Crisis. Posibilidades de solución.

“Está v., Señoría, abolutamente equivocado, hace ya mucho tiempo que mis amigos no pagan impuestos”. La frase es de Rato e iba dirigida a undiputado socialista que le acusaba de que la ley que presentaba Rato al Congreso para su aprobación pretendía que los amigos de éste no pagaran impuestos.

 Otra frase: “El milagro soy yo”. Es de Aznar y respondía a una pregunta sobre las causas del milagro español.

 Da la casualidad, además, de que Rato era el superministro de Economía del Gobiernode Aznar, de modo que si éste era un milagro con patas, Rato era realmente mucho más milagroso, y el milagro, coño, el milagro no era ni más ni menos que la burbuja inmobiliaria, pero pasó el tiempo y el milagro, coño, el milagro, se convirtió en la maldición puesto que supuso algo mucho pero que las 7 plagas de Egipto.

 Entonces, la cosa parece que está clara, demasiado clara, Aznar y su superministro Rato, fueron la causa, la única causa de que ahora tengamos 5’6 millones de parados y seamos los 4 en el ranking de los países milagrosos, sólo que por la cola, después de Grecia, Irlanda y Portugal.

 Porque hay una frase más de esta cohorte de lumbreras que nos gobernaba y de los que ahora nadie quiere acordarse porque no les conviene: “Si en España se construye tanto y tan caro es porque sus trabajadores ganan lo suficiente para comprar todo lo que se construye”: Alvarez Cascos.

 Pero, no lo olvidemos, coño, que hacemos todo lo posible por olvidarlo, el gran culpable, la gran culpable, es la información: la jodida prensa, la canallesca prensa, esa gran puta que tiene como única misión, función, informarnos y se dedica con toda la fuerza del mundo a intoxicarnos, a desinformarnos.

 Si la prensa hubiera cumplido con su función, con su deber, nos debería de haber dicho esto que yo acabo de escribir y el jodido partido de los Aznar, Rato, Alvarez Cascos y el tío de los hilillos de plastilina y de los 3 suculentos emolumentos, el tío que ahora mismo cobra más que ningún otro funcionario en España y que por lo tanto es el más interesado en el que se mantenga esta situación no hubiera llegado nunca al puñetero poder que ahora nos estrangula.

 Y este es un círculo maldito porque no se puede salir de él, por las buenas.

 Para publicar un periódico o lanzar una emisora de radio o de televisión hacen falta muchos millones de la moneda que sea. Y ahí está la madre del cordero: ¿puede uno imaginar siquiera que un supermultimillonario capaz de publicar un diario o montar una radio o una tv sea tan gilipollas como para tirar rocas contra su propio tejado atacando al jodido capitalismo? En España, los 2 únicos intentos recientes de una prensa progresista, uno, Público, acaba de saltar por los aires y El País está empeñado en una lucha a muerte por sobrevivir y si lo está haciendo es precisamente gracias a la ayuda de la ultraderecha liberal capitalista usaniana. Qué porvenir.

 De modo que un pueblo que no es gilipollas, ningún pueblo lo es, no tiene más remedio infestado por la prensa y propaganda capitalista que votar en las elecciones precisamente a aquella facción que no sólo no le conviene sino que va a perjudicarle decisivamente ya que es ni más ni menos que la opción que defiende la prensa ultraliberal capitalista.

 Después de esta razonamiento, absolutamente matemático y que, por tanto, no admite discusión, no cabe más solución que un suicidio colectivo inmenso, total, universal.

 O la revolución.

 Sí, pero, coño, ¿cómo se hace la revolución en pleno siglo XXI con el tío Sam vigilándolo todo con su garrote atómico y construyendo por todas partes defensas atómicas para que él sí que pueda emplear bombas nucleares y los demás, no?

 Véanse, si no, lo que los jodidos canallas están haciendo en el Norte de África, en Afganistán y cualquier otro sitio adonde ellos les dé la gana, después del genocidio de Irak, mientras que en su territorio, en sentido estricto, todavía no ha caído una sola bomba, ni siquiera de las otras.

 Yo la cosa la veo muy mal, tan mal que ni siquiera la veo. Porque no queda otra solución que la maldita pócima económica y ésta está rematadamente mal porque, para ganarle la partida al jodido capitalismo, hace falta otro jodido capitalismo, como, por ejemplo, el chino pero esto ¿es verdaderamente una solución?

 Porque, si le hacemos caso a la gran puta de la prensa occidental, resulta que lo que pasa allí, en China, es mucho peor de lo que está ocurriendo aquí.

 Entonces, la única esperanza es que alguien se atreva a fabricar, al fin, un artefacto capaz de acabar con este puñetero mundo de un jodida vez y que no resulten eficaces esos canallescos escudos antimisiles que los Usa están instalando ya por todos sitios.


26 comentarios en “Crisis. Posibilidades de solución.

  1. Muy bueno, ponle un título a este Post Pepe, que así me queda mejor cuando lo cuelgo por esos sitios de la red, "por ejemplo la revolución imposible o la involución probable" aunque no hay nada imposible dicen aunque debe de ser en otros mundos que están en lejanas galaxias y que posiblemente se alejan no por la expansión del Universo sino para no cruzarse nunca con la nuestra ya que todo lo malo se pega, Un abrazo

  2. VALE QUE APOYEMOS A LOS MINEROS, PERO… ¿A LOS FUNCIONARIOS?por Isaac RosaLa semana pasada fuimos muchos los que entonamos el “soy minero” para sumarnos a la lucha de quienes marchaban hacia Madrid desde las comarcas mineras. Esta semana somos también muchos los que apoyamos la protesta de los funcionarios. Tal vez no seamos tantos ahora como los que aplaudíamos a los integrantes de la ‘marcha negra’, y tampoco extrañaría, pues todo lo que en los mineros es admiración y cariño acumulado durante siglos, en el caso de los funcionarios es vilipendio y caricatura también de siglos. Si en el imaginario popular los mineros son los héroes de la clase obrera, en ese mismo imaginario los funcionarios suelen aparecer como un cuerpo gandul, parásito y privilegiado, material abundante para chistes y diana fácil para el resentimiento de los trabajadores más explotados.Como comprenderán, no voy a perder un minuto en desmentir esa imagen negativa.No lo haré por varios motivos: porque tenemos todo el año para señalar deficiencias y proponer cambios en la función pública, y hacerlo en el momento en que son atacados es hacerle el juego a los atacantes. Y porque diga lo que diga, siempre aparecerá alguien dispuesto a negar la mayor y relatar una larga lista de faltas cometidas por funcionarios de las que ha sido testigo. Que entre los funcionarios hay actitudes indolentes, desleales y aprovechadas, por supuesto: como las hay en cualquier rincón de un país como este, donde todo un ex presidente de la patronal se dedica a esconder dinero en Suiza tras arruinar varias empresas. Y digo más: lo natural sería que se extendiesen los comportamientos indolentes, desleales y aprovechados, pues poca entrega, compromiso y esfuerzo cabe esperar de quienes son maltratados una y otra vez. Lo importante es que, pese a estar tan arraigados en el imaginario popular esos tópicos antifuncionarios, estos días la solidaridad con los trabajadores públicos está siendo grande. Seguramente mayor de la que podía esperar el Gobierno, que quizás contaba con que el recorte a los “privilegiados” funcionarios sería aceptado e incluso aplaudido por quienes peor lo están pasando, pero no está siendo así.Una vez más, como pasó con los mineros, la calle se convierte en espacio recuperado donde se producen intensos encuentros y reencuentros, marcados por gestos de emoción colectiva: otra vez vemos abrazos, muestras espontáneas de apoyo, cláxones acompañando los cortes de tráfico, y hasta policías que dejan escapar señales de simpatía, funcionarios ellos también al fin y al cabo. También en las redes sociales se multiplican los mensajes y campañas insólitas, como ese rotundo “gracias funcionarios” tan extendido, y que en otro momento tal vez habría sonado a broma a no pocos que hoy lo enarbolan.sigue…..

