En manos que quién estamos (II): Hacia una revolución esencial

 Lo he dicho muchas veces: no creo en los científicos que crearon la bomba atómica, ni en los filósofos que ha propugnado ideologías como este liberalcapitalismo que nos asola, ni en los políticos que sólo buscan su propio interés, ni en los jueces, canallescos perros que sólo muerden a los más débiles, ni en los sacerdotes que predican religiones promovidas por los más falsos de los dioses, sólo creo en los poetas porque hablan, cuando son auténticos, con el jodido corazón.

 Ahí, por tercera o cuarta vez, no me resisto a comenzar esta crónica con la fotografía de la toma de posesión de Rajoy y sus ministros, de izquierda a derecha, sonriendo ampliamente todavía no comprendo por qué, los tenemos a todos.

 Si fueran personas decentes no sólo no hubieran sonreído sino que ni siquiera se habrían fotografiado a no ser que lo hayan hecho por ese mismo impulso que empuja al presidiario a poner su foto junto a su firma en la ficha carcelaria cuando lo encierran en prisión.

 No sé, hay fotos terroríficas en la tristísima historia de España, todas aquellas que se publicaron en lo noticiarios franquistas con las tropas asesinas desfilando a la entrada de todos aquellos pueblos habitados por cadáveres vivientes que todavía no sabíamos la horrible tragedia que nos esperaba, seguramente sólo superada por aquellas otras que nos han mostrado los campos de exterminio de Auschwizt y Treblinka.

 No sé si ahora, o dentro de poco, comenzarán aquí también esos suicidios que se han producido en Grecia. Para los que no es ya que peinemos canas sino que no peinamos nada porque ya no tenemos ni pelo, la memoria, si la utilizamos, puede tal vez anticiparnos lo que nos va a pasar a todos nosotros, los que estamos al otro lado de este muro de la vergüenza, esos 20 millones de pobres de solemnidad que las instituciones caritativas dicen que existimos ya en España, pero que yo creo  que son más, muchos más.

 Al suicidio, (lo sé, porque no en balde quedé finalista del premio de teatro Carlos Arniches del Ayuntamiento de Alicante con mi comedia El suicida, el año que lo ganó Carlos Perez Dam con Mi guerra), se llega por más de un camino: puede ser que, de repente, el mundo se te vacíe de alicientes para sobrevivir o que, por el contrario, el miedo a lo que representa seguir viviendo te acogote contra la pared de tal manera que te impida seguir haciéndolo, pero puedo asegurar que para ciertas mentes el suicidio no sólo sea una solución sino la puerta del Paraíso.

 Y ahí están para confirmarlo gente como Stefan Zweig, Arthur Koestler, Angel Ganivet, Mariano José de Larra y uno de los más importantes filósofos de nuestro tiempo, el autor de las Tesis sobre la filosofía de la historia, Walter Benjamín.

 Todos estos grandes hombres se quitaron la vida pero lo hicieron con grandeza, impulsados por el desprecio a unas circunstancias vitales con las que no estaban dispuestos a transigir.

 Pero el suicidio realmente terrible, el que estremece el ánimo hasta lo inconcebible, es ése que se basa en la desesperanza, en el miedo a no tener las fuerzas suficientes para hacer frente al porvenir que al suicida se le viene encima.

 Esta mañana, cuando iba al médico, pasé por unos contenedores de basura y he contemplado, aterrado, presa de un miedo como nunca sentí, a unos hombres, mujeres y niños rebuscando allí en aquellos malolientes recipientes llenos de ratas y de moscas, los detritus que otros seres humanos han desechado como inapropiados para su consumo.

 He tratado de ponerme en su lugar, de sentirme como ellos, y me he acercado y permanecido allí unos minutos. He tenido que retirarme por las miradas que ellos me han dirigido. Lo que esta pobre gente tiene en su ojos es algo mucho peor aún que la desesperanza y el miedo, no sé cómo llamar a lo que allí he entrevisto.

