Movimiento 15 de mayo, democracia real ya, carta a mis dos queridos amigos Xulian y Sowek, que ayer tuvieron la amabilidad de comentar mi post en WordPress.


Claro que son “mis queridos amigos”, ahí es nada, ser los 1ºs que me dirigen un comentario allí, en aquel maldito blog de todos mis pecados, en donde, hasta ahora,  sólo lo habían hecho algunos que ya estaban dentro del círculo más estricto de mi amistades y que, por lo tanto, no eran realmente auténticos comentaristas sino gente que trataba de aliviar una de mis peores carencias.

Por las ineludibles exigencias de tiempo y espacio, tan imperiosas en un blog, no he tenidomás remedio que contestarles a ambos, a la vez, y espero que eso no haga desmerecer mi respuesta respecto a sus magnífico trabajo:

“Hay, en vuestros textos, la frescura no sólo de la juventud sino también de la excelencia porque vuestra causa es una de las mejores a las que me he enfrentado nunca. Estáis, indudablemente, ante una ocasión histórica, tanto que anoche,  Antoñanzas sostenía, en Al rojo vivo,  que lo que estáis haciendo quizá superará en importancia a lo que hicieron aquellos legendarios estudiantes franceses de mayo del 68.

Y yo creo que le asiste la razón, mayo del 68 fue un juego de niños si se compara con la más profunda de las rebeliones que yo he visto nunca, y tengo ya 82 años, puesto que lo que pretendéis vosotros no es, ni más ni menos, que darle un vuelco total a las condiciones imperantes que el maldito liberalismo ultracapitalista neocons ha impuesto a una sociedad que va directamente encaminada a ese abismo que siempre significa el suicidio.

El problema, el único problema real que yo le veo, por ahora, al asunto es el enfoque filosófico que le estáis dando porque no se puede, a estas alturas de la historia de la humanidad, discurrir por la senda de la neutralidad y mucho menos aún de la imparcialidad porque ninguna de ellas existe no por otra cosa sino porque no pueden hacerlo.

Neutrales no son, no pueden serlo ni siquiera el espacio y el tiempo que implican siempre también una parcialidad.

No es neutral vuestra aparición en la inmediata presencia de unas elecciones que quizá marquen para siempre el signo de los tiempos. Si gana, como parece que va a hacerlo, Rajoy, ya nada podrá ser históricamente igual porque habrá vencido el vacío más ominoso del hombre, la nada no por más etérea menos decisiva, todo lo que hacemos, lo que vivimos se cubrirá con el espeso manto de la inepcia y lo que es mucho peor aún de la más consistente desesperanza porque Rajoy y los suyos nos situarán en un “no man’s land”, en un punto sin retorno de la evolución humana, porque Rajoy propugna, sin rebozo alguno, el triunfo de la desigualdad, dice el tío que no es que no seamos iguales, es que no podemos ni debemos serlo, con lo que nos condena a la más profunda desesperación porque la aspiración a la igualdad es lo único que realmente nos mantiene vivos. Y ahí estáis vosotros, testimoniándolo.

Es por eso que os digo a ambos que no se puede ser neutral, de tal manera que, ayer, veía en la portada de Público, una panorámica de  la Puerta del Sol, en la que miles de manifestantes, girados sintomáticamente a la derecha, elevaban sus brazos en un signo que trataba desesperadamente de no igualarse al saludo hitleriano,mussoliniano, franquista, pero que evitaba mucho más cuidadosamente aún el del famoso puño en alto comunista, separando frenéticamente los dedos para que no se confundiera de ningún modo con el puño cerrado en alto.

Ahí, en esa definitiva imagen, se condensa vuestra visión pretendidamente imparcial de vuestra causa y ahí, trágicamente también, está vuestro destino porque no se puede nadar entre 2 aguas si se quiere ser realmente efectivo, precisamente eso es lo que ha  hundido en la miseria al bueno de Zp que ha tratado de ir desde permanecer sentado ante el desfile de la bandera representativa del Imperio a santificar con su aplauso el asesinato de Bin Laden, después de enviar a nuestros muchachos a morir en Afganistán, borrando para siempre aquel gesto de retirar nuestras tropas de Irak.

Repito. No se puede nadar entre 2 aguas, no se puede, ni se debe, encender una vela a Dios y otra al Diablo porque, al final, el viento de la historia las apaga a ambas.

De modo, mis queridos amigos, que no me habéis dejado elegir otro papel que el del jodido aguafiestas: si no cambiáis la táctica, porque de una descarada táctica se trata, sólo lograreis el insignificante triunfo que supone haber llenado de ruido sin furia todas las plazas de España y, como bien sabía el bardo de Avignon, la furia iconoclasta es mucho más importante que el simple ruido, de modo que es absolutamente imposible hacer una tortilla  realmente revolucionaria sin romper huevos, lo que presupone una gran explosión porque de eso precisamente se trata, de que los que nos han llevado hasta lo más profundo del precipicio NO aparezcan ahora en condiciones de igualdad con los que han sufrido los más intolerables ataques.

Y yo, llegados a este punto, no tengo más remedio que haceros la más terrible de todas las preguntas: pero ¿qué clase de justicia es la que vosotros pretendéis, si equiparáis a los asesinos con sus víctimas, porque en la muerte de toda la esperanza de supervivencia del Estado del bienestar, los asesinos: mercados, UE, FMI, Ecofin, Wall Street, especuladores, Obama, Merkel, Sarkozy “et alteri”, no pueden equipararse  tan injustamente a sus víctimas: ese puñetero y aborrecible marxismo que todavía aleteaba, moribundo, en el suelo,bajo los pisotones de las claveteadas botas del glorioso liberalismo, que vosotros decís condenar, al propio tiempo que vuestros brazos y vuestras manos evitan cuidadosamente cualquier clase de exhortación a la auténtica rebelión que, hasta ahora, sólo ha supuesto el puñetero comunismo-socialismo, porque es éste el que nos llevó en volandas desde el trabajo de los niños y de las mujeres en las minas inglesas y en las ásperas y heladas tierra de la estepa rusa hasta ese jodido Estado de bienestar que ahora ya sabemos que hemos perdido para siempre, entre otras cosas, por vuestra actitud neutralizante e imparcial?

Por eso me ha decepcionado tanto vuestra actitud final, porque yo esperaba otra cosa bien distinta cuando os vi irrumpir tan brillantemente en las ágoras de nuestras tan afligidas ciudades, pensé, con Miguel Hernández, que un viento del pueblo lo iba a arrasar todo y me he encontrado con unos tipos que evitan mucho más cuidadosamente aún herir la susceptibilidad de las ultraderechas, evitando que sus brazos, al elevarse al cielo en ciega súplica de salvación, en lugar de los puños sólo muestren las manos con sus dedos abiertos, como en una desesperada e inconsciente petición de ayuda a los que son indudablemente los culpables de su actual perdición, de modo que no tengo más remedio que insistir, “os estáis equivocando, queridos muchachos, cuando hacéis iguales a las víctimas y los verdugos, eso es una suprema injusticia que la durísima juez que es la vida no va a dejar sin castigo”.

Ojalá me equivoque y Antoñanzas tenga toda la razón del mundo y vuestro movimiento deje en mantillas a aquel otro de mayo del 68 francés,  que también, por desgracia, acabó en agua de borrajas, a pesar de su acertadísimo grito: “Seamos  realistas, pidamos lo imposible”. Ojalá”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s