  3. Que recibamos con abrazos a los mineros tiene un pase, no sorprende a nadie, por esa condición heroica que conservan desde hace siglos. Pero que nos pongamos cariñosos con los funcionarios son palabras mayores, debe de pensar el Gobierno, que confiaba en que en tiempos de escasez no nos conmovería el hachazo a quienes disfrutan de tantos privilegios: seguridad laboral, días de libre disposición, trienios, ayudas sociales, horarios decentes y por lo general condiciones menos abusivas que en la empresa privada… Es decir, derechos laborales legítimos a los que todos deberíamos aspirar, y que en el nuevo lenguaje de estos tiempos se convierten en privilegios que deben ser eliminados para igualarnos a todos por abajo. Imagino el desconcierto del presidente y sus ministros: “Si los parados, los precarios, los ajustados y los desposeídos apoyan a los privilegiados, estamos perdidos”.Ayer todos éramos mineros, hoy todos somos funcionarios, de la misma forma que todos somos parados (con los que se ensaña cruelmente el Gobierno), todos somos cuidadores de personas dependientes (cuyo optimista “derecho de la dependencia” se ha esfumado en cuanto han adelgazado las vacas gordas de ayer), y mañana si hace falta todos seremos jubilados (pues las pensiones no están a salvo de próximos tijeretazos). Sigan la línea de puntos y encontrarán cuál es el común denominador de todos los colectivos afectados por la crisis y las políticas anticrisis: no lo es ser ciudadanos, pues ni la crisis ni las políticas de recortes afectan por igual a todos los ciudadanos (ahí están los ciudadanos banqueros, los ciudadanos ejecutivos o los ciudadanos con grandes fortunas). Lo que une a todos los colectivos sacrificados es que son trabajadores. Así se entiende mejor: trabajadores mineros, trabajadores públicos, trabajadores en paro, trabajadores que cuidan personas dependientes, trabajadores jubilados.Puede parecer una obviedad a estas alturas, pero de repente los mineros o los funcionarios toman la calle y nos lo vuelven a recordar: que la llamada crisis es un expolio de dimensiones históricas a los trabajadores; un saqueo de nuestro trabajo, nuestros salarios, nuestros derechos, nuestros servicios públicos; una transferencia de riqueza desde los bolsillos mermados de la clase trabajadora hacia las cuentas blindadas de los campeones de la crisis, los que no pagan precio por sus errores ni sufren los recortes.En eso consiste la llamada crisis, y sólo cuando seamos del todo conscientes de que no es sólo un asunto de ciudadanía indignada sino de trabajadores en lucha, seremos capaces de contener ese expolio.

  4. LiquidarBankia. No debemos, no pagamos y El escenario "rupturista" versus el "reformismo": en nuestras manos queda decidir si despertamos y dejamos prejuicios de lado. ¿Cuántas veces habremos dicho "si pudiera retroceder en el tiempo, no haría tal cosa"? Y sin embargo algunos alegan que precisamente ese es el problema, "retroceder", cuando de no hacerlo, seguiremos desbocados hacia el abismo.en:http://jlpalazon1.wordpress.com/2012/07/18/3267/comment-page-1/#comment-3350

  5. Rajoy sabe que España no está intervenidaEspaña no está intervenida por la Unión Europea. Si lo estuviera, tendrían sentido las afirmaciones del Presidente Rajoy y del Ministro Montoro responsabilizando a Bruselas de las medidas aprobadas por el Gobierno para reducir el déficit del Estado. Pero no es el caso y, mal que le pese, el Ejecutivo tiene que asumir su propia y exclusiva responsabilidad en la orientación de las mismas y dejarse de echar las culpas al maestro armero o al empedrado comunitarios.Nuestro país ha recibido la solidaridad europea en forma de un rescate parcial para salvar a algunos bancos en dificultades a través de un préstamo a un interés que no llega a la mitad del que pagaría en el mercado y con un largo plazo de devolución: 15 años. Para ello, ha suscrito con la UE un contrato de más de treinta puntos en el que no figura ni una sola de las decisiones del Gobierno: subida del IVA, supresión de la paga de Navidad a los funcionarios, reducción del subsidio de desempleo, etc.Es más, se ha alargado en un año el límite temporal para el cumplimiento de los compromisos de rebaja de los números rojos del Estado que el Ejecutivo había adquirido ante Bruselas en el marco del procedimiento por déficit excesivo abierto por la Comisión Europea a España. Es decir, a la vista de la situación se han dado facilidades adicionales a nuestro país, sin olvidar, por supuesto, que la futura aplicación de los acuerdos del reciente Consejo Europeo acabará también por beneficiarnos directa e indirectamente.No somos ni Grecia ni Irlanda ni Portugal. Así que el Gobierno sigue contando con todo su poder constitucional para tomar las decisiones que considere oportunas, más aún cuando cuenta con una amplia mayoría absoluta en las Cortes. La UE exige, porque así se ha pactado con Madrid y de acuerdo con los Tratados que están en vigor, que se alcance una cifra determinada de déficit. Pero no está entre sus competencias decir cómo. En todo caso, podrá hacer recomendaciones sobre el camino de seguir que no pasan de ser eso, recomendaciones.Por ejemplo, si en vez de recortar los ingresos a funcionarios y desempleados el Gobierno hubiera decidido instaurar un impuesto sobre las grandes fortunas para recaudar más, no duden de que la UE no se habría opuesto; tampoco lo habría hecho si en lugar de aumentar exponencialmente el IVA –que es el impuesto regresivo por excelencia y el más dañino para el consumo- se hubiera planteado una modificación del IRPF para hacerlo más progresivo y que pagaran más los que más tienen; tampoco hubiéramos oído protestar a la Comisión Europea, al Ecofin o al Eurogrupo si, más que reducir las partidas en dependencia, se hubieran disminuido los gastos suntuarios, protocolarios y de representación, que siguen siendo tan numerosos como inútiles (y deberían publicarse para general conocimiento).Esa es la realidad. No estamos intervenidos por la UE y no se le dicta al Gobierno desde Bruselas lo que debe hacer en concreto para llegar a la meta fijada respecto al déficit.sigue……

  6. Pero la táctica del Gobierno sigue siendo penosa. Primero se negó a llamar a las cosas por su nombre: rescate; luego trató de presentarlo como si fuéramos a recibir duros (o euros, mejor dicho) por pesetas; más tarde, al hilo de la Eurocopa, vistió las conclusiones del último Consejo Europeo como si fueran el bálsamo de Fierabrás y supusieran una victoria nacional sobre Alemania, provocando el lógico enfado de Berlín y otras capitales.Todo con tal de despistar a la opinión pública. Cuando, a pesar de tantas batallas ganadas heroicamente, el alza imparable de la prima de riesgo y el hundimiento de la bolsa se encargaron de mostrar crudamente la realidad y no tuvo más remedio que aprobar un durísimo plan de ajuste, el Gobierno optó por echar las culpas a Europa: “es la UE quien nos obligar a hacer todo esto porque no tenemos margen de maniobra”.No es verdad. Ese margen existe y la cuestión es qué opción elige libremente el Gobierno para alcanzar los objetivos: la austeridad basada en golpear a los sectores sociales más débiles y erosionados por la recesión o el crecimiento a partir de recursos obtenidos de los que más tienen y menos sufren la crisis.La buena noticia, en fin, es que no estamos intervenidos. La mala, que con tal de salvar su propia y exclusiva responsabilidad, el Gobierno ha decidido poner en cuestión el europeísmo de la ciudadanía española echando la culpa de los recortes a quien no la tiene y, encima, nos ayuda con un préstamo barato y a largo plazo de devolución.Por supuesto, la mayoría política que hoy gobierna la UE tiene sus propias responsabilidades en esta crisis global (comenzando por el empecinamiento en la austeridad y terminando por la actitud suicida del BCE al no comprar masivamente deuda pública de los países de la Eurozona), pero no incluyen ni las opciones ni los errores de Rajoy. Ya tiene bastante con las suyas.Carlos Carnero en Nueva Tribuna

