¿Descerebrados o falsos izquierdistas? (II)

Manolo Saco, “Fuego amigo”, Público.

31 de julio de 2011:


Sin Público ¿qué sería de nosotros o, por lo menos, qué sería de mí? Porque El País está más escorado a la derecha hasta el punto de que yo creo que es un periódico de centro, si es que esto existe.

Ahora lo sabemos todos porque Carnicero se ha encargado de explicárnoslo muy bien, Público nació auspiciado por el Psoe, fue éste el que no sólo lo propulsó sino también el que llevó las riendas de su puesta en marcha, como demuestran esas conversaciones de hombres del aparato pesoísta con Carnicero, ofreciéndole la dirección del diario que luego no sabemos por qué no se concretó, quizá porque alguien inteligente avisó de que éste no era trigo limpio. Porque no lo es.

Yo advertí hace tiempo que algo le ocurría a este hombre y escribí un post en mi blog preguntándome “¿Qué le pasa a Carnicero?”, ahora ya lo sabemos todos: a Carnicero le sentó como un tiro que, al final, no le dieran la dirección de Público y a partir de entonces no hizo sino disparar contra el muñeco, Zp, o sea, Bambi.

Decía: ¿qué sería de nosotros o, por lo menos, de mí sin Público? Porque es el único diario, además, de El País, que se puede leer sin que se te revuelva el estómago y leer algún periódico es absolutamente necesario si no te quieres volver loco intentando saber qué ocurre.

Por eso dije hace ya algún tiempo que algo que indudablemente teníamos que agradecerle a Zp es que propulsara Público.

Yo no escribo directamente en Público porque del chat en el que solía hacerlo, Fuego amigo, de Saco, me echaron de mala manera por lo mismo que me han echado de todos los sitios, a lo largo de toda mi vida, por decir la verdad. La verdad, cruda, desnuda, es insoportable.

Pero éste no es, hoy, el tema. Estaba tratando de decir que a Zp, por lo menos, hay que agradecerle que propulsara Pùblico, porque es el sitio en el que se puede leer algo sin anteojeras.

Y, como estoy completamente loco, digo que tal vez eso tan sólo justificaría su mandato y todavía algo peor aún, no sé si se atreverán a hacerlo pero si gana el PP como se teme que no se espera, harán todo lo posible para que Público desaparezca.

Y, ahora, parece que sí, que me voy, al fin, centrando en el tema. Si el PP gana como parece que va a hacerlo no es sólo ya que sus canallescos voceros, La Gaceta, La Razón, El Mundo, etc., alzarán  todavía más, si es que pueden, sus altavoces contra lo que quede de izquierda en este país y lo harán absolutamente inhabitable.

Porque, como decía antes, no se puede vivir intelectualmente sin saber qué es lo que ocurre en el mundo realmente y ahora acabamos de saber, por el caso Murdoch en Inglaterra, que la ultraderecha no se para en barras a la hora de manipular la opinión ya que no tiene reparo alguno en recurrir a la comisión continua de los peores delitos.

De modo que era absolutamente necesario que Zp hiciera todo lo posible porque saliera Público y por lo mismo digo que el PP hará todo lo posible porque calle este diario.

Y parece que ahora, al fin, voy a decir lo que quería desde el principio: esto es lo que no acabo de entender de toda esa gente que se dice de izquierdas: que haga todo lo posible para que gane el PP porque, y no será la peor de las cosas que haga, nos reducirá a todos los que somos de izquierdas al más absoluto de los silencios y a la peor de las oscuridades porque ya no habrá fuentes cuasi limpias a las que acercarse a beber porque, si apartamos nuestra propia soberbia, tal vez seamos capaces de admitir que 2+2=4 puede ser afirmado de tal manera que no sea exactamente así, porque, como dijo McLuhan, el mensaje es el medio.

Repito: esto es lo que no acabo de entender de esa sedicente izquierda: que haga todo lo que está en sus manos para que desaparezca del mapa, porque se trata realmente de eso, de ser o no ser, ese partido que les ha permitido tener ahora un sitio en el que dar sus voces y su coces y que gente capaz de pergeñar un par de líneas de escritura seguidas, aunque sea con tremendas faltas de ortografía, no comprendan que a ellos también les va su propia vida en el intento y que tipos y tipas tales como MB, Carmen54, Asmodeo “et alteri” volverán adonde estaban, a escupir su basura en esos blogs de la ultraderecha en los que pululaban antes. 

