Garzón, enésimo capítulo


El fiscal apoya la recusación de Garzón contra cinco jueces por la causa del franquismo


Llevo siglos escribiendo sobre los jueces. Con una obra sobre ellos, “Los jueces de Israel”, conseguí el 2º premio internacional de teatro El Paisaje, en 1.988, y, en ella, se exponían algunos de los problemas que me había planteado el ejercicio de la abogacía durante 40 años.

Creo sinceramente que un juez es una especie de extraterrestre cuya vida es un ejemplo de lo que pueden llegar a hacer los hombres, porque es realmente difícil, si no imposible, intentar hacer justicia en los conflictos humanos estando, como están los jueces, “poseídos” por prejuicios personales, familiares, sociales, religiosos, políticos, psicológicos e incluso fisiológicos.

Este problema llegó a obsesionarme de tal modo que cometí la imperdonable grosería de, en los discursos posteriores a una comida celebrada por ellos, a la que me invitaron por mi condición de Decano sostener la tesis de que llegaría un día en el que el mundo entero se asombraría de que se hubiera permitido a unos hombres enjuiciar la conducta de otros, siendo como somos tan falibles y estando condicionados, como estamos, por tantos prejuicios e instintos absolutamente indomeñables.

El Presidente del TSJ de La Rioja, compañero de carrera universitaria, cuando me llevaba en su coche oficial a mi casa no pudo reprimirse y me dijo, “coñó, Pepe, sólo a ti se te ocurre cerrar una comida de jueces, a la que has sido invitado, con un parlamento en el que te cargas la función jurisdiccional en pleno”. Y creo que tenía toda la razón y que lo mío fue un ejemplo de la más perfecta de las groserías.
                               
Pero es que esto es lo que yo pienso sobre esta función que considero por encima de las posibilidades humanas.

Y paulatinamente, con la poderosa lentitud de los fenómenos históricos, ellos, los jueces, me van dando la razón. Hoy, los diarios, nos traen la noticia de que el Fiscal que lleva el caso de prevaricación  contra Garzón, ante la Sala del TS, apoya la recusación de éste contra prácticamente la totalidad de los 5 magistrados que la componen por considerarlos contaminados al efecto de dictar sentencia ya que, antes, han intervenido en otras fases de dicho procedimiento criminal y sus actuaciones pueden predeterminar su conducta, es lo que se denomina, en el lenguaje técnico jurídico, estar contaminados.

Un juez se contamina, es decir, pierde su imparcialidad en orden a emitir su fallo en el asunto que tramita cuando las resoluciones que ha dictado a lo largo del procedimiento determinan necesariamente el sentido de su sentencia definitiva si no quiere contradecirse a sí mismo.

Es casi lo mismo que yo dije tan inoportunamente en aquella comida ante muchos de los jueces de este país y que ellos escucharon con un ominoso silencio, sólo que esta jurisprudencia de los tribunales Supremo, Constitucional y de Derechos Humanos de Estrasburgo, todavía no generaliza tanto como yo, pero sustancialmente dice que los jueces que conozcan de un asunto en el que antes hayan intervenido dictando cualquier otra resolución decisiva, deberán abstenerse, o, subsidiariamente, podrán ser recusados ya que aunque personalmente cabe la posibilidad de que mantengan su imparcialidad existe también la de que no lo consigan y esta mera posibilidad los inhabilita para continuar en el conocimiento del asunto en virtud de  que un juez, como se dijo de la mujer del César, no sólo debe ser imparcial sino parecerlo, o sea que para evitar la mera sospecha de parcialidad, todo juez que haya dictado resoluciones interlocutorias en un proceso penal, debe de abstenerse de participar en la resolución definitiva del asunto, bajo pena de la nulidad radical de la sentencia que se dicte.

Pero esto es la teoría, el desideratum, lo que debe de ser, pero la realidad, la puñetera realidad es bien distinta. Los jueces, no son ni más ni menos que hombres, y, como tales, se apegan desesperadamente a lo que consideran sus derechos, sus prerrogativas, no les gusta en absoluto que se dude siquiera de ellos y toman muy mal que se les solicite su abstención y todavía peor aún que se les recuse porque ello  implica que se desconfía de ellos como sujetos capaces de realizar honestamente su función por lo que es muy raro que un juez se abstenga voluntariamente-en el caso que nos ocupa lo ha hecho ya uno de ellos-y, si se comete, la torpeza de recusarlos, toda la judicatura responde como un solo hombre y rechaza orgánicamente dicho intento de excluirle de su función, castigando normalmente con la pérdida del caso al letrado o letrados que se atrevan a recusarle.

Vamos a ver si en este caso de Garzón, los jueces del TS que le enjuician se atreven a decretar que los recurridos continúen con su conocimiento del asunto, sabiendo, como saben. que toda la jurisdicción penal internacional está pendiente de ellos.

M15M y el síndrome de Estocolmo.



“Unos nos consideramos más progresistas, otros más conservadores. Unos creyentes, otros no. Unos tenemos ideologías bien definidas, otros nos consideramos apolíticos… Pero todos estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros… Por la indefensión del ciudadano de a pie”. (Párrafo 2º del Manifiesto de Democaria Real Ya).

Artículo 1 de la Constitución española:.

“1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado”.

Para no perturbar el ánimo de nuestros admirables muchachos, vamos a intentar utilizar el lenguaje de la manera más aséptica que nos sea posible.

Veamos alguno de los precedentes históricos:

Decía el general Franco a uno de sus ministros recién nombrado:

-“Fulanito, haga usted como yo, no se meta v. nunca en política”.

Si se lee con la necesaria detención esta frase de aquél que lo dejó todo atado y bien atado, se comprueba la sustancial identidad de lo que él propugnaba con lo que nos propone la Constitución española, redactada por franquistas tan acreditados com Fraga, Herrero de Mignón y Gabriel Cisneros.

Y no es distinto el enfoque que se da a estas frases del más puro pensamiento joseantoniano y franquista que el que los arriscados muchachos de las asamblearias multitudes que han ocupado y todavía ocupan-¿por cuánto tiempo, visto lo de Cataluña?-dan a sus principios programáticos fundamentales:

1º) “Unos nos consideramos más progresistas, otros más conservadores. Unos creyentes, otros no. Unos tenemos ideologías bien definidas, otros nos consideramos apolíticos…”:

2º) “Pero todos estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros… Por la indefensión del ciudadano de a pie”

Ésta, queridos muchachos acampados en las plazas de España, no es ni más ni menos que la posición ideológica equidistante, neutral e imparcial que impulsaba a los redactores de la Constitución, que tan buenos resultados nos está proporcionando ya que todos sus deseos de igualdad, libertad, justicia y participación ciudadana se han conseguido plenamente, y ésta es también la postura totalmente equidistante, neutral, imparcial y completamente desideologizada que impulsaba a aquellos preclaros y clarividentes padres de la Constitución que nos ha traído adonde ahora estamos.

Vocabulario:

Facinación:(Del lat. fascinatio, -onis). 1. f. Engaño o alucinación.
2. f. Atracción irresistible.

Síndrome de Estocolmo: 1. m. Actitud de la persona secuestrada que termina por comprender las razones de sus captores.

Equidistancia: equidistancia. (De equi- y distancia). 1. f. Igualdad de distancia entre varios puntos u objetos.

Neutralidad: derivado de neutral: neutral. (Del lat. neutralis). 1. adj. Que no participa de ninguna de las opciones en conflicto. Apl. a pers., u. t. c. s.

Imparcialidad: imparcialidad. (De imparcial).1. f. Falta de designio anticipado o de prevención en favor o en contra de alguien o algo, que permite juzgar o proceder con rectitud.