 Pero no sé por qué me ha venido a la memoria la figura de Miguel Hernández y sus poemas maravillosos sobre la pobreza, la explotación humana y la necesidad de la revolución esencial como única solución a todo esto que ahora nos está sucediendo:

 “Vientos del pueblo me llevan,
vientos del pueblo me arrastran,
me esparcen el corazón
y me aventan la garganta.
Los bueyes doblan la frente,
impotentemente mansa,
delante de los castigos:
los leones la levantan
y al mismo tiempo castigan
con su clamorosa zarpa.
No soy de un pueblo de bueyes,
que soy de un pueblo que embargan
yacimientos de leones,
desfiladeros de águilas
y cordilleras de toros
con el orgullo en el asta.
Nunca medraron los bueyes
en los páramos de España.
¿Quién habló de echar un yugo
sobre el cuello de esta raza?
¿Quién ha puesto al huracán
jamás ni yugos ni trabas,
ni quién al rayo detuvo.
Asturianos de braveza,
vascos de piedra blindada,
valencianos de alegría
y castellanos del alma,
labrados como la tierra
y airosos como las alas;
andaluces de relámpagos,
nacidos entre guitarras
y forjados en los yunques
torrenciales de las lágrimas;
extremeños de centeno,
gallegos de lluvia y calma,
catalanes de firmeza,
aragoneses de casta,
murcianos de dinamita
frutalmente propagada,
leoneses, navarros, dueños
del hambre, el sudor y el hacha,
reyes de la minería,
señores de la labranza,
hombres que entre las raíces,
como raíces gallardas,
vais de la vida a la muerte,
vais de la nada a la nada:
yugos os quieren poner
gentes de la hierba mala,
yugos que habéis de dejar
rotos sobre sus espaldas.
Los bueyes mueren vestidos
de humildad y olor de cuadra;
las águilas, los leones
y los toros de arrogancia,
y detrás de ellos, el cielo
ni se enturbia ni se acaba.
La agonía de los bueyes
tiene pequeña la cara,
la del animal varón
toda la creación agranda.
Si me muero, que me muera
con la cabeza muy alta.
Muerto y veinte veces muerto,
la boca contra la grama,
tendré apretados los dientes
y decidida la barba”.

 El  hombre que escribió esto murió, le dejaron morir sus impenitentes asesinos, los mismos que hoy nos gobiernan, de tuberculosis, sin intentar curársela, en la cárcel de Alicante. Pero, como él dice en el poema que acabamos de transcribir, “muerto y veinte veces muerto, la boca contra la grama, tendré apretados los dientes y decidida la barba”.

Y ahí está el jodido poeta diciéndonos lo que, si fuéramos hombres de  verdad, deberíamos de hacer ahora.

 ¿Dónde coño están todos esos españoles a los cuales él menciona uno a uno? ´Lo sé, lo sé, lo sé, esta jodida tarde de junio, a las 6, viendo el partido España/Italia, al propio tiempo que el inefable Rajoy y los príncipes.

15 comentarios en “En manos que quién estamos (II): Hacia una revolución esencial

  1. De momento el poeta ganador es:Entre Flores, Fandanguillos y alegrias,nacio en España la tierra del amorSolo dios pudiera hacer tanta belleza,y es imposible que puedan haber dos.Y todo el mundo sabe que es verdad,y lloran cuando tienen que marchar.Por eso se oye este refrán"Que Viva España"Y siempre la recordarán"Que Viva España"La gente canta con ardor"Que Viva España"La vida tiene otro Sabor,Y España es la MejorEs las tardes Soleadas de corrida,la gente aclama al diestro con fervorY el saluda paseando a su cuadrilla,con esa gracia de Hidalgo EspañolLa plaza por si sola vibra ya,y empieza nuestra Fiesta NacionalPor eso se oye este refrán"Que Viva España"Y siempre la recordarán"Que Viva España"La gente canta con ardor"Que Viva España"La vida tiene otro SaborY España es la MejorLaralaralalarala"Que Viva España"Laralaralalarala"Que Viva España"La gente canta con ardor"Que Viva España"La vida tiene otro SaborY España es lo MejorQue España es la Mejor!