¿Descerebrados o falsos izquierdistas? (I)


Como ustedes saben muy bien, soy un pésimo escritor, llevo unos días tratando de decir algo que convenza a estos díscolos chicos y chicas de la falsa ultraizquierda de que se están equivocando de pleno, intentando convencer a la gente para que no vote psoe y no consigo exponer mis fundamentos lógicos con la suficiente contundencia porque me falta la capacidad.

De modo que lo que voy a hacer es ir colgando aquí todo lo que escribo a ver si, al fin, aunque sólo sea por acumulación, consigo trasladarles algo de lo que pienso.

Y lo voy a hacer por orden cronológico.

30-07-11: 

De pronto, la vida nos sitúa ante la verdad. Si no la verdad pública, ésa que mostramos ante los otros, sí ésa otra que nos afronta a nosotros desde dentro de nuestra propia conciencia.

¿Somos realmente de izquierdas todos los que no sólo lo confesamos públicamente sino que vamos por ahí, gritándolo, por las esquinas, como esos perros ladradores de los que hablaba Aznar?

De pronto, la vida parece que da un giro político decididamente hacia la derecha y esta circunstancia, por lo menos, va a tener un efecto positivo sobre nuestra conducta.

De pronto, otra vez, cada uno de nosotros va a tener, si quiere, la oportunidad de comportarse como lo que realmente es y esto va a ser, por más que le pese a muchos, muy clarificador.

Porque la conducta política es muy importante, yo diría que decisiva, fue otro de los grandes descubrimientos de Aristóteles, el “zoon politikon”, el hombre es un animal político, y mientras la derecha, quién me lo iba a decir a mí, se comporta mucho más sabiamente que la izquierda y se ha esforzado, y creo que lo ha conseguido plenamente, por formar un bloque granítico, unitario, en el que yo, por lo menos, no veo ninguna fisura, nosotros, los alegres muchachos de la izquierda, no sólo los más inteligentes sino también los más listos del universo, henos aquí, despedazándonos a mordisco limpio porque la izquierda “y yo somos así, señora”.

De pronto, otra vez, descubro por todas partes a las que miro, a las que leo, que las más notables lumbreras de la izquierda, ésas que cada una dentro de su círculo de acción se consideran a sí mismas una inteligencia excepcional, absolutamente única, capaz de descubrir no sólo la pólvora sino también la energía atómica, han decidido de manera firme e irrevocable o no votar, votar en blanco o dicen que votar a los partidos minoritarios de la izquierda y he escrito “dicen” porque lo que yo creo, de verdad, es que, llevados por el odio irresistible que les produce el Psoe, van realmente a votar a la derecha para hundir a su odiado enemigo en la más puta de las miserias.

Esta conducta no sólo hipócrita sino también revanchista y miserable, que va a acabar de llevar el hambre y la miseria no sólo a los 5 millones de parados actuales sino también a los que desde ahora van con toda seguridad a incrementar exponencialmente esa cifra cuando esta gente de la derecha se ponga despedir gente a mansalva, no es uniforme y así mientras los hay que dicen, [que no es que quieran dañar directamente al partido de Pablo Iglesias sino tan sólo enseñarle que no se puede traicionar a los que un día los votaron, eso, sí, juran y perjuran que nunca, nunca, nunca, como les enseñó a decir el Ser Superior, votarán al aborrecido PP, no por nada sino porque eso es que no podrían hacerlo físicamente aunque quisieran], que lo más seguro es que no voten y si acaso lo harán en blanco, o tal vez, testimonialmente, reconociendo que es un voto no sólo inútil para la izquierda sino absolutamente favorable al PP, votarán a uno de esos partidos marginales de la izquierda para que éstos comprueben que también gozan de algunas simpatías.

