Gadafi (V)

                                     Este es bemsalgado, fotografía extraída de su propio blog.

Por venir de quien viene, uno de los blogueros más inteligenes y honestos que conozco, me permito incluir, a continuación, el comentario que ha colgado hoy en mi blog, ya que me parece tan interesante como exhaustivo:

 “bemsalgado dijo…
Hola José, excelente tu artículo en mi opinión, como todas tus anteriores entregas sobre Gaddafi. 

Así veo yo las cosas:

Me pregunto que datos que yo desconozca manejan ciertos columnista, la mayoría en estos momentos para ser preciso, para otorgar credenciales democráticas al “movimiento opositor”, desconocido hace menos de un mes, que lo avalen como ‘alternativa democrática’ a la dictadura de Gaddafi, hasta el punto de que Francia haya decidido ya reconocer a un supuesto gobierno de los rebeldes como único representante legítimo de Libia.

Hasta el momento, creo, por noticias, sólo sabemos del estallido de un descontento popular contra el gobierno manifestado en la calle sin obedecer a ningún órgano político de oposición, con una dinámica similar a la que se produjo en todo el Magreb, Egipto y Arabia. 

También se han dado como noticia, la deserción del representante libio en la ONU, la adhesión del Ministro del Interior de Gadafi al bando de los rebeldes, y la deserción de algún general del Ejército libio desafecto al presidente y un número indeterminado de tropas. Asimismo, hemos podido leer que al menos parte de los rebeldes se proponen restaurar o instaurar la monarquía en Libia, y que han hecho suya la bandera monárquica como nueva bandera de Libia. 

Confieso que no tengo más elementos de juicio para conformar mi opinión, y los que tengo no representan aval democrático alguno para otorgar al presunto núcleo dirigente de la revuelta como la alternativa al régimen que se pretende promover e impulsar desde el exterior, así sea con una intervención militar extranjera.

Curiosamente, nada de todo esto se postula para los demás países, incluidos los que han sido pioneros en la revuelta árabe -Túnez y Egipto-, que están pasando por parecida situación, visto desde aquí claro está. Tanto en Túnez como en Egipto, no ha habido solución de continuidad en el poder salvo la exclusión de sus Presidentes del poder, y son sus continuadores, en maniobras palaciegas, quienes están monitoreando las posibles salidas a la crisis política. Y ya no digamos en los casos de Marruecos, Bahrein, Jordania, Yemen o Arabia Saudí. Hoy he podido ver como caía como muerto un manifestante al que un militar disparaba con su fúsil desde menos de cinco metros. 

En todos los demás casos, excluido Libia reitero, parece que al pueblo, a la expresión popular de rebeldía, si no están satisfechos con sus propuestas, sólo le queda la calle, les resta volver a manifestarse en la Plaza Tahrir del Cairo o de Túnez o la Plaza de la Perla de Bahrein, y volver a cubrir el suelo de sangre.

continúa …

15 de marzo de 2011 01:54

 bemsalgado dijo…
No defiendo en absoluto a un Gaddafi, que si durante un tiempo ha sido un gobernante digno de su pueblo, hace ya bastantes años que ha debido dejar de serlo, que en la persona de su hijo ha hecho ostentación de riqueza personal, y que en definitiva ha sido aceptado y agasajado por toda la elite de mandatarios occidentales, a quienes poco importa ni molesta, cuando no lo buscan, el enriquecimiento personal mediante la apropiación y privatización de los bienes y recursos públicos de un país por parte de sus gobernantes de donde quiera que sean. ¿Por qué deciden ahora bloquear los patrimonios de todos ellos en el exterior, y nada hicieron antes aún sabiendo cuál era su procedencia? En los casos de Egipto y Túnez pueden justificarse en que lo hacen atendiendo el requerimiento de los respectivos gobiernos en ejercicio. Pero éste no es el caso de Libia.

Lo que defiendo y deseo es que todos esos países resuelvan sus problemas y consigan liberarse de poderes que los mantienen en la opresión, y del saqueo y administración perversa de sus mandatarios por ellos mismos, internamente, sin falsas ayudas externas, como único modo de preservar su independencia. La tutela e intervención exterior, muy particularmente la intervención armada y la guerra, además de conducirlos a una situación de sumisión, los conduce por el mismo camino y a una situación peor de la que legítimamente pretenden salir.

Los casos de Afganistán y el Irak están demasiado próximos, en sus corazones y en el tiempo, como para no percibirlo claramente.

Por nuestra parte, la opinión pública española, que mayoritariamente se opuso, y se movilizó contra la guerra de Irak, parece ahora silente, y, si atendemos a la opinión publicada, mayoritariamente adormecida por quienes, no sólo defienden sino que diariamente demandan de las potencias occidentales una intervención militar, y cuanto antes mejor, y parece proclive a aceptar una nueva guerra en pos del petróleo, ahora en un país vecino ribereño del Mediterráneo de la otra ribera. Como si con Afganistán e Irak no tuviésemos bastante. Como si lo de Afganistán e Irak hubiera ocurrido hace cien años, aunque vayamos camino de eso.

