronto, ¿no?
 Estos jodidos nuevos emperadores chinos son capaces de hacer el más prodigioso encaje de bolillos, con Shangai en un extremo y la más rudimentaria y pequeña tribu perdida en los inmensos espacios de un inhóspito continente. Por supuesto que existe la más flagrante de la injusticias entre ese nuevo supermillonario chino, el más grande quizá de todos los supermillonarios del mundo, y el jodido “coolie” que hace de taxista con una puñetera bicicleta que mueve todavía con sus pies descalzos, pero, ojo, Paulus, el año pasado o el otro, a mí, esto del tiempo se me escapa a raudales, los jodidos chinos matricularon más de 15 millones de automóviles, más que los EE. UU., coño, ¿cómo han podido hacerlo? 15 millones de tíos chinos se compraron un coche, casi la mitad de los jodidos españoles.
 Por supuesto que hay muchos más millones trabajando en condiciones infrahumanas en cuchitriles de los que no salen a la calle en años. Porque el más jodido de todos los chinos dijo un día aquello que, luego, le copió el tal González: “gato blanco o gato negro es igual, lo importantes es que cace ratones”.
 Cazar ratones, ayer leí no sé dónde, pero te juro, Paulus, que lo leí que en 2.016, pasado mañana, los chinos serán la 1ª potencia mundial y acaso puedan ya los jodidos comprarse 30 o 40 millones de los jodidos coches americanos o japoneses, que hace, nada, un rato, se reían de los chinos porque sus taxis utilizaban como fuerza motriz los jodidos  gemelos de sus conductores.
 Ojo a China, señores, cuya Constitución se declara marxista hasta las cachas, y una constitución política es la base de toda la legislación de un país y la legislación es el esqueleto del Estado y el Estado, eso que tanto aborrecen los liberales, es lo que ampara y protege al pueblo. Ojo. Esto es comunismo, para mí. Y si para conseguirlo hay que hacer ejercicios malabares sobre una cuerda floja, se hacen, “gato blanco, gato negro, es igual, lo importante es que cace ratones”.
 Y me queda escribir un poco sobre el gorila rojo. Tiene que ser muy importante el tío, históricamente, para que los enemigos esenciales del marxismo-comunismo lo hayan considerado su diablo, por encima de Castro y Hu Jintao.
 Y es que el tío se hizo con el poder utilizando esa jodida mentira que enarbolan los falsos demócratas, los puñeteros votos. Si será por votos. Cada pueblo es cada pueblo.
 Por qué en Venezuela el pueblo sabe muy bien lo que hace y en España, no, no lo sé. Pero allí el pueblo echó a patadas a los oligarcas que se mamaban todo el petróleo y puso a un tío que cuando se sienta al lado de Castro, los refrescos que se toman se sitúan sobre un jodido taburete porque no tienen !mesas¡, coño, es una austeridad mucho más grande aún que la franciscana, “y recibir de la comunidad sólo lo imprescindible para atender las necesidades”.
 Ya sé, ya sé que ahora los falsimedia de todo el mundo, cumpliendo con la misión para la que fueron creados, dicen que todos esos nuevos emperadores chinos que se renuevan cada 10 años se hacen enormemente multimillonarios.