Los nombres de todos estos generosos izquierdistas que van a dar con su conducta un triunfo memorable al PP, sin pretenderlo ni mucho menos, que conste, están en el conocimiento de todos: Carlos Carnicero, desde su blog, contando a voces todo lo que se le dijo confidencialmente,y todos esos seres que pululan por el chat de Saco y que perpetran un doble delito, ya que, en su caso, no se puede hablar de pecado:

1) la traición peor de la historia ya que une a la deslealtad el más profundo de los desagradecimientos: si todos ellos, MB, Carmen54, Luna, Asmodeo, etc., pueden escribir todos los días allí sus continuos insultos, sus improperios, esputando su bilis, es porque ese Psoe contra el que despotrican incansablemente luchó por crear y lanzar a la palestra “Público”, el periódico desde el que no dejan de babear sanguinolentamente contra los que le proporcionan la plataforma para que demuestren lo que son y cómo son y

2)  el suicidio más estúpido que haya podido perpetrarse nunca porque si el Psoe desaparece, como parece que es el propósito de todos ellos, estos descerebrados hipócritas se irán también a la puñetera mierda, que es donde la inmensa mayoría de ellos merecen estar.

La pena es que todos los demás, que disfrutamos del único medio de izquierda real que hay en el país, seremos perjudicados porque, si triunfa la derecha en las próximas elecciones, éste se habrá ido al diablo por culpa de todos estos falsos izquierdistas, puesto que van contra la izquierda, o, simplemente son unos estúpidos descerebrados.

La atracción del abismo, de Lluis Bassets



“Origen de la burbuja económica

La base de la burbuja especulativa habría sido un desarrollo excesivo del crédito, favorecido por los bajos tipos de interés que se establecieron en las principales economías del mundo. El origen de esa situación, según ciertos analistas, ha sido, por un lado, en el estallido de la burbuja.com a finales de los años 90, que habría provocado una masiva fuga de dinero buscando rentabilidades seguras, y por otro, la sistemática bajada de los tipos de interés tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, orientado a evitar una crisis económica internacional. En ese periodo se produjo una huida de capitales de inversión tanto institucionales como familiares en dirección a los bienes inmuebles. Losatentados del 11 de septiembre de 2001 supusieron un clima de inestabilidad internacional que obligó a los principales Bancos Centrales a bajar los tipos de interés a niveles inusualmente bajos, con objeto de reactivar el consumo y la producción a través del crédito. La combinación de ambos factores dio lugar a la aparición de una gran burbuja inmobiliaria fundamentada en una enorme liquidez. Wikipedia”.






En una discusión que tuve aquí con Iñaqui Zumaque y Meskalis, sostuve que el hombre no es que sea, como dijo Hobbes, un lobo para el hombre, es que no tiene ninguna clase de valores, desde el punto de vista ético, no vale nada, está muerto.
“Nihil novum sub sole”, no hay nada nuevo bajo el sol. Me permito la libertad, que sé que irrita a muchos, de soltar latinajos, 1º porque estudié 7 años de latín, 2º, porque no hay otra lengua en el mundo con tal capacidad de síntesis, ¿se puede decir más con menos palabras?

Los españoles que pensamos estamos asombrados de que el país otorgue mayoría en las encuestas al partido político que nos ha llevado a esta ruina que padecemos y creemos que esto sólo sucede aquí. Y no, señor, esto está sucediendo, ahora mismo en todo el mundo, o sea que no hay nada nuevo bajo el sol.

Porque esos 5 millones de parados no se gestaron durante el mandato del PSOE sino del PP y las causas que han motivado los mismos son de la exclusiva culpabilidad de los peperos. Que la mayor parte de los parados se hayan apuntado al paro durante los 8 años de gobierno del PSOE no significa que las causas que los han llevado a esta desesperada situación las generaran los llamados socialistas sino el ínclito Aznar con su famosa Ley del suelo, que ofreció a sus Comunidades licencia para matar en todas las costas españolas, alentándolas, además, a actuar sin ninguna clase de complejos: construir y vender lo construido a precios salvajes, defendido por Alvárez Cascos con aquella célebre frase: “si los españoles pagan por sus viviendas los precios más altos del mundo es porque ganan el dinero suficiente para hacerlo”.