Personalmente, me escandaliza con que facilidad ponemos empeño y manos a tareas de destrucción, y cuantas disculpas y con que diligencia, o hipocresía y cinismo, las encontramos para no mover una paja para acudir en socorro de quienes padecen calamidades naturales que sobrepasan la capacidad de quienes las sufren para recuperarse de ellas por sí solos. Ahí está Haití para dejar constancia de ello.

La catástrofe sufrida ahora por Japón, pareciera motivo suficiente para reflexionar sobre ello. Pero será en vano pedir cordura, tal como puede entenderla una mente tan simple como la mía.

Sólo me resta, Amiriain, darte las gracias por hacerlo tú una vez más.

Un abrazo, José


15 de marzo de 2011 01:56″.

3 comentarios en “Gadafi (V)

  1. Grandísimos comentarios los de bemsalgado , no hay duda. De traca el asunto ese de que ahora van y bloquean los patrimonios que todos estos dictadorzuelos. Cuánta hipocresía por favor¡Pero ya hay una guerra al uso y muy bien vendible en los medios. Dos bandos delimitados ¿por quién?, unos malos malísimos y con mucho poder, otros que nos dicen que son poco menos que luchadores por la libertad ( y a lo mejor lo son pero vete tú a saber porque no sabemos nada de ellos ni de dónde han salido).En fin, puro espectáculo mediático. Mientras tanto pues irán muriendo unos cuantos. Y, en mi opinión, será el número de estos, el que determine que finalmente se produzca una intervención militar extranjera que por supuestísimo, será de carácter humanitario. Porque parece ya difícil que a estas alturas se vuelva a rehabilitar a Gadafi como amiguete.Saludos,

  2. For peace in worldHappiness is not an endWhy do we seek happiness? Why this relentless pursuit of happiness, that, if anything? Why this quest, this immense effort of the mind? If we can understand that and investigate it fully, perhaps, know that happiness can not be pursued because, after all, happiness is a byproduct of secondary importance, not an end in itself. It makes no sense if an end. What is happiness? The baby is a happy man, the man who drops a bomb on a large number of people feel euphoric and says it is happy or that God is with him. The momentary feelings that disappear, give us a sense of happiness but there is no doubt that there is another quality that is essential to happiness. Happiness is not an end nor is virtue. Virtue itself is not an end, that brings freedom and liberty one finds, therefore, virtue is essential because a virtuous person is a slave, messy, is totally misplaced, lost, confused. So try the virtue or happiness as an end it makes little sense. Happiness is not an end. – Collected Works, Vol VJKOnline

  3. Para la paz:La no-violencia se ha pregonado una y otra vez en política, en religión y por diferentes líderes. La no-violencia no es un hecho, tan sólo es una idea, una teoría, un montón de palabras; el hecho real es que somos violentos, es un hecho, es ‘lo que es’. Pero no somos capaces de comprender ‘lo que es’ y por eso, inventamos esa tontería que llamamos la no-violencia, lo cual genera un conflicto entre ‘lo que es’ y ‘lo que debería ser’. Mientras persigamos la no-violencia estaremos sembrando la semilla de la violencia; es algo tan obvio. Así pues, ¿podemos mirar juntos ‘lo que es’ sin evadirnos, sin ningún ideal, sin reprimirlo o escapar de ‘lo que es’?Existen diferentes formas de violencia. ¿Debemos investigar cada tipo de violencia o abarcar toda la estructura de la violencia? ¿Debemos mirar todo el campo de la violencia o sólo una parte de ella?… La fuente de la violencia es el ‘yo’, el ego, el mí que se expresa a sí mismo de muchas maneras: en la división, en el tratar de convertirnos o ser alguien más, lo cual en sí mismo es una división del ‘yo’ y el ‘no yo’, del consciente y el inconsciente; el ‘yo’ que se identifica con la familia o la no familia, con la comunidad o la no comunidad, etc. Es como una piedra que arrojamos en un lago, las ondas se extienden y extienden, y el centro es el ‘yo’. Mientras el ‘yo’ exista en cualquiera de sus formas, sutil o abiertamente, habrá violencia.La violencia no sólo es matar a otro. Hay violencia cuando uno emplea una palabra agresiva, cuando hace un gesto de desprecio a una persona, cuando obedece porque tiene miedo. De modo que la violencia no es sólo la matanza organizada en nombre de Dios, en nombre de la sociedad o del país, la violencia en mucho más sutil, más profunda, y estamos investigando la profundidad de la violencia en sí misma. Cuando dice que es indio, musulmán, cristiano, europeo o cualquier otra cosa, está siendo violento. ¿Sabe por qué es violento? Porque se está separando del resto de la humanidad. Cuando se separa a sí mismo por creencia, por nacionalismo, por tradición, eso genera violencia. Así pues, un hombre que quiere comprender la violencia no pertenece a ningún país, a ninguna religión, a ningún partido político o sistema, sino que se interesa en comprender a la humanidad.JKOnline

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s