  2. El rescate que no dice su nombrePor: Lluís Bassets | 09 de junio de 2012Es un salvavidas. Un enorme neumático que cabe hinchar hasta 100.000 millones de euros, destinado a evitar que se ahogue el sistema financiero español. Sirve para rescatar a la banca española, es decir, el sistema financiero y en definitiva a España, a su economía. Pero no se presenta como un rescate, palabra maldita y asociada a países insolventes, y de corrosivos efectos sobre la imagen política de los gobernantes. Y sobre todo del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. El rescate no dice su nombre en homenaje y al servicio del presidente del Gobierno, que rechazó la idea de un rescate bancario, ásperamente incluso, cuando desmintió al recién elegido François Hollande.Si no es un rescate, tampoco es una intervención. Nada peor que una España intervenida por esos hombres de negro fabricados por la negra imaginación deCristóbal Montoro. La España rescatada e intervenida era la de Zapatero, la deRajoy es la España soberana que decide sobre sus límites de déficit público, aprueba los presupuestos a su ritmo y nacionaliza los bancos cuando hace falta con la pólvora del rey de una deuda pública sin apoyo ni permiso europeo. De Guindos ha sido claro: el salvavidas no tiene por tanto contrapartidas macroeconómicas ni especial seguimiento presupuestario por parte de esos interventores que no intervienen. Si hay que hacer algo, se hará pero por iniciativa propia del gobierno soberano. Y se hará, por cierto. Por nuestra real gana.No hay rescate, no hay intervención, no hay hombres de negro, de acuerdo. Rescate suave, por tanto. No hay más intervención que la que había ya ahora. Y los hombres de negro no llegarán a La Moncloa, pero se colarán en todas las entidades bancarias que se agarren al salvavidas. Serán exigentes. Las consecuencias de la intervención no serán menores. Veremos cuántos puestos de trabajo quedan en el sector. Y cuántos bancos. Veremos qué queda del mayor y más averiado de los transatlánticos averiados que es Bankia.A pesar de la política eufemística, el rescate bancario, la intervención europea e internacional en el sistema bancario español y la entrada de los hombres de negro en los bancos arruinados difícilmente quedarán sin consecuencias políticas. Salvavidas de este tamaño colosal suelen pasar factura política. No siempre los eufemismos funcionan y casi nunca la ausencia y el silencio de un gobernante,Rajoy en este caso, sirve como metáfora de su ausencia de responsabilidades.http://blogs.elpais.com/lluis_bassets/2012/06/el-rescate-que-no-dice-su-nombre.html

  3. Rajoy debería darle las gracias a Hollande. Hoy mismo.Por: Miguel Mora | 10 de junio de 2012Mariano Rajoy y España tienen una deuda (figura literaria) con François Hollande.El presidente francés, ninguneado por nuestro jefe de Gobierno -y por tantos otros, y otras-, es seguramente el mayor responsable de que el rescate europeo no haya sido tan leonino como el que han sufrido nuestros primos del acrónimo PIGS, grupo en el que permanecemos con toda justicia no porque seamos unos cerdos sino por la mala cabeza de nuestros banqueros y políticos, que no solo han vivido por encima de sus posibilidades (ellos sí que sí) sino que, como pésimos gestores que son y han sido, han prestado y animado a prestar muy por encima de las posibilidades de los Poceros, los Pérez, los Gil y tantos cientos de promotores -trileros y catetos-, sin más oficina que su móvil y sin más currículum que su BMW, y que en las dos últimas décadas han asesinado primero la costa y la naturaleza y después el progreso democrático y cultural del país (España).Este rescate mouche que como ha escrito Lluis Bassets no dice su nombre en homenaje y al servicio del presidente Rajoy es en gran parte un logro de esta nueva Francia socialista, europeísta de verdad y solidaria sin proclamarlo, que desde el primer minuto ha defendido la soberanía y la autonomía española, su condición de "gran país europeo" y el espíritu realmente unitario de la UE.Aunque nos duela que nos tengan que ayudar desde fuera, lo cierto es que a los hombres de negro de Montoro los tenemos metidos en casa desde hace tiempo, y hoy ya no es el día de lamentarse sino de imaginar -una vez más, merci- lo que podría haber pasado ayer si Sarkozy, el del Toisón de Oro, hubiese ganado las presidenciales hace un mes.Rajoy tuvo la brillante idea de ponerse farruco al rechazar la idea de recapitalizar a la banca española desde Europa, lanzada con toda educación y sensatez por Hollande nada más ser elegido, y replicó en un evidente exceso de sarcasmo gallego que quizá el presidente francés conocía datos sobre los bancos españoles que él no conocía (y, la verdad, hoy tendemos a pensar que es verdad).Después de tamaña chulería, no sería mala idea que hoy, en vez de irse a ver a la Roja a Polonia como un forofo con posibles en busca del subidón, saliese a dar la cara -por una vez- y agradeciese a Hollande en público, y a ser posible con toda la humildad, su gestión, su generosidad y su ayuda.No conviene olvidar que fue su ministro de Economía y mano derecha, Pierre Moscovici, que por cierto recibió a Luis de Guindos hace unos días, quien insistió más durante la teleconferencia eurogrupal para diseñar un "ajuste fino" y a la carta, distinto a los anteriores, que tuviese en cuenta las tremendas reformas hechas por Madrid y el sufrimiento de sus cinco millones de parados.Si Moscovici no hubiera estado ahí quizás ahora estaríamos hablando de una intervención a la griega, cosa que Finlandia y Holanda defendían (gracias, chicarrones del norte) y que a Frau Merkel, esa gran aliada de sí misma, no debía parecerle mala cosa porque el viernes corrió a convocar al Eurogrupo a través de Reuters sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo.Urge, por tanto, un agradecimiento público, señor Rajoy, a monsieur Hollande, y estamos seguros de que la colonia hispana de París y la France, los muchos miles de espagnoles nacidos o venidos que se buscan la vida en esta tierra libre, mestiza, culta y bien educada (no todos son Marine Le Pen ni Claude Guéant,aunque a veces lo parezca por las crónicas), sabrán reconocerle el mérito de ser honesto y de decir -por una vez- la verdad a sus asustados conciudadanos.sigue…