  7. Rajoy presidente: España intervenidaCarlos Barra Galán | Médico Especialista del Sistema Nacional de Saludnuevatribuna.es | 16 Julio 2012 – 19:03 h.Esta es la cruda realidad, por más que el Gobierno que preside trate de negarlo reiteradamente recurriendo a eufemismos que atentan contra la inteligencia de los ciudadanos. En un país como el nuestro, donde la cultura de la desmemoria sigue presente, es necesario recordar que hace poco menos de un año, el entonces candidato Sr. Rajoy, se presentaba ante los españoles cuán Superman capaz de solucionar los graves problemas que la economía española tenía, pidiendo la confianza para realizarlo; contaba para ello con un programa electoral que prometía la no subida de impuestos, la ausencia de recortes en sanidad y educación y el freno de la destrucción de puestos de trabajo con la consiguiente creación de empleo. El Sr. Rajoy recibió la confianza mayoritaria de los españoles y hoy, más de seis meses ya Presidente del Gobierno, hemos constatado que el programa electoral presentado era falso de origen y sólo era un instrumento de engaño para conseguir el poder de cualquier manera; su verdadero programa político es el que está llevando a cabo desde el Gobierno y que está significando un desmantelamiento acelerado de las estructuras esenciales del Estado del Bienestar, una máxima desprotección de los trabajadores como consecuencia de una reforma laboral salvaje que anula casi la totalidad de sus derechos, un sufrimiento intenso para una mayoría social, una agresión sin precedentes a los empleados públicos y un aumento de los niveles de paro y desprotección que ponen en peligro la cohesión social. Se ha confirmado así la enorme estafa política política que el PP ha realizado para conseguir el Gobierno del país; la permanente alusión a la herencia recibida para tratar de justificar esa estafa no deja de ser una excusa infantil que no resiste una argumentación seria y rigurosa.Estos días el Presidente, campeón de la firmeza en España (con los débiles) y sumiso ante las autoridades europeas y del Fondo Monetario Internacional, se ha visto obligado a ejecutar las condiciones que esas autoridades le han impuesto y ello ha supuesto la mayor agresión a las condiciones de vida de los españoles en todo el periodo democrático. Las mentiras reiteradas del Gobierno negando la existencia de condicionalidad, han quedado al descubierto y hoy es una evidencia incuestionable que nuestra política económica es dirigida desde fuera de nuestras fronteras; si uno fuese un forofo de la austeridad salvaje como lo es el PP y su Gobierno, diría que podríamos eliminar en el organigrama las figuras de Ministro de Economía y de Hacienda pues sus funciones más importantes ya las realizan y determinan fuera de nuestro país.Ha sido en la presentación de ese salvaje plan de ajuste en el Congreso (sin comparecer ante la opinión pública), donde hemos comprobado de forma más descarnada el talante de gobernante del Sr. Rajoy; su frialdad extrema al comunicar medidas tan duras como, la reducción de protección al desempleo entre las risas insultos y aplausos de sus correligionarios que parecen desconocer el mandato constitucional recogida en el artículo 41 CE (se exige a los poderes públicos garanticen la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad especialmente en caso de desempleo), los recortes salariales brutales a los empleados públicos a los que previamente numerosos miembros de su partido han tratado de desprestigiar acusándolos de trabajar poco y mal, la subida brutal del IVA (castiga más a los más desfavorecidos), retratan de manera nítida su forma de entender el ejercicio del poder: imponer las decisiones, no comparecer ante los ciudadanos que dejan de ser considerados como tales para otorgarles el papel de súbditos.sigue…….

  8. Al unísono de estas medidas que empobrecen a una mayoría de ciudadanos, el Sr. Rajoy y su Gobierno conceden una amnistía fiscal que no sólo es inmoral y éticamente reprobable, exonerando de responsabilidad penal a quienes han cometido delitos contra la Hacienda Pública, sino que además colisiona con el mandato constitucional recogido en el artículo 31 CE (todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad). ¿Es la amnistía fiscal aprobada por el Gobierno Rajoy compatible con este precepto constitucional? En mi opinión lisa y llanamente no; es significativo al respecto que los inspectores fiscales se hayan manifestado en contra de esta amnistía.Asimismo el PP se opone a la creación de una comisión de investigación en relación al caso Bankia y el Gobierno se muestra preocupado porque la Audiencia Nacional abre investigación e imputa a numerosos responsables de esa entidad (mayoritariamente miembros y ex-altos cargos del PP incluido D. Rodrigo Rato ). ¿No es esta actitud escandalosa y reprobable? Sin lugar a dudas si.El Jefe del Estado, su Majestad el Rey, presidió la primera parte del Consejo de Ministros que ha aprobado los mayores recortes sociales de la democracia y según recogen los medios reclamó del Gobierno no quede nadie excluido de la recuperación cuando ella se produzca; absolutamente de acuerdo con esas palabras, más con todo respeto al Rey, (el de Futbolín no) es imperativo también que nadie quede excluido de la asunción de responsabilidades y sacrificios que ahora se exigen a quienes no son responsables de la crisis; los defraudadores tienen que pagar lo defraudado, los banqueros irresponsables que han engañado y estafado a sus clientes tienen que pagar sus irregularidades, en las tramas de corrupción que están siendo investigadas deben acelerarse los procesos judiciales para que los corruptos devuelvan lo sustraído y cumplan sus penas si son condenados; ello es lo propio en un Estado de Derecho.Una estafa política de tal magnitud, unas medidas durísimas de ajuste que sólo los medios españoles consideran acertadas para salir de la recesión, en contra de la opinión mayoritaria de diarios de relieve internacional y analistas cualificados que entienden sólo servirán para exigir sacrificios innecesarios a la sociedad española y no servirán para reactivar nuestra economía; es inevitable conduzcan a una contestación social importante y esto es lo que está ocurriendo estos últimos días. Mineros, empleados públicos (incluidos policías y bomberos), ciudadanos que han visto recortados sus prestaciones sanitarias y además se les impone copagos con un único afán recaudatorio, la comunidad educativa en su conjunto (profesores, padres y alumnos) que ve como se está destruyendo la educación pública, la comunidad universitaria que ve como los recortes brutales de recursos a las universidades públicas pone en serio peligro su actividad, estudiantes de secundaria que ven como el enorme incremento de las tasas pone en peligro su acceso a la universidad si provienen de las clases más débiles económicamente, ciudadanos de a pie, todos salen a la calle de forma pacífica para manifestar su indignación a pesar de la intimidación que supone una presencia policial desproporcionada.El conflicto social está servido, el Gobierno lo ha provocado con una política que nos hunde en la recesión, es profundamente antisocial, genera mayores niveles de desigualdad cargando las consecuencias de la crisis sobre las clases media y trabajadora y no eliminando ningún privilegio de los sectores sociales más poderosos económicamente.De no producirse rectificación gubernamental, la situación se agravará y difícilmente podrá legitimarse políticamente su permanencia en el poder.