Éste no es un leguaje lógico, ni siquiera filosófico, sólo es un lenguaje matemático, puramente científico, que se basa en una serie de igualdades concatenadas que concluyen en un corolario, que comprende precisamente  aquello que se trata de demostrar.

 Y lo que había que demostrar es que esa posición equidistante, pretendidamente neutral e imparcial es una absoluta falacia porque la equidistancia social es imposible, porque la ciudad, la polis, el derecho ciudadano, el derecho político, implica una estructuración entre gobernantes y gobernados que se conforman en 2 estamentos claramente diferenciados, en los que unos, como representantes directos de los otros, asumen su gobierno de acuerdo con unos principios y teorías políticas que los constituyen como formaciones encaminadas a alcanzar el poder polìtico.

Y son esos principios o teorías de organización política lo que da sus señas de identidad a los grupos, clases o partidos políticos que participan en la lucha o discusión ideológica en orden a llegar al poder de una manera tan pacífica como legítima a través de elecciones libres y democráticas, lo que no significa ni mucho menos no ya una identidad total entre ellos sino tan siquiera una equidistancia, neutralidad o imparcialidad en orden a los principios fundamentales o esenciales de la organización del Estado.

Es por esto que toda esa aséptica parafernalia que han esgrimido y esgrimen estos muchachos de las plazas de España es más falsa que Judas, porque va directamente contra el principio de diversificación política que entraña las distintas visiones de la “res publica”, unas con una mayor participación y predominio del Estado que es el que imparte los principios fundamentales de la organización sociopolítica mientras que otras piensan que el Estado no es sino un mal necesario y, como tal, esencialmente perverso, cuya existencia no pude negarse pero cuya participación y operatividad hay que restringir al límite (Hayek, Misses, Thatcher, Reagan).

Así las cosas, no se puede ser aséptico, equidistante, neutral o imparcial, en un mundo afligido por todas esas calamidades que nuestros muchachos denuncian, sino que nuestra primera obligación es hacer un análisis critico, marxista o no, de las causas que han llevado al mundo a su situación actual y, como lógica e inevitable consecuencia, concretar qué fuerzas, clases o partidos políticos, qué escuelas doctrinales de economía y de teoría políticas nos han llevado hasta donde estamos, ponerles los correspondientes nombres y apellidos a nivel internacional y nacional, y, consecuentemente, solicitar a toda la ciudadanía su voto en la dirección adecuada para que cese esa situación tan catastrófica que ellos denuncian y se instauren en el poder sociopolítico otras fuerzas distintas.

Pero, claro, para que todo esto suceda es necesario que esta alegre muchachada que acampa en nuestras plazas supere el síndrome de Estocolmo que ahora la atenaza, lo que no hará nunca si no se atreve a plantearse sinceramente sus complejos sociales y mira directamente a la cara a los que les tienen secuestrados mediante unos medios de comunicación que les han robado totalmente el seso. Amén.

A los alegres muchachos del M15M, felicitándoles por la evidencia feliz del éxito conseguido con su actuación equidistante, neutral e imparcial.


Yo tengo mi particular contencioso con la alegre muchachada de las plazas de España.

Llevo ya X días escribiendo, por estos malditos blogs de todos los diablos, que se han equivocado radicalmente y les decía concretamente que, con su equidistancia, su neutralidad y su imparcialidad, no denunciando claramente dónde estaba el auténtico peligro, habían favorecido decisivamente que las fuerzas de la regresión hubieran ganado escandalosamente las elecciones, y llegado al poder local y que esto era muy pero que muy peligroso.

Y algunos de ellos, unos 50, más o menos, se han asomado a mi blog en WordPress para discrepar de mí, pero, eso sí, muy educadamente, con esa misma educación y templanza que ha llevado al poder local en Catalunya a ese conseller de Interior, el tal Puig, que los ha desalojado a palos y balas de goma de esa plaza de Barcelona.

Juro por lo que haya que jurar que no me alegro nada de que el tiempo, con una velocidad realmente fulmínea, me haya dado la razón.

Les decía yo a estos alegres y equidistantes muchachos que la lucha por la justicia, la verdad, la igualdad y la libertad, no admite circunloquios, que cuando la vida, como decía el genial Gil de Biedma, va en serio no se puede nadar entre 2 aguas, no se puede encender una vela a Dios y otra al Diablo.

Que en esta lucha cotidiana a muerte que hay trabada entre las fuerzas del progreso y las de la  regresión no se admiten componendas de ninguna clase porque la regresión, en cuanto puede, se te sube a las barbas y te sacude donde más te duele.

Joder, lo confieso, he leídos muchos proverbios, sentencias o slóganes por esas plazas de Dios que me hubiera gustado mucho escribir a mí por la inmensa cantidad de talento o ingenio que derrochan, pero mis  dedos no se han detenido ni un segundo en aporrear mi teclado para condenar tan duramente como he podido una actitud que es, al propio tiempo, cobarde y suicida, porque no es posible que tanto talento y tanto ingenio no les sirva para descubrir una verdad tan evidente como que estamos en una lucha que puede ser incluso final entre las fuerzas  absolutamente regresivas de la sociedad y lo poco que va quedando de las progresistas.

Porque está muy bien eso de decirle suavemente al Psoe que se ha equivocado haciendo las políticas económicas que le exigía el PP y que sancionaba con su poder absolutamente irresistible toda la superestructura de poder mundial que nos gobierna inexorablemente y, al propio tiempo, adoptar una actitud falsamente neutral, haciendo gala de una imparcialidad que no sólo no existe, “el que no está conmigo está contra mí”, sino que, de existir, sería totalmente criminal porque le otorgaba el poder que dan las urnas a “la parte contratante de la 1ª parte”, que forzosamente nos iba a llevar a la tiranía y a las represiones.

Y helas aquí. Porque apenas ha tardado esa ultraderecha que es Ciu en tomar el rábano por las hojas y emprenderla rabanazo limpio con los alegres muchachos de la plaza de Cataluña que ahora, sí, ahora comienzan a aprender en sus propias espaldas lo que vale un peine.

Un poco tarde se me antoja a mí, porque ya todo el mal que se podía hacer está hecho. Ahora, y por 4 larguísimos años, las fuerzas de la regresión van a campar olímpicamente por sus respetos porque estos equidistantes muchachos han actuado en esta ocasión con una neutralidad e imparcialidad ejemplares, haciendo todo los posible, y no es una contradicción, para que ganaran la apuesta aquellos represores ultraliberales, tampoco es contradicción, a los que la prensa más canallesca había señalado para la victoria con su dedo podrido.

Y yo ante este caso de justicia inmanente sólo puedo decir: “con vuestro pan os lo comáis, geniales muchachos”.

M15M y el nuevo paradigma económico


A mi post de hoy en WordPress, “M15M: una juventud prematuramente envejecida, engañada, acobardada o falsa, no ha cumplido con sus deberes y ha dejado pasar inútilmente una ocasión histórica”, un amable e inteligente comentarista ha respondido así:
“mitcoes, mayo 27, 2011 en 12:13 pm (Editar)

ES MENTIRA que sólo se podía hacer una política económica.

Te recomiendo leer a Vicenç Navarro que lo iba explicando sobre la marcha.

Precisamente por no plantar cara a esa política económica – como siempre ha hecho el PSOE por otra parte, políticas económicas de derechas – es por lo que un cuarto de su electorado lo ha abandonado.

Si la crisis bancaria se hubiese solucionado “a la Sueca” como desde las izquierdas económicas se les sugirió, el PP CiU y PNV habrían puesto el grito en el cielo, pero habrían mantenido su apoyo electoral, por otra parte, el PSOE habría mantenido el suyo e incluso lo habría incrementado.