En realidad, estos descerebrados, porque lo son, no han inventado nada ni siquiera sus enormes errores, que nos han llevado a donde estamos, porque este sistema de construir sin ninguna base económica que sustentara la insostenible burbuja inmobiliaria, lo venían haciendo ya algún tiempo sus verdaderos maestros y ejemplo, los EE.UU. de América, inventores de las famosas hipotecas subprime que han provocado la crisis que no asola.

Como tampoco han inventado esa manera suicida de llevar a sus respectivos países al precipicio, al abismo, utilizando para ello la fórmula de los peores canallas del universo: cuanto peor, mejor, cuanto peor vayan las cosas para el país, mejor será para nosotros, porque los hambrientos desesperados se acabarán de suicidar echándose en nuestros brazos.

Les aconsejo encarecidamente que no dejen de leer el maravilloso artículo que Lluis Bassets acaba de publicar en El País, si lo hacen con la debida atención tal vez comprendan no sólo lo que sucede allí, en los Usa, sino también aquí, en España: son los mismos fenómenos, los mismos problemas, los mismos personajes, las mismas soluciones absolutamente criminales las que se pretenden llevar a cabo pasando por encima de millones y millones de personas, de seres humanos que van a sufrir en sus ya demasiado doloridas carnes el azote de la mayor de las miserias y del hambre sólo para que unos cuantos despiadados políticos consigan sus demoníacos propósitos: alcanzar los respectivos gobiernos de sus naciones para así poder oprimir más aún a sus conciudadanos: http://www.elpais.com/articulo/internacional/atraccion/abismo/elpepiint/20110728elpepiint_2/Tes


Ese tribunal llamado Constitucional

“EL PLURAL
28 DE JULIO DE 2011
Un juzgado de Sabadell planteó una cuestión de inconstitucionalidad por entender que afectaba a la tutela judicial efectiva
El Constitucional cree que embargar el piso por falta de pago no vulnera derechos fundamentales
        
El Tribunal Constitucional cree que las ejecuciones hipotecarias, que permiten a las entidades financieras quedarse con un inmueble tras el impago de la hipoteca, no vulneran los derechos fundamentales de los afectados y, por tanto, no son inconstitucionales”.

Quien crea sinceramente lo que dice la Constitución, que España se constituye como un Estado social y de Derecho es que es un menor de edad intelectual absoluto, además de desconocer la realidad que subyace debajo de todos los actos aparentes que conforman el andamiaje de la mentira y de la hipocresía reinantes en la política española de todos los tiempos.

Fraga y los demás constituyentes españoles no son más que unos malos aprendices de Lampedusa.

Cuando Franco murió estos señores constituyentes decidieron cumplir los rigurosos mandatos de sus 2 mayores:

1-el de Franco: “lo he dejado todo atado y bien atado”,

2 y, mucho más inteligente, por supuesto, ya que al Príncipe no le faltaba esa “finezza” que Giulio Andreotti echaba en falta en la política española: “es preciso que todo cambie para que todo siga igual”.

Efectivamente, en la política española “manca finezza”, falta finura, porque no se puede redactar una constitución como la española haciendo todo lo posible, con toda la evidencia del mundo, que se estaba redactando todo con las siguientes intenciones:

1ª) que no se pudiera cumplir nunca con ese espíritu que se consagraba en su principio: “España se constituye como un Estado social y de Derecho”;

2ª) y que este cerrojazo que se echaba sobre el futuro político de España estuviera siempre atado y tan bien atado que incluso la reforma de la dichosa Constitución fuera realmente imposible, o sea que todo quedaba atado “in eternum”.

Pero es verdaderamente indignante que se consigne la palabra “social” en un texto que es la consagración de la irrisión a las clases trabajadoras.

No tenemos espacio, tiempo ni intención de hacer ahora un repaso de este texto constitucional que es el “inri” que aquellos padres constitucionales pusieron sobre la cruz en la que se sacrificaba todo el porvenir político de un país tradicionalmente explotado por las peores derechas del mundo y que no iba ahora, precisamente, con tipos como los que lo redactaron a cambiar de signo.

Nos bastará con remitirnos a esa sentencia que acaba de dictar el Tribunal Constitucional (que no es sino el instrumento que utiliza el PP para cargarse todos los textos legales que salen del Parlamente que no lo satisfacen), sentencia que citábamos al principio de este post.