  9. RAJOY O LA GUERRA IN-CIVIL POR OTROS MEDIOS (Fragmento)Que Rajoy sea bobo no significa que no sea peligroso. En realidad es un tipo muy peligroso. Y lo es porque tiene poder. Ese poder se lo han dado más de diez millones de españoles. Rajoy tiene el nivel intelectual y psicológico de un niño de 14 años, pero tiene una cosa clara: que su puesto en el PP, en el partido PPinocho, depende de que sea capaz de mantener la intención de voto, de que no tenga un mayo del 2010 como Zapatero. Los más de 5 millones de parados le importan un bledo porque en el fondo piensa –junto con el PP y gran parte de sus votantes– que si están en el paro es porque son unos vagos que no aceptan trabajar en un trabajo indignamente remunerado. Rajoy y sus secuaces en el Gobierno –y gran parte de sus votantes– piensan que también sobran todos los funcionarios porque, trabajen en lo que trabajen, no generan riqueza porque cobran de los impuestos. Es de cretinos, porque según eso un maestro que trabaja en el sector privado genera riqueza y merece una retribución, pero si el mismo maestro trabaja en la pública es que le regalamos el sueldo los demás. Por eso y porque funcionariado y Estado de Bienestar están profundamente unidos, para cargarse al último ha de hacer lo propio con los vagos funcionarios. Así de cretinos son los del PP y parte de sus votantes. Ahora les quita una paga a los funcionarios de las 14 que cobran, lo que supone reducirles el sueldo en un 7,14%, además de hacerlo de forma indiscriminada, independientemente de sus niveles de retribución. Y además les quita los días libres llamados moscosos, que con ese apelativo estaban condenados al fracaso porque los del PP no pueden soportar que los funcionarios tengan algo que agradecer a un ministro socialista. A los parados se les reduce la retribución del 70% al 50% sobre la base reguladora a partir del séptimo mes de cobro. Y según Rajoy, el PP y parte de los votantes del PP se lo tienen merecido porque, si están en el paro, es porque quieren. Ahí están 8 millones de alemanes trabajando por 400 euros. Con los dependientes el PP y Rajoy tienen que tener más cuidado porque ahí están muchos de sus votantes. Pero eso lo hacen la Comunidades Autónomas, que para los cretinos del PP no son Estado, además de que algunas de ellas –Andalucía, Euskadi– están gobernados por los peligrosos socialistas, que son unos despilfarradores, aunque lo del aeropuerto de Castellón sea una cagada de los peperos de la Comunidad correspondiente. Además ya han preparado a sus votantes diciendo, por ejemplo, que hay mucho fraude en eso de la dependencia. La justificación del copago sanitario –sólo farmacéutico según argumentario pepero, como si los medicamentos no formaran parte de la Sanidad– también se debe al despilfarro y al uso abusivo de la receta. Con este tema han montado una de no te menees porque los datos de Hacienda que tienen los ordenadores de las farmacias son del 2010. Ahí, sin embargo, han tenido la precaución de aumentar las recetas en función del IRPF –pero sólo según los ingresos derivados de este impuesto– porque ahí está la tercera edad y, por lo tanto, mucho votopepero. Es verdad que el sistema es injusto por estas dos cosas: porque sólo tienen en cuenta este impuesto y por los niveles de fraude, pero el PP confía que sus votantes de la tercera edad no tengan en cuenta semejante minucia. Hasta ahí Rajoy y sus secuaces habían calculado que estas medidas no iban a mermar su intención de voto. Y hay que reconocer que no han andado descaminados, porque la última intención de voto del CIS le mantenía en un 37%, que unido a la intención de voto del PSOE de un 23%, le daba argumentos a Rajoy y sus secuaces de proseguir en el empeño de desmantelar el Estado de Bienestar.http://www.nuevatribuna.es/opinion/antonio-mora-plaza/rajoy-o-la-guerra-in-civil-por-otros-medios/20120715172501078310.html

  10. Muy buena idea, Futbolín, como todas las tuyas, ésa de la remisión directa al otro blog.A ver si así comienzan a entrar por allí, porque yo, como te dije el otro día por teléfono, cuando vuelva a Cartagena, tengo proyectado instalar el WordPress pero el fetén, el de verdad, el que tienen todos los diarios de base, pero como yo no sé hacerlo y mi hija no quiere siquiera hablar del tema, tengo que esperar a volver a casa.Gracias somo siempre y un abrazo,

  11. El inicio del inicioMaría Dolores Amorós | Catedrática de Lengua Españolanuevatribuna.es | 15 Julio 2012 – 17:14 h."El inicio del inicio" fue la frase con que Soraya, tras el primer Conejo de Ministros del 31 de diciembre de 2011, adelantaba la ruina que le esperaba a gran parte de la ciudadanía española, toda aquella que se encuentra al margen de las grandes fortunas. Y aunque anunció que las medidas eran temporales, el escaso tiempo transcurrido está demostrando que son definitivas e indefinidas.La barbarie pepera ha ido sucediéndose sin cesar y la extrañeza era la prácticamente nula respuesta de la gente. Daba la impresión de que aquí no pasaba nada. "Había que hacer lo que había que hacer" debido a la herencia zapateril recibida –la peor de toda la historia– y arrimando el hombro todos se conseguiría salvar a la 'España, una, grande y libre'.El remedio de "la rana en agua a fuego lento" iba dando sus resultados de adormidera ciudadana.Pero estalló Bankia, y lo hizo de forma tal que sus cristales rotos quedaron esparcidos por el país entero. El ruido llegó al BCE y Mario Draghi dio la voz de alarma. Allá fue el pontevedrés pegado a las faldas de la Merkel y con cara de empollón. El rapapolvo fue tal que Guindos tuvo que ir a recibir órdenes acerca de nuestra intervención. Se suplicó a Europa hasta de rodillas. Al final los países ricos, nuestros jefes, decidieron 'prestarnos' hasta 100.000 millones de euros para sanear la banca, a cambio de mandar ellos en nuestro país. Rajoy fue tildado de torpe, lo calaron en seguida: puede memorizar y repetir lo que le dicen, pero incapaz de tener ni crear pensamientos propios, ese es su coeficiente intelectual.Manos a la obra, y España desmantelada por completo. Irreconocible en los muchos avances alcanzados a cambio del sacrificio y entrega de tanta gente en estos años tras la muerte del dictadorLos mineros han sido un orgullo para los españoles de bien, aunque las señoritingas y políticamente analfabetas, Botella y Cifuentes, pretendieron negarles acogida en Madrid –como si de apestados se tratase– el Supremo corrigió este despropósito. Y es que la gallardía y sentido de la dignidad de la gente de las minas, ejemplo para tantos, era un peligro para un desgobierno que procura la desinformación de los ciudadanos en un acto de absoluto deprecio a la democracia (TVE está en manos de dirigentes fachas, Intereconomía comienza a posesionarse, y los buenos profesionales, despedidos; Fran Llorente, Juan José Lucas… son solo el inicio). Nos quedan menos medios para estar enterados de lo que sucede, pero la Red nos ampara: ahí encontramos los periódicos digitales, las redes sociales, y lo quieran o no los dictadores estamos informados al segundo del suceder de los acontecimientos.La llegada de la "Marcha negra" coincidió casi con que Rajoy se dignó a leer en el Parlamento las medidas a tomar (recogidas en el BOE de 14 de julio). La hija de su padre, una tal Fabra, tan bien educada y fina como su progenitor, se pitorreó de los parados con exabruptos propios de la mayor ordinariez. Los del PP, vasallos de Rajoy, aplaudieron a rabiar cada una de las medidas que su 'líder' leía contra los españoles. Un espectáculo criticado por los medios serios de los mismos países que nos van a prestar el dinero y que nos han intervenido. Mensualmente Merkel quiere un informe de los 'hombres de negro' porque sabe de la incapacidad del pontevedrés y su camarilla.La gente está ya en la calle. Madrid tomada por la ciudadanía -no hay otra solución, de momento- y la policía ejerciendo mercenariamente contra aquellos que exigen sus derechos.sigue……….

  12. También es esto "el inicio del inicio". Una vez interiorizada la rapiña, la gente toma conciencia de su condición de ciudadanos, y a muerte va a defender sus derechos.Y conste que el robo no ha finalizado. Para septiembre, si Europa no manda otra cosa, van por los jubilados. Aquí no se salva nadie a excepción de las grandes fortunas, los expoliadores y los que han evadido su capital. Para estos últimos, 'fumata blanca'. La clase media desaparece y los más débiles están abocados a la pobreza desesperada, sin comida y sin techo.Rubalcaba, a pesar de los insultos a su partido, se manifiesta casi de acuerdo y tiende la mano a Rajoy. También esto presagia la desaparición del PSOE, ya no es ni el referente de la oposición. Esta orfandad, aunque duele al principio, nos hace más fuertes. Hemos de salvarnos nosotros con nuestras fuerzas, con nuestra imaginación, y juntos vamos a poder.Hay que conseguir la dimisión de Rajoy. Nuestra dignidad es inviolable y nuestra palabra, sagrada. Contamos con los periódicos digitales, con las redes sociales, con el apoyo de mucha ciudadanía del exterior, y sobre todo con la convicción de que tenemos razón, y de que nuestra dignidad y ética no se venden por nada.Podrán quitarnos nuestro dinero, nuestro trabajo, pero jamás nuestra dignidad. Y ella nos ayudará a recuperar lo expoliado. No va a ser fácil, pero tampoco imposible. La memoria de mis padres merece mi esfuerzo.