No es la crisis, es habérsela hecho pagar a los ciudadanos en vez de a los accionistas de los bancos y en el caso de las cajas a sus HORROROSOS gestores, a los que si que deberían quitarles todos sus bienes por despilfarrar recursos semipúblicos.

Si se hubiese gestionado la crisis de una manera izquierdista, y hubiese sido muy sencillo nacionalizando los bancos en vez de regalarles dinero, con ese poder no hubiese incrementado tanto el desempleo, pues el estado no hubiese restringido el crédito a las PYMEs, tampoco hubiese dejado hundirse a la construcción, simplemente hubiese hecho un plan de alquiler del stock sobrante y otro a largo plazo, quizás a 8 años donde en vez de construirse las 500.000 viviendas anuales que necesita España, pues durante 10 años limitarlas a 400.000 para absorver ese stock de 1.000.000 sobrante.

No es que no haya sido de izquierda revolucionaria, siquiera neokeynesiano. El estado debe ser anticíclico, y las politicas hechas han sido a favor del ciclo, o sea todo lo contrario.

El PSOE necesita un líder o colíder economista, de izquierdas, y posibilista además de muy inteligente. Y lo que tienen son funcionarios de las políticas neoliberales, progres eso sí pero no en economía”.

Desde luego, me está costando hacerme entender e indudablemente es culpa mía porque no es posible que entre tantos debatientes no haya uno sólo que me responda a lo que yo trato de  decir.


Todo esto que ahora me dices tú hace ya algún tiempo que lo exponía yo casi con las mismas palabras. Afirmaba yo hace un par de años que Zp había debido hacer algunas cosas, entre ellas, las siguientes:

A) montar una estructura bancaria pública o semipùblica utilizando al Ico y a las Cajas de Ahorro para insuflar financiación a las Pymes y a los autónomos que son los que crean el 80% del empleo;

B) estimular las obras públicas (John Maynard Keynes) utilizando toda esa ingente cantidad de dinero que ha ido a parar a la Banca privada;

C) aumentar los subsidios sociales de cualquier clase para incrementar el consumo y con él la circulación del dinero y la inversión;

D) incrementar la regulación del sistema financiero para evitar la economía meramente especulativa que no crea empleo.

 O sea que, como ves, nada de nada de economía neoliberal ultraderechista y capitalista, y esto lo hacía sin leer a Vincenc Navarro ni a Torres López ni a ninguno de todos esos otros economistas de corte marxista, simplemente porque no lo necesito para pensar lo mismo que ellos porque he llegado a sus mismas conclusiones utiliizando el método marxista de análisis de la realidad económica.

Hace ya más de 2 años que escribía yo un ensayo “Progreso y regresión”, en el que intentaba postular la entronización de un nuevo paradigma económico que sustituyera al del liberalismo tan desgraciadamente imperante y había estudiado a fondo un libro que considero capital al efecto,  “La estructura de las revoluciones científicas”, del recientemente fallecido  Thomas S. Kuhn.

Mi teoría es que el dichoso paradigma liberal ha sido ya francamente superado por el que yo llamaría paradigma mixto marxista liberal, cuyas bases están produciendo el que todo el mundo considera milagro chino y que no es sino la conjunción ecléctica de los principios inderogables del marxismo con los dogmas inatacables del liberalismo, y la admisión plena del juego de los mercados exclusivamente económicos y la regulación, lo más rigurosa posible, de los mercados financieros.

La aplicación rígida, inflexible de los principios marxistas, una economía totalmente colectivizada es imposible porque no casa con el espíritu egoísta de la naturaleza humana, de la misma manera que el dogma ultraliberal de que el individuo, al procurar su rabioso enriquecimiento, no hace sino promover la riqueza del mundo, no lleva  sino a la reproducción cíclica de estas crisis, una de las cuales tal vez acabe en un desastre total, de modo que una producción convenientemente regulada que permita siempre la financiación  pública pero que deje libre la iniciativa privada, todo ello armónicamente conjugado, produce ese resultado qua asombra al mundo de que la economía china permanece inmune al cíclo crítico que asola al mundo, con índices de crecimiento constante alrededor del 9 %.

El resultado es que entre las 10 grandes empresas del panorama mundial,  2 son chinas y que el motor que mueve la economía universal es China, que se ha convertido en prestamista de todas las economías del mundo.

Bien. Pero la realidad es la realidad, o sea que sí, que China marcha viento en popa para ser la primer economía mundial, pero España sufre una crisis de tal magnitud y tan específica que sólo puede salir de ella con sus propios medios, regenerando su tejido industrial y comercial y luchando a muerte con sus problemas propios al frente de los cuales está el de la falta de financiación y la nula creación de empleo para lo que es absolutamente necesario que se produzca una inversión externa en forma de suscripción de nuestra Deuda soberana, lo que, en modo alguno, se produciría si los organismos de la Unión Europea, del FMI, Ecofin, et alteri, no nos avalaran para lo que es absolutamente indispensable seguir lo que eufemisticamente podríamos llamar sus “consejos”, para otros “órdenes”. 

Y a esta lamentable situación se une la amenaza, nunca descartable, de los especuladores financieros que sólo esperan un descuido para caer sobre nosotros, lo que hasta ahora han impedido nuestros socios protectores que son los que nos ponen esas condiciones que no había más remedio que aceptar.

Así las cosas, sea cual fuere nuestra propia teoría general sobre la Economía política, la situación fáctica es la que es y no tiene otra salida que la que se está intentando, de modo que es absolutamente suicida propugnar ahora soluciones que no son posibles y que no harían otra cosa que impulsarnos al desastre total.

Es por eso que yo critico a estos alegres muchachos de M15M por no haberse decidido a apoyar incondicionalmente al gobierno de España, en esta terrible coyuntura en la que se halla, lo que nos ha llevado al desastre político que supone que los principales causantes de la crisis sean precisamente ellos, ahora, los encargados de sacarnos de ésta, absurdo sólo admisible en mentalidades acobardadas, falsarias o simplemente engañadas.

M15M: una juventud prematuramente envejecida, engañada, acobardada o falsa, no ha cumplido con sus deberes y ha dejado pasar inútilmente una ocasión histórica.


Yo sigo con la mía.

Nos lo estamos jugando todo y no podemos seguir siendo tan inconscientes.

Las elecciones locales se han perdido de esta manera tan estrepitosa primero:

A) por la ineficacia total del PSOE para explicarle a la gente lo que ha hecho, cómo lo ha hecho y por qué lo ha hecho:

a) lo que ha hecho el PSOE no ha sido otra cosa que intentar desesperadamente salvar los muebles, que es lo único que se podía intentar salvar, pero que todavía no sabemos si se han salvado ya que, ahora mismo, según la evolución de nuestro rating en todos los indicadores del mundo, nuestra situación no es para tranquilizarse, ni mucho menos;

b) por salvar los muebles, hemos de entender: intentar, en la desesperada situación en que nos hallábamos, hacer todo lo posible para que los organismos de los que depende que nuestro país pudiera seguir funcionando no nos dejaran caer, es decir, no nos cerraran toda las posibilidades de salvación de nuestra economía no sólo cerrándonos todos los grifos de posible financiación, sino también retirándonos su protección frente a las agresiones de todos los especuladores que son muchos y para los cuales España era, quizá, el bocado más exquisito;

c) o sea que, plegándonos a todas las órdenes recibidas no sólo de Obama, Merkel y Sarkozy, sino también a las del FMI, Ecofin, etc., lo que hemos conseguido es seguir respirando, hemos ganado tiempo para esperar que, al fin, escampe, y esto no sólo era lo mejor que se podía hacer sino LO UNICO que se podía hacer, ¿entonces, por qué lanzarnos a la yugular de unos gobernantes que han hecho lo único que se podía hacer?:

a’) no cabe la menor duda de que ha sido por la feroz acción de los medios de comunicación, en su mayoría, como es lógico, dada su constitución y patrocinio, ultraderechistas, que, desde el primer momento en que se inició la 1ª legislatura de los socialistas iniciaron la operación de acoso y derribo de este partido atacando despiadadamente a Zp, de modo que de todo, absolutamente de todo lo que sucedía, malo, en el mundo, tenía la culpa éste, cuando lo que el tal Zp había hecho no era otra cosa que ganarle las elecciones a un tal Rajoy, que da la puñetera casualidad de que es el caballo favorito de la ultraderecha neoliberal capitalista necons que, con su criminal actuación, ha llevado al mundo a este crisis de la que todavía no sabemos si vamos a salir;

b’) lo lógico, lo normal, lo sensato sería que el pueblo en general, los votantes, hubieran hecho en estas elecciones pasadas lo que hicieron en las de marzo de 2.004, que hubieran castigado en las urnas a los que eran no sólo indirectamente sino también inmediatamente los culpables de la crisis, entendiendo que si el culmen de la misma se había producido en nuestro país bajo el mandato socialista esto no era sino una mera casualidad histórica pero en modo alguno el resultado de la labor de gobierno de éstos ya que no habían hecho otra cosa, según todos los analistas, que llevar a cabo la política propugnada por los ultraderechistas liberales neocons, de modo que resulta totalmente absurdo votar a favor de esta ideología politicoeconómica sólo porque materialmente había tenido que llevarla a cabo el Psoe, ya que esto nos lleva al disparate lógico/filosófico de castigar al que ha sido obligado materialmente a cometer un crimen/delito elevando a los altares del gobierno de la nación al causante indiscutible del mismo;

c’) pero éstas son las cosas que se producen en el seno del llamado inconsciente colectivo: que el pueblo premie con su apoyo masivo al causante real de sus desgracias, dejandose engañar por una prensa que nunca ha merecido más el calificativo de canallesca;

 d’) y esta vez también, como en aquella ocasión de marzo de 2004, se produjo un acontecimiento social que hubiera podido enmendar el curso de los terribles acontecimientos que se han producido: una parte importante de nuestra juventud se echó a las plazas de España enarbolando la bandera de la denuncia frente a la crisis que la corriente neocons ultraderechista y ultraliberal había propiciado, pero, nunca comprenderé yo por qué, en lugar de denunciar los acontecimientos y sus causas, total y exhasutivamente, adjudicándole a sus conocidisimos causantes la responsabilidad de lo sucedido, optó por una posición aséptica y equidistante, adoptando una actitud de absoluta neutralidad e imparcialidad, como si éstas fueran realmente posibles;

e’) el resultado de una conducta semejante está ahí y ya de una manera tal vez absolutamente inamovible: el pensamiento neocons, ultraderechista, ultraliberal, ha ganados estruendosamente la batalla política lo que va a fortalecer hasta extremos inimaginable su postura y sus actuaciones congruentes no se harán esperar como no lo hicieron cuando Sarkozy y Cameron ganaron la misma batalla, una ola de medidas ultraconservadoras barrerá este desdichado país, que no sólo tiene la peor de las derechas del mundo sino también la juventud más cobarde, torpe o falsaria de la Tierra.

M15M, estadisticas, explicaciones, comentarios, la verdad de Agamenón y la de su porquero (II)


Obligado por esa limitación que tiene Blogger del tamaño de los comentarios, Fernando Mora, comenta en WordPress, mi post “M15M, estadisticas, explicaciones, comentarios, la verdad de Agamenón y la de su porquero”, a lo que yo contesto, encantado:

“Fernando Mora On mayo 25, 2011 at 9:00 pmEnlace permanente | Responder | Editar
Me da la impresión de que todo se reduce a una cuestión de percepción. La de estos jovencitos que tan pacíficamente han alzado sus manos para denunciar, enmi opinión y con todos los fallos que se quiera, al neoliberalismo reinante, es la de que esa diferencia entre los integrantes del bipartito que se turnan (pacíficamente, por mucho ruido que formen) en el poder es tan liviana y diferida en el tiempo que a ellos se les aparece inexistente o directamente no les importa puesto que no les afecta ya.
Treinta y tantos años llevamos de memocracia durante los cuales y salvo un periodo de ocho años, que yo me atrevería a dejar en cuatro puesto que los primeros cuatro los pasaron hablando catalán en la intimidad, aunque a los efectos que nos ocupan da igual puesto que son tan liberales o más que los del PP y que si no supuso directamente ese periodo mucha merma para el Estado del bienestar, o si, fue sólo porque como en todas las fiestas neoliberales los primeros años son de expansión económica y aquí, con las privatizaciones que Aznar ( también)otorgo a sus amigos, el común de los españolitos pudo invertir algo en dichas malventas logrando unos pingües beneficios que les llevaron a creer que ellos eran clases medias. Y como decía salvo este periodo han sido los que se hacen llamar socialistas los que lenta pero inexorablemente han ido dando dentelladas, por las razones que se quieran, a dicho Estado del bienestar. Asi que es, para mí, realmente díficil no poder entender que estos jovenzuelos, traten por igual tanto a unos como a otros y que puedan postularse como que los verdaderos idealistas son lo que crren que el PSOE iba a salvaguardar el Estado del bienestar.
Este capitalismo feroz no tiene prisa, pero no se toma ninguna pausa. Ahora están centrados en Grecia, otra vez, porque lo quieren todo, pero habiendo ya conseguido la sumisión de ZP en Mayo de 2010 volverán en cuanto solucionen los otros asuntos. De ahí que el FT le haya dicho a ZP que no adelante las elecciones. No les importa quién está en la gerencia. Además que ZP ya ha dicho que él va a seguir con las “reformas”. ¿la fe del converso?. Él y todo su partido son los únicos culpables de que el PP haya ganado hoy. Si entonces, en Mayo de 2010, hubiera tenido dignidad y habiendo recibido las órdenes que recibió, hubiese dicho lo que hay, dimitido y convocado elecciones a lo mejor hubiera salvado muchos votos en la izquierda. No lo hizo, está claro que no porque le importara nada de que con el PP iba a ser peor para todos nosotros que con él, si no simplemente porque los partidos, como empresa que son, sólo hacen caso a lo que su objetivo, iba a decir social perocreo que no es muy adecuado; que no es otra cosa que detentar el poder. Y estaba claro que lo iba a perder. Cuestión de tiempo, nada más.
Al asno de millones de cabezas todo esto le da igual, o mejor dicho, no se entera. Asegurados el circo con nadales y ronaldos y demás ahora votan para ver si los otros le dan algo de pan dado que con los unos no lo tienen o lo han perdido.
Estos jóvenes que han ocupado las plazas, mirando el ejemplo de las del norte de Africa, que también, pacíficamente por cierto, han conseguido acabar con lóngevos sátrapas, no se han dado cuenta que , estas, las africanas, contaban, si no en principio si con el paso del tiempo y al ver la magnitud que estaban adquiriendo, con el apoyo también moral, de Occidente. Apoyo nada gratuito desde luego, Y que ya se cobraran.
Aquí ya existía “democracia”. Hace dos días hubo elecciones, ¿qué queréis perroflautas? Así que sin esos apoyos morales, todo un poquito peor.
Ahora han acordado quitar de los comercios colindantes los eslóganes que han ido pergueñando, porque estos, hipócritas mercaderes que han tenido una publicidad gratuita de la zona que jamás hubieran soñado, se han quejado de que han tenido menos ventas. Se está un paso de que alguno de los númerosos brazos con los que cuenta el capitalismo les de la puntilla ¿definitiva?, con algún estudio en el que cuantifiquen la repercusión, negativa, en el sacrosanto PIB, oremus.
¿Pedir el voto para el PSOE? Ya he dicho que tanto les da y porqué ( en ese mi humilde análisis, por supuesto) y por otra parte con la repercusión real que han tenido en la gran masa, poco o nada hubiera cambiado el resultado en su totalidad y eso creo que nada tiene que ver con que sea realmente dramático lo sucedido.
A lo mejor necesitan algo más de tiempo para lograr algo.
Un abrazo,
P.D.1 Como me ha quedado esto un poco extenso lo cuelgo aquí, esperando no tener que andar cortándolo como habría de hacerlo en Blogger.
P.D.2 Me alegra la difusión alcanzada.
arcángeles On mayo 26, 2011 at 7:58″.


