La Unión Europea versus China o una economía para idiotas

     Países del Alba, China y Rusia defienden la soberanía siria en Consejo de Derechos Humanos

 Acabo de escribir, comentando un artículo en Público.es, lo siguiente:

 “Según esta gente, el paro tendría que estar disminuyendo a raudales porque se está haciendo todo lo que ordena el catecismo de los ultraliberales que gobiernan el mundo, dentro de poco se enfrentarán a un gran problema: que ya no tendrán ninguna canallada antisocial más que pedir y ¿entonces? les dará igual, seguirán echándonos la culpa de todo sólo por existir porque lo que es evidente es que ese espantoso problema del paro se resolvería si todos  los parados hicieran una multitudinario suicidio colectivo que, a lo peor, acaban estos cínicos pidiéndoselo, porque de lo que no cabe ya duda alguna es de que no tienen ninguna clase de vergüenza.

 Yo no sé si somos plenamente conscientes de nuestro porvenir: estamos en manos de lo peor de cada casa, es cierto que toda la riqueza del país está en sus manos, pero ¿cómo la han obtenido? Robando, a manos llenas, descarada o subrepticiamente, todo lo que esta gente ha hecho, está haciendo y hará no es sino robarnos a los demás, pero ¿qué es lo que ya les queda por quitarnos, el aliento? Todo se andará. ¿Entonces, ni siquiera nos queda la esperanza?”. 

 Pero ahora veo que  el hundimiento económico es general en la eurozona, entonces, no es cosa ya de estos tíos que nos gobiernan a nosotros sólo, sino que es general, es que esta sociedad del siglo XXI está haciendo mal, ha hecho las cosas mal en todas partes, todo este tiempo, y cuando se le interroga sobre qué es lo que ha hecho mal, resulta que contesta: “sufragar, mantener el Estado del bienestar”, de modo que ya sabemos lo que nos espera: Todo el mundo que pueda ser despedido, lo será, y, si es posible, sin indemnización y sin derecho al paro, y, entonces, dicen estos cínicos, los empresarios se decidirán a emplear viendo que ya no les costará nada despedir.

  Esto ¿es así, no hay otra manera de resolver el problema?¿O sea que hemos de creer a pie juntillas que esto se va a resolver cuando cada uno de esos millones de mini empresarios, los famosos autónomos, crean que contratando a otro que les ayude van a ganar más y que, si la cosa no sale tal como esperan, le dicen a su empleado o a su amigo, “chico, lo siento, la cosa no ha funcionado” y quedarán en paz?

 ¿Acaso es esto lo que está sucediendo en China, el único país que todavía mantiene una economía eficiente?

Y no me vengan con eso de que es precisamente por su configuración  como una auténtica economía feudal por lo que todo marcha así allí, porque yo, aquí, todos los días, voy a un “chino” por lo menos, que, a veces, voy a dos, uno a comer y otro a comprar lo que necesito para mi casa, y el secreto que yo, a 1ª vista, percibo, es que todo lo gestionan por autoservicio, o sea, que el restaurante, “Mr. Wok”, es un buffet, con sólo 2 personas para atender a cientos de clientes, y el almacén es un autoservicio total, de modo que como opíparamente por 8 euros y me compro los mejores auriculares para la radio que he tenido nunca por UN EURO.

  Así las cosas, está claro que es muy difícil competir con ellos en cualquier rama de la producción.

 ¿Cuál es el verdadero secreto para que el Estado chino le pueda prestar al Usaniano billones de dólares?, yo, sencillamente, no lo se.

 Lo que sí que se es que China está ahí, como la 2ª potencia económica mundial, puesto del que ha desplazado ni más ni menos que a Japón, un país en el que el trabajo cotidiano es una forma de religión. Algo tendrá el agua cuando la bendicen.

 No he estado nunca en China, sí que veo ávidamente todos los documentales que quedan a mi alcance, en los que algunos españoles, que viven allí, dicen que lo hacen bastante bien, no voy a cometer el error de creerme todo lo que cuenta nuestra prensa porque ésta, para mí, es la más canallesca del mundo, y me está diciendo a mí, en mi misma cara, que éste es el mejor de los países y que está gobernado por auténticos arcángeles, tan misericordiosos que trabajan absolutamente gratis para mi felicidad, joel, ¿cómo voy a creerme lo que dicen de China los que la aborrecen a muerte porque representa todo lo contrario de lo que ellos no sólo predican sino que, además, hacen, es como si creyera lo que dice la prensa usaniana, estando ellos, como están, empeñados con los chinos en una lucha a muerte por el dominio del mundo?

 Tengo, forzosamente, que suspender mi juicio y atenerme, como Santo Tomás, a lo que veo y toco con mis propios ojos y con mis propias manos y lo que veo es un país que le está zurriendo la badana a esa pandilla de desalmados que son los EE.UU.

  Y que lo hace pacíficamente, trabajando, produciendo, comerciando, dándome de comer a mí como nadie antes me había dado, de barato, de abundante y de bueno, vendiéndome lo que necesito tan barato que, a veces, creo que se equivocan cuando me dicen el precio de lo que les estoy comprando.

 Y, encima, los tíos, joel, administran un país de 1.400 millones de habitantes, casi la cuarta parte del mundo, y lo hacen como el que lava, permitiendo que, en su seno, coexistan Hong Kong con las más pequeñas aldehuelas del mundo y todo ello sin crisparse, sin gritar, tal como a mi me atienden en este restaurante y el bazar, a los que voy casi todos los días del año. 

 De modo que ésta es China, para mí, mi China, desde luego, y que no me vengan con cuentos chinos ni Murdoch, con Aznar, sobornando y espiando a todo el mundo, ni aquí, en este paraíso nuestro, los Pedro J. y los del Abc, ni mucho menos los de La Gaceta y su Opus, o los de La Razón, con su Lara, o La vanguardia y su conde de Godó, joel, yo vivo entre los más grandes mentecatos del mundo pero no soy uno más, todo lo contrario, los veo tan imbéciles, tan estúpidos que hago todo lo posible y lo imposible por distinguirme, por separarme de ellos.

Un comentario en “La Unión Europea versus China o una economía para idiotas

  1. Yo también como en los chinos, y me pregunto ¿cuantos españoles podemos ir al restaurante gracias a los chinos? ¿Tendremos algún día que agradecer a los chinos no habernos muerto de hambre o morir de colesterol en un Macdonalds? Bueno brindo contigo José, con este licor de flores, bajo la suave luz de bajo consumo del bazar de mi barrio, (10W=70W)Gracias chinitos, no creo que estemos en paro solo por culpa vuestra, pero sobrevivimos seguro gracias a vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s