  4. Pupurri del Confidencial:El líder del PSOE es consciente de que la indignación se extiende entre las bases, y que los militantes siempre esperan mayor contundencia para azotar al PP. Por ello, el respaldo de la dirección socialista se limita a defender la solvencia de España en Europa y ante las amenazas de los acreedores internacionales. Un consenso parcial que busca que el tsunami del rescate no se lleve por delante el sistema de alternancia de los dos grandes partidos en el poder, como puede suceder en Grecia.El ritmo de abrasamiento del Gobierno ha sido inversamente proporcional al que ha llevado la prima de riesgo en su galope, los ajustes que se quedaban cortos en semanas, los agujeros en las cajas y, finalmente, la temida palabra: 'rescate'. La crisis ha sido de tal proporciones y la gestión de la misma tan desafortunada por parte de esta administración, que ha llevado al Ejecutivo deMariano Rajoy a un escenario que nunca se había recogido en los barómetros de opinión del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). En sus seis primeros meses de vida, el primer gabinete de Rajoy ya está completamente quemado para la opinión pública y no hay un solo ministro que apruebe y pueda servir de escudo al presidente. La crisis económica y, finalmente el rescate bancario, ha arrasado todo.A pesar de todo,el PP sigue teniendo 10 puntos de ventaja sobre el PSOE porque la gente, en el fondo, aún le da su confianza al Ejecutivo. Aunque eso le va a durar solo un año más. A partir de entonces el ciudadano ya no juzgará la situación como fruto de la herencia recibida”.

  5. El escolta de confianza de Dívar recibió una medalla 'al valor' por acompañarle a Marbellahttp://www.vozpopuli.com/nacional/4078-el-escolta-de-confianza-de-divar-recibio-una-medalla-al-valor-por-acompanarle-a-marbella

  6. de DRY en Face:La cuestión, no es el rescate. La cuestión es la ilegitimidad de lo que llaman “rescate”. Lo que se va a rescatar son los capitales, más los intereses abultados, inflados a partir de la especulación, la desinformación y el juego sucio de un entramado criminal (determinados grupos informativos, cárteles financieros, partidos, etc.). No se salva un país, se hunde un país. En Grecia se pueden morir tranquilamente las personas que no tengan la totalidad de dinero para pagar los medicamentos. Nadie los va a salvar. Se pueden caer desmayados los niños en los colegios, nadie les va a dar de comer. Es un asunto de criminalidad. Aquí, entre palmas y alegrías. Con la roja y sin la roja, no somos más que gallinas asustadas que lo único que sabemos hacer es cacarear ante nuestros verdugos (PP, PSOE, I…glesia y la muy deleznable Justicia, sí, la que acosó y exilió a Garzón, la de las cenas de 40 personas la noche de reyes con cargo al erario público, la de Udangarín y el cazador de elefantes…). Un país de feligreses, que vota a sus verdugos: ¡Qué no falte de ná! ¡Camps, llevaté más que te vamos a seguir votando! ¡Qué guapa eres Pantoja, roba más!Ahora, vendrá la subida del iva. Vendrán los recortes de salarios y el copago, vendrá, como en Grecia, todo lo que tenga que venir, caiga quien caiga y muera quien muera. Es la España del PP y de los monaguillos del PSOE. A ver si hay suerte, a ver si el dolor y la miseria que vamos a pasar nos vuelve más dignos y reflexivos. Porque hoy, lo único que somos es animales de granja, gente loca, dominguera, milagrera, futbolera, semanasantera… A lo mejor, se nos graba en el ADN, que no debemos confiar en quienes viven a costa de diezmar a la población, a lo mejor, pero tengo dudas. Somos una potencia mundial en número de imbéciles, sectarios y como niños mal criados. Hoy, contra los funcionarios, mañana, contra los estudiantes, pasado, contra los pensionistas, y así, nos dirigimos hacia el colapso de la honestidad, la solidaridad y por supuesto, la economía.