MI RESPUESTA:


“Magnífico análisis, Fernando, a pesar de que, me parece, discrepas absolutamente conmigo.
Me da la impresión de que, a pesar de mis denodados esfuerzos, no consigo trasladar lo que pienso.
Soy radicalmente marxista y creo sinceramente que PP y PSOE, a los efectos, son lo mismo.
Pero lo que en España hay es ese jodido bipartidismo, nada más, gracias, creo, a la famosa ley D’Hont, entonces, lo queremos o no, tenemos que luchar en un campo de batalla que no es el nuestro o que, por lo menos, no es el mío, y no hay más remedio que participar porque el partido no se va a aplazar porque nosotros nos abstengamos.
Citaba yo, el otro día, a Ramoneda porque sé que yo no tengo autoridad suficiente: lo queramos o no, no hay más partido, más competición que PP versus PSOE, y el partido nos afecta decisivamente, lo que supone que la abstención es un auténtico suicidio.
Se impone inexcusablemente el posibilismo, la teoría o doctrina del mal menor, lo que no se puede hacer es lo que han hecho estos muchachos: saber quién tiene la culpa de todo, el neoliberalismo que suponen PP, a nivel nacional, el ultraliberalismo capitalista necons, a nivel internacional, e ir acampando en las plazas de España con una postura totalmente equidistante, no mojándose como si la cosa no fuera con ellos, esperando que sus disertaciones doctrinales, sus slogánes y sus geniales frasecitas iban a vencer por sí solas al dragón.
Y el dragón se nos ha zampado a todos porque no se puede ser equidistante ante un combate encarnizado por el dominio del mundo. O marxismo o liberalismo, hay que elegir necesariamente y, como las condiciones electorales que tenemos son las que son, había que votar a lo más cercano que tenemos al marxismo.
No lo hemos hecho, porque estos gentiles muchachos no han querido ensuciarse sus limpias manos que se alzaban al cielo equidistantes, sin cerrar los puños, con los dedos ostensiblemente abiertos, no fuera que la derecha se ofendiera, y ahora tenemos España entera teñida de azul.
Ellos, para su fortuna, no saben lo que esto significa, yo, sí. Tiranía de los mercados, supresión de todas las ventajas sociales tan duramente conquistadas y la imposición quizá para siempre de un neoliberalismo absolutamente desaforado que Dios sabe hasta dónde nos llevará. Yo, seguramente, no lo veré pero ellos, sí.
Con su pan se lo coman porque con su actitud abstencionista y cobarde han contribuido decisivamente a ello. Porque tuvieron la mejor de las ocasiones para gritarle al mundo entero donde está el verdadero peligro y se pusieron a jugar a la neutralidad y a la imparcialidad.
Un abrazo”,

M15M, Estadísticas, explicaciones, comentarios, la verdad de Agamenón y la de su porquero.

Medir desde … 1 septiembre 2010
Número total de páginas vistas hasta el momento 37.450
Día de mayor actividad hasta el momento 23 mayo 2011
Páginas vistas 1.660
Página vistas ayer 1.660
Páginas vistas hoy 206
Categoría Internet general

4 May 2011 a 24 May 2011: 3,681 visitas mostradas arriba

Estadísticas actualizadas 24 May 2011@10:39GMT: 3,687 visitas [?]
Total desde 4 May 2011: 3,687. 24horas previas: 2,693.
Notas | Totales para cada país =>

    Página de Carga Visitantes únicos Primer Tiempo Visitantes Volviendo Visitantes
Total 5,524 4,891 4,165 726
Promedio 691 611 521 91
 
Día Fecha Página de Carga Visitantes únicos Primer Tiempo Visitantes Volviendo Visitantes
Martes 24 de mayo 2011 432 365 262 103
Lunes 23 de mayo 2011 3,110 2,821 2,625 196
Domingo 22 de mayo 2011 611 550 464 86
Sábado 21 de mayo 2011 231 194 116 78
Viernes 20 de mayo 2011 510 443 364 79
Jueves 19 de mayo 2011 367 296 225 71
Miércoles 18 de mayo 2011 131 105 56 49
Martes 17 de mayo 2011 132 117 53 64


Los hay que, por previstos, creen que los resultados de las pasadas elecciones son una fruslería. Yo no soy de esa opinión, creo que estas elecciones van a marcar decisividamente la historia de nuestro pais durante mucho, muchisimo, demasiado tiempo, a lo peor, para siempre.

Porque significan el triunfo efectivo, real, legislativo de las fuerzas de la regresión.

El poder real, todo el poder real, económico, mediático, filosófico, religioso, militar era ya suyo pero ahora tienen también, no sabemos para cuánto tiempo, el poder legislativo.

Con él, pueden acabar de conformar, para siempre, la España institucional, mediante leyes promulgadas por parlamentos autonómicos y el nacional que dominan ya plenamente.

Así las cosas, ¿qué se puede hacer para detener, para contener esa ola de ultraliberalismo capitalista neocons que nos invade? Nada.

O sea que no era un juego de niños lo que pergeñábamos este 22 de mayo sino algo absolutamente decisivo.

Y no me digan que lo que se empezó a hacer ayer puede comenzar a deshacerse con otras elecciones porque no es verdad. Y no lo es porque, como dice Agamenón, la historia de los pueblos es irreversible. 

Si ayer todo el territorio nacional se tiñó del azul mahón de la Falange ya no sólo se va a quedar ahí otros 40 años porque esta gente sí que aprende las lecciones de la historia porque tiene, entre sus pensadores, gentes tan inteligentes como el príncipe de Lampedusa, y harán las leyes necesarias y suficientes para que ni siquiera tenga que cambiar el aspecto de nada y todo siga por siempre y para siempre igual.

Ésta, por lo menos, es la irrisoria opinión del porquero de Agamenón. El Derecho, las Leyes, aunque algunos imbéciles no lo crean, gobiernan el mundo.

Atendamos, si no, a la ley d’Hondt, por esta ley, que aprobaron como jugando, 7 u 8 tipos de la más recalcitrante derecha, el elemento más reaccioario de nuestra sociedad se aseguró que la única izquierda real de este desdichado pais fuera un fuerza absolutamente marginal, políticamente hablando porque necesita mucho más votos que los  derechistas para obtener un diputado en los órganos legislativos.

¿Se imaginan lo que puede hacer esta derecha que nos va a gobernar en lo sucesivo con el pode legislativo en sus manos?