  13. Por nuestros padres, por nuestros abuelos por nuestros hijos y por nuestros nietos, añado, que tanto sufrimiento no sea en vano y si lo es, mala suerte pero nadie nos quitará el orgullo de haber mantenido nuestra dignidad que quedará impresa para futuras generaciones, ánimo compañeros.

  14. Coño, Futbolín, he acabado llorando.Ojalá todo suceda como esta sra. dice.Yo sigo teniendo mis dudas por la jodida puta prensa que tenemos, todavía son mayoría los que no saben siquiera que existe la Red.Un abrazo,

  15. Los imberbes si lo saben:(Lo que es la RED)Aquí tenéis a los chavalines de DRY entrevistando a Anguita, por suerte o por desgracia el futuro es de los jóvenes y ahora sin la paga de papá deben de convertirse en nuestros aliados, los míos desde que les bajé la paga están cada día mas politizados, jajajahttp://podcasts.ivoox.com/politeia18072012entrevistaajulioa-colectivoburbuja-ivoox1340305.mp3?Expires=1342620475&Signature=MUlP6VWodulKAuMCjhKFUnejA-vcYGH~tHQGyGuzhs2l0leVsQODNvFfM-DZI99SQrZnmsfNEwQgnbWL-Vh4pULb0p0Pscmj1YfAZyl1fztZQOLPoeHIGYukcJ8dVpX67f3FnkYNXRgBqkIJaqGcjdkpb3jbnsE-jLBp7FtCmsU_&Key-Pair-Id=APKAJE4MXT5SH6SQ5UGA

  16. HAY RECESIÓN PARA RATOLUIS DE VELASCOSi hacemos caso a la reciente previsión del Fondo Monetario Internacional, la economía española será la oveja negra de la economía mundial en 2013. Decrecimiento del PIB del 0.6 por ciento frente a un crecimiento mundial previsto del 3.9, de 1.9 en los Países Avanzados y del 0.7 en la Zona Euro. Esta previsión está hecha antes de las últimas medidas contractivas anunciadas por el gobierno hace pocos días. Esas medidas, no hay duda alguna, harán que la caída del PIB sea mayor, del orden del 1 por ciento o peor. El Fondo afirma que España e Italia (caída prevista del 0.3 por ciento) son el principal riesgo para la economía mundial. Un refuerzo importante para la vapuleada Marca España.Hasta ahora la reacción de “los mercados” a las últimas medidas del gobierno no ha sido muy estimulante. La prima de riesgo sigue ligeramente por encima de la anterior a ese anuncio y aunque la última subasta de deuda de ayer ha ido mejor es probable que la presencia en la misma de demanda extranjera haya sido mínima como viene ocurriendo desde hace meses, algo especialmente inquietante.El inversor foráneo no quiere papel español y si lo quiere es a precios altos, no soportables, tanto para el soberano como para el empresarial (el autonómico ni con recomendación.) ¿Qué inquieta más al posible inversor, el que no se logre la reducción exigida del déficit público y el brutal endeudamiento total español o el que la economía no crece y al no crecer su capacidad de pago disminuye? ¿Piensa incluso que el riesgo de cobro no ya en euros sino en pesetas es creciente?Seguramente todos esos factores están presentes en las decisiones de los agentes que se mueven a veces por expectativas y percepciones poco racionales, que actúan con “comportamiento de rebaño” y que con sus decisiones contribuyen a hacer realidad lo de la “profecía autocumplida”. Todo eso cuenta pero lo importante es que esas decisiones son claves. Cabe seguramente resumir esos y otros factores en uno, fundamental: confianza, intangible ligado a la credibilidad.Ese es, seguramente, el principal pasivo que enfrenta hoy nuestro atribulado país. La confianza que podía haber inspirado el actual Gobierno está no ya bajo mínimos, sino triturada. Algo muy malo porque perder ese intangible es cuestión de poco, recuperarlo es cuestión de mucho. Se han cometido serios errores en las políticas y se han cometido serios errores en algo igualmente importante: el momento en que se aplican. Hay muchos, cada vez más, factores que escapan al ámbito del gobierno de la nación, prácticamente intervenido (¿o es intervenida?). Pero hay muchos otros que todavía están dentro de su ámbito y ahí ha habido un clarísimo retroceso en estos meses. Y eso se paga. Se está empezando a pagar, eso sí justos por pecadores.http://www.republica.com/2012/07/17/hay-recesion-para-rato_523341/

  17. A++++++“QUE SE JODAN”. UN ALARIDO DE VICTORIAFrancisco Javier Vivas | Escritor nuevatribuna.es | 14 Julio 2012 – 17:25 h.Hay ocasiones en que unas pocas palabras, una frase sencilla o unos simples gestos explican mejor lo que ocurre que un discurso de varias horas o la lectura de varios libros, porque esos pocos términos coloquiales tienen el acierto de desvelar la realidad y mostrar la lógica profunda que mueve los hechos.Al conjuro de unas palabras comunes, la realidad social, generalmente opaca, pierde complejidad, sus elementos se ordenan y, como por ensalmo, despojada de demagogia y vana palabrería, aparece clara, desnuda y coherente la verdad que encierran los actos dictados por la intención política.En el que caso al que me refiero, este mérito no corresponde al trabajo de un sociólogo, de un politólogo o de otro experto en interpretar la conducta pública, sino al acto espontáneo de una persona corriente, que no tenía la intención de ejercer un papel tan esclarecedor.Hay que preguntarse muchas cosas acerca de este país y de quienes lo gobiernan, cuando, en el pleno del Congreso más importante de lo que va de legislatura, en el que el jefe del Gobierno, en una de sus raras comparecencias, presenta el plan para efectuar el mayor recorte de gasto público de la reciente historia de España, un coro de aplausos de los diputados de su partido ratifica las antipopulares medidas que va anunciando con gesto falsamente afligido.¿Aplauden porque se prepara una colosal expropiación de bienes y servicios públicos? ¿Aplauden porque se consuma el expolio del patrimonio social y se marca un camino hacia el futuro lleno de penuria económica y de explotación laboral? ¿Aplauden porque se carga únicamente sobre la clase media y las clases trabajadoras (y a la fuerza destrabajadoras) el esfuerzo de devolver la deuda contraída para enjugar un gigantesco descalabro financiero? ¿Aplauden, acaso, la impunidad de los responsables? ¿Aplauden la pasividad de quienes debían controlarlo? ¿Aplauden porque los ricos quedan exentos de un sacrificio similar? ¿Aplauden porque se desprecia a los pobres y se maltrata a los débiles? ¿Aplauden porque el país quedará hipotecado durante largos años? ¿Aplauden porque vamos a retroceder décadas en nivel y calidad de vida, acercándonos a los parámetros de cuando regía la dictadura?Hay que seguirse preguntando sobre quienes nos gobiernan, cuando en medio de los aplausos, sale un grito exultante de los escaños del Partido Popular -“¡Que se jodan¡”-, que es como un espontáneo alarido de victoria ante los despojos del vencido.El chillido proferido por Andrea Fabra, diputada que es un claro ejemplo de lo que es ese partido, era visceralidad política, pedagogía pura, porque salía de dentro, sin cálculo; era la expresión de una emoción, que revelaba no sólo el programa del Partido Popular, sino la tradición y la ideología que empapan sus filas.sigue……………