  7. Una de tantas verdades indiscutibles es que "el que tiene tu deuda es tu dueño y tu su esclavo" La prostitución y la trata de blancas se ventila por este mismo principio. La 2º consideración no menos importante, es que esta deuda no se podrá pagar nunca, y ésto lo dicen los expertos.Además, este rescate como los de Grecia no van a solucionar nada en absoluto. El dinero, los 100 mil millones se utilizarán para pagar a los bancos alemanes, franceses, etc. y el crédito se quedará varado una vez mas y mientras, los intereses de esta deuda se sumaran a los otros de forma que pronto necesitaremos otro rescate. Y asi sucesivamente nos empobreceremos sin remedio y la deuda no se acabará de pagar nunca. Mientras los políticos seguiran utilizando eufemismos y engordando sus finanzas personales. Solo tenemos una salida y es plantarnos, porque son insaciables. No estaría bien que los griegos nos sacaran ventaja en la lucha social que se avecina, o de lo contrario este país no vale lo que dice M. Hernández.Cordiales saludos. Lucía.

  8. En línea de lo que tu comentas Lucía, copio un fragmento de este excelente artículo vale la pena leerlo entero y constatar como hacemos el ridículo en EuropaLo que Angela Merkel no le perdona a Mariano RajoyAlemania sentenció a España al rescateAMELIA RUIZ | 10/junio/2012La canciller alemana llegó a la convicción de que el Gobierno español no actuaría con contundencia ante la crisis cuando, pasadas las elecciones andaluzas, vio los Presupuestos Generales del Estado, cuando se analizó en Bruselas el desastroso Plan Nacional de Reformas enviado por el Gobierno y cuando Rajoy anuncio por su cuenta que no cumpliría el déficit para este año. Merkel entendió que Rajoy le echaba un pulso "porque España es demasiado grande para caer", y en Europa, si no tienes dinero, pierdes los pulsos. El desastre de la arrogancia del PP la pagaremos todos los españoles.http://www.elplural.com/2012/06/10/alemania-sentencio-a-espana-al-rescate/

  9. Otro buen artículo:¿Cómo reaccionarán los mercados a “lo de ayer”?.“Lo de ayer”, o mejor, “lo del sábado” para la posteridad, es decir, el sí del Gobierno de Rajoy a pedir un rescate para la banca, se hizo a contrarreloj con el fin de estabilizar a los mercados durante la semana previa a las elecciones griegas, un posible punto de inflexión en la zona del euro. Aunque los mercados son impredecibles, tal y como se ha demostrado en esta crisis, hay algo que adoran por encima de todas las cosas (casi más que una buena rentabilidad) y son los mensajes claros, contundentes e inteligibles. Tres características de las que adolece por completo el anuncio realizado hasta ahora por el Gobierno.La “intención de solicitar financiación europea para los bancos que lo necesiten”, tal y como anunció el ministro de Economía, Luis de Guindos, al inicio de su intervención, deja muy poco claros los términos del rescate financiero. Pero más que por un afán ocultista, la inconcreción parece responder a que el grueso de la negociación de la ayuda está aún en el aire. Un aire que puede hacer muy pesada la digestión de la noticia por parte de los inversores.Hay variables indispensables que los mercados necesitan conocer para hacer sus cálculos de riesgos y rendimientos. En primer lugar, la fecha del rescate, un sencillo dato que aún es un misterio. España accedió a reconocer su petición de ayuda el sábado ante la asfixiante presión de Bruselas (canalizada mediante una manipulación mediática de libro) pero se niega a hacer la solicitud formal antes de conocer la cifra de necesidades de capital que le van a dar las auditoras Roland Berger y Oliver Wyman. Esperar a estos informes es un baldío ejercicio de soberanía, pero parece que De Guindos se ha empeñado en amortizar los contratos millonarios que se han llevado las dos firmas. La fecha prevista para que Roland & Oliver publiquen sus resultados está fijada para el 21 de junio, pero ayer varias fuentes europeas filtraron a medios extranjeros que la petición del rescate se hará antes. Es fácil entender que si hasta el mismo Fondo Monetario Internacional cambió la fecha de publicación de su informe, también lo tendrán que hacer ambas auditoras, que desde hoy trabajarán a varios turnos como en la recta final de las grandes obras del AVE.Otro elemento básico que requieren los inversores para calibrar las bondades del rescate es saber cuánto, a cuánto y por cuánto tiempo. La cifra de 100.000 millones de euros es un techo fijado por el Ejecutivo, pero tal y como dejó entrever De Guindos, la cifra definitiva estará algo por debajo y será, precisamente, la que se calculará con los estudios de las auditoras.Los intereses y los plazos están siendo aún negociados y además, dependerán, como el pez que se muerde la cola, también de la cifra y del momento en el que el Gobierno haga la solicitud formal. Según publica El País en su edición del domingo, el tipo de interés puede estar sobre el 3%, lo que sería un tipo muy ventajoso para España ya que, una vez descontada la inflación, casi le saldría gratis. Pero esta cifra es orientativa porque es todavía uno de los núcleos duros de la negociación con Europa.El cálculo del 3% de interés tiene buena pinta si se toman los términos de los rescates europeos anteriores y las condiciones actuales del mercado. Si España solicita el rescate al Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM por sus siglas en inglés) que comienza en julio (otra cuestión que no está clara como veremos en el siguiente punto), el precio final vendría de repercutir el coste de endeudamiento del propio fondo, es decir, lo que le cueste conseguir al ESM financiación en los mercados, más los costes de establecimiento del crédito y un pequeño margen.Continua….