Yo, sí. Poco a poco para que esos ¿soñadores idealistas? que ocuparon tan pacífica y ordenadamente todas la plazas de España, no se enfaden, si es que realmente tienen esa capacidad, irán desgranando leyes que harán que desaparezcan para siempre instituciones que protegen necesidades  absolutamente esenciales para la salud de la “res publica” como la enseñanza, la salud y derechos sociales tan imprescindibles como el de una pensión que cubra la terrible circunstancia del desempleo,  como ya ocurre en ese país que representa la concreción de su paradigma político, los EE.UU. de América.

Y esto no es una pesadilla de una mente calenturienta sino una realidad que comprobamos todos los días, viendo como en la metrópoli del Imperio las buenas intenciones de los penúltimos presidentes, Clinton y Obama de instaurar allí un vulgar remedo de una incipiente seguridad social son derrotadas limpiamente por las mismas fuerzas que harán lo propio aquí, en una de las delegaciones del mismo, sólo que, entonces, los cuerpos y fuerzas del seguridad del Estado no serán tan exquisitamente complacientes como ahora lo han sido sino que reprimirán con esa sangrienta ferocidad que contemplamos en los noticiarios la más mínima posibilidad de expresión porque por aquellos lares exponer la necesidad de una justicia mínimamente distributiva es un crimen de lesa majestad salvajemente reprimido.

Y, entonces, ¿adónde irá esa juventud tan inteligente que ha llenado nuestras plaza afirmando que, para ellos, es igual la peor de las derechas que la más suave de las izquierdas si es que alguien se atreve a afirmar seriamente que el Psoe forma parte de cualquier izquierda?

Fue, es, por todo esto que aquella formidable alegría que inundó mi corazón cuando vi cómo miles de jóvenes maravillosamente formados invadían pacíficamente las plazas mayores de nuestros pueblos y ciudades se transformó, primero, en incredulidad y, luego, en la más profunda decepción cuando comprobé que aquellos excelentes muchachos no iban a pronunciarse sobre nada que comprometiera el resultado de unas elecciones que iban a iniciar el camino que acabará situándolos en el mayor de los desamparos, no comprendo todavía por qué, seguramente porque sólo soy el porquero del rey, porque no me parece posible, en mi irremediable incultura, que la gente no señale decididamente, desenmascarando a los verdaderos culpables de su situación, a unos señores que por ello iban a ganar necesariamente una elecciones que significaban el decisivo princpio del fin, de todas sus legítimas aspiraciones de redención.

¿Por qué, ineligentísimos señores, autores de maravillosos sloganes, no era ayer el tiempo de denunciar a los imovilistas taumaturgos que los han situado a todos ustedes en ese abismo de desesperación en que ahora se encuentran y que se hará mucho mayor aún cuando esos padres que les sustentan todavía con las pensiones que jóvenes mucho más airados que vosotros, que supieron mirar hacia atrás con toda la ira del mundo consiguieron, por qué, repito no era la ocasión ni el momento de decirle al pueblo español que estaba pendiente de hasta sus menores alientos que los responsables de la actual situación eran los ultraliberales capitalistas neocons que allí, en las catacumbas de la capital del Imperio, habían decidido que el Estado no era la solución para nada sino precisamente la causa de todos los problemas, de modo que lo mejor que podía hacer era apartarse decididamente y dejarles que ellos, los malditos ultraliberales, organizaran el mundo a sus anchas de tal modo que éste se fuera al traste y tuviera que ser ese puñetero Estado el que, como el padre más solicito, acudiera presto a salvarles insuflando a todas esas instituciones bancarias y financieras que ellos habian gobernado tan alegremente, a espuertas el dinero que dicho papá Estado antes había sacado de nuestros depauperados bolsillos y que los representantes aquí, en España, de esos jodidos ulltracapitalistas liberales neocons, eran precisamente los miembros de ese PP al que ellos se preparaban para otorgarle la más grande de todas las victorias electorales de la historia, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolir, o sea, que había sido el puñetero Psoe el que habá tenido que comerse el marrón de llevar a cabo todas esas medidas que ellos, el PP, venián propugnando desde los siglos de los siglos, sólo por haber tenido la mala suerte de ocupar el gobierno en el preciso mmento en el que se produce una crisis por la medidas que habían llevado a cabo el PP y sus hermanos no sólo de religión sino de pensamiento económico y político?

Por apuntar esto en mi anterior post: “M15M, historia de una gran cobardía”, que colgué en mis blogs, éstos recibieron, uno, 1660 visitas y. otro, 2.693, según motigo y clustermap, según StatCounter, 3.110, cifras absolutamente increíbles que yo no tengo más remedio que atribuir a una error simultáneo en los contadores de visitas que en ambos tengo instalados.

M15M, historia de una gran cobardía

¿De verdad, detrás de todo esto no está Arriola?, porque se ha producido el triunfo definitivo de Lampedusa ya que ya no es preciso hacer nada más para que parezca que todo ha cambiado.


El mapa se ha cubierto enteramente de gaviotas y los muchachos de las plazas de España han conseguido plenamente su objetivo: el castigo de los culpables de su inmensa tragedia. Ja.

Ahora ya no habrá nunca igualdad como pretendía tan largamente Rajoy sino tampoco justicia distributiva porque es evidente que no la merecemos.

La verdad es que ha fallado todo, incluso el marxismo, sólo porque unos cuantos jóvenes lo han rechazado todo, incluso su conciencia de clase.

Si ha habido alguna vez en el mundo una clase proletaria era precisamente ésta. Porque no tenía nada ni siquiera el temblor del nihilismo. Se consideran los más desheredados de la fortuna porque no tienen nada, ni trabajo ni nada, “ninis” se han denominado a sí mismos y por unas cuantas horas lo tuvieron todo en sus manos.

O no, como diría el vencedor de anoche. Porque, a lo peor, lo que intentó suceder el 15 de mayo lo hizo ya demasiado tarde. Pero, además, lo hizo mal. No se puede hacer una revolución sin revolverse porque no se puede hacer una tortilla sin romper un solo huevo y eso lo sabían ellos, que los han dejado acampar tan ostentosamente en todas nuestras plazas, puesto que ya habían comprobado que estaban tan domesticados que ni siquiera se atrevían a esgrimir sus puños cerrados, alzados al cielo.

Mal puede hacerse una revolución sin rebeldes auténticos, una revolución no se hace hartándose de escribir frases ingeniosas en unos cuantos papeles, nosotros decíamos ayer que había en todas nuestras plazas mucho ruido pero ninguna furia y eso contradecía frontalmente la sabiduría del bardo de Avon: para que el mundo salte por los aires de una puñetera vez es preciso algo más que ingenio, hace falta muchos reaños y ahora ya podemos afirmar sin ninguna clase de duda que gónadas allí, en las plazas, no había por ningún sitio.

Porque se necesitan muchos testículos y ovarios no ya sólo para gritar NO sino para hacerlo contra los verdaderos culpables de la situación que se dice que se quiere combatir y mal se puede combatir nada cuando se enmascara la realidad bajo el hipócrita manto de la neutralidad y de la mentira.

Porque no existe la imparcialidad ni la neutralidad, y eso deberían de saberlo gentes que han estudiado tanto que no tienen reparo en afirmar que su generación es la más preparada de la historia.

Tal vez lo sea intelectualmente pero el hombre es algo más que la fría inteligencia que aconseja hacer una revolución sin rebelión por miedo a que no te dejen entrar en los cenáculos del poder, del único poder que realmente existe, de modo que no se quiso, que se evitó cuidadosamente ofender al poder económico y por eso le han permitido alcanzar el único poder que les faltaba, el legislativo.

Ahora, las carroñeras gaviotas no tendrán reparo alguno en legislar contra ellos descaradamente como lo están haciendo en Inglaterra, esa nación a cuyo líder envidiaba tanto Rajoy, el tipo que lo 1º que hizo fue subir las tasas universitarias para que no exista nunca más gente que sea, al propio tiempo, inteligente, instruida y honrada.

