Crónica de la destrucción de un hombre

Los artistas son seres eminentemente intuitivos que, por mero instinto, llegan a la verdad por caminos que, para los demás, están vedados.

Digo esto porque Serrat declaraba hoy a la prensa que Pepe no es que actúe siempre bordeando el Reglamento futbolístico sino el Código penal.

Efectivamente, Serrat, que yo creo que no ha tenido dicho texto legal en las manos en toda su vida, acierta de pleno. 

El artículo 617 del Código penal dice:…..

2. El que golpeare o maltratare de obra a otro sin causarle lesión será castigado con la pena de arresto de uno a tres fines de semana o multa de diez a treinta días.

Pepe, en la ida de los cuartos de final de la Copa, celebrada en el Bernabeu, estando el juego detenido, pisó alevosamente la mano de Messi con la intención de dañarle físicamente.

La acción no sólo está probada sino que mediante las filmaciones televisivas convenientemente archivadas en los departamentos correspondientes de las cadenas de Tv, goza de la conceptuación de hecho probado definitivamente frente a todos, dándose, además, la circunstancia de que este mismo hecho, pisotón alevoso de un futbolista a otro caído en el suelo, se produjo también en el transcurso del partido del Manchester City contra el Tottenham, el mismo día, en Inglaterra, donde Ballotelli pisa la cabeza de un contrario, siendo objeto de enjuiciamiento por el organismo pertinente que tiene a su cargo la vigilancia sobre los hechos producidos en un terreno de juego que escapan, por cualquier motivo, a la visión y sanción por el árbitro del encuentro.

A) queda, pues, meridianamente claro y suficientemente probado que Pepe cometió una infracción de las tipificadas  en el  Código penal  y que debió de ser sometida al tratamiento procesal establecido por la legislación específica sancionadora de la Federación Española de Fútbol, para lo cual existe precisamente el juez único de competición que no tiene otra finalidad que ésta, complementar la posibilidad de sanción de las actuaciones ilícitas cometidas por los futbolistas que escapen al control de los árbitros, como, por cierto, hizo este mismo juez único con motivo del incidente producido cuanto el entrenador del Real Madrid, en adelante RM, le metió un dedo en el ojo al 2º entrenador del Barça;

B) tenemos, pues, un hecho sancionado por nuestro Código penal, cometido ante 400 millones de telespectadores y sometido expresamente a la jurisdicción de este juez único, creado exclusivamente para sancionar este tipo de conductas que escapan a la visión de los árbitros de los partidos;

C) ¿cuál debió de ser la conducta de este juez único? Cumplir con la función para la que fue establecido, pero no lo hizo, infringiendo así sus propios precedentes y la jurisdicción comparada, en este caso con la Liga inglesa;

D) todo esto, como llevamos diciendo, en esta ya larga serie de posts bajo el título de “Fascismo y mafia”, se debe precisamente a esto, al funcionamiento en nuestro país de una mafia nazifascista instaurada por el dictador Franco y que no ha sido desmontada por esta sedicente democracia en ninguno de sus diversos estamentos: político, judicial, policial, económicofinanciero y deportivo; habiendo dicho también que es un error fundamental de los autores que se plantean el análisis de los fenómenos mafiosos tardofranquistas, menospreciar el referido precisamente al fútbol, fenómeno sociológico que, por su cuantificación, supera en mucho a otros que sí que son estudiados en profundidad por los autores, obviando hechos tan significativos como por ejemplo que son las mismas personas, los mismos individuos los que se sientan en la directiva del club de fútbol y en los consejos de administración de las grandes empresas españolas y, lo que es más significativo aún, en el consejo de ministros, que, actualmente, alberga en su seno ni más ni menos que 6 madridistas confesos sobre un total de poco más de una docena de miembros;

E) como tal organización típicamente mafiosa, la directiva del RM ha penetrado exhaustivamente todos los órganos sociales que, de alguna manera, tengan algo que ver con este deporte, comenzando, como es lógico, por el que nosotros consideramos como primer poder, la prensa, de acuerdo con las tesis establecidas por Joseph Goebbels, ministro de propaganda de Hitler y el ideólogo de cabecera de todo mafioso que bien se precie; de esta manera, y de acuerdo con los principios goebbelsianos, toda gestión ejecutiva en cualquier campo, antes de ser puesta en práctica, será convenientemente preparada por la actividad propagandística correspondiente;

F) así, si en el terreno futbolístico que ahora nos ocupa, nos hallamos con que el equipo del régimen, auspiciado desde su nacimiento por el franquismo, por una de esas carambolas del destino, ha topado con la inopinada existencia del que se está considerando universalmente como el mejor equipo de la historia por la conjunción en sus filas de los mejores futbolistas del mundo que son, además, muy jóvenes, de modo que la mafia sociopolítica ha decidido que puesto que no se puede ganar por juego a dicho equipo, se debe aplicar en este campo lo que ya es regla común en todas las otras actividades del país, la actuación sobre las autoridades que tienen a su cargo la dirección del juego para que, sistemáticamente, favorezcan directamente al RM en aquellos encuentros en los que éste intervenga como uno de los contendientes pero igualmente perjudicando a su directo antagonista en todos los partido en los que éste tome parte, o sea, que el adversario del RM no juega, en realidad, contra éste sino contra toda el organigrama que tiene a su cargo no sólo la regulación de la competición sino también el enjuiciamiento directo de todos sus encuentros;

