Para que el lector pueda comprobar personalmente si es posible que alguien dude de que mi comentario de referencia era puro cachondeo

#52 Comentario por eutiquio119/04/2010 @ 13:30

Que la audiencia del blog de Saco perdone pero creo que, para resolver el contencioso promovido entre Meskalis y yo, sobre si el texto de referencia era o no puro cachondeo, no tengo más remedio que volver a colgar el siguiente comentario:

#285 Comentario por eutiquio118/04/2010 @ 20:17

He tomado una decisión terrible que estoy seguro de que va a transformar el mundo:
[Cómo alguien puede pensar que lo que antecede no es una expresión irónica]
cambiar mi nick de eutiquio a ME REPUGNA ESENCIALMENTE LO QUE USTED DICE PERO ESTOY DISPUESTO A DAR MI VIDA PARA QUE USTED PUEDA SEGUIR HACIÉNDOLO.

[Cómo puede alguien pensar seriamente que otro va a coger un nick de 20 palabras de tamaño medio].

Ya sé, ya sé, ya sé, que queda un poco demasiado largo, pero ya les consta a ustedes mi tendencia irrefrenable a la prolijidad.

Pero es que creo que, al fin, para algunos, ha llegado el triste momento de decir adiós a todos ustedes con los que he pasado, lo juro, el mejor año de toda mi puñetera vida. Porque me la he pasado, ingenuamente, claro, pensando que habría en algún lugar del mundo, un rincón donde gentes de toda clase, condición e ideología podían convivir en paz bajo el imperio de la igualdad entreverada con la libertad.

A PARTIR DE ESTE MOMENTO LAS FRASES ENTRE CORCHETES [ ]SON LAS QUE REMARCO ESPECIALMENTE PARA SUBRAYAR EL TONO ABSOLUTAMENTE JOCOSO DE LO ESCRITO:

[Coño, tasca el freno, Pepe, que ya te estás yendo por los cerros de Úbeda]. La terrible o maravillosa noticia que quería dar, habrá para todos los gustos, es que, al fin, el jodido alzheimer ha podido conmigo.

[Albricias y pan de Madagascar para casi todos].

Este insidioso y jodido mal tiene sus especiales características: 1º, ataca una especie de la memoria, la inmediata, después, la cercana y, por último, toda la jodida, la puñetera memoria

[y estoy seguro de que hay entre ustedes algunos como Meskalis o el muy querido, al menos por mí, Malditos Bastardos, que serán muy capaces de explicarles que un hombre sin una puñetera memoria que llevarse a la boca no es hombre ni es nada].

[Así que qué coño puedo yo hacer ahora, si no sé siquiera para qué me he puesto ahora aquí a escribir, es terrible: alguno de los comentarios que acabo de leer en este blog me ha afectado de tal modo que me he dicho, no, no, de ninguna manera por esto no paso, con esto no trago, pero ahora me encuentro con que no sé qué es lo que no debo pasar o lo que no quiero tragar, no me dirán ustedes que no es una de las mayores tragedias que le pueden ocurrir a uno].

Estoy a punto de ponerme a llorar porque esto es la 1ª vez que me pasa, lo juro, qué hago yo, adónde voy, a quién se lo cuento, que no sólo lo comprenda sino que me pueda ayudar, si es que hay en este enorme universo sideral en que se ha convertido internet alguien que quiera hacerlo.

Me digo: no pierdas la calma, Pepe. Esto puede ser un simple ataque pasajero, a lo mejor, dentro de un instante recuerdas a quién querías contestar, lo que ibas a decirle y cómo pensabas hacerlo.

Vamos a ver. Comencemos poco a poco.

[¿Dónde coño estoy? ¿Eh? Esto de enfrente es la pantalla de un ordenador. Y ¿qué hago yo aquí frente a esa blanca pantalla que, poco a poco, se va llenando de letras negras a medida que yo pulso estas teclas? Sí, ya está, estoy escribiendo mi comentario de todos los días en el blog de Saco. Dios mío, veo que no me has abandonado del todo. Un poco de memoria parece que quiere abrirse paso por aquí, por el ordenador. Dios mío, gracias, gracias, gracias, pero ¿qué hago?, he escrito Dios mío y creo que esto no estaba permitido].

Te estás volviendo loco, pobre Pepe,
[cómo va a estar aquí, en el blog más libre del mundo, prohibido hablar de algo aunque eso sea tan absurdo como Dios, ya sabes credo quia absurdum; no, no, no era de Dios de lo que no se podía hablar en este blog porque yo recuerdo a Manolo haciéndolo muchas veces, incluso comienzo a recordar que él escribía Dios con minúsculas, o sea, dios, así que no era de dios o Dios de lo que no se podía nunca, bajo pena de delito grave, escribir en este blog, ¿de qué coño era entonces de lo que no se podía hablar en este espacio de libertad total?]

y, ahora, sí que empiezo a llorar a raudales
[ porque era de algo tan importante que al sólo mencionarlo la vieja y dura guardia pretoriana del blog se echaba sobre ti y te machacaba con su ira incontenible, con su desprecio total que superaba incluso al de los gitanos cuando mencionas la bicha; por Dios, por dios, por ti, Manolo, si es que estás ahí realmente, échame un cable, ¿dime de qué coño es de lo que, a pesar de eso de ODIO PROFUNDAMENTE LO QUE USTED DICE PERO DARÍA MI VIDA PARA QUE USTED PUDIERA SEGUIR DICIÉNDOLO, no se puede hablar en tu blog, dímelo, por favor, es que no ves, desde ahí, arriba, cómo me retuerzo las manos desesperadamente?]

Un comentario en “Para que el lector pueda comprobar personalmente si es posible que alguien dude de que mi comentario de referencia era puro cachondeo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s