A este irrisorio tribunal, que tiene como misión esencial proteger a los que necesitan ese amparo tanto jurídico como social no le parece merecedor de tutela el derecho que tienen todos los desheredados por la fortuna, todos los explotados por los titulares del poder de nuestro país que van a perder su vivienda por una coyuntura económica que sí ha sido merecedora de que el Estado se empeñe hasta las cejas para salvar a la Banca, entender que podía incluirse dentro de ese mandato general de proteger o tutelar los derechos sociales de los españoles, ése que también consigna expresamente de tener acceso y conservar una vivienda digna.

Todas las leyes mínimamente sociales que yo estudié en la Facultad de Derecho en los modernos Estados se han preocupado sobremanera de salvaguardar el derechos de los miserables a un conjunto de pertenencias que pasaban a constituir lo que se llamó patrimonio familiar inembargable.

Parece evidente que si a un miserable no se le puede embargar ni el lecho, ni la mesa ni las sillas ni los instrumentos de trabajo o el menaje de hogar, mucho menos le será posible embargar el techo que los ha de preservar de la intemperie.

Pero este tribunal, que sólo es una rama inseparable de los partidos ultraderechistas que nos gobiernan, ha considerado que el techo que protege a los desheredados de la fortuna es absolutamente embargable y ejecutable mientras leíamos ayer que el ínclito Rajoy tenía ni más ni menos que 5 o 7 magnificas residencias donde refugiarse frente a las inclemencias de la intemperie.

De modo que hasta el gran Botín ha resuelto no ejecutar las hipotecas de aquellos menesterosos que pierdan su empleo concediéndoles una moratoria de sus préstamos durante 3 años.

Pero, eso sí, señores, España está constituida como un Estado social y de Derecho.

PP versus Psoe, reflexiones casi definitivas para antes de una guerra


Faltan unos meses para que todos los españoles nos enfrentemos a una situación que marcará nuestro porvenir no sabemos para cuanto tiempo.

Estamos, pues, frente a un momento de los que podemos llamar decisivos puesto que de lo que hagamos depende el futuro, quizá, no sólo de nosotros mismos sino también de nuestros hijos.

Y, frente a esta situación, todo el mundo, incluso lo más granado de la intelectualidad izquierdista, adopta una postura que a mí, por lo menos, se me antoja increíble.

Porque se plantean el problema como si éste tuviera más alternativas de las que realmente ofrece.

La situación de la sociedad no admite ninguna clase de evasivas ni de juegos de palabras, ninguna clase de artificios: hay 5 millones de parados o sea de personas que se hallan en una situación que todos calificamos de insostenible pero que no se soluciona con esa mera calificación porque la miseria y la desesperanza no se pueden solucionar con palabras.

Y el número de esos muertos en vida crece cada día sin que ni siquiera se vislumbre en el horizonte la menor esperanza.

Esto es lo que se halla en el fondo de la situación, lo que podriamos llamar el problema desnudo, el problema inaplazable, la bomba de relojería que puede explotar y acabar otra vez con todo .

Y, en cuanto a las soluciones, no vale plantearse fórmulas milagrosas que aporten, de repente, algo que lo resuelva todo por arte de magia.

Para resolver el problema, para desgracia de todos nosotros, no podemos hacer otra cosa que, dentro de unos pocos meses, elegir entre PP o PSOE.

Yo también lo sé, se trata de elegir entre dos soluciones calamitosas, a mi tampoco me gusta esta horrible disyuntiva, pero es lo que hay, no hay, no puede haber otra cosa, de modo que no tenemos más remedio que jugar esta terrible partida, sabiendo que, en contra de lo que se dice, no es lo mismo que gane el PP que si lo hace el PSOE.

Ésta es una de las más grandes falacias. El Psoe es una derecha claudicante y enferma que se bate en retirada en todos los ámbitos internacionales, que se ha dejado derrotar por pura cobardía, sin plantar siquiera cara ante una ultraderecha prepotente que lo tenía todo a su favor y que, por eso, presionaba en todos los órdenes, incluso en el científico, preconizando que fuera del puñetero liberalismo no hay ninguna posibilidad de salvación. 