Pero, allí, los estudiantes son de otra manera y su revuelta hizo temblar el pulso a uno de los hombres más ricos y poderosos del mundo, el Príncipe de Gales, que iba en un rolls ahora no importa mucho adonde.

Allí, los rebeldes que eran y son auténticos, que miran hacia atrás con toda la ira del mundo, no se autoproclaman neutrales e imparciales ni se resisten a gritar a los 4 vientos esa verdad de que la culpa de la crisis actual la tienen los que propugnan el ultraliberalismo económico como la solución a todos los problemas que el propio liberalismo ha creado.

Ellos le gritan NO a los auténticos culpables de su situación, se niegan a contemporizar y si tienen que soportar una situación, que han creado sus padres y timoratos congéneres, lo hacen zarandeando el coche en el que viaja el más genuino de los representantes del poder omnímodo que los tiraniza, o sea que, por lo menos, ejercitan el derecho al pataleo, pero aquí, no.

Porque aquí somos los más listos del mundo, tanto que hemos inventado la neutralidad, la equidistancia, la imparcialidad. Nuestros jóvenes, desempleados y sin ningún futuro, no quieren irrumpir en el mercado político como unos elefantes en la cacharrería, porque ellos se niegan tajantemente a ser y actuar como políticos. Ellos se limitan a protestar lo más asépticamente posible para que nadie se sienta ofendido. O sea que estos proletarios de pacotilla se han atrevido a desmentir a Marx y en lugar de comportarse como una clase social absolutamente desposeída de todos los derechos, incluso el de tener gónadas, en lugar de luchar con todas las armas a su alcance, sobre todo las de la información y la denuncia, se han limitado a pedir que alguien les resuelva lo que sólo ellos, con su auténtica rebeldía, podían arreglar.

Pero no se han atrevido. Y, ahora, pagarán las consecuencias. Han desperdiciado una ocasión única e histórica, con todo el mundo, con todas las cámaras, con todos los objetivos, con todos los altavoces pendientes de su actuación, no se han atrevido a dar  la cara y gritarle al mundo quiénes son los que realmente los oprimen y vejan hasta ese lamentable extremo de haber matado en sus almas el auténtico espíritu de rebelión, se han limitado a quejarse pero no a señalar valientemente son su dedo a los culpables de su situación y así no se  ganan no ya las guerras sino siquiera las batallas.

Ahora, van a tener sobre ellos, con toda la fuerza de las más injustas leyes posibles, durante muchos años, la más auténtica de las opresiones: la que consagran unos parlamentos dominados por el más feroz de los ultracapitalismos liberales neocons, que ellos no se atrevieron a denunciar como el causante directo de su situación, todavía no comprendo yo por qué, porque no podían estar peor de lo que ya estaban.

Maldita sea su inexplicable cobardía, la de una gente que lo tenía todo absolutamente perdido, tanto que ya no podían perder más.

Contestando a mi amigo Fernando Mora, que, en su comentario a mi post “Movimiento 15 M, democracia real ya, contestando a 3 anónimos, Fernando Mora, alienado y a mi viejo y entrañable camarada”, del día de ayer dijo:

“y tres.

…Una última cuestión que me atrevo a plantear. Dices citando a Ramoneda que hay que votar al mal menor y dices que hay que dejarse de monsergas idealistas y aceptar la realidad tal que como es.
Yo lo soy, un idealista digo, y lo que es peor es que no aprendo a pesar de los pesares pero por favor, tú que tanta sabiduría acumulas dime ¿dónde estaría el Ser humano si todo el mundo y en todas las épocas hubiera doblado la cerviz ante esos axiomas?
Seguramente hoy no estariamos en estas cosas adonde quieren llevarnos de regreso puesto que no hubiermos salido de la Edad Media. Y repito lo anteriormente dicho. Si crees que el PSOE conseguiriía domar a la bestia, no dudes, por favor, en expresarlo.

Un abrazo, José y siento el tostón…..

21 de mayo de 2011 22:52″.

Mi respuesta:

Pues el tal Fernando Mora ha resultado un magnífico catalizador que me obliga a pensar atizándome donde más me duele, el puñetero termina su crítica de mi razón pura, diciéndome que le demuestre que el Psoe tiene razón, lo que me obliga a plantearme de nuevo la cuestión y la solución brota espontáneamente: no se trata de defender al Psoe sino tan sólo de atacar al PP lo que, en las actuales circunstancias políticas de nuestro país, sólo puede hacerse secundando al puñetero Psoe.

Parece que todos estamos de acuerdo, incluso él, Fernando, y ellos, los del Movimiento 15 M, en que la culpa de todo está en ese maldito ultraliberalismo capitalista y neocons que tanto nos aflige, posición que ocupa y defiende a ultranza en nuestra circunstancia política el PP, entonces, de acuerdo con las reglas de la sana lógica, para combatir y derrotar a este paradigma económicopolítico no cabe duda de que hay que combatir a muerte al PP y esto ¿cómo se hace?: poniendo en práctica ese conjunto de reglas que propugna el 15 M, o sea, cumpliendo al pie de la letra ese programa político que representan sus proposiciones comprendidas en esa especie de manifiesto que han colgado en la webb de “democracia real ya”.

Si uno lee dicho manifiesto y las correspondientes propuestas, aún con su necesario esquematismo, comprueba que en ellos se concreta una crítica radical al ultraliberalismos capitalista neocons, que es lo que defiende el PP y a lo que, forzado por la coacción ejercida por los organismos y fuerzas internacionales, se ha tenido que sumar el Psoe gobernante si no quería dejar caer al país en un abismo insondable.

Entonces, mi querido Fernando, lo queramos o no, si sólo hay, ahora mismo, en nuestras actuales circunstancias políticas históricas, la posibilidad de votar PP o PSOE, parece claro, si pretendemos seguir utilizando la lógica o el sentido común, llámalo como quieras, que tenemos que ir contra lo que representa el objeto de todas nuestras condenas, por muy camufladas que las hayamos expuesto, el PP.

O sea que, como te decía antes, no se trata de defender lo indefendible, o sea, el PSOE, sino de atacar a muerte la ideología fundamental que nos ha llevado adonde estamos, siquiera haya sido por persona interpuesta, ya que el partido sedicente socialista ha sido obligado materialmente a hacer todo lo que propugnaban las fuerzas reaccionarias del ultaliberalismo capitalista neocons.

No estamos en las condiciones ideales de votar lo que realmente queremos, en cuyo caso yo votaría IU porque es el partido cuya ideología básica se acerca más a la mía, sino de seguir la denostada vía posibilista de intentar conseguir el mal menor, ya que si para lograr un diputado de IU se precisan muchos más votos que para uno del PSOE es auténticamente suicida votar IU porque esto, indirectamente, es votar PP.

Así de sencillas son las cosas, Fernando, y esto no es un razonamiento filosófico sino rigurosamente matemático y, como sabes, la matemática forma parte de las llamadas ciencias exactas, por lo que  no se puede someter a discusión.

Una sola cosa más: antes de ayer, cuando yo pretendía contestar a mis amables comentaristas de mi blog en WordPress, escribí una respuesta en la que primaba lo rigurosamente filosófico sobre lo literario, por lo que la rechacé y colgué en la red la que allí apareció bajo el título de: “Movimiento 15 de mayo, democracia real ya, carta a mis dos queridos amigos Xulian y Sowek, que ayer tuvieron la amabilidad de comentar mi post en WordPress”.