  Yo respondo a estas acusaciones transcribiendo una vez más la celebérrima misiva de Dulles, jefe de la Cia, a sus muchachos: “sembrando el caos en la Unión Soviética sustituiremos sus valores, sin que sea percibido, por otros falsos, y les obligaremos a creer en ellos. Encontraremos a nuestros aliados y correligionarios en la propia Rusia. Episodio tras episodio se va a representar por sus proporciones una grandiosa tragedia, la de la muerte del más irreductible pueblo en la tierra, la tragedia de la definitiva e irreversible extinción de su autoconciencia. De la literatura y el arte, por ejemplo, haremos desaparecer su carga social. Deshabituaremos a los artistas, les quitaremos las ganas de dedicarse al arte, a la investigación de los procesos que se desarrollan en el interior de la sociedad. Literatura, cine, teatro, deberán reflejar y enaltecer los más bajos sentimientos humanos. Apoyaremos y encumbraremos por todos los medios a los denominados artistas que comenzarán a sembrar e inculcar en la conciencia humana el culto del sexo, de la violencia, el sadismo, la traición. En una palabra: cualquier tipo de inmoralidad. En la dirección del Estado crearemos el caos y la confusión. De una manera imperceptible, pero activa y constante, propiciaremos el despotismo de los funcionarios, el soborno, la corrupción, la falta de principios. La honradez y la honestidad serán ridiculizadas [como] innecesarias y convertidas en un vestigio del pasado. El descaro, la insolencia, el engaño y la mentira, el alcoholismo [y] la drogadicción, el miedo irracional entre semejantes, la traición, el nacionalismo, la enemistad entre los pueblos y, ante todo, el odio al pueblo ruso; todo esto es lo que vamos a cultivar hábilmente hasta que reviente como el capullo de una flor, sólo unos pocos acertarán a sospechar e incluso comprender lo que realmente sucede. Pero a esa gente la situaremos en una posición de indefensión, ridiculizándolos, encontrando la manera de calumniarlos, desacreditarlos y señalarlos como desechos de la sociedad. Haremos parecer chabacanos los fundamentos de la moralidad, destruyéndolos. Nuestra principal apuesta será la juventud. La corromperemos, desmoralizaremos, pervertiremos…”.

11 comentarios en “Cuba, China, Venezuela. Por qué soy comunista (II)

  1. http://rebelion.org/noticia.php?id=159294¿BOMBARDEAR IRÁN? NO. ¿BOMBARDEAR GAZA? ¡SÍ!Pepe EscobarAsia Times OnlineTraducido del inglés para Rebelión por Germán LeyensTantas guerras que iniciar, tan poco tiempo. Cuando se es dirigente político de la nación más militarizada del planeta –como es el caso del primer ministro israelí Benjamin "Bibi" Netanyahu– hay que encontrar maneras de jugar con sus juguetes.Incluso si ardes en deseos de hacerlo, no puedes bombardear porque no tienes las bombas revienta búnkeres adecuadas y suficiente capacidad de reaprovisionamiento de combustible para tus cazas. Y para colmo, el presidente reelegido de EE.UU., Barack Obama, lo ha dejado absolutamente claro: el camino adelante es la diplomacia, no las bombas.Lo siguiente puede ser una indicación de que Obama por lo menos considera un trato: “Tiene que haber un un camino mediante el cual ellos [Irán] puedan tener energía nuclear pacífica mientras satisfagan sus obligaciones internacionales y suministren claras garantías a la comunidad internacional de que no andan tras un arma nuclear”. Esto ha llevado al compromiso del presidente de "realizar un impulso en los próximos meses para ver si podemos abrir un diálogo”, rompiendo el Muro de la Desconfianza entre EE.UU. e Irán.¿Qué puede hacer Bibi? Es simple. Lanzar la Operación Columna de Nube (luego Pilar Defensivo, vea este invaluable artículo sobre las ramificaciones “divinas”) contra el único lugar de la Tierra en el que las Fuerzas de Defensa Israelíes [IDF, ejército israelí] pueden crear un infierno y causar estragos con toda impunidad y un “daño colateral” carente de importancia; la prisión al aire libre conocida como Gaza, sitiada, bloqueada ilegalmente, con sus habitantes castigados colectivamente.Por cierto no encontraréis esta explicación al leer la prensa de Murdoch o viendo CNN. Tampoco obtendréis alguna explicación detallada de la verdadera línea de tiempo que condujo a lo que puede ser otra guerra.Esta es la mejor línea de tiempo hasta ahora. Crucial en ella es lo que ocurrió el domingo pasado. El portavoz del ministerio de Salud de Gaza, Ashraf al-Qidra, anunció que un niño de 13 años, Hameed Abu Daqqa, recibió un disparo en el estómago mientras jugaba fútbol con sus amigos frente a su casa en el sudeste de Gaza. El terrorista futbolista representaba evidentemente una amenaza para la miríada de helicópteros israelíes que sobrevolaban el lugar.Lanzar una guerra es un juego de niños para las IDF. Basta con matar a unos pocos civiles palestinos como el peligroso futbolista terrorista y enviar algunos tanques más. Las facciones de Gaza tuvieron que responder y atacaron a los soldados israelíes (no civiles). Era la excusa perfecta para que Tel Aviv lanzara su ofensiva destructora.El lunes, Hamás y otras facciones palestinas en Gaza ofrecieron una nueva tregua a Israel. No sirvió para nada. El miércoles, el jefe del ala armada de Hamás, Ahmed al-Yabari, fue asesinado selectivamente (preguntad al general David Petraeus y a sus compinches de la CIA al respecto, son especialistas en el asunto).No es necesario leer Haaretz para saber que al-Yabari había sido el principal subcontratista israelí en Gaza –estaba a cargo de garantizar la seguridad de Israel– durante los últimos cinco años y medio. A cambio, Israel arrojaba de vez en cuando unos pocos shekels a los bancos de Gaza mediante camiones a prueba de balas…..

