La Real Academia de la Historia.

 


La historia no es la maestra de la vida sino una gigantesca manipulación. 

Y los mal llamados historiadores se echarán las manos a la cabeza diciendo que me salto los documentos que llenan los archivos denominados históricos.


Y yo les digo que todos esos documentos no son más que palabras y las palabras, algunos lo sabemos, no son sino las hojas, las ramas, los árboles que no tienen otra misión que escondernos el bosque, para que nunca lo veamos tal como en realidad es.

La palabra fue un invento del hombre para engañar a los otros hombres, cuando además de dominarlos físicamente quiso dominarlos también psicológicamente.

Las palabras sólo sirven para engañar,  incluso éstas mismas que estoy escribiendo ahora sólo pretenden convencerles de lo que a mí me interesa y sólo expresan verdad si ésta coincide con lo que yo pienso.


Los historiadores son los grandes mentirosos de la humanidad, han hecho profesión de servir a la verdad histórica pero ésta no puede existir fuera de la experiencia vital de la gente que, por supuesto, no puede narrarla oficialmente porque no se lo permitirían nunca.

Un historiador necesita el “placet” de la autoridad del país en el que escribe, una censura previa o “a posteriori”, pero lo que dice nunca será aceptado por la sociedad en la que se inserta si sus autoridades políticas y sociales no están, en el fondo, de acuerdo con lo que él escribe.

Nuestras autoridades históricoacadémicas han sentenciado ahora, con todas las palabras, que Franco no fue un dictador sino simplemente un gobernante autoritario, no un totalitario. Y lo peor es que hay incluso furibundos marxistas que comparten este diagnostico y escriben que Franco sólo fue un simple militar. (1)

Pero yo, que nací en 1.929, que sufrí directamente en mis carnes la preguerra, la guerra y las postguerra no necesito que nadie me diga lo que fue aquel hombre que condenó a su país, a casi todos los que vivíamos en su país, a la muerte, a la prisión, a la cárcel, al hambre y a la peor de las miserias durante muchos, muchísimos años, tantos que a mí me marcaron para siempre.

Mi padre era un monárquico enfermizo pero también un intelectual, era, entre otras cosas, director teatral, y, en plena guerra, el Socorro Rojo Internacional, algo así como la Cruz Roja sólo que comunista, le pidió que les ayudara a conseguir dinero para sus tareas humanitarias dirigiendo una versión teatral de El idiota, de Dostoyewski. Lo hizo y así firmó su sentencia de muerte porque, cuando acabó la guerra, fue juzgado por un tribunal miliar que le condenó a la pena máxima, que, al final, le fue conmutada por la de cadena perpetua.

O sea que toda su familia sufrió durante 40 larguísimos años la más terrible de las represiones, es curioso, pero lo que más recuerdo es a mis compañeros de escuela gritándome, echando espuma por la boca, aquello de “1,2,3 y 4, ya tienes Franco pa rato”.

La profecía más acertada que nunca he escuchado. Después de aquellos ominosos 40 años oficiales, en los que un franquismo rampante nos amargó la vida hasta lo inimaginable, después de estos treinta y tantos de lo que sus herederos llaman democracia, sin ningún rubor, sólo porque permiten a su manera una serie de libertades meramente formales, todavía siguen mandando los mismos, Fraga y algunos otros coetáneos, sus hijos y los hijos de sus hijos, y lo hacen con la misma sonrisa ostentosa en sus labios, como diciéndonos “pero, hombre, muchachos, qué es lo que esperabais, que nosotros soltáramos una presa que tenemos tan bien cogida por los propios huevos, perded toda esperanza, nunca lo haremos, os dejéis o no engañar por todas estas pamplinas de democracia y demás engañabobos, Fanco no gobernó en vano y hablaba poco pero lo que decía no sólo iba a misa sino que lo hacía bajo palio, lo dejó todo atado y bien atado, tanto, que todo seguirá así por los siglos de los siglos”.

