Arturo González (II) Era una victoria demasiado anunciada.

 El 11-01-2012, me permití escribir, en mis blogs, una carta casi abierta a este inefable hombre que se llama Arturo González.

 Y es inefable porque resulta muy difícil hablar de alguien tan ingenuo y buena persona como es este anciano periodista que, sin embargo, está ya curtido en más de 100 batallas, porque yo lo he visto debatir duramente contra un montón de canallas de la ultraderecha, en muchos de esos debates políticos de las mañanas televisivas.

 Sin embargo, yo se lo advertí en dicha carta semiabierta: “guardate, Arturo, de los idus de Marzo”, y los idus de Marzo no han pasado en vano, Arturo, el bueno de Arturo, dice que se va precisamente por todo lo que yo le dije que le iba a ocurrir:

 Yo le decía entonces, al bueno de Arturo:

 MIÉRCOLES 11 DE ENERO DE 2012
 Arturo González, casi una carta abierta.
He intentado colgar en el blog de Arturo González, de Público, el siguiente comentario:
“”Consumatum est”, Arturo. Como decían mis compañeros de juego golferas de la calle: “to sa cabao”. O sea, que has perdido la autonomía de tu propio blog.
Dice uno de los escasísimos comentaristas que pasan por mi blog, comentando la invasión del tuyo por los sáquicos, “pero, ojo, que Arturo no se casa con nadie” y, de pronto, algo le hace concluir: “creo”.
Efectivamente, si  ha venido a tu blog, hoy, y ha leído todo lo que esa marabunta de visitantes ha escrito, habrá dejado de creer en apenas un solo día, y se unirá a mi pesimista anuncio de “to sa cabao”.
Como le decía Miguel a su gran amigo Ramón, a las aladas frondas del almendro de nata te requiero, que tenemos que hablar de muchas cosas, compañero del alma, compañero, anda, Arturo, coge  los últimos comentarios introducidos hoy en tu blog y vé a uno de los últimos de Saco y superponlo, quedarás asombrado, son los mismos tíos y tías que proliferaban por allí y están diciendo  las mismas cosas, su colonización de tu blog va a tal velocidad que tal vez mañana, ni tú mismo puedas reconocerlo.
Creo que ya es demasiado tarde para todo, incluso para que cierres el blog porque creo sinceramente que ya no es tuyo sino de ellos y seguirían abarrotándolo incluso sin tí, como hicieron anteriormente con los de Elisa Serna  y M.Saco.
¿Qué quieres que te diga, Arturo, que te acompaño en el sentimiento? Pues te lo digo. Que te sea leve”.

He aquí las causas que Arturo apunta como motivos para cerrar su blog:

”….. Los que forman grupitos teóricamente. Y los que les acusan de formarlos. Los que se enrollan extensamente. Quienes, numerosos, insultan y descalifican. Los que exigen libertad total para decir lo que quieran sin límite, atente contra lo que atente… Los mal hablados pertinaces…. Nadie renuncia a la totalidad de sus maximalismos y desprecian al otro, suicidándose ellos mismos. Y garantizando la derrota.-Pero ya no disfruto con el blog. De modo que gracias, y adiós a todos”.

Aprovecho la ocasión por los pelos para decir que todo esto, literalmente, fue denunciado por mí el chat de Saco, eh, qué casualidad, mis queridos amigos de aquel chat, que todos cuantos tienen contacto con todos vosotros acaben siendo de la misma opinión.

Éste es un final indigno para un indignado, Arturo se parece incluso físicamente a Hessel, el de los indignados aquellos que, hace tan poco,  revolucionaron aparentemente al mundo. Pero si Arturo fuera como él dice que es, como sus seguidores, casi los mismos que de Saco, dicen que es, no se hubiera ido nunca, porque irse, como tuve oportunidad de decir al propio Malditos Bastardos, a ALIENADO y a bemsalgado, no es admisible en gente que se predica de izquierdas, porque ello supone una deserción, una especie de huida que la gente de izquierdas, de verdad, no podemos permitirnos sin perder nuestra propia condición.

No me he ido yo, a pesar de mi edad, y de las gravísimas enfermedades que nos afligen a mí y a mi mujer, a pesar de la persecución de que he sido, soy y seré objeto por parte precisamente de la mayoría de los que a él le aplaudían, le aplauden y le aplaudirán incluso con las orejas, a pesar de esa conspiración de silencio que el gran Saco decretó sobre mí, denominándome “el innombrable”, a pesar de que a mí, en circunstancias normales, apenas si me siguen y me leen 100 personas, a pesar de que nadie se atreve a hacer  comentarios sobre lo que yo planteo en mis blogs, porque uno no debe de irse de ningún sitio si él cree que está haciendo lo que debe, lo único que realmente puede hacer, porque aquí no se está, no se debe de estar para pasarlo bien, para disfrutar, sino todo lo contrario, para estrujarse el cerebro y las entrañas y para gritarle al mundo tu puñetera verdad aunque casi nadie, aunque nadie la oiga: “¿Quién si yo gritara me escucharía entre las jerarquías de los ángeles?”. Coño, pero que tío más grande era el jodido Rilke.

 El gran poeta alemán, para mí el mejor que ha dado la humanidad, clavó en este verso el terrible destino del hombre que tiene que gritar, sabiendo que nadie le va a escuchar nunca, pero, precisamente por eso, él debe de seguir haciéndolo, como Sisifo, porque éste es precisamente su puñetero destino.

 Y nadie sabía mejor que él, que la vida es terrible, lo siguió diciendo en los versos siguientes de las elegías de Duino, “todo ángel es horroroso”, traducen algunos, otros dicen “todo ángel es terrible”.

 De modo que yo no me voy a ir de aquí, pase lo que pase. Aunque sólo sea la voz que clama en el desierto.

2 comentarios en “Arturo González (II) Era una victoria demasiado anunciada.

  1. Si tu te quedas aquí José te prometo acompañarte, por mis santos c…."no caminarás solo" como el himno del Liverpool, estarás deficiemntemente acompañado, eso seguro, no doy para mas y de donde no hay "no se pue sacar" pero solo no amigo. jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s