G) de modo que los árbitros de todos los partidos de la liga de fútbol española son convenientemente dirigidos por sus superioridad en orden a que el RM gane todos los encuentros en los que interviene directamente al propio tiempo que los que dirigen los partidos de su rival son también convenientemente adoctrinados para que hagan lo posible para que éste pierda el mayor numero de encuentros, lo que es ciertamente difícil dada la extraordinaria calidad del que todos dicen que es el mejor conjunto de la historia;

H) pero los árbitros de fútbol son también personas, seres humanos, dotados de instintos y sentimientos naturales que los impulsan a actuar de acuerdo con su conciencia, de modo que hay algunos, cada vez menos, dada la irresistible presión a la que están sometidos, que en los arbitrajes no actúan ciegamente de acuerdo con las instrucciones o presiones recibidas y entonces interviene esa fuerza descomunal, realmente irresistible que constituye la prensa; veamos: 

I) en el último encuentro celebrado entre el RM y su eterno y por ahora invencible rival, el árbitro, como siempre, actuó deforma descarada a favor del RM pero aún así no pudo vencer a su antagonista, lo que ha motivado que el árbitro en cuestión esté siendo sometido a una presión realmente inhumana, absolutamente insoportable; vean, si no, lo que le ha caído encima al último árbitro que ha tenido la desgracia de juzgar el último partido del RM que ha empatado en casa de su eterno rival:http://www.as.com/futbol/articulo/teixeira-falseo-acta-favor-barca/20120127dasdasftb_15/Tes

J) al sr. Teixeira, árbitro en cuestión, se le acusa inapelablemente de un delito de prevaricación consistente en adoptar reiteradamente decisiones injustas a sabiendas en contra del RM y está acusación se le hace teniendo sumo cuidado en advertir que se trata de un caso de reincidencia, acusación que tiene sin lugar a duda las siguientes consecuencias:

1ª) la ya apuntada de someterle a una presión social intolerable por parte de sus convecinos que se ejercerá no sólo sobre él sino también sobre su mujer y sus hijos y que puede hacer necesario como ya ha ocurrido en algunos casos de tener que asignarles protección policial;

2ª) el total desprestigio que ello supone, que puede llegar a producirle perjuicios no sólo dentro del ámbito específico de su carrera profesional, sino incluso originarle un daño psicológico que puede llegar a ser no sólo condicionante de toda su vida personal sino también irreparable, 

3ª) estos 2 aspectos han sido tenidos en cuenta por el legislador cuando tipificó 2 delitos de nuestro Çódigo penal, la calumnia y la injuria, que se configuran como atribuirle a una persona falsamente la comisión de un delito, en este caso el de prevaricación, así como la comisión de hechos que, aun siendo ciertos, lo que no concurre en este caso, atentan no sólo contra su buena fama u honor sino también contra su propia estimación;

4ª) en el artículo de As que antes citábamos, se afirma contundentemente que Teixeira no sólo le aplicó al RM las normas reglamentarias injustamente de manera absolutamente consciente, elemento constitutivo esencial de la prevaricación, sino que, además, lo hizo reiteradamente lo que añade al delito la agravante de reincidencia.

Yo quiero, en este instante, dirigirme a las conciencias de todos los que me puedan leer: ¿qué estará pasando ahora mismo por la cabeza de este hombre, qué no le estará reprochando su mujer: “Tenías que hacerte el héroe, ¿no?, qué te importaba a ti lo que lo que estabas haciendo iba a representar para tu mujer y tus hijos, tú tenías que cumplir con tu jodido deber, y ahora qué, qué hacen los niños mañana, cuando vayan a sus colegios, cómo responderán a todos esos insultos que les hacen, a las agresiones”, ¿cómo será posible que se atreva ni él ni ningún otro de sus compañeros de profesión a no beneficiar aún más descaradamente, como lo están haciendo, los intereses del RM en cualquier partido, intervenga él o no en éste?

De este modo, As, siguiendo al pie de la letra los principios de Goebbels, habrá acabado de redondear su propósito: que ningún árbitro español no ya se atreva a sancionar las infracciones importantes que cometa el RM sino que no pretenda favorecerle en todo lo que pueda no ya sólo cuando le arbitren directamente sus encuentros sino incluso en aquellos partidos en el que él no intervenga directamente pero sí lo haga su eterno rival.
Es tan absolutamente maquiavélico como esencialmente canallesco y repugnante, es una maquinación que sólo puede llevarse a efecto por cerebros nazifascistas, franquistas, mafiosos, ésta actuación absolutamente calculada, cuidadosamente preparada, concienzudamente ejecutada, con la plena seguridad de la consecución de los efectos que querían producirse y todo el país, España entera, ve y calla, en una situación parecida a lo que está sucediendo con Garzón, allí también, la injusticia de los que proceden contra él es manifiesta, palmaria, tiene la condena de todas las instituciones internacionales y no obstante sus ejecutores continúan con su tarea, aquí, también, todos esos organismos e instituciones que conforman el marco por el que discurre el campeonato nacional de fútbol de 1ª división, ve, comprueba, contempla con inmediación todo lo que está ocurriendo ante sus ojos y calla, lo tolera, mucho más aún que en el caso de Garzón, porque, no lo olvidemos, ambos casos suceden en el mismo país en el que la subsistencia de una mafia nazifascista franquista sigue campando libremente por sus respetos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s