Y de esto, que es la verdad esencial, no sólo la que va a misa y la consagran todos los días los sacerdotes, los descendientes de aquellos que bendijeron los cañones y los tanques alemanes e italianos para que mataran mejor, los jodidos historiadores oficiales de la Academia de la Historia, no dicen nada porque como es la puñetera verdad, aquélla que aprendimos con sangre, sudor y lágrimas, los que logramos sobrevivir a aquella larga noche de piedra, no debe de constar nunca en las páginas de sus libros para que Franco sea siempre honrado y alabado por todos como esa mujer que apenas ayer gritaba fervorosamente “España, una, grande y libre y a los comunistas, cortarles a todos el cuello”. Grito que, por cierto, comparten muchos, muchísimos de esos tíos cínicos que se autotitulan, todos los, días cuando escriben en los diarios, los más rojos de todos los rojos. O sea, que sí, que todo está atado y bien atado.
————————————————————————————-
“( 1) #40 Comentario por La Repu17/05/2010 @ 12:19. Blog de Manolo Saco.

Creo que muchas veces cometemos errores de concepto sobre el Franquismo, la Derecha y el Capital.
Franco fué un militar, como tal, siempre quiso eliminar a los que el consideraba sus enemigos. Esta eliminación, tenia que ser total y con el menor coste entre sus propias tropas.
Utilizó a todos los enemigos de sus enemigos, sea la Falange, La Iglesia, el hambre, la Guerra Fria, su anticomunismo, etc, etc.
Como buen militar concentro el poder y la toma de decisiones en su propia persona. Autodenominandose Caudillo ( figura militar ) de España por la gracia de Dios.
Como buen militar, confiaba en la suerte, en el estudio de las condiciones metereológicas, en el estudio del terreno, en el estudio de las fuerzas amigas y enemigas. No le tembló el pulso en cambiar de aliados, cuendo sus inspiradores fuerón derrotados y apoyandose en el enfrentamiento entre EEUU y la URRS, jugar la baza de su anticomunismo, para seguir gobernando España en un regimén cuartelario, es decir en una Dictadura.
Como buen militar, solo permitió un Partido político, el Movimiento Nacional, al que utilizó, hasta que le convino. Dejandolo caer y derrotandolo, cuando le interesó.
Como buen militar, creo un sistema sindical vertical, donde se reunian los soldados, los suboficiales, oficiales, jefes y generales y se hacía lo que quería el Caudillo y sus acólitos.
Como buen militar, no se podia opinar, asociarse o reunirse. Solo estaba permitido el a sus Ordenes, mi superior.
Este fué el régimen franquista, que no tiene nada que ver con el régimen Nazi, ni con el régimen fascista. Más bien es un régimen militar.
En estas circunstancias, se crea un régimen jurídico adecuado a este sistema. Así se creo un Tribunal de Orden Público, que por ejemplo, te podia condenar a diez años de carcel, por cagarte en Franco. Con lo cual queda demostrado, que el grado militar alcanzado por Franco, era superior a Dios, ya que la sanción por cagarse en Dios, era muy inferior, inclusive podía uno salir, sin sanción.
Este régimen jurídico, donde la falta del militar, que les diga que tienen que juzgar, que tienen que sentenciar, a quien tienen que obedecer, les hace comportarse en este régimen de semi libertad, en unos auténticos carcas, no adecuados a la actualidad ni española, ni europea, ni mundial. Esperando a que Trillo, nuevo faro de Occidente, sea tan amable, de facilitarles la labor, de decirles lo que tienen que hacer.
Si, mucho tiene que cambiar la judicatura, para estar en la misma onda que la sociedad, pero lamentablemente, mis ojos no verán una justicia, verdaderamente democrática. Se han instalado en ese extraño poder, se han enquistado dentro de un mundo que nadie entiende, de la providencia, de la sentencia, de la audiencia y de la fiscal y su puta madre. Donde ellos mismos se nombran y pueden derrotar a las otros poderes del Estado, con un papel, que te manda a la carcel.
Para que no me llaméis pesado. Dejo La Derecha y el Capital, para más adelante.
Si, mi nombre es Jesús, pero de los que sois verdaderos seguidores, es del Sherif, ya que yo soy el primero”. (Las negritas y el subrayado son nuestros).

Un comentario en “La Real Academia de la Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s