  18. El grito de Andrea Fabra mostraba, por encima de la fingida compunción del Presidente, la exultante alegría de su partido por saberse vencedores en una batalla donde el enemigo -eso somos- está dividido, inerme y perplejo. Los aplausos mostraban una moral de victoria por encima de lo que aconsejaban el buen tono y la prudencia política, en una ocasión en que el Gobierno hacía trizas el país y decidía con frialdad cómo privaba de esperanza a millones de personas sin empleo, cómo condenaba a una generación de jóvenes a emigrar, cómo obligaba a la inmensa mayoría de los ciudadanos a vivir mucho peor y se enviaban miles de familias a la pobreza; esas familias que, de boquilla, tanto preocupan a la Iglesia, que es otra de las grandes beneficiadas por esta colosal expropiación.Ese grito era una manifestación intestinal, que salía de muy adentro y de muy atrás, porque expresaba el resentimiento de siglos de los conservadores. En ese alarido estaban concentrados los miedos y las fobias de la vieja derecha española, porque resumía su posición en la historia contemporánea de España: era un grito contra los afrancesados, contra los liberales (los verdaderos, no los de hoy), contra la Pepa, contra la desamortización, contra la libertad de opinión y asociación, contra la democracia y el Estado de derecho, contra las dos repúblicas, contra el movimiento obrero, los sindicatos y los partidos de la izquierda; contra el Estado del bienestar, contra el laicismo y la liberación de la mujer, contra la autonomía de los individuos; contra la modernidad, en suma.Hay quien ha pedido que Andrea Fabra dimita. Es un error. Que no dimita ni pida perdón, (pero que tampoco espere clemencia), que siga en su escaño sirviendo de luz a los imbéciles y de faro a los despistados que creen todavía que el Partido Popular es un partido que defiende los intereses de España, y no lo que realmente es: un partido plagado de vicios y corruptelas, que defiende los intereses de los ricos y los defraudadores, y por tanto, es el partido de un grupito de españoles, que curiosamente son los más ricos, pero no los más honrados ni los más patriotas.Y nosotros, la nación de los que trabajan y pagan impuestos, los destinatarios de tales medidas y del grito de la diputada, los perjudicados, los jodidos, hemos entendido el mensaje: todo esto no es para salir de la crisis, porque así no se sale, sino para aplicar de manera rápida, concentrada y brutal las medidas que exige vuestro programa máximo: que es traspasar la mayor cantidad de riqueza en el menor tiempo posible a los bolsillos de los ricos, aunque España quede hipotecada durante años.Lo hemos entendido y tomamos nota; nos queréis hacer daño. Vale. Lo ha entendido mucha gente que hasta ahora estaba en la inopia; lo han entendido los más tontos. Pero Rubalcaba, no; debía de estar sordo, y eso que estaba cerca.

  19. RUMBO A LA ISLA DE LOS PERROSnuevatribuna.es | José Manuel Rambla | 16 Julio 2012 – 19:22 h.Las últimas medidas anunciadas por Mariano Rajoy muestran bien a las claras como el presidente de este nuevo protectorado llamado España, ha optado definitivamente por conducir a sus conciudadanos hacia las costas de Sivriada. En aquella mísera isla del mar de Mármara, uno de los gobernadores de Estambul quiso encontrar allá por 1910 la solución definitiva a una de las plagas que, a su juicio, asolaban la ciudad: los perros callejeros. Se estima que más de 50.000 perros fueron capturados y abandonados en aquella isla árida y desierta donde los animales no tuvieron más destino que morir devorándose los unos a los otros.Unos cinco años después del estallido de la actual crisis del capitalismo de casino, los españoles parece que no tienen otra alternativa que no sea la de desaparecer voluntariamente. Es, sin duda, una opción drástica, pero más directa y eficiente que rodeos económicos como la creación de un banco malo donde desterrar todos los activos financieros tóxicos. No en vano, los activos tóxicos, como las bacterias o las cucarachas, han demostrado su gran capacidad genética de adaptación con la que contrarrestar las, por otro lado, mojigatas y olvidadas medidas de control anunciadas en los primeros años de esta Gran Depresión. De este modo, si el capital se resiste a ceder, parece decirnos Rajoy, la única opción realista es hacer desaparecer a las personas, recluirlas en una nueva Sivriada de ajustes perpetuos donde sin cobertura social, sanitaria, ni colectiva podrá asumir su hobbesiana y neoliberal destino de destrozarse mutuamente como lobos.Acabar con los perros y lobos para que sobre los despojos reine el invencible ejército de los chacales y las hienas. Es la clase victoriosa de los carroñeros que nos recordaba recientemente el economista Geoffrey Geuens: esos 13,7 millones de personas –apenas un 0,2% de la población mundial– que controlan el 50% de las acciones bursátiles del mundo, esas 63.000 personas con una fortuna global equiparable al Producto Interior Bruto de todo el planeta durante un año. Una jauría insaciable que reúne ejemplares salvajes como JPMorgan, Golmand Sachs o Barclays. Alimañas astutas capaces de incluir en sus consejos de administración afamadas pieles de cordero como Felipe González, José María Aznar o Kofi Annan. Todos debemos resignarnos a nuestra reclusión definitiva en Sivriada para que ellos puedan seguir aullando.La manada marca su territorio de orines y Rajoy, sumiso, se convierte en el buen vasallo de las bestias, obediente sin necesidad de zarpazos. Los últimos consejos de ministro han sido pródigos en los mejores cuidados para la camada. Bocado certero a los derechos de los trabajadores y empleados públicos. Dentellada implacable a la protección de la costa, mordisco famélico a los salarios, desgarros con el colmillo de autoridad a las marchas mineras por las calles de Madrid. Y mientras tanto Alfredo Rubalcaba calla, con la prudente responsabilidad de quien espera que algún día, tal vez, pueda recibir la prometedora llamada de algún coyote.El gobierno de Mariano Rajoy ya lo ha decidido. Eso sí, en contra de su voluntad. A la fuerza, sin libertad, pero con realismo. No hay más remedio. Es preciso asumir nuestra culpa para después sacrificarse y subir, cabizbajos, a bordo de las barcazas que nos conducirán hasta Sivriada. Hacerlo relajados, sin mostrar temor ante el posible oleaje, para una vez en la arisca tierra entregarse con el entusiasmo de los mártires a la patriótica misión de despedazarnos.Puede que, pese a todo, algunos insistan en cuestionar el cruel infortunio de los perros. No importa, para ellos Andrea Fabra, la sabia y prudente adiestradora de buitres, tendrá palabras de consuelo: ¿Los perros?… Los perros que se jodan.