  2. ¡Extra!. ¡Extra!. ¡Última noticia!Perdón, no es una noticia lo que voy a subir al blog, tan sólo es un rumor. Aunque de una noticia muy importante, de esas que aparecen en cualquier resumen de prensa ya sea del año o de la década e incluso del siglo. La he leído en el diario Deia, el boletín de prensa cuasi-oficial del PNV en Bizkaia. Un apartado dentro de la sección de opinión de ese periódico se denomina "¿Sabía que…". Cada día a las dos palabras de inicio se añade una breve frase. Más que noticias son rumores o cotilleos incluso datos personales alguna vez con un poco de mala leche. Algunas veces ese rumor o es contrario a la imagen de alguien que no sea del PNV o es un elogio para alguno de ese partido. Y otras no son más que cotilleos.Pero el "¿Sabía que…" de hoy es un rumor bomba, si se me permite la expresión. Aqui lo subo:¿Sabía que…un importante diario madrileño está preparando ya un especial ante la posibilidad de una abdicación de Juan Carlos de Borbón?? P.D. El enlace a la noticia individualmente no está disponible en la página web, pero sí que se encuentra en laportada web del periódico del día de hoy. Casi abajo del todo a la izquierda en:http://www.deia.com/

  3. La mayor arma destructiva del planeta, que está llevando a la destrucción a millones de personas en el planeta para alegría y/o complicidad de amos y sicarios en occidente COMO UN MONSTRUO A LO FRANKENSTEIN, LOS ENGENDROS FINANCIEROS DE LOS CDS ESTAN FUERA DE CONTROL http://www.elblogsalmon.com/mercados-financieros/como-un-monstruo-a-lo-frankenstein-los-engendros-financieros-de-los-cds-estan-fuera-de-control Cuando Mary Shelley inventó a su famoso personaje de Frankenstein no imaginó nunca que esta metáfora podía emplearse para elaborar un alambicado ardid que equivaldría a poner una bomba de tiempo en el sistema financiero mundial. Pues bien, tal como describimos en el concepto de los Credit Default Swaps o Derivados de incumplimiento crediticio, conocidos también como activos tóxicos, o “armas financieras de destrucción masiva”, estos instrumentos han escapado al control de sus creadores para dar paso a una contundente vida propia. Una vida mucho más grande que toda la economía real del planeta, aunque no tienen nada que ver con la economía real dado que no son más que oscuros papeles manejados por oscuros burócratas. Lo curioso del caso, es que esto se sabe desde hace tres años y las autoridades europeas han sido incapaces de controlar a los CDS. Han intentado controlar los pequeños incendios de los déficit de Grecia o Irlanda, pero no se interesan por maniatar a los verdaderos pirómanos que desatan los incendios grandes. Por eso se encuentran en un camino sin salida, cuya turbulencia sólo ayuda a propagar el fuego. Este es el lúgubre fantasma que recorre Europa, y pese a que las autoridades saben que están en un pantano, no pueden hacer nada para remediarlo. El engendro financiero, a lo Frankenstein, se les ha escapado de las manos. Los swaps de incumplimiento crediticio (CDS) suman actualmente más de 61 billones de dólares (US$61.000.000.000.000), es decir, más que toda la economía mundial, ver gráfica. Estos swaps tienen el extraño mérito de acelerar el proceso de destrucción económica, como quien lanza bombas molotov a un incendio. Tanto es así, que el año pasado, Angela Merkel comparó el mercado de CDS con quien asegura la casa de un vecino (con los CDS no se necesita ser el dueño del bien asegurado), recordando que “quien compra un seguro para la casa de su vecino tiene un gran interés en que la casa se incendie, e incluso le prende fuego”. Pero luego de estas expresiones todo siguió igual. Que la mujer más poderosa de Europa no pueda detener el mercado de los CDS demuestra que estamos bajo la dictadura de la oligarquía financiera. Es decir, estamos en manos de los especuladores. Las imágenes de Charlie Chaplin en El Gran Dictador, son una inocentada al lado de esta operación real.