Pero, en el fondo del Psoe, yace todavía su remembranza de un marxismo latente, de una concepción del mundo y de la vida en la que el hombre no es ese feroz lobo para el hombre que propugna la ideología liberalista, en la que todos luchan contra todos a ver quién gana más, a ver quién es el que se hace, en cada caso, con la parte del león, expulsando a las tinieblas exteriores a los miserables, a esos 5 millones de parados que aumentan cada día.

Y, en el PP, también todos sabemos lo que hay: una ideología que trata de refugiarse bajo la expresión de que sólo es simplemente conservadora pero que, en realidad, es expoliadora de toda la riqueza del mundo, a la que quiere sólo para sí, en exclusiva, de tal modo que el sólo pensamiento de renunciar siquiera a esas migajas que indefectiblemente se producen en su opíparo banquete, le revuelve las tripas de modo que está dispuesta a luchar tanto y como sea para evitar que dichas migajas vayan a parar a las bocas hambrientas de esos millones de desheredados que cada vez más se extienden por el mundo.

Y a la mesa verde en la que, en nuestro país, hoy se juega la partida, para desgracia de todos nosotros, sólo pueden tener acceso, en este concreto momento histórico, dos jugadores, PP y PSOE.

Entonces, es estúpido, es irracional, contraría todas las leyes de la lógica que nos empeñemos en no aceptar la situación, con todas sus inmodificables características: en las proxímas elecciones generales, en las que se va a decidir nuestro futuro por un tiempo que no sabemos cuánto es pero que incluso podría ser eterno, se va a jugar toda nuestra cochina vida, sin ninguna clase de exageración, de modo que no valen ninguna clase de evasivas ni juegos artificiosos de palabras, no hay más redaños que participar en el juego si no queremos que nuestra actitud sea esencialmente suicida.

Y que nadie sea tan estúpido para decir “vaya, ya tenemos aquí al consabido profeta que nos amenaza con todas las tragedias del peor de los infiernos si votamos PP, otra vez más, la amenaza del doberman”.

No, coño, no. No es ninguna amenaza, ni ningún doberman: tenemos ahí, ante nuestras narices, lo que está ocurriendo ya en todos esos sitios en los que la ultraderecha, PP o Ciu, ha ganado las elecciones locales: están echando a la gente a la puta calle, están cerrando los centros de salud a mansalva, están privatizando todo lo que pueden por ahora, porque cada empleado, cada trabajador que echan a la calle es un ingreso más para sus empresas, coño, cada centro de salud que cierran son un montón de enfermos que tienen que acudir a sus privados hospitales, y lo mismo ocurre y ocurrirá con sus escuelas y colegios, con sus universidades, que todo quedará sólo al alcance de ellos, de modo que todos los demás seremos excluidos, marginados, expulsados a las terribles tinieblas exteriores y lo tendremos merecido por haber escuchado sus cantos de sirena, esos que dicen: PP o PSOE, ¿qué más da, si los 2 son iguales?


M15M y un servidor

La cosa iba perfectamente, quiero decir que la marcha de este blog iba viento en popa, con unos niveles de lectores increíbles, hasta que a mí se me ocurrió lo que no se le podía ocurrir a ningún otro que estuviera situado a la izquierda: criticar al 15M y a DRY.


Mi problema que es, al propio tiempo, mi bendición porque me permite convivir de una manera casi aceptable conmigo mismo, es que digo siempre lo que siento y pienso y así es muy difícil, si no imposible, convivir, por eso me echaron del chat de Saco y por eso me pueden echar de este blog que yo monté para poder escribir con absoluta libertad pero que no es mío, claro que no, sino de los lectores, de modo que si ellos dejan absolutamente de leerme yo tendré que dejar de escribir porque eso sería una actuación completamente inútil y lo inútil es por naturaleza absurdo.

El día que yo escribí mi post celebrando la aparición del 15M y DRY, y criticando sus neutrales, equidistantes e imparciales posturas, tuve la friolera de 3661 lectores, la mayoría de los cuales, cuando se manifestó mediante los pertinentes comentarios, lo hizo no sólo criticando mi postura sino atacándome fuertemente y un porcentaje altísimo de mis lectores habituales me abandonó tal vez para siempre porque consideró que yo estaba radicalmente en contra de este movimiento lo que no es ni mucho menos cierto.