  10. Continuación….A Grecia se le impuso un margen inicial de 300 puntos básicos sobre el coste de financiación, que luego se tuvo que reducir a la mitad para no estrangular la economía del país. Según fuentes próximas a la negociación, Alemania, Holanda, Finlandia y Austria se niegan a volver a dar un préstamo en tan buenas condiciones (150 puntos básicos) pero España está presionando para conseguir este diferencial.Si se toma el precio al que cerró el bono alemán el viernes (alrededor de 1,34%) y se asume que el interés al que se endeudará el ESM será a un coste similar, se puede proyectar que el interés a diez años del fondo de rescate estará alrededor del 1,6%-1,7%. Una vez sumados los costes de formalización del préstamo más el margen de 150 puntos básicos, la cifra final a la que España podrá acceder a esta línea de crédito estaría, efectivamente, algo por encima del 3%.En cualquier caso, los mercados, que de suyo tienen mucha prisa, no quieren tener que hacer estos cálculos pseudoproféticos y todo indica a que abrirán el lunes sin saber en realidad cuánto penalizará los términos del rescate a la economía española.Las condiciones se clarificarían en buena parte si se hubiera anunciado a qué fondo de rescate va a pedir España el dinero. Si al actual mecanismo, el EFSF, o al que entrará en vigor en julio, algo que, de nuevo, ha sido deliberadamente omitido.Si el Gobierno recurre al fondo actual, la condicionalidad (las exigencias que pueden imponerle los vecinos) es menor, pero la mayor parte de los términos para la concesión de créditos ya están cerrados, lo que le llevaría con casi toda seguridad a pagar un interés mayor del 3%. Si se decanta por el mecanismo de julio, aún le queda tiempo para seguir rebajando la factura de los intereses (fundamental para que la operación le salga incluso rentable y no vaya a déficit) pero las exigencias son mucho más duras y sí pueden conllevar condicionalidad, incluso macroeconómica.La agencia de noticias Dow Jones aseguró el sábado que España pedirá la mitad del rescate a uno de los fondos y la otra mitad al otro. Un auténtico desbarajuste que no puede ser menos del gusto de los impacientes mercados. La elección de uno u otro fondo afecta además a la facilidad con la que España colocará su deuda en los mercados. El mecanismo que arranca en julio dice que los vecinos europeos serán acreedores prioritarios en caso de que España (u otro país rescatado) incumpla sus pagos.Esto desincentiva a los inversores a comprar deuda, ya que no son “senior”, es decir, no se sitúan los primeros en la cola para cobrar la deuda que España deberá emitir para acceder al crédito.Sumado a toda esta incertidumbre, tampoco está claro qué entidades financieras pedirán la ayuda, cuánto le tocará a cada una ni cuántas provisiones tendrán que aportar de su bolsillo. Demasiadas nebulosas para una semana tan frágil para la estabilidad del euro. La conocidad irracionalidad del mercado es impredecible. En apenas unas horas http://www.eldiario.es/zonacritica/2012/06/10/como-reaccionaran-los-mercados-a-lo-de-ayer/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s