La respuesta originaria que no colgué porque me parecía menos amena y asequible, concluía así:

“A no ser, claro, que todo esto sólo sea consecuencia de un planteamiento táctico a fin de que les dejen salir a la calle y establecer así un precedente y conseguir un “efecto llamada” en orden a seguir avanzando después, lo que demostraría mi tesis de que todo esto no es un movimiento espontáneo sino sumamente meditado por gente que sabe muy bien lo que hace.

Como también parece muy bien pensado el hecho notabilísimo de que toda esa gente que aparece en el portada de Público, girada hacia un lado de la plaza y con los brazos alzados, tengan las manos ostensiblemente extendidas, evitando cuidadosamente los puños cerrados”.

Lo que coincide plenamente con lo que tu apuntabas en tu comentario y con lo que Santiago Alba Rico proclama en su artículo “La Qasba en Madrid”, publicado en Rebelión, en el que, en un determinado momento del mismo,  sostiene la tesis, que yo también sustento, de que lo que todos estos compañeros del movimiento 15 M o democracia real, ya, e incluso tú mismo, hacéis no es otra cosa, en realidad, sino proclamar silenciosamente que la única solución a todos los problemas del mundo es la que, desde siempre, preconiza el jodido marxismo/comunismo.

Movimiento 15 M, democracia real ya, contestando a 3 anónimos, Fernando Mora, alienado y a mi viejo y entrañable camarada.


Sabía, os lo juro, que no ibais a estar de acuerdo conmigo porque el jodido resplandor os iba a cegar los ojos, a lo peor, es que para ver lo que ahora está sucediendo en el mundo y, por ende, también en España, hay que tener los ojos tan cansados de mirar, y de ver, como ya están los míos, pero mucho me temo que las hojas no os dejen ver el árbol y éste impida que veáis el bosque.

Leed mi post de ayer bien. Yo no he asegurado con toda la certeza del mundo que detrás del 15 M esté el jodido Arriola y dudo más aún de que lo esté Rubalcaba, de lo que sí que estoy completamente seguro es de que ambos, ahora, luchan denodadamente, entre candilejas, para arrimar el ascua a sus respectivas sardinas.

Y de lo que también estoy seguro, con absoluta seguridad, es de que el movimiento 15 M lo es todo menos espontáneo e inocente porque, como decíamos ayer, se han meditado largamente cosas tales como el enfoque neutral y equidistante de la presentación de tal modo que nadie se pueda sentir ofendido ni mucho menos rechazado por eso ese esfuerzo tan gigantesco, por aparentar neutralidad e imparcialidad, como hacer que su gente, tal como aparecía ayer en Público, en un saludo multitudinario, elevara sus brazos ¿al cielo? pero teniendo el mayor de los cuidados en que sus manos no estuvieran cerradas como puños-no, al marxismo  o comunismo-ni tampoco rígidas en su extensión como sucede con el saludo fascista sino que presentaban sus dedos abiertos.

Todo esto, mis queridos amigos, está pensado y repensado, demasiado estudiado para mi gusto porque yo adoro las manifestaciones espontáneas de los auténticos sentimientos y no los pastiches prefabricados de encender una vela a Dios y otra al Diablo, que, si me apuráis,incluso me parecen una actuación auténticamente repugnante.

Ni que decir tiene que todo lo que estoy diciendo es perfectamente compatible con el entusiasmo genuino de la gente que acude todos los días a Sol, claro que sí, pero cuando digo esto, camaradas, sólo me estoy refiriendo a la que yo, robándole la frase a Saroyan, no me canso de llamar “la hermosa gente”, otra cosa muy distinta es lo que pienso de los organizadores, auténticos equidistantes, que quieren asumir algo que yo considero totalmente imposible, la neutralidad y todavía más imposible aún, la imparcialidad.

Ante los crímenes de lesa humanidad, y crear y mantener 5 millones de parados lo es, no se puede asumir una actitud neutral e imparcial porque de ese crimen algunos tienen que ser necesariamente los culpables y yo, viejo chocho ya, en mi ingenuidad senil, creo, con todas las fuerzas de mi alma, que son los neocons ultraliberales capitalistas, o sea el PP, que especulan todos los días en los jodidos mercados con la sangre, el sudor y las lágrimas de todos los desheredados de la Tierra,y de ninguna manera todo lo que huela a socialismo, de modo que a otro perro con ese hueso, a mí, que no me venga nadie, ni siquiera vosotros, a los que quiero con todas las fuerzas de mi viejo corazón, a decirme: “tranquilo, eutiquio, pero esta vez te has equivocado”, o “Sr. Palazón, esta vez no estoy de acuerdo con v. porque voy todos los días a Sol y veo lo que allí está ocurriendo y aquella gente es sincera”, claro que lo es, pero ¿y los que mueven el guiñol, también pensáis que son sinceros cuando igualan a Abel con Caín?

Joder, coño, no seáis tan ingenuos, se os tenían que revolver todas las tripas, como a mí, cuando oís decir eso de que todos son iguales, exactamente iguales, Rajoy y Zapatero, Mayor Oreja y Rubalcaba, Gallardón y Hereu, y ante vosotros, que me conocéis ya tanto tiempo, no tengo que repetir que soy marxista-comunista hasta lo más profundo de mi ser, que aborrezco a muerte a González, aquel tipo que abjuró del marxismo y que desprecio a Zp no, porque al final haya tenido que rendirse a los mercados, sino por no haber luchado a tiempo contra la crisis de la única manera que puede hacerse, inyectando financiación a las empresas a través de los Bancos públicos, ahí estaba el Ico y hasta las depauperadas cajas de ahorro, pero le faltaron cojones para enfrentarse a la Banca privada, a la que teme más que a la propia muerte.

Pero como decía, ayer, Ramoneda, no podemos caer en el suicida idealismo de luchar por lo que ahora, en estas determinadas circunstancias,es absolutamente imposible, sino recurrir desesperadamente al jodido posibilismo porque de lo que se trata de verdad, dejando los puñeteros sueños aparte, es de impedir que gane tal vez para siempre la ultraderecha y perder otra vez no ya años ni lustros sino quizá siglos de sufrir, otra vez, esa inicua explotación por la criminal ultraderecha que se ríe de nosotros, desde el fondo de todos los siglos.

Ramoneda, el tipo que quizá más se preocupa hoy por estar al tanto de lo que filosóficamente sucede en el mundo, decía que hay que votar al mal menor, lo que claramente presupone que el Psoe es un verdadero asco pero es el mal menor, coño. ¿Tan difícil es de entender la misma, la puñetera evidencia? Dejémonos de monsergas idealistas y aceptemos la realidad tal como es, no se trata de abdicar de lo que pensamos sino de no favorecer, con nuestros votos en contra o con nuestra abstención, la llegada de todos los demonios al dominio de nuestro país sólo Dios sabe por cuantos años.

Y todo esto es lo que han querido equiparar monstruosamente los teóricos del 15 M y yo les grito que NO, que no es igual PP que Psoe, que unos, aunque ahora cobardemente  renieguen de su historia, fueron un día tan marxistas  como yo y alienado y eso, lo queramos o no, como el sacerdocio católico, imprime carácter, de modo que a Rubalcaba se le hielan los cojones cuando piensa en un triunfo del PP en las elecciones porque sabe muy bien lo que eso significa y eso, estoy seguro, que lo saben también los teóricos que están detrás del 15 M, ésos que han dado órdenes para que todos seamos iguales, para que las manos de los manifestantes cuando se alzan al cielo no estén cerradas como puños sino abiertas con los dedos extendidos como las de los ángeles del fascismo.

Lo siento, compañeros, pero conmigo que no cuenten, porque no admito, porque creo que no existe, la neutralidad, porque también es absolutamente imposible la imparcialidad. Salud.