  20. LA FALTA DE MEMORIA HISTÓRICA DE LOS ALEMANESEdmundo Fayanas Escuer | Profesor y licenciado en Historia nuevatribuna.es | 14 Julio 2012 – 12:47 h.Alemania ha sido en el último siglo el país que más se ha negado a pagar sus deudas. Estas no han sido consecuencia de las finanzas, sino como consecuencia de las dos guerras mundiales ocasionadas por ellos mismo, debido a haber invadido, destruido, saqueado y matado. Veamos.Tras perder la Iª Guerra Mundial, por el Tratado de Versalles de 1919 fue condenada a pagar reparaciones de guerra por la cantidad de 226.000 millones de marcos de oro. Con la finalidad de que no consiguiera una rápida recuperación económica y volviera a ser un peligro para Europa.Entre 1924-1929, la república alemana de Weimar recibió préstamos de Estados Unidos por valor de más de un billón de dólares, con la finalidad de sostenerlo y para que pudieran pagar las indemnizaciones impuestas en el Tratado de Versalles.Debido al crack de 1929 y como Alemania no pagaba sus deudas, se aprobó el Plan Young en el año 1930, reduciéndosela a 112.000 millones de marcos de oro. Posteriormente por medio de la Moratoria Hoove y las Negociaciones de Lausana tanto Francia como el Reino Unido renunciaron a las indemnizaciones que Alemania debía pagarles.Todo esto significó que la deuda alemana fue cancelada en un 98%. Ese 2% de la deuda que quedaba, nunca fue pagada por Alemania, porque al llegar al poder Hitler, una de sus primeras medidas fue suspender unilateralmente el pago de dicha deuda.Como consecuencia de la IIª Guerra Mundial, nuevamente Alemania es condenada a pagar grandes indemnizaciones económicas por la guerra que ella inicio. Estas deuda nunca han sido pagada por Alemania y así mediante el Tratado de Londres de 1953, se congeló dicha deuda a los alemanes.Es curioso ver el caso de Alemania con Grecia y nos daremos perfectamente cuenta lo que hace Alemania con Grecia actualmente y su escandalosa falta de memoria histórica e incluso de ética.Grecia fue sancionada a dar compensaciones de guerra a Alemania desde el año 1881, por sus conflictos anteriores. Estas compensaciones nunca han sido perdonadas por los alemanes. En el año 1964 con la presión alemana consiguió que los partidos mayoritarios PASOK (socialistas) y Nueva Democracia (conservadores), reconocieron estas deudas, que deben ser pagados con altísimos intereses.Alemania tiene una deuda histórica con Grecia y nunca la ha pagado. Hitler tomó Grecia en el año 1941 y le impone la concesión de un préstamo al país heleno por la cantidad de 3.500 millones de dólares. Como consecuencia de la ocupación militar alemana y la guerra que hay se produjeron grandes destrozos en el país.sigue……………….

  21. Acabada la II Guerra Mundial Alemania recompensó a Polonia en el año 1956 y a Yugoslavia en 1971 con 20.000 millones de dólares.Grecia ha pedido nueve veces a Alemania el pago del préstamo impuesto por Hitler al país y las indemnizaciones por la destrucción nazí del país heleno. Alemania nunca ha respondido a tal petición.Si se actualizara esta deuda desde 1944 a 2010, aplicando el interés medio de los bonos norteamericanos, se debería pagar a Grecia la cantidad de 163.800 millones de dólares, a ello debería sumar el coste de las reparaciones de guerra que se calculan en 332.000 millones, así que la cantidad estimada que Alemania debería pagar a Grecia es de 495.800 millones de dólares, cantidad suficiente para que Grecia saldará todas sus deudas actuales y evitar el gran sufrimiento que le están provocando los alemanes y la Unión Europea.Jacques Depla, economista francés y asesor del ex presidente francés Nicolás Sarkozy, calculó en el año 2011, que la deuda alemana con Grecia ascendería a 575.000 millones de dólaresCuando en 1990, se produce la unificación de Alemania, esta es debida a la generosidad de toda Europa, incluida Rusia, hacia los alemanes. A estas alturas parece claro que los alemanes nunca han valorado la generosidad de los europeos con ellos. La unificación alemana implicaba la obligación de retomar las indemnizaciones que habían sido congeladas. Sin embargo, la Alemania del canciller Kohl se niega a pagar dichas indemnizaciones.Es importante que todos incluido los alemanes leyeran su historia y de esta lectura tuvieran conocimiento de esto que cuento y además analizarán otros dos aspectos de ella. Veamos.El primer aspecto es que Alemania fue el país más favorecido por el plan Marshall en una muestra de gran generosidad y que permitió una rápida recuperación económica del país. Esto nunca debería ser olvidado por los alemanes.El segundo aspecto a recordar es que muchas de sus multinacionales como Krupp, Thyssen, Volkswagen, Bayer, Afga… Se aprovecharon durante los años del nazismo del trabajo de cientos de miles de prisioneros políticos, judíos, gitanos que los nazis les proporcionaban gratis en una situación de esclavitud gracias a los trabajos forzados de los más de 78 campos de concentración nazis, que han permitido el gran desarrollo económico y el gran poder actual de dichas multinacionales.Imagino que algunas personas que lean este artículo les removerán las vísceras, pero esto es historia real y Alemania debería aprender de ella y a sacar las consecuencias debidas, siendo menos cerrada y doctrinal en estos momentos de mayor esplendor económico. Europa necesita una Alemania donde el demos europea sea el predominante. Necesitamos la generosidad alemana al igual que los europeos la tuvieron con ellos.

  22. LA ECONOMÍA ALEMANA NO ES UN EJEMPLOVicenç Navarro | Catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra nuevatribuna.es | 18 Julio 2012 – 12:16 h.La canciller alemana Angela Merkel ha indicado que el supuesto éxito del modelo alemán se debe a las políticas de austeridad que el gobierno alemán realizó en la primera década de este siglo, políticas iniciadas por el gobierno de coalición socialdemócrata-verde, y continuadas por la coalición gobernante cristianodemócrata-socialdemócrata, y más tarde por la coalición cristianodemócrata-liberal. De ahí que la Sra. Angela Merkel y su gobierno estén presionando para que todos los países de la Eurozona hagan lo mismo.El problema con esta postura es que ignora u oculta varios hechos esenciales. Uno es que su éxito como país exportador se debe a una situación de dominio sobre su propia clase trabajadora y sobre otros países que bien podría definirse como explotación. Puesto que este tipo de terminología raramente aparece en los medios, siento la necesidad de explicar el significado de tal término. A explota a B cuando A vive mejor a costa de B, que vive peor. A y B pueden ser clases sociales o países. Pues bien, comencemos por clases. El complejo exportador alemán ha basado su éxito (que ha repercutido en una explosión de sus beneficios) en parte en que ha evitado que la clase trabajadora alemana sea beneficiaria del incremento de su productividad. Como bien ha dicho Mark Weisbrot, el Estado y el mundo empresarial alemanes no han permitido un aumento de los salarios paralelo al crecimiento de su productividad. La mayoría de este crecimiento ha enriquecido las rentas del capital, y no las del trabajo. En realidad, estas últimas, como porcentaje de todas las rentas, han disminuido. Al capital le ha ido muy bien a costa de que al mundo del trabajo no le haya ido tan bien como podría o debería haberle ido.Veamos ahora explotación de nación. Alemania es el centro de la Eurozona. Sus partners son los países de tal unidad monetaria cuya competitividad es menor que la alemana, lo cual favorece el crecimiento de las exportaciones alemanas a estos países. Pero el hecho de que todos utilicen la misma moneda explica que a los países con menor competitividad les es imposible ganar competitividad porque no se les permite la devaluación de la moneda (que conllevaría una reducción de costes de producción). Ello limita sus posibilidades de poder ser más competitivos. Y una de las pocas maneras posibles es bajando los salarios (como constantemente los autores neoliberales insisten), bajada que tiene que ser muy acentuada para alcanzar mayor competitividad como consecuencia que los salarios alemanes son más bajos de lo que podrían y deberían ser, asegurándose así diferencias de competitividad que favorecen únicamente a Alemania, a costa de los demás. Así es como ocurre no sólo la explotación de clase, sino también de nación. Es casi imposible que en esta situación los países periféricos puedan alcanzar el nivel de competitividad alemana.sigue…………….

