Sexo suicida


Nunca imaginé que Malditos Bastardos tuviera también capacidades proféticas, pero he de admitir que las tiene, el otro día dijo por aquí, después de hacer una larguísima lista de todos los que me han abandonado, que ya sólo quedaba Fernando Mora y que su curiosidad se cifraba en cuanto tiempo me duraría éste.

Querido MB, bingo. Fernando Mora ya se ha ido, como hace tan poco hizo bem, sólo que aquél lo ha hecho silenciosamente, sin decirlo, sin despedirse, quizá porque él fue siempre hombre de pocas palabras.

Todos estos días, me he pasado por el blog “beminvitados” con la vana  esperanza de comprobar que mi antiguo compañero de fatigas me había levantado el castigo y había vuelto a incluir este blog mío entre los que a él le interesan y, ya que andaba por allí, lanzaba un vistazo y comprobaba que Fernando Mora no ha dejado de comentar en aquel sitio casi un sólo día, lo que antes hacía precisamente conmigo, cuando seguramente por compasión, venía por aquí y hacía un comentario de 6 u 8 palabras para darme ánimos porque probablemente le apenaba mi absoluta soledad.

 Lo hacía, sobre todo, los fines de semana, cuando seguramente tenía más tiempo y este fin de semana no ha aparecido por aquí y, en cambio, sí lo ha hecho por “beminvitados”.

Esto es en lo que he estado pensando ahora, al despertarme, y me ha llevado de la mano a recordar a Foucault, contraviniendo la severísima orden de Jean Baudrillard de “Olvidar a Foucault”, porque F. Mora, un día, ay, ya muy lejano, se mostró interesado por el que, tal vez, sea el filósofo más importante del siglo XX.

Y una vez pensando en Foucault, me he puesto a darle vueltas a su prematura muerte, lo que fue, a no dudarlo, una gran desgracia para todos. Foucault murió de sida porque no sólo era homosexual sino además, a lo que parece, muy promiscuo.

Y la pregunta que me hago es: ¿cómo un hombre tan inteligente, era casi inteligencia pura, cometió el error fatal de la promiscuidad sexual?

Y, así, casi sin darme cuenta, me he hallado pensando en el sexo. Y he recordado mi concepto de siempre, el sexo es un extraño instinto en el que se mezclan a partes iguales impulsos vitales y asesinos que acaban siendo, como en el caso de Foucault, suicidas, porque lo de este filósofo y su muerte a mí se me antoja un auténtico suicidio.

Pero, volvamos a sexo, tema ciertamente interesante. Todo el que ha experimentado esta pulsión sabe que, en el momento culminante, en el orgasmo, se experimenta el deseo exacerbado de la mayor posesión y éste es el de causar la muerte.

Así, de este modo tan contradictorio, el acto por el que normalmente se engendra la vida está signado por el deseo de matar.

Y, en muchos casos, como en el de Foucault, se convierte en un auténtico impulso suicida porque indudablemente a él, lo condujo a la muerte.

Y es que por muy genial que sea el cerebro del hombre, por muchas circunvalaciones cerebrales que tenga, por mucha que sea la calidad de su materia gris, por muchos billones de billones de neuronas que albergue, sólo es un pobre y puñetero animal al que acaban dominando sus más poderosos instintos, de tal modo que un asesino potencial termina convirtiéndose en un triste suicida, como acabó sucediéndole a uno de los hombres más inteligentes del mundo.

4 comentarios en “Sexo suicida

  1. Pues al MB (ergo Malinasciturum Bastardum) le falla la profecía. Neutrino nunca abandonará a un valiente y buen hombre como lo es Eutiquio. Que no comentemos habitual y extensamente no significa que no te sigamos muchos de nosotros.Y tienes mi dirección de email para lo que quieras.

  2. Querido Fernando:Ahora mismo, me ocurre contigo lo que me sucedió con bem: no sé concretamente cómo interpretar tu conciso mensaje.No sé si lo que lamentas enormemente es haber estado tanto tiempo sin venir por aquí o es haber tenido que dejar de hacerlo y a ello me induce esa frase con la que te despides: "todo lo mejor para ti y tu familia", que indudablemente parece una despedida. Si lo fuera, me gustaría mucho saber por qué te vas.Querido neutrino: me consuela muchísimo comprobar que todavía hay quien sigue apreciando a este viejo loco, acudas o no a aquí con frecuencia, y todavía mucho más que me llames "valiente y buen hombre", que es únicamente lo que trato de ser.Gracias también por enviarme tu email.Un abrazo,

  3. Antes de nada decir que estando como estoy suscrito a tu blog en WordPress, leo en mi dirección de e-mail todos los posts que allí cuelgas, que si no me equivoco, son los mismos que aquí.La forma en que has tratado a bemsalgado es, a mi juicio, radicalmente injusta además de equivocada y no te asiste un ápice de razón. Podías, tal como él mismo te indicó, haberle puesto un mail para que te aclarase aquel comentario que "originó" todo. La comparación que llegaste a hacer entre él y otra persona es absolutamente odiosa.¿Por qué te muestras en ocasiones, con gente que además te aprecia, tan agresivo? Sí, tú aquí no has venido a hacer amigos, vale. A lo que se ve, José, has venido a perderlos. Y el problema no es que digas lo que piensas, el problema, a mi entender, estriba en porqué lo piensas. Yo no lo se. Tú que eres alguien muy sabio a lo mejor podrías contestarlo. Y ojala hubiera y encontrases respuesta porque con ella, creo, que también lograrías mucha paz para tu alma. Aunque quizá lo único que buscas es precisamente lo contrario. En la disputa te encuentras no ya a gusto, tienes detrás toda tu inteligencia y experiencia para sentirte muy seguro, sino plenamente vivo. Bueno, me parece bien, pero luego, si ofendes, no puedes extrañarte de que la gente pueda decirte adios y, encima, reprocharselo.Y el dichoso blog de Público, claro. No puedo dejar de tener la impresión de que todo o buena parte de lo que escribes no sólo está condicionado por lo que allí se dice sino que además es realmente lo único que te importa. Supongo que por eso no te has alejado de Blogger y todos esos anónimos.Lo siento, a mí, no me interesan. Seguiré viendo los posts que cuelgas en wordpress. Aunque desde lo relatado en mi segundo párrafo, la verdad, con ninguna gana de comentar nada. Tampoco pierdes demasiado colorido por ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s