De lo que yo estoy, y creo que estaré siempre, en contra es de que un movimiento como éste diga en sus primeras manifestaciones:

1-que es neutral en la lucha política de partidos,

2-que es imparcial,

3-que es equidistante.

Y no me servirá de excusa que alguien me diga que éste es un pronunciamiento meramente táctico para poder facilitar la entrada en él de gentes de derecha que estén conforme con alguno de los presupuestos básicos del movimiento.

Ya estoy cansado de decir que en el mundo de hoy, ni siquiera creo que lo haya sido posible nunca, no se puede ser neutral, equidistante e imparcial porque la lucha es totalmente abierta, a muerte y total:

1-total: se pelean todos los balones, incluso los que no existen realmente, porque se sabe que no se le puede dar al mortal enemigo que busca nuestra total extinción ni un soplo de aire cuanto menos decir que se comparten con él el diagnóstico del problema aunque se discrepe radicalmente de la solución, porque esto implica realmente una tregua mientras se discute quién tiene razón y todos sabemos ya quienes son los culpables de la actual situación del mundo;

2-a muerte: es una suprema evidencia que el neoliberal ultaderechismo capitalista necons está haciendo todo lo que está en sus manos para nuestra total aniquilación y que casi lo ha conseguido ya, entonce cualquier clase de contemporización no sólo es la mayor estupidez que puede cometerse sino que, además, es totalmente suicida;

3-abierta: no valen ninguna clase de subterfugios ni intentos de engañifa: con estos asesinos canallescos no se está de acuerdo en nada, absolutamente, porque si ellos parece que transigen en algo se trata sólo de una estratagema, de un perverso ardid que no tiene otro objeto que, siguiendo la táctica aconsejada por Lampedusa, engañarnos como a chinos.

A tenor de estos 3 inexorables principios, no se pude llegar a ningún acuerdo con esta gente que, si finge que está en algo con nosotros sólo lo hace con un afán quintacolumnista, para poder actuar desde dentro contra nosotros, y esta actitud no admite ninguna componenda pactista.

Pero ésta sólo es una crítica al movimiento en cuanto a su postura inicial de composición, la crítica indefectible, radical, que no admite ninguna clase de pactos es la que se refiere a la actuación.

Como decía antes la lucha es a muerte y por lo tanto no se le puede conceder ninguna clase de cuartel al enemigo y una de estas medidas es limitarse a decir que se está en contra de la tiranía de los mercados y de las agencias de calificación y al propio tiempo convenir con quien sea un pacto de no agresión electoral respecto al partido, PP, que no sólo se integra en la internacional neocons ultraderechista liberal neocons, sino que está llevando a cabo en nuestro propio país una labor de absoluta destrucción de todo lo que significa una preocupación social.

Y esta postura nuestra es asumida indirectamente, con rodeos dialécticos, sí, pero asumida al fin y al cabo, por Stiglitz, quien, después de reunirse y comer con ellos, con toda la cúpula del PSOE, a ser entrevistado en Público dice:

Público.es;27/07/2011 – 10:21h

“ ¿Qué impresión se lleva del movimiento?

-Están llenos de energía. Serios, en el sentido de que están muy preocupados porque el sistema no está funcionando, sensibles a las injusticias sociales… pero, mirándolos desde fuera, no están tan indignados o tan enfadados como yo estaría. Cuando ves el desempleo de España, esperas que la gente esté incluso más enfadada. Cuando piensas en las injusticias sociales, no en España, sino globalmente, y ves que la crisis la han causado los bancos estadounidenses y que los banqueros siguen con sus bonus, es muy difícil no decir “algo está mal con el sistema”.-En la asamblea a la que asistí ayer (por el lunes) en el Retiro me sugirieron que les dijera qué hacer. No es una posición de “el sistema está roto y vamos a romperlo más”, que es lo que dirías si estuvieras muy enfadado. Lo que preguntan es qué podemos hacer para solucionar el problema…”.