  23. Es más, los Estados de tales países también tienen sus manos atadas porque no tienen un Banco Central que imprima dinero y pueda proteger su deuda pública (como hace un Banco Central digno de su nombre) de la especulación de los mercados financieros. No pueden, por lo tanto, expandir su gasto y estimular la economía creándoseles un problema grave, pues sus economías están en recesión (camino de depresión en algunos países), disparándose el desempleo. Esta situación, enormemente desfavorable a los países periféricos, se mantiene debido al enorme dominio del establishment financiero alemán sobre el Banco Central Europeo (BCE, que es un lobby de la banca alemana) y de la Comisión Europea. Empeorando la situación, el BCE chantajea a los Estados periféricos imponiéndoles la austeridad y las reformas laborales que empeoran el desempleo.Paradójicamente, sin embargo, en cuanto a las reformas laborales que el BCE impone, no sigue el modelo alemán. En realidad, el bajo desempleo alemán se debe, no a la facilidad que tengan los empresarios en despedir a los trabajadores (medida promovida por la Sra. Merkel, por la Comisión Europea, por el FMI, y por el BCE) sino a la cogestión existente en los centros de trabajo, que en su sistema de negociación colectiva impide la destrucción de puestos de trabajo, repartiendo el trabajo (las horas trabajadas) en su lugar. El BCE jamás ha presionado por esta medida de cogestión.Una última observación. He indicado en otros textos que la percepción generalizada de que el Estado alemán es el que está ayudando a los países periféricos del euro no se corresponde con la realidad. Esta ocurriendo al revés. Hoy existe un gran flujo de capitales de estos últimos países a Alemania. Y la supuesta “ayuda” a la banca española es, como bien indica Peter Böfinger en una entrevista en Die Spiegel (Chatterjee, Pratap, Bailing Out Germany: The Story Behind The European Financial Crisis), “esta ayuda no es a estos países, sino a nuestros propios bancos, que tienen gran cantidad de la deuda privada en aquellos países”. Tal señor es consejero económico de la Sra. Merkel. Mientras, el Deutsche Bank y el Commerzbank, dos de los bancos alemanes más importantes y que consiguieron magníficos beneficios prestando dinero a la banca española, han tenido los mejores beneficios obtenidos en los últimos cinco años.

  24. MUCHO PRESIDENTE SUELTOWalter C. Medina | nuevatribuna.es | 18 Julio 2012 – 12:23 h.Los telediarios lo repetían compulsivamente. Habrá quienes no lo recuerden porque sus pensamientos giran ahora en torno a otras preocupaciones. Sin embargo hasta no hace mucho tiempo atrás solíamos escuchar a diario ese malintencionado titular que cambiaba de tonalidad según la voz del presentador de turno. Me refiero a la perenne voluntad de la mayoría de los medios de comunicación de puntualizar en la foránea procedencia de los criminales; esfuerzo que no fue vano ya que consiguió calar hondo y finalmente enquistarse en las vacías mentes de muchos hijos de vecino. No me diga que no lo recuerda. ¿Acaso ya se le olvidó que España era víctima de malhechores que venían del exterior? Si no lo recuerda bastará con revisar periódicos e informativos de años anteriores para darse cuenta de que todo lo “malo” venía siempre de afuera; la sección policiales de cada informativo la protagonizaban inmigrantes, mientras que los nacidos aquí eran buenos y honrados y ocupaban secciones acordes con sus respectivas bondades y honradeces. Atracaban los rumanos, rusa era la mafia, ilegales los llegados en patera, marroquíes los del hachís, putas las brasileñas y terroristas los musulmanes. “La culpa es de Zapatero que los dejó entrar”, solía decir mi vecino Antonio cada vez que tenía oportunidad de expresar su opinión acerca de este asunto. “Hay que andarse con cuidado…”, comentaba mientras veía el informativo de Antena 3, “… hay mucho rumano suelto”. Pues bien. ¿A que no adivina qué le sucedió a mi vecino Antonio?. Se lo contaré en resumidas líneas. Mi vecino Antonio no fue víctima del accionar de un atracador rumano, ni mucho menos de la mafia rusa, ni de los marroquíes vendedores de hachís, ni de los ilegales llegados en patera; tampoco de las putas brasileñas o del terrorismo musulmán. El autor material del delito de hurto seguido de estafa cometido contra mi vecino Antonio -eso si; a cara descubierta y sin escrúpulo alguno- fue el presidente del gobierno. “¿Se da cuenta…?”, le pregunto mientras compartimos espacio en el ascensor; “…usted temiendo a los de afuera mientras que los de adentro le devalijaban la casa y la vida”. Claro que Antonio se caga en mi opinión porque yo también soy de afuera y siempre me ando en las periferias de la legalidad por el simple hecho de serlo; cosa que para un tipo como él, es suficiente mérito para hacer oidos sordos a mis pareceres. En resumen mi vecino Antonio tendrá que ver ahora cómo resuelve el entuerto en el que lo ha obligado a meterse el robo perpetrado por el presidente de gobierno, sus ministros, los dueños de la banca y otros ilustres cacos. Además de los derechos que ignoraba poseer, a Antonio le robaron parte de su sueldo y, a raíz de ello, pronto perderá su vivienda y deberá pernoctar en el cajero automático del banco en el que alguna vez tuvo ahorros. Tiene que decidir si le sale más rentable seguir viviendo o morirse, aunque si decide optar por la primera de estas dos posibilidades, deberá abonarse los medicamentos -que para tal fin necesita- de su propio bolsillo; y si se inclina por la segunda opción, deberá hacerlo antes de que entre en vigor el nuevo incremento del IVA, ya que los servicios funerarios encarecerán tanto el fallecimiento que tal vez le siga saliendo más barato vivir un poco más, aunque sólo sea para continuar culpando a los de afuera.Sigue……………….

  25. La mil veces anunciada política económica “como Dios manda”, prometida por Rajoy durante su campaña, ya está dando sus frutos; al menos la Iglesia Católica goza de ellos como no de otros placeres de los que sin embargo opina y aconseja. Al parecer Dios manda el disfrute de unos pocos y la desgracia de otros tantos. Manda Dios esta brecha cada vez más abismal entre quienes lo tienen todo y quienes ya casi ni en pie logran tenerse. Dios manda este incremento de miserables (de ambos; los que rebuscan entre los desperdicios de los hipermercados y los que enfundados en trajes dictan las nuevas normas a seguir). Manda Dios a que la educación y la sanidad ya no sean un derecho sino el lujo que pueden darse un puñado de elegidos. Manda Dios a que calles tu reclamo o a que te partan la cara por reclamar. Dios manda a convertir trabajadores en objetos desechables. Manda Dios a perseguir con multas a indigentes que duermen al raso, convirtiendo a la pobreza en un delito. Manda Dios proteger a esos banqueros que, peor que en Uganda -aunque Rajoy crea que no- moldearon esta vergonzosa característica de corrupción y saqueo que ya es marca de la casa, folklore de un país repleto de desmemoriados que olvidaron su pasado humilde, se hincharon de una soberbia inexplicable y buscaron la culpa en los de afuera.“Y qué me dice de la perversa maquinaria constituída por el Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Organización Mundial del Comercio?”, le pregunto a Antonio mientras descendemos lentamente. Qué me dice del expolio de recursos que estas organizaciones impulsaron y alzaron a escalas inimaginables. Pero de esto Antonio no me dice nada. Porque entre otras cosas mi vecino ignora que antes de que las consecuencias de estos maquiavélicos accionares cayeran sobre la vieja Europa, ya hacían estragos – desde tiempos remotos- en Africa y en América Latina; esos sitios desde donde, según él y algunos medios de comunicación, provenía todo lo “malo”.Tal vez ya va siendo hora de criminalizar lo verdaderamente criminalizable. Porque no ha sido un inmigrante rumano, ni la mafia rusa, ni los ilegales de las pateras, ni el musulmán de la esquina. Ha sido el propio Estado el que ha dado el auténtico golpe. Han sido esos señores a quienes usted -vecino Antonio- votó; esos que le prometieron el oro pero sin moros, esos que le explicaban a usted la necesidad de ponerle límite a la entrada de inmigrantes, que proclamaban que España volvería a ser de los españoles. Pues ahí los tiene. Y por lo que parece los españoles a quienes se referían son apenas un puñado de privilegiados que brindan con champagne mientras velan por intereses a los que usted es tan ajeno como una plaza de toros en Kazajiscan. Los otros españoles, la enorme mayoría, ya planifica nuevas estrategias para salvaguardar lo que de dignidad pueda aún quedarles. Algunos buscan nuevos horizontes fuera, tal como otros españoles lo hicieron décadas atrás, mucho antes de la ilusión de grandeza que finalmente acabó siendo eso, una simple ilusión.“Vaya usted con cuidado…”, le digo a mi vecino Antonio antes de llegar a la planta baja. “…mire que anda suelto un presidente con todos sus ministros”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s