  4. ¿De dónde vienen los CDS? Los Credit Default Swaps nacieron en 1990 tras el derrame petrolero del Exxon Valdez del 24 marzo de 1989 en Alaska. Fue tal el nivel de pérdidas que ocasionaron las 37.000 toneladas de petróleo vertidas a lo largo de 2.200 kilómetros de costas, que los ingenieros financieros de Goldman Sachs idearon esta fórmula mágica para no paralizar el sistema financiero. El accidente del Exxon Valdez no sólo provocó una catástrofe ecológica y cuantiosas pérdidas de crudo, sino que ocasionó gran daño en la cadena de suministro y hubo múltiples demandas que aletargaron aún más la normalización del proceso. La idea de este seguro buscaba agilizar los trámites e impedir que se paralizaran los flujos financieros que amplificaban el daño a la cadena de suministro. Si se producía un incumplimiento que obligaba un no pago, el seguro respondía y así el sistema seguía funcionando mientras se reparaban los daños puntuales. La idea tiene el gran mérito de reanimar un sistema que colapsa (como en Frankenstein), mediante el inmediato estímulo financiero. Todo habría resultado perfecto, si el sistema no se hubiese prestado para abusos. Y como los CDS no tienen ninguna forma de control o regulación, todas las formas de abuso se hicieron presentes. Una de las principales formas de abuso es que cualquiera que disponga de diez millones de dólares (es decir, bancos o grandes inversionistas), pueden asegurar la casa del vecino para luego prenderle fuego. Es lo que ocurre con las apuestas a los impagos soberanos de Grecia, Irlanda y Portugal. Mientras más se apuesta, más alta es la probabilidad de impago dado que los bonos de deuda soberana están indexados a los CDS. Como se trata de instrumentos algo complejos y a los que sólo acceden los grandes inversionistas (el monto mínimo de un CDS es de 10 millones de dólares), estos instrumentos tardaron bastante en darse a conocer. Hacia 1995 su volumen de operaciones no alcanzaba los 200.000 millones de dólares, y aunque para 1999 llegaba a 500.000 millones de dólares, su despegue definitivo se produce el año 2003. A partir de ese momento los CDS comienzan a duplicarse cada año dado que se convierten en la herramienta favorita de los especuladores (ver gráfica). Ahora el mundo se encuentra dominado por CDS y es insólito que en las pruebas de solvencia no se haya medido a fondo el impacto de los CDS para la banca de los países en problemas. Cómo el mecanismo de los test se realizaron el año 2008, cuando aún no se develaba el peligro expansivo de los CDS, no se tomaron en cuenta. Pero no tomarlos en cuenta al cabo de tres años de alto daño acumulado refleja una grave falta. Si la única manera de controlar un incendio es cortando el suministro de oxígeno, al parecer la única manera de controlar a los CDS será cortando el suministro financiero. Y como los bancos centrales siguen auspiciando el suministro financiero para el desarrollo de esa farsa y falsa economía, sólo el colapso total de los bancos centrales y del sistema financiero podrá derrocar a los CDS de su tiranía, y devolver al mundo a una economía real. Como lo he advertido en otros post, la actual crisis sólo parará cuando el actual sistema financiero sea destruído. La realidad de Europa y de Estados Unidos (la hegemonía del actual sistema) va en esa dirección. Al inocente y descontrolado Frankenstein, también hubo que destruirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s