Toni Negri (II)

Nos ha visitado recientemente, antes de ayer, y ha dado una especie de conferencia-entrevista en Tabacalera, el que, para mí, es el ejemplo vivo de intelectual comprometido con su pensamiento.
He escrito muchas veces por aquí de la traición de los intelectuales, esos jodidos tipos que quieren estar a la cabeza del mundo progresista intelectual, sin arriesgar un ápice de su buena vida, Negri es todo lo contrario, triunfó académicamente a los 20 años y pudo echarse a dormir, dando clases en la universidad de Padua y escribiendo donde le diera la gana pero él eligió el más duro de los combates marxistas, tratando de hacer realidad sus pensamientos académicos, Italia, afortunadamente para él no es España pero tampoco es un paraíso, o sea, que fue condenado a 30 años de cárcel por considerársele, aunque nunca se pudo probar cumplidamente, el ideólogo de las Brigadas Rojas, los que asesinaron al primer ministro italiano Aldo Moro, o sea, que Negri predicaba, predicó y predica algo más que una revolución de salón.
Como ya escribí el otro día, a mí, este intelectual marxista que creía tan firmemente en su marxismo revolucionario que no dudó un momento en ponerlo en acción, me apasionaba de tal modo que no tuve más remedio que incluirlo en mi novela Arcángeles, como profesor de una llamada Universidad del Norte, donde impartía clases de actuación revolucionaria a unas Brigadas Rojas Anticapitalistas, Bra, e incluso incluí, a riesgo de hacerme pesado, el texto íntegro de su primera clase a estos especialísimos alumnos.
Pero este hombre, que siempre ha luchado ferozmente por estar al día, hoy, ha evolucionado de tal modo que, según la entrevista, incluida en Público, su revolución se ha tornado tan pacífica que podría incluirse, sin mucho esfuerzo, en lo que predican y hacen los alegras muchachos del 15M.
Una de sus afirmaciones coincide al pie de la letra con la que el otro día nosotros traíamos aquí de la mano de Galbraith, el economista de familia de los Kennedy, en su El nuevo Estado industrial, “las grandes corporaciones usanianas son el sistema en sí mismo”: “Hoy la banca y la finanza no son la cara fea del capitalismo, porque son el capitalismo mismo. No existe el capitalismo sin la banca, no existe el capitalismo sin las finanzas. Hoy no existe la posibilidad de pensar en un mítico capitalismo industrial, no existe el pequeño emprendedor que da trabajo a la gente. El Estado hoy está totalmente condicionado por los mecanismos financieros, que lo han absorbido por completo, por lo que no se puede pedir a los gobiernos que nos salven de las finanzas, porque ellos son los representantes de las finanzas”-dice Negri en la referida entrevista.
Pero ¿qué es lo que propone este nuevo Negri, al que parece que, al fin, la cárcel, el exilio y los años han civilizado:
1)Entonces, ¿cree que un movimiento que salga a la calle a protestar ayuda a la reforma de la que está hablando?
“Creo que sí, porque un movimiento, llámalo Mayo del 68 o indignados o acampados, incide sobre una escena global que provocará el inicio de las discusiones. No nos sacará de la crisis, desde luego, pero ayudará a reflexionar cómo salir de ella. Se construirán ideas nuevas sobre la representación, sobre la presencia de los ciudadanos, el modelo de cultura y los instrumentos de comunicación e intelectuales relacionados con los recursos informáticos”.
2) Sin embargo, los recortes del gasto social son tan graves que parece que el nuevo modelo de Estado que se avecina tiene poco que ver con el que usted indica. De hecho, asoma uno mucho más cruel.
“Cuando hablamos de superar el mercado, nos referimos a imponer el impuesto de patrimonio, de expropiar a los ricos. El problema es muy sencillo. ¡No es difícil! Se trata de decidir si se está de una parte o de la otra: seguir con un mercado que no funciona o inventar una nueva línea de acción que está por llegar. De la única cosa que estamos seguros es de que, si este mercado continua marcando las pautas, la crisis continuará siempre a peor. Así que se trata de inventar una salida, que no es la que pasa por la masacre de los inocentes de esta crisis”.
3) ¿Echa en falta la tradición marxista de la revista Quaderni Rossi’ [Cuadernos rojos], de los años sesenta?
“A saber, aquella tradición obrera ha sido profundamente transformada en los años setenta. La nueva producción inmaterial, intelectual, capitalista ha acabado con ella. Esta transformación ha dejado muy atrás la tradición marxista del Quaderni Rossi, éramos muy jóvenes entonces [ríe]”.
4) ¿Es en este mundo posible otra Autonomía Operaia [Autonomía obrera]?
“Uf, hoy en día no sé lo que significa la categoría obrera. La categoría del proletariado es una extensión enorme. Hoy el problema realmente grave es la ausencia de autonomía del desarrollo de esta figura social y de su propia subjetividad. Son hombres y mujeres que quieren ser más libres y que no quieren vivir sin imaginación, sin creatividad, sin alegría. Esta es la principal discusión: la revuelta contra el mercado debe ser la exaltación de la singularidad y la libertad. La libertad, la verdad e igualdad”.
5) Ahora que lo menciona, ¿ha desaparecido del debate la preocupación por acabar con la desigualdad a favor del desarrollo de la libertad?
“Las fuerzas del mercado se han impuesto desde los inicios de los setenta: cuando Nixon y Kissinger desligan el dólar del patrón oro. Por otro lado está el documento de la Comisión Trilateral, en el que se dice que la democracia debe marcar los límites al liberalismo. Pero esto se sabe desde siempre, sólo los periodistas han cambiado el significado de la palabra libertad por liberalismo”.
6) Ante un panorama como el que describe, ¿qué tiene que hacer la izquierda para ser capaz de reconducir esta crisis?
“La izquierda está completamente absorbida por el mecanismo del mercado y aterrorizada ante la tesitura de tener que salir de esos mecanismos del propio mercado para poder seguir siendo izquierda. Hoy vivimos la derrota del neoliberalismo y la tragedia de la izquierda. Se trata de inventar una izquierda nueva, que dé espacio a una nueva forma de pensamiento. Hay que reinventar la comunidad, porque esta sociedad se ha dividido en dos categorías irreconciliables: ricos y pobres. Debe construir una nueva política”.
Sí, señor Negri, pero ¿cómo? preguntamos nosotros, pregunto yo, con urgencia, porque tengo ya la friolera de 83 años, y él responde con una generalización más, lo que demuestra hasta qué punto han civilizado a este viejo león anticapitalista:
“Hay muchas experiencias, violentas y tranquilas. Los métodos se inventan, no hay métodos predeterminados. Los estados están completamente en crisis. El Estado nunca ha querido ceder su soberanía, pero finalmente la ha cedido, por desgracia, a las finanzas. ¿Cómo debe conquistar el ciudadano su soberanía? Probablemente, mediante un proceso muy fatigoso y largo. Podemos imaginar que habrá violencia, enfrentamientos y conflictos. Quienes están en el poder no quieren abandonarlo y quien no tiene el poder quiere apropiárselo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s