En resumen, que mi postura respecto al M15 es exactamente la contraria a la de todos los reaccionarios del mundo, éstos lo combaten porque es de izquierda, rojo y desfasado históricamente, dicen, mientras que  yo lo critico porque es demasiado contemporizador, porque no se ha puesto decididamente a la izquierda del sistema con todas las consecuencias, permitiendo de esta manera que el PP barriera en las últimas elecciones, como hará también en las generales si dicho movimiento no hace todo lo que esté en su mano para que así no ocurra, tomando decididamente partido por el mal, que  lo es, pero es mucho  menor. Posibilismo puro y duro, pero es lo que hay, si queremos seguir sobreviviendo hasta que lleguen tiempos mejores.

Tercera guerra mundial, xenofobia y fascismo, las señas de identidad de la derecha

 Como decíamos ayer, se anuncia la llegada de un mesías redentor en forma de caudillo que salve a los pueblos de los perniciosos efectos de la política.

La política, los políticos son algo esencialmente nefasto que está llevando al pueblo, a los pueblos, a la ruina, al más auténtico de los desastres con sus eternos juegos sucios, con sus luchas intestinas para hacerse con el poder, pero, sobre todo, por su concepción del Estado como una finca particular que quieren poner a su propio y egoísta servicio, es precisa la llegada de alguien absolutamente desinteresado que esté dispuesto a darlo todo, incluso su vida, para salvar al pueblo, o sea, a la humanidad.

¿No les suena la música? Sugiere algo así como la llegada de una especie de monje-soldado, de una mezcla de líder religioso y de valiente y decidido capitán que esté dispuesto a darlo todo, incluso su propia vida, en aras de la salvación de la patria o de las patrias, si es  necesario.

No sé si se dan cuenta de que estoy describiendo a ese tipo noruego que se ha cargado sin pestañear a 92 personas, tomándose especial cuidado de rematar con un tiro de gracia a sus víctimas.

Es la clásica imagen de un redentor dispuesto, antes de nada, a ofrecer su vida para hacer mejor la de los demás, o sea, el típico y tópico mesías.

El tipo, el noruego ése, es esencialmente xenófobo, no ya simplemente racista como ese alcalde catalán del PP que ha hecho toda su campaña a las municipales promoviendo, exaltando el odio al diferente, al inmigrante, al extranjero. ¿No les recuerda a vdes. Hitler y su odio a los judios?

¿Qué puede pasar cuando  ese odio, convenientemente razonado en 1.500 folios, con la clara designación de sus fines y de los métodos para conseguirlos se entretenga también en señalar a sus privilegiados enemigos, como este noruego ha hecho con Zp y la Chacón, uno por entregarse decididamente al Islam, promoviendo la Alianza de Civilizaciones y la otra por atreverse a mancillar la imagen militar aceptando ser ministra de Defensa estando embarazada, o sea, utilizando la concepción como un estigma que ofende la esencia misma de lo militar?

Lo que le ha faltado a este noruego, para ser un Hitler, es muy poco.Sólo la oportunidad histórica marcada por unas circunstancias sociopolíticas favorables, si el pueblo noruego hubiera sido víctima de una guerra y de una paz que lo hubiera hundido sicológicamente no sólo en la desesperación sino también en la indecencia, en la plena consideración de una indignidad realmente insoportable, ayer, en lugar de lanzarse a la calle, lleno de asombro y de dolor, lo hubiera hecho, políticamente galvanizado, ungiendo como un líder absolutamente indiscutible a un hombre capaz de no detenerse ante nada, ni siquiera ante la muerte de 92 víctimas inocentes porque esto supone hallarse en la presencia de un hombre de hierro y un líder de esta clase es lo que necesita este mundo para intentar salir de la miseria en la que ahora se revuelca.

Hitler, Hitler, Hitler, ¿dónde estás y quién eres?

Tan sólo la oportunidad, que el próximo emperador de los Usa vuelva  a ser republicano y, si es posible, del “Tea party”, o sea, un fundamentalista cristiano, furiosamente xenófobo, profundamente militarista, adorador del rifle y de la bomba atómica y muy capaz de volver a utilizarla donde sea preciso sin reparar en el número de millones de víctimas mortales.


 Entonces, el menú estará realmente servido y una hermosa guerra de salvación universal se extenderá por todo el mundo, que será así salvado otra vez, a costa de decenas y decenas de millones de víctimas.

O sea, la tercera guerra mundial, el más espantoso de los holocaustos.